BLOGS

Mil soles espléndidos: un reto deportivo en solidaridad con las mujeres afganas

Bea PozoPor Beatriz Pozo 

100 km son en apariencia muchos kilómetros, sobre todo si son a pie; y más aun si incluyen subidas y bajadas, caminos irregulares y el sol de Madrid en junio. Pero 100 km pueden ser también muchas cosas más, hasta el punto de que, al final, resulten pocos. Algo así puede pasar este fin de semana, en el que más de 140 equipos disputarán el Oxfam Intermón Trailwalker, una carrera solidaria que recorre esa distancia, en la sierra de Madrid.

Tres mujeres participantes en el Oxfam Intermón Trailwalker de 2013

Tres mujeres participantes en el Oxfam Intermón Trailwalker de 2013 (c) Laura Hurtado/ Oxfam Intermón

En este caso, 100 km son cooperación, son solidaridad, son agua, ya que el dinero recaudado irá destinado a los proyectos de mejora del acceso a este recurso que lleva a cabo Oxfam Intermón. Para el equipo BS Mil Soles Espléndidos también son mujeres. No solo porque ellas sean todas chicas, sino también porque el nombre que han elegido para su equipo va dedicado a las mujeres. A las afganas que protagonizan el libro de Khaled Husseini, Mil soles espléndidos, y que les han inspirado en su preparación de la carrera, al mostrarles ‘cómo aunando esfuerzos se consiguen muchas cosas’; y también a las mujeres que, para ellas, son las que más sufren y las que más necesitan.

Este equipo, formado enteramente por trabajadoras del Banco Sabadell, lleva desde febrero preparándose en Vizcaya para la que será su primera carrera. Son un equipo exclusivamente femenino, y, como ellas, muchas otras también participarán en la carrera. Al igual que el año pasado, este evento no se podría desarrollar sin sus mujeres.  Chicas que certifican la presencia creciente de las mujeres en el mundo del deporte. Da igual que sea profesional; como las selecciones femeninas de futbol y baloncesto, en las noticias estos días;  o amateur, como en este caso; ellas cada vez lo practican más. También forman  parte de la organización del evento, asisten en los equipos de apoyo y  colaboran como voluntarias.

Hace tiempo que pasó la época en la que el deporte era considerado cosa de chicos.  Ahora, en todos sus niveles, ellas tienen un papel preponderante. El Trailwalker y sus 100 km son un ejemplo y una prueba más de ello. Desde la solidaridad de sus participantes y su compromiso con los distintos proyectos de Oxfam que directa o indirectamente ayudan a la mujer, ya que la cercanía de las fuentes de agua reduce el tiempo que invierten en ir a aprovisionarse de ella (que llega hasta a las 5 horas de media al día en África subsahariana) y les permite invertirlo en otras cosas, como conseguir ingresos adicionales o formarse; hasta la participación de cada vez un número mayor de chicas en la carrera.

Así, sin duda alguna 100 Km son y pueden ser muchas cosas. Un compromiso, caminos zigzagueantes, un paisaje, solidaridad, agua, trabajo en equipo, esfuerzo, emoción, autosuperación; y sí, también, mujeres, como bien adivinó el equipo BS Mil Soles Espléndidos.

Beatriz Pozo es estudiante de periodismo y comunicación audiovisual. Colabora con el equipo de comunicación de Oxfam Intermón.

Los comentarios están cerrados.