BLOGS

¿Es rentable invertir en empresas de mujeres?

Por Laura Hurtado laura hurtado

¿Por qué es tan importante invertir en las mujeres? Este fue uno de los temas principales de la 3ª edición del TEDxBarcelonaWoman del pasado 10 de junio. Las 7 ponentes que hablaron sobre ello, procedentes de diferentes países y especialidades diversas, llegaron a la misma conclusión: hay que invertir en las mujeres porque no se puede ignorar a la mitad de la población. Pero además demostraban que hacerlo es rentable. Y aportaban algunos datos interesantes. Por ejemplo: las empresas lideradas por mujeres tienen un retorno de la inversión un 35% más alto.

Sin embargo, todavía hay muy pocas mujeres en puestos de dirección y los inversores siguen sin confiar en las emprendedoras. Tal como explicaba Anne Ravanona, fundadora y CEO de Global Invest Her, solo el 5% del capital riesgo está en manos de mujeres. Eso significa que todavía es muy difícil que las personas con capital apuestan por proyectos liderados por mujeres. Apenas hay crédito para los negocios de las mujeres, lo que demuestra, una vez más, que el punto de partida es más complicado para ellas que para ellos.

Invertir en mujeres es rentable. En la foto, mujeres de una cooperativa de Burkina Faso que producen 700 toneladas de arroz al año. (C) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Invertir en mujeres es rentable. En la foto, mujeres de una cooperativa de Burkina Faso que producen 700 toneladas de arroz al año. (C) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

¿Cómo se puede revertir esta tendencia? Ainoa Irurre, Vicepresidenta de Recursos Humanos y Comunicación Interna de Schneider Electric, explicaba que es muy difícil cambiar la mentalidad de una empresa que tiene excelentes resultados. Si todo funciona tan bien, ¿por qué tenemos que cambiar? Bueno, parece que la clave está en demostrar que las mujeres podemos. En tener visibilidad. Explicarle al mundo que hay emprendedoras capaces de multiplicar los beneficios con negocios muy potentes en sus manos. Entonces me vino a la mente Mariam Nana, presidenta de una unión de cooperativas de mujeres de Burkina Faso que nos visitó el pasado 8 de marzo. Ella es sin duda una emprendedora. Descubrió que si hervían el arroz que se cultivaba en su región se conseguía “arroz vaporizado”, que tenía más demanda y sobre todo se podía vender a mejor precio. Al principio eran 10 mujeres y trabajaban en sus casas. En poco tiempo, ya eran 200 y producían 60 toneladas anuales. En gran parte gracias al apoyo de Oxfam Intermón, que les dio formación, equipamiento y fondos de garantía para que pudieran pedir créditos a los bancos.

Pero el gran salto adelante se produjo cuando Mariam y su negocio tuvieron la visibilidad que merecían. Tras un viaje a España en 2013 para participar en un Encuentro de mujeres activistas organizado por Oxfam Intermón, la ministra de promoción de la Mujer de Burkina Faso quiso conocerla y visitar la cooperativa. Fue a raíz de su visita que el Gobierno de este país de África del Oeste decidió invertir en ellas. Con ese dinero pudieron construir una fábrica. Hoy sacan al mercado 700 toneladas de arroz transformado.

Antes de despedirme de ella en su reciente visita, recuerdo que le pregunté: ¿ya has pensado en ampliar tu negocio, además de producir, en comercializar y exportar vuestra producción? Mariam me respondió sin un ápice de duda: “Nosotras ahora ya estamos bien, no necesitamos crecer más, prefiero que crezcan otros, que comercialicen y exporten otras personas de Burkina Faso. Solo así creceremos todos y todas. Y mi país podrá prosperar”. Así son muchas mujeres emprendedoras. Mujeres que multiplican la riqueza en el sentido más amplio de la palabra.

 

Laura Hurtado es periodista y coordina el proyecto Avanzadoras de Oxfam Intermón.

1 comentario

  1. Dice ser Lico

    Si tienen un 35 % más de retorno respecto a los generentes hombres pues de ahí se lee que gestionan mejor y que deberían tener mas inversiones y también se lee que se debería estudiar el por que de esa diferencia y solucionarla.

    18 junio 2015 | 11:03

Los comentarios están cerrados.