BLOGS

¿Quién sería tu ídolo en el fútbol, si supieras que existe?

Bea PozoPor Beatriz Pozo

En estos días en que la FIFA llena titulares, nuestra indignación hacia el máximo organismo del futbol mundial no solo debería estar causada por la corrupción. Hace unos días la organización anunció que iba a implantar tests de sexo en el Mundial femenino de Canadá, que comienza el próximo día 6, es decir, que todas las jugadoras deben de pasar una prueba para comprobar si realmente son o no mujeres. La noticia, que ha sido recibida con indignación por parte de las futbolistas, es una muestra más de la discriminación que sufre el futbol femenino a nivel mundial.

Hace un año escribí un artículo para este blog. Se titulaba ‘¿Quién ganó la final de Champions? ¿Y el Mundial?’. No hablaba del partido entre Real Madrid y Atleti, sino de la otra final, la femenina; hablaba de Vero Boquete, la primera futbolista española en clasificarse para ella  y también de un estudio que afirmaba de que la mujer solo aparecía en un 5% de las noticias deportivas.

Vero_Boquete_Tyreso_2013

Vero Boquete durante un partido con su anterior equipo, el Tyreso sueco, en 2013 (C) Anders Henrikson

Este año la historia se repite. Vero Boquete se ha vuelto a clasificar para una final de Champions. Además, estuvo entre las candidatas al Balón de Oro y está en la selección que ha hecho la BBC a mejor jugadora del año. Así que yo vuelvo a preguntar ¿Quién ganó la final de Champions femenina que se disputó el pasado 13 de mayo?

Si lo saben es que han estado ustedes muy atentos y les gusta mucho la información deportiva, porque, de nuevo, la noticia ha pasado prácticamente desapercibida en los medios. Es cierto que ha habido una cobertura mayor que el año pasado y que hasta fue Trending Topic durante unas horas; pero pregúntenle a cualquiera sobre quién es Vero Boquete ¿La conocen? Mi apuesta es que no, al menos, la gran mayoría.

Me pregunto qué hubiera pasado si fuera al revés, si un futbolista español hubiera metido 3 goles para clasificar a su equipo, el FFC Frankfurt, para la final de Champions; si luego hubiera ganado esa final; si, además, fuera el capitán de la selección española que, por primera vez, se clasificaba para un Mundial; si, en resumen, fuera el mejor futbolista español de la historia.

Es cierto que esto no pasa solo en España. Solo hace falta mencionar los tests de género o que, pese a las quejas y denuncias de las futbolistas, el Mundial femenino se disputará en campos de hierba artificial, una superficie en la que en España solo compiten equipos masculinos a partir de la Segunda División B.

A pesar de todos estos impedimentos, el número de chicas que juega al futbol no hace más que aumentar. En 2003, en España, apenas había 11300  federadas. Este año son 61394 según la UEFA. Es un aumento de más del 500% y la cifra sigue subiendo. La clasificación para el Mundial; la Champions de Vero Boquete; e, incluso, que esta se haya convertido en la primera futbolista española en firmar un contrato publicitario, a pesar de que Adidas no le pague un euro, sino que se limite a suplirle de material deportivo; son pruebas de que el futbol femenino en nuestro país no hace más que avanzar y continuará haciéndolo en el futuro.

A día de hoy, las mujeres futbolistas no pueden estar profesionalizadas tal y como estipula el artículo 24 del Real Decreto 1835/1991 que afirma que ‘no podrá existir más que una Liga Profesional por cada modalidad deportiva y sexo en ámbito estatal’. Es decir, que, como hay una competición masculina, no puede haber una femenina. Esto hace que las futbolistas no tengan convenio colectivo, ni seguridad social y que muchas tampoco tengan contratos laborales. El futbol no es un deporte exclusivamente masculino y no puede ser que en él siga primando la discriminación, y que no solo no haya una igualdad mediática entre hombres y mujeres, sino tampoco legal y laboral; es decir, tampoco por parte de las instituciones.

Beatriz Pozo es estudiante de periodismo y comunicación audiovisual. Colabora con el equipo de comunicación de Oxfam Intermón.

1 comentario

  1. Dice ser Miguel

    Dejando a un lado que lo de los test de sexo me parecen ridículos, hay que decir que simplemente no interesa a la mayoría de la población el fútbol femenino. No sólo a los hombres, a las mujeres tampoco, de ser así ya tendrían un enorme grupo de seguidoras que harían atraer patrocinadores, que se televise, etc….
    Si a penas tiene audiencia, ¿quién va a pagar los sueldos si se hacen profesionales?, lo mismo podria decirse de otros deportes, tanto masculinos cómo femeninos en España (rugby, volley-ball…)
    Todo mi respeto a todos los deportistas que quieren ser profesionales pero no pueden, es duro, pero son las audiencias las que mandan,,,,

    04 junio 2015 | 08:18

Los comentarios están cerrados.