BLOGS

Legislar sin pensar

Por Dori Fernández Dori Fernández

¿Cómo es posible que el Parlamento Europeo quiera aprobar una ampliación del permiso de maternidad sin equiparar a la vez el de paternidad?

Es la pregunta con la que he amanecido hoy tras leer el resultado de la votación que se llevó ayer a cabo en el Parlamento Europeo al objeto de instar a la Comisión Europea para que de luz verde a la directiva de maternidad que recoge una ampliación del permiso de maternidad de las 14 semanas actuales a 18 en los países de la UE y de sólo 2 semanas el de paternidad. La resolución fue aprobada con 419 votos a favor, 97 en contra y 161 abstenciones.

Maria Arena, eurodiputada social demócrata belga, hacía ayer un afirmación en su ponencia que me deja perpleja: “Desde 1992, cuando se aprobó la directiva sobre permiso de maternidad, no hemos avanzado nada. Las mujeres no pueden esperar. Tienen derecho, si así lo desean, a ser mujeres, madres y trabajadores al mismo tiempo, sin ser discriminadas”.

¿Cómo es posible que quienes nos gobiernan no echen un vistazo a los datos antes de intentar legislar sobre nuestras vidas? La tasa de empleo de las trabajadoras que deciden ser madres cae en picado en toda Europa (por no decir en todo el mundo), mientras que ante el mismo hecho, la de los trabajadores que son papás se eleva sustancialmente. En los gráficos siguientes se ve nítido (y eso sin pararme a actualizarlos).

tasaempleo_mujeres_UE tasasempleo_hombres_UE

Y no, no sirven los permisos transferibles entre ambos progenitores, porque al final, quienes se toman el mayor tiempo disponible son las madres. Los datos del INE, del CIS y de la Seguridad Social son claros:

  • Las reducciones (= menos sueldo) de jornada por cuidado de menores o personas dependientes superiores a un mes las toman las madres (mujeres 21% frente al 2,1% de hombres).
  • Las excedencias (= sin sueldo) para el cuidado de menores y personas dependientes las toman mayoritariamente mujeres (94,5% y 85,22% respectivamente).
  • La atención de las niñas y niños es asumida por las madres en un 82%, seguida de las abuelas en un 8,5% y en tercer lugar el padre, con un 4,5% (CIS de marzo, 2014 ).
  • Las diez semanas del permiso de maternidad que pueden cederse al padre son tomadas mayoritariamente por la madre, sólo un 1,74 % de hombres lo coge. Y ojo, que la mayoría de papás, lo que sí cogen son sus 2 semanas de permiso propio e intransferible (un 83,80 % en 2014).

Y como no quiero ser repetitiva, pueden ver el resto de consecuencias nefastas para las mujeres que tiene la falta de equiparación del derecho al cuidado en esta entrada anterior que escribí con motivo de las declaraciones de la Sra. de Oriol o en esta otra más reciente sobre las consecuencias del PIAF, algo que constantemente estamos poniendo de manifiesto en la PPiiNA: sin permisos de maternidad y paternidad iguales, intransferibles y pagados al 100 por cien, las mujeres sufriremos más discriminación en el ámbito laboral (en el acceso, permanencia y condiciones), cuanto mayor sea la diferencia de nuestro permiso con el de los hombres.

Así que por favor, señoras y señores eurodiputados: hagan sus deberes en materia de igualdad real antes diseñar nuestras vidas, porque insisto, #LesPagamosParaEllo.

Dori Fernández Hernando es Graduada en Igualdad de Género por la URJC. Formadora y consultora freelance en igualdad de género, nuevas tecnologías y Prevención de Riesgos Laborales, colabora entre otras con SinGENEROdeDUDAS, CB., Comunidad de Conocimiento Profesional con Enfoque de Género. Actualmente participa en un proyecto formativo que lidera el Instituto Madrileño de Formación. Pertenece a la PPIINA y a la Asamblea de Mujeres de Córdoba Yerbabuena.

4 comentarios

  1. Dice ser Antonio

    Ese es el camino para evitar discriminaciones, todos iguales con los mismos derechos, asi dara igual a quien escoger.

    Un saludo.

    21 mayo 2015 | 17:24

  2. Dice ser susi

    Llamadme paranoica, pero en todo esto yo lo que veo es la intención de devolver a las mujeres al hogar, como siempre que hay crisis. Claro que ahora, es estos tiempos de corrección política y supuesta igualdad, no pueden decir: las mujeres que vuelva a casa, así a las claras, pues meten estas medidas. ¿No es extraño que justo debatan esta medida, en el momento menos oportuno, con una crisis del copón y con todos los recortes sociales de por medio?Ya que quieren hacer “políticas sociales” ¿por que no se lo añaden a las bajas de paternidad?Yo desde luego, mientras los permisos de los padres no se iguales o como mínimo se aproximen a los de las madres no quiero que los nuestros se alarguen ni un minuto más. Ya estaba poco convencida de tener hijos, pues ahora lo estoy menos.
    Y en países con escaso desempleo aún, pero ¿que expectativas tendrá una joven española, con un paro salvaje de ser contratada aquí, salvo en contratos precarios y temporales? Yo se lo digo a todas las jóvenes, que emigren, a países donde se apoye y respete la maternidad.

    21 mayo 2015 | 18:10

  3. Dice ser panchenko

    la primera pregunta que debrian hacerse es: que diferencia hay entre patriacado y fachismo?
    la segunda: quien les devolvio los derechos a la mujer arrabatados por el fachismo y su religion de estado durante siglos?
    y si hicieramos una tercera de a quien deberian apoyar para llevar las cosas al orden natural, la respuesta seria unica: el socialismo de la mano del presidente zapatero.

    zapatero es el guia,
    lenin el salvador.

    21 mayo 2015 | 22:18

  4. Dice ser Raquel

    Me gustaría añadir una puntualización en cuanto a la contextualización de lo que se ha aprobado ya que nos puede dar alguna clave en el debate sobre el permiso de maternidad y paternidad.

    Recordemos que lo que se está poniendo en cuestión es la actualización de la Directiva 92/85. Directiva que se intentó modificar y adaptar a las nuevas situaciones desde 2008 y, en 2010, quedó paralizado el proceso, porque, no hubo un acuerdo entre la Comisión Europea y el Parlamento Europeo en el número de semanas remuneradas del permiso de maternidad (sobre el permiso de paternidad, se estaba de acuerdo que fuera retribuido al menos 10 días). En este sentido, recordemos que se trata de mínimos. Es decir, los Estados pueden avanzar más.

    El desacuerdo vino porque la Comisión planteaba elevar hasta las 18 semanas el permiso de maternidad y el Parlamento propuso 20. Ante la falta de entendimiento, se paralizó la reforma de la Directiva y, hoy, cinco años más tarde, la Comisión anuncia su intención de retirarla con el argumento de “aligerar la burocracia”. A lo que el Parlamento ha dicho que no, que hay que retomar las negociaciones y es lo que se ha aprobado: retomar las negociaciones.

    Así que, en este sentido, creo que es positiva la votación del Parlamento y espero, que, en este nuevo marco de negociaciones se avance en los mínimos de semanas retribuidas en cuanto al permiso de maternidad y en el paternidad para el conjunto de la Unión Europea. También espero que no pasen otros 5 años.

    22 mayo 2015 | 09:05

Los comentarios están cerrados.