BLOGS

Discriminación por maternidad

Por Dori Fernández Dori Fernández

Unos días atrás escribí sobre lo que significa una vida entregada a cuidar (gratis) de los demás y las consecuencias nefastas que ello tiene para estas personas (en su mayoría mujeres) y para toda la comunidad. Con este sistema que responsabiliza del cuidado a las familias (en su mayoría mujeres), se va configurando cada día una sociedad profundamente injusta y desequilibrada: hombres sustentadores frente a mujeres cuidadoras y reproductoras, eternamente dependientes económicamente de los primeros. ¿Así es como queremos que sea? Les adelanto que los datos del CIS apuntan a que no.

Según el Barómetro del CIS de Marzo de 2010, dedicado a la igualdad de género, el 94,8% de los hombres y el 95,0% de las mujeres se muestra a favor de la igualdad total entre hombres y mujeres. En concreto, el 68,9% de los hombres y el 74,8% de las mujeres declara que su familia ideal es aquella “en la que los dos miembros de la pareja tienen un trabajo remunerado con parecida dedicación y ambos se reparten las tareas del hogar y el cuidado de los/as hijos/as, si los hay”

La lentitud de los avances sociales. Imagen de Dori Fernández.

La lentitud de algunas conquistas sociales. Imagen de Dori Fernández.

Además de esa reflexión que dejo al tiempo que cada cual le quiera dedicar, hoy voy a ir un paso más allá en este nuevo intento de hacer entender a quienes tengan la deferencia de pararse a leer, que si hombres y mujeres no nos ponemos codo a codo en el cuidado de nuestras criaturas, personas mayores y personas dependientes, no avanzaremos como civilización y no terminaremos con la injusticia más sangrante que sufren todas las mujeres del planeta, cimiento –por cierto- de la violencia machista: la discriminación por maternidad, esa que tuvo nombre y apellidos en la prensa gracias a la Sra. de Oriol.

Precisamente, estos días en la plataforma PPiiNA estamos de campaña contra la #DiscriminaciónPorMaternidad (pongo el hashtag para que la sigan en twitter si lo desean), un problema que afecta solo y exclusivamente a las mujeres que son madres, a las que quieren serlo y –ATENCIÓN-a todas las mujeres en general. 

Este hecho, que parece de ciencia ficción, se conoce como ‘discriminación estadística’ y se basa en que todas las mujeres somos percibidas por el empresariado como mano de obra de alto riesgo, es decir, que nos ven como ‘menos disponibles para el empleo’ por motivo no solo de la maternidad, sino de nuestro rol de cuidadoras a lo largo de toda nuestra vida: cuidamos de nuestras criaturas, de las personas enfermas o discapacitadas y nos arreglamos como podemos con nuestras personas mayores.

Para los incrédulos y alguna que otra incrédula, los datos del INE de cualquier época lo demuestran con nitidez: Un 59,20% de mujeres con titulación universitaria y en edad reproductiva está desempleada frente a un 40,78% de hombres.

Por eso es importante la apuesta por equiparar el derecho al cuidado empezando por legislar permisos de maternidad y paternidad iguales, intransferibles –para que nadie eluda su parte- y pagados al 100 por cien.

Esta decisión, que ningún Gobierno se ha atrevido a tomar aún, posee un enorme potencial transformador de los roles sexistas por otros igualitarios, lo que ayudaría, sin duda, a edificar #OtroModeloDeSociedad basado en la corresponsabilidad, en la verdadera conciliación entre dos seres que deciden libremente traer criaturas a este mundo, y en el que ambos –ellos y ellas- vivirían en igualdad real de oportunidades, independientes económicamente y lo mejor: se percibirían como equivalentes humanos. ¿Se lo imaginan? Yo sí.

Además, estoy convencida: #QuienCuidaNoMata.

Permisos de maternidad (6+ 10 semanas) disfrutados por las madres: 98,3%. 

Permisos de maternidad cedida a los papás (10 semanas): 1,74% 

Permisos de paternidad (15 días) disfrutados por los papás: 83,8%

 (Datos de la Seguridad Social)

Dori Fernández Hernando es Graduada en Igualdad de Género por la URJC. Formadora y consultora freelance en igualdad de género, nuevas tecnologías y Prevención de Riesgos Laborales, colabora entre otras con SinGENEROdeDUDAS, CB., Comunidad de Conocimiento Profesional con Enfoque de Género. Actualmente participa en un proyecto formativo que lidera el Instituto Madrileño de Formación. Pertenece a la PPIINA y a la Asamblea de Mujeres de Córdoba Yerbabuena.

15 comentarios

  1. Dice ser miguel

    La diferencia en el desempleo femenino y masculino en titulados radica básicamente en las titulaciones elegidas, si alguien, ha estudiado, digamos,,,, igualdad de género y no tiene la suerte de haber sido enchufado en alguna asociación que drena nuestros impuestos; las posibilidades que tiene de encontrar un empleo son escasas. Si alguien estudia una ingeniería, derecho o medicina las posibilidades aumentan.

    23 abril 2015 | 08:45

  2. Dice ser susi

    En Islandia creo que si tienen permisos igualitarios y en Noruega creo que se aproximan mucho. No hace falta decir que son de los países con más igualdad del mundo. Pero claro, la cultura igualitaria allí comenzó mucho antes que aquí, nos llevan 40 años de adelanto en esta materia.
    No nos engañemos, las sociedades latinas, del sur de Europa fueron siempre las últimas en conseguir conquistas sociales. Y siguen siendo profundamente machistas, continúan instaladas en la idea de que el cuidado y la crianza son cosa de las mujeres y los hombres “ayudan”. Cambiar esa mentalidad va a costar generaciones, por lo menos otros 40 años. (Eso si, luego bien que cuando viene el divorcio o la separación ladran por la custodia compartida. ¿Porque no empiezan por pedir permisos más largos, cogerse más reducciones de jornada o excedencias?No, quieren que nosotras carguemos con la mayor parte de la crianza, pero después custodia compartida).
    Yo a las chicas jóvenes que conozco siempre les digo lo mismo: que estudien y que se piren a países donde se valore y respete la maternidad, no como aquí, que mucho “ten niños, ten niños” pero después allá te las compongas. en cuanto les menciono las enormes diferencias que hay entre tener un hijo aquí a tenerlo en un país europeo de verdad, flipan. Y empiezan a considerar la opción seriamente. Además, ahora, con una tasa de paro tan altísima las empresas tienen para elegir trabajadores de sobra y si puede elegir a un hombre, lo harán. Antes, cuando había menos desempleo aqunque no quisieran contratar a una mujer no les quedaba más remedio. Y no hace falta irse a los países escandinavos (muy distintos en mentalidad y cultura a nosotros) en la vecina Francia hay medidas de apoyo a la familia y la maternidad que están a a años luz de aquí. Pero claro, es que en Francia, Noruega o Islandia se han dedicado a favorecer la familia y la corresponsabilidad. Mientras que aquí se han dedicado a choricear y a mirar para otro lado, total, mientras las pringadas de las mujeres sigan haciendo todas estas cosas gratis¿para qué molestarnos en implementar políticas sociales? Si me puedeo llevar el dinero de los contribuyentes calentito a Suiza ¿para qué invertirlo en guarderías públicas o en mejorar la atención a personas mayores?
    Frente a esto, sin embargo, nosotras podemos tener una respuestas muy fácil: No hacerlo.
    -No tener hijos a no ser que seas funcionaria o trabajes en alguna empresa muy muy estable y con contrato hace muchísimos años o seas rica y no tengas necesidad de trabajar.
    -Si se quiere formar familia, intentar marchar a lugares donde la discriminación por ser madre no sea tan fuerte(desgraciadamente existe en todo el mundo, pero en unos sitios más que en otros)
    A veer que hace el sistema sin sus esclavas agradecidas de aquí a 20 años. Las mujeres del mundo entero tendríamos que ponernos de acuerdo para actuar así. Se acababa la tontería en dos días.

    23 abril 2015 | 09:06

  3. Dice ser Asun

    El que en algunas empresas haya problemas con la maternidad la tienen ciertas mujeres que viven los embarazos como una enfermedad y no como una etapa de la vida. Algunas, desde el momento que saben que están embarazadas piden la baja, empalman con el permiso de maternidad y luego con la reducción de jornada. Y cuando esa reducción está a punto de acabarse, se quedan embarazadas otra vez.
    A esto se le llama caradura, y es bastante común en trabajos como el Ejército, en el que las mujeres pierden una ínfima parte del sueldo y no pierden complementos ni prebendas. Pero se evitan realizar guardias y misiones mientras que sus compañeros varones se comen todos los marrones.
    Esto no hay empresa que lo resista y puede considerarse normal que prefieran a un hombre antes que a una mujer.
    Yo he tenido dos hijos y jamás me han puesto pegas para revisiones, ir al médico con ellos, ir a tutorías, adaptar mi horario o compatibilizarlo si mi marido se iba fuera o mis hijos enfermaban. Además he ido ascendiendo hasta el puesto de responsabilidad que ocupo actualmente. Y lo mismo mis compañeras. Será que hemos cumplido con nuestro trabajo y que no “enfermamos” cuando nos conviene.

    23 abril 2015 | 10:41

  4. Dice ser hu

    No hubieras tenido hijos

    23 abril 2015 | 13:07

  5. Dice ser susi

    Asun
    De acuerdo que hay caraduras que aprovechan los embarazos para volverse mimadas y gandulas sin que tengan ningún embarazo de riesgo ni nada por el estilo. Pero no creas que lo de tu empresa es lo normal, muchas empresas te pondrían pegas por las revisiones, ir al médico o tutorías y otras muchas ni te contratarían al saber que puedes tener esas “pegas”. Por cierto ¿te has preguntado porqué probablemente hayas sido tu o casi siempre tu quien tienes que resolver esas pegas?¿Ha ido tu marido el mismo número de veces al médico o a tutorías que tu? Que en tu empresa tengan cierta consideración hacia la vida personal del trabajador no quiere decir ni de lejos que todas sean así. No hace falta ser ningún genio para saber que Espña está a la cola de los países en apoyo a la familia y la maternidad, teniendo las bajas parentales más cortas, y los horarios más irracionales y encima improductivos. De verdad, como mujeres como tu, para qué queremos hombre machistas

    23 abril 2015 | 13:21

  6. Dice ser Ali Oli

    Muy documentado y contundente. Cierto que se aplica la discriminación de forma preventiva, nunca habia pensado en ello.

    Hay personas que comentan sin haber leído el artículo. Lamentable.

    23 abril 2015 | 13:51

  7. Dice ser Raquel

    Me parece un artículo muy interesante.
    En la medida que se avance en la consecución de permisos independientes y equivalentes, la equidad de género está más cerca. Mujeres y hombres tendremos los mismos derechos pero, también las mismas obligaciones en los diferentes ámbitos de la vida.
    Además, asegura que mujeres y hombres seamos vistos por el empresariado de la misma forma y las discriminaciones preventivas desaparecerán.
    Y, por último, las generaciones venideras tendrán otras referencias y otros patrones de conducta a la hora de entender la vida, en los que para empezar, el tiempo dedicado al empleo se considerá tan importante como el tiempo dedicado a los cuidados de las personas de nuestro entorno.

    23 abril 2015 | 14:35

  8. Dice ser El_Soberano

    BIEN. Así si, bien.

    Me gusta este rumbo que tomáis. El problema es de TODOS, no de que se discrimine a las mujeres. Este artículo si destila igualdad. Tiene estadística (donde ciertamente por la “herencia recibida” las mujeres aún vais por detrás), pero pone los puntos sobre las íes.

    No es que “a las mujeres haya que darles un permiso de maternidad”, es que a quien tenga hijos habría que dárselo por razones obvias. La siguiente discriminación vendrá por tener hijos, o sea, que la empresa investigará en las redes sociales si uno tiene pareja o no, y le dará el trabajo antes a un soltero que a uno con pareja o casado.

    Solución: si una empresa contrata a un miembro de una pareja fértil que planea tener hijos y en efecto los tiene mientras el empleado siga allí, esa empresa debería no pagar los impuestos sobre ese empleado durante los meses de baja. Además, el Estado debería cubrir la seguridad social del empleado ese periodo.

    Y obviamente, nos toca a todos DENUNCIAR si la empresa nos exige el estado civil, tener derecho a ocultárselo (no les importa), y desde luego a tener hijos cuando nos salga de los cojones.

    No sé si sabréis, que dentro de la definición de GENOCIDIO está el “impedir a un colectivo tener hijos”. Que por cierto es la cosa más bonita del mundo.

    23 abril 2015 | 15:21

  9. Dice ser Reme

    Es decir, casi la tercera parte de los hombres y más de la cuarta parte de las mujeres no creen que el ideal de familia sea estar ambos trabajando y compartiendo las tareas del hogar. Me choca un poco con eso de que el 94,8% de los hombres y el 95,0% de las mujeres se muestra a favor de la igualdad.

    23 abril 2015 | 16:10

  10. Dice ser Asun

    A Susi.

    Mi marido ha ido muchas más veces que yo a tutorías o a cosas relacionadas con los niños. Nos gusta ir a los dos, pero más a menudo soy yo la que le deja el marrón a él que al contrario, porque tengo una reunión a la que no puedo faltar. Tengo la suerte de tener un señor al lado que colabora en la casa (excepto la plancha que se le eterniza), en los hijos y en las mascotas. No soportaría a nadie que no fuera así, porque lo he visto desde pequeña en mi casa, en la que mis padres también trabajaban ambos y nos educaron en igualdad, que no es lo mismo que discriminación positiva.

    23 abril 2015 | 16:47

  11. Dice ser Doraemon

    Que curioso Susi…..

    Dudando de cosas que desconoces y menospreciando las ideas y comentarios de una mujer que no piensa como tu. ¿A que me sonará eso…?

    24 abril 2015 | 01:26

  12. Dice ser bob esponja

    Yo creo que como estan las cosas, lo mejor es que si quieres tener hijos te vallas a países donde puedas disfrutar de tu maternidad que desde mi punto de vista es mas importante que el trabajo (al menos para mi, habrá gente que piense al revés). Se llama invertir en tus hijos. Así que , si ya de por si en España tenemos una población envejecida (por el baby boom que hubo en la epoca de nuestras abuelas) ya que la esperanza de vida ha subido notablemente y la natalidad a disminuido a 1’2 hijos por familia; pues el resultado es : 1. Un elevado numero de individuos de la tercera edad (pobl no productiva) que suponen un elevado gasto para el estado en pensiones, sanidad y servicios sociales. 2. Un reducido numero de población joven (pobl producctiva) de los cuales muchos emigran por falta de oportunidades. 3.asi es imposible que pueda sustentarse un pais. Y dicho esto aprovecho para decir que aquellos o aquellas que tanto critican la maternidad ya sea por motivos económicos o por que crean que las mujeres tengan mucho morro por bajas o porque decidan empalmar un embarazo con otro o por reducciom de jornada, (quiza la mejor forma de conciliación) que no se que van a hacer cuando sean viejitos y no quede dinero en el estado para pagarles una pensión que se habrán ganado despues de tanto trabajar y anteponer su vida laboral y su realización personal a la crianza de hijo(ya que la natalidad sigue disminuyendo).

    25 abril 2015 | 01:36

  13. Dice ser bob esponja

    Asi que ya sabes todo por la patria y tus bebes que los crien los abuelos o la gran cadena de guarderias que nos garantizan que los bebes seran muy sociables y educados con los mejores programas educativos para bebes de 16 semanas. (Segun dicen algunos “como toda la vida de dios” aunque si no recuerdo mal la mujer se incorporó masivamente al trabajo en la primera o segunda guerra mundial , y de eso tampoco hace tanto)

    25 abril 2015 | 01:44

  14. Dice ser patricio

    Lo suyo es no tener hijos y que suban la edad de jubilación hasta que la casques porqie no hay población joven que sustente el pais y mucha población anciana que suponen gasto de pensiones servicio sociales y sanidad. Tenemos una poblacion envejecida. (Gran esperanza de vida y baja natalidad)Asi que , a todas las mamas: si quereis disfrutar de vuestra maternidad sin ser discriminadas, iros a paises como alemania en la que invertir en tus hijos no esta mal visto. Y las que se queden aki que den su vida por la patria y metan a sus bebes en superguarderias con programas educativos cojonudos para bebes de 16 semanas de vida o encasquetale los niños a los abuelos que no han tenido bastante con criarte a ti.

    25 abril 2015 | 02:00

  15. Dice ser julia

    Me parece un buen artículo que plantea temas de la explotación del precariado por parte de los grandes poderes económicos, un atajo de sinverguenzas que se escudan en el estado para robar las riquezas de lo común. Este darwinismo social que se volverá en su contra porque las mujeres en el birreino de España, gracias a la sororidad tejen redes y se solidarizan unas con otras y aprenden de los errores del pasado y estudian juntas y crean cosas bellas e incluso saben protegerse y nunca se callan. las madres conscientes trabajamos nuestra propia dignidad, primero rechazando trabajaos basuras y luego dedicando nuestro tiempo a la crianza por la reeducación en valores, que también nos vale a nosotras, hay que recuperar la historia y sus muertos de la segunda republica, que no es tarea sencilla si las administraciones privatizadas no responden y nos desinteresamos de las públicas. Elsa Punset nos lo pone fácil, a reiventarse dice ella, que ni servicios publicos ni tierras ni agua ni aire, bueno ellos que sigan, nosotras vamos caminando, a algún lugar llegaremos lo que no se sabe es cuándo. Fín

    01 mayo 2015 | 01:44

Los comentarios están cerrados.