BLOGS

Segovia: del sufrimiento a la esperanza

Por Charo Mármol Charo Mármol

Escribo estas notas desde Segovia, desde un edificio que hace años fue la cárcel de mujeres, ahora rehabilitado y convertido en Ágora de las mujeres que han sido , y en muchos casos siguen siendo, víctimas del maltrato y de la violencia en sus vidas. Me admiro de la reconstrucción de este lugar antes habitáculo de dolor, de sufrimiento, de torturas, de soledad, para muchas mujeres que se atrevieron a pensar distinto. Aquí estuvieron detenidas muchas de las mujeres de la República. Me admiro de la reconstrucción de este lugar de represión y sufrimiento en un punto de encuentro de mujeres de todas partes de mundo, donde se cuentan experiencias, se denuncian injusticias, pero sobre todo se comparte vida y esperanza.

Imágenes de la antigua cárcel de mujeres de Segovia y del encuentro de Mujeres que transforman el mundo. Foto: Charo Mármol.

Imágenes de la antigua cárcel de mujeres de Segovia y de la entrevista de Mayte Carrasco a Diana Nammi en el  V Encuentro de Mujeres que transforman el mundo. Foto: Charo Mármol.

Pero si me admira el cambio de este edificio aun mas, muchísimo más me admira el cambio de estas mujeres que han sufrido en sus vidas experiencias difíciles de imaginar y han sabido convertir esas experiencias, que las podían haber hundido en la más profunda de las miserias, en motivos para un cambio que las ha llevado a ser una verdaderas activistas.
Es el caso de Diana Nammi, una mujer kurda de Irán. Apenas tenía cinco años cuando acudió invitada con su familia a una boda, una boda que duraba tres días y que se desarrollaba en un ambiente de fiesta y alegría por parte de todos, hasta que el tercero de los días una sombra cubrió el ambiente y lo empañó todo. La novia no había manchado de sangre las sábanas en su relación con el novio y éste se planteaba devolverla a la familia porque no era virgen. Diana vio cómo la madre de la novia se tiraba a los pies del novio suplicándole que no devolviera a su hija porque su padre y su hermano la matarían por haber manchado el honor de la familia. Un gran debate se suscitó entre los más de 300 invitados dando por supuesto que la novia no era virgen y que debía ser devuelta a su familia, pero el padre de Diana tuvo la valentía de levantar la voz y defender a la novia. Este hecho provocó un nuevo debate y un cambio de actitud en los asistentes. La novia se quedó con su marido. Desde ese momento Diana aprendió que cuando algo está mal hay que levantar la voz para defenderlo, aunque una mayoría diga o contrario.  Aprendió cómo una sola persona pueda hacer que las cosas cambien.

Desde ese momento Diana se ha dedicado a combatir al Estado islámico desde todos los frentes, llegando incluso a tomar las armas como pesmerga, que como ella nos explica, significa dar la vida por los demás y no necesariamente estar armados, aunque ella lo estuvo y combatió con las armas. Sus días en el frente se acabaron y hoy Diana sigue su militancia en el Reino Unido. En 2002 fundó IKWRO, una organización que defiende los derechos de mujeres y niñas en Oriente medio, en el norte de África y en todas la comunidades donde se sigan perpetrando los crímenes de honor. Afirma rotundamente: ‘el crimen de honor no es una cuestión cultural. Es un crimen‘,  con la misma fuerza con la que afirma que ‘el burka no es una cuestión cultural sino una herramienta de sumisión de los grupos islamistas‘.

Diana termina su intervención haciendo una llamada para que las autoridades occidentales no se escondan tras la excusa del respeto a las culturas a la hora de aplicar la ley cuando los derechos de la mujer se ven vulnerados.

El V Encuentro de Mujeres que transforman el mundo tiene lugar en Segovia del 13 al 22 de marzo de 2015.

Charo Mármol es comunicadora, feminista, militante de causas perdidas y autora del blog La mecedora violeta.

1 comentario

  1. Dice ser unomas

    oh, que bonito y que progre todo…..

    18 marzo 2015 | 17:17

Los comentarios están cerrados.