BLOGS

Cien años de cuerpos ‘perfectos’

Por Alejandra Luengo Alejandra Luengo

Hace unas semanas en una web de salud americana salía un artículo sobre cómo la visión del  cuerpo perfecto de la mujer ha cambiado en los últimos 100 años. Se muestran una serie de ilustraciones donde se aprecian cambios en aquel aspecto corporal que en un momento se idealizaba, y en otro se rechaza o se ignora dependiendo de las modas.

Las tres gracias, de Rubens. Imagen: Museo del Prado.

Las tres gracias, de Rubens. Imagen: Museo del Prado.

La visión del cuerpo perfecto ha cambiado a lo largo de la historia, y difiere según el contexto geográfico, ya que el concepto de belleza no es lo mismo en Occidente que en Oriente, Africa, etc. Nada que ver la idealización del cuerpo de la mujer en la Grecia Antigua, con la del Renacimiento.

Centrándonos por ejemplo en Estados Unidos, cuna de la publicidad, series de televisión y la gran industria publicitaria y de imagen como es Hollywood, los ideales corporales han variado a lo largo de los últimos cien años:

-A principios del siglo XX se idealizaba a la mujer con gran busto, caderas anchas y cintura estrecha.

-En la época de los años 20 las mujeres empezaron a mostrar más las piernas y tobillos,  dejando de lado el resaltar senos o cintura que pasaron a un segundo plano.

-En los treinta volvieron mujeres con curvas.

-Durante la Segunda Guerra Mundial, se valoraban más mujeres como con cuerpos delgados pero con curvas.

-En los 50 tenemos a Marilyn Monroe, Brigitte Bardot iconos de belleza con cintura pequeña y busto prominente.

-En los sesenta aparece un nuevo modelo de mujer delgada, con piernas largas y con carácter bastante andrógino; la modelo Twiggy es una de sus mayores representantes.

-En los setenta se aprecia la figura de mujeres atléticas y en los ochenta también sumando más delgadez. Comienzan a surgir en ese momento gran cantidad de casos de anorexia o bulimia nerviosa.

-En los noventa otra vez vuelven a aparecer modelos de mujer delgada y algunas con aspecto de niñas. Kate Moss es una de sus representantes.

– En dos mil aparecen modelos de mujer altas, delgadas, con senos granes y cuerpos tonificados.

Todo esto nos muestra varios aspectos; primero que el concepto de belleza cambia en el tiempo y que es completamente subjetivo; es decir lo que en una época es rechazado en otra es idolatrado. Por otro lado, y lo más importante al no ser conscientes de lo primero el sometimiento al que las personas nos vemos  presionadas por no cumplir esos cánones, fomentan la frustración y a la insatisfacción constante. Por último, se acaba idolatrando la imagen corporal como si el tener un cuerpo ajustado a esos patrones de belleza de ese momento diese un plus, un mayor estatus, como si una persona por cumplir con esos cánones de belleza fuese mejor a otra; absurdeces varias de las que somos presos todos, pero principalmente las mujeres a las que va dirigida gran parte de la publicidad.

En todo esto no podemos olvidar que hay un interés que mueve mucho dinero y que no deja de vender estereotipos a través de la publicidad. Al haber una fisura entre los cuerpos idealizados ( que no son perfectos), de esas mujeres que salen en los medios, en las redes, en la publicidad  y las mujeres comunes se puede generar un sentimiento impotencia que acaba vendiendo mucho; “Si tú quieres ser como ella, compra esta crema, come este producto, échate ese perfume, lleva esta ropa…” , un gran negocio

Luego se denuncian la cantidad de casos de  trastornos alimenticios, pero resulta muy hipócrita cuando se fomenta esa insatisfacción corporal simultáneamente, y es que en ciertas edades como la pre-adolescencia-adolescencia el mensaje de idealización y decepción propia penetra profundamente. He atendido en psicoterapia  a numerosas chicas con un rechazo corporal enorme cuando eran bellas, ¿por qué se estimula lo contrario?

La belleza es arbitraria y diversa. Es fundamental ser conscientes de ello porque no se puede limitar lo atractivo, igual que no se puede limitar la variedad de la vida. Necesitamos apreciar la belleza en la diferencia, en la diversidad, en la imperfección y la salud porque la perfección corporal no existe y no podemos ser presas de las modas de cada época ni dejar que se nos imponga un tipo de cuerpo sin aceptar el nuestro, nuestra satisfacción corporal no puede depender de las modas, así como nuestra autoestima.

La belleza está en las cinturas estrechas, en las anchas, en las caderas grandes y en las que no lo son, en los tobillos voluminosos y en los finos, en el vientre liso y en el abombado, en el pecho pequeño y en el grande, en los brazos finos y en los gruesos, en ser alto y bajo… El cuerpo perfecto es el tuyo, no el de otras.

Alejandra Luengo. Psicóloga clínica,  combino la atención psicológica en servicios públicos con la consulta privada. Creo firmemente que se pueden cambiar las cosas y en esa dirección camino. Autora del blog unterapeutafiel.

3 comentarios

  1. Dice ser susi

    Pues yo q quieres q te diga pero por mucho q la delgadez sea tendencia lo cierto es q a pie de calle eso no se refleja. De hecho cada día hay mas obesidad incluso infantil. Es cierto q hay anorexicss pero mucho menos que obesas. Observemos por la calle cuantas personas vemos con sobrepeso y cuantas con un peso por debajo del suyo. Ganan por goleada las primeras. Así es q el canon de belleza actual la mayoría de la gente se lo pasa por el arco del triunfo. Si, quieren ser como las de los anuncios pero no están dispuestas a hacer tamaño sacrificio, cosa q veo bien, pues no viven de su físico como las modelos. Por otra parte, en una sociedad como la nuestra donde hay comida por un tubo lo difícil es estar delgado por eso se valora. Mientras q la gordura se valora allí donde hay escasez.
    Por cierto ese rollo de q todos los cuerpos son bellos…. pues como q no. Por querer combatir un modelo q fomenta una delgadez exagerada nos vamos al extremo contrario. Así, el otro día en este periódico, salio una modelo de tallas grandes q media 1:60 y pesaba 120 kilos y aun tenían la osadía de decir q era una belleza atípica o alguna chorrada de esas.Cuandoen trealidad es una montaña de grasa deforme a la q le sobra tranquilamente la mitad de su peso y un infarto andante. ¿De verdad es tan difícil tener un poco de sentido común? Hay miles de tablas por internet con la relación correcta peso-altura. Y no, no dicen q con 1:60 haya que pesar 45 kilos. A buen entendedor… pocas palabras bastan..

    03 febrero 2015 | 09:48

  2. Dice ser Nerea

    No he visto (tampoco he indagado) un sólo vídeo o artículo sobre la belleza del hombre a lo largo del tiempo o sobre cualquier evolución de expectativas en torno a su cuerpo. Es otra esclavitud más, hay muchas más normas y estándares sobre las mujeres que sobre los hombres en cualquier época. Para mí eso es este vídeo, un vistazo a la manipulación sobre nosotras.
    Gracias y un abrazo!

    28 febrero 2015 | 09:50

Los comentarios están cerrados.