BLOGS

Cien mujeres, cien kilómetros

Por Belén de la Banda @bdelabanda

El fin de semana pasado tuve la suerte de vivir una de esas experiencias que no puedes olvidar. Todavía recuerdo muchos momentos y no puedo evitar emocionarme. Ha sido una belleza: en ruta por la montaña, junto con mi amiga Paloma y muchas otras personas colaboradoras y entrañables, he seguido el Oxfam Trailwalker que por primera vez tenía lugar en la sierra madrileña. Desde las 9 de la mañana del sábado hemos vivido muchos momentos épicos y emocionantes, propios de un ultratrail exigente, pero también con el espíritu especial que tiene una carrera por equipos. Se trataba de cumplir, en términos deportivos y solidarios, con las palabras de León Felipe voy con las riendas tensas y refrenando el vuelo, porque no es lo que importa llegar solo ni pronto, sino llegar con todos y a tiempo. Todos los equipos teníamos dos objetivos: conseguir fondos para Oxfam Intermón, y hacer los cien kilómetros por la montaña juntos antes de 32 horas.

El equipo 'Samia viva' en compañía de Chema Martínez, Carlos Soria y Chema Vera en la salida del Oxfam Intermón Trailwalker 2014. Imagen Anasara Lafuente

El equipo ‘Samia viva’ en compañía de Chema Martínez, Carlos Soria y Chema Vera en la salida del Oxfam Intermón Trailwalker 2014. Imagen Anasara Lafuente

La lucha contra la pobreza marca la composición y el estilo de la carrera. No es una más. Mis deportistas de cabecera dicen que quizá por el objetivo solidario hay en el Trailwalker más presencia de mujeres que en otras de ultratrail que se celebran en nuestro país. Entre los 120 equipos había 97 mujeres, algunas organizadas en equipos exclusivamente femeninos, como las chicas Verti, o en equipos mixtos, como A cien por agua que representa un buen ejemplo de paridad absoluta, y que ya se está convirtiendo en un habitual del Trailwalker porque se iniciaron en Girona.

La primera clasificada individual (aunque esa categoría no existe como tal en una carrera que premia llegar los 4 corredores del equipo juntos) ha sido María Flores, a quien tuvimos ocasión de ver varias veces en carrera con una sonrisa alegre y muy concentrada en el esfuerzo: eran sus compañeros del equipo Elecnova quienes jaleaban su gesta. Porque eso es  lo que era: hacer cien kilómetros con mucho desnivel en 16 horas, llegar en el puesto 15 de 476 corredores, tiene auténtico mérito. Y no se consigue sin un ritmo endemoniado, que es el que llevaban de forma constante María y sus tres compañeros.  Como la segunda mujer clasificada, Loli García, que participaba también en un equipo de compañeros de trabajo de SGS.

La tercera en el podio es Alma Obregón, que cumplió en el camino un montón de objetivos. Entregada a la causa desde su época universitaria, en muy poco tiempo logró formar y animar 3 equipos que han estado en cabeza del evento, e hizo una carrera emocionante para llegar a meta al ritmo de quien más sufría en su equipo. El relato en su blog lo dice todo sobre el espíritu del Trailwalker.

No puedo seguir con la lista, pero me gustaría mucho. Las 97 corredoras, y cualquiera que estuviera allí el fin de semana, poseen una historia que merecería la pena contar. La cifra de mujeres en esta carrera sube muy por encima de cien si se cuenta a las voluntarias que animaron los avituallamientos, las blogueras y periodistas que cubrieron la carrera. Pero el alma del Trailwalker son Elena Rodríguez y Begoña Garralda, que no clasificaban pero corrían igualmente en todas direcciones, pendientes de que ‘el equipo contra la pobreza’ fuera el que ganara la prueba. Enhorabuena, compañeras, objetivo conseguido.

Para completar las cien mujeres del título, quiero hablar de inspiración, de superación, de estímulo y de ejemplo. Mi equipo, Samia Viva, ha corrido con la camiseta de Samia Yusuf Omar, una atleta somalí a quien los grupos armados de su país impedían entrenar, y murió en una patera tratando de llegar a Europa. Durante la carrera, antes y después, su nombre ha sonado en los gritos de ánimo. Queríamos aprovechar la carrera para hablar de los valores de esas personas que necesitan migrar para tener una vida. Otro objetivo conseguido. Samia, gracias por todo lo que nos has dado. Nuestra carrera es también para ti.

Belén de la Banda es periodista y trabaja en Oxfam Intermón

1 comentario

  1. Dice ser Eva

    Me sumo a la emotiva vivencia de nuestra querida Belén en este evento deportivo solidario, tan grande por fuera como por dentro, y con el que he tenido la inmensa suerte de compartir experiencia. ¡Gracias Samia!

    11 julio 2014 | 13:26

Los comentarios están cerrados.