BLOGS

Desenfocada

Por Flor de Torres Flor de Torres + nueva

Desenfocada es estar sometida a perturbaciones continuas, a incertidumbre, angustia, al desconocimiento de prioridades. Es estar presa.

Enfocada es identificar prioridades, conductas, aptitudes que dirigen tu existencia con el único aliado de la libertad.

Enfocarse es vivir en libertad. Ser libre. Desenfocarse es dejarse arrastrar por la tormenta de la violencia de género.

BeFunky_desenfocada.jpg

Y es que el tercio de la población aún sigue conviviendo y tolerando el control del agresor como forma de relación de pareja. Un 32,6% de hombres lo ve inevitable y un 29% de mujeres tolera la violencia de control en la mujer en determinadas circunstancias. Ello según la encuesta de la Universidad Autónoma de Madrid sobre el impacto de la percepción social de la violencia de género.

Parte de los encuestados legitiman así la situación de mujeres que están atrapadas por el terror ambiental, el miedo a vivir, el sometimiento, el ataque a la integridad moral, el chantaje emocional, la ira, la posesión, la manipulación del sentimiento, la coacción, la amenaza vedada, la injuria, la agresión moral y verbal. Mujeres que desenfocan el problema como víctimas sin verlo.

Estos encuestados, mujeres y hombres, toleran la violencia psicológica sin verla. La desenfocan porque no se materializa en la agresión del cuerpo pero sí en el alma, porque es la no visible. Y es que sin enfocar no se ve y no se siente. Se toleran como algo ‘inevitable’ o ‘justificable en determinadas circunstancias’ la violencia psicológica y los micromachismos. Pero es pura matemática: cuando la severidad de la manipulación no alcanza los resultados esperados, vendrá de forma inmediata la agresión física.

Esta tolerancia a la violencia de género invisible la desenfoca y nos impide ver la violencia psicológica en toda su extensión. Es irreconocible en esa parte de la población que aun siente que los celos y la propiedad son parte del amor y que ignoran la forma de amar en libertad: Sin posesión ni cosificación.

Por ello hay que enfocar bien la cuestión. Enfócate. Observa las conductas y comportamientos de control y dominio de “baja intensidad”, naturalizados, invisibilidades y legitimados que son realizados impunemente con o sin conciencia de ello. Su objetivo es el control, el poder, el aislamiento como actos previos a la violencia de género. Y esas legitimaciones son los micromachismos. Un concepto acuñado por el profesor Luis Bonino, Psicólogo, terapeuta y director del Centro de estudios de la Condición Masculina.

Los micromachismos hacen tolerables comportamientos que son auténticos obstáculos y resistencias a la igualdad de las mujeres en lo cotidiano por parte del futuro maltratador. Micro-machismos que surgen como previas formas de dominación ocultas incluso a las que lo padecen y son sus destinatarias: Las mujeres en el ámbito de la pareja y que derivaran en violencia de género. Es un poderoso predictor de ella.

Y así conviven con nosotros en el dia a dia sin dar la cara, tolerados y naturalizados. Para Bonino, los micromachismos utilitarios fuerzan la disponibilidad de la mujer de diversos aspectos ‘domésticos y cuidadores’ del comportamiento femenino tradicional, para aprovecharse de ellos. Se realizan especialmente en el ámbito de las responsabilidades domésticas, los micromachismos encubiertos, abusan de la confianza y credibilidad femenina ocultando su objetivo, los micromachismos en crisis fuerzan la permanencia en el statu quo desigualitario cuando éste se desequilibra, ya sea por aumento del poder personal de la mujer, o por disminución del varón precede a los micromachismos coercitivos que sirven para retener poder a través de utilizar la fuerza psicológica o moral.

Por ello tras un aislamiento doméstico, tolerado y de pareja encubriendo el objetivo de la dominación como forma ‘justificable’ e ‘inevitable’ como recoge la encuesta, se está transitando desde la ‘normalidad’ al micromachismo y de ahí como su antesala a la violencia de género. Y por el abuso de la desigualdad que lleva al estado de crisis al uso de la fuerza (psicológica o moral).

Observémoslo y no lo toleremos. Enfoquemos los micromachismos. Es el tránsito necesario para dejar de desenfocarlos. No consideremos el control como inevitable o justificado, sino simplemente nocivo, tóxico y predelictivo. Solo así tendremos el privilegio de pasar de las prisiones de la violencia de género y del micromachismo a un amor en libertad.

 

Flor de Torres Porras es Fiscal Delegada de violencia a la mujer y contra la discriminación sexual y de género en Andalucía.

12 comentarios

  1. Dice ser Casado

    ¿Pero que moto pretendeis vender a la sociedad con este tema?
    ¿Como sois capaces de hablar continuamente de la manipulación, chantaje emocional y sometimiento sin ver la otra cara de la moneda?
    Desde toda la vida, la mujer controla e impone su voluntad al hombre una vez que la relación se consolida y formaliza. Malas caras, enfados, manipulación psicológica cuando el hombre intenta hacer algo por su propia voluntad y a ella no le parece bien…Obviamente el maltrato físico hacia el hombre existe en un porcentaje bajísimo de casos pero por el simple hecho de que en un enfrentamiento físico, la mujer tiene todas las de perder.
    De verdad, o estáis muy ciegas o solo quereis ver la parte que os interesa. Así no vais a avanzar ni a conseguir nada ni aunque pasen mil años. Defended una igualdad real y no la basura y la demagogia populista de siempre!!!

    12 junio 2014 | 10:12

  2. Dice ser gilgamesh

    ¿por qué esos mismos estudios no se amplian a los varones, y se realizan solo con mujeres?

    ¿No hay microhembrismos, o son mejor tolerados por los estamentos que viven del género?

    ¿Hay algún estudio para saber con algo de garantía científica las relaciones de poder en los domicilios españoles, cuyo universo abarque ambos sexos?

    ¿se ha planteado alguien abandonar el sesgo en favor de la mujer, y averiguar la realidad en el conjunto de relaciones, teniendo en cuenta los mismos parámetros para ambos sexos?

    ¿O simplemente estos estudios están para justificar el genocidio de género cometido con los varones españoles?

    12 junio 2014 | 10:21

  3. Dice ser jabalin

    Mientras sigamos buscando, los hombres a nuestra mamá, y las mujeres al príncipe azul, no alcanzaremos la independencia, que es la antesala de la libertad, la cual es lo único que puede acabar con el machismo tanto por parte de hombres como por parte de mujeres. Pero es que es muy tentador abandonarse en brazos de otra persona para que nos lo haga todo más fácil…

    12 junio 2014 | 10:44

  4. Dice ser El.Soberano

    ¿Y al revés qué, eh?

    ¿Sabéis cuál es el motivo por el que la gente, INCLUIDAS MUCHAS MUJERES, es tan “intolerante” al feminismo?

    No es porque seáis rompedoras, porque os quieran someter, porque seáis esclavas, o porque es no se espera de vosotras.

    Es sencillamente, porque:

    A) Negáis que un hombre pueda ser humillado o sometido por una mujer. No veo ninguna publicación ni reseña al respecto. Nunca. Jamás. Y aceptáis en vuestro grupo a las que no solo lo omiten, sino que NIEGAN que tal cosa exista.

    B) Habláis con descaro de “igualdad”, pero no habláis de solucionar todos los problemas de igualdad. Solo los que os afectan, no los que afectan a vuestros iguales, los hombres.

    C) No expulsáis del grupo feminista a las hembristas. Lo que quiere decir que asumís que sois lo mismo y os da igual. Y las hembristas son iguales que los machistas más recalcitantes.

    D) Debido a los puntos A,B,C, lo que decís es hipócrita.

    Probablemente no me publiquéis, pero para que al menos os conste cuál es el problema que tiene vuestro movimiento.

    Ahí queda eso.

    12 junio 2014 | 10:51

  5. Dice ser angel

    hembrismo puro y duro, siempre hablando de lo mismo e ignorando una parte de la realidad, patente e igual de injusta. No tenéis ninguna credibilidad.

    12 junio 2014 | 13:00

  6. Dice ser avestruz

    angel, te va a durar el comentario lo que la inocencia al ser humano. “Luchan” por la igualdad y no se dan cuenta, en su obcecada lucha, que en vez de unir sus fuerzas en el centro están yendo inexorablemente a uno de los extremos.

    12 junio 2014 | 13:13

  7. Dice ser Siluetta

    Hay que ver lo susceptibles que se ponen algunos con este tema, porque no se está hablando de todos los hombres, y no deberían contestar como si todas las mujeres, o todas las feministas siquiera, fueran igual o lo milsmo. Se habla de un problema grave: la tolerancia a cierto tipo de violencia que no se percibe como tal. Se habla de cómo ese tipo de violencia de baja intensidad no se identifica bien, y por falta de identificación va dando pie a acciones más graves.

    Se habla de percepciones y de los resultados de una encuesta (qué le parece a la gente que las personas hagan determinadas cosas, y hay un tercio de ellas que las ven bien) y cuando el resultado no nos gusta, porque se analiza, no entramos a plantearnos por qué es así o cómo solucionarlo. Decimos que ‘hay otras cosas peores’ o que ‘al revés también pasa’. No creo que nadie justifique a una mujer que controla, amenaza, a su pareja. Así que al contrario debería ser igual. Yo leo que me piden que me ciña al tema cuando voy a escribir un comentario, debo ser el único quizás, y el resto no ven ese mensaje o les da igual.

    Éstas prácticas de machismo de baja intensidad son muy malas, y hay que erradicarlas. para ello es imprescindible que todxs las veamos, que no nos las neguemos. Están ahí, las vemos todos los días, pero, efectivamente, las desenfocamos.

    Precisamente si tenemos hijos varones es en esto en lo que tenemos que ayudarles a estar alerta. Reproducimos sin analizar, y eso es doloroso.

    12 junio 2014 | 15:21

  8. Dice ser Antonio

    Para silueta.

    Su comentario esta muy bien, pero le resalto algunas palabras, que denotan que no hablan de personas sino en referencia solamente a los hombres como agresores, y las mujers como victimas, en ningun caso se hace una citacion al reves.


    Y es que el tercio de la población aún sigue conviviendo y tolerando el control del AGRESOR como forma de relación de pareja. Un 32,6% de hombres lo ve inevitable y un 29% de mujeres tolera la violencia de control en la mujer en determinadas circunstancias. Ello según la encuesta de la Universidad Autónoma de Madrid sobre el impacto de la percepción social de la violencia de género.

    Parte de los ENCUESTADOS legitiman así la situación de MUJERES que están ATRAPADAS por el terror ambiental, el miedo a vivir, el sometimiento, el ataque a la integridad moral, el chantaje emocional, la ira, la posesión, la manipulación del sentimiento, la coacción, la amenaza vedada, la injuria, la agresión moral y verbal. MUJERES que desenfocan el problema como víctimas sin verlo.

    Estos encuestados, mujeres y hombres, toleran la violencia psicológica sin verla. La desenfocan porque no se materializa en la agresión del cuerpo pero sí en el alma, porque es la no visible. Y es que sin enfocar no se ve y no se siente. Se toleran como algo ‘inevitable’ o ‘justificable en determinadas circunstancias’ la violencia psicológica y los MICROMACHISMOS. Pero es pura matemática: cuando la severidad de la manipulación no alcanza los resultados esperados, vendrá de forma inmediata la agresión física.

    Esta tolerancia a la violencia de género invisible la desenfoca y nos impide ver la violencia psicológica en toda su extensión. Es irreconocible en esa parte de la población que aun siente que los celos y la propiedad son parte del amor y que ignoran la forma de amar en libertad: Sin posesión ni cosificación.

    Por ello hay que enfocar bien la cuestión. Enfócate. Observa las conductas y comportamientos de control y dominio de “baja intensidad”, naturalizados, invisibilidades y legitimados que son realizados impunemente con o sin conciencia de ello. Su objetivo es el control, el poder, el aislamiento como actos previos a la violencia de género. Y esas legitimaciones son los MICROMACHISMOS. Un concepto acuñado por el profesor Luis Bonino, Psicólogo, terapeuta y director del Centro de estudios de la Condición Masculina.

    Los MICROMACHISMOS hacen tolerables comportamientos que son auténticos obstáculos y resistencias a la igualdad de las MUJERES en lo cotidiano por parte del futuro MALTRATADOR. Micro-machismos que surgen como previas formas de dominación ocultas incluso a las que lo padecen y son sus destinatarias: Las MUJERES en el ámbito de la pareja y que derivaran en violencia de género. Es un poderoso predictor de ella.

    Y así conviven con nosotros en el dia a dia sin dar la cara, tolerados y naturalizados. Para Bonino, los MICROMACHISMOS utilitarios fuerzan la disponibilidad de la MUJER de diversos aspectos ‘domésticos y cuidadores’ del comportamiento femenino tradicional, para aprovecharse de ellos. Se realizan especialmente en el ámbito de las responsabilidades domésticas, los MICROMACHISMOS encubiertos, abusan de la confianza y credibilidad femenina ocultando su objetivo, los MICROMACHISMOS en crisis fuerzan la permanencia en el statu quo desigualitario cuando éste se desequilibra, ya sea por aumento del poder personal de la MUJER, o por disminución del varón precede a los micromachismos coercitivos que sirven para retener poder a través de utilizar la fuerza psicológica o moral.

    Por ello tras un aislamiento doméstico, tolerado y de pareja encubriendo el objetivo de la dominación como forma ‘justificable’ e ‘inevitable’ como recoge la encuesta, se está transitando desde la ‘normalidad’ al MICROMACHISMOS y de ahí como su antesala a la violencia de género. Y por el abuso de la desigualdad que lleva al estado de crisis al uso de la fuerza (psicológica o moral).

    Observémoslo y no lo toleremos. Enfoquemos los micromachismos. Es el tránsito necesario para dejar de desenfocarlos. No consideremos el control como inevitable o justificado, sino simplemente nocivo, tóxico y predelictivo. Solo así tendremos el privilegio de pasar de las prisiones de la violencia de género y del MICROMACHISMOS a un amor en libertad.”

    PD: Para ser personas que creen que el machismo esta en el lenguaje utilizado, y que nada es al azar y tiene su importancia, no creo que haya que restarle importancia a las palabras utilizadas por la autora.

    Un saludo.

    12 junio 2014 | 15:54

  9. Dice ser El.Soberano

    @Siluetta

    “Hay que ver lo susceptibles que se ponen algunos con este tema, porque no se está hablando de todos los hombres, y no deberían contestar como si todas las mujeres, o todas las feministas siquiera, fueran igual o lo milsmo. Se habla de un problema grave: la tolerancia a cierto tipo de violencia que no se percibe como tal. Se habla de cómo ese tipo de violencia de baja intensidad no se identifica bien, y por falta de identificación va dando pie a acciones más graves. ”

    Te repito:

    C) No expulsáis del grupo feminista a las hembristas. Lo que quiere decir que asumís que sois lo mismo y os da igual. Y las hembristas son iguales que los machistas más recalcitantes.

    Mira mi comentario más arriba. Si no despreciáis activamente a aquellas del grupo que odian a los hombres y los humillan, SOIS PARTE DEL PROBLEMA.

    A ver si os entra en la cabeza. Si un hombre tolera el machismo, es machista. Si una mujer tolera el hembrismo, es hembrista.

    A cualquier machista le aplica el artículo, y a cualquier hembrista le aplican las quejas de los hombres.

    No es nada difícil de entender.

    12 junio 2014 | 16:15

  10. Dice ser panchenko

    lo que pasa que el autofocus de la camara no trabaja bien cuando la luz es muy baja, desconectalo y utiliza el foco manual. es una llavesita que esta en el lente, de “A” pasalo a “M”, disparas y despues lo vuelves a la posicion anterior y todo trabaja perfectamente como antes.

    13 junio 2014 | 07:31

  11. Dice ser pupugorda

    Si no son micromachismos, no son los auténticos.

    13 junio 2014 | 10:07

Los comentarios están cerrados.