BLOGS

RD Congo: La violencia sexual como arma de guerra

Por Alicia Cebada Alicia Cebada Foto

Entre el 10 y el 13 de junio se celebrará en Londres, a iniciativa de Naciones Unidas, la Cumbre Global para acabar con la Violencia Sexual en Conflictos Armados. Nuestro país ha suscrito la Declaración de Compromiso para poner fin a la violencia sexual en conflictos y acudirá a Londres, junto con los otros 139 Estados que han endosado la Declaración.

Esta reunión es un paso más en la estrategia de Naciones Unidas para dar visibilidad a una lacra ancestral que ha sido calificada como el crimen olvidado. En el marco del programa Mujer, Paz y Seguridad, y al ritmo marcado por las resoluciones del Consejo de Seguridad que se han sucedido desde la 1325 (2000), se ha subrayado una y otra vez que la violencia sexual es un atentado contra los derechos humanos y el derecho internacional humanitario y que debe ser prevenido y castigado. En la Resolución 1820 (2008) el Consejo de Seguridad subraya que ninguna amnistía puede amparar a los perpetradores de este tipo de crímenes. Existe una necesidad imperiosa de elaborar instrumentos internacionales vinculantes que traten específicamente de la violencia sexual. Uno de los objetivos de la Cumbre de Londres es precisamente impulsar la adopción de un Protocolo sobre la investigación y la documentación de la violencia sexual en conflictos armados.

Caddy Adzouba, activista congoleña contra la violencia. Imagen de Ouka Lele.

Caddy Adzuba, activista congoleña contra la violencia. Imagen de Ouka Lele.

La violencia sexual se ha convertido en una constante en los nuevos conflictos asimétricos. Y a pesar de los avances que se han registrado, también en el marco del Derecho penal internacional gracias a la actitud progresista de los tribunales penales internacionales, los crímenes sexuales se siguen cometiendo de manera sistemática. La Representante Especial de Naciones Unidas para la Violencia Sexual en Conflicto, Zainab Hawa Bangura, ha declarado recientemente que los crímenes sexuales constituyen un gravísimo problema moral de nuestra época.

La periodista congoleña Caddy Adzuba ha asumido el compromiso de sensibilizar y dar a conocer la situación que se vive en el Este de su país desde la independencia.Pese a las amenazas cotidianas y los ataques sufridos, Caddy reside y trabaja todavía a día de hoy en la RDC con la protección de Naciones Unidas. En el momento actual los movimientos guerrilleros congoleños están más débiles que nunca y desde Naciones Unidas se han adoptado recientemente sanciones internacionales contra sus líderes. No obstante, la atención y asistencia a las víctimas y la garantía de su  derecho a la reparación son condiciones necesarias para la reconciliación. Su lucha, por tanto, continúa y ahora es el momento de aprovechar esta oportunidad para apoyarla y contribuir a llamar la atención sobre esta problemática. La acción de la sociedad civil es decisiva. Es por ello que desde Exodo.org se ha lanzado una  campaña de apoyo a la candidatura de Caddy Adzuba al Premio Príncipe de Asturias. La artista Ouka Leele ha recogido el testimonio de Caddy en el video documental Pour Quoi.

Para colaborar con la campaña de manera más activa podéis firmar nuestra petición. Porque en el siglo XXI no podemos ni debemos permanecer impasibles ante la violencia sexual.

 

Alicia Cebada se siente una privilegiada al poder compaginar su trabajo en la Universidad Carlos IIII con la coordinacion de proyectos en la Fundacion Mujeres por Africa. Dirige la Cátedra UNESCO/UC3M en Libertades Públicas.

3 comentarios

  1. Dice ser El fisgón

    El gran problema de estos países es su incapacidad mediática, ni para bien ni para mal, lo que inmpide que las grandes potencias se interesen por ellos.
    http://ow.ly/xyE7R

    03 junio 2014 | 08:40

  2. Dice ser Montse

    Así es,
    del todo de acuerdo, pero no solo se utiliza como arma de guerra, sino en la vida diaria, como arma de coacción y daño hacia la mujer, nunca en la mayoría de casos, no denunciados. Por la impasibilidad, y leyes que no protegen a la mujer en esta circunstancia, y no cumplimiento de estas para el hombre.
    No se le da importancia a estos crímenes, pero la tiene y mucho, el daño creado moral y físico de la mujer que lo sufre, es indescriptible, y en muchos casos irremediable, quedando secuelas de por vida, impidiéndole llevar una vida feliz y con salud.

    Agradecida a Caddy , Alicia, y a vosotros por intentar sensibilizar y luchar para la erradicación de estos tipos de crímenes, es totalmente necesario, y a Naciones Unidas por todo lo que se refiere al respecto, incluida la protección hacia Caddy,
    es lo que hay, y es lo que dice, lo que genera…

    Gracias.

    Buen día , y éxitos.

    03 junio 2014 | 11:58

  3. Dice ser panchenko

    has llegado tarde con la nota, un tal hernan te ha ganado por varias semanas…

    04 junio 2014 | 00:56

Los comentarios están cerrados.