BLOGS

Los ojos vendados

Angelica Guzmán

Por Angélica Guzmán

Hace unos días, como es habitual, encendí el ordenador con la idea de ver con qué noticias nos despertaban, y sin duda fue desolador volver a leer por cuarta vez en esa semana como había un nuevo asesinato, un nuevo caso de violencia de género por confirmar. Lugo, Córdoba, Tenerife… diferentes puntos de la geografía española que de repente tenían un triste denominador común: haber sido testigos de una nueva víctima mortal de la violencia de género.

Portada de la Guía de Derechos de las Mujeres Víctimas de Violencia de Género. www.malostratos.org

Portada de la Guía de Derechos de las Mujeres Víctimas de Violencia de Género. www.malostratos.org

 

Desolador e indignante, pero casi aún más indignante que estos asesinatos, que esta evidente manifestación de la desigualdad que hoy en día sigue presente, es el trato que algunos medios siguen dando a este tipo de noticias. Aún podemos leer frases, o lo que es peor, titulares, del tipo ‘Una de las víctimas estaba boca abajo en un charco de sangre en el suelo y la otra en la cama en la misma posición‘, ‘Un cuchillo o un hacha, posibles armas de la muerte de dos mujeres en Cervo‘, ‘Las mujeres muertas en Cervo fueron golpeadas hasta morir en sus domicilios‘. Frases que serían más propias de cualquiera de las decenas de series televisivas sobre crimines por resolver y asesinos en serie, que de la consecuencia última de una lacra social que se hace más notoria en determinadas épocas.

Cuatro mujeres muertas en menos de una semana. ¿Qué está pasando? ¿Casualidad? ¿Efecto llamada? ¿Será la explosión tras la contención de las fiestas navideñas? Después de varias semanas de festividades, vacaciones y reuniones familiares; cuando todo eso parece que ya ha quedado atrás, cuando apenas podemos acordarnos de que hace una semana comíamos los últimos polvorones propios de tan sonadas fiestas, se destapa una secuencia de asesinatos sin freno. Fechas que debían ser de alegría y disfrute en muchas ocasiones se convierten en un caldo de cultivo con terrible final, conflictos sin resolver, obligación de mantener las ‘composturas’, la idea de familia. Fechas en las que a menudo se hace impensable una separación, momentos en los que muchas mujeres deciden permanecer en un núcleo familiar hostil ‘por el bien de los niños‘, sin saber que en mucha ocasiones este es el peor de los castigos, para ellos y para ella misma. Quizá a veces no somos conscientes de hasta qué punto las tradiciones y la cultura juegan en contra de nuestra vida, nos hacen presas de una cárcel de paredes invisibles, que nos permiten observar el mundo pero no ser parte de él, llegando al extremo de no poder ver que la llave a la libertad está en nosotras mismas, en nuestra voz, en nuestra opinión.

Angélica Guzmán es trabajadora social y psicóloga, colaboradora de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, y por encima de todo, fiel creyente de que otro mundo es posible

10 comentarios

  1. Dice ser Yesus

    http://player.vimeo.com/video/6201862
    Sólo para reflexionar sobre la forma correcta e incorrecta de conseguir la igualdad.

    Vídeo sobre la persecución del hombre en la pareja, en post de la desIGUALDAD.

    21 enero 2014 | 12:57

  2. Dice ser victor_elche

    Repito..los hombres muertos a manos de mujeres son violencia de genero¿?.Vuelves a la vision partidista..Si hay ojos vendados..que se hable de la violencia de genero en el sentido contrario..eso si que son ojos vendados

    21 enero 2014 | 13:11

  3. Dice ser Daniel L.

    menos mal que los medios están con los ojos vendados en este tema, si los llegan a abrir tendríamos un especial cada día en cada cadena.
    me pregunto qué dirán los afectados por las muertes laborales, por los suicidios o por las muertes de sin techo. ah, no, que estos no tienen colectivos ni lobbys para quejarse.
    sigo estando, por supuesto, en contra del maltrato tanto en mujeres como en hombres, y tb. sigo estando en contra de la ley contra la violencia de género y contra la del divorcio.

    21 enero 2014 | 13:36

  4. Dice ser albitaguapa2

    muy de acuerdo con Daniel L. si hay un tema que no se ignora hoy en día es este, muere mucha gente al año de forma violenta que no sale, mucho mas que mujeres, eso si al que mate a su pareja, hombre o mujer, deberia haber cadena perpetua, bueno para todo el que mate a alguien

    21 enero 2014 | 15:02

  5. Dice ser Sierra_1

    Vale que es cierto que anualmente existe el doble de muertas por violencia machista, que por violencia feminista.

    Pero de ahí ha hablar de ojos vendados… es columpiarse mucho, cuando cada muerta es titular y cada muerto es solo una esquela.

    21 enero 2014 | 15:36

  6. Dice ser caquita

    Madre mía que lavado de cerebro te han hecho hija mía. O eso o eres una hipócrita.

    21 enero 2014 | 16:38

  7. Dice ser Lenia

    Sería para reírse si no fuera para llorar. Pero quizá mejor simplemente indignarse y seguir luchando. Hay comentarios aquí que parecen indicar que da igual que mueran todas estas mujeres, o por qué las matan. Que lo importante, lo verdaderamente importante, es lo de siempre. No nos preocupemos por ellas. Total, una más qué importa. Lo que importa es si muere un hombre. Eso sí es violencia.
    Nuestra sociedad está enferma. Y es grave. Pensemos qué hacer, cuanto antes.

    21 enero 2014 | 16:53

  8. Dice ser albitaguapa2

    no lo que importa es si muere una persona. solo decimos que si un tema no se ignora es este si esta todos los dias en las noticias mas que otras causas por las que muere mas gente. que bien lenia, la sociedad esta enferma por muchas cosas, no por no pensar como tu

    21 enero 2014 | 17:53

  9. Dice ser Carla

    Y lo peor son los miles de casos de violencia diaria que sin llegar a ser mortales destrozan las vidas de tantas mujeres.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    22 enero 2014 | 07:21

  10. Dice ser Beatriz

    Violencia sobre hombres, mujeres, niños… da igual. Toda forma de violencia apesta y lo peor de todo es que estamos tan habituados a verla en las noticias y diarios que parece como algo que tiene que formar parte del mundo. Y no es así. La violencia genera violencia, sea dialéctica, física, psicológica. Hasta que no nos demos cuenta de que lo normal no es el ser violento no seremos capaces de cambiar este mundo.
    Dejemos ya de etiquetar en violencia machista, feminista o perruna. Está incrustado en nuestra cultura. Dejemos de ver normal lo que no es normal y empecemos por nosotros mismos. Tenemos los ojos vendados, por supuesto, pero sobre nosotros mismos y nuestros propios actos. Actos en los que muchas veces no nos damos cuenta de la violencia implícita que va en ellos, en formas de hablar y de despreciar a los diferentes y sobre todo, en la pasividad que sentimos hacia lo que les pasa a otros, como no es a nosotros, pues que más da. Qué mas da la cantidad de personas que mueren en las guerras!! Si allí siempre están en guerra!! Pues no, son personas con sentimientos y familia como nosotros. Si a la vecina de al lado la muelen a palos, que más da!! Es su problema!! Que ninguno de nosotros nos veamos en una situación así.

    22 enero 2014 | 11:24

Los comentarios están cerrados.