BLOGS

La estrategia de la jirafa

Por Belén de la Banda BelendelaBanda 

Hace casi 20 años tuve la oportunidad de compartir una jornada con jirafas libres en Kouré, al oeste de Níger. Desde entonces, siempre me ha emocionado este animal tan raro, y al mismo tiempo tan bello y pacífico. Las jirafas, para sobrevivir, han tomado la estrategia de crecer, de elevarse. De buscar el vegetal del que se alimentan sin competir con el resto de animales de su entorno. De mirar siempre hacia arriba y convertirse en seres que conectan la tierra y el aire, el suelo y la copa de los árboles.

Muchas de las mujeres admirables que he conocido me recuerdan a esta estrategia de las jirafas. En lugar de competir, agredir o robar (estrategias desarrolladas por otros animales con ejemplos notorios en la naturaleza), estas mujeres sobrellevan los peores problemas, y consiguen la supervivencia diaria, obligándose a crecer. Pienso en muchas amigas de África o Latinoamérica que he conocido en diferentes momentos. La mayoría de las que han estudiado lo han hecho a destiempo, fuera de edad, muchas veces por la noche, después de trabajar y atender a su familia en jornadas agotaoras de todo el día. Y así han conseguido un trabajo mejor, sin oportunidad para abandonar esas otras obligaciones que deberían ser compartidas.

Jirafa. Ilustración de AnaSara Lafuente.

Jirafa. Ilustración de AnaSara Lafuente.

Pienso en Ruth, en  la única universitaria de sus hermanos. Ruth vivía en Collique, en uno de los inmensos barrios al norte de Lima (Perú). Desde muy pequeña tuvo que trabajar en un restaurante para sacar su educación secundaria y ser un apoyo en lugar de un gasto para su familia. Y después como secretaria para pagarse la universidad, sin dejar de apoyar en casa. Su única oportunidad era llegar hasta donde no se podía. Crecer todo lo necesario. Sólo después de muchos años de esfuerzo empezaron los apoyos y las becas. Si se lo propone, su meta será la estratosfera.

Pienso en Vénéranda, que acaba de jubilarse en Rwanda. Durante toda su vida ha sido la cabeza de una enorme familia formada por sus propios hijos, y por muchas niñas y niños que han perdido a su familia en las terribles tragedias que han asolado al país en los 90, o han sido abandonados por tener sida. Con su pequeño sueldo de trabajadora y enseñando a unos niños a cuidar de otros, hacía posible que las paredes de su casa no tuvieran fronteras. Tras su jubilación, apoya a las jóvenes que tienen que vivir de la prostitución en los alrededores de Kigali, y ayuda a muchas personas con sus conocimientos de nutrición y hierbas medicinales. Sigue creciendo cuando podría sólo descansar.

Pienso en miles de mujeres que han superado en su entorno crisis, guerras, hambrunas y sequías. Y en las que intentan hacerlo ahora mismo, aquí y en todos los lugares del mundo donde el sufrimiento se reparte desigualmente, para ser más generoso con ellas. Los expertos hablan de resiliencia. Para mí, es la estrategia de la jirafa.

Belén de la Banda es periodista y trabaja en Oxfam Intermón

18 comentarios

  1. Dice ser Antonio

    Nunca se valorará en su justa medida la heroicidad femenina.
    La abnegación y el sacrificio demostrada tantas veces, no permite destacarlas.
    Yo nunca pensé que ellas lo hicieran para ser destacadas.
    Saludos.

    16 enero 2014 | 08:46

  2. Dice ser Ramopan

    Me has convencido, yo también creo que es estrategia de la jirafa.
    Un “me gusta” para ti.

    16 enero 2014 | 09:02

  3. Dice ser El Soberano

    En general me ha gustado la entrada, aunque te pregunto lo mismo que suelo preguntar a tus compañeras…

    ¿Por qué el artículo va dirigido solo a las mujeres? Estamos de acuerdo en que en la mayoría del mundo son las mujeres las que salen adelante con más dificultad, y que tiene más mérito que tiren más que los hombres.

    Muy a menudo se os olvida que sois la mitad de la especie, y que la otra mitad también tira como puede con auténtico coraje para salir adelante.

    Un ejemplo: se ha observado que gran cantidad de hombres han tenido que dedicarse a la prostitución (homosexual) para sacar adelante a sus familias desde que comenzó la crisis, incluso contrayendo ETS en el proceso. En algunos casos, incluso han acabado divorciados al enterarse la mujer, o al negarse ellos a volver a mantener relaciones para no pegárselo.

    Hay que tenerlos muy cuadrados para saber que vas a salvar lo que amas a costa de perderlo, e incluso de tu propia integridad. Y no veo que se reconozca nunca.

    No con ello resto mérito a estas mujeres, pero me parece que darles la “exclusividad” del mérito es profundamente injusto. La igualdad se consigue precisamente tratando al otro como un igual.

    De todas formas, veo una mejora respecto a artículos del año pasado, con respecto al trato a los hombres. Somos, según vosotras mismas (y según to lo veo), vuestros iguales… no vuestro enemigo.

    Tenedlo siempre en mente.

    16 enero 2014 | 09:38

  4. Dice ser susi

    Si, estas mujeres q describes aquí son admirables. Por supuesto q tb hay hombres así, pero en el caso de las mujeres, las cargas familiares suelen recaer en mayor mediad sobre ellas, no no engañemos, y no digamos en estos países donde el machismo es mucho más acentuado que en occidente. Me recuerda a mi , cd llegaba a csa a las ocho de la tarde y me ponía a estudiar como una loca, hasta las 12 , muchas veces no cenaba. Era demoledor, y eso que no tenía hijos.
    Sin embargo, auqnue sea admirable, creo q se sigue cometiendo el mismo error: ensalzar a las mujeres pq son seres abnegados que se ocupan de todos y además sacan tiempo para sus estudios. De este modo, se afianza el estereotipo de mujer abnegada, q tira del carro de las obligaciones familiares, q puede con todo. Es decir, q se afianza nuestra posición de mulas de carga, y encima ni pagá ni agradecida. Creo que lo mejor q se puede hacer para q tomen en cuenta tus reivindicaciones es simplemente dejar de hacer lo que vienes haciendo (como una huelga). Si se valora a estas mujeres (por mucho mérito q tengan) lo que hacemos es q ellas sean un modelo a seguir. En cambio si nos ponemos en huelga (de natalidad, de tareas domésticas, de cuidados, entonces ahi se empieza a valorar. El ser humano es egocista y desagradecido por naturaleza y tiende al abuso, y en no pocas ocasiones solo valora lo que tienen cd les falta. El hecho de que durante toda la historia hayamos sido las fregonas y las niñeras de los hombres y de la sociedad es precisamente pq hemos seguido haciendo aquello q la sociedad esperaba de nosotras. Si desde el principio no hubiéramos tragado con todo, ahora la historia sería otra historia. Y lo peor de todo: cuando una mujer saca los pies del tiesto y se niega a pasar por el aro, quienes más la critica quienes son??? Las propìas mujeres¡¡¡¡. No soportan q una sola decida no pringar con asuntos “típicamente femeninos”. Es algo así como “si todas tragamos con esto, tu también”, en vez de plantarse y decir “no traguemos ninguna”.

    16 enero 2014 | 10:12

  5. Dice ser Surrender Never Never

    El Soberano: yo veo que el artículo va dirigido a todo el mundo que quiera leerlo, no a las mujeres. Nadie ha dicho que los hombres sean enemigos. Son parte de los problemas y parte de las soluciones. Por eso hay muchas situaciones que está muy bien hacer visibles en artículos como éste para que distintas personas las asuman y tomen diferentes medidas.A mí me ha gustado.
    Me parece que los ejemplos que cita la autora, y muchos otros que yo conozco, añaden al esfuerzo en el trabajo, el estudio o la actividad asociativa, el esfuerzo añadido de ser responsables de su familia y su casa, unas veces en soledad por viudedad o abandono y otras veces por falta de apoyo de sus parejas. Es un factor añadido que afecta especialmente a las mujeres. Está bien que lo cuente así.

    Respecto al caso que citas, es curioso preocuparse sólo de la prostitución a la que se ven obligados los hombres. Es terrible, pero reconocerás que es un caso minoritario, y la situación de explotación sexual por la pobreza afecta a muchas más mujeres que hombres, ahora y durante muchísimos años. Y aún es peor la de los miles de mujeres explotadas sexualmente por mafias de la trata de personas.

    Es una situación, como decía terrible para cualquier persona que se vea sometida a ella, que no se produciría si nuestras sociedades hubieran tomado medidas para afrontar estas situaciones de extrema necesidad cuando aparentemente sólo afectaba a las mujeres. Nunca debemos aceptar que una persona se vea sometida a la explotación sexual, y las instituciones, las personas, las organizaciones, debemos trabajar para que ese caso no se produzca.

    Y tanto en el caso que citas como en el de las mujeres explotadas sexualmente, reconocerás que los clientes -los que mantienen vivo el negocio para su propio interés- son hombres. Así que vuelvo a mi primer párrafo del comentario. Son muchas las personas que pueden tomar nota, tomar decisiones, y remar en la dirección correcta.
    Más jirafas y menos leones, jajaja…

    16 enero 2014 | 10:32

  6. Dice ser aurora

    Aplausos para Susi, totalmente de acuerdo; ya basta de ser super womans, de intentar dar lástima (porque al final es lo que damos realmente), en un momento dado te lo reconocen: dos palmaditas y ¡ale! sigue sigue, que tu puedes con eso y mas.
    Pues no Señor, habría que plantarse, dejar de pringar y sobre todo no machacarnos entre nosotras; somos nuestras peores enemigos en todos los ámbitos vitales, nos ponemos a parir hasta por la forma de traer nuestros hijos al mundo o cómo alimentarlos….¡lamentable!

    16 enero 2014 | 10:53

  7. Dice ser YO

    Ni idea de lo que quieres transmitir pero de Genética y Evolución no controlas mucho: las jirafas no tienen el cuello largo porque lo estiren, sino que las que hace millones de años tenían el cuello un poco más largo sobrevivían porque eran más aptas, y así durante mucho tiempo han llegado a donde están. Quiero decir que que las jirafas tengan el cuello tan largo no es mérito suyo, es resultado de la genética y la evolución.

    Te aseguro que los hijos de las mujeres-jirafa esas que hay en Asia nacen con el cuello corto y los de las japonesas (¿o eran chinas?) a las que antiguamente les vendaban los pies nacían con los pies normales, no atrofiados…

    16 enero 2014 | 11:00

  8. Dice ser Victor

    @susi:

    “El hecho de que durante toda la historia hayamos sido las fregonas y las niñeras de los hombres y de la sociedad es precisamente pq hemos seguido haciendo aquello q la sociedad esperaba de nosotras.”

    Siempre lo mismo, como si los hombres hubiesen estado de risas en grandes clubes de gentlemen tomando brandi mientras las mujeres eras “sus fregonas”. Igual te parece divertido o agradable pasar 12 en una mina o en una construcción, y no me refiero a hoy en día, que también. La mortalidad del hombre ha sido históricamente brutalmente alta comparada con las mujeres, porque tocaba hacer los trabajos que requerían mayor desgaste físico, fuerza y riesgo. No por una cuestión de hombría, sino de eficiencia: si cargas mas peso, cobras mas, así de simple. Suma le el hecho de que si hay guerra, a quien van a reclutar sera a un hombre, con lo cual en caso de conflicto bélico, la posibilidad de morir aumenta exponencialmente si se es hombre. No parece que el machismo comportase demasiadas ventajas al hombre normal.

    Sin embargo esto se olvida y se dibuja al hombre medio de siglos pasados como un acomodado abusando de una relación de poder respecto a su mujer que estaba en casa cuidando de los críos y atendiendo las tareas del hogar. Sin embargo, no le veo ventaja ninguna a esos trabajos y a esa mayor incidencia de muerte prematura debida al mismo.

    Tomando tu frase me gustaría adaptarla al caso masculino en la historia:

    “El hecho de que durante toda la historia hayamos sido los mulos de carga y los guardaespaldas de las mujeres y de la sociedad es precisamente pq hemos seguido haciendo aquello q la sociedad esperaba de nosotros.”

    Pero es que cada sociedad tiene sus equilibrios (lo que no significa que sea justo o no) y no creo que hablar en términos de subyugación sea justo, porque no ha sido exactamente así. Afortunadamente la sociedad lleva cambiando mucho tiempo (y si, gran parte gracias a movimientos sociales mayoritariamente femeninos) y las cosas van cambiando hacia situaciones mas justas y equitativas. Así que reafirmo lo que ha dicho El Soberano en un comentario antes: Somos, según vosotras mismas (y según lo veo), vuestros iguales… no vuestro enemigo.

    Solo así llegaremos a una sociedad mas justa para todas y todos.
    Y por cierto, me gusta el símil de la estrategia de la jirafa. Y pienso que ha habido muchísimos hombres también (y sigue habiendo) que hacen gestas semejantes por sus familias y amigos que las relatadas aquí. Buen articulo.

    16 enero 2014 | 11:48

  9. Dice ser Subastadeocio.es

    Hola,
    Nos ha encantado este artículo, y la relación de la estrategia de jirafa con la mujer, enhorabuena!!: http://goo.gl/Rmvxwf

    Saludos

    16 enero 2014 | 12:13

  10. Dice ser aurora

    Es que lo de la estrategia de la jirafa para alimentarse es una forma de hablar, por supuesto que es una acomodación genética frente al medio, no por pingarse todos los días las fue creciendo el cuello…

    Por otro lado, soy de las que piensan que hombres y mujeres NO somos iguales, ni a nivel físico ni a nivel emocional, pero eso no significa que nos exclavicen o lo que es peor, nos exclavicemos nosotras mismas y por eso y para que eso no ocurra, hemos de espabilarnos y no tirar piedras contra nuestro propio tejado.
    Reconocimientos los justos, porque sino, nos animamos y seguimos en nuestro rol de mulas.

    16 enero 2014 | 13:20

  11. Dice ser susi

    Victor:
    Ciertamente los hombres han sufrido muchas injusticias a lo largo de los siglos (normalmente perpetradas por otros hombres más poderosos, dicho sea de paso). Es evidente que un hombre pobre tenía una vida peor q una mujer acomodada. Pero eso es una cuestión de clases sociales. Sin embargo, dentro de la misma clase social, las mujeres siempre tienen menos poder y siempre cargan con más reponsabilidades familiares q los hombres, su situación es más subordinada respecto a ellos. Por otra parte, las mujeres pobres jamás se han librado de los trabajos duros: en las minas, en los campos, en las fábricas (leer cualquier texto de la revolución industrial). Y además de eso, criaban a los niños, eso siempre lo han hecho ellas, y antes no se tenían uno o dos como ahora, sino 6 o 7. Mi abuela decía que su madre (mi bisabuela) siemrpe había trabajado mucho más q su padre (mi bisabuelo), ya que no sólo araba los campos, sino que preparaba la comida para toda la familia y se ocupaba de los asuntos domésticos. (una casa de entonces no tenía lavadora ni nada de eso como las de ahora). Esa idea de q las mujeres sólo han estado en casa haciendo sopitas y esperando al marido a que llegase del trabajo es una visión muy limitada, ya que sólo corresponde a los países occidentales a las clases medias y medias altas. Ciertamente estas mujeres tenían una vida más cómoda que las de otros estratos inferiores. Pero era una jaula de oro: eran como eternas menores de edad, dependía completamente de sus maridos, hasta que empezaron las primeras feministas a estudiar y luchar por hacerse hueco el la vida profesional.
    TE recuerdo que la ley en España, hasta 1975 prohibía a la mujer casada trabjar sin permiso de sus marido, abrir una cuenta o administrar sus bienes. Tampoco podía divorciarse, con que si el marido la trataba mal, a aguantar pq ni la ropa q llevaba puesta era suya. Y esta ley valía para pobres y ricos.
    En resumen, nos es q los hombres hayan tenido una vida regalada. Pero dentro de la misma clases social, las mujeres siempre están subordinadas a los hombres, estos es evidente. Ahora a nivel legal no, pero en la práctica vemos como el poder sigue en manos mayoritariamente masculinas, como las mujeres son despedidas por tener hijos o se les deniega un ascenso por ello, mientras q los hombres no tienen eses probelma.

    16 enero 2014 | 16:19

  12. Madre y maestra
    La madre también debe velar por el bienestar emocional de sus hijos. Ella desempeña un papel fundamental en lo que tiene que ver con enseñarles cualidades como el amor y el afecto, lo cual puede ser tan importante como satisfacer sus necesidades físicas. Para que el niño llegue a convertirse en un adulto equilibrado, necesita crecer en un ambiente acogedor y estable. De nuevo, el papel de la madre es crucial. En el libro The Developing Child (El desarrollo del niño), Helen Bee escribe: “La madre afectuosa se preocupa por su hijo, le demuestra cariño, frecuente o regularmente antepone las necesidades de este a las suyas, manifiesta entusiasmo por lo que él hace, y responde con sensibilidad y empatía a sus sentimientos”. Los niños que han recibido esa clase de amor de una madre afectuosa tienen el deber de demostrar su agradecimiento (Proverbios 23:22). Mediante la lactancia, muchas madres rodean a sus hijos de un ambiente de afecto desde que nacen. Particularmente en el caso de las madres pobres, la leche materna es un regalo de inestimable valor que pueden dar a su recién nacido. Además de alimentar y tratar con ternura a sus hijos, la madre suele ser su principal maestra. “Escucha, hijo mío, la disciplina de tu padre, y no abandones la ley de tu madre”, aconseja la Biblia, aludiendo a la importante función que desempeña la madre en la educación de los hijos (Proverbios 1:8). Es mayormente la madre, o la abuela, quien enseña con paciencia al niño a hablar, a caminar, a efectuar tareas domésticas y muchas cosas más.

    17 enero 2014 | 06:45

  13. Madres que superan las dificultades

    17 enero 2014 | 06:48

  14. El hombre y la mujer oyen de manera diferente
    Un equipo de investigadores ha llegado a la conclusión de que las mujeres utilizan en la audición ambos hemisferios del cerebro, y los hombres, solo uno, informa Discovery.com News. Se sometió a veinte hombres y veinte mujeres a un escáner cerebral mientras escuchaban la lectura grabada de un libro. El estudio reveló que los varones escuchan principalmente con el lado izquierdo del cerebro, relacionado con el oído y el habla, mientras que en las mujeres se detectó actividad en ambos hemisferios. El doctor Joseph T. Lurito, profesor adjunto de Radiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, comenta: “Nuestras investigaciones hacen pensar que el proceso del lenguaje no es el mismo en hombres y mujeres, lo cual no significa necesariamente que el rendimiento sea distinto”. Otra serie de investigaciones parecen indicar que las mujeres “tienen capacidad para atender a dos conversaciones al mismo tiempo”, agrega el doctor Lurito.

    17 enero 2014 | 06:55

  15. Del mito a la realidad
    En algunas partes del mundo, los medios de comunicación pintan a la “mujer ideal” como una profesional exitosa que gana un buen sueldo, viste bien y se siente segura de sí misma. Al llegar a casa, todavía conserva energías para resolver los problemas de sus hijos, corregir las equivocaciones de su esposo y encargarse de cualquier desastre en el hogar. ¡Con razón hay tan pocas mujeres de carne y hueso que puedan reflejar esta imagen! En la vida real, muchos de los empleos que se les ofrecen a las mujeres son monótonos y relativamente mal pagados. Algunas se sienten decepcionadas, pues ven que su empleo no les permite explotar al máximo sus aptitudes. El libro Social Psychology señala: “A pesar de los avances hacia la igualdad, los hombres siguen ocupando los empleos mejor remunerados y de más autoridad. Por lo tanto, las mujeres cuya autoestima gira en torno a su empleo están en clara desventaja”. El periódico español El País informa: “En el caso de las mujeres, se calcula que tienen tres veces más probabilidades que los hombres de sufrir ansiedad provocada por el estrés, debido a que aún hacen en su gran mayoría doble jornada laboral: en el trabajo y en su casa”.

    17 enero 2014 | 07:05

  16. Dice ser El Soberano

    @Surrender Never Never

    Aunque tarde, te contesto con una sola frase:

    “La diferencia entre las mujeres y los hombres explotados sexualmente es que las mujeres tienen quienes las defiendan”

    Afortunadamente hay asociaciones que defienden a las mujeres explotadas. Lo que defiendo yo es que alguien repare en que existen minorías de hombres explotados (maltratados, sexualmente, laboralmente), a las que nadie defiende.

    Con mis comentarios NO excluyo a las mujeres explotadas: incluyo a los hombres olvidados.

    Un saludo y espero que las conversaciones sigan por este camino: hablando se entiende la gente

    17 enero 2014 | 08:23

  17. Dice ser Surrender Never Never

    Pues mira, @Soberano, creo que efectivamente el tono de la conversación es amable y respetuoso, lo cual es un punto y se agradece. Pero si lees un poco, las leyes que protegen a las víctimas de explotación sexual y trata de personas no distinguen entre hombres y mujeres, como no puede ser de otra manera.
    http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/140000-144999/140100/norma.htm
    Lo que sí es cierto es que quienes atienden a las víctimas de estas situaciones se han dado cuenta de que afectan muy mayoritariamente a las mujeres y que hay que intervenir de acuerdo a las necesidades de este colectivo, pero incluso los especialistas en violencia de género, cuando van a hablar de personas afectadas por explotación sexual, tampoco hacen distinción en sus manuales.
    http://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/tratadeMujeres/Deteccion/Docs/HerramientaDeteccionTSHexplotacionSexual.pdf
    Es una buena cosa que se ayude a las víctimas y se trate de acabar con estos delitos, por más que están demasiado extendidos en nuestra sociedad ‘desarrollada’.
    En este caso, que los hombres afectados sean una minoría quiere decir que las mujeres son las que lo sufren en su mayoría.

    17 enero 2014 | 14:36

  18. Dice ser Dani

    Bonito post que demuestra lo grande que puede llegar a ser el ser humano,y en este caso, las mujeres, a las cuales desde siempre no se le reconoce el esfuerzo que hacen a lo largo de sus vidas,admirable.

    Un saludo, y a seguir creciendo 😉

    18 enero 2014 | 17:26

Los comentarios están cerrados.