BLOGS

La mutilación genital femenina

Por Mimi Jiménez Mimi-Jiménez-e1387281310888

Cada año, tres millones de niñas corren el riesgo de sufrir una mutilación genital. Y, en el mundo, ya hay 140 millones de mujeres que han padecido la extirpación parcial o total de sus genitales externos cuando eran niñas. Se trata de una práctica firmemente arraigada en la tradición africana y extendida en cerca de 25 países del continente. Muchas veces la ablación se hace por motivos religiosos, basándose en la creencia errónea de que se trata de un precepto del Islam, o como rito de iniciación a la edad adulta. Sin embargo, la razón principal que se esconde detrás de esta costumbre es sin duda la férrea voluntad de controlar el cuerpo de las mujeres.

Las consecuencias de esta terrible práctica son irreversibles además de inhumanas: infecciones que pueden provocar la muerte, menstruaciones dolorosas, partos difíciles, incontinencia urinaria, coitos dolorosos, etc.… sin hablar del profundo trauma que sufren las niñas al verse sometidas a tan cruel tortura.

En España- desde julio de 2005- una ley permite a los tribunales españoles perseguir delitos de mutilación genital femenina. Cataluña, Andalucía y Aragón son las zonas donde se concentra el mayor número de casos. La mutilación genital femenina se hace en la clandestinidad, y aumenta al finalizar el curso escolar, cuando las familias inmigrantes aprovechan para ir de vacaciones a su país de origen, donde se somete a las niñas a esta práctica.

Para una visión esperanzadora del tema, os recomendamos la película Moolaade, del conocido cineasta senegalés Ousmane Sembene. Ambientada en un pequeño pueblo de Burkina Faso, la cinta relata la historia de una mujer que se enfrenta a toda la comunidad al acoger bajo su protección (moolaade) a cuatro niñas que deben someterse “al rito de su purificación”. Siete años antes, Collé Ardo ya se había opuesto a la ablación genital de su propia hija. Esta vez, su valentía da pie a una auténtica revolución.

Cartel de la película Mollande

Cartel de la película Moolaade, dirigida por Ousmane Sembéne

Os dejamos también con este poema que transmite todo el dolor de la somalí Abdi-Noor H. Mohamed:

El nacimiento de un bebé debe ser una bendición
Pero el mío fue poco menos que una maldición
El rostro de papá no se iluminó Los tambores no hicieron ruido
No hubo disparos. Ninguna ceremonia se llevó a cabo
El recién nacido era yo. Soy una chica
En mi cultura, el género cuenta.
Una chica no es tan bienvenida como un niño
Aumentar los camellos en los pastizales
es la más alta prioridad de la familia
Ellos creen que una chica no tiene manos
ásperas que combatan contra los enemigos
es la más alta prioridad de la familia
Ellos creen que una chica no tiene corazón para
La reconciliación tras un conflicto
Es la más alta prioridad de la familia
Ellos creen que una chica no tiene cabeza
A los cinco años tuve que enfrentar lo peor
Un corte de cuchillo en mis genitales
Una partera me circuncidó
Me cosió, me infibuló.
Donde yo tenía un clítoris
Tengo una cicatriz negra ahora
¿Por qué me causaron ese dolor?
Este verdadero dolor de las culturas primitivas
Llorando estoy, en cada etapa de mi vida
Mamá y papá, ¿no soy una hija?
Querido hermano, ¿no soy una hermana?
Querida humanidad, donde quiera que estés
¿No soy un ser humano?
Lágrimas, lágrimas, lágrimas

 

Mimi Jiménez es feminista convencida, con ánimo de sensibilizar y contagiar a ese sector ciego a las desigualdades de género para que abra los ojos de una vez y actúe en consecuencia.

2 comentarios

  1. Dice ser Puri

    Solo las mujeres pueden pararlo, son ellas las que se mutilan entre sí.
    La lucha es pues, para ellas y contra ellas.
    Siempre he pensado que somos las mujeres nuestros peores enemigos, aceptamos estas barbaridades, y desde fuera, culpamos a los hombres de lo que nosotras mismas asumimos como ¿normal, tradición, religión?.
    Supongo además, que las mayores defensoras de estas aberraciones y que a su vez son las que realizan las mutilaciones, lo hacen con cierto resentimiento hacia las de su género (si yo lo padecí, tu también).

    20 diciembre 2013 | 11:37

  2. Dice ser noelisma

    ¡Qué horror! ¿quién permite una cosa así?

    20 diciembre 2013 | 12:09

Los comentarios están cerrados.