BLOGS

Juliana, mujer sin patria

 Por Susana ArroyoSusana Arroyo

“Tiene usted apellidos sospechosos”. Eso le dijeron a Juliana los funcionarios de la oficina donde fue a solicitar su documento de identidad hace unas semanas. Allí mismo le arrebataron la documentación y desde entonces le cambió la vida: no puede ir al banco ni hacer trámites públicos, no puede conseguir empleo ni acceder a servicios de protección social.

“Yo lo que necesitaba era declarar a mis cuatro hijos, sin documento de identidad no puedo declararlos y la profesora me ha dicho que va tener que sacarlos de la escuela porque no pueden seguir sin acta de nacimiento”, explicaba Juliana a la prensa dominicana.

Deguis Pierre. Esos son sus apellidos, ambos haitianos, reveladores de su origen pero no su nacionalidad: ella es dominicana. Nació ahí y de ahí se siente, el Estado dominicano la declaró ciudadana y le entregó la documentación que la acredita como tal.

Pero podría quitársela a ella y a otras 200.000 personas que se verían afectadas por una sentencia que les retiraría la nacionalidad a través de lo que el Estado dominicano ha llamado “programa de rescate y adecentamiento del Registro del Estado Civil”. La medida afectaría sobre todo a hijos e hijas de padre y madre haitianos y ha sido considerada contraria al derecho a la igualdad y la no discriminación de la Constitución Dominicana y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Según la sentencia del Tribunal Constitucional, los cuatro hijos de Juliana tampoco tienen derecho a la nacionalidad dominicana debido a que el estatus migratorio de sus progenitores es irregular en el país. © Orlando Ramos. Publicada por “La lupa sin trabas”

Según la sentencia del Tribunal Constitucional, los cuatro hijos de Juliana tampoco tienen derecho a la nacionalidad dominicana debido a que el estatus migratorio de sus progenitores es irregular en el país. © Orlando Ramos. Publicada por “La lupa sin trabas”

Cuando hablan de “rescatar y adecentar” el Registro Civil, hablan de revisarlo para listar a todas las personas que desde 1929 fueron declaradas dominicanas, pero cuyos progenitores no puedan probar que su situación migratoria en el país era regular cuando declararon a sus hijos.

“Tengo 28 años y nunca he ido a Haití, ni una sola vez (…) a lo mejor porque me vieron el color negro pensaron que yo era haitiana, pero les dije que yo no soy haitiana, que mi mamá me parió aquí y que éste es mi país”, decía Juliana a otro medio local.

El despojo de la nacionalidad a miles de personas les aniquilará civilmente al eliminarles, a ellas y a sus hijas e hijos, no solo sus derechos civiles sino también su capacidad para ejercer sus derechos sociales, económicos y culturales. Carecer de documentos de identidad limita todos los ámbitos de la vida de las personas desde el cambio de un cheque o la compra de una casa; hasta su derecho al voto, a la protección social o ir a la escuela.

El Estado dominicano puede determinar soberanamente las condiciones para adquirir la nacionalidad, pero deberían hacerlo protegiendo siempre los derechos fundamentales de las personas y cumpliendo los llamados de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

¿Cuántas mujeres habrá como Juliana? ¿Cuántas hijas, nietas, bisnietas de migrantes haitianos, que luego de tener nacionalidad dominicana ahora podrían quedarse sin ninguna?

Susana Arroyo (@suarroyob) es responsable de comunicación de Oxfam en América Latina. Tica de nacimiento, vive en Lima. Quiere que cambiar el mundo nos valga la alegría, no la pena.

5 comentarios

  1. Dice ser pepa

    Los problemas de los demás siguen siendo delos demás, lo que le pase no es mi problema.
    España ya tiene los suyos.

    07 noviembre 2013 | 09:34

  2. Dice ser Pais Soberano

    Un pais tiene el derecho de quitar la nacionalidad a cualquier extranjero nacionalizado. Eso vale para la República Dominicana, para España, y para cualquier pais soberano.

    07 noviembre 2013 | 09:44

  3. Dice ser En movimiento

    ‘País Soberano’ comentando sin tener ni pajolera idea, ¿verdad?. Los ‘países’ son construcciones sociales y no tienen derechos por sí mismos sino en representación de sus ciudadanos: es más, tienen la obligación de garantizar los derechos de los ciudadanos. Y en República Dominicana, como en Estados Unidos y en toda Latinoamérica, son ciudadanos de pleno derecho los nacidos en el territorio. Esta mujer no puede ser extranjera porque nunca ha pisado otro país que no sea la República Dominicana. Y según las leyes, tiene derecho hasta a ser Presidenta de la República si se presenta y es elegida.
    Así que esta medida no tiene ninguna justificación, y tu racismo tampoco.
    Y a República Dominicana se le caerá el pelo en la Corte Interamericana, así que será mejor que dé marcha atrás cuanto antes.

    07 noviembre 2013 | 09:55

  4. Dice ser Armando Gonell

    Susana Aroyo, yo no soy periodista pero según se el periodismo
    Debe basarse en los estudios de pruebas y análisis para luego emitir
    Una opinión concisa, léase la sentencia en la cual establece las vías
    O procedimientos para obtener una nacionalidad dominicana, estudiela
    Y luego emita su opinión. República Dominicana no ha violado ningún derecho
    Vaya e investigue a fondo el tema haitiano in sito. Viva República Dominicana!!

    07 noviembre 2013 | 10:14

  5. Dice ser Armando Gonell

    “En movimiento” que equivocado estas, pasate por España pa que veas lo que es estar ilegal. El problema haitiano no es nuestro, es de las súper potencias que pa sacarse esa espina ultilizan esto para hablar de “racismo”. Hay que mirar la estadísticas. Las mayorías de haitianos en República Dominicana son ilegales y tienen hasta ahora derecho a la educación y sanidad. Y sobre todo decirte que esa ley va y seguirá siendo así porque cada país está en todo el derecho de desarrollar las normas y procedimientos emigratorios, no se nos caerá el pelo como dices porque sencillamente ninguna ley internacional estará por encima de un pueblo y ya el pueblo dijo SI A LA SENTENCIA CONSTITUCIONAL. No te dejes amañar. Lean la sentencia y verán que lo que ahi se dice no tiene nada que ver con racismo, sino con normas y procedimientos para obtener la nacionalidad. También lee un poco de la constitución haitiana que dice que los haitianos son haitianos aunque hayan nacido en otro territorio. Ósea que la nacionalidad que Juliana tiene es haitiana, no se queda sin nacionalidad!

    07 noviembre 2013 | 15:13

Los comentarios están cerrados.