BLOGS

Cien mil seguidores para Nativel

Por Belén de la Banda  @bdelabanda

Soy fan de Nativel Preciado. Esto es una contradicción, porque el propio estilo de Nativel, basado en la honestidad intelectual, el rigor periodístico y en la sensatez, no admite ese tipo de admiración que habitualmente se aplica al famoseo, y que supongo que le gustará tan poco como a mí misma. Pero la verdad es que cada vez que leo a Nativel o la veo en esas tertulias de la televisión donde predican tantos personajes desnortados y desnortantes, no puedo evitar sentir la admiración de quien tiene mucho que aprender. Nativel siempre ha sido actual, o moderna en el mejor sentido del término, independientemente de la edad que tuviera en cada momento.

@NativelPreciado

Portada del libro de @NativelPreciado Si yo tuviera 100.000 seguidores

Un ejemplo es su libro Si yo tuviera 100.000 seguidores: incluso para recopilar sus propios recuerdos y experiencias, Nativel echa mano de un ‘asesor científico’ que la conecta con las causas y evidencias objetivas de los temas que plantea. Con humor, con ironía, y sobre todo con sentido común (esa cosa tan rara de encontrar en estos tiempos), pero también con una ternura y un compromiso que son raros de ver en nuestro entorno mediático, Nativel comparte algunas experiencias profesionales y personales que deberían estudiarse en primero de carrera. De cualquier carrera (no sólo de periodismo). Ahora estamos viendo cómo la honradez, esa humilde y poco prestigiosa palabra, se vuelve objeto de primera necesidad en cualquier profesión.

@NativelPreciado

Nativel Preciado

Querría citar el libro entero, pero voy a elegir un pasaje que me parece especialmente relevante para muchas mujeres en estos tiempos. Entre los 30 y los 40 años, la autora recibió numerosas ofertas profesionales. Decidir es renunciar: a una corresponsalía, a algunos viajes, a hacer carrera política, a ganar más dinero. ‘Dicen que el éxito no consiste en ser el mejor, sino en lograr lo mejor de uno mismo’. Renunció también a uno de esos cargos de pisar moqueta, con coche, secretaria, despacho con ventanales y todos los signos y evidencias del poder establecido.

Cuando, años después, recuerda esa renuncia, Nativel repasa todas las cosas del ámbito personal, profesional e incluso artístico, que hubiera perdido si hubiera aceptado la oferta. Aún así, no se ha arrepentido nunca de renunciar a todo eso. Lo que más pesa está en la familia, pero también el amor a una profesión tan importante como desprestigiada en estos tiempos: el periodismo.

‘Incluso ahora, cuando tú misma admites que está tan desprestigiado, ¿no te gustaría dejarlo definitivamente?’, le pregunta su asesor científico y amigo, Jonás.

‘Me temo que antes me dejará él a mí. Ni el periodismo ni yo somos los que fuimos. No me hagas caer en la melancolía’, le contesta Nativel.

Para mí que ella siempre es la que fue, y siempre fue la que es ahora, y es lo que le permite haber pasado del papel pautado con hoja de calco embutido en una clásica máquina Remington a tener casi 20 mil seguidores en twitter. La calidad y el trabajo bien hecho resisten bien en todos los soportes, sólo que es imprescindible un esfuerzo titánico para mantenerlos. Y una inmensa curiosidad y compromiso para no dejar de preocuparse por lo que ocurre a su alrededor y, como hemos tenido ocasión de comprobar tantas veces, en cualquier lugar del mundo.

Así que espero que todos demos un empujón para que Nativel llegue a los 100.000 seguidores en twitter. Y si puede ser, más. Porque no todo en el mundo fan tiene que ser Lady Gaga o Justin Bieber…

Belén de la Banda es periodista y trabaja en Intermón Oxfam

1 comentario

  1. Dice ser albitaguapa2

    ahora mismo voy….

    03 octubre 2013 | 11:43

Los comentarios están cerrados.