BLOGS

¿Niño o niña?

Por Belén de la Banda @bdelabanda

Es una de las preguntas más corrientes que hacen las personas que no te conocen cuando te ven con un bebé. Con un bebé que no lleve pendientes ni esté vestido ostentosamente de rosa, por supuesto. Cualquiera cree tener derecho a formular esta pregunta ante el bebé, en un parque, o en una tienda. Muchas veces me ha resultado una pregunta molesta: ¿quiere decir que según la respuesta, algo tiene que ser diferente? Si no es evidente la diferencia, ¿no es demasiado pronto para empezar a ‘distinguir’?

Ésta ha sido una de las cuestiones a las que he dado vueltas durante el verano. En Alemania, un cambio normativo permite que la madre y el padre no asignen inmediatamente sexo a su bebé recién nacido. En muchos casos, existen dudas, y la obligación de asignar un sexo a la persona recién nacida conlleva una serie de penalidades (desde trámites legales hasta complicadas operaciones) y genera sufrimiento a lo largo de toda la vida de un ser que no tiene la oportunidad de decidir por sí mismo.

Portada de la novela 'Donde nadie te encuentre' de Alicia Giménez Bartlett.

Portada de la novela ‘Donde nadie te encuentre’ de Alicia Giménez Bartlett.

La noticia me pilló acabando de leer la historia de Florencio Pla Meseguer, el guerrillero antifranquista conocido como ‘La Pastora’ en torno al cual gira la galardonada novela ‘Donde nadie te encuentre’, de Alicia Giménez-Bartlett. La novela no me gustó tanto como esperaba, pero los pasajes en los que la autora reconstruye la trayectoria de La Pastora resultan muy significativos para entender de qué problema estamos hablando. Cuando nace, ante la dificultad para identificar con claridad sus órganos sexuales, su familia decide inscribirla como mujer, para protegerla de la exposición al servicio militar. La asignación equivocada conlleva, en unos años de enormes sufrimientos y penurias, una vida de marginalidad, porque desde muy pequeña Teresa necesita aislarse de las burlas y críticas por su condición. Nunca se sintió mujer, y su diferencia sumió su vida en la marginalidad. Hasta que se enrola en el grupo de guerrilleros como un hombre más, y se acaban las burlas.

Hoy en día, cuando existen peticiones para que se permita legalmente elegir el sexo de los hijos, -por no hablar de libros, webs y gurús que garantizan a los padres el método para elegir-  nos encontramos en una nueva frontera, porque hay niñas y niños que tienen derecho a abrirse camino hacia el suyo propio, cuando las cosas no son automáticas ni evidentes. Y estas niñas o estos niños tienen, independientemente de su sexo, el mismo derecho a ser felices que los demás. 

 

Belén de la Banda es periodista y madre de familia numerosa. Trabaja en el equipo de comunicación de Intermón Oxfam

6 comentarios

  1. Dice ser yonomebajo

    Muchas veces la pregunta es por el propio lenguaje. Si queremos decir que es muy guapo, queda mal decir qué guapo es, cuando es una niña (de hecho he llegado a oir: “pues es una niña, no la ves o qué?”). No es cuestión de distinciones extras, será que el propio lenguaje nos obliga a añadir una O o una A según el caso.

    02 septiembre 2013 | 10:28

  2. Dice ser Javier

    Uhmmm… ¿tal vez porque el 99’9995% de los casos es niño o niña? (http://es.wikipedia.org/wiki/Intersexualidad)

    No dudo que en el futuro se podrá preguntar si es “niño/niña/asex/bisex/robot/etc.” pero de momento, hacer de la anormalidad algo normal pues es algo que por mucho que se intente no se va a conseguir.

    Lo de Alemania es otra cosa, infórmese vd. bien.

    PD. Intermón Oxfam debería dedicarse a cuestiones importantes que afectan a gran parte de la población, como la pobreza, no a excepciones.

    02 septiembre 2013 | 11:00

  3. Dice ser Alex

    Esto me parece una tontería. ¿Que mas da que te pregunten? Un bebe no se distingue a simple vista normalmente si es niño o niña. La gente lo hace sin mala intención. Igual que preguntan cuanto tiempo tiene etc.

    La cuestión es ser rebuscado. Si tienes colita eres un niño y de lo contrario eres niña. Creo que confundes las cosas. Las frustraciones futuras vendrán por otras cosas. Sobre todo por la sociedad en la que viva.

    02 septiembre 2013 | 11:04

  4. Porque si es niña y no lleva pendientes, pueden atacar con las preguntas tipicas de
    ¿Y por qué no lleva pendientes?¿No se los vais a poner? No espereis mucho que luego le duele más

    y cosas así.

    Y por supuesto, si saben que es niña podrán decirle todo en femenino y cosas delicadas, mientras que si es niño, seran del tipo “que grande esta”, “que fuerte se esta poniendo” y por el estilo

    XD

    02 septiembre 2013 | 13:00

  5. Dice ser mari mar

    Muy bien Belén, me ha gustado el post.

    A los demás….no habéis entendido el post, o simplemente no tenéis sensibilidad.

    02 septiembre 2013 | 13:27

  6. Dice ser Lola

    Creo que con esta manía de que todo tiene que ser políticamente correcto nos estamos poniendo muy tisquismiquis. A mí me daba igual que me preguntaran si era niño o niña, al principio no le puse pendientes, terminé haciéndolo porque mis suegros le regalaron unos pendientes con mucha ilusión y me pareció mal hacerles el feo, ahora que mi hija es una persona adulta apenas se los pone, más que nada porque practica deportes y también por su trabajo en que no debe de llevar nada que cuelgue.
    Creo que a veces vemos fantasmas donde no los hay.

    02 septiembre 2013 | 13:30

Los comentarios están cerrados.