BLOGS

Larga vida a las superheroínas

Por Lupe Blissettlupeblissett_01

Fuerte, independiente y autosuficiente; pero también de complexión perfecta, vestida con ropa sexy y con cierta fijación por el bondage. Desde mi perspectiva de joven europea nacida en los 80 se me hace difícil ver en Wonder Woman un modelo de feminismo. No tengo que esforzarme mucho para encontrarle algunos peros. Sin embargo, millones de niñas, jóvenes y adultas estadounidenses de los años 40 solo tuvieron acceso a un modelo de feminidad poderosa: la Mujer Maravilla.

 

 

El documental ‘Wonder Women! The Untold Story of American Superheroines’ repasa la evolución de este y otros personajes de ficción desde una perspectiva feminista. Nacida en 1941, la Mujer Maravilla es una mezcla de amazona y diosa que decide abandonar su reino celestial para ayudar a los seres humanos a luchar contra el nazismo. Por desgracia, tras la derrota de Hitler, los editores decidieron que Wonder Woman dejara de luchar contra injusticias para dedicarse a las labores del hogar y a los romances.

Afortunadamente, la Segunda Ola Feminista consiguió en los años 70 que los editores recuperasen los valores originales del cómic. La periodista y activista Gloria Steinmen la hizo portada del primer número de Ms Magazine con un contundente “Wonder Woman For President” y un reportaje en el que instaba a DC Comics a restablecer su espíritu inicial.

 

Portada del primer número de Ms Magazine

Portada del primer número de Ms Magazine

 

En los 80 y 90, época de ‘stallones’ y actrices siliconadas, Wonder Woman cayó en un nuevo declive en el que incluso la despojaron de sus superpoderes. Por suerte, como señala el documental de Kristy Guevara-Flanagan, una nueva generación de heroínas de acción había tomado el relevo: De La Mujer Biónica a Buffy Cazavampiros; pasando por Los Ángeles de Charlie, la teniente Ripley de la saga ‘Alien’, Xena la princesa guerrera o Sarah Connor en ‘Terminator 2’.

Demasiado breve para profundizar, pero afinadísimo en el enfoque, el documental plantea uno de los grandes temas no resueltos de la ficción comercial: ¿Qué papel jugamos las mujeres, somos protagonistas o meras acompañantes, nos enfrentamos a los problemas que nos afectan o delegamos en ellos la capacidad de resolverlos porque nosotras nos somos capaces?

Que la representación de la mujer en los medios refleje de una vez por todas nuestro papel en la sociedad probablemente pasa por superar la barrera de siempre: el número de mujeres en cargos de dirección. Wonder Woman lleva 70 años cumpliendo con su parte, ahora es nuestro turno. Necesitamos más guionistas, directoras de cine, productoras y –sobre todo- propietarias de empresas de comunicación.

 

Lupe Blissett es artista.

5 comentarios

  1. Dice ser rompiendo muros interiores

    Pues para mí las verdaderas heroínas son las modelos de Playboy, de Metart y otras que despliegan belleza, naturalidad, feminidad y erradicación de tapujos humanos sobre la bella dignidad del cuerpo humano. Para quien guste de belleza masculina libre también habrá ejemplos aunque prefiero la femenina. Bellas, al natural, y se las respeta por compartir hermosa naturaleza libre.
    La belleza es lo mejor. Ellas son las que rompen los muros interiores levantados en épocas oscuras, cadenas, tabús…

    05 julio 2013 | 14:17

  2. Dice ser PiZPireta.

    Las superheroínas del siglo XXI son Sigrids que atribuyen méritos a su CaZPitán Trueno que, en realidad, corresponden a superheroínas de los siglos XIX y XX. Algunas directoras de cine, de ésas que tanto necesitamos, porque los ejemplos individuales de andar por casa no nos valen, sólo los de las que tienen cargos de dirección para arriba, han filmado piezas memorables acerca del Advenimiento de SuZPermachote. Antes de Él todo era un erial, sufragistas indefensas y a la deriva.

    Loado sea el Señor ^^

    05 julio 2013 | 14:18

  3. Dice ser Antonio

    “Necesitamos más guionistas, directoras de cine, productoras y –sobre todo- propietarias de empresas de comunicación.”

    Tener poder de comunicación se puede usar para mostrar una realidad oculta, o manipular…

    Depende del punto de vista, y los motivos que hacen llegar a las personas a esos puestos.

    Espero que no cambiemos una desigualdad por otra.

    un saludo,

    05 julio 2013 | 15:54

  4. Dice ser shop

    Tienen menos repercusión que los héroes masculinos, pero se le podría sacar un partido muy interesante.

    07 julio 2013 | 13:01

  5. Dice ser Fiero

    Antonio, pues yo creo que si las cosas están más equilibradas, habrá más diversidad. Por supuesto que tener poder de comunicación se puede usar mal o bien, pero eso es igual si lo tienen los hombres que si lo tienen las mujeres. No veo que haya más riesgo porque haya más mujeres. Incluso me parece un poco ridícula esa preocupación por cambiar una desigualdad por otra: ¿después de siglos de “la misma” desigualdad siempre y en todo, ahora nos vamos a alarmar si las mujeres se pasan una rayita del 51%, y si eso ocurre -que todavía no ocurre, seamos sinceros- saldremos gritando ¡injusticia!?
    Eso es machismo. Disfrazado de lugares comunes razonables.

    07 julio 2013 | 20:28

Los comentarios están cerrados.