BLOGS

Trabajo doméstico: ¿explotación a cambio de papeles?

Por Margarita Saldaña MargaritaSaldaña

La historia de la explotación laboral a cambio de papeles tiene infinidad de nombres, pero hoy escogemos sólo uno: Guadalupe. Guineana de 26 años, lleva tiempo ocupando uno de los lugares emblemáticos que la mano de obra española no ha cubierto durante las últimas décadas: empleada doméstica interna. Para no mezclar expectativas, conviene tener en cuenta que nos vamos a referir al trabajo de “las internas”, y que este trabajo lo vienen desempeñando fundamentalmente personas inmigrantes, en su mayoría mujeres. Algunas y algunos pensarán que exageramos; ojalá fuese así.

La negociación de la empleada doméstica sin papeles. Captura de la animación de Marcosur y Oxfam

La negociación de la empleada doméstica sin papeles. Captura de la animación de Marcosur y Oxfam

Después de una epopeya demasiado larga de contar, esta mujer consiguió un empleo “con opción a contrato”. Las condiciones iniciales eran aceptables, aunque desde muy pronto la situación comenzó a complicarse: “Empezaron pagándome 700 euros mensuales por hacerme cargo de una casa de tres pisos en la que vivían dos ancianos válidos. Al cabo de una semana, consideraron que comía demasiado y me bajaron a 650 euros; y ahora me pagan 600, sin saber por qué me han vuelto a rebajar. Después de un tiempo, me dijeron que tendría que ir también dos días por semana a limpiar la casa de la hija, que está en la otra punta de Madrid. En estos meses, la salud de los señores se ha deteriorado; además de llevar la casa, tengo que hacer de enfermera, controlarles la medicación y los aerosoles, darles masajes, bañarles, levantarme de madrugada si hace falta y quedarme de noche en el hospital cuando uno de ellos está ingresado”. Guadalupe, que en medio de todo no pierde el humor, ni la sonrisa, concluye: ‘Lo llamo Guantánamo porque esto no es un trabajo; es una cárcel, una explotación con letras grandes’.

Negociación laboral de una empleada doméstica. Animación de Articulación feminista Marcosur y Oxfam

Negociación laboral de una empleada doméstica. Animación de Articulación feminista Marcosur y Oxfam

La experiencia de esta mujer es compartida por miles de empleadas domésticas internas para quienes las recomendaciones del Convenio 189 de la OIT y las líneas maestras del RD 1620/2011  siguen siendo, en la práctica, papel mojado: más de 15 horas diarias de trabajo, sueño interrumpido, responsabilidades en aumento, reducción de salarios, exposición a riesgos laborales sin prevención alguna, imposibilidad de acceder a la negociación colectiva, inexistencia de vacaciones y falta de cobertura sanitaria son sólo algunos de los problemas más acuciantes de las trabajadoras de este sector.  Por no hablar de que tampoco tienen derecho al desempleo, ya que hasta el 2019 no se prevé la equiparación legal total del empleo doméstico con el resto de los sectores.

Ante este panorama, ¿por qué Guadalupe y tantas otras no se van? La realidad es tan compleja como la simplicidad de su respuesta: ‘porque necesito los papeles‘. Conseguir una relación laboral estable es la única vía de regularización en España a la que muchas personas tienen acceso: “Yo estaba desesperadísima cuando cogí este trabajo, y hay empleadores que se aprovechan de la desesperación de la gente. Lo he aguantado todo pensando en mis papeles”. Recordemos que el empleo doméstico continúa considerándose como un asunto privado pues, al desarrollarse en la privacidad del domicilio, no puede haber inspección de las condiciones laborales; de esta manera, las empleadas domésticas internas quedan expuestas a una gran vulnerabilidad de sus derechos.

No parecería extraño que cuando Guadalupe consiga su regularización trate de buscar otro empleo y de acercarse a un sueño dorado que, para cualquier persona, tendría que ser más bien un presupuesto básico: ‘trabajar ocho horas y tener una casita’. Es posible también que sus actuales empleadores monten en cólera y la tachen de desagradecida: ‘¡ahora que le damos los papeles, se marcha!’. Mientras los actores implicados asumen su responsabilidad en el asunto, que cada cual resuelva hacia qué lado se inclina la razón…

 

Margarita Saldaña trabaja en el Centro Pueblos Unidos, de Madrid.

Más de la mitad dedica durante esta semana un espacio destacado a conocer las situaciones de las personas que dependen del trabajo doméstico para vivir.

4 comentarios

  1. Dice ser Joker

    Y esto no lo comenta nadie ?

    Es tipico de (nosotros) los españoles , tenemos el poco suficiente dinero para pagar a algun empleado de servicio domestico y jugamos a putearlos creyendonos semidioses y comentando las putadas que les hacemos cuando nos juntamos con los amigos.
    Como va el pais no me extrañaria que los hijos de estos tuvieran que emigrar a cualquier pais en mejores condiciones que nosotros y pagar los que sus padres hicieron, en cierta manera se lo merecen.

    Gente civica y humana.

    18 junio 2013 | 10:06

  2. Dice ser Dog

    Esto es un ejemplo del asco de sociedad que hemos montado. Hablando de este tema a mi nunca se me olvidará cuando vi a la rumana que había contratado un amigo mío.

    18 junio 2013 | 12:13

  3. Dice ser Suero Salino

    Pues Joker, me temo que no lo comenta nadie porque todo el muindo sabe que es verdad. Como un templo. Como la copa de un pino. Así: no protestamos por quienes no pueden protestar. Nos falta decir ‘que no hubieran venido’, pero yo alucino de que alguien sea capaz de tener a una persona en tu casa y hacerle sufrir de esta manera. No me extraña que, a la que puedan, busquen algo mejor. Ánimo, chicas!!!

    18 junio 2013 | 13:16

  4. Dice ser cathy

    El problema es que en este país hay mucho paro.

    ¿por qué emigras a un país donde no hay trabajo ni para los nativos? Porque es fácil. Porque es el único país “rico” que hablan español y porque no se expulsa a los inmigrantes ilegales. Así de fácil.

    Si hubiera trabajo no tendría estas condiciones, pero cuando no hay trabajo, pues es lo que hay. Lo lógico es que se vayan de vuelta a su país, pero no lo harán porque allí aún cobran menos.

    Lo siento. Si yo emigro a otro país es para buscarme las habichuelas y si no las encuentro volveré a mendigar a España. Sólo faltaría que entren emigrantes ILEGALES (sino no necesitaría papeles) y que encima se quejen de que no les regalamos un trabajo cuando la mayoría de nuestro país tampoco lo tiene (no nos engañemos, por mucho lloro “feminazi”, la verdad es que las mujeres sin cualificación ni estudios no pueden optar a casi ningún otro trabajo que no sea el servicio doméstico. Los hombres en esto lo tienen un poco mejor)

    18 junio 2013 | 19:12

Los comentarios están cerrados.