BLOGS
Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘supremo’

Camps “no tomó ninguna decisión”, pero su amigo le “salva”

Quien esté libre de regalo… ¿Ha triunfado la Justicia o la hipocresía nacional?. Dicen en mi pueblo:

“Quien regala bien vende si quien lo recibe así lo entiende”

Desde luego, los dos primeros diarios de pago regalan cada día sus titulares a sus fuentes y a los ídolos de sus feligreses. Pasen y vean:

El sujeto principal para El Mundo, a toda página, es “Camps“.

El sujeto principal para El Pais, a cuatro columnas, es “El Tribunal valenciano”.

El verbo utilizado por los defensores de Camps

es “exculpar”.

El verbo utilizado por los detractores de Camps es “salvar”.

El sujeto de cada gran sumario también lleva, naturalmete, su sesgo de regalo:

En El Mundo: “El Tribunal de Valencia…”

En El País: “Dos de los tres magistrados…”

¿Quién acosa más a Rajoy? ¿Blanco o Pedro Jota?

Dice Pedro Jota Ramírez en su portada de hoy, a cuatro columnas, que:

Blanco le acosa con el 11-M y Rajoy elude pronunciarse

Sumario:

El dirigente socialista dice que el líder popular “tiene la oportunidad de pedir disculpas por todo lo que dijo e hizo”

¿Hay algo de acoso en esta frase de Blanco?

Si es así, entonces, somos millones los demócratas que “acosamos” a Rajoy para rompa ya el cordón umbilical que aún le une al Pinocho Aznar .

Aunque metió la pata más de una vez, entre el 11 y el 14-M, seguramente “acosado” por Aznar, hay que reconocer que Rajoy fue más prudente que otros al propagar las mentiras de Aznar para intentar ganar las elecciones del 14-M con una herradura dentro del guante. ¡Qué pelea tan desigual!.

En realidad, Rajoy sabe muy bien -porque tonto tonto no es- que perdió aquellas elecciones por culpa de las mentiras de Aznar ligando falsamente, y a sabiendas, a ETA con el 11-M. Aznar quiso escurrir el bulto de su responsabiliad en la invasión ilegal a Irak, que nos puso en el punto de mira de los islamistas, y le salió el tiro por la culata.

La separación clara y definitiva de Rajoy de la teoría de la conspiración en el 11-M construida por Aznar, Pedro Jota, Losantos, etc. le daría una oportunidad irrepetible para girar hacia el centro reformista, que pregona, e incluso de ganar las próximas elecciones. Mientras siga enredado en las redes pedrojoteras, sin autonomía para soltarse del lastre fatal del mentiroso Aznar , Rajoy tiene pocas posibilidades de llegar a la Moncloa. Se aleja la aternancia, tan sana para la democracia.

Por eso, creo que Blanco no le acosa con esa oferta de pedir disculpas por las mentiras del 11-M, sino que, muy al contrario, le está haciendo un favor.

Desdeleugo, si hay alguien que no ha dejado de acosar a Rajoy, desde que intentó separarse suavemente del Parque Jurásico del PP, y volar por sí mismo hacia la moderación y la decencia política, es el propio Pedro Jota y compañía. Hay docenas de portadas de El Mundo, en este blog, que lo prueban. Miren en la pestaña de “archivo”.

¿Quién acosa a quién?

Se cree el ladrón que todos son de su condición. Pobre Rajoy . Y, en efecto, como dijo Romanones:

“¡joder que tropa!”

Rajoy guarda silencio sobre la sentencia del Supremo sobre las condenas definitivas de los islamistas por la matanza del 11-M. Sin embargo, tres voces muy relevantes del nuevo entorno de Rajoy (nada menos que Cospedal, Gallardón y García Escudero) ya han puesto punto final a la teoría de la conspiración y se han separado de Aznar, de Pedro Jota, de Losantos, de Aguirre y de Trillo y de otros nostálgicos que siguen refugiados en el bunker aznarista.

Si le perdiera el miedo que le tiene a Pedro Jota (y no sólo él) y se diculpara Rajoy por las mentiras del anterior PP sobre 11-M…

¡Ay! si se disculpara…

Sentencia del 11-M: de día para unos y de noche para otros

Pese a que he dedicado docenas de comentarios sobre la teoría conspiratoria del trío Pinocho (Aznar-Acebes-Zaplana) aplicada a la viculación espuria de ETA con el 11-M, no salgo de mi asombro cuando compruebo la dosis de fe, religión, dogma o simple desvergüenza de los promotores de las mentiras del 11-M para poder ganar las elecciones del 14-M.. Pésima gestión del 11-M y peor digestión del 14-M. Pobre Aznar.

La última etapa era la sentencia del Tribunal Supremo, conocida ayer. Los titulares de El Mundo son de traca, pues sigue, erre que erre, alimentando su fe ciega en la teoría conspiratoria. Da igual lo que diga la Audiencia, el Supremo o el Sursum Corda ya que todo aquello que no encaja en su puzzle conspiratorio simplemente lo toman como falso o ni siquiera lo citan entre los hechos probados.

Los titulares y los comentarios editoriales de hoy no precisan comentario alguno.

Para Publico:

El Supremos da la puntilla a la conspiración

Para El País:

El Supremo respalda todos los datos clave de la sentencia del 11-M

Informando sobre la misma sentencia (sí, sí, la misma), El Mundo lo ve todo al revés:

11-M: golpe de gracia del Supremo a aspectos clave de la versión oficial

Es decir, lo que es día para unos, es de noche para otros. Supongo que viven en distintos hemisferios. O, quizás, alguno de ellos -pésimo periodista- no tiene vergüenza torera.

Sin duda alguna, la foto del Rey con el brazo sobre el hombro del ex presidente Adolfo Suárez será archivada con todos lo honores de libro de texto. La foto merece portada. Pero cada cual le da el tamaño que quiere. Van en este orden: El Pais, El Mundo y Público. Además del tamaño sello de su portada, observo una diferencia adicional en el titular de Público: al Rey le ponen (rey) con minúscula.

¿Será cosa de su libro de estilo o van más allá?

El Supremo convierte el “caso Bono” en “caso Hidalgo”

El Tribunal Supremo le ha dado la vuelta a la tortilla. No se trata de simples matices jurídicos sobre el dudoso “Caso Bono” (enormemente sospechososo desde el primer día) sino de algo mucho más grave. Donde el extraño juez Hidalgo dijo “negro, el Supremo ha dicho “blanco“. Y lo ha hecho de manera contundente.

Los tres policías condenados -no sabemos por qué- por el juez Hidalgo son totalmente inocentes y los agresivos angelitos militantes del PP pueden ser culpables de un delito de intento de atentado contra el ministroBono.

Siempre me han perturbado los casos extremos de quienes impunemente hacen justo lo contrario de lo que la sociedad espera de ellos: el bombero pirómano, el sacerdote pederasta, el periodista embustero o el juez injusto, por poner algunos ejemplos escalofriantes.

¿Le pasará algo ahora al estravagante juez Hidalgo por haber condenado injustamente a los tres policías en lugar de juzgar a los presuntos agresores del ministro de Defensa?

¿Paga algún precio un juez cuando, por error, estulticia, prevaricación o ideología, destruye la fama y el buen nombre de tres policías honrados?

Por si alguien tiene dudas sobre el escándalo político-jurídico-periodístico que ha rodeado a este caso, aquí encontrarán una desordenada recopilación de los hechos y opiniones recogidos en este blog, desde que les vimos el plumero al juez Hidalgo, a Pedro Jeta y a los líderes del PP que mintieron, a sabiendas, para sacar rédito político a costa de destrozar el buen nombre de tres policías que, como ha dicho ahora el Supremo, cumplieron con su deber.

La razones más espurias ha movido este escándalo y, a mi juicio, están ligadas, entre otras, a la “mochila de Vallecas“, al 11-M y a las mentiras masivas del “trío Pinocho” (Aznar, Acebes y Zaplana)

A veces, hay Justicia. ¿Despedirán ahora al estrafalario juez Hidalgo?

Los policias, condenados por el juez Hidalgo por la presunta detención ilegal del dos angelitos del PP -pillados in fraganti palo en mano-, han sido absueltos por el Tribunal Supremo.

El juez Hidalgo (en esta foto), que condenó injustamente a los policías del falso caso Bono en una sentencia estrafalaria, ha quedado con el culo al aire. El Tribunal Supremo ha anulado su sentencia y los policías han sido absueltos. A veces, hay Justicia. Aunque un poco tarde.

¿Despedirán ahora al juez Hidalgo por el daño que ha hecho a favor de la teoría conspiratoria?

¿Le ascenderá el PP, si gana las elecciones, para pagarle los servicios prestados?

Siempre nos quedará el Supremo.

Aquí tienen algunas entradas en mi blog sobre el Caso Bono/Caso Hidalgo

¡Jo! ¡Qué alivio!

¡Y qué vergüenza de juez Hidalgo! ¿Dimitirá de su cargo?

Cayucos cargados de ojos que nos ven

Sarkozy y el honor de la Nación, en la portada de El Mundo

Super Supremo y mini Supremo, según se mire
Cada cura, con su diario

No busquen al Tribunal Supremo por la portada de El Mundo si no es con lupa. La decisión de Supremo sobre las listas de AS y de ANV para las elecciones del 27 de mayo manda en la portada de El País. El Supremo es el sujeto de ese titular para dos verbos: “anula” y “mantiene“.

En cambio, para El Mundo el sujeto no es el Supremo sino “Un sector de la Sala del 6!” y el verbo es: “planteó proponer…”

Lo dicho: Hay que leer con lupa.

Esta es la página deEl Mundo dedicada a la “megabeatificación de 498 asesinados durante la Guerra Civil”. A los que mataron en el bando republicano El Mundo les llama “asesinados“.

Y ésta que viene ahora es la página de El País dedicada “Otros ´mártires´ de la Guerra Civil”. A los curas que mataron en el bando franquista El País les llama “fusilados” o “ejecutados“.

No se a qué vienen ahora tantos matices… Al cabo de 70 años, hoy vemos que cada cura va con su diario.

Nunca olvidaré esta frase pecaminosa de un obispo español (creo que era el de Cartagena) echando leña al fuego de la Guerra Civil:

“Benditos sean los cañones si en las brechas que ellos abren florece el Evangelio”.

¡Fariseos!.

¿Y si hubiera ganado Rajoy, el 14-M, con el cuento de ETA en el 11-M?

¿Qué sería de la democracia española si Aznar hubiera conseguido engañar a los españoles, como pretendía, entre el 11 y el 14 de marzo de 2004?

Menos mal que no lo consiguió.

¿Se imaginan que el PP hubiera ganado las elecciones, hace hoy tres años, gracias a sus premeditadas mentiras sobre ETA en el 11-M?

¿Qué sería del eventual Gobierno Rajoy, una vez descubierta y probada en juicio la autoría del terrorismo islamista?

¿Dimitiría Rajoy por la felonía cometida por Aznar, Acebes y Zaplana para que la guerra ilegal de Irak, que motivó el atentado de Atocha, no influyera en las urnas?

No quiero ni pensar en las terribles consecuencias que para nuestra frágil democracia habría tenido una victoria, hace justo tres años, basada en la mentira masiva aznarista de que había sido ETA la autora de la masacre del 11-M.

EDITORIAL de El País

Dar y pedir cuentas

14/03/2007

El portavoz del PP, Eduardo Zaplana, acusó al ministro Pérez Rubalcaba de pedir cuentas a los demás en lugar de rendirlas sobre la aplicación al etarra De Juana Chaos de un régimen de prisión atenuada. El reproche es injusto.

En el debate parlamentario de ayer, Rubalcaba lanzó reproches retrospectivos al PP, pero dio razones de su decisión que resultaron más claras y convincentes que las de su contrincante.

El Gobierno se enfrentaba al chantaje de libertad o muerte de un De Juana dispuesto a dejarse morir.

En lugar de ceder, el Gobierno buscó una vía de entre las permitidas por la ley que evitase tanto la liberación del preso como su muerte, de la que habrían derivado males mayores (incluyendo otras posibles muertes).

Y lo hizo de manera que quedase a salvo la autoridad del Estado: el preso sigue preso, aunque cumplirá lo que le queda de la sentencia en un régimen penitenciario adecuado a las circunstancias. Rubalcaba evitó añadir a esas razones otra que también ha influido: el error inicial de ceder a la presión emocional de quienes exigían al Gobierno buscar motivos de imputación que evitaran la salida del preso tras haber cumplido su condena.

Son razones de peso. Zaplana les opuso el argumento de que la mayoría de los ciudadanos están en contra del trato otorgado a De Juana. No hay duda de ello, pero el criterio de mayoría no es aplicable cuando se trata de un dilema como el planteado: el Gobierno tenía que elegir entre dos males y asumir el coste político de su opción, y es lo que ha hecho.

La política penitenciaria es parte de la política antiterrorista, dijo el ministro, y todos los gobiernos han utilizado el margen de discrecionalidad que les daba la ley para impulsar medidas anti-ETA, como la dispersión para favorecer la reinserción, etcétera. Y al menos desde el Pacto de Ajuria Enea, con el apoyo de la oposición.

Un punto débil de la argumentación del ministro fue olvidar que, a partir de la ruptura de la tregua de Lizarra, el nuevo consenso excluía o relativizaba la búsqueda de salidas negociadas. Pero Zaplana no quiso oír el reconocimiento por Rubalcaba de que había sido esa política de firmeza del PP lo que había debilitado a ETA hasta hacer verosímil un final dialogado.

Rubalcaba recordó pronunciamientos del Gobierno del PP que demostraban que en su momento no consideraban cesiones a ETA medidas legales destinadas a evitar males mayores.

También invocó episodios que prueban la negligencia de aquel Gobierno en la aplicación de las medidas penitenciarias destinadas en principio a favorecer la reinserción y que sólo sirvieron para aliviar las condenas de los más caraduras: los que alegaron hacer gimnasia o, como De Juana, haber escrito un libro que resultó ser un panfleto a favor de ETA, para acogerse a las medidas de redención extraordinaria.

De acuerdo con el argumentario más reciente, el portavoz del PP proyectó el asunto De Juana sobre la política antiterrorista del Gobierno para acusar a Zapatero de haberse plegado a las órdenes de ETA con el objetivo de salvar o reanudar el proceso de paz, y de ofender a las víctimas.

El debate fue casi siempre desgarrado, a cara de perro. Rubalcaba volvió a evocar la excarcelación anticipada del preso que poco después asesinó a un concejal socialista, y Zaplana no se privó de sacar los GAL y los asesinatos de Lasa y Zabala. Fue visible la congoja de los representantes de los demás grupos. Es difícil no compartirla.

FIN

Aznar no respetaba la Ley
Sin novedad: El País, contra Aznar; El Mundo contra Zapatero

Las portadas de hoy son antológicas. A nadie sorprende, a estas alturas, comprobar que El Mundo mira la realidad con una gafas que sacan muy feo a Zapatero.

Algo parecido hace El País con Aznar.

El titular más sorprendente -y espeluznante- es el que manda en El País a cinco columnas. Como se trata, a todas luces, de una exclusiva -fruto de la investigación periodística o de la filtración de una fuente interesada – sólo la publica El País.

No sabemos cómo hubiera publicado El Mundo esta noticia, de haberla tenido en sus manos. Pero podemos imaginarlo con bastantes posibilidades de acertar.

El escándalo político provocado por las ilegalidades del Gobierno Aznar ha sido mayúsculo y a partir de mañana veremos las reacciones en el resto de la prensa, en el Parlamento y, posiblemente, pese a su extrema politización, en los Tribunales de Justicia.

Me interesa resaltar hoy el efecto de los pequeños recuadros, de apariencia inofensiva, que acompañan, sesgan y aderezan a la noticia principal. Son noticias que nunca recibirían los honores de primera página de no ser por su efecto interesado sobre la noticia principal

Aunque se trate de noticias distintas, la influencia se produce por simple yuxtaposición.

El gran titular de El País lleva por compañía este otro:

La renuncia del “zar” antiterrorista europeo agrava la crisis por los vuelos secretos

Al parecido ocurre con el gran titular de El Mundo, aderezado por este otro, como aviso a navegantes:

Escándalo en Alemania por la libertad de una terrorista tras 24 años de prisión

EDITORIAL de El País

Investigar Guantánamo

13/02/2007

Un grupo de policías españoles interrogó en 2002 a una veintena de presos ilegales en Guantánamo, un hecho que junto a las últimas revelaciones de que Estados Unidos utilizó las bases de Torrejón, Morón y Rota, además de otras escalas ya conocidas, para llevar a prisioneros al centro de detención americano en la isla cubana, debe obligar al Congreso de los Diputados a abrir una comisión de investigación sobre estos hechos sórdidos, que dejan en entredicho el funcionamiento de los resortes de preservación de nuestros más básicos valores democráticos.

La democracia española no puede contentarse con que sea el Parlamento Europeo el que políticamente investigue todas estas cuestiones. La dimisión del holandés Gijs de Vries, encargado de la cooperación antiterrorista en la UE, en plena crisis sobre los vuelos de la CIA, no basta para aplacar ánimo alguno.

Al contrario, debe servir para localizar con precisión dónde están las responsabilidades. Los procedimientos judiciales, a su vez, deben avanzar de forma implacable frente a lo que constituyen a todas luces violaciones de la legalidad española y europea.

Los policías españoles interrogaron a 20 marroquíes, además del ceutí Hamed Abderramán, luego liberado. Los interrogatorios tuvieron lugar en 2002, es decir, en tiempos del Gobierno de Aznar y meses antes del ataque terrorista del 11-M de 2004. Pero los vuelos prosiguieron al menos hasta noviembre de 2005, es decir, con Zapatero en La Moncloa. Las explicaciones dadas hasta ahora sobre estos últimos son insuficientes y requerirían por sí mismas una investigación parlamentaria a fondo.

No es un atenuante que agentes de otros países europeos fueron también en esas fechas a interrogar a presos a Guantánamo. Francia lo hizo con presos de su nacionalidad, tal como acabó sabiéndose en un juicio en París contra seis acusados de terrorismo. El alemán de origen turco Murat Kurnaz, que posteriormente fue liberado, también relató cómo recibió la visita de agentes alemanes mientras estaba en Guantánamo.

Los policías españoles mandados por el Gobierno de Aznar interrogaron, en cambio, a ciudadanos de un país vecino, algo que introduce un elemento mucho más inquietante a la hora de evaluar la actitud oficial ante la actividad ilegal desarrollada en Guantánamo.

La hipocresía de muchos Gobiernos europeos parece no tener límites. Estamos ante una serie de desvergüenzas y violaciones de los derechos por parte de servicios europeos que requieren, además de la investigación judicial que corresponda, una depuración de responsabilidades políticas, aunque sea a toro pasado. Debe quedar claro que lo peor que puede hacerse en la lucha contra el terrorismo es doblegarse a lo que quieren los terroristas, y esto es que los Estados de derecho abandonen el camino de la ley y se adhieran a los mismos métodos de aquellos a quienes persiguen. FIN