BLOGS
Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘pedro jota ramirez’

“The idiots of the New York Times,” according to F.J. Losantos

Every time the extreme right remembers me, I am afraid. Jiménez Losantos, the standard bearer, did just that yesterday in his column in El Mundo. Vanity keeps me from ignoring it without refreshing his memory.


(At the petition of some “idiot” friends and colleagues of the foreign
press – from both conservative and progressive media- I copy and paste
below an English version of yesterday’s post. Aquí está es la versión de “Los bobos del NYT” de ayer en castellano)

—-

To attack Judge Garzon, who was supported last Sunday by one of the most prestigious newspapers of the world, Federico J. Losantos tries to discredit the New York Times as a gang of left wing idiots (“bobos”). Come on! The New York Times? For Federico J. Losantos, the reporters and editorialists of the NYT are a handful of losers who know nothing about the press. The recklessness and shamelessness of FJL – products of his active ignorance- makes my hair stand on end.

I am copying and pasting the paragraph in question of his column “Liberal Comentaries” (liberal?) in the newspaper edited by Pedro Jota [Pedro J. Ramirez, Editor of El Mundo] last Monday:

“I’ve sometimes said that there is only one thing more idiotic than a progressive European and that is a progressive American. That grotesque editorial against Aznar titled A Chill in Spain (just for firing from RTVE a PSOE propagandist married to the editorial section of the NYT), the Progressive’s Bible, proved I have never been so right.”

The editorial of Sunday’s The New York Times on Garzón was reproduced entirely in this blog. You can review it here. The other editorial (“A chill in Spain”) cited by F.J.L. that the New York Times dedicated to my firing as correspondent of TVE [Spanish state controlled TV] in New York, following a televised pre-election interview that I did of Aznar in 1996, who was a candidate for the premiership of the Government was published in this blog on the 10th anniversary of Aznar’s victory (and of my firing). I copy and paste it below:

Editorial or The New York Times:

—————–

After 16 years (what memory!), Jiménez Losantos, the columnist of El Mundo now honors me by comparing me, if only in passing, to Judge Garzón, for the support that both of us have received from editorials in the New York Times. On the other hand, I must clarify that I have never belonged to the PSOE [Socialist Party], although now that this party is completely down and out, I may even feel like joining.

In spite of his good memory, Jiménez Losantos forgot to mention that dozens of editorials similar to that of the NYT, news stories, and articles about my firing from TVE were published in the leading newspapers of the democratic world (I still have almost a hundred now yellowed clippings) to the shame of the then new Spanish Prime Minister, José María Aznar, converted into a persecutor of freedom of the press.

I copy and paste a couple of them that I have on hand in this same blog (more “idiots” FJL would say of the  Financial Times or of The International Herald Tribune, to take one conservative and another progressive newspaper)

Editorial commentary of the  Financial Times:

Front page of The International Herald Tribune:

Fortunately, Bill Kovack, Curator of the Nieman Foundation for Journalism of Harvard University (where I was a student) surprised me by sending a letter to King Juan Carlos with a copy to Aznar (and to the editor of the NYT and other Nieman Fellows) and this provoked widespread global press coverage.

Letter from the Curator of the Nieman Foundation of Harvard University to the King of Spain:

—–

My children referred to the payment that a judge sentenced RTVE to pay me by declaring my firing wrongful as “the Aznar Fellowship.” Part of that compensation was used to give life to the daily 20 minutos, the most widely read general information newspaper in the history of Spain (and this magnificent web, www.20minutos.es , the third most widely read Spanish language [news ] website in the world.)

In any case, my firing is water over the dam and forms a part of the risks in the journalist trade. But I sincerely hope Federico J. Losantos forgets me. As I said at the beginning, when the extreme right talks about me, I get chills. Although, by calculating probabilities, I am no longer kidnap-able or torture-able but, trust me, I know what I am talking about when I say I am afraid.

“Los bobos del New York Times”, según Jiménez Losantos

Tengo miedo cada vez que la extrema derecha se acuerda de mí. Jiménez Losantos, su abanderado, lo hizo anteayer en su columna de El Mundo. Mi vanidad me impide pasarlo por alto sin refresacar su memoria.

Federico Jiménez Losantos

Para atacar al juez Garzón, apoyado el domingo por uno de los diarios más prestigiosos del mundo, Federico J. Losantos trata de desprestigiar al New York Times como a una cuadrilla de bobos progres. ¡Vamos! ¿El New York Times? Para Federico J. Losantos los redactores y editorialistas del NYT son cuatro mataos que no saben nada de prensa. El atrevimiento y la desvergüenza de FJL – propios de una ignorancia activa- me producen escalofríos.

Copio y pego el párrafo en cuestión de su columna “Comentarios liberales” (¿liberales?) en el diario de Pedro Jota del pasado lunes:

“Alguna vez he dicho que sólo hay algo más bobo que un progre europeo y es un progre norteamericano. Desde aquel grotesco editorial contra Aznar titulado A chill in Spain (por despedir de RTVE a un propagandista del PSOE esposado a la sección editorial del NYT), la Biblia Progre no me había dado tan estrepitosamente la razón.”

El editorial del New York Times del domingo sobre Garzón quedó recogido íntegramente en este blog. Pueden revisarlo si quieren. El otro editorial (“Un escalofrío en España”) citado por F.J.L que el New York Times dedicó a mi despido como corresponsal de TVE en Nueva York, tras la entrevista preelectoral que le hice a Aznar en 1996, como candidato a la presidencia del Gobierno, quedó recogido en este blog en el décimo aniversario de la victoria de Aznar (y de mi despido). Lo copio y pego a continuación:

Editorial de The New York Times:

 

 

 

 

 

————————-

Traducción oficial del editorial del NYT, aportada al juicio contra RTVE, que gané, por mi despido improcedente:

Un escalofrío en España

“José María Aznar ganó las elecciones como nuevo Primer Ministro de España el pasado mes de marzo, en parte por convencer a los votantes de que había modernizado completamente su partido de centro derecha, Partido Popular, limpiándolo de toda nostalgia por las prácticas anti-democráticas de la dictadura de Franco. Ahora tendrá que volver a convencerles tras el despido con mano dura del jefe de la corresponsalía de Televisión Española en Nueva York, José Martínez-Soler, y otros cuatro corresponsales.
El Gobierno Aznar dice que despidió al Sr. Martínez-Soler para ahorrar dinero. Pero más bien parece una represalia por una entrevista de la campaña en febrero en la cual el Sr. Martínez-Soler le sacó los colores al Sr. Aznar con una referencia puntual a la vieja guardia de la derecha del Partido Popular. Si la impresión de represalia perdura, tendrá un efecto escalofriante sobre otros periodistas que trabajan para la televisión estatal española.
El tema que el Sr. Martínez-Soler abordó era legítimo, por muy incómodo que fuera para el Sr. Aznar. La era de Franco pasó no hace tanto tiempo. Muchos que sirvieron al dictador mantuvieron posiciones de influencia en los mandos del partido conservador hasta bastante recientemente. Tampoco estaba el Sr. Martínez-Soler discriminando al candidato conservador dándole un tratamiento más duro que a los demás. Hizo preguntas igualmente incómodos a los rivales socialistas.
El Sr. Aznar tiene el derecho de hacer sus propios nombramientos para los más altos cargos de la política de emisión. Pero a los periodistas profesionales, si sus informes han de ser creíbles, necesitan estar libres de la presión política. Las libertades democráticas de España son demasiado preciosas, y ganadas demasiado recientemente, para ser tan pisoteadas y tan descuidadamente. El Sr. Aznar debe moverse rápidamente para deshacer el daño”.
——

Al cabo de 16 años (¡qué memoria!), me honra ahora el columnista de El Mundo comparándome, siquiera de pasada, con el juez Garzón por el apoyo que ambos hemos recibido en sendos editoriales del New York Times. Por otra parte, le aclararé que nunca he militado en el PSOE aunque, ahora que está completamente hundido, me dan ganas de apuntarme.

Pese a su buena memoria, Jiménez Losantos olvidó mencionar que docenas de editoriales semejantes al del NYT, crónicas y articulos sobre mi despido de TVE fueron publicados en los principales diarios del mundo democrático (conservo casi un centenar de recortes ya amarillentos) para vergüenza del entonces flamante presidente del Gobierno español, José María Aznar, convertido en perseguidor de la libertad de expresión.

Copio y pego un par de ellos que tengo a mano en este mismo blog (otros “bobos” que diría FJL del Financial Times o del International Herald Tribune, por tomar uno conservador y otro progresista)

Comentario editorial del Financial Times:

 

———————————

 

Traducción oficial aportada en el juicio:

Costumbres españolas

 

“El nuevo gobierno del Partido Popular de España puede estar moviéndose hacia una economía más abierta, pero no está haciendo mucho por la tolerancia política. Los cambios de plantilla en organismo estatales no se están limitando solo a los puestos mas altos. En la autoridad emisora RTVE, por ejemplo, llegan muy abajo dentro de la organización.
El Primer Ministro José María Aznar evidentemente no ha perdonado una entrevista de TVE que tuvo durante la campaña electoral en febrero.
Los partidos entonces tenían dificultades para llegar a un acuerdo sobre un entrevistador para los candidatos principales, pero finalmente acordaron quedarse con José Antonio Martínez Soler, un periodista presentador muy conocido, que acababa de ser enviado a Nueva York como corresponsal jefe en EE.UU. de la televisión estatal española.
Martínez Soler, 49 años, puede estar ahora dándose patadas por un lapsus de tacto durante la entrevista con Aznar, cuando se refirió a la vieja guardia del Partido Popular como “Parque Jurásico.”
Veterano miembro del programa prestigioso de la Fundación Nieman de Periodismo de la Universidad de Harvard, también habia chocado con la anterior administración socialista.

Antes de ello, poco después de la muerte de General Franco, como un jóven director de una revista, fue secuestrado, torturado y sujeto a una ejecución simulada, tras escribir un artículo sobre la paramilitar Guardia Civil. Esta vez solamente le han despedido de su trabajo como corresponsal.
Esto es progreso.”
——-

——–

Primera página del International Herald Tribune

 

——-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Afortuadamente, Bill Kovack, director de la Fundación Nieman de Periodismo de la Universidad de Harvard (de la que soy antiguo alumno) me sorprendió al enviar una carta al rey Juan Carlos con copia a Aznar (y al director del NYT y a otros Nieman Fellows) y eso provocó tan amplia cobertura en la prensa a nivel mundial.

 

 

Carta del Curator de la Nieman Foundation de Harvard al Rey de España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

———————————————-

Traducción oficial de la carta del Curator de la Nieman Foundation for Journalism de Harvard University al Rey de España, aportada al juicio contra la RTVE de Aznar.

Al Rey Juan Carlos

Madrid, España

Su Excelencia:

Le estoy escribiendo urgentemente para llamar su atención sobre un asunto grave de interferencia con la libertad de prensa y libertad de expresión que acaba de llegar a mi conocimiento. La decisión del nuevo gobierno del Primer Ministro José María Aznar de despedir a José Martínez-Soler como corresponsal de TVE es un golpe grave a la imagen de una sociedad civil que nutre los derechos de sus ciudadanos.

Periodistas por el mundo están bien familiarizados con el coraje y la integridad de José Martínez-Soler. Sabemos el precio que tuvo que pagar una vez por su devoción a los valores de los derechos humanos. Todos quedamos anonadados (pasmados, aturdidos) al oír las noticias de la decisión de despedirle de su trabajo como corresponsal en EE.UU. En solamente ocho meses había demostrado una rara habilidad para comunicar los sucesos en Estados Unidos a su audiencia en casa. Igualmente importante, nos ha ayudado conocer una nueva y emergente España. Un seminario que dirigió con otros “Fellows” de la Fundación Nieman de Harvard, anteriormente este año, fue de los más interesantes e inspiradores que hemos tenido en todo el año. La promoción entera de los “Fellows” Nieman se une a mí al expresar nuestra consternación por el comportamiento de la nueva dirección de TVE.

Este episodio lastimoso es especialmente desalentador en un momento de una mayor esperanza engendrado por el desarrollo de una Europa más integrada y unida a favor de los principios de los derechos humanos.

Respetuosamente pido que utilice su influencia para deshacer la decisión de silenciar la voz valiosa de José A. Martínez-Soler y establecer un precedente que guiará a los que respetan el valor del derecho de un pueblo a la voz y expresión libre mientras nos acercamos a otro milenio.

Respetuosamente suyo,

Bill Kovach

Curator (director o presidente)

Copia: Primer Ministro José María Aznar

Jorge Sanchez Gallo, TVE

————–

A la indemnización que el juez obligó a RTVE a pagarme, al declarar improcedente mi despido, se refirieron mis hijos como “la beca Aznar”. Una parte de ella sirvió para dar vida a 20 minutos, el diario de información general más leído en la historia de España (y a esta magnífica web, www.20minutos.es, la tercera del mundo en castellano).

—–

En todo caso, mi despido ya es agua pasada y son gajes del oficio. Pero, sinceramente, prefiero que Federico J.Losantos se olvide de mi. Como dije al principio, cuando la extrema derecha habla de mi me dan escalofríos.  Afortunadamente, por cálculo de probabilidades, ya no soy secuestrable ni torturable, pero se de lo que hablo cuando digo miedo.

 

Hola Sostres: “¿La maté porque era mía?”

¿Vamos hacia atrás en la liberación de la mujer? El columnista machista del diario El Mundo, Salvador Sostres, ha generado una nueva polémica. Su artículo, titulado “Un chico normal”, a toda página, en impar, y que roza el delito de apología de la violencia de género, refleja, desgraciadamente, lo que piensan algunos lectores de El Mundo y de otros diarios.

Pedro Jota Ramirez y su columnista machista Salvador Sostres

La diferencia estriba en que los directores de otros diarios no se atreven a publicar esas basuras machistas, cuantitativamente peores y de efectos más perversos que las basuras racistas (contra negros, judíos, etc.) pues no perjudican a una de las razas del mundo sino a la mitad de los seres humanos.  

Pedro Jota Ramírez, en cambio, sí las publica, y a toda página.

La monja alferez Isabel San Sebastían -más lista, si cabe, que Pedro Jota– también ampara en su programa basura de Telemadrid al columnista machista Sostres pero amigos míos de derechas me han dicho que, de vez en cuando, le para los pies y le pide que rectifique.

Este caso ha ido más lejos por la presión de las redes sociales, de los trabajadores de El Mundo y de las emisoras decentes de radio. Por eso, incluso Pedro Jota Ramirez, que amparó a Sostres hasta ayer en sus páginas, ha reaccionado y ha ordenado retirar el artículo de su columnista machista habitual de elmundo.es.

Pero el artículo sigue ahí, circulando por Google, para que el proceso de la liberación de la mujer no avance hacia la igualdad de géneros que conviene tanto a los hombres como a las mujeres. Al menos, esta vez, se ha levantado una buena polémica.

Ahora, los machistas seguirán tirando piedras contra las mujeres, pero esconderán mejor la mano.   ¡Qué vergüenza de columnistas y de periódicos!

¿Quién acosa más a Rajoy? ¿Blanco o Pedro Jota?

Dice Pedro Jota Ramírez en su portada de hoy, a cuatro columnas, que:

Blanco le acosa con el 11-M y Rajoy elude pronunciarse

Sumario:

El dirigente socialista dice que el líder popular “tiene la oportunidad de pedir disculpas por todo lo que dijo e hizo”

¿Hay algo de acoso en esta frase de Blanco?

Si es así, entonces, somos millones los demócratas que “acosamos” a Rajoy para rompa ya el cordón umbilical que aún le une al Pinocho Aznar .

Aunque metió la pata más de una vez, entre el 11 y el 14-M, seguramente “acosado” por Aznar, hay que reconocer que Rajoy fue más prudente que otros al propagar las mentiras de Aznar para intentar ganar las elecciones del 14-M con una herradura dentro del guante. ¡Qué pelea tan desigual!.

En realidad, Rajoy sabe muy bien -porque tonto tonto no es- que perdió aquellas elecciones por culpa de las mentiras de Aznar ligando falsamente, y a sabiendas, a ETA con el 11-M. Aznar quiso escurrir el bulto de su responsabiliad en la invasión ilegal a Irak, que nos puso en el punto de mira de los islamistas, y le salió el tiro por la culata.

La separación clara y definitiva de Rajoy de la teoría de la conspiración en el 11-M construida por Aznar, Pedro Jota, Losantos, etc. le daría una oportunidad irrepetible para girar hacia el centro reformista, que pregona, e incluso de ganar las próximas elecciones. Mientras siga enredado en las redes pedrojoteras, sin autonomía para soltarse del lastre fatal del mentiroso Aznar , Rajoy tiene pocas posibilidades de llegar a la Moncloa. Se aleja la aternancia, tan sana para la democracia.

Por eso, creo que Blanco no le acosa con esa oferta de pedir disculpas por las mentiras del 11-M, sino que, muy al contrario, le está haciendo un favor.

Desdeleugo, si hay alguien que no ha dejado de acosar a Rajoy, desde que intentó separarse suavemente del Parque Jurásico del PP, y volar por sí mismo hacia la moderación y la decencia política, es el propio Pedro Jota y compañía. Hay docenas de portadas de El Mundo, en este blog, que lo prueban. Miren en la pestaña de “archivo”.

¿Quién acosa a quién?

Se cree el ladrón que todos son de su condición. Pobre Rajoy . Y, en efecto, como dijo Romanones:

“¡joder que tropa!”

Rajoy guarda silencio sobre la sentencia del Supremo sobre las condenas definitivas de los islamistas por la matanza del 11-M. Sin embargo, tres voces muy relevantes del nuevo entorno de Rajoy (nada menos que Cospedal, Gallardón y García Escudero) ya han puesto punto final a la teoría de la conspiración y se han separado de Aznar, de Pedro Jota, de Losantos, de Aguirre y de Trillo y de otros nostálgicos que siguen refugiados en el bunker aznarista.

Si le perdiera el miedo que le tiene a Pedro Jota (y no sólo él) y se diculpara Rajoy por las mentiras del anterior PP sobre 11-M…

¡Ay! si se disculpara…

Terremoto en China; Ana Botella en El Mundo

Está muy claro que, para los feligreses de Pedro Jota, el auténtico terremoto que sacudió al mundo no fue precisamente el que causó más de 10.000 muertos en China.

La foto central de la portada de hoy la dedica Pedro Jota a la esposa de su amigo el ex presidente Aznar con este bonito pie de foto:

La concejala de Medio Ambiente, Ana Botella, ayer, en una plantación de flores de primavera en la Plaza de Oriente.

El titular de la foto de portada, a tres columnas, también va dedicado a la ex segunda dama:

Botella: “Yo estoy con María”

¿Habré perdido yo sensibilidad periodística después de haber pasado tantos años años contando billetes para poder pagar la nómina a 330 empleados de 20 minutos España y tener contentos a los dueños de esta empresa?

Durante el desayuno, la primera portada que he visto hoy ha sido la de El Mundo.

¿Me habré puesto al día con lo que pasa hoy en el mundo?

Menos mal que tenía puesta la tele en la cocina. Por la mediana pantalla (la pequeña ya es la del móvil) no dejaban de pasar imágenes terribles de seres humanos machacados por los escombros causados en China por un brutal terremoto de intensidad 7,8.

Le quité a mi chica el ejemplar de su antiguo periódico de las manos: el International Herald Tribune. Al ver su portada, repiré aliviado:

“Aún me quedan -pensé- algunas gotas de sangre periodística”.

Gran titular:

Thousands die in China quake

Leí el texto de primera, ví las tres fotos de portada y el mapa y le devolví a la Westley su Herald Tribune. En el camino, lo recuperó mi hija Andrea (ex periodista y hoy casi licenciada en Publicidad) diciendo:

¡A ver, a ver!

Y me pasé a El País. Mi antiguo diario tampoco había perdido su criterio periodístico. Una inmensa foto, a tres columnas, de una superviviente saliendo de los escombros y este gran titular llenaban las tres cuartas partes de su portada:

Un seísmo devastador causa miles de muertos en China

El terremoto de María San Gil y Rajoy también van en su portada pero sin foto. No hay ni rastro de las florecillas de Ana Botella

El joven diario Público también me tranquilizó profesionalmente con su portada. Lleva una foto muy dramática de supervivientes, a toda página, con un enorme titular a cinco columnas de gran lujo tipográfico:

CHINA TIEMBLA

Al fin regresé al diario El Mundo para ver qué tipo de flores habían llamado tanto la atención de Pedro Jota Ramírez como para competir y vencer a las fotos terribles del terremoto que ha sacudido al centro de China y a millones de lectores por todo el mundo (con minúscula, claro).

Después de un detenido escrutinio, me he quedado sin saber si las florecillas primaverales que está a punto de pisar Ana Botella en la portada de El Mundo son geranios o pelargonios.

No se si podré dormir esta noche.

¡Pobres chinos!

Umbral: escritor brillante, persona mediocre

Aún no tengo diarios impresos, pero me entero de todo por la radio del coche y, naturalmente, por 20minutos.es. A las seis y media de esta mañana, mientras llevaba a mi hijo pequeño al autobús del pueblo, me enteré por la radio de las muertes de Emma Penella y de Paco Umbral, dos personajes singulares de nuestra vida artística y literaria.

Por las biografías de la SER, mi hijo David identificó y celebró a la excelente actriz de “Aquí no hay quien viva“. Como admirador rendido de la Penella, yo le recordé sus interpretaciones geniales en Fortunata y Jacinta, en El Verdugo y en otras películas de primera. Fue grandiosa.

Le advertí que la radio no diría nada sobre quien fue su padre. Ni ella ni sus otras hermanas han llevado públicamente el apellido de su progenitor. Y es comprensible.

En el último libro de Ian Gibson, aparecen muchos detalles que relacionan presuntamente al padre de Emma Penella, un falangista chulesco, con el secuestro/detención y vil asesinato de Federico García Lorca por unos fascistas de Granada, animados por las arengas del general rebelde Queipo de Llano. Nunca se probaron estos hechos en juicio porque, obviamente, no hubo juicio. La Dictadura no tenía por costumbre juzgar los crímenes de sus servidores más sanguinarios. El País semanal lo recordaba el pasado domingo.

David me preguntó:

-“¿Y quién es este Umbral, que tiene tantos premios?”

Estábamos a punto de llegar a la parada del autobús y sólo tuve tiempo de decirle:

-“Fue un brillante escritor, pero muy mediocre como persona. Como Quevedo, por ejemplo”.

Y se marchó a toda prisa.

Más tarde, en la sesión de rehabilitación de un tendón de mi hombro izquierdo (un recuerdo de mis esfuerzos temerarios durante la reciente mudanza de 20 minutos desde el Palacio de la Prensa a Condesa de Venadito, 1) hemos hablado mucho de la Penella y muy poco de Paco Umbral.

Es curioso comprobar lo que más se recuerda de la vida de una persona cuando muere y, especialmente, la tendencia a perdonar y olvidar todo lo malo y a ensalzar y exagerar todo lo bueno que hicieron.

En la improvisada tertulia de los lisiados por el deporte o por la edad, triunfó claramente la actriz sobre el escritor. Todos conocíamos y admirábamos a Emma Penella. Muy pocos habían leído a Umbral. Pensé:

– ¡Qué cabreo se llevaría Paco si nos oyera!

.

Uno celebró su brillantez como columnista y otro destacó su pésima educación y su prepotencia. Hasta que una señora (que recupera los ligamentos de un tobillo) preguntó:

-“¿No fue este Umbral quien discutió con Mecedes Milá en la tele porque sólo quería hablar de su libro?”

El “sí” fue unánime y prolongado.

A partir de ese dato, todo fueron criticas para el pobre Umbral, ya cadáver.

Más de 80 libros, docenas de premios, miles de artículos y una docena de personas le recuerdan hoy únicamente porque fue un maleducado con la Milá ante las cámaras de televisión…

Efectivamente, muertos, no somos nadie.

El 17 de noviembre de 2005, me escandalizó y decepcionó tanto un artículo de Paco Umbral en El Mundo que lo copié y pegué en este blog y le dediqué un triste comentario con el título

“Este no es mi Umbral. Me lo han cambiado

Lo copio y lo pego a continuación:

“Si Montaigne levantara la cabeza y viera -¡ay!- el uso que hacemos de su nombre…

¿Qué dirá Fernando Savater si alcanza a leer este presunto artículo/nota de prensa de Francisco Umbral sobre Pedro Jota?

¿Dónde están los intelectuales que andaban por el monte solos…?

Hoy me acuso de haber leído a Umbral desde hace muchos años. Ingenio y destreza no le faltan. Por eso, no entiendo que se haya dejado despeñar por esta pendiente facilona del halago más vulgar e indefendible, como es el que se le hace al jefe en las páginas de su propio periódico. A menos que necesite el dinero de su columna para comer (si es así, me callo), no entiendo por qué se erige este presunto intelectual en capitán de aduladores.

Paco no tenía necesidad de cruzar ese umbral que nos separa de la credibilidad, cuando no de la dignidad o entereza intelectual. ¡Vaya ejemplo para los jóvenes periodistas!

De joven, yo admiraba -y creo que imitaba- a Umbral. Pero un día, que me tocó el horario de cierre, como redactor jefe de El País, puse una cruz junto a su nombre y le tuve en observación. Y ésta fue la razón: había enviado urgentemente a un conductor a recoger el artículo de Umbral porque se hacía tarde y no llegaba. El conductor me lo entregó a tiempo pero me rogó que, por favor, no le enviara nunca más a casa de ese señor Umbral. Fue tal la bronca que el escritor echó al conductor, por su retraso no culpable, que, al contármela, se echó a llorar. Y era un hombretón hecho y derecho. ¡Valiente Umbral! Seguí leyéndole -como a Quevedo y a otros malvados cargados de ingenio- pero con un plus de cautela.

Años antes, ambos coincidimos, a las órdenes de Manu Leguineche y Fermín Cebolla en la Agencia Colpisa. El no me recordará , y con razón, porque yo era un chaval, un don nadie, y él ya usaba bufanda de escritor melancólico en el Café Gijón. Ambos hacíamos una crónica diaria para periódicos de provincias. La mía era económica, y no sólo por su contenido. La suya era brillante y trasgresora (¡qué tiempos de valentía!), sobre todo tipo de gente.

Como principiante, presumía yo entonces de escribir para la misma agencia que Umbral. Hoy, por pudor o por vergüenza ajena, me alegro de no compartir con él las páginas de El Mundo, otrora gloriosas, que ayer dedicó su primera página a su director, Pedro Jota Ramírez, para autocelebrar el premio Montaigne que le han conseguido por su “humnanismo comprometido” (sic) y hoy le entrega, rendida a sus pies, la última página como postre dulzón y vergonzante.

Sólo me viene a la mente la expresión que repetía un personaje de Antonio Muñoz Molina en su genial “Ardor guerrero“:

“Te cagas…”

Recomiendo la lectura atenta del último artículo de Francisco Umbral sobre las excelencias de quien le paga el sueldo.

¡Atención!: no es recomendable para diabéticos.

¿Qué fue de aquel Umbral que tanto admiré?

Desde luego, la vejez no tiene nada bueno, salvo que suele ser mejor que su alternativa.

Mirad lo que le pasó al pobre duque de Rivas. ¿Acaso no fue también progresista de joven?

Umbral, Umbral, no olvides que el halago debilita… sobretodo a quien lo recibe.

¿Acaso lo has hecho con la aviesa intención de debilitar a tu director? ¿Podría ocultar, quizás, muy en el fondo, alguna fina ironía?

Si es así, retiro lo dicho hasta a aquí y te felicito. Y, de paso, le recomiendo a Pedro Jota una dosis alta de vitaminas o de Quina Santa Catalina, que es medicina y es golosina.

(servido por martinezsoler 27 comentarios)

Mañana veremos la cobertura informativa y de opinión que hace cada diario de Paco Umbral, brillante escritor y mediocre persona.

Descanse en paz.

¡Parad las máquinas! La piscina de Pedro Jota, en portada

Sin comentarios. Lo siento. Esto me supera.

Ahora caigo… en la piscina, claro.

Hace poco me sorprendió muchísimo el tratamiento, a mi juicio, desorbitado que Pedro Jota dio en El Mundo al cambio de voto de un partido minoritario balear que antes apoyó al PP y ahora apoya al PSOE para gobernar las Islas Baleares.

Para El Mundo, Maria Antonia Munar pasó de la noche a la mañana de ser una santa a ser una presunta corrupta pecadora, de heroina a villana.

La portada de hoy me aclara muchas otras portadas:

“Cherchez la piscine…”

Oportuno artículo de Jordi Borja a favor de uso del humor en la vida política. Frente a la crispación interesada no hay nada mejor que el humor…propio.

La broma como resistencia política

JORDI BORJA en El País

06/07/2007

Hace 40 años exactamente Kundera publicaba su primera novela. En la Praga que anunciaba la primavera el libro obtuvo un éxito fulgurante, cada página era leída como una afirmación de libertad. Si la juvenil broma conducía al personaje a un irremediable descenso al infierno kafkiano de la Checoeslovaquia staliniana la lectura que se hizo en la anunciada primavera política fue de feliz celebración de la vida que renacía. La cara contrapuesta al absurdo cotidiano que mostraba el libro se estaba rompiendo en mil pedazos.

Unos meses después, cuando el Ejército soviético había invadido el país y restablecido el aberrante orden represivo, el libro se publicó en Europa. El éxito fue también inmediato pero distinto. La lectura que hicimos entonces fue explícitamente política, la denuncia de un socialismo que pretendía hacer felices a las gentes a pesar de ellos y que socializaba principalmente la infelicidad. La broma se había convertido en resistencia. El humor es probablemente el arma política cargada de futuro más firme, variable y duradera.

A principios del pasado mes de junio, en París, pude asistir al estreno de una obra insólita, La Verfügbar en los infiernos, subtitulada Una opereta-revista en Ravensbrück. La autora, Germaine Tillon, cumplía 90 años esos días. Prestigiosa etnóloga, resistente y sobreviviente del campo de concentración, presente en todos los combates importantes en defensa de los derechos humanos y de los pueblos, innovadora analista de la situación de la mujer en los países mediterráneos, fue una sorpresa descubrirla como autora de opereta. Y más sorprendente aún saber que la obra fue escrita en otoño de 1944 en el campo de concentración, cuando ella y sus compañeras temían con razón que la muerte les llegaría antes del fin de la guerra y de la esperada liberación por parte de los ejércitos anglo-americanos y rusos.

La obra hace reír y se ríe del campo, incluso de ellas mismas, las Verfügbar, las deportadas que se habían negado a trabajar para las empresas nazis y que estaban “disponibles” para realizar los trabajos más duros o desagradables del campo, sometidas al maltrato permanente y sin otro futuro que la muerte. “En el campo de concentración no se piensa en el futuro. Allí el futuro no existe”, escribe su compañera Anise Postel-Vinay recordando su estado de ánimo en aquel triste otoño del 44.

Tillon escribe su obra, que recuerda al Brecht de Santa Juana en el matadero, con humor ácido y distanciado, destinado a levantar el ánimo de sus compañeras que participan en el proceso de producción de la obra (especialmente proporcionando músicas, casi siempre alegres, procedentes de las canciones populares de la época) y al mismo tiempo contemplan desde el exterior el campo, a los nazis y a su propia situación.

El producto final ofrece además una información y una denuncia del absurdo criminal y de la locura brutal que se concentra en el campo y en la relación de los nazis con las Verfügbar, definida por Tillon como el resultado de “la conjugación entre un gestapista macho y una resistente hembra”. Pero este resultado aparecerá más tarde y para ello ante todo hay que vivir, resistir. La resistencia es para “sobrevivir, nuestra última acción de sabotaje”. Por cierto es curioso constatar cómo términos que ahora se entienden con connotación negativa, como “sabotaje” o “terrorismo”, en aquella época se consideran positivos. Recordemos el emotivo final de Esta tierra es mía, de Jean Renoir, en la que el modesto y miedoso maestro protagonista, que interpreta el genial Charles Laughton, termina su alegato ante los jueces colaboracionistas de la Francia ocupada con una rotunda defensa del “derecho al sabotaje”.

Tillon nos dice algo más. La obra divierte para informar, para afirmar la fe en la capacidad de los hombres y mujeres de luchar por su dignidad, para mantener la esperanza en el futuro, para afirmar la vida. Y para ello el humor es un arma para sobrevivir, para resistir, para denunciar y para enfrentarse a la barbarie aunque la practiquen los Estados. Y con humor nos transmite “la memoria, sin ella no podemos imaginar el porvenir”.

En España también hay humor frente a la política monopolizada por instituciones cuya representatividad está hoy cuestionada (véase la importancia de la abstención) pero es un humor que se sitúa entre la obscenidad y la ingenuidad, que contribuye a la pasividad ciudadana y a la debilidad de la democracia. Las recientes elecciones han significado un fracaso de la democracia. En Cataluña es una evidencia empírica. La abstención no sólo es importante en cantidad (más del 50% en Barcelona) también es significativa en cualidad. El análisis por barrio y las encuestas coinciden: los que menos votan son los sectores de bajos ingresos y los jóvenes. Es frecuente encontrar que la abstención en barrios populares es el doble o más que en barrios de rentas altas. Y que la abstención de los jóvenes triplica o cuadriplica la de las personas mayores. El fracaso de la democracia no es la abstención y el crecimiento significativo del voto en blanco (son síntomas) pues podría interpretarse que los que no votan es porque no necesitan políticas públicas. Pero no es así, no votan los sectores que sí las necesitan y aquellos que deberían tener esperanzas respecto al futuro.

La democracia no es un simple instrumental para crear y mantener instituciones representativas. Es un marco político-jurídico cuya legitimación y vocación es promover políticas, y por lo tanto valores y comportamientos, destinados a aumentar las libertades, a reducir las desigualdades y a reforzar los lazos solidarios. Pues bien, si la democracia está flacucha parece imponerse la crítica a los que contribuyen a ello y la resistencia de los que no quieren morir con ella. Y el humor podría ser importante.

En muchas partes de España, si nos atenemos a lo que muestran radios, televisiones y espectáculos, el humor político se confunde con la obscenidad, la descalificación grosera de los políticos, el lenguaje grosero, escatológico, pornográfico. En Catalunya triunfa un programa de humor, Polonia, que divierte mediante la caricatura amable de los políticos. Pero en ambos casos, nos gusten más o menos estos programas, ni los unos ni los otros son muy útiles a la democracia. La crítica a los partidos es fácil, se les pide mucho más de lo que pueden dar, y es cierto que podrían dar un poco más, pero como la abstención también ellos son más un síntoma que una causa.

La perversión de la democracia reside en otros centros de poder: las multinacionales, la banca, la cúpula de la Iglesia Católica, algunos personajes de los medios de comunicación, los que promueven el racismo y la xenofobia, los que difunden una retórica ultra securitaria, etc. Y, curiosamente, éstos raramente son objeto de la crítica mediante el humor.

Somos más ricos que antes, no mucho más educados, y en humor político me parece que hemos retrocedido respecto a otras épocas. Y ante el páramo del debate de ideas en serio, buena falta nos hace una buena dosis de humor inteligente, radical y sin temor a enfrentarse a los poderes fácticos.

Jordi Borja es urbanista. FIN

Mario Benedetti decía algo así (y cito de memoria):

“Un torturador que se suicida no se redime. Pero algo es algo”

A veces, hay Justicia (II): el juez Hidalgo con el culo al aire

Hace un año y pico, cuando comenzó la tropelía del PP contra estos tres policías hoy rehabilitados, dije aquí que, sublevado por tal injusticia, había decidido investigar el caso por mi cuenta y riesgo.

Tuve poco tiempo libre, fuera de mis horas de trabajo, pero, afortunadamente, como en mis viejos tiempos de reportero audaz, tuve acceso a información fetén, de primerísima mano.

Así lo manifesté en sucesivos post, confiando (no mucho, la verdad) en que algún día resplandecería la Justicia sobre la presunta prevaricación de juez Hidalgo y la miserable e indigna posición de algunos desvergonzados líderes del PP.

Algunos de ellos, con este sucio caso y al margen de sus legítimos intereses partidistas, pasaron la línea con la que la gente honrada se separa, con asco, de las malas personas. Aquí se les vió el cartón del “todo vale” para recuperar el poder, pactando con el diablo si exisitiera. Don Antonio Machado les definía muy bien:

“Son malas gentes que van apestando la Tierra”

El cabreo personal y profesional que me produjo este caso tan estrafalario me hizo perder, a veces, la frialdad que exige la búsqueda desinteresada de la verdad, es decir, de los hechos separados de las opiniones.

Aquella rabia contenida (no soporto injusticias tan flagrantes) sólo es comparable a la alegría y al alivio que me ha proporcionado la sentencia del Tribunal Supremo:

Restaura definitivamente la Justicia y deja al juez Hidalgo, y a sus despreciables jaleadores del PP, con el culo al aire.

Por su desproporción y desmesura, la campaña mediática y política, orquestada en torno a este caso insignificante, basado, y por los pelos, en un par de chapuzas de orden reglamentario y administrativo, habituales en todas la oficinas públicas de España, me hizo temer lo peor.

Los manipuladores político-mediáticos de la vieja derecha de toda la vida (Pedro Jota Ramírez y Federico J. Losantos, con la bendición de lo peor de la Iglesia católica y del PP) trataban de cobrarse otra pieza de caza mayor: iban sin disimulo a por Rodolfo Ruiz, quien el 11-M era el jefe de la Comisaría de Vallecas.

Como recordarán, allí estuvo la famosa mochila que dió la pista de los terroristas islamistas y desacreditó de golpe la teoría conspiratoria del trío Pinocho (Aznar, Acebes, Zaplana) que atribuía la matanza de Atocha a ETA, con el fin espurio de ganar con engaño las elecciones del 14-M de 2004.

Ahí estaba la madre del cordero. Si Rodolfo Ruiz, jefe de la Brigada de Información, no hubiera sido el 11-M comisario de Vallecas, otro gallo habría cantado en el “Caso Bono/Caso Hidalgo”.

Por los datos que obtuve entonces, llegué a la convicción de que uno de los tres policías, acusados de detención ilegal de aquellos dos angelitos del PP, fotografiados, palo en ristre junto a Bono, con las manos en la masa, tuvo la mala suerte de haber estado destinado en Vallecas.

Precisamente por eso, el delito que más interesaba a los cruzados de la conspiración era el de “falsificación de documentos“. Si Rodolfo Ruiz era condenado por “falsificación” -como lo fue por el inolvidable juez Hidalgo– los conspiranoicos podrían entonces sembar sospechas de que también hubiera “falsificado” la mochila del Vallecas, que no estalló y fue clave en el juicio por la tragedia del 11-M. Lo dice el refrán:

“Quien hace un cesto, hace un ciento”.

Al final, les ha salido el tiro por la culata. Pero, en el camino, han destrozado la vida de tres honrados policías y la de sus familias. ¡Qué vergüenza!

Por algunos comentarios que he recibido en el blog, compruebo que, con el paso del tiempo, se han olvidado algunos de los hechos que considero fundamentales para comprender esta delirante historia del Caso Bono/caso Hidalgo.

Como es sábado, y ya tengo mi huertecillo a punto, voy a repasar ahora mis notas antiguas y a copiar y pegar algunos datos que quizás nos ayuden a refrescar nuestra memoria y a encender nuestra más noble pasión por la Justicia.

Hasta aquí llega lo que he escrito hoy. Quienes hayan seguido el “Caso Bono/Caso Hidalgo” en este blog ya pueden dejar de leer. Lo que sigue (muy largo, aviso) no es más que una recopilación de algunos post de este caso desde mayo de 2006 hasta ayer.

—–

Recopilación para el archivo del blog:

29 de junio de 2007

¿Se comerá Hidalgo el turrón siendo aún juez en ejercicio?

Los policias, condenados por el juez Hidalgo por la presunta detención ilegal del dos angelitos del PP -pillados in fraganti palo en mano-, han sido absueltos por el Tribunal Supremo.

El juez Hidalgo , que condenó injustamente a los policías del falso caso Bono en una sentencia estrafalaria, ha quedado con el culo al aire. El Tribunal Supremo ha anulado su sentencia y los policías han sido absueltos. A veces, hay Justicia. Aunque un poco tarde.

¿Despedirán ahora al juez Hidalgo por el daño que ha hecho a favor de la teoría conspiratoria?

¿Le ascenderá el PP, si gana las elecciones, para pagarle los servicios prestados?

Al menos, ahora sabemos que siempre nos quedará el Supremo.

Aquí tienen algunas viejas entradas en mi blog sobre el Caso Bono/Caso Hidalgo

¡Jo! ¡Qué alivio!

¡Y qué vergüenza de juez Hidalgo!

¿Dimitirá de su cargo?

—–

9 de noviembre de 2006

Joan Mesquida, director general de la Policía y de la Guardia Civil, defendió ayer en el Congreso a los tres policías que fueron condenados por una extraña sentencia del juez Hidalgo (ex policía de la brigada político-social del franquismo) en el llamado “caso Bono”.

Pese a la sentencia condenatoria, que está recurrida ante el Supremo, Mesquida aseguró que los policías actuaron con arreglo a la legalidad vigente y a la Constitución.

Según informa hoy El Mundo, Mesquida dijo que los tres condenados están destinados en la actualidad en puestos burocráticos y que están de baja.

Por informaciones personales que tengo de este caso judicial tan rocambolesco y, a mi juicio, escandaloso, recomiendo no perderlo de vista. Si el comisario Rodolfo Ruiz no hubiera sido el encargado de la custodia de la tristemente famosa “mochila de Vallecas” (que nada tiene que ver con el intento de agresión contra Bono, por el que ha sido condenado) otro gallo hubiera cantado en este caso, que yo prefiero llamar “caso Hidalgo“.

La presunta “falsificación” de documentos” atribuida en el “caso Bono” al ex comisario de Vallecas ha servido a El Mundo, a la COPE y al sector conspiranoico del PP para ligar, por yuxtaposición, al comisario del caso Bono con el 11-M y ETA.

Según la teoría conspiranoica, si se pudiera probar que el comisario Ruiz falsificó un documento en el caso Bono, ¿por qué no iba también a falsificarlo en el caso de la “mochila de Vallecas“? “Quien hace un cesto, hace un ciento”, dice el refrán.

Por eso, creo que los seguidores del trío Pinocho (Aznar-Acebes- Zaplana) tenían tanto interés en que el juez Hidalgo condenara a su ex colega Rodolfo Ruiz por falsificación de documento público.

¿Y si, pese a lo que dice este extraño juez, no hubiera existido nunca falsificación de ningún documento por parte del ex comisario de Vallecas?

Por salud democrática, deberíamos seguir la pista de los próximos ascensos del juez Hidalgo.

Algo huele a podrido en algunos sectores de la judicatura, a donde aún no ha llegado la transición democrática.

Esta es la foto que no vio el juez Hidalgo:

Otro caso que tal baila es el de elmundobórico.es, entre el juez Garzón y la jueza Gallego: Este es el capítulo de hoy de El Mundo:

—–

1 de octubre de 2006

Me desperté hoy con algunos comentaristas domingueros del blog que piden nada menos que la persecución judicial de Pedro Jota… o de Garzón.

No creo que sea para tanto. Pedro Jota ha pisado a menudo la raya de la ética periodística (¡y no digamos de la estética!) y nunca le ha pasado nada. Para un ex periodista como él no hay peor castigo que el descrédito público ganado a pulso.

Aunque, naturalmente, todos somos iguales ante la Ley, y no creo en patentes de corso para ninguna profesión, no me parece buena idea perseguir a Pedro Jota por presuntas injurias o calumnias a ninguno de los tres poderes (legislativo, ejecutivo o judicial). Otra cosa es que ataque de forma delictiva a particulares.

Pienso que la libertad de expresión -una flor todavía demasiado frágil- debe ser preservada en caso de crítica o ataque a los poderes del Estado, a menos que el presunto delito sea demasiado grave.

También me ha llamado la atención este comentario de El Duende de Miami, sorprendido por el caso de los falsificadores falsificados. Dice así:

——

“Que me perdonen los que saben mas del tema y lo han seguido de cerca día a día, pero…

todo lo que tienen para sustentar la implicación de ETA en el 11-M es ese informe sobre la existencia de acido bórico que ETA uso una vez en el 2001?

Y el resto de pruebas? No pesan 100 veces más?

No entiendo nada. Si eso no es agarrarse a un clavo ardiendo, no se lo que es.

No me gusta Pedro J. Ni antes ni después del video, creo que una persona que apoya un movimiento tradicional y derechas debería haber abandonado el país por vergüenza torera. No se como trató el tema en su casa con Ágata Ruiz de la Prada (su esposa), ni tampoco me lo puedo imaginar.

Pero que haya españoles que den crédito a esa historia que parece que estaba basada en la existencia de acido bórico?

No me lo puedo creer. No puede haber tanto asno.

Y la historia de la mochila, no había algo de eso también?

Me perdí algo?

Alguien tiene tiempo y voluntad de iluminarme?

lo dijo El Duende de Miami • 1 Octubre 2006 | 10:00 AM”

FIN

—–

“Y la historia de la mochila, no había algo de eso también?”

Ese comentario de El Duende, ligado a los presuntos falsificadores del ácido bórico, me ha recordado una noticia de El Mundo del pasado viernes sobre el caso Bono/caso juez Hidalgo y también me ha recordado la triste persecución de un policía (del caso Bono/caso Hidalgo) para desacreditarle como custodio de la mochila de Vallecas.

La presunta noticia de El Mundo tiene miga y está cargada de inexactitudes y de opiniones sesgadas cuando no de flagrantes mentiras.

Por razones más personales que profesiones, conozco el “caso Bono/caso Hidalgo” con bastante detalle. Por eso, me escandaliza sobremanera el amasijo de intereses espurios entre periodistas, jueces y políticos que han producido el resultado de una condena grave a tres policías inocentes porque uno de ellos (el comisario Rodolfo Ruiz Martínez) fue el guardián de la mochila de Vallecas y convenía desacreditarle para urdir la teoría conspirativa de ETA en el 11-M.

La presunta noticia sin contrastar de El Mundo, que reproduzco aquí al lado, es una muestra más de la estulticia profesional o, peor aún, de la mala fe de algunos colegas.

En cuanto vuelva a Madrid, buscaré entre mis documentos los detalles del caso Bono/caso Hidalgo para reconstruir en el blog esta triste historia.

Una de mis fuentes policiales mejor informadas me envía un mensaje personal…

“sobre el asunto de la condecoración de los escoltas de “Bono” que han aparecido en algunos medios (Los intoxicadores) y con la finalidad de rebatirles, si lo consideras conveniente”.

“Los escoltas de Bono nunca cambiaron su declaración, hicieron una ampliación a la comparecencia primera, que por otro lado es practica habitual que en las investigaciones policiales se hagan sucesivas ampliaciones por varios motivos, todos ellos lícitos”.

“Quedó demostrado en el juicio y así lo manifestaron los propios escoltas de Bono que sus manifestaciones fueron libres y propias, sin que nadie les dijera lo que tenían que decir o manifestar y lo que es más importante que lo recogido en el Atestado concuerda fiel y literalmente con lo manifestado cuando comparecieron en primera y segunda vez, ratificándose siempre en estos términos a las preguntas del Presidente del Tribunal y la Acusación y ante la insistencia de estos, porque esperaban otra cosa diferente, los Escoltas de Bono al mismo tiempo que se afirmaban en lo que constaba en el Atestado, dijeron que aun SE QUEDABAN CORTOS.¿ Donde está el cambio, que vociferan los intoxicadores?”.

“Ante las manifestaciones de la portavoz del P.P. en la prensa pidiendo la RESTITUCIÓN del anterior Jefe de Grupo de Conflictividad Laboral y Social de B.P.I. con nº 16444, por supuesto cese, puntualizo para si consideras conveniente aclararlo, por su importancia, que no hubo cese, por el contrario hubo una petición de baja, por escrito, de la Brigada del interesado por ser este su deseo”.

“En cuanto a otras noticias de prensa de que se ha condecorado al Inspector Jefe que avisó a los escoltas de Bono paRA QUE SE CAMBIARÁ su declaración, además de ser falso el motivo (nunca hubo tal cambio), es igualmente falsa la concesión de condecoración para el Inspector Jefe.”

“Todo lo anterior es demostrable con documentos y nunca me podía imaginar que mintieran tan abierta y descaradamente en medios públicos.”

Fin del mensaje.

Portada de El Mundo de hoy:

Portada de El País de hoy:

Ésta es la página 14 de El Mundo dedicada hoy a la comparación de noticias en dos medios distintos como son El País y el ABC. Da gusto ver que vamos creando escuela… Bienvenidos al club. Quien te copia, te homenajea.

Y esta es la información de El País, pagina 21, sobre el caso “Pedrojota, pedrojoteado”:

30 de septiembre 2006

Me parto de la risa. Gracias, señor Garzón por deshacer este entuerto y por restaurar mi confianza en la Justicia.

Me acabo de enterar de la “gran exclusiva” de El Mundo de hoy por un mensaje SMS de nuestro Ricardo Villa, cofundador y subdirector de nuestro diario on line “20minutos.es” y mano derecha (¿o izquierda?) de Arsenio Escolar. Gracias, Ricardo, porque me parto de la risa. Luego me ha llamado Arsenio y nuestras carcajadas se oían por todo el Cabo de Gata.

Estoy en Almería, a orillas del Mediterráneo y lejos de los diarios de papel, pero tengo conexión a Internet y voy copiar y pegar ahora mismo la portada de El Mundo (que descarga antes que la de El País) para deleite de nuestros lectores y motivo de reflexión para nuestros troles de buena voluntad.

Ayer me preguntaba yo por donde saldría hoy Pedro Jota Ramírez, el cazador cazado. Este gran ex periodista siempre supera mi imaginación. Y como le gusta pelear con trampa –suele esconder un hierro dentro de su guante- pocos colegas se atreven a llevarle la contraria.

Cuando caiga del todo –dentro de muchos años o, quizás, nunca- le brotarán enemigos por doquier. Pobrecillo. Pero se lo está ganando a pulso. Pedro Jota es un marrullero, maestro en el arte de manipular los hechos, capaz de convencer a incautos, con el fin de arrimar el ascua a su sardina. En distintos grados, todos lo hacemos –queriéndolo o no – pero, que yo sepa, nadie le supera.

El director de El Mundo ha convertido la realidad, retorciéndola, en una columna salomónica -estilo remordimiento-, no por sabia sino por retorcida. En este caso que nos ocupa, ha estrujado la noticia de los presuntos falsificadores del presunto informe sobre ETA/11-M tal como hacemos con una toalla mojada para extraer la última gota de agua. En lugar de celebrar el “desmontaje”, acusa al juez Garzón –a quien tanto alabó en otros tiempos- de “montaje”. Estarán ustedes de acuerdo conmigo en que “montaje” es una palabra muy pedrojotera

Esta es la portada de El Mundo:

Esta es la portada de El País (que me ha llevado un siglo descargar):

Éste es el comentario editorial de El Mundo

Y este es el comentario editorial de El País

¡Atención!

Pedrojota no ha perdido el juicio. No se hagan ilusiones. Le costará reponerse de este ridículo tan espantoso (“clamoroso” dice el ponderado José María Brunet en La Vanguardia), pero se repondrá. Saldrá por peteneras, ya lo verán.

¿Acaso no superó orgullosamente el feo que le hicieron sus enemigos, y en mala hora, con el video íntimo-sexual de Exuperancia y el corpiño rojo? Nunca quise verlo, porque me pareció una puñalada trapera y de muy mal gusto. Pero Pedro Jota hizo de tripas corazón y utilizó entonces la misma palabra (“montaje”, como si el video sexual fuera falso) que utiliza hoy para intentar desacreditar sin éxito al juez Garzón.

Lo del GAL –que él cubrió valientemente antes que El País– le dio un crédito periodístico que ya agotó hace tiempo a base de tantos abusos.

Sus heroicidades pasadas no valen ya para pagar sus excesos presentes. Será interesante seguir con atención sus próximas contorsiones editoriales, dándole conscientemente la vuelta a los hechos, para –como decimos cínicamente en todas las redacciones- “que la realidad no le destroce una buena crónica”.

Pedro Jota tiene una gran facilidad para corregir sus yerros y “decir digo donde dijo Diego”. Es de sabios rectificar… pero ¿tanto?

Hay multitud ejemplos impresos y guardados en las hemerotecas. Por eso, no me extrañaría que abandonara pronto a su amigo Aznar, compañero de pupitre de su ex amigo Villalonga, y volviera su mirada hacia Zapatero o, incluso, hacia Pepiño Blanco. Nunca hacia Rubalcaba, a quien teme como a una vara verde.

No, no se escandalicen. Ya veo venir los editoriales de Pedro Jota lamiendo el c–o a Zapatero, como hizo con Mariano Rubio y Felipe González antes de pasarse al bando del acorralado Mario Conde.

Me dirán ustedes -y con razón- que no es bueno “hacer leña del árbol caído” y que “a moro muerto, gran lanzada”. Estoy de acuerdo. Pero convendrán conmigo también en que yo no le critico sus fechorías profesionales ahora, por primera vez, sino que vengo criticando las malandanzas de este tal Pedro Jota (¿recuerdan cuando se me escapó lo de Pedro Jeta?) desde que comencé este blog, hace ya más de un año. Y desde mucho antes, si miramos en las hemerotecas. Desde que tengo mi casa pagada y mis hijos crecidos, suelo hablar como si fuera libre y digo mucho de lo que pienso.

Para beneficio de los más incrédulos, voy a buscar un viejo ejemplo de contorsionismo editorial (o sintonización de la conciencia con el dueño del periódico) de nuestro insigne manipulador. Internet lo tiene todo. Por ejemplo, cuando Pedro Jota era director de “Diario 16”, a las órdenes de Juan Tomás de Salas (hermano de Alfonso de Salas) amigo y protegido de Mariano Rubio Jiménez (gobernador de Banco de España) y de Miguel Boyer Salvador (superministro de Economía del PSOE, antes de pasarse a las filas de Aznar), no de dolían prendas a la hora de deshacerse en piropos al Poder; unos piropos –créanme- que harían sonrojar a cualquier colega mínimamente pudoroso. Pero este hombre carece de pudor y de pundonor. A los hechos me remito.

He aquí uno de los artículos (“Carta del director”) publicado y firmado por Pedro J. Ramírez en “Diario 16”.

No quiero hacer más leña del árbol caído. Y no por falta de ganas sino porque tengo que recoger a mi hija Andrea y preparar la comida para unos amigos yanquis (compañeros míos de pupitre como Nieman´77 en la Univerdad de Harvard hace 30 años) que están de visita en nuestra casa almeriense. Bill es un “gurú” de las tecnologías de la información y estamos todo el rato hablando de Internet. ¡Qué pasada! Ya les contaré mis conclusiones cuando se me pase el ataque de risa que me ha provocado este Pedro Jota “pedrojoteado”.

Le han metido una cuña de su propia madera…

¿Duele?

¡Que le vamos a hacer!

—-

31 de julio de 2006

La Razón publica hoy una información sobre los argumentos presentados por el Partido Popular al impugnar el recurso de la fiscalía contra la sentencia que condenó a tres policías a trece años de cárcel por el “caso Bono”.

Desde que conocí los detalles del caso, yo suelo llamarlo “caso Hidalgo” porque fue este juez quien presidió el tribunal que dictó las sentencia estrafalaria.

Por primera vez, he visto hoy publicada en La Razón una foto del juez Hidalgo que bien podría pasar a la historia de los casos raros y sospechosos. Espero que la mayoría conservadora no le nombre antes para un alto puesto en el Tribunal Supremo.

Lo más interesante, a mi juicio, de la página de La Razón es poder observar la cara que tiene el juez Hidalgo. Por eso, copio y pego para mis avisados lectores el recorte de la petición de impugnación del PP.

Imagino que el Tribunal Supremo podrá ver esta foto de los presuntos agresores de Bono que no quiso ver el juez Hidalgo.

17 de Julio de 2006

Con un par de días de retraso, he leído hoy en La Razón, del sábado 15 de julio, una información sobre el recurso de la Fiscalía del Tribunal Supremo contra la sentencia que condenó a tres policías por dos presuntas detenciones ilegales en el caso Bono/caso Hidalgo.

Esta es la foto que no vio el juez Hidalgo:

La sentencia “estrafalaria” del juez Hidalgo (ex policía de la Brigada político-social) ha generado una gran polémica en la prensa, la recogida de firmas contra la condena de los policías y la denuncia de varios testigos sobre los intentos de agresión contra Bono por parte de los dos militantes del PP presuntamente detenidos ilegalmente.

Este es el titular, a cuatro columnas, de La Razón:

La Fiscalía del Supremo quiere que se repita el juicio a los policías condenados del «caso Bono»

Y este es el sumario:

Defiende que la detención de los dos militantes del PP se ajustó «exactamente» a la Constitución

Como no tengo el PDF de la página, copio y pego aquí el texto completo de la información de La Razón:

F. Velasco

Madrid- La Fiscalía del Tribunal Supremo considera que la detención de los militantes del PP Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz, tras los incidentes registrados en la manifestación de la AVT en los que se vio implicado el entonces ministro José Bono, se ajustó «exactamente» a los requisitos establecidos en la Constitución, por lo que, en ningún momento, puede tipificarse como ilegal, tal como sostuvo la Audiencia de Madrid. Por este motivo, pide que se revoque la condena de dos años de cárcel impuesta por detención ilegal a los tres policías que fueron juzgados por ello, al igual que respecto al delito de coacciones por el que también fue condenado el comisario Rodolfo Ruiz.

Sin embargo, lo más llamativo del recurso interpuesto por la Fiscalía ante el Tribunal Supremo -en el que no se recurre la condena de tres años de cárcel a los tres policías por el delito de falsedad documental-, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, es la petición de que se repita el juicio contra el comisario jefe Rodolfo Ruiz, el Inspector jefe Javier Fernández y el agente José Luis González. En concreto, se solicita a la Sala Penal que dicte una nueva sentencia «anulando la impugnada y ordenando la celebración de un nuevo juicio con tribunal distinto». De forma subsidiaria, es decir, si no se estima lo anterior, reclama que se les absuelva de los delitos de detención ilegal y coacciones, con lo que, de aceptarse el recuso en este sentido, los agentes tendrían que cumplir tres años de cárcel.

En este sentido, la Fiscalía señala que los tres agentes actuaron «en el marco de una investigación policial» y que la detención de los dos afiliados del PP se produjo «en el curso de una causa penal por hechos con evidente apariencia de delito -agresión o intento de agresión- y existiendo indicios de la posible participación» en los mismos de Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz.

Sólo duró «el tiempo necesario». En todo caso, y tras reseñar que ambos acudieron de forma voluntaria a la Comisaría, destaca que la detención «sólo duró el tiempo necesario para la información de derechos, recibirles declaración y, sin solución de continuidad se los dejó en libertad». Se trató, se añade en este punto, de una «detención formal», pero en ningún caso existió el dolo específico para que pueda considerarse como ilegal.

Por tanto, añade la Fiscalía del Supremo, esa detención se limitó «a la privación de libertad deambulatoria necesaria para la práctica de diligencias, sin ninguna otra limitación añadida y habitual en dependencias policiales».

De esa forma, la actuación de los policías se puede considerar, para la Fiscalía, como proporcional «a la finalidad perseguida de esclarecer unos hechos delictivos calificados “a priori” como atentado a la autoridad o sus agentes». Por tanto, concluye la fiscalía sus argumentos en este apartado, la detención de los dos afiliados del Partido Popular se ajustó «exactamente a los requisitos previstos en la Constitución española y a los desarrollados en la Ley de Enjuiciamiento Criminal».

En cuanto al delito de coacciones, la Fiscalía pide que se anule porque el Tribunal que dictó la sentencia introdujo de oficio los hechos constitutivos de ese delito, por el que se condenó a Rodolfo Ruiz, «ejerciendo, por tanto, simultáneamente la función de acusar y juzgar, con las consecuencias derivadas de vulneración del derecho a ser informado de la acusación, indefensión y pérdida de la obligada posición de imparcialidad exigible a cualquier tribunal de Justicia».

FIN

El Mundo ha dedicado páginas y páginas a la sentencia del Juez Hidalgo (ex policía de la Brigada Político-Social del franquismo) contra tres policías por el “Caso Bono”.

Como se recordará, el caso provocó varios circos del PP en la Asamblea de Madrid (con esposas de plástico) y en el Congreso de los Diputados (con griteríos y bufonadas de sus señorías conservadoras).

Desde que se conoció la sentencia estrafalaria del Juez Hidalgo, El Mundo ha relacionado persistentemente -casi a diario- la condena contra el comisario Rodolfo Ruiz por “falsificación de documentos” en el “caso Bono” con la sospecha de una eventual falsificación de algunas pruebas del 11-M.

Una de las pruebas que sirvió de pista para la identificación de los terroristas islamistas autores del 11-M fue la famosa “mochila de Vallecas”.

El comisario encargado de vigilar la “mochila de Vallecas” fue precisamente Rodolfo Ruiz, condenado por falsificar (“hinchar”) atestados del “caso Bono”.

De ahí deduzco yo el gran interés que este caso despertó en El Mundo, para sembrar dudas sobre la autoría islamista del 11-M.

Tanto interés como el que han mostrado también los dirigentes del PP que nos mintieron tantas veces para tratar de ganar las elecciones del 14-M diciendo que la tragedia del 11-M había sido obra de ETA.

¿Si el comisario Rodolfo Ruiz no hubiera sido el jefe de la comisaría de Vallecas ni el guardián de la mochila del 11-M, habría despertado este caso tanto interés en el PP y en El Mundo?

Lo dudo.

Y lo dudan también muchos comentaristas de este blog y de la página web que me ha enviado uno de ellos:

http://www.casobono.com/ y firmas@casobono.es

He entrado en ella y hay más de 300 comentarios contra la sentencia estrafalaria que consideran “política”. Dicen en mi pueblo que cuando la política entra por la puerta de un juzgado la Justicia sale huyendo por la ventana.

Después de tanto ruido sobre el caso Bono, ahora, sin embargo, El Mundo no da ni una línea del recurso presentado ante el Tribunal Supremo por el abogado de Estado contra esta sentencia, que Javier Pradera calificó en El País de “estrafalaria”.

El País publica hoy la noticia a una columna en pág. 35:

El abogado del Estado recurre la sentencia del “caso Bono”

Creo que se puede leer bien el texto que he pegado aquí, ampliado para beneficio de los de vista cansada.

Me llama la atención que el abogado del Estado pida al Supremo “que revise los hechos probados en la sentencia” y que agregue que los militantes del PP Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz (los angelitos de la foto que no vio el juez Hidalgo) comparecieron en las dependencias policiales “de forma libre y voluntaria”.

También le dice al Supremo que, durante la manifestación de la

Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT)

, origen de los hechos, éstos se comportaron “con una actitud claramente tumultuaria y aparentemente agresiva” contra el entonces ministro de Defensa, José Bono.

El abogado del Estado dice que no existió detención ilegal, puesto que ésta estuvo suficientemente justificada.

Al conocerse la polémica sentencia del juez Hidalgo (ex compañero del comisario condenado), varios testigos que presenciaron el intento de agresión al ministro Bono presentaron denuncias ante los Tribunales contra los presuntos agresores. Ya han llegado esas denuncias al juzgado correspondiente de los de Madrid para reabrir el caso contra los militantes del PP.

Lo más grave de la sentencia de alta velocidad del juez Hidalgo es, a mi juicio, la presunta ilegalidad cometida por este juez, no sabemos con qué intención o a cambio de qué. Quizás por ignorancia de la Ley, lo que no justifica su incumplimiento.

El abogado del Estado lo destaca en su recurso ante el Supremo cuando dice que

“la sentencia infringió el principio acusatorio, puesto que, como base de la condena, la sentencia señala que “se hinchó” el atestado policial para poder incriminar a los dos implicados, sin que el fiscal ni la acusación particular plantearan acusación alguna por este extremo, por lo que los acusados no pudieron defenderse de ésta en el juicio”.

He tenido la suerte (o a desgracia, según se mire) de poder leer totalmente el “proyecto de atestado” y el “atestado oficial” por el que el juez condena a los policías por falsificación de documento.

Un estudiante de primero de Derecho se daría perfecta cuenta de que hay, en efecto, dos chapuzas burocráticas irrelevantes pero también comprobaría que no se falta a la verdad en nada y no se falsifica nada.

El contenido básico de ambos documentos (es decir la parte llamada “COMPARECENCIA”) es exactamente el mismo con puntos y comas.

La lectura completa y comparada de ambos atestados (el proyecto inicial y el final) me ha escandalizado y entristecido muchísimo. Me ha hecho dudar -con todos los respetos para su señoría- de los conocimientos de Derecho que el hoy juez Hidalgo obtuvo en la Complutense mientras, como policía camuflado del franquismo, vigilaba y denunciaba a sus compañeros demócratas.

De su lectura deduzco claramente (y no se nada de Derecho) que no hay alteración sustancial de la verdad. No se ha rehecho el atestado ni se ha modificado sino que se ha ampliado el proyecto inicial cometiendo, al hacerlo, -eso sí- dos errores (o chapuzas administrativas, que se hacen rutinariamente).

El reglamento obligaba a los instructores a hacer otra comparecencia distinta con la declaración ampliada de los escoltas de Bono y no a ampliar la anterior con esos nuevos datos. (En el ordenador, ya sabemos lo fácil que es pegar dos párrafos en lugar de escribirlo todo).

La otra chapuza fue incluir el parte médico de las heridas ciertas de un policía (de fecha 24 de enero de 2005) en el atestado iniciado con fecha 22 de enero de 2005, por incluirlo en el orden cronológico de los hechos o, quizás, por la pereza de no empezar otro nuevo documento.

Los escoltas reconocieron en el juicio que el atestado responde a la verdad y que ésta no se ha alterado en nada. Incluso dijeron en el juicio que se habían quedado cortos en su comparecencia. Es cierto que, según el reglamento, debían haber hecho otro documento aparte, en lugar de incluir la segunda comparecencia de los escoltas y el parte médico del policía herido en el mismo atestado. Pero, juntos o separados, ninguno falta a la verdad de los hechos. Hay chapuza administrativa, pero ¿dónde está la falsificación?

Voy a intentar pegar aquí las dos hojas del atestado que sirvieron de presunta base al juez Hidalgo para decir que hubo falsificación de documentos, y condenar por ello a tres policías de gran experiencia a penas de entre 3 y 5 años de cárcel.

Ahí va una pequeña exclusiva de este blog, documentos que ofrezco también gentilmente a El Mundo, por si le sirve para analizar el recurso presentado -según El País– ante el Supremo.

Parte médico del policía herido incluido en el atestado:

Segunda comparecencia de los tres escoltas de Bono (los dos párrafos marcados) incluida en la primera comparecencia del atestado:

—-

No puedo entrar en más detalles porque me voy de juerga ahora mismo. Vamos a celebrar el lanzamiento del nuevo diseño de nuestra web www.20minutos.es, que nació el pasado 20 06 06 del 2006.

Este fue el mensaje que recibí en la madrugada del 20 06 06:

Os paso un momento histórico: Isma (responsable diseño web) y Fede (responsable técnico web) a las 4:10 AM del martes 20 de Junio de 2006 pulsando el botón para publicar la nueva web.

Justo al darle al botón apareció la criatura de la guisa que podéis ver en esta otra foto.

Bye!

“Copiar es muy fácil, pero copiar bien es casi imposible.

Quienes sucumben a esa tentación nunca saben el porqué de las cosas,

y acaban siendo esclavos del imitado.”

(JF Pritchard)

Juan A. Balcázar Torrado

Dtor. Tecnología y Sistemas 20 Minutos

—–

!Enhorabuena a todos los habéis hecho posible la nueva web www.20minutos.es!

—-

Aunque todos somos reacios a ciertos cambios, espero que les haya gustado el nuevo bebé, a pesar de los pellejillos que todos ellos traen al nacer. (De hecho, a los tres días del parto, ya se le ve más rollizo)

Si no ha sido así, no duden en decírselo al director, Arsenio Escolar, que tiene un blog aquí al lado y me consta que atiende las sugerencias de los lectores.

Feliz finde.

P.S. Olvidaba decir que hay dos plazas vacantes en el Tribunal Supremo. No creo que los jueces conservadores cubran una de ellas con el polémico juez Hidalgo. Me extrañaría mucho, después de lo que ha pasado con este “caso Hidalgo/caso Bono”, el Partido Popular y El Mundo y la famosa “mochila de Vallecas” del 11-M.

A veces, los tiros mal dados salen por la culata.

Perdón por la extensión de este post. No tuve tiempo para hacerlo más breve y debo reconocer también que hace tiempo que no practico el periodismo. Ahora soy eso que llaman CEO.

4 de junio de 2006

Me acaban de comunicar que la denuncia contra los dos presuntos agresores del ministro Bono, presentada en Pamplona por tres testigos del intento de agresión, ha llegado ya al Juzgado nº 42 de los de Madrid. A la vista de las tres recientes denuncias, el juez puede o, quizás, debe reabrir el caso contra los presuntos agresores del ministro Bono.

Una vez reabierto el caso, el desarrollo de la nueva instrucción tendrá, sin duda, consecuencias relevantes sobre la revisión de la sentencia estrafalaria del juez Hidalgo, por la que condenó a 13 años a los tres policías que llamaron a declarar a los presuntos agresores.

Atentos, pues, a la revisión de “Caso Hidalgo” en el Tribunal Supremo, ya que puede haber grandes sorpresas por el bien de la Justicia.

Los portavoces del PP y sus medios de comunicación más próximos (y algunos comentaristas de este blog) ya están diciendo que la agresión o el intento de agresión de los militantes del PP contra el ministro Bono no es lo importante del caso.

Para ellos, lo relevante -según dicen, y por eso le dieron tanta importancia y ruido al asunto- es que los tres policías son culpables de “falsificación de documentos”.

Y especialmente miran a uno de ellos, Rodolfo Ruiz, jefe de la Brigada de Información de Madrid, quien había sido precisamente el responsable de la Comisaría del Puente de Vallecas, cuando se descubrió y custodió la mochila que no explosionó, y que sirvió de pista para dar con los terroristas islámicos como autores de la masacre del 11-M.

Este descubrimiento, entre otros, dejó en ridículo al Gobierno Aznar con su “engaño masivo” e interesado al querer atribuir a ETA la autoría de aquella terrible matanza.

Por tanto, si el PP consige desacreditar a este comisario, como “falsificador de documentos”, los aznaristas mentirosos del 11-M podrán decir que la mochila de Vallecas también pudo haber sido falsificada, ya que “quien hay un cesto un ciento”.

Por eso se agarraron con tanta fuerza, y desesperadamente, con circo incluido y todo, a un asunto tan minúsculo como fue llamar a declarar a los dos angelitos del PP para preguntarles si, como podía verse en la foto que no vio el juez Hidalgo“>, tenían intención de agredir a Bono.

Y, por eso, el PP ha calentado tanto la condena del juez Hidalgo (ex policía de la Politico-Social) contra tres policías (con una hoja de servicio limpia) a 13 años de cárcel. Todo vale con tal de seguir sembrando dudas sobre la participación de la ETA en la matanza de Atocha… Todo vale para salvar la nariz de Pinocho de quienes quisieron ganar tres días de plazo, con la gran mentira de ETA , para alejar el fantasma de España en la guerra de Irak y poder ganar así, con trampa, las elecciones del 14-M

Cada día que pasa sin reconocer esa mentira o ese gran error, el PP tiene más dificil su salida del túnel al que le llevó desesperadamente José María Aznar. “Sostenella y no enmedalla” no resulta rentable en democracia. Si no rectifican, por el camino que llevan, no sólo se alejan de la victoria electoral -lo cual también es malo para la democracia- sino que tendrán que cambiar el nombre de su partido para que nadie les identifique con las mentiras de Aznar sobre el 11-M.

—-

Ahí va, ahora, una aportación interesante de un comentarista de este blog que utiliza el seudónimo de PR y que, por su interés, copio y pego aqui. El texto llegó el 3 de junio como comentario al post “Bono dice, un poco tarde, que le pegaron”.

Comentario de PR:

Bono finalmente dijo que le pegaron.

Pero esto no es nada nuevo. Me explico, el Juzgado de lo Penal Nº42 de Madrid ya ratificó, cuando archivó el caso, que hubo agresión a Bono, pero no se pudieron identificar a los agresores.

Tras la denuncia de los militantes socialistas de Navarra, parece que esta más cerca el esclarecimiento del caso. Es evidente que la Sra. Antonia de la Cruz y el Sr. Isidoro Barrios intentaron agredir al Sr. Bono, y recuerdo a muchos que un insulto a una autoridad pública es un delito tipificado en el Código Penal. Así, aunque no hubiera mediado agresión física, si la hubo verbal y según se desprende de la denuncia presentada por los militantes Navarros, si no es por su intervención la agresión hubiera culminado a todos los efectos.

Entonces, tanto el Sr. Isidoro Barrios como la Sra. Toñi de la Cruz, son culpables de un intento de agresión a un ministro. Este hecho se demostrará por la vía judicial. En mi opinión, estas dos personas han sido objeto de manipulación por parte del PP, tanto Isidoro como Antonia, sabían que eran culpables, pese a eso siguieron adelante, sin tener en cuenta que con su actitud han acabado con la carrera de tres policías honrados y con vidas de servicio comprendidas entre 20 y 35 años, con un expediente impecable. Es más, flaco favor ha hecho el PP a la ciudadanía, sembrando dudas acerca de uno de los pilares de nuestro estado de Derecho.

Para aquellas personas que duden de la honorabilidad de los tres policías, una vez que ha quedado claro que al menos si existían indicios para detener al Sr. Isidoro Barrios y la Sra. Antonia de la Cruz, la falsificación de documento público no existió como tal, para ello me baso en lo siguiente:

– Un atestado policial, es un informe que elabora la policía como resumen de diligencias para el Juez de instrucción que lleve el caso. Y por consiguiente la publicidad del documento es relativa, con ello quiero decir que no da fe pública. Si bien el Sr. Hidalgo omitió jurisprudencia del Tribunal Supremo en este sentido para condenar por falsificación de documento público.

– El atestado policial, no fue falsificado puesto que no hubo alteración sustancial del fondo. En el juicio oral la defensa de los acusados hicieron una comparativa de los dos documentos y claramente dicen lo mismo. La principal diferencia es la ampliación de la declaración de los escoltas de Bono, quienes en el juicio oral, testificaron que libre y espontáneamente acudieron a la Brigada Provincial de Información a ampliar su declaración. Nada de esto fue tomado en consideración por el Juez Hidalgo.

Creo que con el tiempo la verdadera justicia pondrá a todo el mundo en sus sitio. El Sr. Isidoro Barrios y la Sra. Toñi de la Cruz, si previamente a la denuncia de los militantes socialistas de Navarra, declararon su angustia y sus ansiedad por el caso, ahora si que en verdad tienen motivos para ello, porque la verdad esta comenzando a aflorar y con ella la justicia. Y recuerdo que mentir dolosamente en un juicio es un delito de perjurio que unido a un intento de agresión a un ministro, acarrearán graves sanciones penales.

Y al Sr Hidalgo, simplemente le recomiendo un curso de reciclaje jurídico puesto que mantiene unos ideales impropios de un juez demócrata y perteneciente a un Estado de Derecho. Aprovecho para recordar que el Sr. Hidalgo obtuvo la carrera de derecho patrocinada por la Policía, por su trabajo como infiltrado en la universidad de Madrid por denunciar a estudiantes contrarios al régimen Fascista-Franquista.

Personalmente creo su sentencia es escandalosa y dolosamente injusta, lo unico que demostrar la prevaricación judicial en la práctica es casi imposible.

lo dijo PR • 3 Junio 2006 | 04:23 PM

——–

Lo reproduzco aquí porque, como habrán visto, alude directamente a la presunta “falsificación de documentos” de los tres policías condenados por el juez Hidalgo.

No conozco la identidad de este espontáneo comentarista pero tengo la impresión de conoce el asunto con detalle y de que lo cuenta de buena fe.

Gracias PR.

2 de junio de 2006

25 de mayo de 2006

Más que los titulares de primera página, hoy me ha interesado más la opinión de tres ciudadanos expresada en una “Carta al Director” y publicada por El País. La verdad es que, debido la rapidez con suelo leer, o pasar las hojas, de los diarios de pago, esta carta me había pasado inadvertida.

Un amigo me acaba de llamar para recomendarme su lectura. Como me mueve más la lucha contra la injusticia que la lucha contra la ignorancia, no puedo resistir la tentación de copiarla y pegarla ahora mismo aquí en mi blog.

También intentaré incluir el archivo del PFD de la página de Opinión, por si pudiera leerse con facilidad. La letra impresa siempre tiene su gracia. Es una confirmación tipográfica de que la carta se ha publicado y de que todo el que ha querido ha podido leerla (incluido el famoso juez Hidalgo, el de la sentencia Express de 61 folios).

Hay veces que la carta de un lector vale más que cien editoriales. Arsenio Escolar –que se las lee todas- me lo dice a menudo. Esta creo que es una de ellas.

Pero como recordatorio del asunto –y como aún no he conseguido una foto del juez Hidalgo, para que veamos la cara que tiene- reproduciré aquí la foto que no vio el juez Hidalgo (y ex policía) cuando condenó a tres policías a trece años de cárcel por cumplir con su deber, aunque cometiendo alguna chapuza burocrática irrelevante.

Esta es la Carta al Director de los tres ciudadanos que han presentado denuncia ante los Tribunales contra los presuntos autores del intento de agresión contra el ministro Bono en la manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y el PP.

CARTAS AL DIRECTOR

Los denunciantes del ‘caso Bono’

Cecilia María Ulzurrun Puy, Ramón Ibarrola San Martín y Patxi Mendiburu Belzunegui – Pamplona

EL PAÍS – Opinión – 25-05-2006

“Como miembros del colectivo ¡Libertad Ya! y convocados por la AVT, asistimos a la manifestación contra el terrorismo que tuvo lugar el 22-1-2005 en Madrid. En dicha manifestación tuvimos que defender el derecho del, entonces, ministro de Defensa señor Bono a estar en la misma, y, en la medida de nuestras posibilidades, evitamos alguna de las agresiones de las que fue objeto.

“En los días posteriores publicamos en periódicos de tirada provincial y nacional nuestro punto de vista sobre lo sucedido y ofrecimos nuestra colaboración por si hiciera falta. Nadie nos ha llamado para que diéramos nuestro testimonio.

“Cuando hace pocos días se ha hecho pública la sentencia sobre el caso Bono, nuestra sorpresa ha sido mayúscula: los que ante nuestros ojos, y en las imágenes de los medios, aparecían como agresores salían absueltos, mientras que los policías que los detuvieron eran condenados a 13 años y medio de cárcel e inhabilitados para sus cargos.

“Habiendo sido la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Ejército los que más han sufrido el zarpazo del terrorismo, nos parece indignante que estos tres funcionarios, si han seguido el protocolo habitual, hayan recibido semejante condena. Desde estas líneas, un abrazo solidario para ellos.

“Ante lo que consideramos una sentencia injusta, hemos presentado diferentes denuncias para conseguir que se reabra el caso.

“Queremos señalar que no nos mueve ningún afán partidista. Llevamos bastantes años, gobernara quien gobernara, en la lucha contra ETA, contra la intolerancia y el fanatismo, como para perder el tiempo en ese tipo de discursos. Siempre hemos ido del brazo con personas de diferentes ideologías y estamos muy orgullosos de ello. En todos los partidos, y más fuera de ellos, hay actitudes impresentables, como lo fue la, a nuestro juicio, agresión al señor Bono. Un buen favor a la democracia sería no el ocultarlas, y menos defenderlas, sino el erradicarlas. A quienes no nos creen les decimos que la lucha por la verdad de lo que allí ocurrió es una parte más de la lucha contra ETA y por la democracia. Mucho nos ha costado conquistar la calle como para consentir que se impida al ciudadano, y entonces ministro, señor Bono el derecho a manifestarse contra el terrorismo.

1. Pedimos disculpas a los medios de comunicación a los que no hemos podido atender debidamente.

“Entendemos su labor, pero esperamos que comprendan nuestra situación.

2. Queremos, finalmente, mostrar nuestro reconocimiento a todos los que han abierto espacios a la libertad, especialmente a quienes en Euskadi y Navarra han aceptado algún cargo público, siendo, en demasiados casos, asesinados por ello. Todos tenemos una deuda con ellos.”

——

Y estas son las portadas de hoy, que ya no me da tiempo a comparar.

22 de mayo de 2006

El Mundo convoca en primera página una manifestación de la Asociación de Víctimas de Terrorismo contra el Gobierno. Como en los mejores tiempos.

Ni la mani de la AVT de Alcaraz ni Zaplana aparecen en la primera de El País ni en sus páginas interiores. Ni una línea.

—–

20 de mayo de 2006

Esta es la foto del intento de agresión de los dos angelitos del PP contra el ministro Bono que seguramente el juez Hidalgo no pudo ver antes de firmar su sentencia “extrafalaria”(recurrida ante el Supremo) condenando a tres policías a trece años de cárcel.

Con dos días de retraso, y cuando el silencio era clamoroso, El Mundo ha recogido hoy, en titular a dos columnas, la noticia que dio El País, 20 minutos, etc., de que “Una militante socialista asegura que los dos detenidos por el ataque a Bono sí le agredieron”.

Algo es algo.

Su primera noticia iba más allá y llevaba, el jueves 18, este otro titular con el verbo preventivo “estudia”:

El PP estudia denunciar por falsedad a una socialista navarra

Hoy, por fin recoge la noticia con sujeto, verbo y completementos (y hasta con foto.

Claro que el verbo “reafirma” está cogido por los pelos:

Una socialista reafirma que vio a los miembros del PP agredir a Bono

Sin embargo este titular no hace honor al texto que le sigue ya que, en ningún momento, se menciona que la socialista hablara de que vio “agredir a Bono”.

Todo lo que dice es que los militantes del PP “intentaron golpear” y también que “intentaron agredir físicamente a José Bono, y no lo lograron porque varias personas nos interpusimos entre ellos”.

A la vista de los acontecimientos, llama especialmente la atención el interés que El Mundo y algunos dirigentes del PP tienen en destacar que lo grave del asunto no es si le pegaron o no al ministro Bono o si detuvieron ilegalmente o no a estos dos angelitos del PP. Lo grave para ellos -y así lo recogía El Mundo en su página editorial del jueves 18 de mayo- es “la falsificación”:

Bajo el título:

“El Gobierno trata de emborronar el “caso Bono”…

El Mundo dice:

“Pero nadie debe perder la perspectiva: aún cuando se probara que aquel día hubo una agresión, las falsificaciones de los policías del “Caso Bono” seguirían siendo hechos delictivos y su condena seguiría exigiendo de Rubalcaba y de Alonso una explicación minuciosa de lo sucedido”.

Lo que parece interesarles más es la presunta falsificación de los tres polícias, pero especialmente la del jefe de la Brigada de Información, Rodolfo Ruiz, -si se pudiera demostrar algún día- ya que este policía era el comisario de Vallecas, donde se guardó la “mochila” que ayudó a descubrir a los terroristas islamistas de Atocha y, de paso, a dejar en ridículo a José María Aznar, a Angel Acebes, a Eduardo Zaplana y a todos los embusteros que veían perder su puesto si la gente no se tragaba la farsa de que fue ETA quien puso las bombas del 11-M.

En efecto, al día siguiente de este comentario editorial, el 19 de mayo, El Mundo publicó toda una página sobre el 11-M con este exótico titular:

El PP dice que pruebas importantes del 11-M ahora parecen “un escándaloso montaje”

En esa información se relaciona la “famosa mochila de la Comisaría de Vallecas” con “pruebas falsas” del 11-M. O sea, que si fuera cierto lo que dice el juez Hidalgo sobre las falsificaciones de los policías en su sentencia “extrafalaria”, ¿por qué no ibamos a pensar que estos mismos policías han podido falsificar también la mochila de Vallecas?

O sea, quien hace un cesto hace ciento…

Y esta fue la página de El País que olvidé incluir ayer en el blog, donde estaba la famosa foto de los presuntos agresores del PP.

De esto ayer no salió ni una línea en El Mundo, que sigue ere que eree con el 11-M y la mochila de Vallecas.

Fin de la recopilación del

“Caso Bono/Caso Hidalgo”

—-

El Supremo “desbarata” o “legitima”. ¡Vaya papo el de Pedro Jeta!

¿Se comerá Hidalgo el turrón siendo aún juez en ejercicio?

Copio y pego aquí el comentario de urgencia que hice ayer para que no se nos olvide la jeta que tiene el estrafalario juez Hidalgo:

Los policias, condenados por el juez Hidalgo por la presunta detención ilegal del dos angelitos del PP -pillados in fraganti palo en mano-, han sido absueltos por el Tribunal Supremo.

El juez Hidalgo (en esta foto), que condenó injustamente a los policías del falso caso Bono en una sentencia estrafalaria, ha quedado con el culo al aire. El Tribunal Supremo ha anulado su sentencia y los policías han sido absueltos. A veces, hay Justicia. Aunque un poco tarde.

¿Despedirán ahora al juez Hidalgo por el daño que ha hecho a favor de la teoría conspiratoria?

¿Le ascenderá el PP, si gana las elecciones, para pagarle los servicios prestados?

Siempre nos quedará el Supremo.

Aquí tienen algunas entradas en mi blog sobre el Caso Bono/Caso Hidalgo

¡Jo! ¡Qué alivio!

¡Y qué vergüenza de juez Hidalgo! ¿Dimitirá de su cargo?

Otro revolcón a los conspiranoicos. Y Pedro Jota sin dimitir…

De vuelta a la normalidad laboral -después de la doble fiesta en una Almería de Primera División- me doy de bruces, otra vez, con la no participación de ETA en la matanza de Atocha ,según declaran los peritos el juicio del 11-M. ¡Qué aburrimiento! ¿No hay algún siquiatra disponible para los líderes de la AVT?

El País lo dice muy claro en su portada:

La obsesión de la AVT por meter a ETA en el 11-M se estrella otra vez con los hechos

Pese a la insistencia del trío Pinocho (Aznar-Acebes-Zaplana), la teoría conspirativa que trataba de relacionar miserablemente a ETA con el 11-M , para salvar cara de los mentirosos del Gobierno anterior, ha quedado de nuevo desacreditada en el juicio. Sin embargo, si uno lee El Mundo las cosas no están aún tan claras como muestra El País. Aquí están los titulares:

Indios y sociólogos

FERNANDO SAVATER en El País

22/05/2007

No sé si a ustedes les pasará igual: si a mí me tomasen por tonto Habermas o Vargas Llosa, por ejemplo, lo aceptaría con resignación puesto que a su lado probablemente lo soy; pero que me consideren idiota Conde Pumpido o López Garrido, por no hablar de Pepe Blanco… vaya, es algo que le humilla a uno. Y mi impresión general es que este Gobierno ha decidido que lo mejor es tratar a la clientela levantisca como si no tuviese demasiadas luces -“¡pero qué sabrá usted!”- incluso cuando se les está intentando dar en vez de liebre ya no gato, sino rata disecada.

El truco empleado es elemental aunque repetido con renovado énfasis: consiste en decir que en modo alguno se va a hacer o a consentir algo y luego hacerlo o consentirlo pero llamándolo de otro modo. Por tanto, el Gobierno nunca pactará con ETA un precio político del final de la violencia, pero ofrece una mesa política en cuanto acabe la violencia o si se suspende un rato suficientemente largo; no excarcelará a De Juana Chaos, pero se complacerá en verlo paseando fuera de la cárcel, que no es lo mismo; no absolverá de apología del terrorismo a Otegi, aunque no se extrañará de que no se le condene; no permitirá a Batasuna presentarse a las elecciones, pero autorizará decenas de listas de ANV que son “pacíficas y legales” aunque funcionen a todos los efectos como si fueran de Batasuna y por tanto parezcan de Batasuna, qué desconfiada es la gente; y por supuesto no se han reunido últimamente con los delegados etarras con fines de mercadeo, digan estos lo que digan, aunque de vez en cuando se les acerquen a buscar información, que no todo lo resuelve Google. Siguiendo así, el día que ETA pegue un tiro a alguien no se tratará de un asesinato propiamente dicho, sino todo lo más de otro afortunado que pasa a mejor vida…

Lo de las listas de ANV, sobre todo, está convirtiéndose en un auténtico máster de cómo tomar el pelo desde el Gobierno a la resignada grey de los gobernados. A cada telediario apretamos el cinturón de los embelecos un punto más. No sólo hay que creer que Batasuna no se presenta ni poco ni mucho a las elecciones gracias a la firme diligencia gubernamental, no sólo la parte autorizada de ANV nada tiene que ver con ETA pese a los apoyos que recibe de y brinda a los proetarras, sino que según el Fiscal General hasta se ha ido demasiado lejos en el celo prohibitivo. ¡Y aún hay quien pretende encerrar a la sufrida gente abertzale en un Guantánamo electoral! Es lo que viene a explicarnos a los duros de entendederas Javier Pérez Royo en Liquidación electoral de una minoría (EL PAÍS, 19 de mayo de 2007). Con la misma elocuente vehemencia con que otrora justificó a quienes iban a las puertas de la cárcel de Guadalajara para hacer la ola a los condenados del GAL, hoy denuncia que se está intentando ante nuestros ojos nada menos que la liquidación electoral de 150.000 o 200.000 ciudadanos españoles del País Vasco a los que se priva en la práctica del derecho de sufragio. Y así será, si se les impide votar de la manera que cada uno de ellos considere individualmente apropiada y se vean obligados a ejercerlo de la manera que los demás le imponen. A esos perseguidos solamente se les deja la opción de apoyar las candidaturas de los partidos que no les gustan o de abstenerse, es decir que se les condena al limbo electoral. ¡Menudo atropello! Por lo visto, no basta que haya candidaturas nacionalistas, nacionalistas radicales o francamente independentistas. Si el público lo demanda, es imprescindible que se autoricen también otras que no se desliguen de la violencia terrorista, que apoyen la estrategia de ETA y que recauden para ella financiamiento y audiencia política, abierta o encubiertamente. El derecho fundamental de elegir debe primar sobre la condición democrática o no de lo elegido, sea lo que sea. …Pues fíjense, yo no me lo creo. Puede que el derecho, sea constitucional o de otro tipo, no siempre coincida punto por punto con el sentido común del lego pero tampoco es una pieza absurda como las del teatro de Ionesco.

Y hay argumentaciones jurídicas que corroboran en este caso el escepticismo ante los razonamientos de Pérez Royo: remito al lector a la obra de otro catedrático de derecho, Carlos Fernández de Casadevante, La nación sin ciudadanos (ed. Dilex) cap. VIII, titulado “Ni todas las ideas, ni todos los proyectos políticos”.

Pero si por un momento acepto el planteamiento de Pérez Royo, entonces yo también temo formar parte de la minoría electoral liquidada. Porque yo tampoco tengo un partido a mi gusto al que votar. Yo quisiera votar a un partido socialista con una firme posición de rechazo tanto ante el terrorismo de ETA como ante sus pretensiones políticas, un partido socialista que se atuviese al espíritu y la letra del Pacto Antiterrorista tal como fue redactado en su día, un partido socialista que buscara en este punto político fundamental el apoyo del resto de los constitucionalistas y que no debilitara el diseño unitario del Estado de Derecho para conseguir apoyos de los nacionalistas periféricos que no creen en él por mucho que tales concesiones garantizasen su hegemonía en el Congreso. Y como tal partido socialista de mi ideal no existe y por otra parte no puedo inclinarme por una derecha empeñada en el terreno educativo en preferir feligreses obedientes a ciudadanos conscientes, me veo obligado al limbo del voto en blanco. ¡Ay, que zapatética situación la mía! ¡Arnaldo, Pernando, cómo os comprendo y compadezco!

En una de las historietas del genial Fontanarrosa, el gaucho don Inodoro Pereyra se enfrenta a los indios que llegan en destructivo malón. “¿Qué pretendéis?”, les pregunta y el jefe responde: “Vamos a arrasar vuestros campos, quemar vuestras casas y violar a vuestras mujeres”. “Pero… ¡eso es una barbaridad!”, comenta don Inodoro y el otro responde: “Ah, no lo sé, yo soy indio, no sociólogo”. En el País Vasco, los indios del malón abertzale siguen manteniendo sus pretensiones tradicionales, pero ahora renovadas y reforzadas: intimidar a los oponentes políticos, extorsionar a la población social y económicamente, convertir su ideario de máximos en un trágala obligatorio para todos del que sólo están dispuestos como mucho a negociar los plazos de cumplimiento. Ya lo están demostrando en la campaña electoral en el País Vasco y hasta el ministro de Justicia lo ha experimentado en carne propia (como no hay mal que por bien no venga, al menos tras los incidentes de Sestao seguro que Fernández Bermejo no necesitó recurrir ese día a ningún laxante). Y después de las elecciones, podemos prepararnos para lo peor. Pero claro, los indios no tienen por qué ser sociólogos. Ese papel lo cumplen otros, que nos explican sus intenciones fundamentalmente pacíficas, su deseo de renunciar a la violencia aún no del todo maduro, las posibilidades futuras de entenderse con ellos porque entre gente de izquierda todo acaba arreglándose, sus derechos vulnerados por la inicua Ley de Partidos y los intolerables caprichos de la derecha montaraz que se empeña en hablar de terrorismo para que la gente no se pasme como es debido ante los logros económicos y sociales del Gobierno. Nunca les habían faltado a nuestros indios proetarras voces sociológicas de elucidación y encomio, pero nunca antes las habían tenido tan abundantes y situadas a tan alto nivel en el ordenamiento estatal.

Ya sé que estas elecciones municipales no son ni debieran ser unas primarias, pero me temo que en gran medida van a funcionar como tales. Porque algunos estamos preocupados sin duda por la corrupción urbanística y temas afines, pero por mero instinto de conservación sentimos otras cuestiones como prioritarias. Y no podemos dejar pasar esta oportunidad de mostrar con la ocasión de voto que se nos ofrece nuestro rechazo ante la explicación sociológica y la ambigüedad gubernamental que refuerza en lugar de impedir el peligro que corren nuestras cabelleras.

Fernando Savater es catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.