BLOGS
Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘caso bono’

Periodismo carroñero e inmundo en El Mundo

¿Vuelve ETA al 11-M? Sólo la rabia y la vergüenza profesional me obligan a actualizar hoy este blog, que tengo medio abandonado por la crisis, y porque tengo la cabeza en otros asuntos de distinta envergadura. Sin embargo, hoy no puedo remediar dar un grito de S.O.S a mis colegas por la vergüenza que supone para los periodistas el tipo de periodismo amarillo, carroñero e inmundo que practica, a veces, como hoy en su portada, el diario El Mundo. ¡Qué asco!

Hoy me he enfrentado a la miserable portada de Pedro Jota como simple lector, no como viejo periodista. Y he recordado -no sin rubor- lo que muchos lectores nos dicen a menudo:

“Si sobre este asunto, que yo conozco muy bien, los periodistas informan tan mal, ¿qué será de todo aquello que no conozco y leo en los periódicos?”

Con portadas como la de hoy en El Mundo sobre el “caso Bono” y “la mochila de Vallecas” -plagada de insinuaciones torticeras, falsedades a medias, mala fe y ánimo de engañar a su fieles- no me extraña que los periodistas hayamos ganado peor fama que los pianistas de un burdel.

Algunos lectores de este blog pueden recordar el escándalo judicial y político que rodeó al mal llamado “caso Bono” y que debió llamarse “Caso juez Hidalgo“. También pueden recordar por qué el PP y El Mundo hicieron el montaje falso sobre el comisario Rodolfo Ruiz en el “caso Bono“: querían ligarlo a la “mochila de Vallecas” para echarle una mano al desvergonzado trío Pinocho (Aznar, Acebes y Zaplana) que atribuía la masacre del 11-M a ETA.

Ahí van algunos enlaces de este blog sobre el caso:

A veces, hay Justicia. ¿Despedirán ahora al estrafalario juez Hidalgo?

29 Junio 07

Los policias, condenados por el juez Hidalgo por la presunta detención ilegal del dos angelitos del PP -pillados in fraganti palo en mano-, han sido absueltos por el Tribunal Supremo.

El Supremo “desbarata” o “legitima”. ¡Vaya papo el de Pedro Jeta!

30 Junio 07

¿Se comerá Hidalgo el turrón siendo aún juez en ejercicio? Copio y pego aquí el comentario de urgencia que hice ayer para que no se nos olvide la jeta que tiene el estrafalario…

Mesquida defiende a los policías del “caso Bono” (¿caso Hidalgo?)

09 Noviembre 06

Joan Mesquida, director general de la Policía y de la Guardia Civil, defendió ayer en el Congreso a los tres policías que fueron condenados por una extraña sentencia del juez Hidalgo…

La mochila de Vallecas golpea a Losantos y a la COPE

29 Junio 08

Los obispos españoles deben andar temblando con las penas del Infierno que les esperan por sus reiterados pecados de omisión. la verdad es que los dueños de la pecaminosa cadena COPE no…

Caso Bono/caso Hidalgo: La fiscalía pide repetir el juicio

17 Julio 06

Con un par de días de retraso, he leído hoy en La Razón, del sábado 15 de julio, una información sobre el recurso de la Fiscalía del Tribunal Supremo contra la sentencia que condenó a…

El PP lleva al Congreso los recortes de Pedro Jota

19 Abril 06

Después de haber concluido la instrucción del juez del Olmo, ETA y el 11-M vuelven a mandar en la primera página de El Mundo con este titular: El PP presenta al ministro Rubalcaba 215…

Periodismo basura para creyentes y/o incautos

18 Abril 07

La portada de El Mundo de hoy merece un marco para ser colgada en la vieja cárcel de papel de “La Codorniz”. Todos los diarios de referencia del mundo mandan hoy en sus primeras pî..

Adivinanza:¿Que diario entrevista a Felipe o a Rajoy?

05 Agosto 07

El semanario británico The Economist dedica esta semana un comentario a la “racha de Zapatero” del que El País recoge unos parráfos en su revista de prensa: — Adivinanza facilona: …

“Caso Bono/Caso Hidalgo”: recurrida la sentencia “estrafalaria”

23 Junio 06

El Mundo ha dedicado páginas y páginas a la sentencia del Juez Hidalgo (ex policía de la Brigada Político-Social del franquismo) contra tres policías por el “Caso Bono”. Como se…

Vuelve la mochila del 11-M. Se acabó el verano.

01 Septiembre 06

Así me he quedado yo –como el recuperado cuadro “El grito” de Munch, pariente del presidente de 20 minutos- al enfrentarme esta mañana con la prensa de pago nacional. Por…

La foto que no vió el juez Hidalgo y la “mochila de Vallecas”

20 Mayo 06

Esta es la foto del intento de agresión de los dos angelitos del PP contra el ministro Bono que seguramente el juez Hidalgo no pudo ver antes de firmar su sentencia “extrafalaria”(recurrida…

Paralelismos entre el “Caso Bono” y el 11-M.

13 Octubre 06

La anécdota del desfile (Zapatero no se sentó al paso de la bandera norteamericana) sirve de ilustración en la portada de El Mundo. Este es su primer titular como pie de foto: Aplausos a…

——

El comisario Rodolfo Ruiz fue absuelto por el Tribunal Supremo de todas aquellas acusaciones falsas. Pero, ya se sabe, calumnia que algo queda. Su carrera fue arruinada y su familia, extremadamente dolorida. A Pedro J. Ramírez no le ha pasado nada. Son costumbres españolas.

Suma y sigue…

El Supremo convierte el “caso Bono” en “caso Hidalgo”

El Tribunal Supremo le ha dado la vuelta a la tortilla. No se trata de simples matices jurídicos sobre el dudoso “Caso Bono” (enormemente sospechososo desde el primer día) sino de algo mucho más grave. Donde el extraño juez Hidalgo dijo “negro, el Supremo ha dicho “blanco“. Y lo ha hecho de manera contundente.

Los tres policías condenados -no sabemos por qué- por el juez Hidalgo son totalmente inocentes y los agresivos angelitos militantes del PP pueden ser culpables de un delito de intento de atentado contra el ministroBono.

Siempre me han perturbado los casos extremos de quienes impunemente hacen justo lo contrario de lo que la sociedad espera de ellos: el bombero pirómano, el sacerdote pederasta, el periodista embustero o el juez injusto, por poner algunos ejemplos escalofriantes.

¿Le pasará algo ahora al estravagante juez Hidalgo por haber condenado injustamente a los tres policías en lugar de juzgar a los presuntos agresores del ministro de Defensa?

¿Paga algún precio un juez cuando, por error, estulticia, prevaricación o ideología, destruye la fama y el buen nombre de tres policías honrados?

Por si alguien tiene dudas sobre el escándalo político-jurídico-periodístico que ha rodeado a este caso, aquí encontrarán una desordenada recopilación de los hechos y opiniones recogidos en este blog, desde que les vimos el plumero al juez Hidalgo, a Pedro Jeta y a los líderes del PP que mintieron, a sabiendas, para sacar rédito político a costa de destrozar el buen nombre de tres policías que, como ha dicho ahora el Supremo, cumplieron con su deber.

La razones más espurias ha movido este escándalo y, a mi juicio, están ligadas, entre otras, a la “mochila de Vallecas“, al 11-M y a las mentiras masivas del “trío Pinocho” (Aznar, Acebes y Zaplana)

“Prohibido colgar anuncios”.
Rajoy… ¡pillín!

Me ha llamado la atención leer esta mañana -durante mi ración diaria del blog “Saco sin fondo– un comentario de Fétido en el que nos recuerda el lema muy oportuno que han pintado en un muro que hay cerca de su casa:

“Prohibido colgar anuncios”

Menos mal.

Ayer oí lo que dijo el Nuncio por la radio. Y me quedé de piedra. La verdad es que el representante en España del jefe de los católicos no ha lucido dotes para la diplomacia, especialidad en la que su empresa lleva triunfando más de 2.000 años.

Si esa es la diplomacia vaticana, en asuntos tan escandalosos como la protección perversa que la jerarquía esclesiástica da a los curas pederastas y delincuentes violadores, es una señal, desde luego bastante clara, de que su “espiritu santo” anda pluriempleado por otros pagos y ha abandonado a su iglesia. A los curas delincuentes les han dado una protección de vómito (demoníaca, diría yo, si creyera en sus demonios).

La Iglesia emplea el cepillo de sus fieles para pagar a sus víctimas, con el fin de ocultar los delitos, evitar la transparencia, el examen de conciencia, el propósito de enmienda, etc., y, por supuesto, el juicio público y la pena de cárcel que, según la Ley, correspondería a los verdugos de tantos niños abusados.

Cuando oigo a un desvergonzado como este nuncio del Papa diciendo barbaridades tan graves, se me cae la cara de vergüenza con sólo pensar que fui católico hasta la adolescencia (cuando la razón ganó la batalla a la fe).

Supongo que, si no se disculpa immediatamente por su presunto lapsus, el Papa expulsará a este miserable monseñor Monteiro de la carrera diplomática eclesiástica. Si le mantiene en este puesto, sin castigo alguno por sus vergonzosas -y creo que delictivas- palabras, sobre los abusos sexuales y las violaciones a menores por parte de los curas pederastas (que él califica de “accidentes”), ya sabemos hasta dónde llega la complicidad farisaica de estos “sepulcros blanqueados”.

El Mundo, que nunca consideró noticia de portada el pago de 500 millones de dólares a las más de 500 víctimas de abusos sexuales (sólo en la archidiócesis de Los Angeles), publica hoy este benévolo resumen de la intervención del nuncio del Papa en favor de los curas delincuentes y -¡como no!- en contra de la prensa que “se ensaña con la Iglesia“.

Me ha extrañado que El País, que ha dado dos días en portada este escabroso asunto de sotanas y violencia sexual, no haya recogido ni una sola palabra de las pronunciadas ayer por el nuncio del Papa.

¿Se habrá asustado El País tras oir las quejas y denuncias del Nuncio?

Prefiero no escribir más de este asunto, por ahora, porque me llevan los demonios

En base al “Caso Bono/Caso Hidalgo”, El País publica hoy este artículo del magistrado J. A. Martín Pallín, altamente recomendable para lectores del blog interesados por lo que el autor llama la “malversación” del papel de la prensa.

Este artículo del magistrado Martín Pallín complementa bien al que publicó hace unos días Javier Pradera, también en El País:

Un intento ¿inútil? de hacer pedagogía judicial

JOSÉ ANTONIO MARTÍN PALLÍN

19/07/2007

El llamado caso Bono contiene los ingredientes necesarios para buscar una receta que pueda servir de pauta a la información sobre tribunales.

Una sentencia es la respuesta que un órgano judicial da a un conflicto que, por una u otra causa, ha llegado a su conocimiento. Previamente se lleva a cabo una tarea de investigación de los hechos que están en el origen del litigio. La tarea es más o menos compleja según la multiplicidad de casos que suceden en la vida real. Cuando el conflicto merece la atención del derecho penal, nada se puede hacer sin depurar las versiones, normalmente confrontadas, entre la persona que denuncia e imputa y la postura, rotunda o parcialmente contradictoria, de quien se ve acusado y sometido a un proceso de investigación.

Si el caso judicial por sus protagonistas atrae el interés público, la función de juzgar se coloca en el foco de atención de los medios de comunicación. En nuestro mundo informativo se toman posiciones apriorísticas, es decir, previas al debate, dando por sentado que los hechos son tal como cada uno, desde su visión y óptica política, los declara, sin admitir la versión contradictoria y lo que es más grave, sin respetar la actuación de los jueces únicos a los que corresponde llevar las riendas del litigio.

Se hacen juicios paralelos con una ligereza y persistencia que resultaría llamativa y escandalosa en otras latitudes y culturas democráticas y judiciales. Aquí se pretende marcar los caminos al juez importunándole e incluso amenazándole, velada o directamente, si no recorre el camino que previamente le han trazado o no dicta una sentencia que se acomode a las pretensiones de los informantes u opinantes.

A nadie le importa, salvo si alguna vez les llega el turno de sentarse en el banquillo de los acusados, que el juez realice su trabajo con serenidad de ánimo, pausa, racionalidad y sentido de búsqueda de la verdad material, es decir, la única que se puede alcanzar en un proceso penal.

Los jueces ven la realidad como en un espejo reflejada en las versiones de los acusados y testigos, opiniones de los peritos y demás pruebas complementarias. Los reportajes gráficos son de gran utilidad, pero en ningún caso, puede suplantar la evaluación judicial sobre su mayor o menor exactitud, realidad o credibilidad. La valoración de las pruebas corresponde a los jueces, sometidos constitucionalmente a criterios de racionalidad y explicación lógica y fundada de los motivos por los que estiman unas pruebas más consistentes que otras y por qué desvalorizan argumentos y testimonios contrarios.

En esto es, precisamente, en lo que se plasma la tarea de juzgar que nos encomienda la Constitución. Nadie, sin bordear la agresión al derecho del acusado a un juicio justo, puede apropiarse de la pretensión de juzgar de forma paralela y de rebelarse, sin esgrimir causas ni motivos, contra la decisión del juzgador.

Volvamos al caso Bono. El tribunal competente celebró un juicio oral seguido con expectación por los medios. Una vez que terminó el juicio, realizó la valoración de las pruebas disponibles. Los hechos, más o menos sintéticamente recogidos en la sentencia, reflejan un incidente en el curso de una manifestación en la que el ministro de Defensa fue abucheado, sin que sufriera agresión física, aunque a continuación reconoce la existencia de un zarandeo. Un inspector de policía presente en la manifestación redactó una nota informativa en la que negó la agresión física pero admitió que fue imposible evitar los zarandeos. A partir de este momento, se dedican 14 folios a relatar lo sucedido durante la confección del atestado que se envía a la autoridad judicial.

La siguiente tarea consiste en analizar si esos hechos constituyen los delitos que las partes acusadoras le han indicado. En este caso, detención ilegal y falsedad en el atestado de la policía.

Dictada la sentencia, los condenados acuden a un tribunal superior pidiéndole que la anule o la modifique. Cuando se llega a esta fase, el recurrente puede estar en desacuerdo con los hechos que se le imputan o simplemente rechazar su carácter delictivo. En el primer caso tratará de poner de relieve que las pruebas son nulas, son insuficientes o se han manejado erróneamente. Pretende que se corrija el hecho de que se le imputa y se sustituya por otra versión más favorable a sus intereses o que se declare su absolución por falta de pruebas.

En el caso que nos ocupa, los incidentes notorios de la manifestación, y las consecuencias o derivaciones posteriores -detención y traslado a la comisaría de policía de los sospechosos-, no fueron cuestionados.

Hasta tal punto existía conformidad sobre los hechos, que el Tribunal Supremo al conocer del recurso los ha mantenido intactos y sin tocar una sola coma.

La cuestión, por tanto, se redujo a dilucidar si esos hechos eran constitutivos de los delitos que había declarado la Audiencia Provincial o, por el contrario, por su propio contenido y por la forma en que se relatan, los acontecimientos carecían de toda relevancia penal.

El debate adquiere así unos perfiles exclusivamente jurídicos. Los que trabajan en los medios de comunicación deberían extremar su cautela a la hora de enfocar la decisión del Tribunal Supremo. El Tribunal Supremo no ha legitimado la detención ilegal como editorializó el diario El Mundo. Espero que conocido el contenido de la sentencia, explique a sus lectores los motivos de su gruesa descalificación.

La cuestión es más simple, el Tribunal Supremo ha dicho que los hechos que declaró probados la Audiencia Provincial no constituyen delito alguno.

Es muy complejo concentrar en un titular e incluso en una más amplia información, los entresijos de una sentencia. Ahora bien, el análisis se desvirtúa y se ilegitima la crítica cuando se relata solamente el resultado de la decisión y se desprecian los argumentos que en este caso ignoraban, pues no se había publicado. Los ciudadanos tienen derecho a conocer, aunque sea sintéticamente, cuáles han sido las razones que han llevado a la adopción de una determinada decisión.

Una sentencia puede gustar o no gustar, pero vale lo que valen sus razonamientos. Si se ocultan a la información, cuando se hacen públicos, se hace un mal servicio a los lectores y se malversa el papel de los medios de comunicación en una sociedad democrática, que no es otro que transmitir información veraz, añadiéndole, ¿por qué no?, unas dosis de pedagogía ciudadana.

José Antonio Martín Pallín es magistrado emérito del Tribunal Supremo.

Aznar en portada: ¡mira como tiemblo!

Hace un mes y pico me pregunté en este blog si los presidentes de grandes empresas nombrados por Aznar eran intocables. Llegué a pensar que el presidente Zapatero pecaba de cierta inguenuidad al considerar intocables a los miembros de esta quinta columna del PP incrustada, por decisión discrecional de Aznar, en los poderes económicos reales de España.

De vez en cuando, el ex presidente Aznar cabalga de nuevo en la portada de su diario favorito. Hoy lo hace dando una palmada en el hombro y jaleando al presidente de Endesa,

Manuel Pizarro, a quien alaba por su actuación frente a las “zancadillas de los poderosos“. Pizarro fue puesto ahí por Aznar y ha sido respetado en su cargo -no sabemos por qué- por un bisoño Zapatero.

Los accionistas de la nobleza eléctrica siempre han sido muy sensibles a las sugerencias del poder político, que tiene en sus manos el futuro de un sector tan estratégico y de beneficios tan garantizados por el Estado.

Si el Gobierno socialista no utiliza su poder de convicción para neutralizar a claros enemigos políticos que se deben a quien les nombró, sabrá por qué lo hace. Yo no.

——

———

Caso Bono: Que la Prensa te pille confesado…

Este artículo de Javier Pradera, publicado en El País de hoy, ilumina el turbio “caso Bono/caso Hidalgo” y enciende la sangre a toda persona de bien, sensible contra la injusticia.

Pradera concluye con esta sentencia, muy triste para la profesión periodística:

“Si la sentencia del Supremo ha lavado el honor de los condenados, la prensa que les revolcó en el barro jamás dará un paso para reparar su linchamiento”.

A veces, hay Justicia (II): el juez Hidalgo con el culo al aire

Hace un año y pico, cuando comenzó la tropelía del PP contra estos tres policías hoy rehabilitados, dije aquí que, sublevado por tal injusticia, había decidido investigar el caso por mi cuenta y riesgo.

Tuve poco tiempo libre, fuera de mis horas de trabajo, pero, afortunadamente, como en mis viejos tiempos de reportero audaz, tuve acceso a información fetén, de primerísima mano.

Así lo manifesté en sucesivos post, confiando (no mucho, la verdad) en que algún día resplandecería la Justicia sobre la presunta prevaricación de juez Hidalgo y la miserable e indigna posición de algunos desvergonzados líderes del PP.

Algunos de ellos, con este sucio caso y al margen de sus legítimos intereses partidistas, pasaron la línea con la que la gente honrada se separa, con asco, de las malas personas. Aquí se les vió el cartón del “todo vale” para recuperar el poder, pactando con el diablo si exisitiera. Don Antonio Machado les definía muy bien:

“Son malas gentes que van apestando la Tierra”

El cabreo personal y profesional que me produjo este caso tan estrafalario me hizo perder, a veces, la frialdad que exige la búsqueda desinteresada de la verdad, es decir, de los hechos separados de las opiniones.

Aquella rabia contenida (no soporto injusticias tan flagrantes) sólo es comparable a la alegría y al alivio que me ha proporcionado la sentencia del Tribunal Supremo:

Restaura definitivamente la Justicia y deja al juez Hidalgo, y a sus despreciables jaleadores del PP, con el culo al aire.

Por su desproporción y desmesura, la campaña mediática y política, orquestada en torno a este caso insignificante, basado, y por los pelos, en un par de chapuzas de orden reglamentario y administrativo, habituales en todas la oficinas públicas de España, me hizo temer lo peor.

Los manipuladores político-mediáticos de la vieja derecha de toda la vida (Pedro Jota Ramírez y Federico J. Losantos, con la bendición de lo peor de la Iglesia católica y del PP) trataban de cobrarse otra pieza de caza mayor: iban sin disimulo a por Rodolfo Ruiz, quien el 11-M era el jefe de la Comisaría de Vallecas.

Como recordarán, allí estuvo la famosa mochila que dió la pista de los terroristas islamistas y desacreditó de golpe la teoría conspiratoria del trío Pinocho (Aznar, Acebes, Zaplana) que atribuía la matanza de Atocha a ETA, con el fin espurio de ganar con engaño las elecciones del 14-M de 2004.

Ahí estaba la madre del cordero. Si Rodolfo Ruiz, jefe de la Brigada de Información, no hubiera sido el 11-M comisario de Vallecas, otro gallo habría cantado en el “Caso Bono/Caso Hidalgo”.

Por los datos que obtuve entonces, llegué a la convicción de que uno de los tres policías, acusados de detención ilegal de aquellos dos angelitos del PP, fotografiados, palo en ristre junto a Bono, con las manos en la masa, tuvo la mala suerte de haber estado destinado en Vallecas.

Precisamente por eso, el delito que más interesaba a los cruzados de la conspiración era el de “falsificación de documentos“. Si Rodolfo Ruiz era condenado por “falsificación” -como lo fue por el inolvidable juez Hidalgo– los conspiranoicos podrían entonces sembar sospechas de que también hubiera “falsificado” la mochila del Vallecas, que no estalló y fue clave en el juicio por la tragedia del 11-M. Lo dice el refrán:

“Quien hace un cesto, hace un ciento”.

Al final, les ha salido el tiro por la culata. Pero, en el camino, han destrozado la vida de tres honrados policías y la de sus familias. ¡Qué vergüenza!

Por algunos comentarios que he recibido en el blog, compruebo que, con el paso del tiempo, se han olvidado algunos de los hechos que considero fundamentales para comprender esta delirante historia del Caso Bono/caso Hidalgo.

Como es sábado, y ya tengo mi huertecillo a punto, voy a repasar ahora mis notas antiguas y a copiar y pegar algunos datos que quizás nos ayuden a refrescar nuestra memoria y a encender nuestra más noble pasión por la Justicia.

Hasta aquí llega lo que he escrito hoy. Quienes hayan seguido el “Caso Bono/Caso Hidalgo” en este blog ya pueden dejar de leer. Lo que sigue (muy largo, aviso) no es más que una recopilación de algunos post de este caso desde mayo de 2006 hasta ayer.

—–

Recopilación para el archivo del blog:

29 de junio de 2007

¿Se comerá Hidalgo el turrón siendo aún juez en ejercicio?

Los policias, condenados por el juez Hidalgo por la presunta detención ilegal del dos angelitos del PP -pillados in fraganti palo en mano-, han sido absueltos por el Tribunal Supremo.

El juez Hidalgo , que condenó injustamente a los policías del falso caso Bono en una sentencia estrafalaria, ha quedado con el culo al aire. El Tribunal Supremo ha anulado su sentencia y los policías han sido absueltos. A veces, hay Justicia. Aunque un poco tarde.

¿Despedirán ahora al juez Hidalgo por el daño que ha hecho a favor de la teoría conspiratoria?

¿Le ascenderá el PP, si gana las elecciones, para pagarle los servicios prestados?

Al menos, ahora sabemos que siempre nos quedará el Supremo.

Aquí tienen algunas viejas entradas en mi blog sobre el Caso Bono/Caso Hidalgo

¡Jo! ¡Qué alivio!

¡Y qué vergüenza de juez Hidalgo!

¿Dimitirá de su cargo?

—–

9 de noviembre de 2006

Joan Mesquida, director general de la Policía y de la Guardia Civil, defendió ayer en el Congreso a los tres policías que fueron condenados por una extraña sentencia del juez Hidalgo (ex policía de la brigada político-social del franquismo) en el llamado “caso Bono”.

Pese a la sentencia condenatoria, que está recurrida ante el Supremo, Mesquida aseguró que los policías actuaron con arreglo a la legalidad vigente y a la Constitución.

Según informa hoy El Mundo, Mesquida dijo que los tres condenados están destinados en la actualidad en puestos burocráticos y que están de baja.

Por informaciones personales que tengo de este caso judicial tan rocambolesco y, a mi juicio, escandaloso, recomiendo no perderlo de vista. Si el comisario Rodolfo Ruiz no hubiera sido el encargado de la custodia de la tristemente famosa “mochila de Vallecas” (que nada tiene que ver con el intento de agresión contra Bono, por el que ha sido condenado) otro gallo hubiera cantado en este caso, que yo prefiero llamar “caso Hidalgo“.

La presunta “falsificación” de documentos” atribuida en el “caso Bono” al ex comisario de Vallecas ha servido a El Mundo, a la COPE y al sector conspiranoico del PP para ligar, por yuxtaposición, al comisario del caso Bono con el 11-M y ETA.

Según la teoría conspiranoica, si se pudiera probar que el comisario Ruiz falsificó un documento en el caso Bono, ¿por qué no iba también a falsificarlo en el caso de la “mochila de Vallecas“? “Quien hace un cesto, hace un ciento”, dice el refrán.

Por eso, creo que los seguidores del trío Pinocho (Aznar-Acebes- Zaplana) tenían tanto interés en que el juez Hidalgo condenara a su ex colega Rodolfo Ruiz por falsificación de documento público.

¿Y si, pese a lo que dice este extraño juez, no hubiera existido nunca falsificación de ningún documento por parte del ex comisario de Vallecas?

Por salud democrática, deberíamos seguir la pista de los próximos ascensos del juez Hidalgo.

Algo huele a podrido en algunos sectores de la judicatura, a donde aún no ha llegado la transición democrática.

Esta es la foto que no vio el juez Hidalgo:

Otro caso que tal baila es el de elmundobórico.es, entre el juez Garzón y la jueza Gallego: Este es el capítulo de hoy de El Mundo:

—–

1 de octubre de 2006

Me desperté hoy con algunos comentaristas domingueros del blog que piden nada menos que la persecución judicial de Pedro Jota… o de Garzón.

No creo que sea para tanto. Pedro Jota ha pisado a menudo la raya de la ética periodística (¡y no digamos de la estética!) y nunca le ha pasado nada. Para un ex periodista como él no hay peor castigo que el descrédito público ganado a pulso.

Aunque, naturalmente, todos somos iguales ante la Ley, y no creo en patentes de corso para ninguna profesión, no me parece buena idea perseguir a Pedro Jota por presuntas injurias o calumnias a ninguno de los tres poderes (legislativo, ejecutivo o judicial). Otra cosa es que ataque de forma delictiva a particulares.

Pienso que la libertad de expresión -una flor todavía demasiado frágil- debe ser preservada en caso de crítica o ataque a los poderes del Estado, a menos que el presunto delito sea demasiado grave.

También me ha llamado la atención este comentario de El Duende de Miami, sorprendido por el caso de los falsificadores falsificados. Dice así:

——

“Que me perdonen los que saben mas del tema y lo han seguido de cerca día a día, pero…

todo lo que tienen para sustentar la implicación de ETA en el 11-M es ese informe sobre la existencia de acido bórico que ETA uso una vez en el 2001?

Y el resto de pruebas? No pesan 100 veces más?

No entiendo nada. Si eso no es agarrarse a un clavo ardiendo, no se lo que es.

No me gusta Pedro J. Ni antes ni después del video, creo que una persona que apoya un movimiento tradicional y derechas debería haber abandonado el país por vergüenza torera. No se como trató el tema en su casa con Ágata Ruiz de la Prada (su esposa), ni tampoco me lo puedo imaginar.

Pero que haya españoles que den crédito a esa historia que parece que estaba basada en la existencia de acido bórico?

No me lo puedo creer. No puede haber tanto asno.

Y la historia de la mochila, no había algo de eso también?

Me perdí algo?

Alguien tiene tiempo y voluntad de iluminarme?

lo dijo El Duende de Miami • 1 Octubre 2006 | 10:00 AM”

FIN

—–

“Y la historia de la mochila, no había algo de eso también?”

Ese comentario de El Duende, ligado a los presuntos falsificadores del ácido bórico, me ha recordado una noticia de El Mundo del pasado viernes sobre el caso Bono/caso juez Hidalgo y también me ha recordado la triste persecución de un policía (del caso Bono/caso Hidalgo) para desacreditarle como custodio de la mochila de Vallecas.

La presunta noticia de El Mundo tiene miga y está cargada de inexactitudes y de opiniones sesgadas cuando no de flagrantes mentiras.

Por razones más personales que profesiones, conozco el “caso Bono/caso Hidalgo” con bastante detalle. Por eso, me escandaliza sobremanera el amasijo de intereses espurios entre periodistas, jueces y políticos que han producido el resultado de una condena grave a tres policías inocentes porque uno de ellos (el comisario Rodolfo Ruiz Martínez) fue el guardián de la mochila de Vallecas y convenía desacreditarle para urdir la teoría conspirativa de ETA en el 11-M.

La presunta noticia sin contrastar de El Mundo, que reproduzco aquí al lado, es una muestra más de la estulticia profesional o, peor aún, de la mala fe de algunos colegas.

En cuanto vuelva a Madrid, buscaré entre mis documentos los detalles del caso Bono/caso Hidalgo para reconstruir en el blog esta triste historia.

Una de mis fuentes policiales mejor informadas me envía un mensaje personal…

“sobre el asunto de la condecoración de los escoltas de “Bono” que han aparecido en algunos medios (Los intoxicadores) y con la finalidad de rebatirles, si lo consideras conveniente”.

“Los escoltas de Bono nunca cambiaron su declaración, hicieron una ampliación a la comparecencia primera, que por otro lado es practica habitual que en las investigaciones policiales se hagan sucesivas ampliaciones por varios motivos, todos ellos lícitos”.

“Quedó demostrado en el juicio y así lo manifestaron los propios escoltas de Bono que sus manifestaciones fueron libres y propias, sin que nadie les dijera lo que tenían que decir o manifestar y lo que es más importante que lo recogido en el Atestado concuerda fiel y literalmente con lo manifestado cuando comparecieron en primera y segunda vez, ratificándose siempre en estos términos a las preguntas del Presidente del Tribunal y la Acusación y ante la insistencia de estos, porque esperaban otra cosa diferente, los Escoltas de Bono al mismo tiempo que se afirmaban en lo que constaba en el Atestado, dijeron que aun SE QUEDABAN CORTOS.¿ Donde está el cambio, que vociferan los intoxicadores?”.

“Ante las manifestaciones de la portavoz del P.P. en la prensa pidiendo la RESTITUCIÓN del anterior Jefe de Grupo de Conflictividad Laboral y Social de B.P.I. con nº 16444, por supuesto cese, puntualizo para si consideras conveniente aclararlo, por su importancia, que no hubo cese, por el contrario hubo una petición de baja, por escrito, de la Brigada del interesado por ser este su deseo”.

“En cuanto a otras noticias de prensa de que se ha condecorado al Inspector Jefe que avisó a los escoltas de Bono paRA QUE SE CAMBIARÁ su declaración, además de ser falso el motivo (nunca hubo tal cambio), es igualmente falsa la concesión de condecoración para el Inspector Jefe.”

“Todo lo anterior es demostrable con documentos y nunca me podía imaginar que mintieran tan abierta y descaradamente en medios públicos.”

Fin del mensaje.

Portada de El Mundo de hoy:

Portada de El País de hoy:

Ésta es la página 14 de El Mundo dedicada hoy a la comparación de noticias en dos medios distintos como son El País y el ABC. Da gusto ver que vamos creando escuela… Bienvenidos al club. Quien te copia, te homenajea.

Y esta es la información de El País, pagina 21, sobre el caso “Pedrojota, pedrojoteado”:

30 de septiembre 2006

Me parto de la risa. Gracias, señor Garzón por deshacer este entuerto y por restaurar mi confianza en la Justicia.

Me acabo de enterar de la “gran exclusiva” de El Mundo de hoy por un mensaje SMS de nuestro Ricardo Villa, cofundador y subdirector de nuestro diario on line “20minutos.es” y mano derecha (¿o izquierda?) de Arsenio Escolar. Gracias, Ricardo, porque me parto de la risa. Luego me ha llamado Arsenio y nuestras carcajadas se oían por todo el Cabo de Gata.

Estoy en Almería, a orillas del Mediterráneo y lejos de los diarios de papel, pero tengo conexión a Internet y voy copiar y pegar ahora mismo la portada de El Mundo (que descarga antes que la de El País) para deleite de nuestros lectores y motivo de reflexión para nuestros troles de buena voluntad.

Ayer me preguntaba yo por donde saldría hoy Pedro Jota Ramírez, el cazador cazado. Este gran ex periodista siempre supera mi imaginación. Y como le gusta pelear con trampa –suele esconder un hierro dentro de su guante- pocos colegas se atreven a llevarle la contraria.

Cuando caiga del todo –dentro de muchos años o, quizás, nunca- le brotarán enemigos por doquier. Pobrecillo. Pero se lo está ganando a pulso. Pedro Jota es un marrullero, maestro en el arte de manipular los hechos, capaz de convencer a incautos, con el fin de arrimar el ascua a su sardina. En distintos grados, todos lo hacemos –queriéndolo o no – pero, que yo sepa, nadie le supera.

El director de El Mundo ha convertido la realidad, retorciéndola, en una columna salomónica -estilo remordimiento-, no por sabia sino por retorcida. En este caso que nos ocupa, ha estrujado la noticia de los presuntos falsificadores del presunto informe sobre ETA/11-M tal como hacemos con una toalla mojada para extraer la última gota de agua. En lugar de celebrar el “desmontaje”, acusa al juez Garzón –a quien tanto alabó en otros tiempos- de “montaje”. Estarán ustedes de acuerdo conmigo en que “montaje” es una palabra muy pedrojotera

Esta es la portada de El Mundo:

Esta es la portada de El País (que me ha llevado un siglo descargar):

Éste es el comentario editorial de El Mundo

Y este es el comentario editorial de El País

¡Atención!

Pedrojota no ha perdido el juicio. No se hagan ilusiones. Le costará reponerse de este ridículo tan espantoso (“clamoroso” dice el ponderado José María Brunet en La Vanguardia), pero se repondrá. Saldrá por peteneras, ya lo verán.

¿Acaso no superó orgullosamente el feo que le hicieron sus enemigos, y en mala hora, con el video íntimo-sexual de Exuperancia y el corpiño rojo? Nunca quise verlo, porque me pareció una puñalada trapera y de muy mal gusto. Pero Pedro Jota hizo de tripas corazón y utilizó entonces la misma palabra (“montaje”, como si el video sexual fuera falso) que utiliza hoy para intentar desacreditar sin éxito al juez Garzón.

Lo del GAL –que él cubrió valientemente antes que El País– le dio un crédito periodístico que ya agotó hace tiempo a base de tantos abusos.

Sus heroicidades pasadas no valen ya para pagar sus excesos presentes. Será interesante seguir con atención sus próximas contorsiones editoriales, dándole conscientemente la vuelta a los hechos, para –como decimos cínicamente en todas las redacciones- “que la realidad no le destroce una buena crónica”.

Pedro Jota tiene una gran facilidad para corregir sus yerros y “decir digo donde dijo Diego”. Es de sabios rectificar… pero ¿tanto?

Hay multitud ejemplos impresos y guardados en las hemerotecas. Por eso, no me extrañaría que abandonara pronto a su amigo Aznar, compañero de pupitre de su ex amigo Villalonga, y volviera su mirada hacia Zapatero o, incluso, hacia Pepiño Blanco. Nunca hacia Rubalcaba, a quien teme como a una vara verde.

No, no se escandalicen. Ya veo venir los editoriales de Pedro Jota lamiendo el c–o a Zapatero, como hizo con Mariano Rubio y Felipe González antes de pasarse al bando del acorralado Mario Conde.

Me dirán ustedes -y con razón- que no es bueno “hacer leña del árbol caído” y que “a moro muerto, gran lanzada”. Estoy de acuerdo. Pero convendrán conmigo también en que yo no le critico sus fechorías profesionales ahora, por primera vez, sino que vengo criticando las malandanzas de este tal Pedro Jota (¿recuerdan cuando se me escapó lo de Pedro Jeta?) desde que comencé este blog, hace ya más de un año. Y desde mucho antes, si miramos en las hemerotecas. Desde que tengo mi casa pagada y mis hijos crecidos, suelo hablar como si fuera libre y digo mucho de lo que pienso.

Para beneficio de los más incrédulos, voy a buscar un viejo ejemplo de contorsionismo editorial (o sintonización de la conciencia con el dueño del periódico) de nuestro insigne manipulador. Internet lo tiene todo. Por ejemplo, cuando Pedro Jota era director de “Diario 16”, a las órdenes de Juan Tomás de Salas (hermano de Alfonso de Salas) amigo y protegido de Mariano Rubio Jiménez (gobernador de Banco de España) y de Miguel Boyer Salvador (superministro de Economía del PSOE, antes de pasarse a las filas de Aznar), no de dolían prendas a la hora de deshacerse en piropos al Poder; unos piropos –créanme- que harían sonrojar a cualquier colega mínimamente pudoroso. Pero este hombre carece de pudor y de pundonor. A los hechos me remito.

He aquí uno de los artículos (“Carta del director”) publicado y firmado por Pedro J. Ramírez en “Diario 16”.

No quiero hacer más leña del árbol caído. Y no por falta de ganas sino porque tengo que recoger a mi hija Andrea y preparar la comida para unos amigos yanquis (compañeros míos de pupitre como Nieman´77 en la Univerdad de Harvard hace 30 años) que están de visita en nuestra casa almeriense. Bill es un “gurú” de las tecnologías de la información y estamos todo el rato hablando de Internet. ¡Qué pasada! Ya les contaré mis conclusiones cuando se me pase el ataque de risa que me ha provocado este Pedro Jota “pedrojoteado”.

Le han metido una cuña de su propia madera…

¿Duele?

¡Que le vamos a hacer!

—-

31 de julio de 2006

La Razón publica hoy una información sobre los argumentos presentados por el Partido Popular al impugnar el recurso de la fiscalía contra la sentencia que condenó a tres policías a trece años de cárcel por el “caso Bono”.

Desde que conocí los detalles del caso, yo suelo llamarlo “caso Hidalgo” porque fue este juez quien presidió el tribunal que dictó las sentencia estrafalaria.

Por primera vez, he visto hoy publicada en La Razón una foto del juez Hidalgo que bien podría pasar a la historia de los casos raros y sospechosos. Espero que la mayoría conservadora no le nombre antes para un alto puesto en el Tribunal Supremo.

Lo más interesante, a mi juicio, de la página de La Razón es poder observar la cara que tiene el juez Hidalgo. Por eso, copio y pego para mis avisados lectores el recorte de la petición de impugnación del PP.

Imagino que el Tribunal Supremo podrá ver esta foto de los presuntos agresores de Bono que no quiso ver el juez Hidalgo.

17 de Julio de 2006

Con un par de días de retraso, he leído hoy en La Razón, del sábado 15 de julio, una información sobre el recurso de la Fiscalía del Tribunal Supremo contra la sentencia que condenó a tres policías por dos presuntas detenciones ilegales en el caso Bono/caso Hidalgo.

Esta es la foto que no vio el juez Hidalgo:

La sentencia “estrafalaria” del juez Hidalgo (ex policía de la Brigada político-social) ha generado una gran polémica en la prensa, la recogida de firmas contra la condena de los policías y la denuncia de varios testigos sobre los intentos de agresión contra Bono por parte de los dos militantes del PP presuntamente detenidos ilegalmente.

Este es el titular, a cuatro columnas, de La Razón:

La Fiscalía del Supremo quiere que se repita el juicio a los policías condenados del «caso Bono»

Y este es el sumario:

Defiende que la detención de los dos militantes del PP se ajustó «exactamente» a la Constitución

Como no tengo el PDF de la página, copio y pego aquí el texto completo de la información de La Razón:

F. Velasco

Madrid- La Fiscalía del Tribunal Supremo considera que la detención de los militantes del PP Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz, tras los incidentes registrados en la manifestación de la AVT en los que se vio implicado el entonces ministro José Bono, se ajustó «exactamente» a los requisitos establecidos en la Constitución, por lo que, en ningún momento, puede tipificarse como ilegal, tal como sostuvo la Audiencia de Madrid. Por este motivo, pide que se revoque la condena de dos años de cárcel impuesta por detención ilegal a los tres policías que fueron juzgados por ello, al igual que respecto al delito de coacciones por el que también fue condenado el comisario Rodolfo Ruiz.

Sin embargo, lo más llamativo del recurso interpuesto por la Fiscalía ante el Tribunal Supremo -en el que no se recurre la condena de tres años de cárcel a los tres policías por el delito de falsedad documental-, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, es la petición de que se repita el juicio contra el comisario jefe Rodolfo Ruiz, el Inspector jefe Javier Fernández y el agente José Luis González. En concreto, se solicita a la Sala Penal que dicte una nueva sentencia «anulando la impugnada y ordenando la celebración de un nuevo juicio con tribunal distinto». De forma subsidiaria, es decir, si no se estima lo anterior, reclama que se les absuelva de los delitos de detención ilegal y coacciones, con lo que, de aceptarse el recuso en este sentido, los agentes tendrían que cumplir tres años de cárcel.

En este sentido, la Fiscalía señala que los tres agentes actuaron «en el marco de una investigación policial» y que la detención de los dos afiliados del PP se produjo «en el curso de una causa penal por hechos con evidente apariencia de delito -agresión o intento de agresión- y existiendo indicios de la posible participación» en los mismos de Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz.

Sólo duró «el tiempo necesario». En todo caso, y tras reseñar que ambos acudieron de forma voluntaria a la Comisaría, destaca que la detención «sólo duró el tiempo necesario para la información de derechos, recibirles declaración y, sin solución de continuidad se los dejó en libertad». Se trató, se añade en este punto, de una «detención formal», pero en ningún caso existió el dolo específico para que pueda considerarse como ilegal.

Por tanto, añade la Fiscalía del Supremo, esa detención se limitó «a la privación de libertad deambulatoria necesaria para la práctica de diligencias, sin ninguna otra limitación añadida y habitual en dependencias policiales».

De esa forma, la actuación de los policías se puede considerar, para la Fiscalía, como proporcional «a la finalidad perseguida de esclarecer unos hechos delictivos calificados “a priori” como atentado a la autoridad o sus agentes». Por tanto, concluye la fiscalía sus argumentos en este apartado, la detención de los dos afiliados del Partido Popular se ajustó «exactamente a los requisitos previstos en la Constitución española y a los desarrollados en la Ley de Enjuiciamiento Criminal».

En cuanto al delito de coacciones, la Fiscalía pide que se anule porque el Tribunal que dictó la sentencia introdujo de oficio los hechos constitutivos de ese delito, por el que se condenó a Rodolfo Ruiz, «ejerciendo, por tanto, simultáneamente la función de acusar y juzgar, con las consecuencias derivadas de vulneración del derecho a ser informado de la acusación, indefensión y pérdida de la obligada posición de imparcialidad exigible a cualquier tribunal de Justicia».

FIN

El Mundo ha dedicado páginas y páginas a la sentencia del Juez Hidalgo (ex policía de la Brigada Político-Social del franquismo) contra tres policías por el “Caso Bono”.

Como se recordará, el caso provocó varios circos del PP en la Asamblea de Madrid (con esposas de plástico) y en el Congreso de los Diputados (con griteríos y bufonadas de sus señorías conservadoras).

Desde que se conoció la sentencia estrafalaria del Juez Hidalgo, El Mundo ha relacionado persistentemente -casi a diario- la condena contra el comisario Rodolfo Ruiz por “falsificación de documentos” en el “caso Bono” con la sospecha de una eventual falsificación de algunas pruebas del 11-M.

Una de las pruebas que sirvió de pista para la identificación de los terroristas islamistas autores del 11-M fue la famosa “mochila de Vallecas”.

El comisario encargado de vigilar la “mochila de Vallecas” fue precisamente Rodolfo Ruiz, condenado por falsificar (“hinchar”) atestados del “caso Bono”.

De ahí deduzco yo el gran interés que este caso despertó en El Mundo, para sembrar dudas sobre la autoría islamista del 11-M.

Tanto interés como el que han mostrado también los dirigentes del PP que nos mintieron tantas veces para tratar de ganar las elecciones del 14-M diciendo que la tragedia del 11-M había sido obra de ETA.

¿Si el comisario Rodolfo Ruiz no hubiera sido el jefe de la comisaría de Vallecas ni el guardián de la mochila del 11-M, habría despertado este caso tanto interés en el PP y en El Mundo?

Lo dudo.

Y lo dudan también muchos comentaristas de este blog y de la página web que me ha enviado uno de ellos:

http://www.casobono.com/ y firmas@casobono.es

He entrado en ella y hay más de 300 comentarios contra la sentencia estrafalaria que consideran “política”. Dicen en mi pueblo que cuando la política entra por la puerta de un juzgado la Justicia sale huyendo por la ventana.

Después de tanto ruido sobre el caso Bono, ahora, sin embargo, El Mundo no da ni una línea del recurso presentado ante el Tribunal Supremo por el abogado de Estado contra esta sentencia, que Javier Pradera calificó en El País de “estrafalaria”.

El País publica hoy la noticia a una columna en pág. 35:

El abogado del Estado recurre la sentencia del “caso Bono”

Creo que se puede leer bien el texto que he pegado aquí, ampliado para beneficio de los de vista cansada.

Me llama la atención que el abogado del Estado pida al Supremo “que revise los hechos probados en la sentencia” y que agregue que los militantes del PP Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz (los angelitos de la foto que no vio el juez Hidalgo) comparecieron en las dependencias policiales “de forma libre y voluntaria”.

También le dice al Supremo que, durante la manifestación de la

Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT)

, origen de los hechos, éstos se comportaron “con una actitud claramente tumultuaria y aparentemente agresiva” contra el entonces ministro de Defensa, José Bono.

El abogado del Estado dice que no existió detención ilegal, puesto que ésta estuvo suficientemente justificada.

Al conocerse la polémica sentencia del juez Hidalgo (ex compañero del comisario condenado), varios testigos que presenciaron el intento de agresión al ministro Bono presentaron denuncias ante los Tribunales contra los presuntos agresores. Ya han llegado esas denuncias al juzgado correspondiente de los de Madrid para reabrir el caso contra los militantes del PP.

Lo más grave de la sentencia de alta velocidad del juez Hidalgo es, a mi juicio, la presunta ilegalidad cometida por este juez, no sabemos con qué intención o a cambio de qué. Quizás por ignorancia de la Ley, lo que no justifica su incumplimiento.

El abogado del Estado lo destaca en su recurso ante el Supremo cuando dice que

“la sentencia infringió el principio acusatorio, puesto que, como base de la condena, la sentencia señala que “se hinchó” el atestado policial para poder incriminar a los dos implicados, sin que el fiscal ni la acusación particular plantearan acusación alguna por este extremo, por lo que los acusados no pudieron defenderse de ésta en el juicio”.

He tenido la suerte (o a desgracia, según se mire) de poder leer totalmente el “proyecto de atestado” y el “atestado oficial” por el que el juez condena a los policías por falsificación de documento.

Un estudiante de primero de Derecho se daría perfecta cuenta de que hay, en efecto, dos chapuzas burocráticas irrelevantes pero también comprobaría que no se falta a la verdad en nada y no se falsifica nada.

El contenido básico de ambos documentos (es decir la parte llamada “COMPARECENCIA”) es exactamente el mismo con puntos y comas.

La lectura completa y comparada de ambos atestados (el proyecto inicial y el final) me ha escandalizado y entristecido muchísimo. Me ha hecho dudar -con todos los respetos para su señoría- de los conocimientos de Derecho que el hoy juez Hidalgo obtuvo en la Complutense mientras, como policía camuflado del franquismo, vigilaba y denunciaba a sus compañeros demócratas.

De su lectura deduzco claramente (y no se nada de Derecho) que no hay alteración sustancial de la verdad. No se ha rehecho el atestado ni se ha modificado sino que se ha ampliado el proyecto inicial cometiendo, al hacerlo, -eso sí- dos errores (o chapuzas administrativas, que se hacen rutinariamente).

El reglamento obligaba a los instructores a hacer otra comparecencia distinta con la declaración ampliada de los escoltas de Bono y no a ampliar la anterior con esos nuevos datos. (En el ordenador, ya sabemos lo fácil que es pegar dos párrafos en lugar de escribirlo todo).

La otra chapuza fue incluir el parte médico de las heridas ciertas de un policía (de fecha 24 de enero de 2005) en el atestado iniciado con fecha 22 de enero de 2005, por incluirlo en el orden cronológico de los hechos o, quizás, por la pereza de no empezar otro nuevo documento.

Los escoltas reconocieron en el juicio que el atestado responde a la verdad y que ésta no se ha alterado en nada. Incluso dijeron en el juicio que se habían quedado cortos en su comparecencia. Es cierto que, según el reglamento, debían haber hecho otro documento aparte, en lugar de incluir la segunda comparecencia de los escoltas y el parte médico del policía herido en el mismo atestado. Pero, juntos o separados, ninguno falta a la verdad de los hechos. Hay chapuza administrativa, pero ¿dónde está la falsificación?

Voy a intentar pegar aquí las dos hojas del atestado que sirvieron de presunta base al juez Hidalgo para decir que hubo falsificación de documentos, y condenar por ello a tres policías de gran experiencia a penas de entre 3 y 5 años de cárcel.

Ahí va una pequeña exclusiva de este blog, documentos que ofrezco también gentilmente a El Mundo, por si le sirve para analizar el recurso presentado -según El País– ante el Supremo.

Parte médico del policía herido incluido en el atestado:

Segunda comparecencia de los tres escoltas de Bono (los dos párrafos marcados) incluida en la primera comparecencia del atestado:

—-

No puedo entrar en más detalles porque me voy de juerga ahora mismo. Vamos a celebrar el lanzamiento del nuevo diseño de nuestra web www.20minutos.es, que nació el pasado 20 06 06 del 2006.

Este fue el mensaje que recibí en la madrugada del 20 06 06:

Os paso un momento histórico: Isma (responsable diseño web) y Fede (responsable técnico web) a las 4:10 AM del martes 20 de Junio de 2006 pulsando el botón para publicar la nueva web.

Justo al darle al botón apareció la criatura de la guisa que podéis ver en esta otra foto.

Bye!

“Copiar es muy fácil, pero copiar bien es casi imposible.

Quienes sucumben a esa tentación nunca saben el porqué de las cosas,

y acaban siendo esclavos del imitado.”

(JF Pritchard)

Juan A. Balcázar Torrado

Dtor. Tecnología y Sistemas 20 Minutos

—–

!Enhorabuena a todos los habéis hecho posible la nueva web www.20minutos.es!

—-

Aunque todos somos reacios a ciertos cambios, espero que les haya gustado el nuevo bebé, a pesar de los pellejillos que todos ellos traen al nacer. (De hecho, a los tres días del parto, ya se le ve más rollizo)

Si no ha sido así, no duden en decírselo al director, Arsenio Escolar, que tiene un blog aquí al lado y me consta que atiende las sugerencias de los lectores.

Feliz finde.

P.S. Olvidaba decir que hay dos plazas vacantes en el Tribunal Supremo. No creo que los jueces conservadores cubran una de ellas con el polémico juez Hidalgo. Me extrañaría mucho, después de lo que ha pasado con este “caso Hidalgo/caso Bono”, el Partido Popular y El Mundo y la famosa “mochila de Vallecas” del 11-M.

A veces, los tiros mal dados salen por la culata.

Perdón por la extensión de este post. No tuve tiempo para hacerlo más breve y debo reconocer también que hace tiempo que no practico el periodismo. Ahora soy eso que llaman CEO.

4 de junio de 2006

Me acaban de comunicar que la denuncia contra los dos presuntos agresores del ministro Bono, presentada en Pamplona por tres testigos del intento de agresión, ha llegado ya al Juzgado nº 42 de los de Madrid. A la vista de las tres recientes denuncias, el juez puede o, quizás, debe reabrir el caso contra los presuntos agresores del ministro Bono.

Una vez reabierto el caso, el desarrollo de la nueva instrucción tendrá, sin duda, consecuencias relevantes sobre la revisión de la sentencia estrafalaria del juez Hidalgo, por la que condenó a 13 años a los tres policías que llamaron a declarar a los presuntos agresores.

Atentos, pues, a la revisión de “Caso Hidalgo” en el Tribunal Supremo, ya que puede haber grandes sorpresas por el bien de la Justicia.

Los portavoces del PP y sus medios de comunicación más próximos (y algunos comentaristas de este blog) ya están diciendo que la agresión o el intento de agresión de los militantes del PP contra el ministro Bono no es lo importante del caso.

Para ellos, lo relevante -según dicen, y por eso le dieron tanta importancia y ruido al asunto- es que los tres policías son culpables de “falsificación de documentos”.

Y especialmente miran a uno de ellos, Rodolfo Ruiz, jefe de la Brigada de Información de Madrid, quien había sido precisamente el responsable de la Comisaría del Puente de Vallecas, cuando se descubrió y custodió la mochila que no explosionó, y que sirvió de pista para dar con los terroristas islámicos como autores de la masacre del 11-M.

Este descubrimiento, entre otros, dejó en ridículo al Gobierno Aznar con su “engaño masivo” e interesado al querer atribuir a ETA la autoría de aquella terrible matanza.

Por tanto, si el PP consige desacreditar a este comisario, como “falsificador de documentos”, los aznaristas mentirosos del 11-M podrán decir que la mochila de Vallecas también pudo haber sido falsificada, ya que “quien hay un cesto un ciento”.

Por eso se agarraron con tanta fuerza, y desesperadamente, con circo incluido y todo, a un asunto tan minúsculo como fue llamar a declarar a los dos angelitos del PP para preguntarles si, como podía verse en la foto que no vio el juez Hidalgo“>, tenían intención de agredir a Bono.

Y, por eso, el PP ha calentado tanto la condena del juez Hidalgo (ex policía de la Politico-Social) contra tres policías (con una hoja de servicio limpia) a 13 años de cárcel. Todo vale con tal de seguir sembrando dudas sobre la participación de la ETA en la matanza de Atocha… Todo vale para salvar la nariz de Pinocho de quienes quisieron ganar tres días de plazo, con la gran mentira de ETA , para alejar el fantasma de España en la guerra de Irak y poder ganar así, con trampa, las elecciones del 14-M

Cada día que pasa sin reconocer esa mentira o ese gran error, el PP tiene más dificil su salida del túnel al que le llevó desesperadamente José María Aznar. “Sostenella y no enmedalla” no resulta rentable en democracia. Si no rectifican, por el camino que llevan, no sólo se alejan de la victoria electoral -lo cual también es malo para la democracia- sino que tendrán que cambiar el nombre de su partido para que nadie les identifique con las mentiras de Aznar sobre el 11-M.

—-

Ahí va, ahora, una aportación interesante de un comentarista de este blog que utiliza el seudónimo de PR y que, por su interés, copio y pego aqui. El texto llegó el 3 de junio como comentario al post “Bono dice, un poco tarde, que le pegaron”.

Comentario de PR:

Bono finalmente dijo que le pegaron.

Pero esto no es nada nuevo. Me explico, el Juzgado de lo Penal Nº42 de Madrid ya ratificó, cuando archivó el caso, que hubo agresión a Bono, pero no se pudieron identificar a los agresores.

Tras la denuncia de los militantes socialistas de Navarra, parece que esta más cerca el esclarecimiento del caso. Es evidente que la Sra. Antonia de la Cruz y el Sr. Isidoro Barrios intentaron agredir al Sr. Bono, y recuerdo a muchos que un insulto a una autoridad pública es un delito tipificado en el Código Penal. Así, aunque no hubiera mediado agresión física, si la hubo verbal y según se desprende de la denuncia presentada por los militantes Navarros, si no es por su intervención la agresión hubiera culminado a todos los efectos.

Entonces, tanto el Sr. Isidoro Barrios como la Sra. Toñi de la Cruz, son culpables de un intento de agresión a un ministro. Este hecho se demostrará por la vía judicial. En mi opinión, estas dos personas han sido objeto de manipulación por parte del PP, tanto Isidoro como Antonia, sabían que eran culpables, pese a eso siguieron adelante, sin tener en cuenta que con su actitud han acabado con la carrera de tres policías honrados y con vidas de servicio comprendidas entre 20 y 35 años, con un expediente impecable. Es más, flaco favor ha hecho el PP a la ciudadanía, sembrando dudas acerca de uno de los pilares de nuestro estado de Derecho.

Para aquellas personas que duden de la honorabilidad de los tres policías, una vez que ha quedado claro que al menos si existían indicios para detener al Sr. Isidoro Barrios y la Sra. Antonia de la Cruz, la falsificación de documento público no existió como tal, para ello me baso en lo siguiente:

– Un atestado policial, es un informe que elabora la policía como resumen de diligencias para el Juez de instrucción que lleve el caso. Y por consiguiente la publicidad del documento es relativa, con ello quiero decir que no da fe pública. Si bien el Sr. Hidalgo omitió jurisprudencia del Tribunal Supremo en este sentido para condenar por falsificación de documento público.

– El atestado policial, no fue falsificado puesto que no hubo alteración sustancial del fondo. En el juicio oral la defensa de los acusados hicieron una comparativa de los dos documentos y claramente dicen lo mismo. La principal diferencia es la ampliación de la declaración de los escoltas de Bono, quienes en el juicio oral, testificaron que libre y espontáneamente acudieron a la Brigada Provincial de Información a ampliar su declaración. Nada de esto fue tomado en consideración por el Juez Hidalgo.

Creo que con el tiempo la verdadera justicia pondrá a todo el mundo en sus sitio. El Sr. Isidoro Barrios y la Sra. Toñi de la Cruz, si previamente a la denuncia de los militantes socialistas de Navarra, declararon su angustia y sus ansiedad por el caso, ahora si que en verdad tienen motivos para ello, porque la verdad esta comenzando a aflorar y con ella la justicia. Y recuerdo que mentir dolosamente en un juicio es un delito de perjurio que unido a un intento de agresión a un ministro, acarrearán graves sanciones penales.

Y al Sr Hidalgo, simplemente le recomiendo un curso de reciclaje jurídico puesto que mantiene unos ideales impropios de un juez demócrata y perteneciente a un Estado de Derecho. Aprovecho para recordar que el Sr. Hidalgo obtuvo la carrera de derecho patrocinada por la Policía, por su trabajo como infiltrado en la universidad de Madrid por denunciar a estudiantes contrarios al régimen Fascista-Franquista.

Personalmente creo su sentencia es escandalosa y dolosamente injusta, lo unico que demostrar la prevaricación judicial en la práctica es casi imposible.

lo dijo PR • 3 Junio 2006 | 04:23 PM

——–

Lo reproduzco aquí porque, como habrán visto, alude directamente a la presunta “falsificación de documentos” de los tres policías condenados por el juez Hidalgo.

No conozco la identidad de este espontáneo comentarista pero tengo la impresión de conoce el asunto con detalle y de que lo cuenta de buena fe.

Gracias PR.

2 de junio de 2006

25 de mayo de 2006

Más que los titulares de primera página, hoy me ha interesado más la opinión de tres ciudadanos expresada en una “Carta al Director” y publicada por El País. La verdad es que, debido la rapidez con suelo leer, o pasar las hojas, de los diarios de pago, esta carta me había pasado inadvertida.

Un amigo me acaba de llamar para recomendarme su lectura. Como me mueve más la lucha contra la injusticia que la lucha contra la ignorancia, no puedo resistir la tentación de copiarla y pegarla ahora mismo aquí en mi blog.

También intentaré incluir el archivo del PFD de la página de Opinión, por si pudiera leerse con facilidad. La letra impresa siempre tiene su gracia. Es una confirmación tipográfica de que la carta se ha publicado y de que todo el que ha querido ha podido leerla (incluido el famoso juez Hidalgo, el de la sentencia Express de 61 folios).

Hay veces que la carta de un lector vale más que cien editoriales. Arsenio Escolar –que se las lee todas- me lo dice a menudo. Esta creo que es una de ellas.

Pero como recordatorio del asunto –y como aún no he conseguido una foto del juez Hidalgo, para que veamos la cara que tiene- reproduciré aquí la foto que no vio el juez Hidalgo (y ex policía) cuando condenó a tres policías a trece años de cárcel por cumplir con su deber, aunque cometiendo alguna chapuza burocrática irrelevante.

Esta es la Carta al Director de los tres ciudadanos que han presentado denuncia ante los Tribunales contra los presuntos autores del intento de agresión contra el ministro Bono en la manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y el PP.

CARTAS AL DIRECTOR

Los denunciantes del ‘caso Bono’

Cecilia María Ulzurrun Puy, Ramón Ibarrola San Martín y Patxi Mendiburu Belzunegui – Pamplona

EL PAÍS – Opinión – 25-05-2006

“Como miembros del colectivo ¡Libertad Ya! y convocados por la AVT, asistimos a la manifestación contra el terrorismo que tuvo lugar el 22-1-2005 en Madrid. En dicha manifestación tuvimos que defender el derecho del, entonces, ministro de Defensa señor Bono a estar en la misma, y, en la medida de nuestras posibilidades, evitamos alguna de las agresiones de las que fue objeto.

“En los días posteriores publicamos en periódicos de tirada provincial y nacional nuestro punto de vista sobre lo sucedido y ofrecimos nuestra colaboración por si hiciera falta. Nadie nos ha llamado para que diéramos nuestro testimonio.

“Cuando hace pocos días se ha hecho pública la sentencia sobre el caso Bono, nuestra sorpresa ha sido mayúscula: los que ante nuestros ojos, y en las imágenes de los medios, aparecían como agresores salían absueltos, mientras que los policías que los detuvieron eran condenados a 13 años y medio de cárcel e inhabilitados para sus cargos.

“Habiendo sido la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Ejército los que más han sufrido el zarpazo del terrorismo, nos parece indignante que estos tres funcionarios, si han seguido el protocolo habitual, hayan recibido semejante condena. Desde estas líneas, un abrazo solidario para ellos.

“Ante lo que consideramos una sentencia injusta, hemos presentado diferentes denuncias para conseguir que se reabra el caso.

“Queremos señalar que no nos mueve ningún afán partidista. Llevamos bastantes años, gobernara quien gobernara, en la lucha contra ETA, contra la intolerancia y el fanatismo, como para perder el tiempo en ese tipo de discursos. Siempre hemos ido del brazo con personas de diferentes ideologías y estamos muy orgullosos de ello. En todos los partidos, y más fuera de ellos, hay actitudes impresentables, como lo fue la, a nuestro juicio, agresión al señor Bono. Un buen favor a la democracia sería no el ocultarlas, y menos defenderlas, sino el erradicarlas. A quienes no nos creen les decimos que la lucha por la verdad de lo que allí ocurrió es una parte más de la lucha contra ETA y por la democracia. Mucho nos ha costado conquistar la calle como para consentir que se impida al ciudadano, y entonces ministro, señor Bono el derecho a manifestarse contra el terrorismo.

1. Pedimos disculpas a los medios de comunicación a los que no hemos podido atender debidamente.

“Entendemos su labor, pero esperamos que comprendan nuestra situación.

2. Queremos, finalmente, mostrar nuestro reconocimiento a todos los que han abierto espacios a la libertad, especialmente a quienes en Euskadi y Navarra han aceptado algún cargo público, siendo, en demasiados casos, asesinados por ello. Todos tenemos una deuda con ellos.”

——

Y estas son las portadas de hoy, que ya no me da tiempo a comparar.

22 de mayo de 2006

El Mundo convoca en primera página una manifestación de la Asociación de Víctimas de Terrorismo contra el Gobierno. Como en los mejores tiempos.

Ni la mani de la AVT de Alcaraz ni Zaplana aparecen en la primera de El País ni en sus páginas interiores. Ni una línea.

—–

20 de mayo de 2006

Esta es la foto del intento de agresión de los dos angelitos del PP contra el ministro Bono que seguramente el juez Hidalgo no pudo ver antes de firmar su sentencia “extrafalaria”(recurrida ante el Supremo) condenando a tres policías a trece años de cárcel.

Con dos días de retraso, y cuando el silencio era clamoroso, El Mundo ha recogido hoy, en titular a dos columnas, la noticia que dio El País, 20 minutos, etc., de que “Una militante socialista asegura que los dos detenidos por el ataque a Bono sí le agredieron”.

Algo es algo.

Su primera noticia iba más allá y llevaba, el jueves 18, este otro titular con el verbo preventivo “estudia”:

El PP estudia denunciar por falsedad a una socialista navarra

Hoy, por fin recoge la noticia con sujeto, verbo y completementos (y hasta con foto.

Claro que el verbo “reafirma” está cogido por los pelos:

Una socialista reafirma que vio a los miembros del PP agredir a Bono

Sin embargo este titular no hace honor al texto que le sigue ya que, en ningún momento, se menciona que la socialista hablara de que vio “agredir a Bono”.

Todo lo que dice es que los militantes del PP “intentaron golpear” y también que “intentaron agredir físicamente a José Bono, y no lo lograron porque varias personas nos interpusimos entre ellos”.

A la vista de los acontecimientos, llama especialmente la atención el interés que El Mundo y algunos dirigentes del PP tienen en destacar que lo grave del asunto no es si le pegaron o no al ministro Bono o si detuvieron ilegalmente o no a estos dos angelitos del PP. Lo grave para ellos -y así lo recogía El Mundo en su página editorial del jueves 18 de mayo- es “la falsificación”:

Bajo el título:

“El Gobierno trata de emborronar el “caso Bono”…

El Mundo dice:

“Pero nadie debe perder la perspectiva: aún cuando se probara que aquel día hubo una agresión, las falsificaciones de los policías del “Caso Bono” seguirían siendo hechos delictivos y su condena seguiría exigiendo de Rubalcaba y de Alonso una explicación minuciosa de lo sucedido”.

Lo que parece interesarles más es la presunta falsificación de los tres polícias, pero especialmente la del jefe de la Brigada de Información, Rodolfo Ruiz, -si se pudiera demostrar algún día- ya que este policía era el comisario de Vallecas, donde se guardó la “mochila” que ayudó a descubrir a los terroristas islamistas de Atocha y, de paso, a dejar en ridículo a José María Aznar, a Angel Acebes, a Eduardo Zaplana y a todos los embusteros que veían perder su puesto si la gente no se tragaba la farsa de que fue ETA quien puso las bombas del 11-M.

En efecto, al día siguiente de este comentario editorial, el 19 de mayo, El Mundo publicó toda una página sobre el 11-M con este exótico titular:

El PP dice que pruebas importantes del 11-M ahora parecen “un escándaloso montaje”

En esa información se relaciona la “famosa mochila de la Comisaría de Vallecas” con “pruebas falsas” del 11-M. O sea, que si fuera cierto lo que dice el juez Hidalgo sobre las falsificaciones de los policías en su sentencia “extrafalaria”, ¿por qué no ibamos a pensar que estos mismos policías han podido falsificar también la mochila de Vallecas?

O sea, quien hace un cesto hace ciento…

Y esta fue la página de El País que olvidé incluir ayer en el blog, donde estaba la famosa foto de los presuntos agresores del PP.

De esto ayer no salió ni una línea en El Mundo, que sigue ere que eree con el 11-M y la mochila de Vallecas.

Fin de la recopilación del

“Caso Bono/Caso Hidalgo”

—-

El Supremo “desbarata” o “legitima”. ¡Vaya papo el de Pedro Jeta!

¿Se comerá Hidalgo el turrón siendo aún juez en ejercicio?

Copio y pego aquí el comentario de urgencia que hice ayer para que no se nos olvide la jeta que tiene el estrafalario juez Hidalgo:

Los policias, condenados por el juez Hidalgo por la presunta detención ilegal del dos angelitos del PP -pillados in fraganti palo en mano-, han sido absueltos por el Tribunal Supremo.

El juez Hidalgo (en esta foto), que condenó injustamente a los policías del falso caso Bono en una sentencia estrafalaria, ha quedado con el culo al aire. El Tribunal Supremo ha anulado su sentencia y los policías han sido absueltos. A veces, hay Justicia. Aunque un poco tarde.

¿Despedirán ahora al juez Hidalgo por el daño que ha hecho a favor de la teoría conspiratoria?

¿Le ascenderá el PP, si gana las elecciones, para pagarle los servicios prestados?

Siempre nos quedará el Supremo.

Aquí tienen algunas entradas en mi blog sobre el Caso Bono/Caso Hidalgo

¡Jo! ¡Qué alivio!

¡Y qué vergüenza de juez Hidalgo! ¿Dimitirá de su cargo?

A veces, hay Justicia. ¿Despedirán ahora al estrafalario juez Hidalgo?

Los policias, condenados por el juez Hidalgo por la presunta detención ilegal del dos angelitos del PP -pillados in fraganti palo en mano-, han sido absueltos por el Tribunal Supremo.

El juez Hidalgo (en esta foto), que condenó injustamente a los policías del falso caso Bono en una sentencia estrafalaria, ha quedado con el culo al aire. El Tribunal Supremo ha anulado su sentencia y los policías han sido absueltos. A veces, hay Justicia. Aunque un poco tarde.

¿Despedirán ahora al juez Hidalgo por el daño que ha hecho a favor de la teoría conspiratoria?

¿Le ascenderá el PP, si gana las elecciones, para pagarle los servicios prestados?

Siempre nos quedará el Supremo.

Aquí tienen algunas entradas en mi blog sobre el Caso Bono/Caso Hidalgo

¡Jo! ¡Qué alivio!

¡Y qué vergüenza de juez Hidalgo! ¿Dimitirá de su cargo?

Al Qaeda, en El País y -cómo no- ETA, en El Mundo
El ex-comisario de Vallecas, citado por la AVT en el juicio del 11-M

El Mundo manda en primera con ETA y El País manda con Al Qaeda. ¿Cuantas veces habré hecho mención a esta misma sospechosa circunstancia en los casi dos años que llevo comparando estas portadas en el blog? Por raro y mezquino que parezca, después de todo lo que hemos visto y oido en el juicio del 11-M, algunas gentes del PP (cada vez menos), de su filial extremista, la AVT y de algunos medios (El Mundo y la COPE) siguen erre que erre o, como diría Peridis, “raca raca raca” sembrando dudas maliciosas sobre la participación de ETA en la matanza terrorista de Atocha.

A estas alturas, no se si atribuir dicha actitud a enfermedad mental, a pura maldad, a hipocresía o a descomunal sinvergonzonería.

El País dedica hoy un editorial muy oportuno (“Queremos saber“) a este sucio asunto de la teoría conspirativa que, durante tres años agotadores, ha tratado de situar sin éxito a ETA en el atentado terrorista de 11-M con el fin de salvar la cara al mentiroso Aznar y, de paso, recuperar el poder por vía espuria.

La cada vez más derechista Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) de Alcaraz sigue rizando el rizo en sus campañas contra el Gobierno y a favor del PP. Está en su derecho -faltaría más- pero yo también estoy en el mío cuando veo en manos de quién han caído y digo: ¡pobres víctimas, doblemente víctimas!

A estas alturas del juicio del 11-M, la AVT de Alcaraz ha citado a declarar como testigo a Rodolfo Ruiz, comisario de Vallecas cuando apareció la mochila que no llegó a estallar y sirvió de base para localizar a los presuntos autores de la matanza de Atocha.

Como sabemos, el PP y el juez Hidalgo -ex compañero del comisario Ruiz– han tratado por todos los medios de condenar a este policía (la sentencia está recurrida en el Supremo) por el estrafalario “caso Bono”, , acusándole de falsificar un documento sobre la presunta detención ilegal de dos manifestantes del PP que intentaron agredir al ministro Bono en una manifestación.

Lo que el PP y sus compinches de la teoría de la conspiración querían conseguir con la persecución de este comisario de policía, a mi juicio ejemplar, era poner en duda su actuación con respecto a la mochila de Vallecas a través del “caso Bono“.

Así podrían decir, como intentarán hacer el próximo jueves en el juicio del 11-M, que “si ha falsificado una vez lo habrá podido hacer también otras veces”. O sea, “quien hace un cesto, hace un ciento”.

Hasta aquí querían llegar el PP, el juez Hidalgo y la AVT de Alcaraz. El jueves próximo lo veremos.

¡Qué vergüenza!

El centenario nacional de Machado y Soria

MANUEL NÚÑEZ ENCABO en El País

30/04/2007

La magna obra de Antonio Machado se fue elaborando en su itinerario por las siete ciudades españolas donde habitó el poeta a lo largo de una vida que comenzó en Sevilla en el entorno de una familia progresista que formaba parte de la mejor ilustración española enraizada en el krausismo y la Institución Libre de Enseñanza y que se truncó en el exilio y muerte en Collioure a causa de la barbarie franquista. En este itinerario vital machadiano, Soria ocupa el lugar central de su vida y de su obra, porque su influjo fue decisivo en el hombre, el pensador y el poeta universal. Su llegada a Soria en la primavera de 1907 para tomar posesión de su cátedra de francés en el Instituto de Enseñanza Media, fue un encuentro mágico de cinco años hasta 1912 entre una ciudad y un poeta que marcaron el resto de su obra. En Soria encontró Machado los elementos fundamentales que le convirtieron en un poeta universal. En primer lugar, el amor de Leonor del que surgieron versos del máximo esplendor vital que se transformaron en elegía profunda a causa de la temprana muerte de su joven esposa: “Mi corazón está donde ha nacido, no a la vida, al amor, cerca del Duero”. En Soria encontró también otros componentes fundamentales. Por una parte un estilo esencial soriano hecho de la serenidad, profundidad, claridad y sencillez que van a caracterizar su poesía y su pensamiento. Otro componente fundamental en la obra machadiana que se encuentra en Soria es la visión y la mirada del otro, de los otros, de las personas, más allá del yo de Soledades. En Soria, el poeta dio el paso de la poesía intimista de Soledades a la poesía exteriorizada de Campos de Castilla. Es un cambio que comienza a través de la percepción del paisaje. Antonio Machado es el primer paisajista lírico de Castilla, donde la profundidad del páramo soriano, a la vez que la grandiosidad de su cielo claro y diáfano, prestan al poeta una singular precisión, dotándole de una increíble concisión dramatizadora de la realidad. En sus versos se plasma, según Oreste Macrí, “toda una ética humana que se refleja en el relato de La tierra de Alvargonzález”. El reconocimiento unánime del valor poético de Campos de Castilla fue además decisivo para salvar su vida como él mismo reconoce: “Cuando perdí a mi mujer, el éxito del libro me salvó. Pensé pegarme un tiro y no por vanidad, bien lo sabe Dios, sino porque pensé que si hubiera en mí aún algo útil no tenía derecho a aniquilarlo”. En Soria encontró también al otro como persona desde la dignidad de la propia persona. Precisamente fue en Soria donde comprobó que esta “maestra de castellanía” nos invita a ser lo que somos, y nada más. ¿No es esto bastante?… Hay un breve aforismo castellano -yo lo oí en Soria por primera vez- que dice así: “Nadie es más que nadie”. En Soria formuló el poeta y el pensador una concepción humanista de la patria que será base posteriormente de la concepción de la dignidad humana del pueblo, que nadie en la literatura elevó a más alto nivel. La dignidad de la persona, la dignidad del pueblo es la base de su ideología progresista. Precisamente, y esto no se ha señalado en el estudio de su obra, es en Soria donde Machado se reconoce ya como poeta y pensador con esa ideología. Una ideología que más tarde iba a explicitar con el compromiso heroico de sus hechos: “Más de una vez he dicho, y nunca me cansaré de repetirlo, que mi ideario político se ha limitado siempre a aceptar como legítimo solamente el Gobierno que representa la voluntad del pueblo, libremente expresada. Por eso estuve siempre al lado de la República española”. El Machado camino del exilio hacia la muerte junto con su pueblo, miles de españoles expulsados y exterminados por defender la democracia, es el mejor ejemplo de que es posible la unión al mismo tiempo de la estética sublime de su poesía universal con la ética heroica de la dignidad humana.

Machado es ya un clásico con el reconocimiento de su poesía universal y de su pensamiento más allá de modas y modos literarios. Así lo ha testimoniado recientemente en Collioure ante su tumba la presencia de poetas y escritores actuales y tan importantes como Ángel González, Luis García Montero, Almudena Grandes y el cantante Joaquín Sabina, quienes nos emocionaron leyendo diversos poemas machadianos. Así lo ha declarado oficialmente la Unesco con motivo del 50º aniversario de la muerte del poeta en 1989, “recordando el valor universal de su obra, conscientes de que la obra literaria de Antonio Machado continúa siendo hoy una fuente de inspiración para las nuevas generaciones”.

Conocer y recordar la decisiva etapa soriana del poeta es imprescindible para comprender las señas de identidad de Antonio Machado como poeta universal, la filosofía de su pensamiento y su propia ideología. El Gobierno ha acertado constituyendo recientemente una Comisión Nacional del Centenario soriano presidida por la vicepresidenta primera del Gobierno para conmemorar un aniversario de dimensión nacional e internacional que Machado y Soria merecen.

Como escribió en Soria el propio poeta: “No tiene una sociedad valores más altos que sus hombres preclaros”. Machado es el hombre y el poeta preclaro que cualquier país de nuestro entorno europeo convertiría en el símbolo de su mejor historia.

Manuel Núñez Encabo, catedrático, es presidente de la Fundación Antonio Machado.

Periodismo basura para creyentes y/o incautos

La portada de El Mundo de hoy merece un marco para ser colgada en la vieja cárcel de papel de “La Codorniz”.

Todos los diarios de referencia del mundo mandan hoy en sus primeras páginas con el asesinato a tiros de 23 personas en la Universidad de Virgina (EE UU). El País abre su portada a cuatro columnas con esta noticia que ha conmocionado a medio mundo.

En cambio, El Mundo manda arriba, a dos columnas con un sospechoso y escandaloso asunto político/judicial, olvidado y difícil de entender para quien no lo siga de cerca:

Interior prejubila al comisario jefe del “caso Bono” y de la mochila de Vallecas

También le dedica el principal comentario editorial y una página interior con foto de los dos “angelitos” del PP que niegan haber querido agredir al ministro José Bono durante un manifestación.

La sentencia del “caso Bono/caso Hidalgo” que está recurrida ante el Supremo puede pasar,por estrafalaria, a la historia más triste de la judicatura española. Conozco bastante bien y personalmente el caso y me escandaliza la estulticia -si no la mala fe- de tantas pèrsonas implicadas en este feísimo e injusto asunto de manipulación informativa y de retorcimiento del Estado de Derecho.

Los fabricantes de la teoría conspiratoria, que desesperadamente pretendían ligar a ETA con el 11-M para no dejar por embusteros redomados a Aznar, Acebes y Zaplana , construyeron sobre una minucia y una falsedad este escandaloso caso que le ha costado al comisario Rodolfo Ruiz la jubilación anticipada por depresión.

El juez Hidalgo -que hizo la carrera como miembro de la Brigada Político Social de Franco– no quiso ver la foto de los militantes del PP que trataron de agredir al ministro Bono con el palo de sus banderas (de España,claro).

Tengo la plena convicción de que, si el comisario Ruiz no hubiera sido el feje de la comisaria de Vallecas, cuando apareció la mochila que dio la pista clave de los terroristas islamistas (contra la versión aznarista que implicaba a ETA para alejar el fantasma de Irak), no le hubiera ocurrido absolutamente nada con el falso “caso Bono“.

Por intereses políticos partidistas, y rencillas personales dentro del cuerpo de Policía, acusaron al comisario de “falsificación de documentos” por la presunta detención ilegal de dos manifestantes del PP que trataron de agredir al mnistro.

Tengo en mi poder todos esos documentos (y los reproduje en su día en este blog) que prueban que no hubo ninguna falsificación, pese a la sentencia estrafalaria del juez Hidalgo.

Pero el objetivo espúreo se consiguió: “si Ruiz ha falsificado un documento podría haber falsificado un ciento”, decían.

Por lo tanto, en la mente retorcida de los fabricantes de la teoría conspiratoria de ETA en el 11-M, el objetivo era claro: el comisario Ruiz pudo haber mentido y falsificado la propia mochila de Vallecas que llevó a la policia a dar con los terroristas islamistas que hoy están siendo juzgados.

Sembrando dudas interesadas sobre la instrucción judicial y sobre las pruebas clave, quisieron por los los medios, legítimos e ilegítimos, retrasar el juicio del 11-M hasta, por lo menos, después de las próximas elecciones generales.

Pretendían repetir la misma farsa del 11 al 14-M .

La celebración del juicio, que ha desmontado toda la trama de la teoría conspiratioria, ha invalidado las manipulaciones y engaños del PP, Pedro Jota y la COPE. Los obispos de la COPE se tendrían que confesar, digo yo.

Afortunadamente,el propio Rajoy se desmarcó anteayer de esa teoría enfermiza sobre ETA en el 11-M. No así Pedro Jota que sigue erre que erre practicando un periodismo que no merece otro calificativo que el de “basura” y que ofende la inteligencia, si no los principios éticos, de muchos de sus respetables lectores.

Para poder abrir su portada con el comisario Ruiz y la mochila de Vallecas, El Mundo reduce a segunda noticia la mantanza de Estados Unidos y la da a tres columnas en la mitad de la portada.

Da la impresión de que Pedro Jota se reserva también el espacio de la primera de hoy, que le regatea a la gran noticia del día, para otro asunto personal: el caso de su polémica y sospechosa piscina.

El Mundo apenas tiene espacio para informar del sopechoso caso de las documentos ilegales o alegales del voto por correo que el PP mandó imprimir por su cuenta en una imprenta cómplice de Melilla. La Guardia Civil le pilló con las manos en la masa.

El País le dedica un página y la viñeta de Peridis