BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Entradas etiquetadas como ‘peinado’

Cambiando de temporada y de peinado

Las ganas de meterse la tijera en el pelo cuando llega el calor son inevitables. Empiezan esos días en los que te asas de calor en el metro, en clase o en la oficina y terminas con la nuca más pegajosa que el papel de moscas.

Por ello, y porque eres una adicta a las tendencias (sino no estarías leyendo ese post) aquí tienes los que serán los cortes de pelo estrella de esta primavera:

INSTAGRAM

El shag, corto y desfilado con capas perfecto para darle dinamismo a un pelo liso. Te sonará de Winona Ryder en Stranger Things.

Rockstar #shag for this badass beauty 🔥🎸🌺 #shtrnomad #sallyhershberger24k #MAJOR #hair #cutbylevi

A post shared by Levi Jackson (@levisonjack) on

El loobque viene a ser un bob de longitud media (long bob). Si quieres sanear el pelo pero no perder la forma, este es tu corte.

Las mechas tigereye están inspiradas en la piedra Ojo de tigre, piedra marrón con rayas amarillas. Se hacen a mano alzada a lo largo de la melena en tonos nuez, avellana, cobre y miel y es ideal para melenas castañas o rubias oscuras.

👳🏻‍♀️👱🏻‍♀️Capelli spenti? Scegli il tuo stile da #rhdparrucchieri 👳🏻‍♀️👱🏻‍♀️

A post shared by Rhd Parrucchieri (@rhdparrucchiere) on

El gringe es el flequillo del ranking (porque no podía haber una temporada sin flequillo), que aunque no es muy deseado en verano te gustará por su comodidad a la hora de mantenerlo. Desfilado y despeinado, está inspirado en Brigitte Bardot.

No te cortes flequillo, es una trampa

Caen un poco las temperaturas y nos volvemos locos con el otoño. El cambio de armarios, la carrera contra los días que cada vez son más cortos o el flequillo son algunas de las cosas que caracterizan a esta época.

Porque claro, llevar flequillo en verano y terminar con la frente blanca contrastando con nuestro bronceado no es algo que funcione. ¿Habéis visto alguna vez que se lleve el flequillo en verano? Nunca. Es como si Suchard pretendiera que comiéramos sus turrones a principios de junio. Con el frío aumentan las ganas de abrigarse, que vienen de la mano con dejarse crecer los pelos (incluyendo los del flequillo).

He de confesar que soy el prototipo de mujer que pega el tijeretazo a esos mechones delanteros para lucirlo. Siempre me sucede lo mismo. Me pongo a leer la revista de moda de turno en la que aparece (introducir nombre de actriz famosa aquí) con su flequillo recién cortado.

“Oh, qué bien me quedaría esto a mí” piensa mi cerebro mientras dejo la revista y me planto en la peluquería (porque así soy yo con los cambios de peinado, me dejo llevar por los venazos, y claro, tener la peluquería a cinco minutos de casa no ayuda). Una hora después me doy cuenta de que no soy (introducir nombre de actriz famosa aquí) y por tanto no me queda tan bien como a ella.

A lo hecho pecho y al flequillo cepillo. Y secador. Y 15 minutos que tendrás que dedicarle cada mañana para llevarlo decentemente peinado. Porque esa es otra. Te despiertas con el flequillo como la situación política española, con cada pelo mirando para un lado.

Cuando por fin le has cogido el tranquillo al cepillo cilíndrico, cuando por fin has aprendido la técnica de muñeca necesaria para darle forma con el secador, el flequillo ha crecido y vives entre la angustia de comerte a la gente por la calle y el sufrimiento que es que se te meta en los ojos. Porque puedes estar años para dejarte crecer un poco de melena que en unas semanas los pelos del flequillo han crecido cinco veces más rápido que cualquiera del resto de los pelos de tu cabeza. No me preguntéis por qué pero es así. Científicos de Massachusetts llevan años estudiando este fenómeno sin averiguar a qué se debe.

#fringehaircut #fringehair #haircut #newhair #newhaircut

A photo posted by Vera Fernandes (@vmaf91) on

La cosa es que al final acabas hartándote del flequillo. Que sí, hacedme caso. Yo también pensaba que no, pero acabas cansada. Se ha convertido en esa parte de cuerpo que atrae la grasa como si de un imán se tratara. Si el pelo te aguanta uno o dos días sin lavar, el flequillo a la media hora de lavártelo ya está medio grasoso de la de veces que has tenido que colocártelo. En ese punto, lo único que puedes hacer es dejarlo crecer y rezar porque crezca rápido, ya que estás unas semanas en ese punto de no-lo-bastante-corto-como-para-que-no-dificulte-la-visión y no-lo-bastante-lago-como-para-que-quede-bonito-si-se-lleva-abierto.

Que aunque también tiene sus cosas buenas, como poder llevar las cejas como orugas procesionarias (ojo con las ventiscas traicioneras), si no eres de las intrépidas con pulso de cirujano que se atreve a cortárselo a sí misma, al final te acaba saliendo caro no solo en dinero sino en tiempo, ya que viene a ser como un trabajo de jornada completa.

¿Caerás este otoño en su trampa?

Cómo hacer los ‘double buns’, el peinado del verano

Desde Miley Cyrus como pionera hasta Kendall Jenner en Coachella. Los dobles moños aparecieron en 2015 y se han consolidado como tendencia este verano con el retorno de los 90.

Mi segunda opción era llamar al vídeo “Cómo peinarte cuando no tienes peine pero tienes a mano un tenedor”.

Si os ha gustado el vídeo y queréis que haga más tutoriales de este tipo, hacédmelo saber, que siempre estoy abierta a sugerencias.

Pero si preferís que me dedique mejor a escribir y deje esto del Youtube a los profesionales, toda crítica (constructiva) es bienvenida también.

 

Peinados veraniegos para las que sufrimos el pelo largo

El verano. Esa época casi perfecta de no ser por experiencias menos positivas como pisar la arena que quema como la lava de Mustafar, los picotazos de mosquito que te dan reacción alérgica o, si eres mujer y tienes melenaza, el pelo sudado en el cuello.

Cómo hablaros de esto… Es como si se convirtiera en hilo mojado y se formara el efecto invernadero en la nuca, donde el aire nunca se renueva.

Si no te planteas unas 90 veces (aproximadamente los días que dura el verano) cortar por lo sano, y acabar más rapada que Don Limpio, no te lo planteas ninguna.

Lo más común es acabar todo el verano con el ‘moño de estudiar’, ese gurruño peludo que te haces aprisa y corriendo con tu coletero favorito, el que está cedido y tiene pelotillas pero te coge toda la melena.

Pero si no quieres salir en todas tus fotos veraniegas con el mismo hairstyle, aquí tienes una alternativa para que el pelo largo no te traiga… de cabeza (Oh, Dios, empiezo a hacer peores chistes que los guionistas de Masterchef).

La versión del ‘moño de estudiar’ veraniega es el moño texturizado. La única diferencia es el volumen, ya que para conseguirlo se peina de manera diferente el pelo. Hacemos la coleta alta, la peinamos hacia arriba para cardarla un poco y la enrollamos sobre sí misma asegurándola con horquillas.

Makeup by moi 🌙

A photo posted by Emily Ratajkowski (@emrata) on

 

Las trenzas de Frida Kahlo, alrededor de la cabeza y decoradas con flores, son una opción perfecta para las más atrevidas. Las sustitutas de las boxer braids este verano se llevan cruzadas.

A gorgeous #homage to #fridakhalo by @sutanamrull 🌸 Photo by @glamgender #drag #art #artist #makeup #dragrace

A photo posted by Dragaholic.com (@dragaholic) on

 

La melena ondulada después de un día de playa queda perfecta recogida en una coleta. Además así aprovechas y no tienes que lavarte el pelo hasta el día siguiente.

Those shoes

A photo posted by Blake Lively (@blakelively) on

 

Pero si no eres de recogidos porque lo tuyo es el pelo suelto y no quieres pasar calor, te encantará el sleek. Suena a chino pero es el ‘efecto mojado’ de toda la vida. Lavamos, aplicamos el gel de efecto mojado y peinamos con un peine de púas anchas.

@maybelline x @erinparsonsmakeup

A photo posted by Gigi Hadid (@gigihadid) on

Cómo hacer las ‘boxer braids’, las trenzas de moda de 2016

Si Chiara Ferragni dice que son el peinado más cool de 2016, ya puedes odiarlas a muerte que no te va a quedar otra que acostumbrarte a ellas. Lo sentimos, Hillary Swank, las trenzas que usaste en 2004 para Million Dollar Baby ya no son de tu exclusividad (ni de las que pasan por el ring).

He de confesar que, hasta escribir este post, no había probado a hacerme unas boxer braids. Me picó el gusanillo cuando la semana pasada se las vi a una chica en el gimnasio y tenían pinta de cómodas, de esas que te sujetan el pelo bien y no se te meten mechones en los ojos.

Con toda mi buena predisposición, me propuse adquirir las nociones necesarias de la boxer braids. ¡Youtube, voy a por ti! Finalmente me decidí por el vídeo protagonizado por la versión hipster de la princesa Jasmin, que parecía muy profesional y tenía muchas visitas, que es algo que como todos sabemos, le da calidad.

La chica empezaba diciendo que era la segunda vez que grababa el vídeo porque había una serie de ángulos, técnicas y movimientos que no quedaban claros en el primero y que de esta manera sería más comprensible. Aquí empezó el miedo. Yo solo quería hacerme un par de trenzas y aquello empezaba a parecer más difícil que memorizar los decimales del número pi.

Antes que nada deciros que las trenzas nunca NUNCA jamás os van a quedar como las de internet. Jamás. A no ser que tengáis cuatro kilos de pelo.

Con raíces, las trenzas quedan mucho más molonas. TUMBLR

Con raíces, las trenzas quedan mucho más molonas. TUMBLR

Para hacerlas, el primer paso es humedeceros un poco el pelo para que no os queden pelillos por fuera cuando las estéis haciendo. Después debéis dibujar con el peine la raya de división a la mitad de la cabeza desde la frente a la nuca. Uno de los lados lo recogéis y en el otro trabajáis la trenza desde arriba cogiendo un mechoncillo y dividiéndolo en tres.

Ahora comienza lo complicado. A diferencia de la trenza clásica, la trenza de boxeadora es invertida, lo que significa que el movimiento de vuestro pelo debe ser el contrario. Ahí está el quiz del peinado. Cuesta cogerle el truco pero una vez se lo tengas pillado verás que es igual de sencillo.

El último paso y más importante es pedirle a vuestra madre que os deshaga la chapuza de gurruño que os habéis hecho en el pelo y os la haga ella, ya que queda mucho mejor cuando no se la hace una a sí misma.

Por último deciros que este look es PERFECTO para los días de pelo sucio, es decir, aquellos en los que  nos da pereza/no hemos tenido tiempo de lavarnos el pelo y necesitamos disimularlo. No solo nos aguanta un día más sin lavar sino que la trenza queda mejor y más sujeta.

¿Te atreves a probar la tendencia en tu pelo?