BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘moda’

La primavera de las camisas deconstruidas

Cuando yo era joven, las cosas eran más sencillas: las camisas se llevaban abrochadas hasta el cuello, el pelo solo estaba en las bufandas y no dentro de unas zapatillas… Sin embargo ahora la moda está viviendo una deconstrucción de las prendas que se ve reflejada, por ejemplo, en la tendencia que siguen las camisas esta temporada.

Desabrochadas, caídas, una manga alta y otra baja, lazadas, aperturas extravagantes… Pueden parecer salidas de una performance dadaísta, pero lo cierto es que, al igual que la tortilla que sirven ahora en los restaurantes modernos, con la patata por un lado y el huevo por otra, la camisa se ha modernizado.

Según Paolo Santangelo, diseñador y compañero del máster de Fashion Communication and Styling del IED, Milán, esta deconstrucción de la camisa se debe a que “estamos inmersos en un contexto social en el que la gente quiere mostrar su individualidad. Tenemos la necesidad de diferenciarnos”.

Llamadme clásica, chapada a la antigua, retro o casposa, pero me gustaba más cuando las camisas eran simples y no como las de ahora, que casi deberían incluir manual de instrucciones que explique cómo llevarla correctamente.

ASOS

H&M

TOPSHOP

FOREVER21

Esto es lo que realmente cuesta tu ropa

Soy la primera que cuando ve ropa barata, los típicos carteles rojos de las rebajas o “Todo a 9,99€”, se emociona y compra sin pensar. Y ya no hablemos de cuando entro a Primark o a Lefties y me llevo una bolsa a rebosar por 60€.

Sin embargo, la felicidad que nos produce ver algo barato debería ser directamente proporcional a lo que cuesta: a menor precio, menor felicidad, y os diré por qué.

THE TRUE COST. YOUTUBE

Para que tú, yo, mi madre o tu amigo se compren una camiseta en Zara por 15€ hay una fábrica en Bangladesh que lo confecciona por 3€ mientras que Inditex se lo compra por 4. Y no solo eso. Para que esa fábrica obtenga beneficios, cuenta con una plantilla de trabajadores que dedican una jornada interminable entre químicos peligrosos, e incluso recibiendo agresiones de sus superiores, para mantener la productividad.

En ocasiones, y una vez más, para ahorrar costes, las empresas eligen edificios baratos que igual ni han pasado las regulaciones de seguridad pese a que los trabajadores denuncian las condiciones. El ejemplo del edificio que se derrumbó en Rana Plaza en Bangladesh, dejando más de mil fallecidos, fue solo uno de los ejemplos más sonados. Mango y Primark son algunas empresas que tenían trabajadores en ellas.

Inditex, según las declaraciones de Jesús Echevarría, Director General de Comunicación y Relaciones Institucionales de la empresa, no tenían trabajadores en el edificio derrumbado. Sin embargo, no quita que sea una empresa que también se beneficia del sistema de subcontratas en Bangladesh, empresa que, además, fue relacionada en 2013 con el incendio de una de las fábricas de la zona en el que fallecieron siete personas (pese a que se escudaron en que las etiquetas eran falsificaciones. Algo que puede tener sentido si hablamos de Chanel, Prada o cualquier marca de lujo pero difícilmente creíble si hablamos de los casos de Bershka y Lefties, las etiquetas que encontraron tras el incendio).

Estoy hablando de personas que viven por menos de 20€ al mes. ¿Entonces por qué lo hacen? Porque precisamente las empresas eligen países en vías de desarrollo cuya única alternativa a convertirse en mano de obra explotada es la pobreza. ¿Entre llevar a tu casa 20 y 0€ con qué cifra te quedas? Pues eso. Las empresas argumentan que están dando oportunidad a quien no la tiene, pero es una oportunidad desigual y beneficiosa solo para una de las partes.

THE TRUE COST. YOUTUBE

Volvamos a tu camiseta de 15€. Ahora te encanta, es la estrella de tu armario. Te la pondrás este año sin parar y posiblemente el próximo. Al siguiente empezaras a ponerla menos y terminarás por deshacerte de ella. Puede que te sientas eco-friendly dándola a la beneficiencia, pero, ¿sabías que solo el 10% de la ropa que donamos llega a quien la necesita? El resto termina en mafias de reventa o sencillamente en la basura. Pero esa ropa, compuesta de fibras, de algodones cada vez menos naturales, no es desechable así que se envía a otros lugares, entre ellos, a ese sitio que la vio nacer, Bangladesh.

Las toneladas de ropa que al sol desprenden gases, se descomponen en parte y contaminan el agua de una población que ve crecer a sus hijos con problemas de locomoción o de desarrollo cerebral. “Esta madre está esperando a que su hijo muera” dice el periodista señalando a una mujer que trata de mantener a su hijo erguido sin que el pequeño sepa que está saliendo en un documental acerca del coste tras la ropa.

¿Y por qué consumir prendas confeccionadas con este tipo de algodón si resulta tan nocivo? Antes solo había dos colecciones: la de verano y la de invierno. Pensad en la moda de ahora. ¿Cada cuánto entráis en una tienda y veis cosas nuevas? ¿Cada semana? Dos a lo máximo.

THE TRUE COST. YOUTUBE

Hemos entrado en un ritmo de consumo que difícilmente puede sostener un cultivo natural de algodón, lo que hace que se utilice producto alterado genéticamente para satisfacer la demanda. Los agricultores de algodón no pueden permitirse perder las cosechas por lo que usan pesticidas cada vez mas intrusivos llegando incluso a arruinar el suelo. Si a eso le sumas que muchos ya estaban adeudados al comprar las semillas, te encuentras ante una situación insostenible que suele tener un trágico desenlace para muchos de ellos.

Después de todo esto, de más de una hora de historias tristes que presenta el documental The True Cost, de incontables nudos en el estomago por formar parte de esto, ¿cual es la conclusión que podemos sacar al respecto?

Informarnos como comienzo. Saber de dónde viene nuestra ropa y las condiciones en las que esta hecha. Una vez sabiéndolo, como consumidores, comprar productos de aquellas empresas que si que dan un trato digno a sus trabajadores y que ademas ofrecen un bien que ha sido creado de manera sostenible con tejidos ecológicos. Puede que sea un poco más caro, pero a nivel humanitario, ecológico y ético nos sale a cuenta. El sistema de fast fashion, insostenible y consumista basado en una felicidad efímera, tiene que llegar a su fin.

¿Conoces los ‘mules’, el zapato de la temporada?

Esta primavera, los zapatos tienen nombre propio: mules. No, no es muy sugerente pero es como se conoce al estilo de zapato de tacón semiabierto que cubre el empeine.

H&M Y ZARA

El mule puede ser abierto o cerrado por delante, con tacón más o menos alto e incluso lo puedes encontrar con plataforma (y a estas alturas de la primavera en todos los colores, estampados y con complementos posibles).

Este zapato de entretiempo, que solo te pondrás poner unas semanas antes de que empiece el calor veraniego, tiene a su favor que es fresco, combinable y de tacón cómodo. En contra que te hará parecer que tienes una pata de butifarra si no eres de pie fino (como es mi caso).

Aunque a mí no me los verás puestos, ¿te atreves con la tendencia de la primavera?

loving these #bow #mules for #spring @aveclesfilles #fashionblogger

A post shared by anstyle_ (@anstyle_) on

For the love of @prada #mules #pvc #stones #fashion #stylevitae #design #style via @slipintostyle

A post shared by StyleVitae (@stylevitae) on

Все новое – это хорошо забытое старое. #Мюли я примеряла на себя ещё лет в пять, вместе с остальной маминой обувью 😄 И если кто-то не пополнил свой гардероб такой парой обуви ещё в прошлом году, то самое время сделать это сейчас. Ибо весь 2017-й год мы намерены "прошлёпать" в мюли 😄 Лично мне такая обувь нравится с еще пусть уже не по-зимнему, но «по-ранневесеннему» закрытой одеждой: парками, пальто, кейпами. В этом случае открытые пятки и носки выглядят контрастно, что делает образ в целом нескучным. #mules #lookoftheday

A post shared by Showroom L'Italiana, Odessa (@italianainodessa) on

Tuesday shoe musings – I need these in my life @topshop 👠👠👠

A post shared by Rosie (@zohrasrose) on

Selena Gómez, no sin sus tacones

La cantante Selena Gómez es el perfecto ejemplo (junto a mi madre) de mujer renacentista. Empezó como actriz, ha desarrollado una exitosa carrera musical, es la embajadora más joven de UNICEF y saca tiempo para hacer sus pinitos como diseñadora.

Aunque ha revelado en numerosas ocasiones que no lo ha tenido fácil (sus declaraciones sobre el acoso que sufrió en Disney son el ejemplo más reciente) es una de las estrellas que componen el panorama de nuestra generación y la persona con más seguidores de Instagram.

GTRES

Eventos, alfombras rojas, firmas de discos, actos sociales… Con esa agenda, Selena Gómez debe tener un armario que supera al Primak de cinco pisos de Gran Vía. Si algo deja claro con sus estilismos es que los tacones no son una opción, ya que se los pone hasta con el chándal.

El cuero, el color negro y los vestidos muy ceñidos componen gran parte de sus outfits enmarcados en un estilo rockero:

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

La nueva colección unisex de H&M: copiando a Zara con un año de retraso

Parece ser que el meteórico fracaso de Zara presentando la primera colección Ungendered en España no ha amedrentado a H&M a la hora de seguir sus pasos con United Denim.

Si la niña de los ojos de Inditex sacó una colección chandalera, simplona y poco favorecedora basada en el algodón (camisetas, pantalones…), H&M ha hecho lo mismo pero con otro tejido como protagonista: el denim.

H&M

Camisas vaqueras hasta las rodillas, cazadoras, pantalones rectos y petos para él y para ella. Vaya, qué innovador todo, ¡cuánta originalidad! ¿Eso es lo que se considera ‘unisex’? ¿Poder llevar los mismos pantalones vaqueros?

No veo una ruptura de la barrera ni un paso más allá en la industria de la moda pensado especialmente para aquellos que no se consideran pertenecientes a un género o a otro. Veo poco esfuerzo y mucho marketing en una maniobra hábilmente pensada para seguir vendiendo ropa y, ya de paso, crear una buena reputación basada en una supuesta apertura de miras del negocio.

Para mí una verdadera colección unisex debería incluir una falda, un vestido, unos calzoncillos, una pajarita… Prendas que, por lo general, tenemos asociadas a uno de los dos géneros para ser llevadas por ambos, no coger una prenda que ya llevamos y en vez de hacer la distinción, de ponerla en una parte de la tienda o en otra, en función de si es para él o para ella, compartirlas.

Las colecciones inspiradas en ‘La Bella y la Bestia’ para los fans de la película


Ya sabemos cómo de loco se vuelve el mundo cuando sale una nueva película. A los CEO’s se les cambian las pupilas por el símbolo del dólar mientras piensan mentalmente en el negocio que van a hacer aplicándola a su empresa.

De este modo, me gustaría darte la bienvenida a los productos de La Bella y La Bestia que, aprovechando el tirón de la película, encontrarás en el mercado a un precio increíblemente alto debido al hype del estreno cinematográfico:

L’ORÉAL

La marca de cosméticos L’Oréal ha aprovechado para sacar una línea de pintalabios y esmaltes de uñas inspirados en la película de Disney. Son seis los que componen la colección y están inspirados en los protagonistas de la película: Bella, Bestia, Lumiere, Ding Dong, la señora Potts, Fiffi y la rosa.

Si bien la decoración exterior me parece horrenda, los colores (rojos, granates y rosas) son los que salvan la propuesta.

ASICS

Asics, que lanza nueva línea de zapatillas por cualquier motivo del mundo, (cualquier día sacarán una nueva zapatilla por una nueva hamburguesa de McDonald´s), presenta dos modelos: uno en colores claros inspirado en el vestido de Bella y otro en tonos marrones inspirado en Bestia.

SWAROVSKI

Quién realmente se ha coronado es Swarovski, que ya puestos a hacer negocio con la película lo hacemos bien, debieron de pensar. Su línea compuesta de figuras de cristal, bolígrafos o los personajes cubiertos de brillantes oscila entre 69 y 14.000 euros. Perfecto para esos días en los que vas de compras con suelto en la cartera.

UNIQLO

JUICY COUTURE

Por último, que no podían faltar, las prendas de ropa. Para la ocasión Uniqlo ha sacado una línea de camisetas floreadas mientras que Juicy Couture ha diseñado una chaqueta de chándal de terciopelo con cristales muy económica por 835 euros. No digo que sea fea, solo digo que a la madre de Regina en Chicas Malas le encantaría.

El estreno de Vogue Arabia, moda y hijabs a partes iguales

VOGUE ARABIA

A principios de mes, una nueva versión de Vogue, la vigésimo segunda concretamente, llegó al mundo. Este suceso viene a ser el equivalente de presenciar el nacimiento de uno de los doce apóstoles pero en el mundo de la moda.

(Sí, cuando tiene el poder de aparecer en el cine, en los libros, en las canciones de Madonna, de convertir a un joven fotógrafo en Helmut Newton, David Avedon o David Bailey, sabes que no es solo una revista más.)

La versión árabe tiene como editora jefe a Deena Aljuhani Abdulaziz, princesa saudí que habla de Oriente Medio como “la región que ha estado esperando demasiado tiempo por su voz Vogue para hablar”.

Ha sido la primera Vogue que le ha dado prioridad a la versión digital antes que a la impresa, la primera publicación de Oriente Medio en dos lenguas y la primera Vogue que representa una región entera.

Según el artículo de presentación de la revista, el primer número, titulado Reorienting Perceptions (Reorientando percepciones), “incluye diseñadores conocidos y otros nuevos, moda de diseño con aires modestos y un estilo de vida lujoso dentro del Oriente Medio con un giro árabe”.

Al igual que el resto de sus revistas hermanas incluyen el repaso a las pasarelas durante la semana de la moda, artículos de streetstyle, peinados o cosméticos. La diferencia principal reside en el 90% de contenido propio. Algo que no podemos pasar por alto es la insistencia del hijab. Además del editorial, que es una de las piezas principales de la revista, totalmente dedicado al estilo árabe, dedican un artículo al hijab deportivo de Nike. Otra pieza interesante es el reportaje dedicado a cuatro atletas árabes dedicado a (qué casualidad) las que protagonizan el anuncio de la marca deportiva.

Moda de diseño, maquillajes, cosméticos y el hijab, siempre el hijab, que de la portada de la revista, desde esa Gigi Hadid cubierta, hasta el final, va dejando claras sus intenciones. Moda y estilo sí, pero con la religión siempre presente.

VOGUE ARABIA

 

 

Los vestidos que deslumbraron (para bien y para mal) en los Premios Oscar 2017

Los Oscars, una de esas noches de la moda en las que odias profundamente tu armario por no ser ni la mitad de glamuroso que las bragas de las invitadas a la gala, lo que no quita que aprecies, critiques o desees profundamente sus vestidos.

Ruth Negga fue la primera en lucir en la alfombra el lazo azul de ACLU (Unión Estadounidense por las Libertades Civiles) sobre su vestido rojo. Meryl Streep, con un vestido/pantalón azul con cuerpo de pedrería, no pasó por la alfombra roja, algo que achaco a su reciente polémica con Lagerfeld (eso o que simplemente llegó con la hora pegada). Emma Stone, la ganadora de la estatuilla a mejor actriz protagonista, lució un diseño ajustado inspirado en los años 20 con flecos (vestido que necesito muy fuertemente) e Isabelle Huppert optó por un sencillo vestido con lentejuelas plateadas.

GTRES

Las nominadas a mejor actriz de reparto:

Octavia Spencer, Michelle Williams, Nicole Kidman, Viola Davis y Naomi Harris. GTRES

Mis favoritas, o como me gusta decir, actrices con las que haría un intercambio erasmus de armario, fueron aquellas que apostaron por la sencillez y colores claros. Felicity Jones, muy al día de la moda (apúntate un puntito, F) apostó por un diseño que recuerda al ballet, una de las tendencias que está pegando fuerte esta temporada. Olivia Culpo lleva el que será posiblemente mi futuro vestido de novia (en blanco) mientras que Emma Roberts apostó por lo vintage y por Armani, una combinación imbatible.

GTRES

El clásico binomio:

Karlie Kloss, Chrissy Teigen y Priyanka Chopra. GTRES

Taraji P. Henson, Kirsten Dunst y Brie Larson. GTRES

Menos es más aunque algunas se empeñen en hacer caso omiso. Hailee Steinfeld eligió un diseño que además de transparente y con flores bordadas, tenía cuello alto, volantes en la espalda y provocaba la misma sensación que cuando sales del Muerde la Pasta y ves comida, un empacho para los sentidos. Jessica Biel llevaba un vestido dorado que incluso desde Milán con las persianas bajadas podía notar el reflejo de los brillos. Y además de elegir un modelo que no era precisamente discreto le sumó un collar de plumas y diamantes porque oye, los Óscar son una vez al año y si no tengo qué ponerme me pongo todo lo que tengo. Dakota Johnson supo compensar el brillo satinado de su vestido con complementos ligeros, pero el complemento a la cintura servilleta-de-mesón-doblada-en-el-plato-style crea un efecto de delantal que no termina de funcionar. Y luego tenemos a Janelle Morae, cuyo vestido tiene todo, y con todo me refiero a todo: transparencias, lentejuelas, filas de abalorios, parches con formas de animal… Desarmas el vestido y abasteces a Claire´s para dos colecciones de bisutería.

GTRES

También tenemos las que eligieron el vestido como cuando escribes a un ex novio de madrugada, sin pensar en las consecuencias. De esta manera, Leslie Mann no cayó en que el tejido de la tela daba la sensación de que le faltaba una pasadita de plancha y los memes haciendo la broma no tardaron en aparecer (sí, mis memes). Alicia Vikander y Salma Hayek, ambas de riguroso negro, no pensaron en que sus vestidos parecían más de salir por el paseo marítimo de Mallorca a tomarte una copita que para la gala. A Scarlett por otro lado, debió de parecerle una buena idea lo de llevar un vestido de estilo granny (de abuela) y añadirle un cinturón. “Buah, con esto ya queda to´moderno”. Error. El cinturón le queda a ese vestido como la piña a la pizza.

GTRES

Insultos y multitudes, crónica del primer día en la Milan Fashion Week

Ahí estaba yo hace un mes, rellenando los casi tres folios de documentación que me exigía la Camera Della Moda Italiana para formar parte de la stampa o prensa acreditada. A eso hubo que sumarle 60 euros que salieron de mi bolsillo que pagas a la Camera que (supuestamente) se cobran para luego darte un ‘sinfín de facilidades’ cuando llega la Semana de la Moda (esas facilidades son agua gratis y autobuses que te llevan a los desfiles en los que NUNCA hay plazas ya que somos cientos).

La prensa funciona de tal manera que aún estando acreditado y pagando los 60 euros no tienes derecho a entrar a los desfiles. Básicamente de lo que se encarga la Camera es de incluirte en la lista de prensa que hacen llegar a las casas de la moda, que son las que deciden a quién invitan y a quién no. Así que cuando empezaron a llegar invitaciones a los desfiles y presentaciones, era la persona más emocionada del norte de Italia.

Mi primer desfile en la MFW (Milan Fashion Week) fue el de Kristina Ti, italiana oriunda de Torino de estilo hippie chic cuya colección se llamaba Fly with me (Vuela conmigo), o, como a mí me gusta llamarla, Squash with me (Espachúrrate conmigo), ya que los standings (es decir, todos aquellos sin asiento que no somos compradores, influencers o celebrities, en otras palabras, prensa y blogueros) nos apretujamos alrededor de las paredes del Palazzo Bovara.

Pese a que fui de las primeras en llegar, entré de las últimas (lo de echar a correr para coger sitio cuando retiran la cinta de seguridad es algo que siempre me ha dado mucha pereza), lo que supuso que los sitios pegados a la pared estaban ocupados y tenía que ponerme delante de alguien. La opción quedarme fuera NO estaba contemplada. Así que me puse donde me indicó la acomodadora con la mala suerte de que le tapaba la visión a una japonesa con una chaqueta naranja fluorescente de peluche que llevaba una mochila hiperrealista de Bob Esponja quitándose la piel de la cara y dejando a la vista los músculos (esto es para que os hagáis una idea de cómo iba vestido el personal). Como soy educada, busqué otro sitio en el lateral de un conjunto de bancos. Al segundo entro un PGI o ‘Pequeño Grupillo de Influencers’ (aunque en este caso también se podría llamar Pequeño Grupillo de Imbéciles).

Para empezar una de ellas preguntó a otro chico del PGI si iba con ellos, y en cuanto el chico le dijo que no empezó a llamarme “puta” (además de otras lindezas que incluían a mi madre) por ser alta y no dejarle ver bien. O era maleducada empedernida de esas que parece que va a clases particulares de grosería o la criatura pensaba que no entendía italiano (de todas formas puttana en concreto es un insulto que se entiende universalmente yo creo).

La cosa es que al empezar el desfile, en vez de mirar la colección, el PGI se dedicó a retransmitir en directo, hacerse selfies y a documentar todo excepto la línea de ropa que paseaba delante de ellos, basada en terciopelo, anchuras tipo kimono, verdes botella, burdeos y azul oscuro, por cierto.

AEn cuanto terminó corrí en transporte público (intentar conseguir plaza en los autobuses de la Camera estaba descartado) hacia el otro desfile. “Cuánto glamour” me decía alguna seguidora que vio los stories que iba subiendo de los desfiles en @meetingmara. Bueno, eso es porque no me viste en ese momento subiendo los escalones del metro de tres en tres, sudada y con todo el pelo pegado en la frente, querida.

La situación se repitió: prensa apretujada contra la cinta como si fuéramos ganado, invitadas medio histéricas empujando, la calma chicha de la mujer que llevaba las listas… Y por supuesto, la falta de asientos y la gran cantidad de personas apretujadas contra las paredes del sitio. A diferencia de la Semana de la Moda madrileña, mi querida Mercedes-Benz Fashion Week, en la que todos los desfiles tienen lugar en las dos gigantescas pasarelas de Ifema, en Milán los desfiles se realizan en lugares representativos como palacios en los que, a lo largo de las estancias, desfilan las modelos. Por mucho que este sistema les permita meter entre (calculando a ojo) el doble de asistentes que en la MBFW al final aquello acaba siendo un caos tanto en las entradas como en las salidas e incluso una mala experiencia para espectadores que en muchas ocasiones no pueden ni ver en condiciones en desfile.

Luego están los que tienen la oportunidad de verlo en primera fila pero prefieren verse a sí mismos en la pantalla del móvil. ¿Mi conclusión del primer día? Si algo tienen en común las pasarelas de ambos países mediterráneos es el postureo.

Esta primavera llevarás volantes

Todas las temporadas tienen una tendencia especialmente mimada: en verano fue el escote halter, en primavera la falda vaquera con botones en forma de A…

Este año, la niña de los ojos de la primavera 2017 serán los volantes, una tendencia que además de animada (da más vidilla que un hit ochentero) la encontramos favorecedora para todos, ya que no solo se llevarán en cualquier parte sino que podemos encontrarlos en distintos tipos de tejidos.

Si bien es cierto que dan un toque de formalidad, se le puede restar combinándolos con unos vaqueros, cazadora de cuero o incluso unas sneakers, mezclas que harán que podamos llevarlos en el día a día.

Volantes en las mangas:

INSTAGRAM

Volantes en el torso:

INSTAGRAM

Volantes en faldas y vestidos:

ASOS

Volantes en pantalones:

ASOS

¿Y tú? ¿Te animas a probar la tendencia?