BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘manicura’

Accesorios y cosméticos para evitar violaciones

No me considero especialmente aprensiva, dramática o asustadiza, de hecho, creo que soy bastante echada para adelante en cuanto a ciertos temas se refiere. Aún con todo, aún viviendo en una de las ciudades más seguras del mundo, siendo rápida, fuerte y valiente, muchas veces, tengo miedo.

Tengo miedo cuando me toca volver sola a las tantas de la madrugada, tengo miedo si salgo a correr a primera hora de la mañana o por la noche, cuando Madrid es solo para mí. No me malinterpretéis, no es un miedo paralizante de esos que no te permiten ni dar un paso (sino no saldría nunca de casa) pero es un miedo que me hace sentir fuera de mi zona de confort y me obliga a mantenerme siempre alerta.

Como yo, estoy segura de que muchas que me leéis, habéis pasado situaciones parecidas.

Recuerdo que al poco de entrar en la pubertad hablaba con mi madre sobre lo seguro que me haría sentir llevar un bote de pimienta, esos que son ilegales en nuestro país. En su lugar, llevaba un spray, no recuerdo si de desodorante o de colonia.

Es solo un ejemplo. Otras van con las llaves en la mano sujetas entre cada dedo a modo de cuchillas de Lobezno. Lo que sea con tal de sentirnos un poco más seguras. Lo que sea con tal de convencernos de que esas llaves o ese bote pueden darnos una oportunidad de salir indemnes a la hora de enfrentarnos a una situación de peligro.

Se ha desarrollado una gama de accesorios para evitar violaciones que van desde cinturones de castidad modernos, que solo se pueden abrir con ambas manos, hasta colgantes de móvil con un botón que, al ser activado, emite un ruido de 90 decibelios para alertar del peligro.

Esmalte que detecta drogas, anillo de defensa y colgante para móvil con alarma. PINTEREST/GO GUARDED

Esmalte que detecta drogas, anillo de defensa y colgante para móvil con alarma. PINTEREST/GO GUARDED

Uno de los productos quizás más útiles es el esmalte de uñas de Undercover Colors que detecta si hay drogas en la bebida cambiando de color (prepárate a estar metiendo el dedo una y otra vez en las copas de tus amigas).

Aunque este en concreto todavía no está comercializado, el anillo para corredoras de Go Guarded, que se coloca en el dedo y tiene una cuchilla para defenderse (no tengo muy claro que esté permitido en España), se puede encontrar fácilmente por Internet.

Me resulta increíble, y hasta cierto punto indignante, que sea más rápido desarrollar un producto de este estilo con todo lo que conlleva antes que tomar medidas para detener las violaciones. Me hace sentir asqueada, pero tengo claro que es una cuestión de educación que debe empezar desde la base, por lo que no podemos esperar que se de un cambio de la noche a la mañana.

Y si mientras tanto, existe la posibilidad de escapar de una violación, de mantenernos a salvo gracias a algún producto o defensa que puede marcar la diferencia… ¿qué perdemos intentándolo?

Madrid Beauty Days: la feria de la belleza antinatural

Este fin de semana tuvo lugar en el Centro de Convenciones Norte de Ifema los Madrid Beauty Days, una feria definida por el propio Ifema como “el parque temático de la belleza”. Más de setenta firmas de cosmética dedicadas al cuidado y a la imagen personal.

Cirugía Plástica. DRSAADARTI.COM

Cirugía Plástica. DRSAADARTI.COM

Dicho así puede resultar hasta agobiante para personas que, como yo, le dedican a la imagen el tiempo mínimo imprescindible.

Más que una feria, Madrid Beauty Days parecía un centro estético gigante. En cualquier sitio y separadas por unos metros encontrabas mujeres haciéndose la manicura, poniéndose cejas, bronceándose…y todo en tiempo récord.

Con deciros que al poco de llegar ya me había tocado una sesión gratis de depilación láser de ingles o medias piernas en un sorteo, os lo digo todo.
“Si pasas a dónde está mi compañera, te damos cita” me dijo una de las azafatas de Pelostop. Aquello iba con una rapidez que no me habría sorprendido que se hubiera sacado una máquina de debajo del mostrador y me depilara ahí mismo.

En el siguiente puesto, de una clínica estética, podías entrar en un sorteo de aumento de labios, tratamiento de botox, de eliminación de manchas, cicatrices o estrías. La chica me preguntó cuál de aquellos maravillosos tratamientos quería ganar.

“¿Sinceramente? Ninguno” pensé en mis estrías, que no solo me gustan, sino que me encantan esas líneas de tigre que me surcan las caderas. Pensé en mis cicatrices de la pierna, fruto de intervenciones que me recordaban lo fuerte que me había sentido por pasar dos veces por quirófano con apenas 18 años. Y como no me interesaba ninguno de ellos marqué “manchas” por inercia, por si podía apañarle a alguna mujer de mi familia que ya había oído quejándose del tema.

El parque temático de la belleza no tenía montañas rusas, pero, si querías, podías ponerte cejas o doblar el tamaño de tus pestañas hasta convertirlas en algo más frondoso que una selva tropical. Además de tratamientos podías adquirir todo tipo de productos: desde un ‘cubrecanas’ que tenía la forma de una maquinilla de afeitar hasta un guante depilador con cristales de silicio.

Y si no comprabas, había cosas que podías llevarte puestas. Tras dos horas recorriendo el Centro de Convenciones Norte sin más luz que la de los halógenos, me fui con un tono más de moreno después de probar un autobronceador orgánico que me aplicaron en la cara y el cuello con un spray.

Al salir, mi acompañante, con los brazos depilados y yo, con la cara de un moreno que habría pasado por playero, comentó acertadamente: “¿Te das cuenta que lo llaman la feria de la belleza y todo lo que hacen es cambiarte?”

Moraleja de los Madrid Beauty Days: solo quitándote pelos, poniéndote pestañas, bronceándote, rellenándote los labios o cubriéndote las canas eres guapa. Señores de Ifema, la feria de aceptarse a una misma, ¿cuándo y dónde decís que era? Creo que el año que viene iré a esa.

(Sobre)vivir la Nochevieja

“It’s my party and I cry if I want to” pienso cada vez que se acerca Nochevieja. Afortunadamente, nunca son tan desastrosas como para acabarlas entre lágrimas, pero sí hay una serie de cosas que, tras mi primer Fin de Año, empecé a tener en cuenta para sobrevivir con éxito a esa noche.

Nunca dejes para el 31 depilaciones o peelings faciales. Sé de lo que hablo, créeme, no quieres ir por toda la fiesta con los brazos en jarras de lo que te pica el desodorante en las axilas por haberte hecho la cera unas horas antes.

Y es que los experimentos están muy bien, “pero con gaseosa” como diría mi madre. Es una noche de ir a lo seguro. Como te pongas a probar cosas nuevas tanto de pelo como de maquillaje 1) no te van a gustar porque el recogido en la cabeza de Blake Lively no queda igual que en la tuya y 2) te vas a exasperar, despeinar y una vez echada la laca, no hay vuelta atrás. Corres el riesgo de acabar yendo a tu fiesta con un moño de bailarina para ocultar tu hecatombe capilar.

Es una noche en la que, si algo malo tiene que pasar, pasará, y si no, más vale que estés preparada para todo. No me preguntes cómo, pero si tu abuelo, desde la otra punta de la mesa, derrama una salsa, ten por seguro que por mucho que os separen dos metros, alguna gota acabará en tu vestido. O te cubres de servilletas hasta los codos como si fueras una momia (una de verdad, no como Imhotep en La Momia) o eliges para cenar, otro conjunto.

Cenar…qué bonita palabra. Yo antes en Nochevieja cenaba, ahora me limito a comer lo que vaya a darme más energía antes de llenar la escasa cintura de mi vestido. Porque esa es otra. Los conjuntos de Fin de Año son más ceñidos que los cinturones de Bertín Osborne.

Y sino están las medias, que por mucho que te las cojas de diez tallas más, siempre te van a quitar la respiración cuando te las coloques en la cintura. Mi teoría es que, desde el Ministerio de Sanidad, pretenden hacernos adelgazar a las bravas, sin que podamos meternos tranquilas un canapé en el gaznate por miedo a que el vestido nos asfixie.

pack_30

Bailarinas plegables, puedes conseguirlas en tu boda más cercana. BAILARINASPLEGABLES

Una vez pasadas las uvas, enfundada en tu modelo elegido para el festejo y en tus tacones, hay dos cosas que siempre siempre SIEMPRE debes llevar en tu bolso: unas chanclas/bailarinas de repuesto, pueden ser cutres de estas que regalan en las bodas (de hecho, en la última a la que fui me lleve mi talla de pie en los tres colores que ofrecían. Rubén y Elena si leéis esto, sí, fui yo la que dejo a dos invitadas sin bailarinas) y un paquete de kleenex. El paquete de pañuelos es fundamental porque todo garito/pub/bar/discoteca llega a un momento en el que se acaba el papel higiénico y los pañuelos son la salvación.

En ese punto de la noche, suele faltar poco para que la discoteca cierre y es cuando un 1 de enero a las 6 de la mañana tienes que volverte a casa con 5°. Que vale, que 5° no es un frío siberiano, pero cuando llevas unas medias transparentes y un vestido tan largo como un bañador de 1950, haga la temperatura que haga, te parecerá que estás en medio de una colina alpina a punto de escuchar a Elsa cantando el Let it go.

Así que (por una vez en tu vida) haz caso a tu abuela y lleva el plumas o en su defecto, el abrigo más gordo que tengas, porque salir a la calle es la fina línea que existe entre entrar al 2016 con dolor de pies por los tacones y entrar al 2016 con dolor de pies por los tacones y una faringitis que se convertirá en crónica. ¡Feliz entrada al nuevo año!

Manicuras navideñas para celebrar las fiestas

Yo no soy de ‘hacerme las uñas’. Mi concepto de ‘manicura’ es llevarlas cortadas al máximo para que no me arañen las palmas de las manos cuando hago ejercicio.

Además de que no tengo nada de paciencia para el trabajo de que creo que supone pintártelas con dibujitos (como si no fuera lo bastante complicado tratar de mantener el pulso para dar una pincelada como para ponerte a hacer dibujos de un milímetro de tamaño).

Sin embargo, para todas aquellas (o aquellos) a los que os gusten las manicuras, aquí tenéis una serie de ideas acordes a las fechas. Eso sí, a ver cómo os las apañáis metiéndole mano a la comida. Pelar langostinos con estas uñas es habilidad y lo demás son tonterías.

1. En primer lugar, tenemos la manicura tipo #UglySweater (¿cómo? ¿Que no sabes lo que es un #UglySweater?). A estas uñas en concreto me refería con el trabajo de chinos. De hecho, el trabajo que hicieron los chinos que restauraron la Ciudad Prohibida después de la Revolución Cultural, no tiene ni punto de comparación con el que hizo la autora de esta manicura. Encima si os fijáis, los granos de purpurina están puestos uno a uno. ¿Tú te imaginas cogiendo granos de purpurina UNO A UNO y colocándolos en línea recta? Ríete tú de los artistas puntillistas del postimpresionismo.

http://simplynailogical.tumblr.com/post/135418898036/ugly-but-not-so-ugly-christmas-sweater-nails

2. La manicura rollo luces navideñas tiene menor dificultad que la otra pero es más cantoso si la cagas en el dibujo, porque aquí no queda camuflado con el resto del diseño, noooo. Aquí si la lías TODO el mundo va a darse cuenta de que has cometido un fallo garrafal pintándote las uñas en cuanto le eche un vistazo a tus manos. ¿Quieres arriesgarte a pasar ese mal trago?

http://holidaycheer-ing.tumblr.com/post/34781006010

3. “¡Vamos a poner los calcetines colgados de la chimenea!” dijo ningún español nunca jamás en la historia de la humanidad. Aunque no sea una costumbre que tengamos, es perfectamente válida para aplicar a tus uñas. La versión española de esta manicura sería con diseños del décimo de la Lotería, las míticas capas de Ramonchu para dar las campanadas o de figuritas de mazapán.

http://jauntyjuli.tumblr.com/post/105634970632/christmas-stockings-nail-art

4. Si no tienes mucho tiempo para dedicarle a tus uñas pero quieres apuntarte a las manicuras navideñas, esta es la versión fast food. Como ves solo tienes que pintarte una uña diferente a las demás (siguiendo la temática navideña, claro está) y ‘chimpún’.

http://thenailpolishchallenge.tumblr.com/post/104715899158/christmas-nail-art-on-the-blog-read-about-it

5. (Esta es la versión para las que tampoco tienen mucho tiempo pero prefieren a Papá Noel, que siendo sinceros, Papá Noel es el chollo de las manicuras. Me gustaría ver a mi a las que se inventan estas manicuras haciendo una de los tres Reyes Magos. Ahhhmigo, no es igual un poco de rojo y blanco para Santa Claus que ponerte con una selección de 12 colores para dibujar a Melchor, Gaspar y Baltasar con sus respectivas etnias, ropajes, regalos y camellos incluso. Qué listas…)

http://thenailpolishchallenge.tumblr.com/post/135392720473/tutorial-on-youtube-now-time-for-another

6. Los estampados alpinos siempre me han recordado a las cajas de galletas de mantequilla, no me preguntéis por qué (incluso aunque nunca contuvieran galletas). Lo bueno de esta manicura es que no vas a tener que dejarte el sueldo en colores, pegatinas, purpurinas o complementos. ¿Lo malo? Ponte tú a dibujar un ciervo saltando en una uña de poco más de un centímetro cuadrado, que esto no es un lienzo renacentista.

http://nailpornography.tumblr.com/post/135295877289

7. Si por mucho que sea Navidad no quieres dejar tu lado más friki apartado, la manicura de Star Wars es perfecta. ¿El Darth Vader Noel no os parece enternecedor? Casi me parece ver la escena de unos jóvenes Luke y Leia abriendo sus regalos bajo un árbol que talaron a principios de diciembre del planeta Endor mientras los ewoks les amenazaban con palos haciendo sus ruiditos tan característicos. #Amor.)

http://nailpornography.tumblr.com/post/135403682749

 

8. Teniendo en cuenta la maravillosa temperatura que estamos teniendo en invierno (¡gracias cambio climático! No.), la nieve va a ser algo bastante difícil de ver. Y no sé en vuestras comunidades, pero en Madrid cuando hablamos de ‘nieve’ nos referimos a cuatro copos grisáceos microscópicos que desatan la flota de camiones de sal como si en cuestión de segundos la ciudad fuera a convertirse en Invernalia. Así que, sí, la nieve solo va a estar en tus uñas.

http://all-seasons-happy.tumblr.com/post/37641158706

 

9. Bastones de caramelo, otra cosa que tampoco he visto nunca en ninguna casa española por Navidad. O en mi familia somos muy tradicionales o es algo que, como los calcetines en la chimenea, solo se lleva al otro lado del charco.

http://baroquennails.tumblr.com/post/134997690915/holiday-nails-peppermint-polka-dots-colors

10. Para acabar mis favoritas (y posiblemente también vayan a ser las favoritas de tu abuela), unas uñas realmente navideñas: la escena del nacimiento que parece salido del villancico Los Peces en el Río (con tanto consumismo, se nos olvida que la Navidad es para celebrar el nacimiento de Jesús). Fijaos si la autora ha tenido ojo con los detalles que hasta ha añadido un crismón, el monograma de Cristo (y no, no sabía lo que era un crismón, he tenido que buscarlo).

http://ctfootcare.tumblr.com/post/71064142324/25-days-of-christmas-nails-the-nativity-scene

Manicuras de miedo para las que llegan a Halloween con poco presupuesto

Ha vuelto a suceder. El año pasado juraste y perjuraste que no te volvería a pillar el toro, que para el Halloween del 2015 tendrías un disfraz escalofriantemente genial con el que te harías quince mil fotos y colapsarías todas tus redes sociales. Pero a menos de unas horas no tienes disfraz, entre las entregas en la universidad y el trabajo atrasado de la oficina no tienes tiempo para ponerte a buscar, y, encima, lo único que tienes de temática de Halloween son las telarañas de tu monedero.

Si te ha pasado como a mí (y como al 70% de la población española femenina), cuando llega este momento tienes tres opciones:

1. Comprarte algo cutre de no más de 3 euros en un chino que te permita salir del paso 

 

2. Confeccionarte un disfraz a toda prisa en el último minuto tirando de cada trapo viejo/bufanda roñosa/harapos que tengas por casa

 

3. Puedes escoger una salida alternativa y llevar tu disfraz Halloween en las uñas.

 

Calabazas, esmalte naranja y rotulador permanente negro

 

Vampiros, de los de toda la vida, no de los de Crepúsculo

 

Pesadilla antes de Navidad, para las amantes de Tim Burton

 

Frankestein sofisticado, perfecta para las que no tienen mucho tiempo

 

Villanas de nuestra infancia, un homenaje a las películas de Walt Disney

 

Lodo verde ácido, reminiscencias a los libros de terror de cuando éramos pequeños

 

Bruja malvada. Manicura multiusos: si alguien se te pone tonto, le sacas con la uña un ojo.

 

Sanguinolentas, cuanto más parezcan recién salidas de un asesinato a manos desnudas, mejor

http://vanityprojectsnyc.tumblr.com/post/131845045651/bloodnails-dripping-handpainted-by

 

Alienígenas, la manicura favorita de Iker Jiménez

A quickie #halloween stamping💀 @chinaglazeofficial in the rough @messymansion stamping plate @mundodeunas black stamping polish

A photo posted by Fiona, Switzerland (@felinescubicle) on

 

Noche de Halloween, o “si no sabes con cuál quedarte, píntate una uña de cada manera”

 

¿Ventajas? Es perfecto para los presupuestos ajustados, no gastas nada (solo lo que te cueste el esmalte si tienes que comprarlo).

¿Desventajas? O eres muy hábil pintando con ambas manos o tienes a alguien que te ayude con la mano derecha (la izquierda para las zurdas), ya que si te pasa como a mí y eres de pulso tembloroso corres el riesgo de que te quede así:

http://gottastayhightoforgetyou.tumblr.com/post/131268961372/fuck-nail-tutorials-they-are-deceiving