BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘entrevista’

“‘Gorda’ se sigue utilizando como un insulto cuando no sabes por qué esa persona está así”

Puede que en mundo de las tallas grandes no sea “oro todo lo que reluce” según me confirma Diana López Bernardo, Dianina XL para Youtube, la española en quedar segunda en el certamen de belleza Miss Curvissime Italia 2016.

YOUTUBE

 

“Hay mucho intrusismo laboral de mujeres que no tienen formación en modelaje, exigencias de pérdida de peso por parte de las agencias y también hay discriminación por parte de las propias chicas. Al principio sentía que tenía que justificarme para pertenecer a un grupo de Facebook en el que te expulsaban si adelgazabas o te hacían mandar fotos para realmente comprobar que usaras tallas grandes” me dice la youtuber cuyo canal se basa en el Body Positive.

“Procuro enfocar los temas de manera general, no solo a personas de tallas grandes sino a todos los que tengan complejos como poco pecho o ser demasiado delgada. Creo que está igual de mal las que se meten con las delgadas por estar delgadas que las que se meten con las gordas por estar gordas. No hay que compararse con nadie. Todas las mujeres somos bellas y si es tu constitución no puedes hacer nada”.

Pero ¿en qué consiste exactamente el Body Positive? “Es aceptarte tal y cómo eres. El problema de aceptarse a una misma está en la sociedad que te dice que si no entras en unos cánones no vales. Lo ideal sería que la sociedad te dijera que vales porque eres única seas como seas”.

Pese a que el Body Positive y la obesidad no tienen nada que ver, Dianina XL es en ocasiones acusada de fomentar la obesidad: “El concepto de ‘gorda’ se sigue utilizando como un insulto cuando no sabes por qué esa persona está así, si es por comer o por un problema de salud. La obesidad es un problema de salud y ese es el motivo principal por el que se debe adelgazar. En mi caso mi objetivo es estar sana”.

Para romper su “relación tóxica con la comida” la youtuber residente en Milán acudió a una clínica italiana: “Tenía una relación de amor-odio con la comida y la clínica me ayudó a romper esa relación. En Italia este tema es gratuito, invierten en tu salud ahora para que no tengas problemas mañana, no es como en España, que te ponen una dieta y ya. En la clínica te educan a comer y a que seas consciente de lo que comes”.

Si bien en un principio los temas de su canal ayudaban a los emigrantes a hacer gestiones en el nuevo país (como vivir con poco presupuesto, elaborar un buen currículum…) fue “a partir de mensajes privados que recibía de gente” que decidió incluir el Body Positive con vídeos de ropa, autoestima, hauls (muestrario de nuevas adquisiciones)…”Me escribían personas que igual no se atrevían a ir de compras” dice la youtuber. “Creo que esto es más bueno que ayudar a la gente a emigrar porque tiene más partido positivo. Esto es real, hay gente que lo necesita y me gusta que haya un trasfondo. Mi máxima es que si yo no me avergüenzo nadie se tiene que avergonzar”.

Y ya que sale el tema de ir de compras le pregunto si es difícil comprar ropa de tallas grandes: “Cada vez menos, porque cuando era adolescente me tenía que ir a la sección de señoras de El Corte Inglés para vestir. Las tallas han aumentado. Lo que era una 42 es ahora una 46. Cuando voy a una tienda me fijo en que me quede bien, no en el número. La pena es que la mayoría de las veces las prendas no llegan a tienda. Cuando Zara dijo que incluían la XL y XXL estuve buscándolas cuando llegó la nueva colección. Después de no encontrar ninguna prenda de talla grande la dependienta me dijo que tendría que cogerlo desde la web ya que en el caso de que mandaran algo era solo una unidad”.

Independientemente de la talla que tengamos o de cómo seamos físicamente, ¿cuál es el verdadero secreto para vestir? “Mirarse al espejo, y si te ves divina con lo que llevas, adelante. Con lo que te sientas cómoda es con lo que te vas a sentir bella. Un cuerpo no te va a impedir hacer nada“.

Lo que siempre quisiste saber de los puntos negros (pero no tuviste a quién preguntar)

(Quien nunca haya encontrado a esos pequeños bastardos en alguna parte de su cuerpo que levante la mano. Nadie, lo que imaginaba.)

Y es que según Josefa López, esteticista y formadora en estética de Tu Maxwapa, “los puntos negros se forman a partir de la suciedad que se va acumulando por el sudor y el sebo que desprende la propia piel”. Delicioso. Aunque me hace saber que la contaminación por el CO2 y las bacterias que se encuentran en el aire (y más ahora que estamos en plena temporada de resfriados y gripes) también ayudan a la expansión de los puntos negros.

“Se concentran más en la zona de la nariz, frente, mejillas y barbilla” dice mientras examino la colonia de puntos negros que floreció en mi nariz prácticamente el mismo día en que nací. La genética, como me hace saber la profesional, juega en mi contra. Gracias, papá, por tus genes de nariz puntillista.

Por mucho que me esfuerzo en asesinarlos entre uña y uña, la esteticista me aclara que la mayoría de las veces que los quitamos en casa lo hacemos mal ya que no quitamos toda ‘la roña’: “Tiene que salir del todo ya que si se rompe los encontramos al día siguiente el doble de grandes”.

Tras frotarme con un cepillo un gel limpiador, colocarme un exfoliante de oliva y aplicar un poco de tónico de pomelo para calmar la piel me coloca encima de la cara una máquina de vapor que me recuerda a las veces que he puesto la cabeza sobre una cazuela de agua hirviendo para hacer vahos: “Con el vapor se abre el poro y sale mejor el punto negro. Duele un poco, pero como dicen las abuelas para estar guapa hay que ver estrellas“.

Y veo estrellas, planetas, cometas, asteroides, meteoritos y algún satélite perdido cuando, con una especie de palito metálico, procede a quitarme el ramo de puntos negros de mi nariz. Confieso que una lagrimita de dolor me cae (y es que los muy infames se resisten a dejar mi nariz).

“Vaya, tienes algunos de hace mucho tiempo”. “¿Cuánto tiempo?” le pregunto curiosa. “Estos de aquí (noto que hurga bajo la aleta de mi nariz) son de hace más de un año”. Tengo puntos negros con los que he estado más tiempo que con la mayoría de mis novios. Interesante.

“El problema de hacer esto en casa es que se queda el poro abierto y hay que cerrarlo bien, para lo que utilizamos tónicos astringentes” dice Josefa mientras me aplica el líquido. Pero lo que más me impacta es la máquina de alta frecuencia que utiliza seguidamente, una especie de, vibrador transparente gigante que suena como un aparato del dentista. Nada más oír el zumbido me puse más tensa que cuando llevo ropa blanca y me baja la regla. Casi infarto cuando noté la mini descarga en la piel. También es cierto que yo soy muy dramática y me impresiono enseguida.

Tras cerrarme los poros aplica una crema hidratante y me extiende una mascarilla para pieles mixtas por toda la cara. Tras dejarla unos 10 minutos la retira y me aplica tónico otra vez y crema hidratante. Con los poros cerrados y la cara roja como si hubiera salido de la clase de spinning, damos fin al tratamiento.

¿Y ahora qué? ¿Cómo puedo mantener esta piel jugosa como el culito de un bebé? “Debes corregir el exceso de sebo con una crema para pieles grasas, una no-comedogénica (‘comedones’ son los puntos negros). Cremas que contengan menta o que lleven cítricos son muy buenas para contrarrestar la grasa”.

Cuando ya me iba tan feliz pensando que con una cremita salía del paso la esteticista me pregunta por mi alimentación, algo que por lo visto también le pasa factura a la piel: “Somos lo que comemos, por lo que si comes grasa se refleja en la piel. Es el reflejo de nuestro interior, por lo que infusiones de hierbas como té o menta, alimentos antioxidantes o depurativos van a eliminar toxinas”. Me recuerda que no sirve de nada el tratamiento de eliminación de puntos negros si no cuido la alimentación en casa. Adiós chocolate Milka, adiós.

¿Y qué pasa si un mes voy algo más apurada y no tengo para pasarme por un centro de estética y dejarme los 24 euros que cuesta la limpieza? “Hay mascarillas de arcilla negra que se pegan totalmente a la piel y sacan el punto negro”. Vale, y también las hay que necesitas aceite de un templo budista de Bangkok, por lo que le pido una que se pueda hacer con lo que tenemos por casa: “Otra más sencilla es una que me hago yo con un yogur natural o de limón, una clara de huevo, unas gotitas de zumo de limón y un poco de miel. La dejo unos 20 o 25 minutos y seguidamente la aclaro. Limpia los poros e hidrata la piel”.

Me voy del centro como del 2016, prometiéndome que llevaría a cabo hábitos saludables, solo que esta vez, en vez de prometérmelo a mí misma, se lo aseguro a la esteticista: lavaré bien mi cara cada día y la hidrataré antes de irme a dormir, que según ella, es cuando la piel se renueva.

¿Cómo llevar un blog de moda con una discapacidad visual?

Esa era la pregunta que me hacía al conocer a Eva González, que a raíz de una enfermedad autoinmune que tuvo de pequeña, la periodista y community manager, fue perdiendo la vista progresivamente el motivo por el que creó Moda A La Vista, un blog de moda adaptado para personas con discapacidad visual.

Eva y Brooke. MODA A LA VISTA

Eva y Brooke. MODA A LA VISTA

“Hice el blog pensando en que quería que fuera accesible para personas con discapacidad visual pero mi intención no es que sea exclusivo para esas personas sino adaptado a ellas y también para que cualquier persona a la que le guste mi estilo me pueda seguir” afirma la bloguera que agradece la colaboración que recibe para subir los temas. “Escribo mis posts con Jaws (programa lector de pantalla de la ONCE), me pongo la ropa, alguien me hace las fotos y lo sube a WordPress, ya que no es una plataforma accesible”.

Pero a la hora de estar al tanto de las tendencias, para Eva supone “mucho esfuerzo. Por mi trabajo y el niño no tengo tiempo de estar todo el día en las tiendas por lo que lo hago a través de Internet“.

Sin embargo no siempre es una vía sencilla, ya que “en cualquier revista de moda encuentras artículos del tipo Los 7 jeans que se llevan, pero pinchas y es una galería. Nadie pone un pequeño texto explicando si se llevan acampanados, rotos…”

¿Cómo compra la bloguera su ropa? “Elijo las tendencias que más me van a mí y las que van con mi estilo. Si algo se lleva y no me gusta como me queda, no me lo compro. Tengo un poco de resto visual en el ojo izquierdo por lo que distingo colores y formas si me acerco a las cosas, eso me ayuda bastante”.

“Como perdí la vista progresivamente creo imágenes en mi cabeza por el tacto. Yo toco una prenda y lo que veo cuando la toco es el corte y el tacto. Si voy de compras acompañada y me dicen que el estampado es horroroso me hago una imagen según me van contando” afirma Eva.

Le pregunto si el hecho de ir con Brooke de compras, su perra guía compañera, le supone una dificultad a la hora de que le llamen la atención en los establecimientos. Afortunadamente “en las tiendas nunca me han puesto ningún problema. Me resulta un poco incómodo porque a veces en el probador no cabe o se agobia si le cae un perchero encima… En otros establecimientos sí he tenido pegas, pero en las tiendas de ropa nunca me han puesto ninguna”.

Y es que, como Eva demuestra con su trabajo, lo que realmente tiene una discapacidad es la ciudad, o, en el caso de su blog, la propia tecnología.

Carlos Andrade, Mister Internacional Madrid 2017: “La belleza física es algo totalmente efímero”


Desde que el concurso de Mister España cayó en bancarrota, ha sido Mister Internacional Spain el certamen que le ha relevado a nivel nacional.

Según Carlos Andrade, el madrileño que ostenta el título de Mister Internacional Madrid 2017, el concurso está “enfocado a la belleza principalmente, por tanto refleja cuidado corporal, facial y una forma de vestir no solo acorde al gusto de la persona sino que potencie sus cualidades”.

CARLOS ANDRADE

CARLOS ANDRADE

Para él supone “una forma de representar a las personas de cada región. Es una forma de representar al mundo exterior los mejores talentos por así decirlo”. ¿Y qué hay del punto de vanidad de los que se presentan a este tipo de concursos? Andrade lo tiene claro: “El ser humano tiene el deseo de sentirse deseado. Todos tenemos un ego que debe ser sano, pero que concursar tiene también ese atractivo es algo innegable”.

Sin embargo, el entrenador personal de 25 años tiene muy claro que para él la belleza “es la combinación de no solamente el aspecto físico sino la armonía con la personalidad y el espíritu. Vivimos en un mundo en el que la primera impresión es lo que cuenta pero es solo el primer paso. Conociendo a la persona te das cuenta de su belleza interior. Se debe aunar todo, también el estilo de vida que sea mas o menos saludable. A fin de cuentas la belleza física es algo totalmente efímero, yo lo veo como si fueras a enamorar a una persona que es ciega”.

CARLOS ANDRADE

CARLOS ANDRADE

Modelos con vitiligo, de tallas grandes… ¿Estamos viviendo un cambio de cánones estéticos que juegan en detrimento de los certámenes de belleza más clásicos? “La sociedad se está abriendo de miras. Estos certámenes ya no son todo. Antes Miss y Mister España eran lo único, ahora hay mas diversidad. Internet ha roto las barreras de todo, somos una sociedad liquida. Es decir hay mas diversidad y más puntos de vista. Antes lo único que percibíamos era la televisión o el periódico ahora una persona puede mirar en Internet hasta donde lleguen los limites de su curiosidad y creatividad. Son cánones igual de válidos y significan que hay menos barreras de entrada. Todo es mucho menos rígido” declara Andrade.

“Ahora esa belleza tiene cabida porque tiene un público y un mercado. Lo que veo insano es que sigan promoviendo modelos muy delgadas. La delgadez extrema no debería consentirse cuando pasa el punto de la salud. Debería controlarse. Veo bien que haya aceptación de tallas lo que veo inaceptable es que se estimule esa delgadez extrema”.

Respecto al concurso de Mister Internacional Spain “estar en forma, llevar un estilo de vida saludable, medir más de 1,80, tener buena presencia o ser atractivo” son algunos de los requisitos que según el entrenador personal, les piden para participar.

“Desfilar en traje, en ropa casual que muestre las mejores cualidades, llevar al día las redes sociales subiendo fotos naturales del día a día y fotos profesionales” son algunas de las cosas que tiene en cuenta el jurado, aunque también tendrán que someterse a la prueba de preguntas de cultura general. Según el concursante, esa prueba en concreto “busca que seas una persona completa con armonía entre el interior y el exterior”. Cuando le pregunto cómo se va a preparar para esa prueba en concreto me confiesa que de ninguna forma: “He sido una persona que se comía las enciclopedias, no sé qué podría prepararme”.

En mi opinión, es quizás la prueba de redes sociales la única que moderniza un poco el certamen ya que bajo mi parecer, sigue promoviendo un tipo de belleza muy concreta basado en un rol masculino muy clásico. Para el participante “no habría ningún problema en que un chico con piercings o tatuajes se presente, pero a lo mejor ese chico tiene que ponerse un traje alguna vez en su vida. No es un filtro de entrada pero sí una forma de exposición”.

“Cuando vas a un concurso hay que adaptarse a ciertos patrones” afirma Andrade. Le pregunto si se ha sentido cosificado participando en el concurso: “No me he sentido un objeto en ningún momento. Si a alguien solo le interesa tu físico te va a tratar así, pero si eres capaz de desplegarte, puedes hacer ver cómo eres en realidad”.

Respecto al resto de sus compañeros y rivales, “hay muy buena onda. Hablamos a veces por Facebook o Whatapp y hay espíritu de competición sana”. Para Carlos Andrade “sería un orgullo poder representar Mister Internacional Spain e ir al certamen internacional y dejar a España en lo mas alto”. Solo me queda desearle suerte.

“No hay modelos con discapacidad porque se nos considera imperfectas y no puedes vender al mercado algo roto”

Ir de compras es esa experiencia más o menos satisfactoria pero necesaria que realizamos de vez en cuando: entrar a la tienda, elegir la que será en un futuro próximo nuestra ropa, probárnosla si tenemos el tiempo, quedarnos con ella si nos gusta cómo nos queda, pagar y marcharnos.

Qué fácil es todo cuando tienes dos ojos que ven, dos piernas que te llevan por las escaleras de la tienda o una espalda recta que te permite que la prenda te siente más o menos bien.

Jamás me había planteado que no pudiera ser igual de fácil para otras personas. También es verdad que jamás había conocido a personas a las que ir de compras supusiera un problema más allá de alguna peleílla en rebajas que se salda con un forcejeo.

Y creo que nunca me lo había planteado porque no he sido educada en la inclusión (de hecho me falta tanta educación en ese aspecto que no sé cómo abordar este tema de manera correcta así que disculpadme si en algún momento algo resulta ofensivo porque no es mi idea).

Empezaré por el principio, por una cafetería madrileña un domingo lluvioso de noviembre a las cinco y media de la tarde. Sumamos en total siete personas (tres de ellas periodistas, dicho sea de paso) y una perra guía que ocupan seis sillas de patas metálicas y una de ruedas. Lo que tenemos en común es que a todas nos interesa la moda y la imagen de una manera o de otra.

file-1-1

Parece el principio de una novela de Agatha Christie pero es un meet-up (en castellano, una quedada) organizada por Being Inclusive, que se definen como “una empresa social de moda inclusiva” que busca que la industria de la vestimenta englobe no solo diversidad corporal sino funcional.

Algo bastante lógico ya que la moda es uno de esos sectores que prácticamente (algo también extraño, por cierto) apenas ha cambiado en los últimos 50 años, por lo que “es donde más barreras se pueden romper” opina una de las participantes.

Que la pasarela se convierta en una plataforma de difusión de la diversidad humana me parece aún un destino lejano de un camino largo, pero aquella reunión fue lo más parecido a un primer paso que puedo imaginar.

Todo se reduce a pensar un poco en los demás. En que no solo podemos ser tallados por una altura o un peso, sino a que también hay personas invidentes, con un pie dos tallas más pequeño que otro o con una ostomía, como es el caso de Encarna, que también tiene derecho a lucir ropa interior bonita. Todas somos reales porque esto no es una guerra de quién más o quién menos ya que todas tenemos la suerte de existir.

Pero sí hay mucho de aceptación personal y de aceptación por parte de los demás en esto: “Tenemos que comprender que hay gente que nace para vivir de pie y gente que nace para vivir sentado en una silla de ruedas” dice Ana.

“Nunca se van a atrever a hacer cambios porque es un reto social“, dice la periodista, que, además de deportista paralímpica acude a la cita con parálisis cerebral como “compañera de viaje” según nos comenta.

Quiere que se muestre un abanico en la pasarela: “He llamado dos veces a la Fashion Week y a la 080 de Barcelona y en cuanto me reconocían, me colgaban directamente”. Su idea sería un desfile inclusivo pero “que no sea solidario de esos que salga la modelo de la mano con el discapacitado, que se profesionalicen las modelos con discapacidad“.

Potenciar que las empresas del sector se involucren e introduzcan más diversidad en las propias campañas, talleres de automaquillaje que también pueden servir de rehabilitación porque son actividades motoras, adaptar la ropa a los diversos cuerpos, que los medios de comunicación ofrezcan información accesible, campañas fotográficas que celebren las cicatrices o diseño de ropa “hazlo tú mismo” son algunas de las ideas que sugieren como pasos en el camino a la inclusión.

file1-2

Además de las perchas altas, las tiendas con escalones, la ausencia de rampas o los probadores para personas con discapacidad, que aunque existen por ley se acaban usando de almacén, hay otras barreras a las que las “in-girls” (el término ideado por Olga y Nerea, las fundadoras de Being Inclusive) se enfrentan: “Se nos considera imperfectas y no puedes vender al mercado algo roto” dice Ana, cuando “mi discapacidad me ha hecho ser quien soy”.

“Hay chicas coquetas a las que les gusta cuidarse y si no pueden acceder a ello afecta a su imagen y autoestima” comenta Olga haciendo hincapié en la aceptación personal. “Debemos potenciar lo bueno, no esconder lo malo” dice Eva, la creadora de Moda a la vista, el primer blog adaptado para las personas con discapacidad visual.

Además de que “hay mucho miedo al desconocimiento” muchas veces no sabemos cómo usar el lenguaje, como puede haber sido mi caso.

Me despido con una frase de Raquel, que ideó un proyecto para que las personas que, como en su caso, tienen una diferencia de dos números entre un pie y otro, no gastaran una fortuna en zapatos sino que pudieran comprar uno de cada pie de los que iban para stock: “Somos unas luchadoras, unas valientes y no queremos que nos trate con lástima“.

Ni lástima ni mantenernos ajenos a esto, sino salir un poco de nosotros mismos y mostrarnos abiertos a, en primer lugar aceptar, y, en segundo lugar, apoyar, en la medida que podamos, lo diverso.

“Hay muchos lugares donde gobierna la mujer, el hombre solo tiene la barbería”

Salón Look 2016: entre los tres pabellones de Ifema llenos hasta la bandera de stands de cosméticos, manicuras y productos de peluquería me topo con un pasillo que, a modo de baldosas amarillas en El Mago de Oz, las franjas azules, rojas y blancas me guían a través de un sinfín de improvisadas barberías.

Me alucina la cantidad de espacio que tiene la Feria de Madrid dedicado a ellas. A su alrededor brotan las barbas (sobre la cara de muchos asistentes) como las flores en primavera. Y qué barbas. Y qué sillones de cuero envejecido. Y qué maravilla de estantes llenos de botes de diseño vintage con jabones y lociones para barbas.

@Roystonn

FOTÓGRAFA: CRISTINA SIMÓN. MODELO: @ROYSTONNST88

Me acerco a una de ellas y me pongo a hablar con Frankie, de la barbería Los tres bigotes. Le pregunto por el pasillo de las barbas y por estas en general. Por cómo los hombres se han abierto este hueco en un mundo de belleza que hasta hoy era, en su mayoría, seguido y apoyado por un público femenino.

“Estamos en la época en la que las barbas están de moda absoluta. Han vivido una adaptación en la sociedad al ser consideradas algo elegante. En definitiva están más integradas” afirma Frankie. “La barba simboliza la masculinidad del hombre. Hemos salido de una época en la que se llevaba la depilación en el pecho, las cejas perfectas… Ahora la masculinidad está en el aire”.

Se ríe y se mesa la perilla mientras afirma que eso que se dice de que “la barba es el maquillaje de los hombres” es verdad. Me pone su propia barbilla como ejemplo, gracias a la barba su cara parece más larga.

Aunque Frankie no pasará los 30 años, por su barbería pasan hombres de todas las edades, así como los que se encuentran en la feria. Desde veinteañeros cubiertos de tatuajes hasta un señor de, fácilmente, setenta años al que le retocan un bigote canoso que sería la envidia de Papá Noel mientras le graban para televisión.

Mantener una barba “al mes te puede costar unos 30-40€ aunque depende de varias cosas. Cuando hace calor crece más rápido. Varía porque cada persona es un mundo. Los hay que van cada semana, cada dos…” dice Frankie. “Lo que está claro es que el mantenimiento de una barba requiere de un barbero“.

@Royston

FOTÓGRAFA: CRISTINA SIMÓN. MODELO: @ROYSTONN88

Aunque también hacen cortes de pelo, las barberías se han convertido en un lugar exclusivo para ellos: “Yo nunca le corto el pelo a una mujer, es algo solo para hombres. Hay muchos lugares donde gobierna la mujer, mientras que el hombre solo tiene la barbería”.

“Los cortes de pelo de barbería son cortes en degradado. En la barbería nunca marcamos las nucas, es un concepto muy sutil. Son técnicas diferentes a las de la peluquería” dice Frankie. “Es un corte que se ha arrastrado del folclore este tiempo. El que iba a una peluquería unisex iba a por el corte de pelo de los Beatles, el que iba a una barbería buscaba un corte diferente“.

“Llevar un tatuaje es como quedarse calvo, te acabas acostumbrando”

Javier González Campos, alias Tallahassee Tattoo, prepara las agujas de diferentes grosores mientras miro los libros de pintura que se acumulan en su librería, una base de datos que sería la envidia de cualquier pinacoteca.

El artista, que compatibiliza el grado de Restauración con clases de dibujo, se ha reciclado como tatuador. “Un tatuaje es un dibujo, pero hay que dominar la máquina” dice mientras prueba el pedal y el zumbido chirriante alcanza mis oídos por primera vez. Será el comienzo de una sinfonía metálica de varias horas. “En un cuadro el error hasta enriquece, en un tatuaje no. Te tienes que ceñir a una idea y hay que ser preciso”.

MARA MARIÑO

MARA MARIÑO

“Todos empezamos con piel sintética o piel de cerdo para hacernos un poco a la máquina, pero como aprendes es tatuando en gente, con el típico amigo un poco inconsciente que se deja”. Le pregunto por qué con gente y me hace saber que las ‘pieles’ humanas somos lienzos que, además de respirar, podemos estar moviéndonos sin darnos cuenta: “La gente se mueve cuando siente el dolor y hay veces que tienes que parar. Alguna vez me ha pasado que se han mareado y han llegado a caerse”.

Son el menor número de casos, y, por suerte, el mío no es uno de ellos. Los movimientos o las ‘pieles complicadas’, son algunos de los mayores retos para los tatuadores “pieles ya tatuadas, cicatrices, pieles de gente más mayor…” enumera.

Mientras me habla voy notando los trazos en el costado. Aunque la mayoría producen un dolor soportable, los que se acercan a la axila me hacen sentir como si estuvieran siendo trazados con un bisturí. Procuro distraerme leyendo los cantos de los libros de pintura.

¿Qué hay que hacer para ser tatuador? “En España no hay una formación oficial como tal, lo que hay son cursos pero a nivel privado” aclara. El precio de estos oscila entre 3.000 y 5.000 euros por uno o dos meses con clases de todo tipo que incluyen desde técnicas y prácticas hasta Historia del tatuaje. “Para trabajar en un estudio tienes que tener el Curso Higiénico Sanitario, además de estar dado de alta como autónomo, aunque haber hecho uno de esos cursos es opcional”. A eso hay que sumarle que hay que tener las vacunas del tétanos y de la Hepatitis B al día “por lo que te puedan contagiar” dice el tatuador.

El ex-estudiante de Bellas Artes “no imaginaba que un tatuaje sería tan creativo, tan artístico. Antiguamente los tatuadores cogían una imagen y la calcaban una y otra vez, ahora se llevan diseños personalizados. Que haya tatuadores que vienen de haber estudiado Artes es algo que se nota”.

Aunque en Oriente tatuarse tiene una historia de miles de años, en Occidente forma parte de la cultura más reciente: “Creo que ya está aceptado, aunque en otros países más que en España. El arte en España no se valora una mierda. Por ejemplo, por un cuadro que te ha llevado uno, dos o los meses que sean, la gente se lleva las manos a la cabeza cuando pides una cantidad de dinero, mientras que, por un tatuaje, está más asimilado y hay más predisposición por parte de la gente a pagar”.

I hope in some days i'll be back to Sardinia… #gvlifestyle

A photo posted by Gianluca Vacchi (@gianlucavacchi) on

Aunque el tatuaje está totalmente integrado no solo en la moda actual sino en nuestra propia cultura, “hay gente que insiste en que el tatuaje ha de ser profundo y significar algo. Yo en cambio estoy a favor del tatuaje meramente estético, veo peor las operaciones de estética, que hay gente que acaba con la cara totalmente deformada”.

“Llevar un tatuaje es como el que se queda calvo, estás acostumbrado a una percepción de ti mismo y tienes que hacerte a algo que va a estar ahí para siempre“.

“El hombre siempre ha estado interesado en la moda aunque parezca una cosa de chicas”

Pelayo Díaz, princepelayo para sus miles de seguidores, nos recibe en la azotea de uno de los hoteles más emblemáticos de Madrid, aquel blanco que todos hemos visto con las luces moradas cuando salimos de tomarnos el volcán del hawaiano de Santa Ana.

Nos llega el turno tarde de tanta prensa a la que atiende. Le miro desde lejos mientras otros compañeros buscan titulares en sus palabras. Como ex pareja de David Delfín y celebrity televisiva, saben que cualquier cosa que diga fuera de lo convencional se convertirá automáticamente en arma incendiaria.

MARA MARIÑO

Pelayo Díaz o princepelayo para los menos amigos. MARA MARIÑO

A mi no me interesa su vida personal lo más mínimo y se lo hago saber nada más conocerle. “¡Qué bien!” es lo primero que me dice. Como co-presentador de Cámbiame y fashion blogger (os recomiendo especialmente su sección Object of Desire de su blog Katelovesme) me parece mucho más interesante su visión de la moda y en especial del ‘fashionbloggerismo’, un sector que está mayoritariamente copado de mujeres.

Solo un 2% de los blogueros españoles de moda son hombres, algo que, Pelayo (sí, Pelayo. Puedo permitirme esa licencia porque durante la entrevista estuvo bebiendo un gin tonic de Bulldog y ya es casi como si hubiéramos ido juntos de copas) achaca a que “la moda de hombre está más limitada. En cuanto a blogs nos es más difícil innovar y tener una propuesta diferente todo el rato además de que enseguida se nos tacha de mamarrachos. No he sido de los que bloguean cada día, pero cuando lo hago intento salirme de lo común. Creo que las chicas lo tenéis más fácil por opciones: vestidos, prendas, tejidos… que igual nosotros tenemos más restringido”.

En definitiva, no es que el hombre no esté interesado, ya que según el bloguero “parece que la moda es una cosa de chicas que no lo es para nada, es algo para ambos sexos y el hombre siempre ha estado interesado en la moda. El mensaje que mandas si te gusta demasiado es que eres coqueto, metrosexual u otras cosas”.

Más allá del género, considera que es importante concienciar a la gente sobre “dedicarnos tiempo a nosotros mismos, no ya por coquetería sino por mimarnos, por cuidarnos y por dar una información correcta a la gente con la que nos vamos a cruzar en las próximas horas, de quiénes somos, de lo que queremos, de nuestras emociones, deseos, actitud…” algo que considera que logra gracias a Cámbiame.

KATELOVESME.NET 📮 #IAMWHOIAM

A photo posted by Pelayo Díaz (@princepelayo) on

El programa, que pone a la moda en el punto de mira, hace de los estilismos un escaparate como el que consiguen la alfombra roja de los Goya por poner un ejemplo. Sin embargo, estas exhibiciones se quedan cortas en opinión del bloguero: “Podríamos hacer muchísimo mas, sobre todo más bandera en los eventos. En el día a día entiendo que te pongas con lo que estás cómoda, pero si queremos que la industria del cine español evolucione vamos a  hacerlo de la mano de diseñadores españoles apoyando la moda española. Juntos podemos ser mas fuertes que por separado. Yo no creo que una actriz española que va vestida con algo de una marca francesa sea mejor que la actriz española que va de una marca española. De hecho creo más en la integridad de la actriz que elige la Marca España“.

Y hablando de actrices en los Goya no puedo evitar preguntarle por Inma Cuesta y su guerra con el Photoshop, una herramienta que el bloguero se declara a favor de su uso: “Yo estoy muy a favor del Photoshop porque a todos nos gusta ver una imagen bonita. No me pareció bien lo que hizo Inma Cuesta de desvelar el nombre del fotógrafo y decir que no volvería a trabajar con él. Probablemente le ha fastidiado su carrera haciendo esas declaraciones. Si tu no quieres que te retoquen las fotos dilo desde el primer momento, no esperes a que te retoquen y te veas mal retocada. Me pareció que quería polémica. Todo tiene Photoshop para que la foto sea equilibrada: la luz, la estructura… Si no te gusta, ya sabes a lo que te expones. Me parece hipócrita que hiciera esas declaraciones cuando en esos momentos había un anuncio suyo de una BB cream que a fin de cuentas es Photoshop para la cara. Vamos a tener un poco de integridad y coherencia“.

Tatuajes de Pelayo Díaz. MARA MARIÑO

Detalle de los tatuajes de Pleayo Díaz. MARA MARIÑO

Así de contundente se muestra el bloguero cuyo estilo bebe de los conjuntos de uno de sus progenitores: “Pienso mucho en mi padre, es un gran referente porque siempre le he visto muy elegante. También me gusta inspirarme en películas, incluso en canciones o videoclips. De repente te metes en un personaje que te gusta. Creo que cada día está bien ser una persona diferente manteniendo tu esencia, yo siempre intento ser fiel a mí mismo“.

¿Y qué opina de aquellos que le copian su estilo e incluso piden su mismo corte de pelo? “Yo copié a Beckham cuando se hacía la cresta. Está muy bien inspirarse porque en toda copia dejamos algo de nosotros mismos. Tener referentes e iconos no deja de ser información y es perfecto saber usarla”.