BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘calzado’

¿Conoces los ‘mules’, el zapato de la temporada?

Esta primavera, los zapatos tienen nombre propio: mules. No, no es muy sugerente pero es como se conoce al estilo de zapato de tacón semiabierto que cubre el empeine.

H&M Y ZARA

El mule puede ser abierto o cerrado por delante, con tacón más o menos alto e incluso lo puedes encontrar con plataforma (y a estas alturas de la primavera en todos los colores, estampados y con complementos posibles).

Este zapato de entretiempo, que solo te pondrás poner unas semanas antes de que empiece el calor veraniego, tiene a su favor que es fresco, combinable y de tacón cómodo. En contra que te hará parecer que tienes una pata de butifarra si no eres de pie fino (como es mi caso).

Aunque a mí no me los verás puestos, ¿te atreves con la tendencia de la primavera?

loving these #bow #mules for #spring @aveclesfilles #fashionblogger

A post shared by anstyle_ (@anstyle_) on

For the love of @prada #mules #pvc #stones #fashion #stylevitae #design #style via @slipintostyle

A post shared by StyleVitae (@stylevitae) on

Все новое – это хорошо забытое старое. #Мюли я примеряла на себя ещё лет в пять, вместе с остальной маминой обувью 😄 И если кто-то не пополнил свой гардероб такой парой обуви ещё в прошлом году, то самое время сделать это сейчас. Ибо весь 2017-й год мы намерены "прошлёпать" в мюли 😄 Лично мне такая обувь нравится с еще пусть уже не по-зимнему, но «по-ранневесеннему» закрытой одеждой: парками, пальто, кейпами. В этом случае открытые пятки и носки выглядят контрастно, что делает образ в целом нескучным. #mules #lookoftheday

A post shared by Showroom L'Italiana, Odessa (@italianainodessa) on

Tuesday shoe musings – I need these in my life @topshop 👠👠👠

A post shared by Rosie (@zohrasrose) on

Rihanna crea otra colección deportiva para Puma con la que nunca pisarás el gimnasio

Este jueves llegó la nueva colección de la cantante con la marca deportiva. Decir que la artista ha sido un soplo de aire fresco es quedarse cortos no, cortísisimos, ya que desde su llegada, Puma se ha reconvertido mostrando unas propuestas que nos hacen pensar en todo tipo de situaciones excepto una, hacer deporte.

La colección, que la cantante definió como “lo que llevaría puesto María Antonieta si fuera al gimnasio” no nos recuerda a una María Antonieta cualquiera, sino la mismísima creada por Sofía Coppola con sus tonos pastel, volantes, abanicos estrafalarios y tules.

YOUTUBE

YOUTUBE

YOUTUBE

Corsés, volantes y perlas en una colección que parece que aúna lo imposible: la simplicidad del gimnasio y la complejidad del siglo XVIII. Y aunque repito que me parece una propuesta muy considerable de cara a llevar día a día, los zapatos de la línea son para llorar a moco tendido: tacones con tejido de zapatilla y cordones, deportivas satinadas y chanclas que no podrás llevar a la piscina.

YOUTUBE

Today order 😍💚❤💙 #fentyxpuma #rihanna #puma #fenty #navy #rihannanavy #pumarihanna #slide #boots

A post shared by Ann (@unapologeticgall) on

 

Stradivarius man, la nueva alternativa ‘low cost’ para hombre

Después de que empezara a vender productos de decoración y complementos de escritorio, a principios de mes, Stradivarius (una de las hijas de Inditex) hacía historia dentro de la marca lanzando una línea masculina.

Después de analizarla detalladamente, en mi opinión supone una alternativa low cost bastante interesante ya que cubre las necesidades de, lo que podríamos considerar, ‘el mercado masculino joven español’, y he aquí el porqué.

STRADIVARIUS

En primer lugar, la línea está compuesta por propuestas poco arriesgadas. Vale que encontramos algún cuello o anchura menos convencional, pero por lo general sigue el estilo de Pull and Bear, Bershka o incluso Zara.

En segundo lugar, los precios pueden resultar interesantes para el público al que van enfocado (hombres jóvenes entre 18 y 30 años), ya que encontramos ropa informal como camisetas, pantalones de algodón, pasamos por los célebres vaqueros y camisas informales y terminamos en algún pantalón más arreglado para esos primeros empleos en los que pueden exigir un dress code más arreglado.

Para que os hagáis una idea de los precios las camisetas oscilan entre 15 y 18 euros, las chaquetas y pendas de abrigo entre 50 y 150 euros, mochilas y bolsas de 20 a 50 euros y zapatillas de 30 a 50 euros. Siendo Inditex sé que no es la mejor calidad del mundo, pero en base a mi experiencia con Stradivarius mujer, son prendas que, si las cuidas, te pueden durar de tres temporadas en adelante.

STRADIVARIUS

STRADIVARIUS

STRADIVARIUS

STRADIVARIUS

STRADIVARIUS

STRADIVARIUS

Los calcetines de Adidas para llevar sin zapatos

Nuestro amor por la comodidad está haciendo negocio en el mundo de la moda: botas para salir a la calle que parecen zapatillas de andar por casa, pijamas que son en realidad vestidos de fiesta…

ADIDAS

Y el último invento de Adidas para romper nuestra relación con los calcetines: el modelo NMD city sock que por muy guay que suene (la magia de poner las cosas en inglés) viene a ser un calcetín rígido con la suela pegada.

Los fanáticos de Adidas (o de los calcetines) se encontrarán ahora mismo más ilusionados que la noche de Navidad esperando el 4 de febrero, el día en el que la firma deportiva ha fijado la venta al público del modelo.

Pequeños inconvenientes que, como amante de las sneakers que soy, le veo a este diseño: ausencia de cordones, lo que significa que o el calcetín es lo suficientemente rígido como para compensar esa falta de sujeción o te va a bailar el pie más que una guiri en la Feria de Sevilla; el misterio de la limpieza de las ‘calzapatillas’ ya que no los puedes meter en la lavadora (¿o sí?) y la gran incógnita de la transpiración, o en otras palabras, ¿olerá el pie cuando nos descalcemos?.

Para todos los demás que o no vamos a gastarnos los casi doscientos dólares en el diseño o que, sencillamente, nos parecen feas, seguiremos con nuestra relación de amor-odio con los calcetines cuando se nos pierde algún par en la lavadora o cuando los ‘traga’ el zapato al caminar porque son demasiado cortos.

Las tendencias de 2016 que deberían irse (y no volver nunca)

En mi lista de ‘moscorrofios’ que fueron tendencia en 2016, y deberían arder en el infierno de la moda por el resto de la eternidad, está compuesta por:

1-Zapatos abiertos con pelo, que son posiblemente el zapato más feo que existe después de los Crocs. No, no intentéis convencerme de que son bonitos porque son el equivalente a Sharknado. Zapatos bien, pelo bien, unidos mal.

2-Anillos para llevar por todo el dedo. Yo pequé con estos y no me salió cara la jugada (más que nada porque los compré por Ebay de China) pero sí me arrepentí. Salía de casa con mis 20 anillos perfectamente colocados y daba gracias si volvía con seis. Era o pagar la factura del móvil o pagarme la bisutería, así que elegí vivir comunicada.

adjustable ring. fit all size, even the smallest finger. AUD 10 #sellring #bohoring #stackring #smallring

A photo posted by Bohostores wholesale (@bohostores) on

3-Los bañadores. Son geniales, y repito, geniales, cuando nadas en serio (chapotear al lado de las escaleras con el cuello estirado para que no se te moje el pelo NO cuenta), para todo lo demás terminas el verano luciendo una bella tripa blanca.

4-Tintes pastel, pelos de sirena o colores que brillen en la oscuridad. Parecen muy buena idea cuando los ves en Instagram, cuando tienes que ir a la peluquería cada dos semanas y tu pelo cada vez se parece más a los mechones de Gollum te lo piensas.

INSTAGRAM

INSTAGRAM

5-Tatuajes de mandalas. Vaya obsesión le ha dado ahora a las mujeres por los mandalas, que si en el brazo, en el escote, en la espalda, en el muslo… Veréis qué risa cuando ya no estén de moda y sea el equivalente a las que se tatuaron en los 90 la mariposa.

6-Chochorts o los pantalones vaqueros cortos. A este ritmo de descenso en el nivel de la tela, el verano que viene conoceremos las bragas vaqueras.

Damn that's sexy! Oh and so is @jimifilen #seaquatix #missy #waterproofcase 😂😉

A photo posted by SEAQUATIX HQ (@seaquatix) on

7-Camiseta de manga corta debajo de los tirantes. Otra en la que también piqué brevemente. Cuando vi que se doblaba la cantidad de prendas en la lavadora empezó a gustarme menos.

8-El half bun o moñito de toda la vida. Pocas aplicaciones prácticas fuera de contextos informales. Y si tienes pelo fino, como yo, queda muy poco resultón.

Half bun&detox juice 🍏 ¿A quién le ha pillado un año más el verano por sorpresa? Si la operación bikini ha podido contigo, ten cuidado con los remedios milagrosos como las pastillas o los zumos detox de frutas y verduras. Estos, en concreto, se pueden convertir en un peligro. Si quieres saber por qué, no te pierdas mi último post en el blog de moda, belleza y tendencias del diario 20 Minutos Mara Viste y Calza. Hoy hablo de belleza pero sobre todo de salud. Link en la bio 😊 #fashiondiaries #lookbook #lookoftheday #ootd #detoxjuice #bun #detox #casual #streetfashion #streetstyle #madrid #igersmadrid #fashionblogger #beautiful #cute #love #urban #style #glamour #fashion #moda #estilo #ootd #denim #outfit #maravisteycalza #halfbun #hairstyles

A photo posted by MARA MARIÑO (@maravisteycalza) on

9-Las Adidas Superstar. En el 2016 han caído hasta en la sopa. Seamos originales y adoremos otra zapatilla para 2017 que estas están muy vistas.

10-Flatforms de suela mezclada. Otro esperpento donde los haya. Si ya de por sí soy poco partidaria de las plataformas rectas, lo de que combinen diferentes texturas me parece el culmen del horterismo.

Zapatos de terciopelo para volver a creer en el amor a primera vista

Lo hemos visto en camisetas, vestidos, pantalones y, esta temporada, el terciopelo es el tejido que también llegará a todos los zapatos: desde calzado plano hasta tacones para las noches invernales.

Para las más atrevidas los tonos burdeos, verde botella, rosa pastel o metalizados darán un toque de color al armario. Pero si la tendencia no termina de convencerte y la prefieres llevar discretamente, el negro siempre será el básico con el que el acierto está asegurado.

Botas altas

ZARA

ZARA

Botines

ASOS

ASOS

Sandalias con plataforma

BERSHKA

BERSHKA

Stilettos

ASOS

ASOS

Sandalias

H&M

H&M

Zapatos de cordones

ASOS

ASOS

Botines militares

STRADIVARIUS

STRADIVARIUS

Mocasines

ZARA

ZARA

Salones 

ASOS

ASOS

Los botines también son para el verano

No, no me he vuelto loca con las temperaturas. Los botines se han convertido en un calzado veraniego más junto a nuestras sandalias.

Sé que es una locura hablar de botines en agosto, sobre todo teniendo en cuenta que un día cualquiera en Madrid a las 6 de la tarde nos da calor hasta la suela de las chanclas.

Los botines llegaron al estío inocentemente como quien no quiere la cosa. “No, no, nosotros solo pasamos por aquí, no hemos venido a quedarnos” decían para disimular. Luego nos hicieron la de Napoleón y se han instalado toda la temporada.

Vale que dan un aire bohemio a cualquier conjunto, pero dado que van a hacer sudar más los pies que unas botas de lluvia, lo mejor es que los dejemos para las tardes/noches.

Si quieres apuntarte a la tendencia pero no acabas de ver claro esto de llevar tus botines de invierno en el estío veraniego, puedes optar por los botines abiertos.

Los botines abiertos son esa criatura híbrida que solo puedes ponerte cuando no hace tanto frío como para resfriarte yendo con el pie al aire pero tampoco tanto calor como para que se derrita el pie por llevar parte cubierto.

De todas formas, con la inmensa variedad que tenemos de chanclas, sandalias, sneakers, bailarinas, etc, ¿a quién se le ocurre esto de rescata las botas? Las mías os puedo asegurar que seguirán esperando el frío en mi armario.

Quiero entrar en tu garito con zapatillas

Que me miren mal o no al pasar, me parece secundario.

(Medianoche. Un pueblecito en el norte de Italia.)

Me encuentro a punto de subirme en el coche para acercarnos a una discoteca cuando me preguntan si no voy a pasar por casa a coger los zapatos de tacón.

Pregunto el porqué mirando el conjunto que llevo esa noche: un pantalón de cintura alta, un crop top y mis Converse blancas. Algo que, para ser una persona que se pasa la vida en pijama o en chándal, definiría como arreglado pero informal y perfecto para una noche de fiesta.

Cuando explico que no he metido ningunos tacones en la maleta, me miran extrañados como si hubiera dicho que la he utilizado para pasar partes de un cadáver troceado por la aduana. Vamos, muy mal.

No puedes entrar a la discoteca con zapatillas.

Vale que en España también tenemos ciertos sitios en los que ponen pegas con la indumentaria, pero lo de que casi te impongan ir con tacones es algo que me parece ridículo.

Voy a una discoteca a bailar, a moverme, a dejarme llevar por la música, a pasármelo bien, no a presumir de pierna estilizada que es para lo único que sirven los zapatos altos.

No voy a la discoteca para ser tratada como un objeto aunque el simple hecho de que locales permitan la entrada gratuita a las mujeres ya sea una forma de usarnos como cebo.

Finalmente entro. Veo que hay otras chicas de zapato plano que lo compensan llevando el outfit arreglado hasta el extremo (para mi gusto).

Según van pasando las horas de fiesta veo que nos dividimos en dos grupos: las que van buscando un sitio donde sentarse cada poco tiempo y las que bailan toda la noche. Os dejo imaginar cuáles son las que llevaban tacones.

Recogiéndonos les explico que, para mí, los tacones no son algo más que para una ocasión puntual. Aunque también es cierto que soy un caso menos convencional.

Después de tantos años trabajando de imagen sobre zapatos altos en eventos en los que me he dedicado durante horas a maldecir su existencia, he acabado ligándolos a un sentimiento algo negativo.

Aún con esas sí que me he dejado caer con ellos en una boda, desfile o bautizo. Pero voluntariamente, que las imposiciones nunca fueron buenas, y menos, como en este caso, las meramente estéticas.

Salir de fiesta con zapatillas, la octava maravilla. MARA MARIÑO

Salir de fiesta con zapatillas, la octava maravilla. MARA MARIÑO

Las tendencias que meterás en la maleta

“¿Qué me llevo? ¿Por qué no compré una maleta más grande? ¿Cuándo van a crear armarios que se teletransporten?”

Juro que hacer la maleta encabeza la lista de actividades más detestadas de mi vida. Entre la burocracia y hacer maletas está la cosa.

No sé cómo me las apaño pero cada año acabo llevando más o menos lo mismo: un cerro de ropa cómoda todo lo contrario a elegante para ‘playear’ tranquilamente, que se me queda corto cuando quiero hacer algo un poco más fuera de lo casual.

Pero no tiene por qué ser así. Irnos de viaje en verano no está reñido con llevarnos las tendencias en la maleta, por eso los básicos con los que debes contar este verano son los siguientes:

1.Visera vintage: te sonará porque posiblemente la habrás visto en fotos antiguas de tu abuela. Si la buena mujer la conserva, pídesela sin duda, y sino puedes hacerte con una nueva. Se llevan de todos los colores e incluso de diferentes materiales. La clave es que te deje la parte superior de la cabeza abierta.

Visera. ASOS

Perfecta para jugar al cinquillo en la toalla. ASOS

2.Sandalias de pompones o de flecos de colores: este calzado de estilo griego no puede faltar en tus pies. Es totalmente combinable con todo tu armario, lo que compensa que la lazada alrededor de la pierna sea tan tediosa de llevar.

3.Top con los hombros al aire: los hombros son el nuevo escote y si además eres de las que se acalora enseguida, esta tendencia te mantendrá fresca. El tipo de corte, aunque favorece a todo tipo de cuerpos, te tendrá continuamente pendiente de que no se baje demasiado.

Hombros al aire. BOOHOO

Solo de ver la manga larga me entran los calores. BOOHOO

4.Pamela: no, no se ha quedado en el invierno con los colores marrón y borgoña. La pamela vuelve con fuerza gracias a tejidos veraniegos y flexibles que son perfectos para tomar el sol con elegancia (y ya de paso disimular las raíces efecto ‘lamido de vaca’).

Pamela. ASOS

Cuidado si entras al agua con ella, puedes metérsela a alguien en un ojo. ASOS

5.Slip dress: aunque con este calor no querrás quitártelo ni para dormir, el slip dress es el aliado perfecto de las noches. Vigila que no te vea tu madre antes de salir de casa si no quieres que te eche la charla de que parece que vas en ropa interior.

6.Body: posiblemente la más conflictiva de todas. O la amas o la odias. Por mucho que me guste la tendencia no acaba de resultarme cómodo que se marque la silueta de la braga en el pantalón, además de que la gran mayoría de ellos, al tener el corte de la espalda bajo, casi te obligan a ir sin sujetador. ¿Cómo te posicionas tú?

Mono. SHEIN

Otro de los regresos de los 90. SHEIN

Las sandalias de Inditex que hacen que quieras cortarte los pies

Todas sabemos que el verano y el cambio de armario vienen de la mano con las rozaduras de las sandalias. Es así. Puedes tratar de negarlo, pero la semana de adaptación en la que florecen en los pies las ampollas y las farmacias hacen caja con las tiritas, es una cosa real. Tras ese tiempo, puedes usarlas cómodamente el resto de la temporada.

Sin embargo, no todas las sandalias se comportan de la misma manera, un modelo en concreto, el de tiras con forma de aspa compuestas de poliuretano de Inditex, están sembrando el terror en los pies de las mujeres.

Sandalias. FACEBOOK ELSA SARMIENTO

Sandalias para sadomasoquistas. FACEBOOK DE ELSA SARMIENTO

Este modelo, elaborado por el propio Satán en persona, provoca unas heridas que ríete tú de las torturas de la Santa Inquisición. Vamos que si te dan a elegir entre la rueda y andar una hora con este calzado, la rueda se te asemeja a una sesión de spa con masaje.

Noelia Pérez, es una de las afectadas por estas sandalias: “Me las compré el viernes por la mañana y me las puse para ir a trabajar. A los 10 minutos ya tenía rozadura y cuando llegué al trabajo, herida. Me compré tiritas pero se me despegaban. Tuve que trabajar descalza“.

Sandalias Stradivarius. MARA MARIÑO

Sandalias de Stradivarius. MARA MARIÑO

“Para volver casi me corto los pies. Llegué a mi casa sangrando. Al día siguiente fui a Stradivarius y les dije de cambiarlas porque no me valían. Me dijeron que no las podía cambiar porque las había usado y les había quitado la etiqueta. Dije que las había usado pero me habían hecho heridas en los pies, que con ellas no se puede caminar. Les pedí que por lo menos tuvieran la decencia de cambiármelas y no quisieron. Fui tonta porque tenía que haber pedido la hoja de reclamaciones” relata Pérez.

Rozaduras por el centro del pie, por los dedos… Clara Salgado, otra víctima de las sandalias, cree que el problema se debe al material: “En cuanto el pie te suda un poco, te quema. Hace ampollas que se explotan. Siempre las llevo con tiritas y parezco la momia”.

Lo que no se entiende, según Salgado, es “que te gastes 40 euros en unas sandalias que no son de un material muy bueno”. Porque honestamente, cuando te compras unas sandalias del chino de 10 euros sabes a lo que te expones por ese precio. Que seguramente saldrán malas y no verán otro verano, pero claro, te has gastado en ellas una cuarta parte que si te las llevas de tienda.

Por lo pronto, el modelo de sandalia de Zara ha sido retirado. Traté de encontrarlo en algunas tiendas y no solo no estaba sino que se había eliminado del catálogo online. Las de Stradivarius, en cambio, siguen encontrándose a la venta.

Sin embargo, debemos plantearnos hasta qué punto confiamos a ciegas en una marca sin preocuparnos de lo que pueda venir detrás. Inditex ha jugado con la garantía de calidad media que se da por hecho en sus productos cuando han producido problemas cuyas secuelas no desaparecerán fácilmente, ya que las marcas de las heridas, una vez curadas, siguen a la vista en la piel.

Secuelas. FACEBOOK

Secuelas en la piel. FACEBOOK

Que sí, que tengo claro que lo que vende Inditex no va a durar para siempre, que también está hecho en China o Bangladesh, pero, entonces, que no se aprovechen del nombre y lo vendan al precio al que lo encuentras en los chinos cuando están hechos de los mismos materiales.

Es una vergüenza que además de sangrarte los pies te sangre también el bolsillo.