BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de Junio, 2017

Ken, siguiendo la estela de Barbie, también cambiará de cuerpo

Hace poco más de seis meses a Barbie le llegaban las curvas, en 2017 ha sido el turno de Ken.

El novio de la muñeca más famosa del mundo seguirá a la venta en su versión original, pero también como “delgado” y “fornido”, las dos nuevas fisionomías con las que le encontraremos en los estantes de las jugueterías. Además también tendrá otros tonos de piel, distintos peinados (el moñito hipster no podía faltar) y diferentes colores de ojos.

INSTAGRAM BARBIE

Según la vicepresidenta sénior y directora general de Barbie, haciendo esta ampliación de productos “estamos redefiniendo lo que Barbie y Ken representan para esta generación”.

Querer ampliar las gamas con una mayor diversidad física es, sin duda, un punto positivo para Mattel, pero creo que si nos fijamos en los muñecos, no hay grandes diferencias respecto al muñeco original.

“Las nuevas figuras de Ken representan el siguiente paso en la evolución de la marca para ofrecer productos más diversos” sostiene la empresa. Pero analicemos la diversidad que están ofreciendo: peinados, ojos, piel y un poco más o menos de cuerpo.

Si lo que Mattel quiere es mostrar unos muñecos que verdaderamente reflejen la situación social física masculina a las nuevas generaciones propongo un Ken con barriguita cervecera, Ken adicto al gimnasio, Ken con pelos en el pecho, en las piernas y en los brazos, Ken con una cicatriz por la operación de rodilla del fútbol, Ken con tatuajes, Ken con piercings, Ken calvo…

Wonder Woman, una superheroína para hombres que pretende ganarse a las mujeres

Y por mucho que me duela admitirlo, he de decir que falla, pero falla estrepitosamente, como cuando intentas entrar a casa de noche sin hacer ruido y tiras una mesa, dos sillas y pisas al gato. Wonder Woman es un fracaso estridente como superheroína feminista.

No quita que tenga cosas que me encanten: la princesa Diana es fiel a sus ideales, se defiende de cualquier tipo de mal sin necesitar ayuda, es leal, justa, no deja que le digan lo que tiene que hacer, lucha por el bien de manera desinteresada, se sacrifica, ayuda a inocentes… Pero, con todo eso, me decepciona.

Wonder Woman no es real, no se despeina, no se mancha, no suda, se rasura, pelea con falda, tacones y el pelo suelto. Wonderwoman es la superheroína perfecta… salida del imaginario colectivo masculino. La directora, Patty Jenkins, podría haber hecho de esta oportunidad un altavoz del empoderamiento femenino, podría haber creado a una superheroína como tú, que me lees, o como yo. Una mujer AUTÉNTICA y digna de creer.

No estoy diciendo que esté en contra de ninguna de esas cosas, pero no tiene sentido alguno que el uniforme de una heroína, que necesita correr por trincheras o saltar de un edificio a otro, esté completado con unas botas de tacón (de cuña para ser exactos). Si en realidad cualquier persona fuera a la batalla con eso puesto tardaría menos en caer por esguince que por balazo.

Wonder Woman no necesita tacones porque son algo que, como guerrera, dificultan sus movimientos, al igual que llevar el pelo suelto. Si incluso para estudiar nos molesta llevar un mechón cerca de los ojos no me imagino todo el pelo sobre la cara sabiendo que tengo que enfrentarme a una habitación llena de hombres armados. ¿Empezáis a ver cómo no está bien pensado?

De hecho, os dejo el vídeo de cómo se preparaba la actriz Gal Gadot para interpretar a Wonder Woman. No veréis tacones, yelmos escotados o pelos sueltos, pero sí una prieta cola de caballo y ropa de deporte, que es lo más cómodo para los momentos en los que tenemos que realizar actividad física.

¿Cuántas melenas sueltas vemos en las Olimpiadas? ¿Os imagináis luchando, corriendo y dando volteretas teniendo que parar cada dos por tres porque te ha entrado pelo en el ojo o porque te ha tapado la cara y has perdido de vista al villano de turno?

Cuando eres una amazona que ha crecido en la selva rodeada de mujeres, el concepto de belleza de la herencia heteropatriarcal como que te pilla un poco lejano. Vivirías sin maquillaje (a no ser que fueran pinturas de guerra), sin sujetador y sin depilar. Entonces, ¿por qué esta Wonder Woman aparece con las axilas más afeitadas que un modelo de barbilla de Gillette? ¿Y por qué cada vez que daba una patada en Batman vs Superman la vimos luciendo unas ingles mas lampiñas que una muñeca Barbie?

Puede parecer una tontería fijarse en algo tan nimio como una axila, pero si nos ponemos a pensar en la vida de la supermujer, no tiene mucho sentido. Y no, no me importa que en el cómic también aparezca depilada. El primero se remonta a 1941, fecha en la que los cánones estéticos eran, si cabe, aún más estrictos.

He tardado más de 20 años en sentirme lo bastante libre como para decidir si quería o no depilarme, maquillarme o vestirme como quiero y ha sido gracias a escritoras, amigas o referentes familiares feministas (hola, mamá). Sé que si hubiera crecido con referentes femeninos en la pantalla con su mata de pelo bien plantada bajo el brazo posiblemente habría tomado esas decisiones antes.

En mi opinión DC Cómics tiene miedo de asustar a esa gran proporción de público masculino que va a ver la película, cuando hay que educar a todos los espectadores en esto. De nada sirve que una adolescente decida que va a ir sin depilar si la van a machacar en el colegio con que lo haga (os hablo por experiencia).

Tener a Gal Gadot sin depilar, sin tacones o sin maquillar es gritar que, como mujer, puedes ser fuerte, rápida, ágil, inteligente y guapísima de la vida (¿por que no?), que a fin de cuentas la diferencia entre ser mujer y súper mujer no está en los pelos de la axila o en cómo vayas vestida.

En definitiva, por supuesto que la Wonder Woman de Gal Gadot es una superheroína que podríamos merecer perfectamente, está a la altura de mis expectativas como personaje de acción. Pero, y aquí hablo como mujer, la Wonder Woman de Gal Gadot no es la que el mundo (femenino) necesita.

Cómo viste Jennifer Aniston, la novia de América

Desde que terminó Cómo conocí a vuestra madre, en mi mundo seriéfilo ha quedado un vacío que he procurado llenar con otras sitcoms por lo que no podía faltar una reposición de Friends, lo que ha significado la vuelta de Jennifer Aniston a mi vida.

No hay ‘sarao’ que se precie en el que falte la actriz, y, desde 1994 que lleva en el ojo mediático, ha conseguido mantenerse fiel a un estilo personal que, además de favorecedor, cualquier mujer encontraría ‘ponible’ (no como otras que experimentan con el armario).

Pantalones acampanados de corte sartorial, vestidos rectos y fluidos que siguen la silueta de su cuerpo con aberturas estratégicas en la falda o en el escote, y para los estilismos urbanos elecciones cómodas tirando al sporty chic que puedes ponerte ya tengas 20, 30, 40 o 60 años.

Un armario, que, en general, tengas la edad que tengas, vas a querer copiar.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Gal Gadot quiere que nos despidamos de los tacones

A dónde vas, Gal Gadot, a dónde vas. Que te veo pisar las alfombras de las promociones de tu película en zapatos planos y me asusto de tanta naturalidad.

INSTAGRAM

A dónde vas poniéndote vestidos con bailarinas, sandalias o zapatos cerrados (todos planos), a dónde vas por la vida sin tacones.

Espera, yo te lo digo, vas más lejos (física, no metafóricamente) que otras que sí los llevan, porque tu velocidad al andar no depende del escaso apoyo que nos brinda el tacón de un centímetro cuadrado de unos stilettos.

Vas feliz, cómoda y tranquila, porque como tú misma dices “Los stilettos, nos desequilibran. Podemos caernos en cualquier momento. No son buenos para nuestra espalda. ¿Por qué lo hacemos?”

Quiero crear una tendencia de ir a las alfombras rojas de plano” y a mí que me encanta y yo que te secundo, y te admiro y te alabo y te aplaudo porque olé tú y tus pies libres de juanetes o callos que nos producen los zapatos altos.

En 2015 varias invitadas fueron expulsadas de la alfombra roja de Cannes por ir con sandalias, en 2016 Julia Roberts acudió al festival descalza como protesta y en 2017 tenemos a Gadot como embajadora.

“¡Llevemos zapato plano!” clama la actriz en las alfombras. Aunque por exigencias del guión deba llevarlos en la pantalla, fuera de ella reivindica la comodidad y salud. Y sus pies, y los de otras mujeres que se animen a dejar los tacones de lado a raíz de verla, que se lo agradecen.

Bronceado pero sano

Aprovechando que nos faltan escasos días para el verano, que ya aprieta el calor y que este martes 13 de junio fue el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, debemos tener en cuenta una serie de cosas si queremos tomar el sol con seguridad.

INSTAGRAM @DULCEIDA

Los consejos han sido sacados de de la nota de prensa del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca.

1. Protector solar antes de la exposición al sol y renovar, sobre todo después de cada baño (por mucho que diga que es resistente al agua, que más vale prevenir que curar). Ya sé que es un rollo tener que estar pendiente de la crema y que sin una madre detrás que nos lo recuerde se nos olvida la mayor parte de las veces, pero hay que hacerlo.

2. Nada de sesiones maratonianos al estilo “vuelta y vuelta” bajo el sol y sobre todo evitar la exposición solar entre las 12 y las 16 horas. Es decir, si quieres echarte la siesta, hazlo a la sombra pero nunca bajo el sol que es cuando más pega (y cuando más dañino es).

3. Adiós a las sesiones bronceadoras con lámparas de rayos UVA. No es obligatorio que siempre estés morena. Estas máquinas contribuyen a la aparición de cánceres cutáneos y aceleran el envejecimiento. Sales más morena, sí, pero con más posibilidades de padecer cáncer y más vieja.

4. No exponer a insolación directa a los niños menores de 3 años y ponerles siempre crema con un alto factor de protección. No olvidemos que la piel conserva la memoria de todas las radiaciones recibidas. Es por eso que cuanto más importante ha sido la dosis, mayor es el riesgo de la aparición de cánceres en la edad adulta.

5.  Salir a correr, montar en bici, irte de compras por Gran Vía… Podemos quemarnos realizando cualquier actividad al aire libre, así que échate crema antes de salir de casa.

6. Lo de que si está nublado/llueve/hay nieve etc el sol no pega, es falso.

7. Ropa protectora como gorras y gafas de sol con cristales homologados filtrarán los rayos UVA y UVB. A los niños, además, ponerles camisetas secas y opacas: una camiseta mojada deja pasar los rayos UV.

8. Secarse bien después de cada baño. Nada de secarse al sol presumiendo de tu nuevo bikini ya que el efecto lupa de las gotas de agua favorece las quemaduras solares y disminuye la eficacia de los protectores solares (sí, aunque sean resistentes al agua).

9. Beber agua a menudo. El sol deshidrata nuestro organismo. Vigilar especialmente a las personas mayores, cuya sensación de sed está atenuada, y a los niños, cuya necesidad de agua es importante y sus centros de termorregulación son todavía inmaduros.

10. Si ves que una peca o lunar ha cambiado de forma, tamaño o color, no lo “dejes estar” y consultar a un dermatólogo. Puede ponerse feo.

Música y modelos, Justin Bieber no fue el primero

Si no te has enterado de que acaba de salir 2U, la nueva canción de Justin Bieber con David Guetta, o no eres de este mundo o vives en una cueva (sin Internet).

Cindy Crawford pegándose un “chapuzón” (la bañera estaba vacía) en “Freedom”. YOUTUBE

Lo que realmente ha llamado la atención de la canción es su videoclip, en el que se ve a las modelos Elsa Hosk, Jasmine Tookes, Sara Sampaio, Romee Strijd, Stella Maxwell y Martha Hunt (todas maniquíes de Victoria´s Secret) cantando en lip sync la canción del canadiense.

Por original que pueda parecer, Bieber ha emulado lo que en los 90 George Michael hizo con Freedom. El videoclip de Michael mostraba, como el de 2U, a las supermodelos del momento: Naomi Campbell, Linda Evangelista, Tatjana Patitz, Christy Turlington y Cindy Crawford doblando la canción.

Aunque tres cuartas portadas de Vogue de la época llevaban sus caras, era la primera vez que modelos salían en un videoclip haciendo que cantaban la canción y no como meras parejas del cantante. Fueron las escogidas porque, por primera vez en la historia, las modelos no eran únicamente de fotografía sino que también lucían los diseños en los desfiles. Esto ahora nos puede parece normal, pero hace 20 años existía una división muy pronunciada.

El impacto de la canción fue tal que, en el desfile de Versace de 1991, cuatro de ellas cerraron el show con la canción de fondo. Además la canción Freedom reflejaba precisamente lo que eran: mujeres fuertes en el punto álgido de su carrera profesional no solo viviéndola sino disfrutándola.

Con todo esto, normal que Justin Bieber quisiera hacer algo del estilo. De hecho, he de decir a su favor, que la canción también encaja con la situación actual que viven las modelos de ahora, ya que Bella Hadid, Behati Prinsloo o Lily Aldridge son algunas modelos de Victoria´s Secret que podrían entonar simbólicamente el 2U a sus parejas también cantantes.

¿Con qué versión os quedáis?

Natalie Portman cumple 36 años de estil(az)o

La amamos como Amidala en Star Wars, lloramos desconsolados su muerte después del disgusto que le dio Anakin, la admiramos en V de Vendetta, nos asustó en Cisne Negro, le cogimos un poco de manía en Thor pero se la perdimos en cuanto vimos Jackie.

Natalie Portman cumple 36 años en las pantallas y en las alfombras rojas. Vivió la locura de moda de los 90 y primeros 2000 (sus primeras fotos son la prueba de ello) y ahora es una de las mejores vestidas de toda fiesta que se precie.

GTRES

Al principio de los tiempos, a la actriz le dio muy fuerte por los volúmenes y volantes, vestidos que podría llevar tranquilamente en una alfombra roja de ahora (¡todo vuelve!)

GTRES

Poco a poco fue optando por conjuntos más minimalistas totalmente alejados de estridencias, de estilo discreto pero elegante.

GTRES

GTRES

GTRES

Sus últimos streetstyles, cómodos por encima de todo, reflejan que se ha convertido en una mamá todoterreno. Algo muy lógico ya que no todas podemos ser Victoria Beckham y estar con los tacones hasta en el paritorio (aunque yo la adoro igualmente).

GTRES

Pero si tenéis morriña de vestidazos, aquí tenéis sus últimas apariciones del año, en las que optaba por vestidos sueltos demostrando que la combinación falda llarga+barriga no nos hace parecer siempre mesas camilla (si el vestido nos lo pone Dior, claro).

GTRES

¿Sabes que puedes estar poniéndote mal la crema?

El orden de los factores no altera el producto, o al menos eso nos repetían en el colegio hasta la saciedad. Pero no tenían en cuenta la gran excepción que confirma la regla: las cremas.

Mis cremas y potingues varios de uso diario. MARA MARIÑO

Siento llevarle la contraria a tu profesora de matemáticas de primaria pero cómo nos echemos las cremas va a condicionar cómo se lleve nuestra piel con ellas.

La regla que debemos seguir es la de la densidad (os juro que es un post de belleza y no de química) por lo que siempre debemos empezar echando los productos más ligeros hasta llegar a los más densos.

Vale pero ¿cómo aplicamos esto a la práctica? Por la mañana empieza lavándote la cara con jabón, aplica la crema hidratante, el contorno de ojos (el orden de estos dos te da igual ya que no se mezclan), la crema solar y por último el maquillaje.

De noche, en cambio, retiramos el maquillaje con desmaquillante, lavamos bien la cara con jabón, exfoliamos en el caso de que toque ese día de la semana, aplicamos con un algodón el tónico, sérum si es que usamos y por último la crema hidratante.

De esta manera nos aseguramos de que los cosméticos más densos no eviten la absorción de los de composición más ligera. Y ahora sincérate, ¿cuánto tiempo llevabas haciéndolo mal?

Celulitis sí, varices no

Este lunes tuve que entregar uno de los proyectos finales del master, un editorial de moda de la asignatura Shooting and Styling Womenswear que hice inspirado en la revista Paper.

MARA MARIÑO

Para el proyecto, el instituto nos facilitaría modelos de una agencia de imagen, maquilladores y peluqueros de una escuela milanesa y un fotógrafo profesional. Como soy una gran partidaria de convertir la moda en una industria abierta y variada se me ocurrió llamar a Dianina XL, la youtuber bodypositive y modelo de tallas grandes que entrevisté hace unos meses, para que modelara en mi proyecto. En cuanto me dijo que sí, mi profesor se mostró entusiasmado. No solo alabó mi decisión sino que afirmó que más a menudo se debería contar con modelos XL.

Para que os hagáis una idea, mi profesor, estilista de profesión, ha hecho editoriales para Vogue Italia como para enterrar un cementerio radiactivo. A montones. Más de una vez ha interrumpido las clases para responder a llamadas: “Occhei, allora facciamo così: veste alla modella con la gonna di Gucci e la maglietta di Zara“.

Pero volviendo a mi editorial algún compañero me intentó hacer cambiar de idea y aceptar las modelos de la agencia, ya que haciendo la sesión con Diana no iba a poder utilizar la ropa que nos iban a dejar los showrooms (estamos hablando de prendas que oscilan entre la talla 34 y la 36). Pero yo, que soy Aries y además cabezota por parte de padre y de madre, estaba convencida de que con el armario de Diana, alguna cosa prestada de mi pareja y un poco de imaginación podía salir un editorial bestial.

Quise hacerlo inspirado en las pin-ups, ya que son mujeres muy femeninas con una actitud sexy, dos cualidades que encajaban a la perfección con la personalidad de Diana.

MARA MARIÑO

El día del examen fui a la escuela con mi proyecto feliz y convencida. En el aula nos recibían de manera individual el profesor y una de las coordinadoras del master. Cuando entré le habló a la chica para ponerla en antecedentes: “the curvy model one“. Ya era conocida por ser la que había elegido a una modelo de talla grande.

Acto seguido se puso a analizar el proyecto mirando las fotos con detalle: “Está bien pero deberías haber retocado digitalmente las piernas”. Me quedé ojiplática, patidifusa, turulata y atónita. ¡Si él fue el primero que me dio luz verde con el proyecto! “No” increpé. “¿Cómo que no? No digo que quitaras la celulitis, sino que hubieras borrado las venas de las piernas”. ¿Cómo? Un momento, un momento, ¿que la celulitis sí pero las estrías no? ¿Qué clase de broma es esta? Interrumpe la coordinadora “¿Tú estás satisfecha con el trabajo?” No solo estaba satisfecha sino que recalqué que la falta de edición estaba hecha totalmente a propósito porque no sentía que la modelo la necesitara para nada.

Además de que considero que Diana es una persona preciosa exterior e interiormente, es embajadora del bodypositive, de la aceptación personal, de la seguridad y la confianza nacidas de querernos tal cual somos. ¿Cómo iba a cambiarle una sola micra de su cuerpo? No solo me dio vergüenza que dijera que debería haber usado Photoshop sino también pena.

A ambos les hice saber que si, como yo, las revistas de moda usaran menos retoques fotográficos y viéramos más imágenes de mujeres con estrías y varices nos sentiríamos menos presionadas, para empezar, en la adolescencia y no tendríamos los problemas de autoestima que sufrimos toda nuestra vida. Si mi profesor, que es el que se dedica a hacer estos proyectos profesionalmente, empezara a contar con modelos de tallas grandes, que en Milán las hay, no solo estaría permitiendo que más personas pudieran acceder a un sector que hasta hoy vive bajo la tiranía de la báscula y la cinta métrica, sino que rompería una lanza por la normalización de todos esos supuestos “fallos” corporales que son naturales y que, en cambio, nos han enseñado a despreciar y a ver como algo contra lo que debemos luchar.

Pero claro, a dónde voy pensando así en el siglo XXI donde el único valor que parece importar es el del dinero. A las revistas de moda no les interesa un editorial protagonizado por una modelo con celulitis y varices, ya que haría que las lectoras no se compraran la crema reductora de la página siguiente.

David Delfín nos deja con “todo por hacer”

Los faraones se enterraban en las pirámides rodeados de las riquezas que habían acumulado a lo largo de su vida, el Primer Emperador Qin se encontraba custodiado por sus 8000 guerreros de terracota y, en el caso de David Delfín, son los trajes, vestidos, diseñadores, familiares y seguidores quienes le acompañaron este domingo por última vez en el Museo del Traje.

GTRES

Nacido de una modista y conquistando cada centímetro de la madrileña pasarela Mercedes-Benz era lógico que la moda fuera también su camino de despedida. Puede que no metiera ningún gol en el Camp Nou o en el Bernabéu pero a lo largo de sus 46 años marcó unos cuantos a la industria. Y de chilena, como cuando vistió a los azafatos de Almodóvar en Los amantes pasajeros o cuando recibió recibió el Premio Nacional de Diseño de Moda en 2016, el mismo año en el que realizó su último desfile.

El cáncer fue lo único que pudo apartarle de las pasarelas pese a que nunca perdió el espíritu de lucha, como declaró en una entrevista a Vogue en el mes de abril: “Rendirse a la enfermedad me parece poco atractivo. Trato de amar y trabajar, amar el trabajo y amar a los que me rodean. ¿Miedo? De momento, no. Tengo una especie de espíritu de supervivencia. No paro de pensar en todo lo que quiero hacer. Me siento con ganas de luchar, me pone. Es grave, soy consciente. Y sé que es una lucha real, son tumores de grado 3 que lo que quieren es seguir adelante… pero tenemos que pararlos.”

“Todo por hacer, todo por dar” decía el diseñador y reza su página web. Todo por hacer en una pasarela que Delfín había convertido en un escenario de protesta, de arte, de inspiración, de conmoción. Una pasarela en la que le quedaba todo por dar: más estilo minimalista, geométrico, brillante a veces e infernal y torturado en otras.

Nos despedimos del niño rebelde, del que empapeló la ciudad de Madrid con la cara de su musa, pero sobre todo su amiga Bimba Bosé, el que hizo de la pasarela un campo de experimentación emocional, del que se despidió al ritmo de la versión de la famosa canción de Bowie y refleja lo que ha sido para la industria de la moda: “We can be heroes just for one day“.