BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de Julio, 2016

Querido ‘Push up’, hemos terminado

Querido Push up,

Tenemos que hablar. Y los dos sabemos cómo acaban las conversaciones que empiezan con esas tres palabras.

Hemos terminado. Te lo digo así de sopetón porque no soy de andarme por las ramas. Han sido muchos años juntos desde que te descubrí al poco de cumplir los 18.

Siempre recordaré cómo convertías por arte de magia, desafiando a las leyes de la física con tu relleno y tus aros, un pecho pequeño en un par de tetazas a la altura del cuello con canalillo. ¿Te acuerdas?

Qué bien hacías que me quedaran los vestidos escotados. Eso sí, siempre llegaba el momento crucial de quitarte delante de alguien. No importaba que apagara la luz o que te desabrochara de espaldas, sabía que no tenía esa talla de más que tú me hacías.

Como toda relación, también hemos tenido nuestros altibajos. Más de una vez me ha sentado mal la comida de lo apretado que te llevaba. Y…Jesús, ¡cómo te clavabas en los hombros! Me tirabas más que las asas de la mochila de un paracaidista.

Rompo contigo porque ya no te llevas. No lo digo yo, lo ha decidido la última línea de lencería de Victoria´s Secret y todas las demás tiendas se han apuntado al bombardeo. Como te lo cuento: eliminación total de aros y rellenos, el escote de 2016 es un escote natural.

No significa que vaya a ir por la vida con las gemelas sueltas a lo Kendall Jenner. Aunque es una decisión libre de cada una no olvido los pros y los contras de llevarlas sujetas.

Que rompa contigo no significa que te vaya a quemar a lo hippie en los setenta. Te quedarás en mi armario no vaya a ser que vuelvas. Aunque, sinceramente, espero que no lo hagas.

Te diría que te voy a echar de menos, pero todavía recuerdo como lo primero que hacía al llegar a casa era desabrocharte con un suspiro de alivio.

Tuya (hasta hoy),

Mara

Free YOURSELF ✨ #nobranoproblem

A photo posted by ✖️ V I C T O R I A P L U M ✖️ (@victoriaplum_official) on

“La figura femenina se ha asociado siempre a la debilidad y a la fragilidad”

Hay dos cosas que encontraremos sistemáticamente en una revista de moda femenina: en primer lugar, unas 10 o 12 páginas, situadas al principio de la publicación, de publicidad y, en segundo lugar, editoriales de moda protagonizados por (las que son ya hasta típicas) modelos delgadas.

Vogue, una de las revistas con más renombre y lectores del mundillo, es una de tantas en utilizar este tipo de formato. Sin embargo, algo huele a podrido en la gran casa de Wintour, y no son los vasos vacíos de café que toma a lo largo del día.

Si echamos un vistazo a los editoriales de 2016 de la revista esto es lo que encontramos:

YOUTUBE

YOUTUBE

Mujeres “deprimidas, débiles, muertas, locas, tiradas, cansadas, dobladas, consumidas, frágiles, enfermas, agotadas, caídas, desmayadas, encogidas, desparramadas, drogadas, endebles, lánguidas, desfallecidas, empequeñecidas, abandonadas, idas, sufrientes, perturbadas, abatidas, derrotadas, blandas, patéticas, hundidas, pasmadas, atontadas, desoladas, infelices, desdichadas…” dice Yolanda Domínguez en la petición que ha iniciado en Change.org.

Su objetivo no es otro que el de cambiar la moda de representar a las mujeres con este tipo de actitudes. Si Domínguez se encargara de estos editoriales tiene claro que “elegiría actitudes erguidas, de poder, de fuerza, con energía y diversión. También propondría diversidad a la hora de elegir a las modelos, mujeres de todas las edades y colores de piel”.

No es algo nuevo para la artista, que lleva trabajando sobre esto desde 2011: “Realicé una acción callejera llamada Poses en la que mujeres de todas las edades y tallas adoptaban poses de algunas editoriales en espacios públicos como un supermercado o un restaurante, las reacciones eran de preocupación y socorro, algunos querían llamar a una ambulancia. El último vídeo es una recopilación de las editoriales que han sido publicadas sólo en este año y se puede comprobar que la imagen de la mujer, lejos de empoderarse va a peor“.

Con unas 70.086 firmas y poco menos de 5.000 para llegar a su objetivo, Domínguez considera que su petición “ha tenido mucha repercusión, las personas somos cada vez más críticas con los mensajes publicitarios y en especial las mujeres que estamos luchando por vivir en una sociedad más justa e igualitaria. No nos sentimos representadas en absoluto en la imagen de moda, tampoco nos parece atractiva ni deseable”.

Pero, ¿por qué entonces vende tanto esta imagen? Para la artista “es algo adquirido y aprendido de la representación de las mujeres en el arte occidental, cuerpos desnudos y desparramados, sumisos y disponibles a la mirada masculina. Hoy se siguen repitiendo los mismos cánones pero nuestra sociedad no es la misma que hace 500 años, tienen que cambiar y adaptarse a nuestros tiempos. Antes eran los hombres los que generaban el imaginario. Hoy hay mujeres fotógrafas, no tiene ningún sentido que sigan repitiendo este modelo“.

Tiene éxito porque las personas se sienten cómodas en lo que ya conocen, si la figura femenina se ha asociado siempre a la debilidad y la fragilidad es reconfortante ver algo que ya sabes y que no te haga pensar ni cambiar de registro. También es cómodo y a los seres humanos nos gusta la estabilidad y esforzarnos lo menos posible”.

El precio de que nos pueda la comodidad es que “las imágenes son una parte muy importante de nuestra educación y estos modelos refuerzan una identidad femenina que no ayuda a esa igualdad por la que tanto estamos luchando. Si nuestros referentes femeninos son cuerpos extremadamente delgados, moribundos y enfermizos no vamos a considerarnos femeninas si somos fuertes, valientes y poderosas. Necesitamos modelos aspiracionales que nos aporten valores mucho más positivos” declara Domínguez.

Por lo pronto, Vogue no se pronuncia al respecto. “He escrito personalmente a la directora de la revista Vogue España, Yolanda Sacristán, para hablar con ella y ni siquiera he obtenido respuesta. Con actitudes así queda bastante claro lo que le importa la opinión de sus lectoras”.

Como lectora de revistas de moda y como mujer, solo me queda esperar que la petición pueda cambiar algo. Yo, por lo pronto, ya he puesto con mi firma mi granito de arena.

 

Los disfraces para ir a la última en la Comic-Con 2016

No hace falta desplazarse a San Diego para poder disfrutar de los conjuntos que llevan los asistentes de la Convención Internacional de Cómics donde cada año los personajes de las películas, cómics, series y videojuegos saltan a las calles de la ciudad californiana.

El culto a estos fenómenos de masas lleva a los fans a vestirse y comportarse, durante los cuatro días que dura, como sus ídolos.

La devoción es tal que una serie de disfraces son sistemáticamente repetidos año tras año como Batman, Avatar, Sailor Moon, Darth Vader…

Esto es perfectamente comprensible, ya que hacerse con un traje más o menos básico de 20 euros no baja. Una cifra que tranquilamente puede pasar los 100 euros si te pones a sumar complementos y maquillaje. Y eso sin contar el tiempo que lleva confeccionarlo.

Sin embargo, no han faltado en la edición de este año aquellos a la última de los fenómenos que son tendencia actualmente, algo a tener en cuenta ya que la Comic-Con viene a ser la pasarela de lo que querremos llevar en Halloween y en Carnaval.

El disfraz más imitado (por unos mejor que por otros, todo hay que decirlo) es el de Harley Quinn y Joker en la versión de la película Suicide Squad.

#sdcc2016 #sdcc #comicon #cosplay #harleyquinn #dccomiccosplay #thejoker #suicidesquad

A photo posted by Randy Fuchs (@fuchsrandy) on

#sdcc2016 #sdcc #comicon #cosplay #harleyquinn #dccomiccosplay #thejoker #suicidesquad

A photo posted by Randy Fuchs (@fuchsrandy) on

El superhéroe de este año ha sido sin duda Deadpool (por mucho que Batman y Superman trataran de hacerle sombra) y varios asistentes han acudido con la malla roja del personaje interpretado por Ryan Reynolds.

#deadpool #comicon2016

A photo posted by Daniel Nava (@naviel123) on

Si cada año se dejaba caer algún entrenador Pokémon, con el furor del juego para móviles no podía faltar un Ash Ketchum.

Otra película que está al caer es la nueva versión de Cazafantasmas, un modelo perfecto para los que sean de disfraces grupales.

#Comicon2016

A photo posted by Letty Valdez (@lety1017) on

Aunque la serie se estrenó en 2014 no ha sido hasta 2016 que Rick y Morty han triunfado en España. El disfraz del abuelo científico es otro de mis favoritos.

Y es que ser friki no está reñido con ir a la última. Incluso en una convención de cómics.

El maquillaje ideal para hacer deporte o ir al gimnasio

Basta que pongas en Google “maquillaje” para que el buscador te devuelva decenas de resultados.

“Maquillaje para una boda”, “maquillaje para noche”, “maquillaje para adolescentes”, “para agrandar los ojos”, “para personas con la piel blanca” y mi favorito… maquillaje para el gimnasio.

Aquí me podéis ver llevando mi maquillaje especial para hacer deporte: ninguno.

Aquí me podéis ver llevando mi maquillaje especial para hacer deporte: ninguno.

Esto coincidió con una publicación que vi en Instagram de una seguidora mía que quiso compartir unos tips de cómo ir al gimnasio maquillada. Porque según ella “ir al gimnasio no significa que dejes de ser femenina“.

En primer lugar me gustaría dejar claro que bajo mi punto de vista ligar el maquillaje con la feminidad es un error garrafal. Es como si dijéramos que un coche es un coche por tener asientos. Pues mira, no. No mezclemos churras con merinas.

La feminidad es algo que te viene de serie solo por ser mujer, puedes potenciarlo más o menos pero está en tu ADN. Maquillarte para hacer deporte es una elección en cambio.

Si ya de por sí soy poco partidaria del maquillaje, pienso que no hay nada mejor que sentirse bien con una misma sin necesidad de echarse nada, ni os cuento para ir al gimnasio.

Debemos partir de la base universal de que al gimnasio se va a hacer ejercicio. Me parece importante remarcarlo ya que luego me encuentro a mujeres más arregladas para hacer deporte que yo asistiendo de invitada a una boda.

El maquillaje no es higiénico por la sencilla razón de que ir al gimnasio significa sudar (a no ser de las que va en la cinta dando un paseo). Al sudar nuestros poros se abren y lo que hace el maquillaje es obstruirlos. Traducción: cutis sucio. La piel necesita respirar.

Solo he ido una vez maquillada porque me tocó ir directa después de un trabajo de azafata y recuerdo que acabé la clase como un oso panda, con los ojos totalmente emborronados.

Que aunque para mí el maquillaje perfecto para el gimnasio sean una cara lavada y las ganas, cada una es libre de ejercitarse como quiera. Pero vamos, bastante nos exigimos a nosotras mismas normalmente como para no poder desconectar ni haciendo deporte.

Y os diré algo más, cuando voy con mis pelos de loca, empapada de sudor y oliendo a ‘choto’ no me siento menos femenina, me siento todo lo contrario: fuerte, poderosa y capaz de tumbar cualquier cosa que se me ponga por delante.

‘Quiero ser’, el ‘talent show’ de moda en el que la moda brilla por su ausencia

Todo era perfecto cuando oí por primera vez hablar del “Primer talent show de moda en España”, después supe que lo emitiría Telecinco y tuve claro que saldría rana. No me preguntéis cómo, pero lo supe.

Este martes a las 22h emitieron el primer episodio de Quiero Ser o, como me gusta llamarlo a mí, Te saltaría a la yugular con tal de salir más de cinco segundos en televisión.

Con Sara Carbonero de presentadora (solo de presentadora ya que la periodista sale de cuando en cuando en cortes que parecen haber sido metidos en la edición con un machete) y Madame de Rosa, Cristo y Dulceida como miembros del jurado (no, yo tampoco sabía quiénes eran).

He de admitir que a la única que conocía era a Sara Carbonero. Todos tenían en común una importante presencia en las redes (Sara Carbonero, Madame de Rosa y Dulceida con sus respectivos blogs detrás), que no olvidemos que los seguidores son la moneda de cambio hoy por hoy.

Empieza el show y como buena bloguera de moda del diario me decido a ver el programa para aumentar conocimientos. A los pocos segundos, según se van presentando los concursantes, me doy cuenta de que si bien poco voy a aprender de moda, entretenida voy a estar un rato.

Os dejo las ‘mejores’ frases de algunos de los participantes:

“Siempre he gastado el dinero en regalos muy caros y en caprichos“.

“Soy muy diva. Me apasiona ir de compras y sobre todo mirarme al espejo. Mi sueño seria tener un chófer que me llevara las bolsas”.

“Todo lo que veo lo quiero y todo lo que quiero lo tengo. Me encantan los bolsos caros. Estoy muy mimada porque mi padre me concede todos los caprichos”.

“Me gusta que la gente que me mire porque pienso que es por temas de envidia“.

Y es que no sé en qué momento se me olvidó que esto no es sino otro programa de ‘Telecirco’ protagonizado, como debe ser, por nuevos personajes que, en unos meses, alimentarán platós, fiestas, romances con colaboradores y, por supuesto, otros programas de la parrilla. La gran familia (Addams) de Mediaset.

El objetivo del programa según Cristo es “encontrar a la nueva it girl o it boy, como a mí me gusta decirlo chico de moda o chica de moda”.

Por lo visto, la nueva persona de moda se encuentra entre unos aspirantes que, a pocos minutos de comenzar el programa, ya estaban criticándose entre ellos y a los miembros del jurado. Yupi.

 

 

Tras formar tres equipos de dos personas cada uno y capitaneados por los jueces, debían someterse a pruebas para salvarse. Las pruebas de anoche se dividieron en estilo, maquillaje y belleza.

La prueba de estilo requería que las dos concursantes del equipo de Dulceida formaran un conjunto tipo boyfriend a partir de las prendas de una conocida tienda de ropa masculina.

Porque esa es otra, el programa es una publicidad encubierta constante de tiendas, restaurantes, azoteas y salones de belleza en los que no podría hacerme ni una manicura con mi sueldo de bloguera.

En el salón de belleza las aspirantes de otro equipo deben desmaquillarse y maquillar a su compañera para potenciar la cara, lo que, para gusto de los productores, desencadena más tensiones y otras perlas para recordar.

“Me encanta el tipo de mujer perfil Kardashian: exuberante que disfruta de la vida”. Eso sí, durante casi 15 gloriosos segundos podemos ver en un pequeño pie de la pantalla el truco de hacer un ojo ahumado correctamente. La única cosa útil que puedo sacarle al programa.

Para la prueba de salud, Madame de Rosa hace hincapié en lo importante que es llevar una vida saludable cuando se es una it girl y les hace escoger, de entre varios platos, cuáles son los alimentos saludables y los que no.

Todos pensábamos que la ensalada, pero como tenía dos milímetros cúbicos de salsa César, caímos en la trampa y ahora resulta que lo más sanote es zamparte una hamburguesa. ¿Pero esto no iba de moda?

No, no va de moda, va también de ver a los concursantes corriendo por el Retiro y haciendo ejercicio con un aro como las señoras que van a pilates.

Un concepto de programa que no tienen claro ni los guionistas y unos concursantes que parecen salidos de las Seychelles por cómo hablan de sus vidas y por cómo menosprecian al común de los mortales.

“Yo no hago deporte, me gusta que los demás lo hagan por mí”.

“Zara, Zara me encanta. Fulanita es la reina del Primark. Siempre huele a chino. Acercas un mechero y la ropa se prende de lo mala que es”.

En definitiva, un programa que está fomentando que gente se tire los trastos a la cabeza en televisión (oh, espera, ¿eso no lo teníamos ya en Mujeres y Hombres y viceversa?) y metiendo cizaña a través de las redes del programa con la excusa de quién es el que tiene más idea de moda y estilo cuando “personal chopped” es el máster del que una de ellas se enorgullece.

La mayor competición del mundo de la moda acaba de comenzar” me dice Sara sonriéndome desde la pantalla. Avísame entonces cuando empiece, que esa sí que me interesa verla.

Peinados veraniegos para las que sufrimos el pelo largo

El verano. Esa época casi perfecta de no ser por experiencias menos positivas como pisar la arena que quema como la lava de Mustafar, los picotazos de mosquito que te dan reacción alérgica o, si eres mujer y tienes melenaza, el pelo sudado en el cuello.

Cómo hablaros de esto… Es como si se convirtiera en hilo mojado y se formara el efecto invernadero en la nuca, donde el aire nunca se renueva.

Si no te planteas unas 90 veces (aproximadamente los días que dura el verano) cortar por lo sano, y acabar más rapada que Don Limpio, no te lo planteas ninguna.

Lo más común es acabar todo el verano con el ‘moño de estudiar’, ese gurruño peludo que te haces aprisa y corriendo con tu coletero favorito, el que está cedido y tiene pelotillas pero te coge toda la melena.

Pero si no quieres salir en todas tus fotos veraniegas con el mismo hairstyle, aquí tienes una alternativa para que el pelo largo no te traiga… de cabeza (Oh, Dios, empiezo a hacer peores chistes que los guionistas de Masterchef).

La versión del ‘moño de estudiar’ veraniega es el moño texturizado. La única diferencia es el volumen, ya que para conseguirlo se peina de manera diferente el pelo. Hacemos la coleta alta, la peinamos hacia arriba para cardarla un poco y la enrollamos sobre sí misma asegurándola con horquillas.

Makeup by moi 🌙

A photo posted by Emily Ratajkowski (@emrata) on

 

Las trenzas de Frida Kahlo, alrededor de la cabeza y decoradas con flores, son una opción perfecta para las más atrevidas. Las sustitutas de las boxer braids este verano se llevan cruzadas.

A gorgeous #homage to #fridakhalo by @sutanamrull 🌸 Photo by @glamgender #drag #art #artist #makeup #dragrace

A photo posted by Dragaholic.com (@dragaholic) on

 

La melena ondulada después de un día de playa queda perfecta recogida en una coleta. Además así aprovechas y no tienes que lavarte el pelo hasta el día siguiente.

Those shoes

A photo posted by Blake Lively (@blakelively) on

 

Pero si no eres de recogidos porque lo tuyo es el pelo suelto y no quieres pasar calor, te encantará el sleek. Suena a chino pero es el ‘efecto mojado’ de toda la vida. Lavamos, aplicamos el gel de efecto mojado y peinamos con un peine de púas anchas.

@maybelline x @erinparsonsmakeup

A photo posted by Gigi Hadid (@gigihadid) on

La moda de ‘Pokémon GO’ también se lleva puesta

Querido pokemaníaco nacido en los 90:

Estamos de enhorabuena con el lanzamiento del nuevo Pokémon G0 para el móvil. Como buena maestra Pokémon que se ha pasado en dos ocasiones la liga de Johto y la de Kanto (dejándose los dineros en Cura Total con su Feraligatr al nivel 70), debo decir que no puedo estar más emocionada con la vuelta del videojuego.

YUMMY MART

YUMMY MART

¿A quién no le gustan los Pokémon? Bueno, vale, puede que al quinto Metapod que te salía caminando por la hierba ya empezabas a maldecir mentalmente a Nintendo, pero en esencia #jesuisPokémon.

Es por eso que, aprovechando la tirada, todas las empresas del mundo se han lanzado a reeditar productos inspirados en los Pokémons. En los guays, no en los extraños que parecían imaginados por personas con esquizofrenia.

Mis favoritos e imprescindibles que todo maestro Pokémon debe poseer (porque el frikismo no está reñido con la moda, acuérdate de Star Wars) son estos:

1.Gorra de Bulbasaur: ¿Alguien alguna vez en su vida escogió el Pokémon tipo planta? No. Pues por eso le dedican la gorra, para que no caiga en el olvido.

POKEORDER

POKEORDER

2.Antifaz de Pikachu: No incluye Impactrueno pero protege muy bien de la luz para que puedas echar una cabezadita dónde quieras.

YUMMY MART

YUMMY MART

3.Crop top: Decir que son cuquis es quedarse cortísimo. Más adorables que una cesta de cachorritos con un lazo.

AMAZON

AMAZON

4.Bolsa Pokéball: no atraparás Pokémons con ella pero guardará muy bien tus llaves, cartera, pañuelos…

YUMMY MART

YUMMY MART

5.Funda del móvil: Porque no hay ninguna más apropiada que esta si vas con el teléfono capturando Pokémons por la calle.

EBAY

EBAY

6.Mochila de Gengar: Un poco pesados cuando cada dos pasos aparecían en las cuevas, pero como mochila que brilla en la oscuridad, es perfecto.

ALIEXPRESS

ALIEXPRESS

‘Ab crack’, los nuevos (y extraños) abdominales

La línea 1 no es la única raya que está volviendo loca a las redes sociales últimamente (no, no hablo de drogas, ya sabéis que soy #fitnessgirl y los únicos polvos que consumo son de los batidos de proteína) y es que habemus tendencia nueva, el ab crack.

Aunque el nombre te puede sonar a marca de cereales americanos, es la línea que se forma en el centro de la tripa. Como es posible que no la tengas (no por nada, que ya sé que no te conozco sino porque muy poca gente la tiene), te dejo la foto de lo que es:

INSTAGRAM

INSTAGRAM

Ahora que la has visto, ¿qué te parece? A mi me recuerda a la película de Alien. Sí, a la firme defensora de la belleza de los abdominales, le da un poco de ‘grimilla’.

Pero como en el mundo tiene que haber de todo, imagino que a más de uno le parecerá atractivo, por lo que he decidido profundizar un poco en el tema.

Ángel Carmona, entrenador personal y monitor del gimnasio Altafit de Cuatro Caminos, me explica que “es una tendencia de este año. La línea marcada varía según la genética de cada mujer, algo que en los hombres es imposible de conseguir”.

Friyay 👯

A photo posted by Jen Selter (@jenselter) on

Es decir, si había algún lector (¿tengo lectores hombres más allá de los que solo me leen para trolear?) interesado en lucirla, aquí termina su sueño.

El secreto del ab crack es tener “un porcentaje de grasa mínimo con dieta, ejercicios básicos y trabajo cardiovascular”. Y diré algo más, porcentaje de grasa mínimo significa “Adiós tetas” (a no ser que estés operada como la de la foto).

Respecto a los ejercicios, lo recomendable “sería entrenar fullbody (todo el cuerpo el mismo día) basándose en un ejercicio compuesto por cada zona muscular” afirma Carmona. “Lo que llamamos abdominales son seis músculos (six pack) y aquí no se marca ninguno, simplemente es un abdomen que está más tonificado“.

Todas las mujeres tienen esta línea solo que unas más gruesas que otras. Es más fácil de conseguir que un six pack. Cualquier mujer que se ponga a entrenar controlando la dieta lo puede conseguir“.

Quiero entrar en tu garito con zapatillas

Que me miren mal o no al pasar, me parece secundario.

(Medianoche. Un pueblecito en el norte de Italia.)

Me encuentro a punto de subirme en el coche para acercarnos a una discoteca cuando me preguntan si no voy a pasar por casa a coger los zapatos de tacón.

Pregunto el porqué mirando el conjunto que llevo esa noche: un pantalón de cintura alta, un crop top y mis Converse blancas. Algo que, para ser una persona que se pasa la vida en pijama o en chándal, definiría como arreglado pero informal y perfecto para una noche de fiesta.

Cuando explico que no he metido ningunos tacones en la maleta, me miran extrañados como si hubiera dicho que la he utilizado para pasar partes de un cadáver troceado por la aduana. Vamos, muy mal.

No puedes entrar a la discoteca con zapatillas.

Vale que en España también tenemos ciertos sitios en los que ponen pegas con la indumentaria, pero lo de que casi te impongan ir con tacones es algo que me parece ridículo.

Voy a una discoteca a bailar, a moverme, a dejarme llevar por la música, a pasármelo bien, no a presumir de pierna estilizada que es para lo único que sirven los zapatos altos.

No voy a la discoteca para ser tratada como un objeto aunque el simple hecho de que locales permitan la entrada gratuita a las mujeres ya sea una forma de usarnos como cebo.

Finalmente entro. Veo que hay otras chicas de zapato plano que lo compensan llevando el outfit arreglado hasta el extremo (para mi gusto).

Según van pasando las horas de fiesta veo que nos dividimos en dos grupos: las que van buscando un sitio donde sentarse cada poco tiempo y las que bailan toda la noche. Os dejo imaginar cuáles son las que llevaban tacones.

Recogiéndonos les explico que, para mí, los tacones no son algo más que para una ocasión puntual. Aunque también es cierto que soy un caso menos convencional.

Después de tantos años trabajando de imagen sobre zapatos altos en eventos en los que me he dedicado durante horas a maldecir su existencia, he acabado ligándolos a un sentimiento algo negativo.

Aún con esas sí que me he dejado caer con ellos en una boda, desfile o bautizo. Pero voluntariamente, que las imposiciones nunca fueron buenas, y menos, como en este caso, las meramente estéticas.

Salir de fiesta con zapatillas, la octava maravilla. MARA MARIÑO

Salir de fiesta con zapatillas, la octava maravilla. MARA MARIÑO

Por qué el ‘body’ es la prenda del verano (y debes hacerte con uno)

Y las celebrities nos lo confirman.

Queen B y su ejército de mujeres en bodies durante el concierto de Manchester. GTRES

Queen B y su ejército de mujeres en bodies durante el concierto de Manchester. GTRES

Ya os avisé de que la metierais en la maleta, algo que también han hecho algunas cantantes antes de irse de gira.

Britney Spears, Selena Gómez, Demi Lovato o la indiscutible reina de la prenda, Beyoncé, han contado con el body en todos sus conciertos.

girls

Lovato, Queen B y Selena Gómez, las reinas del body. GTRES

Lo primero que debéis saber del body es que, sorprendentemente, favorece a todo tipo de formas ya que marca la cintura, pero no a todo tipo de pechos. A no ser que sea de espalda cerrada, es una prenda en la que el sujetador sobra.

El otro día os comentaba lo poco que me gustaba el hecho de que la braga del body se marcara en lo que fuera que lleváramos por encima, pues bien, podéis encontrar incluso modelos tipo tanga. Más fácil imposible,

basico

El básico nos permite crear cualquier tipo de estilo. ASOS

trendy

Un escote cerrado de manera cruzada es uno de los adornos de la temporada y también lo encontramos en el body. ASOS

sporty

No necesitarás pisar el gimnasio para darle un toque deportivo al conjunto. ASOS

nocturnos

Transparencias o escotes maxi serán perfectos para ponernos el body de noche. ASOS

logos

Los noventa están de vuelta también en esta prenda con los logos. ASOS

Eso sí, tocará desarrollar una habilidad sobrehumana de desnude cuando queramos ir al baño.