BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Entradas etiquetadas como ‘video’

Un enorme perro calmando a una joven con autismo, un vídeo hermoso y verdadero

image“Madre mía, qué vídeo más bonito!” me dijo mi santo cuando le mostré este fragmento de historia de amor y devoción con dos atípicos protagonistas: un perrazo enorme, un rottweiller que haría a muchos cambiarse de acera, y una chica con autismo (síndrome de Asperger) que está teniendo una crisis.

Lo es, tiene toda la razón. Es el vídeo más emocionante que me ha llegado en mucho tiempo. Un ejemplo sincero de lo que ahora llaman “contenido emocional” muchos que sólo usan los sentimientos ajenos para obtener beneficios para las marcas que representan, para obtener millones de visualizaciones e ingresos. Mercadeo emocional que cada vez digiero peor, que me hace valorar más lo que intuyo verdadero.

Es un vídeo de los que hacer caer lagrimones, lo advierto. Me pasó a mí, y mira que soy dura. Pero son lágrimas que dejan con una sonrisa en el corazón. Existe la bondad y la maravilla en este mundo, hay razones por las que querernos y salvarnos.

En el vídeo se ve a una joven con autismo, Danielle Jacobs, que tiene una crisis, está desconsolada y comienza a golpearse. El perro, que está entrenado (pero que tampoco me sorprendería uno no entrenado obrara así), acude inmediatamente en su ayuda.

Lee el resto de la entrada »

¿Cuales fueron las primeras palabras de vuestros bebés?

1292718732_4ebf1896c2_zRecuerdo perfectamente las primeras palabras de Julia y de Jaime, pero os confieso que no sé si las recordaría igual de bien si no lo hubiera contado aquí en sendos posts. Este blog está demostrando ser una manera estupenda de registrar todos esos aspectos de la maternidad que el tiempo acaba diluyendo.

Uno de ellos es una lectura agridulce para mí. Cuando escribí sobre las primeras palabras de Jaime pensaba que estaba presenciando el arranque de esa maravillosa zambullida en el lenguaje que experimentan los niños en sus primeros años de vida. No fue así, al poco de escribirlo empezó a perder habilidades, a dejar de jugar, de intentar repetir lo que decíamos.solo conservo un par de vídeos que atestiguan que su autismo fue del tipo regresivo.

Lee el resto de la entrada »

No nos miréis diferente por tener discapacidad

Casualidades astrales, varias personas me han pasado este vídeo en los últimos días, uno de ellos mi vecino de blog Juan Revenga. Es un vídeo de la asociación Noemi , con el que dicen que pretenden “cambiar el modo en el que la gente mira a las personas con diferentes discapacidades. La asociación quiere que todos miremos a estas personas de una manera positiva y respetando su dignidad”.

Lo que mucha gente no entiende es que mirar de una manera positiva y respetando la dignidad no implica mirar diferente, no se traduce en miradas compasivas, en miradas huidizas que no fijan un objetivo claro, en miradas sorprendidas, o precavidas o asustadas. Yo me las he encontrado de todos esos tipos con mi hijo. No me ofenden, no sientan mal, no pasa nada, pero lo que se agradece es la naturalidad.

¿Lo habéis visto ya? Es uno de esos experimentos de poco alcance científico y mucho emotivo con aspiraciones de vídeo viral que contraponen las reacciones de los niños y de sus padres. La naturalidad que os pedía, está en los pequeños. Me lo creo. Lo hago pese a que tengo que confesar que yo también he encontrado esas miradas huidizas, sorprendidas, precavidas, asustadas e incluso compasivas (lo último mucho menos) en algunos niños cuando ven a Jaime aletear a su lado.

Tengo la teoría, personal y por supuesto no contrastada, de que a los niños les chocan más los niños con discapacidad que los adultos con discapacidad. Ellos son niños y saben identificar lo que es y lo que hace, la pinta que tiene y cómo se mueve un niño normal. Los adultos desconocidos somos un poco bichos raros para todos ellos.

Volvamos a lo importante: la naturalidad es lo que importa. La discapacidad no debería evitar que nos ríamos con ellos, no debería coartar que nos divirtamos con ellos, no deberíamos tener un miedo exagerado a estar ante una susceptibilidad exagerada (las hay, pero eso es su problema, como lo es de los que también la tienen sin tener discapacidad).

“No nos miréis diferente por tener discapacidad” creo que es una petición que suscribirían todas las personas con discapacidad que conozco.

Ya (casi) tenemos una versión de Youtube para niños que tiene buena pinta

youtubekids3Es noticia de ayer que Google ha lanzado una versión de Youtube para niños: Youtube Kids. Como podéis deducir se trata de un Youtube capadito para que nuestros niños no puedan acceder a contenidos poco apropiados para ellos. Dicen que también lo han hecho más intuitivo y sencillo de usar, algo que imagino que está bien para los niños más pequeños, porque a partir de cuatro o cinco años sé de primera mano que se manejan perfectamente.

Me parece buena idea, la verdad.
Cada vez más nuestros niños tienen su ocio digital en tabletas. Incluso tienen sus propias tabletas. Al menos en mi casa pasa. Julia utiliza más su viejo iPad que la tele, en él tiene juegos, Clan TV y aplicaciones educativas. Por cierto, que es la primera versión del iPad, sin cámara, sin poder actualizar ya sistema operativo ni instalar muchas nuevas apps, pero sigue siendo perfectamente válido y es más duro que los trescientos espartanos juntos; ya he perdido la cuenta de los trastazos que se ha llevado, incluyendo pisotones de Jaime y la caída de una taza en todo el centro de la pantalla.

Volviendo a la nueva versión de Youtube para niños, me encantaría poder contar aquí lo que me parece de primera mano, pero de momento sólo está disponible para Android y por lo visto no está en España, así que me quedo con las ganas. Pero lo que he visto tiene muy buena pinta, con una selección interesante. En el canal de televisión han seleccionado contenidos como Pocoyó, El tren Thomas, o los canales de DreamWorks o Barrio Sésamo, pero son los otros canales los que a priori me parecen más interesantes. No está nada mal tener un equipo de profesionales seleccionando los contenidos de youtube más interesantes. Espero que cuando llegue a España siga habiendo una mayoría de contenidos en inglés como los que estoy viendo.

Lo cierto es que lo que me extraña es que no existiera ya antes esta versión. El pasado mes de diciembre ya fue noticia que los niños mandaban mucho en los vídeos más vistos en Youtube, con Pocoyo, Cantajuego, Peppa Pig y ‘la que has liao pollito’ en el top ten. Tener segmentado al público infantil es una buena oportunidad de generar pasta para la empresa yanqui. De hecho otra de mis curiosidades por probarla es ver el cómo, qué y dónde de la publicidad que aparece.

youtubekids2

Os confieso que aún pareciéndome una buena idea, no sé si nosotros quitaríamos el youtube convencional del iPad de los niños. En casa disfrutamos de muchos vídeos que no creo que entren en el redil de Youtube Kids, como grabaciones caseras de pollitos, gatos o perros naciendo, locas versiones de Disney, programas en inglés de MasterChef Junior, trailers de películas viejas y nuevas, viejos dibujos animados, vídeos de lugares que vamos a visitar con ellos, las paradas de DisneyLand… En el caso de Jaime los vídeos estrella son los videoclips de música adulta e infantiles (Cantajuego, Pica Pica…) y las canciones de Glee.

Y no he olido aún el peligro del youtube adulto: lo más raro que he visto a Julia viendo en Youtube tras trastear entre las sugerencias (que suelen ser bastante apropiadas) son niños japoneses desempaquetando juguetes o Peppa Pig en italiano. También es cierto que aún no están escribiendo en la caja buscadora, que debe ser lo que realmente abre las puertas a cualquier cosa. En cualqueir caso me preocupa más el acceso de los niños a redes sociales que a Youtube, la verdad. Por suerte aún me quedan unos cuantos años para ello.

youtubekids4

youtubekids

Colecho, porteo, parto natural, lactancia… menos guerras y más sentido común

lactanciaLactancia, colecho, porteo y parto natural creo que siempre han sido los temas más polémicos en mi blog. Los tres primeros los he practicado, el cuarto no. Y contando mis experiencias y mi postura han generado numerosos comentarios, posturas enfrentadas, susceptibilidades heridas… por mucho que para mí defender la lactancia, por ejemplo, no suponga en ningún caso atacar a las madres que no han dado el pecho ni sentirme mejor que ellas.

No debería ser así. No debería haber guerras o prejuicios basados en las distintas formas de afrontar la crianza de nuestros hijos. Flexibilidad y sentido común deberían ser nuestras banderas. Esas y no juzgar alegremente a los demás.

Sabiendo que no hay dos personas iguales en este mundo, es fácil deducir que tampoco hay dos madres o dos niños iguales y por tanto hay millones de maneras de criar, todas correctas cuando se hacen desde el amor y el respeto y ninguna libre de errores.

Pero parece que tendemos con demasiada frecuencia a convertirnos en tribus enfrentadas, a cansar al de enfrente con nuestra insistencia, a etiquetar sin conocer y sin necesidad, a tener un pellejo demasiado sensible y sentirnos heridos o atacados antes de tiempo.

Por eso me ha gustado este vídeo, que ha llevado al humor extremo esos sectarismos absurdos y que deja claro que al final, en lo importante, estamos todos de acuerdo.

Nuestros niños son lo más importante.

La otra carta de nuestros niños, más importante que la de los reyes magos

imageHay muchos vídeos virales (o con aspiraciones de serlo) circulando por ahí con niños como protagonistas. Vídeos que apelan a la lagrimilla, que nos recuerdan lo que realmente importa. Publicidad de marcas que apelan a que somos seres emocionales. Coca Cola es experta en este tipo de anuncios. Sabemos que han sido elaborados, a veces con una inversión importante, para hacer que una marca determinada nos caiga mejor a cuenta de hacernos sentir, reflexionar o conmovernos. Aún así los vemos, reflexionamos y nos emocionamos. Y muchas veces lo merecen porque son condenádamente buenos e ingeniosos. Otras veces son sencillos pero transmiten verdades como templos, nada que no sepamos en realidad, pero a veces necesitamos que nos sujeten unos pocos minutos por los hombros para que detengamos nuestra rueda diaria y lo recordemos.

El último vídeo de Ikea es de estos últimos. En él piden a los niños que escriban una carta a los reyes magos, el listado tradicional de juguetes. Luego les dicen que tienen que escribir otra carta, esta vez dirigida a sus padres. Seguro que os podéis imaginar el tipo de cosas que les piden.

Por cierto, que conozco a unos cuantos de sus protagonistas, el vídeo se ha nutrido de las familias de madres blogueras.

¿Visto?

Por eso yo cada vez más partidaria de hacer regalos que implican compartir experiencias: ir a ver un musical, hacer una excursión, un viaje de fin de semana para toda la familia, ir a tirarnos en tiro lona o montar a caballo juntos.

Tal vez tendríamos que empezar a explicar a nuestros hijos que los Reyes magos también pueden traer ese tipo de cosas. Tal vez es culpa nuestra que les pidan objetos pensando que en las alforjas no caben juegos, tiempo juntos, cosquillas, canciones y excursiones. Tal vez no se lo estemos transmitiendo bien.

Muchos de nuestros niños tienen una cantidad de juguetes enorme en casa. Juguetes de todo tipo, objetos apenas amortizados, que se quedaron sin pilas y nunca fueron repuestas, que habíamos olvidado que guardábamos.

¿De verdad necesitan más?

Cáncer infantil: a todos esos padres que son auténticos superhéroes

Ando convaleciente de un gripazo interesante, de esos que te dejan dos días en cama hecha fosfatina en compañía de mi gata, que si hay que pasar 48 horas en horizontal, blando y calentita para hacer compañía a la ama, pues se hace el sacrificio y se está ahi hecha la rosca sin moverse.

Dos días en los que he tenido a Julia feliz por eso de verme en casa al ir y volver del colegio, aunque cuando se acercara para ver conmigo Cocina con Clan o Starwars Rebels me dijera “cuidado mami, no te acerques mucho que me contagias y no puedo ir al cole”. Empollona que me ha salido.

Jaime no tiene tantos miramientos, pero parece que ninguno se ha contagiado.

Dos días que colean, así que no me siento especialmente brillante para escribir. Pero no quería dejar pasar el viernes sin traer un vídeo que me ha emocionado de cara al fin de semana. Un vídeo que demuestra lo que un padre es capaz de hacer por llenar de ilusión el cumpleaños de su hijo.

Jaiden Wilson cumplía a comienzos de las semana cinco años. Por desgracia le han diagnosticado con un tipo de tumor cerebral que otorga de media un año de esperanza de vida.

Es decir, que el pequeño Jaiden puede que no llegue a celebrar su sexto cumpleaños, así que el quinto tenía que ser memorable.

Y si Spiderman (espiterman diría Julia) es su héroe, pues se hace lo que sea para que Spiderman venga a la fiesta. Aunque suponga encontrar un disfraz con una calidad digna de la película y poner en peligro tu integridad física con una entrada espectacular que deje al niño sin palabras.

Se me ocurren pocos padres o madres recientes que no hicieran eso y más en similares circunstancias.

Los padres que afrontan de manera positiva el cáncer de sus hijos, luchando y haciendo que sus vidas merezcan la pena sí que son auténticos superhéroes.

El padre de Jaiden no tiene nada que envidiar a Spiderman con todos su superpoderes.

Y como ya os dije una vez:

Cáncer y niños. La palabra más temida junto a lo que más amamos. Da escalofríos. Por suerte la detección es cada vez más precoz y la supervivencia más alta.

Mucha fuerza a todos los que estáis luchando contra esta enfermedad, que creo que no hay nadie a quién no le haya tocado de cerca.

No sois irrompibles pero sois muy fuertes. Más duros incluso de lo que os creéis si la vida decide poneros a prueba.

Repetidlo como un mantra, hacedlo también cuando todo os vaya bien. Creedlo y será verdad.

Y no sé cómo, ni cuando, ni de qué manera, pero acabaremos con el cáncer. Acabará derrotado porque lo que sí sé es que cuando tantos hombres se empeñan con tanta fuerza en algo siempre lo acaban consiguiendo. Hemos demostrado con creces a lo largo de la historia que somos implacables, para bien y para mal.

image

Si pudieras cambiar una parte de tu cuerpo, sólo una: ¿qué cambiarías?

Es probable que a estas alturas muchos hayáis visto un vídeo viral en el que se hace la misma pregunta a unos cuantos adultos y luego a un grupo de niños: si pudieras cambiar una parte de tu cuerpo, sólo una, ¿qué cambiarías?

Este es el vídeo:

Si ya lo habéis visto os habréis dado cuenta de que está demasiado buen hecho, entra la duda de hasta qué punto está todo preparado de antemano. Yo, al verlo, sospeché que mucho, pero también que escondía un poso importante de verdad: los niños pequeños están muy a gusto en su pellejo, no están contaminados como los adolescentes y los adultos por la búsqueda imposible de un ideal absurdo. Ellos se quieren como son sin necesidad de dar más vueltas al asunto.

Para asegurarme decidí remedar el experimento en plan casero y trasladar la misma pregunta a unos cuantos niños de mi entorno, todos de entré tres y nueve años, a ver qué cómo reaccionaban. Comencé preguntándoselo a Julia y luego pidiendo la ayuda de amigos y familiares (gracias a todos), muchos padres me las pasaron en vídeos llenos de risas y silencios extrañados ante semejante cuestión. Y muchos padres se sorprendieron con las respuestas que recibieron.

Aquí unas cuantas. Recordad la pregunta: si pudieras cambiar una parte de tu cuerpo, sólo una, ¿qué cambiarías?

– La nariz, por una que no tenga mocos –

– El pelo. Lo pondría rojo y más largo –

– un ojo de color amarillo y otro ojo de color rojo –

– Mis alas. Quiero alas para volar –

– Las piernas, para correr mas rápido y no cansarme nunca –

– El pelo. Mira, creo que me lo cortaría ya un poquito –

– ¿Por qué voy a querer cambiar algo? No lo entiendo –

– Unos brazos largos, para coger las cosas más de cerca –

– Las costillas, que no valen para nada –

– El pelo, para no peinarme –

– Una barriguita que no me duela –

– La nariz. No quiero oler algunas cosas. Hay cosas que huelen mal –

– ¿Cambiar algo de mi cuerpo? Noooo. ¿Algo como el color? Yo no puedo cambiar el color de mi piel. Bueno, puedo pintármela pero al acostarme mancharía la cama –

– Pues el pelo, quiero que sea de otro color. Como verde o azul –

No son respuestas tan poéticas como las del vídeo, pero demuestran que, efectivamente, son más inteligentes que nosotros. No sé en qué punto perdemos esa seguridad, ese amor propio con el que tan bien nos iría toda la vida.

Tengo la respuesta de mi hija grabada en vídeo, y la conservaré para mostrársela cuando comience a no gustarse, probablemente en el arranque de la adolescencia.

Felicidades a todas las directoras de operaciones

Muchos ya habréis visto esta campaña, lleva ya en torno a una semana pululando por ahí con el hashtag #eltrabajomásdifícildelmundo (o #worldtoughestjob), pero no he podido resistirme a guardarlo para mostrarlo hoy aquí, Día de la Madre.

¡Felicidades a todas!

¿Qué tienen en común las princesas Disney, Leia y los hipsters?

princesashipsterTenemos el fin de semana encima, para muchos serán diez días de vacaciones. Para irnos con buen pie os traigo unos youtubers de primer nivel: cantan bien, se lo curran, son críticos y divertidos, con un sentido del humor que no es burdo ni fácil.

En el invierno de 2011 los hermanos Antonius y Vijay, europeos con formación clásica, idearon desde Nueva York crear una especie de híbrido de musical en youtube inspirados en temas tanen boga como las princesas Disney o las series de televisión de moda. Un año después comenzó a andar AVbyte.  

A mí me han encantado, ya estoy suscrita a su youtube y a sus redes sociales.

A Jaime le encanta la música y a Julia le encanta que le traduzca la letra de la primera canción, protagonizada por la que ahora es su princesa favorita (y la de casi todos teniendo en cuenta cómo se agotan sus productos), e incluso la canta: “¡You don’t need a maaaaan!”.

Los vídeos están subtitulados en inglés, pero se entienden fácilmente. ¡Qué los disfrutéis!

Y no lo hacen solo con princesas, tendré que comentárselo a mi compañero bloguero Jesús Travieso: