BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Entradas etiquetadas como ‘padres’

‘Padre e hijo’ de Mi Togawa, el amor, las alegrías y los retos de la paternidad hechos manga

Día del padre. Día también de abuelos y bisabuelos en nuestro caso (tengo la suerte de que uno de mis abuelos aún nos acompañe). Un día para vernos, pasarlo juntos y hacer algún pequeño presente, tener algún detalle que manifieste el cariño que nos tenemos.

Hoy os quiero hablar de uno de los regalos que ha recibido mi santo. Acompañando a una maqueta de un tanque de la Segunda Guerra Mundial, le hemos dado los dos primeros tomos de una manga precioso, dedicado por entero a la paternidad, al descubrimiento mutuo de un padre y un hijo.

Se llama Padre e hijo, Chichikogusa en su título original. Su autora es la ilustradora Mi Togawa y ha sido editado en España por Milky Way. Cada volumen cuesta 8 euros. Y hace ya bastante decidí que era un regalo de lo más apropiado en un día como hoy. Padre e hijo es un viaje al amor de un padre por su hijo y de un hijo por su padre.

La historia está ambientada en el Japón rural del siglo XIX. Torakichi es un joven boticario ambulante cuyo trabajo consiste en viajar sin parar llevando los medicamentos a sus clientes, medicamentos que conoce y prepara con frecuencia a partir de plantas. Su hijo tiene tres años y es un desconocido para él. Quedó viudo y de su crianza se encargó su hermana. Pero sus aventuras arrancan cuando decide afrontar la crianza de Shiro y llevarlo con él en esos viajes pese a la oposición de muchos que no ven que sea vida para un niño.

A lo largo de las casi doscientas páginas que tiene cada tomo iremos viendo como Torakichi aprende a ser padre, los retos que se va encontrando, las dudas que le surgen, cómo cambia su actitud y aprende a tener más paciencia y encarar la vida de manera más asertiva.

Pero también tenemos el punto de vista del pequeño Shiro, la devoción que desarrolla por su padre, la aparición de celos infantiles, las pesadillas nocturnas, el querer que le mimen, el miedo y la superación de la pérdida, la búsqueda de atención…

Padre e hijo es una deliciosa y ajustada plasmación de las reacciones infantiles, las inseguridades de la paternidad y el amor que lo sostiene todo.

Un manga de lo cotidiano en una época y un lugar que nos resultan exóticos. Pero por lejano que nos quede el tiempo y el lugar, la ropa que visten, los alimentos que toman y las fiestas que celebran, la relación entre un padre y su hijo pequeño no podría ser más cercana.

¡Feliz día del padre!

Feliz día a los #PadresIgualitarios, que hacen bandera de la corresponsabilidad

¿Qué es #padresigualitarios? Dejo que lo expliquen los papás blogueros que han impulsado esta iniciativa que me encanta:

Un año más los hombres por la igualdad queremos visibilizar las nuevas paternidades y las masculinidades cuidadoras. Se trata de un cambio incipiente pero imparable de los hombres a favor de la igualdad. Por eso el 19 de marzo celebramos el Día del Padre Igualitario para promover y reivindicar que nosotros también podemos ejercer cuidados de otras personas.

Por ello, si te sientes identificado con nuestra propuesta te pedimos un gesto muy sencillo: hazte una foto o un vídeo con un cartel con algunos de estos lemas:

  • Por una paternidad igualitaria.
  • Por una paternidad responsable.
  • Por unas masculinidades cuidadoras.
  • Soy papá y cuido a mis hijos

Luego podéis compartirla en redes sociales con el hashtag #PadresIgualitarios, también en otras redes sociales y en tu blog o página web si la tienes.
P_Igualitarios-web1-1024x576
Hoy, que es el día del padre, todos esos padres que entienden la corresponsabilidad, que reivindican su función de cuidadores, que saben que no ayudan sino que participan por igual y que dan la cara de esta manera por hacerlo visible nos ayudan a todos, empezando por nuestros hijos.

Os animo a sumaros a esta visibilizacion maravillosa, una campaña que, si se extiende or redes sociales, puede aportar muchos pequeños granitos de arena para lograr un mundo más igualitario, en el que ellos tampoco encuentren impedimentos sociales o laborales por hacer bandera  de su calidad de padrazos.

Termino dejándoos algunos tuits, tras el hashtag #PadresIgualitarios tenéis muchos más:

Felicidades a todos los ‘padres-dragón’

“Qué nadie te diga lo que puedes o no puedes hacer, por tus venas corre sangre de dragón”.

Eso le dice a su bebé, José Florín, un enfermo con síndrome de post-polio que tiene en su hijo, su mujer y el buceo un aliciente para seguir viviendo en Sangre de dragón, este vídeo realizado por Nacho Luna que hoy, Día del Padre, he querido traeros (gracias Montse, por hablarme de él).

Por todos esos padres con sangre de dragón, como José, que transmiten todos los días a sus hijos e hijas que nadie les puede deicr lo que pueden o no pueden hacer. Felicidades para todos ellos.

Los hijos de un dragón, suelen ser un dragon. Quedaos con eso…

El día de los marcos de cartón, los posavasos de madera, los portalápices con pintura de dedos…

Hoy es un día en el que muchos padres recientes se va a ver agasajados por todo tipo de manualidades infantiles (felicidades a todos, por cierto). Una situación que se repetirá en mes y medio protagonizada por las madres.

Nosotros hemos tenido este año en casa posavasos con la mano de Jaime impresa y un marco casero al que no le cabía más purpurina y corazones, regalo de Julia.

Y siempre recuerdo en estas situaciones que mi padre aún conserva un tarro cerámico de yogur decorado por mí, cuando tenía unos cinco o seis años, con un caracol que sobla en tamaño a una casa y un par de arbolitos.

Soy consciente de que hay padres a los que no les hace demasiada ilusión este tipo de presentes. Son para ellos “la manualidad de este año” y consideran que es más el profesor el responsable del chisme que sus hijos.

Pero apostaría a que son muchos más los que les hace más ilusión este tipo de regalos que la camisa, la colonia, el videojuego, la corbata o el libro.

¿Me equivoco?

¿Qué manualidad infantil os ha gustado más?

Un amor de verdad

Me doy cuenta de que llevo años con este blog y apenas he escrito sobre el padre reciente que acompaña mis días y mis noches. Y es una parte sustancial de mí, como madre y como mujer.

Llevamos juntos desde los dieciocho años
, que se dice pronto. Y nunca jamás hemos celebrado San Valentín de ninguna manera.

No creo que lo hagamos, sinceramente.

Pero hoy me ha parecido un buen día para agradecerle en este blog que esté a mi lado, que siempre lo haya estado. Y no me cabe duda de que siempre lo estará.

No creáis que yo soy especialmente romántica.
No lo soy ahora y mucho menos lo era cuando le conocí. Pero tengo que creer que existen los flechazos ya que lo viví en carne propia.

Enamorarme de él no fue una decisión, no fue algo meditado.

Hay grandes historias de amor que comienzan de forma más gradual. Por ejemplo, había una atracción física inicial que derivó en algo más paulatinamente. Otros tal vez incluso se disgustaron mutuamente en un primer momento como les encanta mostrar a los que hacen películas en Hollywood.

Pero en mi caso no fue así, fue ponerle los ojos encima por primera vez con dieciocho años y saber que él tenía que ser para mí.

302444_228379360563948_2125143577_n
Si hubiera tenido que derrotar a un dragón
para conseguirle habría ido corriendo en busca de una espada y una armadura.

Fue algo así como que pase un tren de alta velocidad a tu lado y sentir que la fuerza de su atracción te absorbe hacia las vías. Brutal e instantáneo.

Han pasado muchos años desde entonces.
Y muchas cosas: nacimientos muertes, viajes, mudanzas, trabajos, enfermedades, descubrimientos… Hemos crecido juntos. Yo soy la persona que véis gracias a él. Y él es como es gracias a mí. Es lo que tiene empezar tan jóvenes y estar tanto tiempo juntos.

Hemos compartido nuestro camino desde aquella primera primavera y nunca he dudado de que fuera el hombre de mi vida. Estar con él es tan sencillo y natural como respirar.

Y aún hoy, diecisiete años después, iría a enfrentarme al dragón si fuera preciso.

No sé qué hubiera pasado si no le hubiera conocido. Quiero creer que hubiera encontrado otro hombre con el que ser feliz. O que hubiera sabido vivir sola y feliz.

Lo único cierto es que sí que le encontré y que ese día me tocó la mejor lotería.

¿Os apetece compartir conmigo en los comentarios cómo conocistéis al futuro padre/madre de vuestros hijos?

Hoy va por ti

Hoy va por ti. Y va porque sí, porque me da la gana. Porque ambos sabemos que no hay por qué esperar a que sea una fecha especial para decirnos lo mucho que nos queremos.

Parece que nunca estás en este blog. Y eso no es verdad. Estás en todos y cada uno de mis posts. En todas las palabras que escribo.

No concibo la vida sin ti, igual que no la concibo sin mis hijos.

Hay muchos que dicen que el amor es difícil.

Y tienen razón.

El amor consiste en encontrar un equilibrio imposible entre satisfacción y deseo, seguridad y aventura, independencia y necesidad.

Algo mágico.

Hay muchos que dicen que el amor no puede durar para siempre.

Se equivocan. El amor puede durar toda una vida. El primer paso para lograrlo es quererlo.

Y despido el post con una canción que sé que te encanta (más que a mí) desde antes de que nos conociéramos (sí, parece increíble pero hubo un tiempo en el que no nos conocíamos) y que ahora yo también canto a nuestros hijos.

Feliz día del padre

Llego un poco tarde, pero a tiempo de felicitar a todos los padres, los que son recientes y los que lo fueron.

Y en representación, unas cuantas fotos de nuestro Museo virtual de viejas fotos.

Las madres recientes y la crisis

Philips tiene toda una línea de productos dedicados a los bebés (chupetes, extractores, esterilizadores…). Se trata de la marca Avent, seguro que os suena.

Coincidiendo con el 25 cumpleaños de esa marca y ha puesto en marcha a través de la Consultora independiente ASAP, un estudio llamado La Mujer Española ante la Maternidad.

Me han mandado la nota de prensa con los resultados, os dejo con tres conclusiones del estudio que me han llamado la atención, a ver qué os parecen a vosotros:

Las madres de hoy admiten que prefieren recortar gastos de ellas mismas antes que hacerlo de los de sus bebés; aun así, el 17% ha cambiado la comida del bebé, el 27% ha recortado gastos de guardería y el 33% de cuidadora y el 36% reconoce que hace menos regalos a otros bebés del entorno

La crisis llega a todas partes. También a la maternidad. Imagino que el recorte en la alimentación del bebé se refiere al paso a marcas blancas. Es algo que yo también he hecho.

Los padres de hoy se involucran en las tareas diarias de forma responsable y fiable, así lo confirma el 94% de las madres. Pero casi la mitad de las madres de hoy (48%) cree que los hombres deberían colaborar más, aunque una buena parte confía más en su madre (la abuela) que en su pareja (37%) y reconoce que no siempre deja a su pareja que le ayude (36%).

Pues yo no confío más en mi madre que ne mi pareja. Tampoco menos. Y por supuesto que dejo que mi pareja me ayude. Aunque el concepto “dejo que me ayude” ya me parece poco acertado simplemente en su planteamiento.

La interrupción de la lactancia es por motivo de falta de leche (38%), por consejo del médico (11%), por reincorporarse al trabajo (26%) y para hacer participar a la pareja en la alimentación del bebé (11%).

Los tres primeros motivos con una pena. el segundo sobre todo es de juzgado de guardia, aunque conozco un par de casos de médicos que recomiendan quitar tanto el biberón como la teta al año.

¿Para hacer participar a la pareja en la alimentación del bebé? Eso sí que no lo entiendo. Anda que no habrá tiempo para que cocinen y den papillas como para andar interfiriendo en esos primeros seis meses de lactancia exclusiva.

Para los hombres: ¿Querrías pasar por la experiencia del embarazo?

Fue una de esas conversaciones idiotas que no sabes muy bien por qué han salido.

La cosa es que me encontré preguntándole a un par de padres recientes, uno de ellos mi santo, si no les gustaría poder pasar por la experiencia del embarazo, de sentir a tu hijo creciendo gracias a tí, sus movimientos…

Y la respuesta de ambos fue tajante: “no, en absoluto”.

Así que suavicé mi pregunta: “¿Y si fuera sólo durante una semana?”

“Pues tampoco”.

No sé si es algo generalizado o si hay hombres que sí desearían pasar por la experiencia.

Pero me llamó la atención lo claro que lo tenían. Tal vez sólo vean la parte mala: las incomodidades físicas. Pero creo que si yo fuera un hombre al menos una semanita me gustaría vivirlo.

No me quedé con ganas de preguntarles si les parecería interesante pasar por un parto. Ya me imagino qué me dirían 🙂

Un bebé no es un arma

Me ha escrito un lector, un padre. Lo ha hecho ya dos veces.

Es un padre desesperado, como hay muchos, por no poder ver a su hijo, disfrutar de cómo su bebé crece y descubre el mundo.

He leído sobre la custodia compartida, y no es algo que los expertos parezcan recomendar con los bebés más pequeños. Pero no conozco el tema a fondo y por tanto no voy a pronunciarme sobre el particular.

Habrá casos en los que el padre es un ser tan malvado que no merece ni acercarse siquiera a su hijo.

Pero entiendo el profundo sufrimiento de esos padres que aman sinceramente a su hijo y no pueden estar con él.

Es un tema complejo y cada caso es único. No pretendo dar la razón a unos o a otras.

Lo único que sé es que, aunque se acabe el amor, aunque el amor pase a ser odio, aunque la pareja se desintegre, siempre debería perdurar un mínimo de cordura y entendimiento para que ese niño no sufra y pueda crecer teniendo un padre y una madre.

Lo único que tengo claro es que un bebé no debe ser un arma arrojadiza.

Os pongo aquí un resumen de su último mensaje:

Y la mujer que me dio la vida otra vez, al dar vida a un nuevo ser hijo de los dos, no dudó en arrancarme el corazón.

Y el mismo momento que le comunique mi decisión de escapar, tomó su mejor arma entre los brazos y apuntandome, disparó sin tocarme, pero causando más dolor que un puñal atravesando mi pecho:

Te voy a joder toda la puta vida, olvídate de que tienes hijo…

Y me alcanzó, porque con ella descubrí aquello que se llama el maltrato hacia el hombre y sus hijos, descubrí que la Ley no siempre estaba para defender al más débil o al inocente, en este caso coincidieron abogados, servicios sociales y conocidos, en que la Ley está para defender solo a la mujer, y no lo entiendo.

Mi niño tiene 4 años y lo veo cuando a ella le da la real gana.

No soy el único caso aparentemente sin solución, legalmente sin solución, porque un Sr. Juez me dirá que como mucho puedo visitar a mi hijo, no criarle, visitarle cada 15 días, como un vulgar delincuente que tiene que pagar condena, en mi caso el delito es nacer varón, en un país donde el machismo te lo impone la Ley.

Y todas las mujeres son buenas y todos los hombres somos malos.