BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Entradas etiquetadas como ‘cine’

¿Veríais versiones ‘limpias’ de películas con vuestros hijos o preferís esperar a que crezcan?

Esta semana mi compañero Carles Rull contaba en su blog vecino, dedicado al cine, que Sony va a lanzar versiones libres de sexo, palabras malsonantes y violencia explícita de sus películas para un mercado familiar.

Hablamos, entre otras, de películas míticas como Los Cazafantasmas o todos los Spiderman. Y de momento esas versiones ‘lavadas’ estarán disponibles solo en Estados Unidos, en plataformas digitales.

En su texto Carles Rull se lamentaba de esa poda, que altera (a peor) un contenido cultural. Pero planteaba que tal vez permitiera verlas con niños.

Puede que haya un público que demande este tipo de versiones o que les atraiga la idea de poder disfrutar sin “sobresaltos” de una película en familia o con niños pequeños, aunque a veces no sean precisamente los más pequeños los que se ofenden con según que vocabulario, escenas o personajes (poco modélicos).

Así que he decidido traer a este post esta cuestión, me gustaría saber qué os parece la idea. Si creéis que es buena cosa eso de ampliar la oferta de ocio audiovisual familiar a base de sacar tijera.

Yo no lo veo necesario. Creo que la oferta existente ya es suficientemente amplia con lo que se produce a día de hoy. Y siempre tendremos un pasado apto a nuestro alcance. Con Julia he visto y redescubierto maravillas como La historia interminable, Dentro del laberinto, Cristal oscuro, El último unicornio o Willow. La lista es enorme.

Prefiero esperar unos pocos años, que no son tantos, y ver la versión original e íntegra de Los Cazafantasmas cuando crezca que exponerla a otra cercenada. Corriendo el riesgo de que esa película mutilada fuera la que quedara en su memoria cinéfila.

¿Y vosotros? ¿Os parece buena idea la de Sony? ¿Veríais versiones ‘limpias’ de películas con vuestros hijos o preferís esperar?

‘El bebé jefazo’, una desconcertante exaltación de la imaginación infantil

José Coronado, voz española del bebé jefazo (Alec Baldwin en la versión original) durante la presentación en Madrid de la película (GTRES).

Este jueves por la tarde fui con Julia a ver El bebé jefazo, el último estreno infantil de Dreamworks que llegará a los cines españoles el 12 de abril.

Yo me levanté de la butaca desconcertada, lo confieso. Es una cinta atípica, una verdadera locura con bondades y aciertos y también con mucha sal gruesa y elementos que chirrían muchísimo y solo parecen rodar mejor engrasados justo al final. Y el aprendizaje de que tus padres tienen suficiente amor para todos sus hijos y que tener un hermano pudo ser muy divertido, puede suponer lograr el mejor compañero de juegos. El problema es que por cómo está contado, por cómo son los padres (Jimmy Kimmel y Lisa Kudrow en la versión original) y por cómo durante el mayor porcentaje de la cinta vemos al niño mayor ser ignorado y sufrir, dudo que cale el mensaje.

Julia salió diciendo que le gustó y así fue. Tampoco es que vaya a ser un título que le cambie la vida, aunque lo cierto es que pocos lo son. La cuestión es que para ella transcurrió rápida y se le escaparon varias carcajadas. También unas cuantas miradas de incomprensión al principio, hasta que le susurré que no buscara la lógica en la historia y las acciones, que no la había y lo aceptó sin más.

Probablemente la única manera de disfrutar de la película es actuar así, relajarse, asumir que nada tiene sentido, que todo lo que estamos viendo ha nacido de la imaginación desaforada de un niño de siete años con el síndrome del príncipe destronado, disfrutar de los gags que más nos encajen a cada cual, con las referencias que encontremos (¿dónde se consigue el despertador Gandalf?) y con su original estilo visual, que brilla de manera especial cuando el protagonista juega soñando despierto, sin duda el punto fuerte de la película.

La cinta de Tom McGrath no es apta para aquellos que busquen guiones bien cerrados, historias con desarrollos clásicos o ciertas normas en la realidad que se nos presenta en un mundo creado por animación.

También creo que deberían abstenerse los niños más pequeños (a partir de siete años calculo que puede gustar). Y sobre todo me pensaría muy mucho lo de ir al cine si hay una situación en casa de hermanos mal avenidos, pelusas flotantes por la casa, hermanitos pequeños en camino o recién llegados en proceso de gestión.

A partir del trailer la cosa va a estar llena de spoilers, aviso. Pero antes de arruinar la trama a los que sigan leyendo, también advierto que es una de esas películas que conviene esperar a ver qué pasa tras los títulos de crédito.


Lee el resto de la entrada »

‘Los pitufos, la aldea escondida’, para pasar un buen rato en familia sin más trascendencia

Los Pitufos, la aldea escondida, se estrena este viernes 31 de marzo en España. Tan azules ellos, llegan a los cines además el fin de semana más azul el año. Este domingo es el 2 de abril Día Internacional de la Concienciación sobre el Autismo, el día que muchos edificios emblemáticos se tiñen de azul y se invita a la gente a vestir de ese color y colgar globos azules en sus ventanas y balcones.

Julia y yo tuvimos ocasión de verla el sábado pasado. Y no os voy a decir nada que probablemente no imaginéis: no es una película que vayamos a ver nominada a un Oscar dentro de un año, pero su factura es correcta y sí que resulta entretenida. Se trata de una de esas películas con la que puedes pasar un rato agradable en familia comiendo palomitas sin más trascendencia, que no es poco.

Ha sido un acierto que la cinta, dirigida por Kelly Asbury, haya obviado la línea que traían de combinar animación y acción real y que vuelva a ser por completo de animación. La historia se centra en Pitufina, protagonista indiscutible que se siente diferente, no tanto por ser la única chica en un pueblo entero de pitufos masculinos, sino por no entender qué es lo que tiene que ser, cuál es su propósito, y por haber sido creada por Gargamel en lugar de haber nacido como el resto de pitufos que en su nombre ya indican lo que son: bromista, cotilla, gruñón…

¿Cómo nacen los pitufos, por cierto? Ni idea.
Lee el resto de la entrada »

¿Es Rogue One una película para ir con niños? ¿A partir de qué edad?

Recuerdo perfectamente el momento en el que las películas clásicas de Star Wars me deslumbraron. No tenía ni diez años, eran los ochenta, y mis padres acababan de comprarse un reproductor VHS. Los viernes tocaba visita casi obligada al único videoclub de la ciudad, que era enorme y que lleva muchísimo tiempo cerrado como podéis imaginar. Allí mis padres elegían una o dos películas mientras yo seleccionaba una infantil. Nuestra primera relación con un sistema de televisión a demanda algo arcaico. La única alternativa era tragarse lo que emitieran en los únicos dos canales que había disponibles. Y, ojo, aquello tenía algo bueno: todas las películas de vaqueros y todos los clásicos que tanto disfruté siendo una cría porque eran lentejas.

La película no está recomendada a menores de 7 años.


Pero me voy del tema. La cosa es que una noche de fin de semana me adentré por vez primera desde el sofá de mi salón y en una pantalla que ahora parecería ridículamente pequeña en las aventuras galácticas de Han Solo, Leia y Luke Skywalker. Siempre pensé en lo mucho que me hubiera gustado verlas de niña en cine, que claro que tiene una magia especial. Por eso he acudido a ver en pantalla grande todas las nuevas entregas, y seguiré haciéndolo pese a que de algunas salí horrorizada. Por eso me gusta llevar a mi hija al cine a verlas.

Este sábado dejamos a Jaime con su abuela, que a él el cine no le interesa, y acudimos con Julia a ver Rogue One. Igual que lo hicimos hace un año para ver el Episodio VII, una película que disfrutó mucho con un personaje femenino que le encantó.

Fuimos confiados en que a sus siete años ha visto mucha película compleja para su edad con éxito y que conoce bien el universo StarWars. Como nosotros debía haber muchos padres, porque abundaban los niños, bastantes disfrazados y algunos más pequeños.
Lee el resto de la entrada »

¿Es ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’ una película para ir con niños?

Harry Potter y la piedra filosofal fue, sin la menor duda, una película a la que se podía acudir con niños de la edad que ahora tiene mi hija, siete años. Incluso con niños más pequeños, Julia lleva ya dos años enganchada a las primeras aventuras del joven mago.

Yo la vi en el cine en su momento siendo veinteañera y la disfruté, igual que había disfrutado con anterioridad los libros, pese a ser lecturas infantiles. Las novelas, igual que las primeras películas de la saga, conseguían atraer tanto a niños como a jóvenes adultos. Precisamente aquello conformaba gran parte de la magia que llevó al éxito las creaciones de J.K.Rowling.
20161119_152529
Animales fantásticos y dónde encontrarlos es el nuevo inicio de otra saga basada en el mismo mundo pero anterior en el tiempo y ubicada en Estados Unidos en lugar de en el muy británico Hogwarts y en Londres. Acaba de llegar a los cines y viene recomendada por la Motion Picture Association of America para mayores de trece años, pero también tenía la misma recomendación Harry Potter y el cáliz de fuego y en casa es nuestra película favorita de la saga. Las indicaciones de edad recomendada son fiables solo hasta cierto punto según mi experiencia.

¿Es también una película que disfrutarán y enganchará a niños pequeños?

No lo creo. Ni lo uno ni lo otro. Es una película que entretendrá e incluso emocionará (¡ay ese arranque en pantalla grande del logo de Warner y la banda sonora clásica!) a los que fueron niños con Harry Potter y ahora son adultos, pero a la que acudir con chavales que tengan a partir de diez años. tal vez los trece que esta vez recomienda, con razón, la MPAA.

Julia estaba como loca por ir, pese a la gripe que nos tiene a todos tumbados desde el jueves. Le gustó sin entusiasmarse. No la asustó, pero en momentos se perdió, el arranque se le hizo largo y encontró poco del mundo mágico ideado por Rowling y personajes que no la enamoraron.

La película tiene sus luces y sus sombras. Es un buen entretenimiento pero está lejos del sobresaliente. Si despojas a la película de la morriña de Potter, si la imaginas ajena al mundo de Rowling, los defectos afloran aún más.

Los animales fantásticos están muy bien hechos, pero ceden el protagonismo que merecerían frente a tramas paralelas y no demasiado bien hiladas entre sí. El elenco es magnífico, pero hay demasiados actores en papeles secundarios que no se aprovechan. De hecho, ni siquiera se aprovecha bien a los protagonistas; Newt Scamander no brilla, no tiene el carisma necesario y no hay química con su coprotagonista. La pareja más interesante es la del muggle (nomag para los magos yanquis, perdón), y la ingenua rubia explosiva que sabe leer la mente y no tiene un pelo de tonta. No hay un malvado claro y bien aprovechado y  la presentación del universo mágico estadounidense es atropellada.

Por cierto tiene un par de diálogos que, no sé si por culpa de la traducción, son de lo más vergonzante y despiertan risas a destiempo en la sala. Del nivel “cuanto más te miro, más me crece” que le dice Anakin a Amidala en un supuesto contexto romántico en la ignominiosa Star Wars Episodio II.

A ver cómo evolucionan los personajes y las tramas a lo largo de las próximas cuatro películas, porque el arranque no ha estado mal, pero tampoco bien del todo.

Películas que nos vienen esta Navidad y en 2017 para ir al cine con nuestros niños

Este post lo suelo hacer todos los años el mes de septiembre, en esta ocasión casi lo publico encima de las navidades, una época propicia para los estrenos infantiles potentes. Cosa del frío y las vacaciones escolares supongo.

El retraso ha hecho que ya no tenga mucho sentido hablar de Kubo y las dos cuerdas mágicas, Cigüeñas, Trolls y Ozzy, los estrenos que hemos tenido este otoño y del que yo destaco dos: Trolls, de Dreamworks, por el buen rollo que transmite y que ahora es ahora número 1 en taquilla y Kubo, una absoluta belleza, la mejor de todas ellas, que ha pasado discretamente por nuestros cines.

A continuación os voy a hablar de los próximos estrenos que más me llaman la atención. Algunas son películas que se pueden ver con niños más que películas infantiles, pero es que Julia va creciendo y disfrutando también de esos títulos. De hecho, este viernes iremos a ver la nueva entrega de Harry Potter, Animales fantásticos y dónde encontrarlos.

Hablo solo de Julia. Jaime, aunque le llevamos cuando era bastante más pequeño al cine, lo cierto es que no lo disfruta. No le gusta estar sentado a oscuras, pronto se aburre, protesta y quiere irse. El cine es uno de esos ejemplos en los que tener un hijo con autismo en la familia supone dividirse. No pasa nada. Nos parece lo lógico que Julia no tenga que renunciar a ciertos entretenimientos y que respetemos los deseos de Jaime.

Bueno, vayamos al lío.
Lee el resto de la entrada »

‘Trolls’, la última película de animación de Dreamworks es todo color, música, buen rollo (y Justin Timberlake)

La semana pasada pude ver con Julia el nuevo estreno infantil de Dreamworks, una película dirigida por Walt Dohrn y Mike Mitchell rebosante de color, música, baile y buen rollo en general que este viernes llega a los cines.


Está inspirada en los muñecos creados en los años cincuenta en Dinamarca por Thomas Dam, que llegaron a nuestro país en los ochenta y noventa y que a mí, particularmente, me parecieron siempre más feos que el demonio. ¿Los recordáis?

Unos muñecos que, rediseñados para que resulten más monos, ya están presentes en los pasillos de las tiendas de juguetes y en los catálogos de Reyes (sí, ya empieza a haberlos, para que los niños ya vayan pensando qué se piden y para los adultos que quieren llenar las alforjas con tiempo).

En la película los trolls son pequeñas criaturas a las que sólo les preocupa cantar, bailar, darse abrazos cada hora y, en menor medida, hacer cupcakes y scrapbooks. Todo muy cuco e ideal. Pueden manejar su pelo a voluntad, que ya quisiera Rapunzel, y algunos tienen superpoderes como tirarse pedos de purpurina (sí, tal cual). Todo muy mono e ideal si no fuera porque hay unas criaturas enormes y desdichadas llamadas Bergens (nombre a medio camino entre la ciudad noruega y el apellido de uno de sus guionistas, Berger),  que descubren que comer un troll les proporciona un intenso fogonazo de felicidad.

Lee el resto de la entrada »

Las películas de anime son país para niños

Me gusta la animación japonesa, me gusta mucho. No soy ninguna experta, pero procuro ver todo lo que sé que tiene éxito y buenas críticas y no dejo que se me escape nada de los estudios Ghibli. Esa forma sutil de narrar, la estética, los personajes reflexivos incluso en la épica, el romanticismo sosegado, los desenlaces abiertos… me encantan.

No por nada a mi hija la llamamos desde que era bebé “princesa Mononoke”.

Julia tiene siete años, así que aún es pronto para ver con ella La princesa Mononoke. Tampoco le queda mucho para disfrutarla, es una niña que no se asusta fácilmente ni tiene pesadillas, que está acostumbrada que organicemos en casa noches de cine en familia en las que hemos visto desde clásicos como Dentro del laberinto, Cristal oscuro o Los Goonies hasta estrenos que no están pensados para niños como El marciano cuando el proyecto de su cole iba del espacio.

Y también largometrajes animación japonesa, claro. Este fin de semana estuve viendo con ella un estreno reciente que tuvo mucho éxito en su país de origen, El niño y la bestia, de los mismos creadores de otra belleza que ya había visto con ella: Los niños lobo. Ambas, es cierto, para niños a partir de la edad de mi hija y que digieran bien el cine. A partir de los diez años ya las puede ver cualquiera.

Con frecuencia me he encontrado a otros padres recientes sorprendidos cuando lo cuento. Hay una creencia muy extendida por ahí de que la animación que viene de ese país es apta solo para adultos, por compleja, por su alto contenido en violencia y/o sexo.

Hay mucho de eso, claro que sí, Akira o Ghost in the shell no las veremos hasta dentro de muchos años. Pero también hay auténticas obras de arte que podemos disfrutar junto a nuestros hijos. Incalculablemente mejores que la enésima versión de Ice Age o Kung fu panda.

Si tenemos dudas sobre si se trata de una película indicada para nuestros niños, la solución es tan sencilla como verla nosotros antes a solas.

Pero cuidado, que engancha.

Os voy a dejar aquí las favoritas de Julia, todas aptas para todos los públicos. Si tenéis más sugerencias, aquí me tenéis.

Arriety y el mundo de los diminutos. Probablemente la que hemos visto en mayor número de ocasiones. Con una protagonista valiente, sensible, inteligente y que mide unos pocos centímetros. También un niño humano al que le duele el corazón. De los estudios Ghibli, pero no del genio Miyazaki sino de Hirosama Yonebayashi, que se estrenó en la dirección con esta película de 2010.

image

Mi vecino Totoro. Esta sí es de Miyazaki y más antigua, de 1988. Solo con escribir esa primera línea ya tengo la cancioncilla de Totoro sonando en mi cabeza, y es probable que me acompañe media mañana en la redacción. Dos niñas, el entorno rural japonés y un mundo mágico y amigable. Deliciosa.

image

Nicky, la aprendiz de bruja. Nicky y su gato buscando su independencia, entendiendo lo que es la amistad y viviendo un montón de aventuras al meterse a mensajeros. Miyazaki, 1989.

image

Ponyo en el acantilado.Un niño pequeño (ve acabo de dar cuenta de que es el único varón protagonista del listado), que encuentra un pez que es mucho más de lo que parece. Una cinta marcada por el mar. Miyazaki, 2008.

PONYO

Nausicaa del valle del viento. De nuevo una protagonista femenina decidida y con recursos, piloto y exploradora. Un canto al entendimiento con la conservación del entorno muy presente. Tal vez requiera niños más mayores que las anteriores. Miyazaki, 1984.

image

Hay otras películas que hemos visto juntas, no solo de Ghibli, pero estas son las que más le han gustado y las que creo que mejor pueden servir para iniciar a los niños. Y hay otras que me reservo para descubrírselas más adelante, como la terrible y hermosa La tumba de las luciérnagas, el último (y romántico) éxito Your name.

Creedme, la animación japonesa no es un nicho para frikis, también es país para niños.

‘Kubo y las dos cuerdas mágicas’, una película de animación redonda llena de poesía

imageAcabo de ver esta película con Julia a mi lado y he salido entusiasmada, deseando poder llegar a casa para escribir este post y recomendar que no os perdáis esta maravilla, que por desgracia es probable que dure poco en cartel. No tiene detrás la potencia en distribución y promoción que tienen otras cintas perfectamente olvidables y que aguantan muchas semanas en los cines. Kubo y las dos cuerdas mágicas No tiene eso, pero tiene todo lo demás: poesía, guión, música, personajes, fondo… y os aseguro que no exagero. Tampoco es que sea una producción pequeña, con un presupuesto de 60 millones de dólares.

Ambientada en el antiguo Japón, seguimos a Kubo, un niño al que le falta un ojo y le sobra magia, un narrador dedicado a cuidar a su madre en el que las leyendas confluyen. Kubo tendrá que emprender una búsqueda épica, acompañado de una mona que no es lo que parece y un samurai maldito semejante a un escarabajo que ha perdido sus recuerdos. Con humor, que es importante equilibrar la historia, y con muchos mensajes lanzados con sutileza sobre lo que supone ser un verdadero héroe, la importancia de no cerrar los ojos al dolor para no acabar cerrándolos también al amor, la asunción de la muerte de nuestros seres queridos y dónde encontrar la verdadera felicidad. Entre otros muchos, no lo dudéis.

Y no puedo contar mucho más, es una historia que hay que descubrir viéndola. También escuchándola, porque la música está muy presente, empezando por el título, y acompaña perfectamente las imágenes. El broche final es la canción While My Guitar Gently Weeps de George Harrison interpretada por Regina Spektor.

Kubo supone el debut en la dirección de Travis Knight, CEO de Laika, es sencillamente una obra de arte, una de las películas más hermosas que he visto. Travis Knight y Laika. Dos nombres a los que no hay que perder la pista. Tras ellos ya hay películas notables como Los Boxtrolls, Los mundos de Coraline y El alucinante mundo Norman. Kubo las supera a todas, en la belleza de sus imágenes me recuerda a La canción del mar de Tomm Moore, Aunque lo que allí era celta aquí es japonés. Moore es otro nombre en la animación al que no hay que perder de vista.

image

Las voces en el doblaje original son las de Charlize Theron, Mathew McConaughey, Ralph Fiennes, Rooney Mara y, como Kubo, Art Parkinson, conocido por Juego de tronos.

Es además un ejemplo perfecto de lo que puede ofrecer la combinación de las nuevas tecnologías con el cuidado artesano. Su creación ha llegado cinco años, unos cinco segundos de metraje suponía de media una semana de trabajo. Con la figura más grande y el metraje más largo, una hora y cuarenta y un minutos, en una película stop-motion.

El único inconveniente que le puedo encontrar es que probablemente le quede algo grande a los niños más pequeños, que tal vez nos guste más a los adultos que a los niños que nos vienen con nosotros, aunque a Julia también la disfrutó mucho.

‘Kung Fu Panda 3’ es más de lo mismo, lo que no tiene que ser necesariamente malo

Camino a ver la película, vestidos para la ocasión.

Camino a ver la película, vestidos para la ocasión.

Lo bueno y lo malo de las películas de niños que se convierten en franquicias, es que (salvo contadas excepciones) sabes de sobra lo que vas a encontrarte. El guión es otro, puede que haya caras nuevas y el mensaje (parece obligado que toda película infantil tenga mensaje) es posible que haya cambiado, pero en realidad es más de lo mismo. Los protagonistas son los mismos, el universo creado también y las sorpresas, que es posible que hubiera en la primera, menos o directamente inexistentes.

Pasa con sagas como Ice Age, de la que pronto habrá una nueva entrega, y con Madagascar o Shrek.

Este domingo tuvimos la ocasión de ver Kung Fu Panda 3, unos días antes de que llegue a los cines. ¿Qué supone el retorno de esta estrella infantil de Dreamworks, doblada en origen por Jack Black y aquí por Florentino Fernández? Pues más de lo mismo.

En la película Po conoce a su padre biológico y sale en busca de lo que significa ser un panda para dominar su chi (una energía interior que todo lo conecta, muy al estilo de la Fuerza) y poder enfrentarse a un nuevo malvado que llega procedente del mundo de los espíritus dispuesto a arrasarlo todo.  De camino defiende la importancia de la familia, de la comunidad y de aceptarse y conocerse a uno mismo.

Lee el resto de la entrada »