BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

‘Cristal oscuro’ tendrá una nueva versión en Netflix, más Jim Henson tras ‘Julie entre bambalinas’

¿Recordáis Julie entre Bambalinas. Os hablé de esta serie de Netflix hace unos tres meses, antes de que se estrenara. Ya hace tiempo que está disponible en esa plataforma y es estupenda. La he disfrutado junto a Julia, que se ha visto varios episodios varias veces.

En ella Julie Andrews, maravillosa octogenaria, transmite su amor por el teatro en episodios de media hora de duración, cada uno dedicado a diferentes aspectos artísticos de una obra (bailar ballet, escribir el guion, montar los decorados, hacer reír, cantar…) con invitados de primer nivel en cada uno de ellos, traídos con frecuencia de Broadway. Ya la he recomendado de viva voz a unos cuantos padres de niños pequeños, y tenía pendiente hacerlo también desde aquí.

En esta serie infantil, en la que se contempla también la inclusión (uno de los personajes protagonistas va en silla de ruedas, echad un ojo al episodio del ballet), Julie acompañada del joven Giullian Yao Gioiello ayudan a un grupo de niños, que en realidad son creaciones de Jim Henson Factory, a crear su propia obra.

Y otra creación con el sello de Jim Henson quería yo hablar, porque además de Julie entre bambalinas y de un documental que habla de cómo se creó el personaje de Elmo que se llama Being Elmo, resulta que Netflix está desarrollando una serie de aventuras de diez episodios que se llama The Dark Crystal: Age of Resistance.

Sí, Cristal Oscuro. ¿Recordáis Cristal Oscuro?

No es el producto de Henson que mejor ha envejecido. Dentro del laberintoha resistido mucho mejor (divinamente) el paso de los años y es una película que vuestros pueden disfrutar mucho. Pero pese a ello sigue siendo un clásico de los 80 recuperable que muchos recordamos con cariño. Entrañable tal vez sea la palabra.

Está concebida como una precuela de la película de 1982 y su trama tiene lugar 10 años antes de lo que se narraba ahí. En la creación de las criaturas de la serie, rodada en el Reino Unido, ha participado Brian Froud, el diseñador del concepto original.

Seré una nostálgica, pero lo cierto es que me alegré con la noticia. Y la veré con Julia, aunque es seguro que tendré yo más curiosidad que ella por saber cómo han expandido el mundo de Thra.

Y me viene a la memoria lo que escribí aquí hace un año, cuando disfrutamos juntas La historia interminable:

Recuerdos como ese vuelven cuando transitamos con nuestros hijos los rincones familiares de nuestra infancia. Y son un regalo que nuestros niños nos hacen si somos capaces de verlo así. No tenemos torres de marfil, pero sin duda ellos son nuestro Bastian.

La maternidad tiene para mí muchas maravillas, sin la menor duda una es volver a disfrutar con nuestros hijos de historias, en libros o en películas, como La historia interminable, Charlie y la fábrica de chocolate, Dentro del laberinto, Cristal oscuro, Camioneros, Willow, La princesa prometida o Gran Lobo Salvaje.

La maravilla de comprobar que, en verdad, nunca dejamos de ser del todo aquellos niños.

Volvamos al nuevo Cristal Oscuro: esto es lo que sabemos de momento de este proyecto, que llegará a lo largo de 2018:

El renombrado director de cine Louis Leterrier (Ahora me ves, El increíble Hulk) será el encargado de la producción ejecutiva y de la dirección de la serie producida por The Jim Henson Company en colaboración con Louis Leterrier, Lisa Henson y Halle Stanford. La veterana colaboradora de Henson, Rita Perugi, es la productora de la serie y Blanca Lista la productora ejecutiva. Los responsables del guion serán los co-productores Jeffrey Addiss y Will Matthews (Life in a Year), y Javier Grillo-Marxuach (Perdidos, Los 100).

The Dark Crystal: Age of Resistance combinará el arte de los títeres de The Jim Henson Company con la visión de Louis y su capacidad de contar historias, combinado con un conjunto de imágenes digitales y efectos visuales de última generación”, ha señalado Cindy Holland, vice presidenta de contenidos originales de Netflix. “Tengo muchas ganas de que las familias de todo el mundo vean cómo damos vida a estos personajes increíbles”. “Louis Leterrier es un apasionado del mundo de The Dark Crystal y tiene una increíble visión creativa de la serie. Aporta su pasión a cada aspecto de la producción mientras que lidera al talentoso equipo de artistas y escritores que están trayendo a la vida este universo”, ha señalado Lisa Henson, CEO de The Jim Henson Company.

Otras entradas que pueden interesarte:

Un concurso de poesía para niños de entre seis y doce años en honor a Gloria Fuertes

La poesía es música y emoción, la poesía evoca, inspira, educa, hace sentir. La poesía acompaña a nuestros niños desde multitud de cuentos y canciones infantiles. De hecho, para muchas personas, la infancia es el momento de la vida en el que más reina la poesía.

Y a veces nuestros niños también hacen poesía, queriendo y aún sin darse cuenta de ello.

Eso trajo Julia hace un mes del colegio, uno de los textos libres que escriben y que trataba de un pirata y un cordero. Píntalo de marea. De marea azul. Azul frondoso…

“Esto que has hecho es poesía mi amor”, le dije tras paladear el texto que había creado. “¿Ah, sí?”, me replicó sorprendida.

Recordaba este pequeño poema instintivo cuando recibí ayer una nota de prensa del Área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid contando que han organizado un concurso de poesía para niños de entre seis y doce años, residan o no en la ciudad.

Se trata del primer Premio de Poesía Infantil Gloria Fuertes, que se enmarca dentro de los actos para conmemorar el centenario del nacimiento de la poeta y con el objetivo de “incentivar la creatividad y apoyar el fomento de la lectura entre los más pequeños”.

Seguro que Gloria Fuertes, esa creadora tan injustamente ninguneada durante tanto tiempo que al fin comienza a ser reivindicada, vería con buenos ojos esta iniciativa.

Aquí se pueden consultar las bases completas, pero os dejo un resumen:

Podrán presentar un texto de carácter poético, en lengua castellana, de tema libre, original e inédito antes del próximo viernes 30 de junio de 2017.

Los autores deberán participar con un solo poema original, escrito a mano, en tamaño DIN A4 y con una extensión máxima de una cara. El texto no debe haber sido publicado ni premiado anteriormente.

Los autores que se presenten al Premio tendrán que aportar el papel original de su poema, indicando en la parte superior del folio nombre, apellidos y edad. Además, deberán también de hacer constar nombre, apellidos, dirección, edad, número de documento (DNI, NIF, NIE o pasaporte) y contacto (número de teléfono y correo electrónico) de su adulto responsable (familiar o tutor).

Las candidaturas serán remitidas por correo postal y en sobre cerrado a la siguiente dirección:

PREMIO DE POESÍA INFANTIL GLORIA FUERTES 2017
AYUNTAMIENTO DE MADRID
DIRECCIÓN GENERAL DE PROGRAMAS
Y ACTIVIDADES CULTURALES
C/ Montalbán, 1 – 4ª planta

Un jurado valorará las propuestas ponderando originalidad, sentido y profundidad de las obras presentadas.

De entre todos los participantes, el jurado escogerá a cinco ganadores. Cada uno de ellos recibirá un lote de libros y películas y cuatro entradas para el Bus Turístico de Madrid.

Esta tarde hablaré con Julia, que cumplió ocho años en marzo, a ver si quiere presentar su El pirata y el cordero.

Cualquier excusa es buena para volver a la poesía.

Otras entradas que pueden interesarte:

¿Verías con tus hijos ‘Por trece razones’?

La pasada semana terminé Por trece razones, la serie de Netflix que mas está dando que hablar los últimos meses. La he visto con un poco de retraso, ya lo sé, pero el tiempo que puedo dedicar a la televisión es bastante limitado.

Tenía curiosidad por esta serie por distintos motivos. Independientemente de su popularidad, tenía amigos en cuyo criterio confió que la tachaban de muy interesante, lo cierto es que había algún otro que reconoció su calidad pero añadiendo que le había dejado frío. Trata sobre acoso escolar llevado a sus últimas consecuencia, al suicidio que es un tema tabú en televisión y medios (cada vez menos, también es cierto) y que se trata de la segunda causa de muerte entre los adolescentes de Estados Unidos. Y en ese país precisamente ha suscitado un intenso debate sobre la conveniencia de que la vean adolescentes, incluso de ponérsela para trabajar sobre ella.

Es una serie cuyo mayor acierto creo que es su casting. Casi todo el peso de la producción recae sobre los jóvenes hombros de un elenco sobradamente capaz. Y no hablo solo de sus dos protagonistas (a mi parecer brilla especialmente Clay Jensen, la imagen del cartel promocional e hilo conductor interpretado por Dylan Minette), el trabajo actoral de todos ellos es el que da credibilidad a la historia, polémica por su crudeza y por mostrar sin apartar la mirada violación y sobre todo suicidio. Un intento declarado por los productores de mostrar que no es algo fácil ni bonito y que el dolor que causa en otros puede ser insuperable.

Otro gran valor es el de tratar a los personajes adolescentes con el respeto y aproximación que se daría a los adultos, sin filtros ridículos, interpretaciones simplistas o tintes de caricatura. Pero al mismo tiempo son adolescentes, imperfectos todos ellos, impulsivos, incapaces de expresar sus emociones, de entender del todo la situación en la que están, el mundo que les rodea.

Cuando la ves siendo padre es inevitable empatizar con los padres que también asoman a la serie, preguntarte cómo pueden estar tan ciegos en unos casos, cómo pueden estar así de desaparecidos en otros, constatar no saben lo que pasa en el día a día de sus hijos, su desconocen sus relaciones con sus iguales, y sufrir con el dolor de los padres de Hannah, que es inimaginable.

Pero no voy a entrar a hablar en profundidad de la serie, que para eso ya está mi compañero Víctor con su blog Smelly Cat (os recomiendo su tema Cinco consejos para padres aterrorizados de que sus hijos vean ‘Por trece razones’). Lo que yo quería era preguntar si habéis visto la serie y si la recomendaríais a adolescentes. Incluso a profesores como me sugieren por Twitter.

A mí aún me quedan unos cuantos años para verme lidiando con adolescentes, pero creo que sí lo haría. Es una ficción dolorosa pero que merece la pena para poder hablar luego de ciertos temas más que relevantes. Eso sí, me parece apropiada solo para adolescentes de al menos dieciséis años, creo necesario verla junto a ellos y no dejársela digerir a solas, y tendría especial cuidado si el adolescente en cuestión está en una situación de especial vulnerabilidad.

Tal vez lo indicado fuera verla primero nosotros y luego valorar si, en ese momento concreto, a nuestros hijos les puede venir bien verla y que luego (o durante) hablemos sobre lo que en ella se ve: el peligro de la difusión de imágenes, de que se malinterpreten, que nuestros comentarios, nuestras bromas a las que damos poca importancia pueden hacer sufrir mucho a otros, que aunque creamos estar solos no es así, que ante cualquier aproximación sexual es necesario el consentimiento expreso de la otra persona, que hay que saber pedir ayuda…

Al terminar los trece capítulos, las trece cintas, hay un pequeño documental en el que los creadores y los asesores de la serie, psicólogos especialistas en estas lides, que resulta especialmente interesante, porque trascienden la ficción y dan pistas sobre las percepciones erróneas que llevan a los chicos a sentirse completamente solos y sin salida y porqué no es así.

De hecho la serie, basada en una novela de Jay Asher, de la que ya hay una segunda temporada en marcha y tras la que está la actriz y cantante Selena Gomez como productora ejecutiva, tiene una clara vocación de ayuda a los chicos para afrontar situaciones de bullying y ofrece información y recursos en su página web.

Vuelvo, para terminar, a la pregunta inicial: ¿La veríais con vuestros hijos?

Otros contenidos que pueden interesarte:

Pediatic, una jornada dedicada a la salud infantil (también el autismo) y las nuevas tecnologías

Istock

Hoy os quiero hablar de un evento que se celebra este sábado en Madrid y al que yo voy a asistir. Se llama Pediatic y ya por su nombre se puede deducir que va de salud infantil y nuevas tecnologías: reflexiones, soluciones, propuestas… Se hablará de la adolescencia y las redes sociales, de la búsqueda de contenido fiable en Internet, de la hiperactividad y el déficit de atención, del tratamiento de la salud en los medios…

Promete ser una experiencia interesante ya que Internet esta aquí no sólo para quedarse, sino para evolucionar rápidamente.

Se trata de una jornada completa que tendrá lugar en el Colegio Oficial de Médicos. Aquí se pueden adquirir las entradas, que cuestan desde 10 euros la fila cero con posibilidad de verlo todo en streaming hasta 50 para todo el día con la comida incluida.

Podéis consultar en la web el programa entero, pero yo os lo resumo:

La jornada arranca con un recuerdo a la infancia emigrante de la mano del pediatra Ramon Capdevila con La infancia en Lesbos, la vergüenza de Europa.

GTRES

El primer bloque, Qué pueden hacer las redes sociales por la infancia, proyectos, realidades y riesgos, está dirigido por Amalia Arce autora del Blog Diario de una mamá pediatra y Responsable de E-Salud de la fundación Hospital de Nens de Barcelona. Participan:

  • Antonio Cambronero @blogpocket, bloguero profesional.
  • Marian García, Boticaria García.
  • Mª Angustias Salmerón de Mi mamá ya no es pediatra.
  • Mónica Lalanda de Médico a Cuadros.
  • José María Cepeda de Salud Conectada.
  • Esther Gorjón enfermera de urgencias @jesterhanny.
  • María José Mas de Neuronas en crecimiento.

En un segundo bloque, Crianza y desarrollo, es más clínico y se revisarán esos temas que acaparan las redes sociales maternales. Será dirigido por el pediatra Jesús Garrido de Mi pediatra online y autor del libro Crianza respetuosa.

  • Mónica de la Fuente de Madresfera.
  • Tania García de Edurespeta.
  • Elena Miró, psicóloga y bloguera.
  • Pablo Caballero de Vitadieta.
  • Manuel Fernández de El Neuropediatra.
  • Lorena Gutierrez, Fisioterapia para Bebés y Mamás.

Para la tarde un tercer grupo dirigido por Mª José Mas, neuropediatra y autora del blog Neuronas en crecimiento que fue premio Bitácoras 2016 que con el título La infancia diversa hablará de autismo, TDAH, niños diferentes y de como la tecnología puede colaborar con ellos.

  • Susana Lluna y Javier Pedreira Wicho de Microsiervos.
  • Rosa Aparicio de Ipads y autismo.
  • Un representante de la fundación Autismo diario
  • Luz Rello de Change Dislexia.
  • Àngels García-Cazorla Pediatra neuróloga investigadora en Neurociencia en HSJD.
  • Carlos M. Guevara de Raras no invisibles.
  • Margaret Creus, pediatra autora de PedRetina.

Para despedir la jornada una última mesa de encuentro abierto entre los medios de comunicación y blogueros especializados para debatir el papel de los medios de comunicación y como compaginar calidad y negocio cuando hablamos de salud, educación y crianza en la infancia.

Esa mesa redonda final se llama La infancia y la maternidad en los medios y participamos:

  • Begoña González. Experta en comunicación en Best Relations.
  • Cecilia Jan periodista en El País, Mamas & Papas.
  • Melisa Tuya es periodista en 20minutos y Madre Reciente.
  • Carlos Martín, CEO en Sombra doble outsourcing científico.
  • Leyre Artiz es periodista y directora de la revista Ser Padres.
  • Laura Baena de El club de las malas madres.

¿Llegará el día en que las entrevistas de trabajo de las mujeres serán iguales a las de los hombres?

Una amiga ha formado parte de un proceso de selección justo esta semana para un puesto para el que está perfectamente cualificada. Mientras me hablaba sobre ese posible trabajo, me contó que como parte del proceso de selección tuvo que entrevistarse brevemente con uno de los responsables del área de esa empresa del sector informático y, llegado un punto, se produjo la siguiente conversación.

–  ¿Puedo hacerte algunas preguntas personales? ¿Estás sola? ¿Tienes familia?.

– Estoy divorciada y tengo dos hijas.

– ¿Qué edad tienen tus niñas?. ¡Ah!, once y catorce años. A esa edad ya no se ponen malos todo el rato, ¿verdad?.

Es rarísimo que yo diga tacos, tanto que cuando lo hago todo el que me conoce y me escucha me mira extrañado. Según la escuché se me escapó un “¡Qué hijo de puta!”.

Porque sí, porque lo es. Sabe que es una pregunta inadecuada y aún así la hace. Fórmula una pregunta injusta que no haría a un hombre. Y es una pregunta que muestra lo cargado que tiene el cerebro de prejuicios.

Sí, son prejuicios porque está equivocado. Sé bien lo que hablo. Llevo varios años encargada de anotar en un sistema informático todas las guardias, libranzas, días por enfermedad y permisos de toda la redacción y no se aprecia ninguna diferencia entre aquellos trabajadores que tienen hijos y aquellos que no.

Es inevitable que recuerde que en enero de 2008, hace casi una década, una mujer de mi familia ya me contó algo semejante:

Esta persona acaba de regresar a España sobradamente preparada después de más de una década viviendo, estudiando y trabajando en el extranjero. Ha vuelto con sus dos hijos pequeños. A los tres días de llegar ya tenía una oferta trabajo.

El empresario, mientras la contrataba, le dijo que lo único que no le gustaba de su perfil es que era madre de hijos pequeños, que esperaba que no faltase al trabajo.

Un comentario que sobra se mire por donde se mire. Ya le había dado el trabajo, así que calladito estaba más guapo.

Y ella ha conseguido el puesto. Cuántas habrá que se han quedado fuera por ser madres… no quiero ni imaginarlo por que se me calientan los cascos.

Entre aquella entrevista de trabajo de hace casi diez años y la que se ha producido recientemente y de la que os he comenzado hablando en este post, he conocido más comentarios semejantes en alguna que otra entrevista de trabajo a madres recientes o a mujeres en edad de ser madres.

Parece que no hemos avanzado mucho desde 2008:

No me imagino a ese tipo de empresarios españoles, que por desgracia aún hay demasiados, diciendo de un candidato hombre cosas como:

“Lo único que no me gusta de tu perfil es que tienes hijos pequeños, eres asmático, un juerguista, toda tu familia vive a 800 kilómetros, tienes a tu anciana madre enferma… espero que no faltes mucho al trabajo”

Me sulfuro. No puedo evitarlo. La mayoría de las madres trabajadoras que conozco son tan productivas o más que sus compañeros varones o que otras mujeres sin hijos. Y lo son en parte porque son muy conscientes de que con frecuencia las vigilan más por su condición.

¿Cuándo dejaremos de escuchar comentarios así? ¿Cuándo las entrevistas de trabajo de las mujeres jóvenes y las madres recientes serán iguales a las de los hombres jóvenes o los padres recientes?

(GTRES)

“Si pensáis que hay pocos recursos para los niños con autismo, ya veréis cuando lleguen a la edad adulta”

Así habló el mes pasado una persona que conoce bien la realidad existente en torno a las personas con autismo y sus familias. Y todos los que estábamos allí presentes asentimos. La mayoría éramos padres de niños o adolescentes y aún estábamos lejos de toparnos con ello, pero ya éramos conscientes de que será una travesía por el desierto. De hecho, no es que nos pille tan lejos. A mí al menos los primeros once años de Jaime se me han pasado en un suspiro.

“Es un erial”, recuerdo que dijo otro profesional de otra asociación diferente hace un par de años, en otra charla diferente. Cuando acaba el periodo de escolarización, acaban en gran medida los recursos existentes. “Tienen derecho a trabajar, a vivir con el mayor grado de autonomía posible, pero es raro que pase. Lo que es frecuente es que acaben en casa con sus padres o internados”.

No hay una adaptación en módulos profesionales, no hay apenas plazas adaptadas que les faciliten el desempeño de un oficio y hay menos recursos aun para que puedan trabajar.

Atención a los daros que facilita la asociación Autismo España:

Según datos de Autismo Europa, entre el 80 y 90% de personas con TEA en edad de trabajar no disponen de un empleo.

Según los datos de la Encuesta de Población Activa (2015) revelan que la tasa de actividad de las personas con discapacidad en España es del 38%, frente al 77% que existe en el caso de las personas sin discapacidad. Asimismo, según esta misma fuente, la tasa de desempleo de las personas con discapacidad se sitúa en el 31%.

En el caso concreto de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), en España no se dispone de datos oficiales sobre su situación laboral. Estudios realizados a nivel internacional específicamente sobre empleo y personas con TEA (National Autistic Society, 2016) ponen de manifiesto un lento avance en relación al empleo en este colectivo. En el año 2007, en el Reino Unido sólo el 15% disponían de un empleo a tiempo completo. Casi diez años más tarde (2016) este porcentaje se mantenía prácticamente invariable, situándose en el 16%. Asimismo, el 77% de las personas con TEA que fueron consultadas se encontraban en situación de desempleo, aunque el 53% manifestaba el deseo de trabajar.

No obstante, este colectivo es uno de los que manifiesta mayores dificultades de acceso al empleo en comparación con las que experimentan personas con otro tipo de discapacidades (Dudley, Nicholas, y Zwicker, 2015).

En cualquier caso, diferentes programas especializados han demostrado que las personas con TEA son excelentes trabajadoras con los apoyos y recursos necesarios, y que el empleo con apoyo es una fórmula eficaz y exitosa para favorecer la incorporación de la población adulta con TEA al mercado ordinario de trabajo (Howlin, 2013).

Se habla mucho de los niños con autismo y no tanto de los adultos con autismo, de aquellos que son mis contemporáneos (tengo 41 años) y se encontraron en su infancia con una falta atroz de profesionales formados, sin diagnósticos claros, sin recursos educativos (la EGB tan añorada por algunos era un infierno para todos los alumnos con necesidades especiales) incluso con aquella teoría terrible y trasnochada de las madres nevera imperando, que decía que la frialdad de las madres causaba el autismo (lo decían los psiquiatras y se quedaban tan panchos soltando culpas sin contrastar y olvidando el papel del padre en sus teorías de doctor chiflado).

En esa generación de personas con autismo y sus familias hay muchos luchadores, que abrieron caminos que otros ahora nos ahorramos tener que desbrozar. Pioneros reivindicando, creando asociaciones, levantando colegios específicos, pegándose con las administraciones… Gente a la que hay mucho que agradecer.

En nuestra generación somos muchos más los que estamos en esa pelea, en diferentes direcciones y con distinto grado de intensidad. Y no tengo duda de que no nos quedaremos quietos cuando nuestros hijos vayan creciendo.

A veces pienso que tal vez nuestros niños tengan que crecer, los de la generación de padres que a día de hoy tenemos blogs, sacamos libros, hablamos con los medios, nos asociamos, exigimos, visibilizamos… para que esa visibilización, esas reivindicaciones, lleguen a los adultos con autismo.

Y contando con las personas con autismo. Es importante escuchar y atender a lo que ellos expresen que necesitan o desean. No son mochilas que llevemos a cuestas, son los protagonistas y tienen voz, incluso aunque no hablen.

El problema es que el tiempo que transcurra se va a medir en oportunidades perdidas. Hay muchas personas que no se pueden permitir esperar.

Para terminar os dejo con las reivindicaciones de Autismo España a los diferentes agentes implicados, enmarcadas con el cercano Día del Trabajo. Autismo España está realizando una investigación social sobre el empleo de las personas con TEA en el contexto español, con el objetivo de conocer la realidad actual del empleo para las personas con TEA y aportar propuestas sobre cómo promover oportunidades laborales y mantener el empleo de las personas con TEA.

• Promover la adecuación y adaptación de la normativa que regula el empleo con apoyo
• Favorecer el desarrollo de programas dirigidos a conocer la situación de las personas con TEA en edad laboral.
• Fomentar medidas que faciliten el acceso al empleo de personas con TEA, favoreciendo los apoyos dirigidos al trabajador, a la empresa y a las entidades promotoras de los programas, así como a los propios servicios públicos de empleo.
• Facilitar el acceso de las personas con TEA al empleo público, desarrollando alternativas flexibles para conseguirlo.
• Facilitar a las personas con TEA el acceso a una variedad de experiencias laborales, oportunidades de empleo y formación continuada contando con los apoyos necesarios accediendo a una variedad de alternativas, a través de itinerarios personalizados coordinados por las diferentes administraciones implicadas.

¿Recordáis a ‘Ana de las Tejas Verdes’? Una nueva serie familiar sobre la huérfana pelirroja llegará en mayo en Netflix

¿Recordáis a Ana de las Tejas Verdes? Yo sí, desde luego que sí. Me acuerdo de la serie de dibujos animados, de la serie de televisión que se hizo a posteriori y de los libros infantiles que Lucy Maud Montgomery escribió entre 1908 y 1921, al que llegué tras la segunda serie.

Es una de mis debilidades, uno de esos placeres culpables tal vez de los que no se suele hablar en público.

Pero de Ana hay mucho más que esas dos series que yo recuerdo: una casi una decena de películas (la primera de ellas muda, la última de hace un año para televisión), varias adaptaciones musicales, una serie animada (de la que ya os he hablado), una versión japonesa, un par de miniseries…

¿Algo tendrá la pequeña pelirroja para que la revisitemos tantas veces, no creéis?

Anne

No he leído todos los libros, pero tal vez debería. El primero me pareció delicioso, entendiendo la época en la que está escrito incluso transgresor. Mark Twain llamó a Ana de las Tejas Verdes “la más querida y encantadora niña de ficción desde la inmortal Alicia”. Lo mismo no es un placer tan culpable…

Por si no os suena su historia: Ana es una huérfana que llega por error al hogar de dos hermanos sin hijos, que lo que querían era un varón que les echara una mano (explotación infantil, ya…). Ana resulta ser una decepción que acabará enamorándolos por su personalidad explosiva, su inteligencia despierta y su imaginación desbordante.

Ana irá creciendo y convirtiéndose en una joven independiente, con historia de amor a cuestas, que tendrá hijos y a la que le tocará bregar con la Primera Guerra Mundial. Esa fase adulta de Ana solo la conozco por la televisión.

Pues me acabo de enterar de que el 12 de mayo llegará a Netflix (ya, me he enterado algo tarde, soy consciente) es otra adaptación de la historia ideada por la escritora canadiense, esta vez a cargo de la productora y guionista Moira Walley-Beckett, ganadora de tres premios Emmy por Breaking Bad.

De Walter White a Anne Shirley. Un buen salto en distintos sentidos. Y un contenido familiar que seguro veré con Julia.

Os dejo para terminar con el tráiler de la primera temporada de la serie.

Pinceladas de las jornadas sobre autismo y familia organizadas por Autismo Diario

Como ya os adelanté, hoy he estado en las jornadas formativas que la Fundación Autismo Diario ha organizado, una jornadas solidarias con familias de Bolivia, que recibirán un programa de formación sobre autismo en Bolivia, diseñado y dirigido por el Dr. Luis Simarro.

La jornada ha estado dedicada al reto que el autismo implica en los aspectos emocionales y familiares, bajo el lema Autismo, emociones y apoyo familiar.

Durante todo el día he estado tuiteando desde allí. He decidido recopilar esos tuits en orden cronológico en un post; crónica a vuelapluma de un día plagado de reflexiones interesantes.

 

Carmen Márquez, Directora Técnica de los servicios de menores de BATA (Pontevedra) y Vicepresidenta de AETAPI.

Luis Simarro. Director de Desarrollo Profesional y Familias Asociación ALEPH-TEA (Madrid)

Daniel Comín. Director de la Fundación Autismo Diario (Tenerife).

‘Enredados otra vez’, a Rapunzel le vuelve a brillar la melena


Vuelve Enredados, a mi parecer una de las mejores películas de Disney de los últimos años por su enfoque aventurero en una historia de princesas atípica. Vuelven Rapunzel y Eugene, la mejor pareja Disney, la más carismática y equilibrada de las películas de princesas. Vuelve la princesa que gustaba de ir descalza, que era una artista polivalente, que se alegró de que le cortaran la melena y que ha generado miles de millones en merchandising. Una reciente gallina de los huevos de oro solo superada por Frozen en ese sentido y en los últimos años. Pero no vuelve en pantalla grande, sino en forma de película y luego serie para televisión (a partir del 28 de abril en Disney Channel). Algo que no es noticia, aunque tal vez no todo el mundo que me está leyendo supiera.

Visitar las cocinas en las que Disney Television Animation elabora con precisión digna de un chef con varias estrellas Michelin sus productos televisivos, supone viajar por una constelación de edificios en Los Angeles. Disney es tan grande y tan diverso que es imposible contenerlo en una única construcción. Y os aseguro que las imágenes que acompañan este texto no hacen justicia a uno de esos lugares, aquel en el que los artistas de Disney vuelven a dar vida a Rapunzel dedicando ocho semanas de trabajo aproximadamente por episodio.

La creatividad rezuma, literalmente, por las paredes en forma de story boards, todo tipo de dibujos y fotografías. La zona de descanso homenajea a El patito frito, la tasca en la que se reúnen los villanos de corazón de oro. Los artistas, que pueden estar acompañados de sus mascotas, trabajan en cubículos amplios y cómodos que permiten la concentración y en los que su nombre está dibujado en el interior de pequeñas sartenes que son de hierro de verdad.

Eso que veis bajo este párrafo es un despacho, aunque no lo parezca del todo. El de Chris Sonnenburg, productor ejecutivo y supervisor de dirección con el que tuve el placer de charlar brevemente. Igual que con Ben Balistreri, supervisor de producción sentado a esa mesa de dibujo que es casi una pieza de museo y cuyo despacho es como una exposición de Star Wars organizada por alguien con horror vacui.

Hablando con ambos y con otros miembros del equipo responsable de volver a dar vida a la princesa de Disney que cantaba, bailaba y pintaba, compruebas la pasión con la que encaran su trabajo y el cuidado que ponen en todo detalle. Muchos de esos detalles pasan desapercibidos incluso a los espectadores más atentos. Hablando con ellos aprendes a ver la película con otros ojos, descubres por ejemplo como absolutamente todo tiende a ser ondulado como el pelo de Rapunzel, los códigos de colores, la luz omnipresente que representa a Rapunzel…

Incluso Pascal es más de lo que parece. Así me hablaba del pequeño camaleón Sonnenburg cuando, le pregunté por la cantidad enorme de ‘pascales’ que había en su despacho’: “Pascal es la verdad de Rapunzel. Pascal muestra lo que Rapunzel está realmente sintiendo y me encanta eso de él, me encanta cómo ve a través de ella cuando trata de decir algo que no es verdad. Me encanta esa pequeña conciencia que está sobre su hombro”. Sí, efectivamente. Pascal tiene mucho que ver con el Pepito Grillo de Pinocho.

He tenido la oportunidad de ver el arranque de la serie, concebido a modo de película televisiva y que se ubica entre la película y el corto apoyándose en una línea que hay al final de la película, cuando Eugene dice, “después de años y años pidiéndoselo, finalmente dijo sí”. Esos años son los que encontraremos en la serie, con segunda temporada ya confirmada.

¿Qué nos encontraremos? Pues tras un arranque vertiginoso de persecución a caballo con Eugene como narrador que recuerda a una de las primeras escenas de la película original, a Rapunzel aprendiendo a ser princesa, a asumir sus responsabilidades y a relacionarse con sus padres, con un cabello que vuelve a crecer dorado. También a un Eugene enamorado hasta las trancas y con demasiada prisa (de nuevo, al igual que en Frozen, aparece el mensaje de que hay que conocerse y pasar tiempo juntos antes de lanzarse al altar). Veremos la presentación de nuevos conflictos, besos frustrados, un elevado porcentaje de aventuras y muchas canciones.

Es posible que echemos en falta a Mother Gothel, una malvada memorable que recordaba a Cher, obsesionada con la belleza y la eterna juventud, pero encontraremos a todos los demás personajes. Y unos cuantos nuevos, entre los que destacan la tatuada Lady Caine, como nueva antagonista, y, sobre todo (por tiempo en pantalla), la dama de compañía y mejor amiga de la princesa, que responde al nombre de Cassandra y que no acaba de hacer buenas migas con Eugene.  En esta serie, las chicas son de armas tomar, literalmente.

“Rapuzel necesitaba un amigo con el que hablar, más allá de Eugene”,
me explicó Balistreri, “así llegó Cassandra. Rapunzel es tan optimista, tan feliz por todo, que para equilibrarlo necesitábamos a alguien que la bajara a tierra. Y Cassandra es maravillosamente sarcástica, sabia en un estilo callejero. Era un elemento muy necesario y nos dimos cuenta muy rápido”.

Colorido, ondulante, casi algo vivo… otro de los protagonistas de la serie es el reino de Corona, cuyo nombre en castellano en la versión original no tiene que ver con los lugares en los que se inspiraron. “Cuando miro Corona. Hay partes de Polonia, Alemania, Prusia. Pero realmente lo veo como Fantasyland en Disneyland. Es como un reino de cuento, intrincado, con colores vibrantes y muy inspirado por las ilustraciones”, cuenta Sonnenburg.

Viendo esa película me dio la impresión de que había más presencia de Rapunzel que de Eugene, que tal vez ese equilibro de la película se resentía. Pero Chris Sonnenburg me pidió paciencia: “Tenemos una larga historia que contar. Espera. Hay un montón de Eugene. Necesitábamos que el pelo creciera y por eso hay mucho de ella al principio. Pero créeme, Eugene tiene una parte gigante en la serie”.

A falta de ver cómo se desarrolla la historia, sus protagonistas y en qué consiste esa mitología ideada para explicar que el cabello de Rapunzel vuelva a crecer y sea, además, indestructible, el retorno de Enredados es una buena opción de entretenimiento televisivo, apto para ver en familia.

Os dejo con el tráiler:

Autismo, emociones y apoyo familiar. Una jornada formativa solidaria el 22 de abril en Madrid

El 2 de abril es el día del autismo, pero las actividades, reivindicaciones y contenidos relacionados con el autismo se prolongan durante todo el mes de abril y durante todo el año. Y ojalá lo hiciera aun en mayor medida, porque es necesario.

Hoy os quiero hablar de unas jornadas formativas que la Fundación Autismo Diario organiza el próximo sábado 22 de abril en Madrid. Unas jornadas interesantes, que aportan, en las que se aprende y se tiene la oportunidad de conocer a gente a la que merece la pena escuchar. Un día entero por apenas 25 euros que además se destinarán de forma solidaria con familias de Bolivia, que recibirán así un programa de formación sobre autismo en Bolivia, diseñado y dirigido por el Dr. Luis Simarro.

La jornada, que se llevará a cabo en el Colegio Cardenal Spinola de Madrid, está dedicada al reto que el autismo implica en los aspectos emocionales y familiares, bajo el lema “Autismo, emociones y apoyo familiar”.

Salvo catástrofe natural, yo estaré allí escuchando atenta.

Aquellos que no puedan asistir pero quieran ayudar con esta actividad solidaria en Bolivia, pueden colaborar comprando un acceso de fila cero.

Se abordarán estrategias y aspectos que implican en el modelo relacional entre la persona con autismo, su familia y los profesionales que están involucrados, y como llevar a cabo abordajes de apoyo.

Los aspectos relacionados con la salud emocional y las dificultades de autorregulación, son procesos complejos que, tanto la familia como sus hijos afrontan, y deben convertirse en uno de los ejes principales de atención.

Para hablar sobre esta situación y las formas de abordaje, contaremos con tres figuras de relevancia y con una amplia experiencia en este campo:

  • Carmen Márquez: Directora Técnica de los servicios de menores de BATA (Pontevedra) y Vicepresidenta de AETAPI.
  • Luis Simarro: Director de Desarrollo Profesional y Familias Asociación ALEPH-TEA (Madrid).
  • Daniel Comín: Director de la Fundación Autismo Diario (Tenerife).

El programa (me ahorro poner pausas para cafés o alimentarse) es el siguiente:

9:30 a 11:30 ponencia LA FAMILIA Y UNA/O MÁS a cargo de Carmen Márquez:

  • Qué entendemos por familia. Nuevas necesidades (nuevos roles y nuevas relaciones) nuevos (o no tan nuevos) modelos de intervención. Cómo promover relaciones satisfactorias profesionales-familias-entorno. ¿Preparados para el cambio? Del expertismo al colaboracionismo.

12:00 a 14:00 ponencia EMPATÍA Y EMOCIÓN EN EL APOYO A PERSONAS CON AUTISMO Y SUS FAMILIAS a cargo de Luis Simarro:

  • Conducta y emociones desde la perspectiva de la persona con autismo. Regulación emocional en las personas de apoyo. Mitos negativos sobre la conducta de las personas con autismo y sus familias. Humanización y emociones en el apoyo a personas con autismo y sus familias.

16:00 a 18:00 ponencia AUTISMO Y EMOCIONES: LA FAMILIA a cargo de Daniel Comín

  • El proceso del duelo: Efectos a corto, medio y largo plazo en la salud emocional. Emociones y Razón. Un viaje a nuestro interior. Ansiedad y frustración como tapones comunicativos. La necesidad de apoyo a la familia y las consecuencias de no tenerlo