BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Archivo de la categoría ‘noticias y artículos’

Feliz Año que trae cuatro semanas de permiso de paternidad (ojalá pronto el año que equipare a padres y madres)

El día de hoy traerá una noticia que se repite todos los años, la del primer niño nacido en 2017. Una de tantas noticias que parecen extraídas de El día de la marmota.

La cuestión es que esta vez ese niño, y todos los que lleguen tras él, tendrán la suerte de que sus padres puedan estar a su lado cuatro semanas ininterrumpidas.

La ampliación del permiso de paternidad de dos semanas a un mes es efectivo desde ya mismo, ha entrado en vigor seis años después del día que fijó la ley de 2009 que lo reguló. Pero al menos ya está aquí, un paso adelante que esperemos que acabe traduciéndose lo antes posible en la equiparación de los permisos de paternidad y maternidad.

Deben ser iguales para que haya igualdad. Cualquier otra solución no deja de ser un parche que no combate las desigualdades.

De momento, Feliz Año que trae cuatro semanas de permiso de paternidad. Y ojalá llegue pronto el año en el que haya al menos dieciséis semanas para ambos y que además sean intransferibles.

GTRES

¿Con cuántos años dejarías a tus hijos salir por primera vez en Nochevieja? ¿Hasta qué hora?

Me lo preguntan a mí y no sé qué responder. Jaime tiene diez años, pero con su autismo no va a ser un problema que vaya a tener nunca (¡ojalá tuviera que enfrentarme a él!). Con Julia sí que acabaré viéndome en la tesitura, pero ahora solo tiene siete, así que espero que durante unos cuantos años su día preferido estas fiestas sea el de los Reyes Magos.

Lo cierto es que no hay una respuesta clara, todo va a depender mucho de distintos factores, sobre todo la madurez del adolescente y cómo y dónde es la fiesta a la que quiere ir. Pero voy a mojarme, aunque no sé qué acabará pasando. Yo creo que no me veo permitiéndolo hasta que no tenga al menos dieciséis años y siempre y cuando el plan nos parezca adecuado. Para meterse en una macrofiesta al menos hasta los dieciocho no habrá opciones, puede que ni eso.

Tampoco es que los dieciocho aseguren nada. Parece una edad mágica y no es así, como bien apunta el psicólogo y pedagogo Valentín Martínez-Otero: “no todo está asegurado en cuestión de madurez por tener 18 años”, que considera fundamental para la primera salida en Nochevieja “razonar y consensuar hasta donde se pueda” con los hijos.

Me parece normal que en esa primera escapada haya muchas normas pensando en la seguridad de nuestros hijos. No solo relativas a la hora a la que volver a casa, también respecto a cómo llegar a la fiesta y cómo volver, estar localizables en todo momento, qué beber, con quién ir acompañada y si salir o no del sitio de la celebración.
Lee el resto de la entrada »

A las personas con discapacidad intelectual se les examina para poder votar. ¿Por qué no a todos?

Las imágenes que veis corresponden a la prueba de actualidad que pasan los estudiantes de periodismo que quieren entrar en el periódico como becarios. Probablemente son las peores que he visto en los cuatro años largos que llevo haciéndola, son de 2013 y 2014. Contestaron chavales con más de veinte años y la mitad de la carrera de periodismo aprobada. Chicos que pueden votar sin que nadie lo cuestione. Por supuesto, personas sin discapacidad intelectual.



Me acordaba de esas pruebas cuando me he desayunado hoy con la noticia de que Mara G.C., una chica gallega de más o menos la misma edad que esos estudiantes de periodismo que tiene discapacidad intelectual y no puede votar. No puede porque se le hizo una prueba sobre su capacitación y actualidad política que suspendió.

Este miércoles el Tribunal Constitucional ha rechazado admitir a trámite su recurso de amparo, avalando al Supremo.

Procede la privación del derecho de sufragio activo a la demandada al constatarse de manera indubitada en las dos exploraciones efectuadas las notables deficiencias que presenta la demandada en tal particular faceta electora, no solo por su sustancial desconocimiento de aspectos básicos y fundamentales del sistema político y del mismo régimen electoral, sino por la constatada influeciabilidad manifiesta de la misma.

Tenemos una ley electoral vetusta que choca con la Constitución y con la Convención de Naciones Unidas sobre Discapacidad al impedir el voto a unas 100.000 personas en una situación similar a la joven gallega y que tendrá que acabar cambiando por lo civil o por lo criminal, pero es que lo de pasar un examen ya es de traca. Hacer una prueba para que las personas con discapacidad intelectual puedan votar es discriminatorio se mire por el lado que se mire. Ninguno de los otros votantes tienen que hacerlo.Asociaciones como Plena Inclusión (el antiguo CERMI) y Federación Down España  ya pusieron el grito en el cielo con razón tras el fallo del Supremo la pasada primavera.

Pues nada, hagamos ese mismo examen por el que pasó Mara a todos aquellos que quieran votar. Preguntemos a todos por quién es el alcalde de su ciudad, pidamos que nos digan tres partidos con representación en el Congreso, preguntemos el nombre de unos cuantos ministros.

Lo mismo nos llevamos una sorpresa y vemos que acaban votando cuatro gatos, lo mismo es que estamos exigiendo de nuevo  a las personas con discapacidad intelectual más que al resto.

Lo mismo es que, también en este caso, les estamos privando de uno de sus derechos fundamentales sin motivo.

¿Te incomoda ver que una madre besa a su hijo en la boca como ha hecho Hilary Duff?

Yo no beso a mis hijos en la boca. Les beso en muchos otros sitios, en la mejilla, en la coronilla, en la frente, en las manitas… Doy besos que suenan para hacer reír a Jaime; doy besos al asalto a Julia para evitar que me haga la cobra, algo que le divierte mucho; doy besos que cazan la fiebre y otros que velan los dulces sueños.

No beso a mis hijos en la boca.
No lo hago porque nunca me ha nacido hacerlo. No lo hago porque nunca recibí besos así de mis padres. No lo hago porque tampoco me he saludado nunca con piquitos con mis amigos.

No lo hago. No beso a mis hijos en la boca. Pero si lo hiciera, no veo qué habría de malo en ello. Miro la foto de Hilary Duff besando a su hijo de cuatro años en Disney y no veo más que una demostración de afecto. Pero esa foto ha desatado una (la enésima) polémica en redes sociales.

Es simplemente una demostración de amor maternal, no hay nada sucio ni sexual en ello y el que vea algo inapropiado y erótico en esa imagen tiene, como ha respondido la cantante, “una mente retorcida”. Respecto a los que dicen que es antihigiénico. Ni vivir ni amar es algo estéril. Y tampoco exageremos, que no es precisamente un beso francés (que, obviamente, sí sería inapropiado), es simplemente un pico con los labios cerrados.

¡Qué puñetera manía de juzgar a los demás por chorradas! ¡Y qué polémicas más absurdas se montan online de tanto en cuanto! Como si no estuviéramos hartos de ver celebridades haciendo lo mismo que Duff, como si la cantante estuviera obligando a alguien a hacerlo.

Claro que todo esto engarzaría con otro debate distinto, que es el de la exposición de los niños en redes sociales para obtener más seguidores, más repercusión, tanto por parte de celebridades como de aspirantes a serlo. Pero eso es otro debate para otro día.

Mejor para cualquier niño recibir demostraciones de amor que crecer en un entorno en el que no hay besos, no hay abrazos, no hay “te quieros”, en el que siempre es un invierno emocional

Y que besemos a nuestros hijos no quita que les enseñemos que no tienen que dar ni un besito a la fuerza, que no tienen que consentir contactos que no les agraden en ningún caso. Somos los guardianes de nuestros niños. Y eso también es otro tema.

¿Sabes lo que implica ser electrodependiente?

Termino de leer varios contenidos sobre los 5.500 millones que nos va a costar a los contribuyentes el fracaso de las autopistas de peaje, leo a continuación sobre pobreza energética y la mala gestión energética en general de nuestros gobernantes, una ceguera que afecta al cambio climático.

Luego me encuentro con una petición en Change que ya ha superado ampliamente las 250.000 firmas y que me abre los ojos a una realidad que desconocía y que hace más patente esa mala gestión en muchos sentidos de los que nos mandan: la electrodependencia y su desamparo.

Hay gente que necesita de la electricidad para vivir. Y no me refiero a que, como cualquiera de nosotros, viven en hogares en los que un apagón nos deja sin posibilidad de cocinar, alumbrarse o conservar los alimentos. Hablo de personas que viven conectadas a una máquina, porque de no ser así morirían en poco tiempo. Personas cuya factura eléctrica se ve multiplicada y que, si no quieren que un apagón resulte mortal, se tienen que comprar equipos autónomos. Todo eso sin ninguna ayuda, sin ningún soporte.

La vida de nuestro pequeño Aarón depende de una máquina que respira por él. Una negligencia médica durante el parto lo dejó atado a esta máquina a través de una traqueostomía, posiblemente de por vida.

Aarón es lo que se llama un paciente electrodependiente. No es el único, hay miles como él en España. Y todos ellos dependen de un cable conectado a la red eléctrica que los mantiene con vida como si de un cordón umbilical se tratase. Si dicho cordón se apaga o falla, las consecuencias pueden ser fatales. Aarón, por ejemplo, dejaría de respirar.

Esta especial vulnerabilidad ha llevado a algunos países a reconocer derechos especiales a los pacientes electrodependientes. Argentina, por ejemplo, amplió recientemente la tarifa eléctrica social para aquellas personas “con una enfermedad cuyo tratamiento implique electrodependencia”. Y en Nueva Zelanda las empresas tiene prohibido desconectar la corriente de estos pacientes, incluso en caso de impago, si previamente se han registrado.

En España la realidad es bien diferente. No existe ningún tipo de ayuda, a pesar del evidente alza en el precio de la electricidad. Para que os hagáis una idea, nosotros pasamos de pagar 80 Euros al mes en electricidad a pagar 240. Tampoco existe ningún tipo de garantía de que el suministro no se cortará en caso de fallos en la red eléctrica o impago. Y tampoco puedes garantizar que esos fallos no ocurrirán porque, debido a las leyes energéticas impuestas por las propias compañías eléctricas, si pones unas placas solares en tu casa para cargar las baterías de las que depende tu vida, estás infringiendo la ley.

Por eso he iniciado esta petición junto a mi mujer para pedir que nuestro gobierno establezca mecanismos de protección para las personas electrodependientes:

– Inclusión de los hogares con este tipo de pacientes en la tarifa social de electricidad (o rebaja del IVA)

– Suministro de luz garantizado en todos los casos.

Los últimos avances en Argentina se han producido gracias a la movilización ejercida por varias familias a través de Change.org. Por eso sabemos que, si reunimos miles de apoyos, podemos conseguirlo aquí también.

No pueden recibir el bono social porque no cumplen los requisitos. O hay voluntad del Ministerio de Industria o todo quedará en nada, pero los padres de Aarón se están moviendo para crear una asociación que les agrupe y defienda sus reivindicaciones. Espero que tengan éxito.

De momento podéis ayudarles con una firma.

Una huelga que no se puede medir, un daño que solo podemos imaginar

Es imposible valorar el éxito en las huelgas como la de hoy contra la Lomce con una vara de medir numérica. Incluso aunque los números fueran sólidos y fiables, que nunca es el caso. Tantos han ido, tantos se han quedado, tantos la secundan.

Mi hija, que está en segundo de Primaria, no ha ido hoy al colegio. No ha ido porque he podido organizarlo para que así fuera, pero me consta de muchos padres que echan pestes de las pruebas de la reválida y que habrían dejado a sus hijos en casa si hubieran podido. Pero no pueden. Ellos tienen que ir a trabajar y, por tanto, sus hijos al colegio a pasar el rato lo mejor posible con los servicios mínimos.

También hay padres que no están informados, gente preparada e interesada por estos asuntos a los que la actualidad les ha esquivado (entre trabajos y quehaceres varios puede pasar perfectamente) y en sus centros escolares no les han informado, sobre todo si esos centros no son especialmente peleones en estos asuntos. Ayer me encontré con muchos casos así cuando escribí al respecto en mi muro de Facebook.

Aquí tenéis más información si estáis en ese caso:

Por supuesto los hay a los que ni les va ni les viene, que no lo acaban de entender, que no les preocupa, que están a otras cosas aunque lo que esté en jugo sea el futuro de sus hijos.

Y también aquellos que no están de acuerdo, que no conciben las huelgas como forma de protesta, que la Lomce les parece requetebién o/y se agarran ante cualquier cosa que implique una camiseta verde al “con lo bien que viven los profes” o que “no se pude ser tan blanco con los niños” sin pensar más allá.

Mi hija sí ha ido porque creo firmemente que todas esas pruebas estándar en las que alguien ajeno al niño le evalúa, pruebas cuya nota cuenta a partir de Secundaria y que sustituirán a la Selectividad, serán motivos de desigualdad, traerán frustración, injusticias y fracaso escolar.

Para los niños con necesidades educativas especiales, para aquellos que más se esfuerzan y con más handicaps parten, aún más. ¿Cómo afectarán a los niños que necesitan adaptaciones curriculares? ¿En qué se traducirán todos sus esfuerzos cuando se encuentren frente a ese examen que no contempla al individuo?

Es imposible medir a nuestros hijos con esas pruebas de una manera justa, de la misma manera que acciones como las de hoy son imposibles de cuantificar.

 Varios jóvenes, durante la primera huelga estudiantil convocada este curso en rechazo a las reválidas o pruebas finales de ESO y Bachillerato que fija la Lomce, hoy en Santiago de Compostela. EFE/Xoán Rey

Varios jóvenes, durante la primera huelga estudiantil convocada este curso en rechazo a las reválidas o pruebas finales de ESO y Bachillerato que fija la Lomce, hoy en Santiago de Compostela. EFE/Xoán Rey

 

¿Es la vasectomía el mejor método anticonceptivo en una pareja que no quiere más hijos?

Más vasectomías que ligaduras de trompas, así evoluciona la anticoncepción en España, es un reportaje de mi compañera Amaya Larrañeta que os recomiendo.

En él recoge un cambio de tendencia que tal vez sorprende pero que alegra, porque supone que los varones están implicándose cada vez más en la anticoncepción. En la ultima década el número de vasectomías supera a las ligaduras de trompa. Desde 2004 las primeras, una intervención mucho más sencilla, han subido casi diez puntos mientras que las segundas han caído aproximadamente en la misma proporción.

image

¿Vasectomía o ligadura de trompas? No es algo que uno se plantee con veinte años, pero a cierta edad y con la prole que se deseaba ya presente plantearse un método definitivo, con el que despreocuparse, tiene todo el sentido.

Es curioso. Nosotros no hemos optado ni por lo uno ni lo otro. Y eso que tenemos claro que no queremos más hijos y ambos acabamos a cumplir los cuarenta y aquello de que nos vemos aún jóvenes para buscar métodos definitivos empieza a oler a rancio. Sinceramente, es una conversación que ni siquiera hemos tenido y que deberíamos plantearnos.

No obstante, aunque no hayamos puesto el tema encima de la mesa para tomar una decisión, ambos sabemos que yo no quiero una ligadura de trompas habiendo una alternativa mucho más sencilla. Tampoco quiero el DIU, que obliga a revisiones y cambios con los que recuerdo a mi madre pasándolo bastante mal y que sé de algún caso en que ha fallado. Los métodos hormonales los usé muchos años y sé bien los efectos secundarios que tienen y que no quiero volver a ver aparecer, sobre todo el de disminución de la libido.

Así que no quedan muchas opciones, los métodos de barrera y la vasectomía. O ninguno (ejem), como un 11% de mujeres en edad fértil con pareja que están en riesgo de tener un embarazo no planificado.

Pensándolo fríamente, cuando ya has tenido todos los hijos que querías tener y empiezas a tener una edad tirando a respetable, de entre todos los posibles métodos anticonceptivos, la vasectomía parece el mejor, el más cómodo, el más barato, sin efectos secundarios, sin revisiones, ideal para disfrutar y despreocuparse. Su único inconveniente es que no sirve para frenar las enfermedades de transmisión sexual, la pareja tiene que tener la seguridad de que por ese lado no hay riesgos.

En una pareja la planificación familiar es cosa de los dos, la pelota no debe estar siempre en el tejado femenino salvo que se tire de preservativo. Si los motivos para negarse son únicamente conservar intactas las joyas de la corona, ahí hay algún bloqueo psicológico de los de hacerse mirar. Si la mujer tiene que hormonarse, implantarse un DIU y acudir a las revisiones o pasar por una operación más compleja solo porque al hombre “le da cosa”, algo importante falla.

Pasar por una intervención nunca es plato de gusto, pero una tan pequeña que es comparativamente tan ventajosa tiene todo el sentido que esté ganando adeptos.

GTRES

GTRES

¿Qué hacer si un niño nos cuenta que ha sufrido abusos sexuales en el entorno familiar?

PREVENIR-ABUSO-SEXUAL-INFANTIL-5Existen los monstruos y caminan entre nosotros. Más temibles que la bruja que hizo morder la manzana a Blancanieves o aquella otra que quería devorar a Hansel y Gretel. Monstruos porque en lugar de proteger y asegurar la felicidad de sus niños, lo que hacen es utilizarlos para satisfacerse sin preocuparse de si están rompiendo por dentro para siempre a ese pequeño.

Los abusos sexuales a menores son demasiado frecuentes. Aún se esconden demasiados en el seno de la familia, aún demasiados quedan enquistados en niños que no hablan o en padres que lo solucionan a su manera, dejando de hablar y apartando al tío, primo o padre que lo hizo, pero sin denunciar. Y hay que denunciar, no se puede dejar ese comportamiento impune. Puede haber nuevas víctimas.

Las cifras son escalofriantes, según informa Prodeni, únicamente se llega a detectar entre un 10 y un 20% de casos de maltrato, y menos de un 5% en abusos sexuales. En esta asociacion hicieron un cálculo basado en el estudio de Félix López, de la Universidad de Salamanca (1996) sobre abusos sexuales a niños y niñas en España, cuyos porcentajes del 15,2% en niños, y 22,7% en niñas; porcentajes que son similares a otras investigaciones y de los que se pude extrapolar que más de un millón de niños en España sufren.

PREVENIR-ABUSO-SEXUAL-INFANTIL-4

Julia sabe que existen monstruos semejantes desde que era muy pequeña. Es una conversación que debemos tener, sin insuflar miedos innecesarios, sin alarmismos. Ojalá no fuera así, pero no queda otro remedio. De hecho con mi otro hijo es una charla que lamento no poder tener porque su autismo lo impide.

Mi hija sabe que nadie debe tocarla sin su consentimiento. Sabe también que puede contarme cualquier cosa y que si alguna vez encuentra a alguien que le dice que si me cuenta algo que hayan hecho me enfadaré, debe desconfiar de esa persona, porque no es verdad; sabe que no hay secreto que no pueda compartir conmigo, por oscuro que crea que es. Yo siempre la ayudaré, defenderé y protegeré.

PREVENIR-ABUSO-SEXUAL-INFANTIL-6

Y no sólo a ella, porque todos somos los guardianes de nuestros niños.

Pero… ¿Qué hacer si esos abusos se producen? ¿Qué hacer si llega un día y nos cuenta que ha sucedido?

Lo explica José Carlos Avenaño es abogado de Le Morne Brabant  y experto en estas situaciones.

Lo primero es acudir a un centro médico de manera inmediata, ante la mínima sospecha de abuso, sin dejarse influenciar por cuestiones de ningún tipo. El tiempo, explica, es fundamental en estos casos para que un médico pueda detectar el mínimo signo de agresión.
Lee el resto de la entrada »

Volveré a Niza, volveré con mis hijos

azulLa costa azul es muy hermosa. Solo he estado por allí un fin de semana hace ya tres años, pero comprendí la fascinación que siempre ha despertado. Niza es una joya dentro de la costa azul, brillante y preciosa. Me prometí volver algún día, tal vez con mis hijos.

Hoy despierto recordando ese breve paseo por Niza, esa promesa. Recuerdo la piedra y el mar brillando bajo el sol de finales de invierno, veo el horror oscuro que nos ha dejado esta noche y me cuesta asumir que esa matanza ha sucedido en el lugar de mis memorias.

El sol oculto ante el terror.

Veo la imagen de esa niña cubierta junto a su muñeca, la foto que comienza a convertirse en icónica de la matanza que se ha producido esta noche. Los niños, casi siempre los niños.

Dicen que hay más de 50 niños heridos en el hospital. Hollande ya confirmó que había muchos niños entre los muertos. Nuestros inocentes, nuestro futuro.

Veo esa foto y puedo ponerme en el lugar de la persona que la cubrió, que colocó a su lado la muñeca en un gesto de amparo, y me rompo.

De nuevo me duele Francia, mucho. Lleva un año y medio doliéndome demasiado.

No solo me duele Francia. Me duele Túnez, Siria, Grecia, Turquía… Pero Francia me golpea más fuerte, confieso ser humana y pecar de que me afecte más. Francia es un poquito mía, lo es desde que hace tres años comencé a descubrirla y a amarla.

Niza volveré a ti. Volveré con mis hijos para que vean cómo uno se levanta, tantas veces como caiga, más fuerte incluso que antes. Nada ni nadie es irrompible, pero precisamente por eso alzarse de nuevo es aún más hermoso.

Toys “R” US y ‘La patrulla canina’ premiados en el festival #ElChupete

La idea de El Chupete, el primer festival internacional de comunicación infantil, es buena. Parte de la autorregulación, de premiar aquellas marcas que llevan a cabo una buena comunicación, cuyos mensajes deben manejarse aún con más tiento si están dirigidos a los niños.

Ellos mismos cuentan que nacieron porque creen que “premiar cada año los mejores trabajos creativos con valores, dirigidos al público infantil” es una buena idea, no solo andar persiguiendo y poniendo en la picota a los que lo hacen mal, a los que en su publicidad dirigida a los niños hacen precisamente lo contrario.

La vieja historia del látigo y la zanahoria, el poli bueno y el poli malo…

Yo también lo creo. Siempre he visto con mejores ojos las zanahorias y los tipos amables que los látigos y los malencarados, aunque a veces sean distinta cara de la misma moneda e incluso necesarios ambos.

Doce años lleva ya El Chupete reuniendo agencias, anunciantes y profesionales de la comunicación que se dirigen al público infantil y juvenil para entregar zanahorias en un evento en el que hay de todo: mesas redondas, celebridades, actuaciones… porque “además de premiar los mejores trabajos creativos, El Chupete pretende crear un foro de reflexión sobre los problemas y oportunidades del mercado publicitario y de la comunicación infantil”.

Llevo algunos años queriendo ir algún día al festival sin encontrar la ocasión, porque lo cierto es que amigos que conozco bien y en cuyo criterio confío me lo recomiendan como muy interesante y no lo pongo en duda.

En redes sociales podéis echarle un ojo a fondo si tenéis curiosidad tras el hashtag #ElChupete e #Iluminados.

Volvamos a los premios.

Pues probablemente las dos zanahorias más gordas de las 38 que se entregan este año han ido a una empresa líder mundial en juguetes y productos infantiles y a la serie de televisión que, aunque en mi casa no se vea, ha liderado las ventas de productos infantiles últimamente como ninguna otra antes.

Lee el resto de la entrada »