BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

¿Verías con tus hijos ‘Por trece razones’?

La pasada semana terminé Por trece razones, la serie de Netflix que mas está dando que hablar los últimos meses. La he visto con un poco de retraso, ya lo sé, pero el tiempo que puedo dedicar a la televisión es bastante limitado.

Tenía curiosidad por esta serie por distintos motivos. Independientemente de su popularidad, tenía amigos en cuyo criterio confió que la tachaban de muy interesante, lo cierto es que había algún otro que reconoció su calidad pero añadiendo que le había dejado frío. Trata sobre acoso escolar llevado a sus últimas consecuencia, al suicidio que es un tema tabú en televisión y medios (cada vez menos, también es cierto) y que se trata de la segunda causa de muerte entre los adolescentes de Estados Unidos. Y en ese país precisamente ha suscitado un intenso debate sobre la conveniencia de que la vean adolescentes, incluso de ponérsela para trabajar sobre ella.

Es una serie cuyo mayor acierto creo que es su casting. Casi todo el peso de la producción recae sobre los jóvenes hombros de un elenco sobradamente capaz. Y no hablo solo de sus dos protagonistas (a mi parecer brilla especialmente Clay Jensen, la imagen del cartel promocional e hilo conductor interpretado por Dylan Minette), el trabajo actoral de todos ellos es el que da credibilidad a la historia, polémica por su crudeza y por mostrar sin apartar la mirada violación y sobre todo suicidio. Un intento declarado por los productores de mostrar que no es algo fácil ni bonito y que el dolor que causa en otros puede ser insuperable.

Otro gran valor es el de tratar a los personajes adolescentes con el respeto y aproximación que se daría a los adultos, sin filtros ridículos, interpretaciones simplistas o tintes de caricatura. Pero al mismo tiempo son adolescentes, imperfectos todos ellos, impulsivos, incapaces de expresar sus emociones, de entender del todo la situación en la que están, el mundo que les rodea.

Cuando la ves siendo padre es inevitable empatizar con los padres que también asoman a la serie, preguntarte cómo pueden estar tan ciegos en unos casos, cómo pueden estar así de desaparecidos en otros, constatar no saben lo que pasa en el día a día de sus hijos, su desconocen sus relaciones con sus iguales, y sufrir con el dolor de los padres de Hannah, que es inimaginable.

Pero no voy a entrar a hablar en profundidad de la serie, que para eso ya está mi compañero Víctor con su blog Smelly Cat (os recomiendo su tema Cinco consejos para padres aterrorizados de que sus hijos vean ‘Por trece razones’). Lo que yo quería era preguntar si habéis visto la serie y si la recomendaríais a adolescentes. Incluso a profesores como me sugieren por Twitter.

A mí aún me quedan unos cuantos años para verme lidiando con adolescentes, pero creo que sí lo haría. Es una ficción dolorosa pero que merece la pena para poder hablar luego de ciertos temas más que relevantes. Eso sí, me parece apropiada solo para adolescentes de al menos dieciséis años, creo necesario verla junto a ellos y no dejársela digerir a solas, y tendría especial cuidado si el adolescente en cuestión está en una situación de especial vulnerabilidad.

Tal vez lo indicado fuera verla primero nosotros y luego valorar si, en ese momento concreto, a nuestros hijos les puede venir bien verla y que luego (o durante) hablemos sobre lo que en ella se ve: el peligro de la difusión de imágenes, de que se malinterpreten, que nuestros comentarios, nuestras bromas a las que damos poca importancia pueden hacer sufrir mucho a otros, que aunque creamos estar solos no es así, que ante cualquier aproximación sexual es necesario el consentimiento expreso de la otra persona, que hay que saber pedir ayuda…

Al terminar los trece capítulos, las trece cintas, hay un pequeño documental en el que los creadores y los asesores de la serie, psicólogos especialistas en estas lides, que resulta especialmente interesante, porque trascienden la ficción y dan pistas sobre las percepciones erróneas que llevan a los chicos a sentirse completamente solos y sin salida y porqué no es así.

De hecho la serie, basada en una novela de Jay Asher, de la que ya hay una segunda temporada en marcha y tras la que está la actriz y cantante Selena Gomez como productora ejecutiva, tiene una clara vocación de ayuda a los chicos para afrontar situaciones de bullying y ofrece información y recursos en su página web.

Vuelvo, para terminar, a la pregunta inicial: ¿La veríais con vuestros hijos?

Otros contenidos que pueden interesarte:

11 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Juan

    Sí, la podría ver.

    Pero los personajes están muy maquillados para que el público solo empatice con el protagonista, cuyo pecado fue no atreverse a amarla. Así que al final lo que podría haber sido un mensaje real, ha pasado a ser un eslogan muy vendible: los demás son malos y tú no.

    La realidad es bien distinta.

    24 Mayo 2017 | 10:18

  2. Dice ser Ayla

    Tengo dos adolescentes de 13 y 17 años. He visto la serie con ellos. Además de la edad, es importante la madurez de cada joven. Mis hijos querían verla y lo hicimos juntos. Es dura, muy dura, pero necesaria. Es importante que sean consecuentes con lo que digan o hagan, porque a otros puede hacerles daño. Y sobre todo, que no están solos, que siempre hay alguien a quien le importas. No podemos justificar todo como “son cosas de adolescentes”. Es un gran error.

    24 Mayo 2017 | 11:05

  3. Dice ser Cristina

    Depende, pero creo que no. Creo que lanza mensajes preocupantes. Primero, lanza la idea de que si te sientes sólo y te quitas la vida, el resto de las personas de tu entorno se darán cuenta del mal que te han hecho, o de lo importante que eras para ellos aunque no se dieran cuenta.
    Es un mensaje muy peligroso que lanzar a adolescentes inseguros, víctimas de bulling o con problemas. Da entender que si te quitas la vida de pronto todos los que estaban a tu alrededor se sentirán mal, pasarán de odiarte a echarte de menos.
    Lo segundo es que culpa a todos de sus problemas. Dejando a un lado los abusos y la violación, la mayoría de lo que a ella le sucede y relata no es ni de lejos tan grave, y ella lo relata como algo que la “obligó” a suicidarse. “Si ahora fulano no demuestra que me quiere es una señal del universo que me obliga a darme por vencida”. No. Las cosas se superan, el instituto es una mínima fracción de tu vida, la vida es injusta pero puede ser maravillosa. Eso es lo que hay que enseñar. Ella también se comporta de forma mezquina con Clay y a él en ningún momento se le pasa por la cabeza suicidarse.
    La concienciación del bulling está muy bien, enseñar a los adolescentes a respetar a sus compañeros, pero también hay que enseñar a los adolescentes a no dejarse afectar por esto.
    Yo sufrí bulling en el colegio e instituto, y ahora con perspectiva veo lo poco importantes que eran las opiniones de esas personas. Repito que no hablo de una violación o agresiones, hablo de comentarios, de sentirse sólo, de pelearte con tus amigos. Debemos hacer entender a los adolescentes que aunque ellos lo sientan como un drama” global mundo no se acaba, y en diez años mirarán atrás y lo verán como algo mucho menos importante de lo que creían.

    24 Mayo 2017 | 15:08

  4. Dice ser Una

    La recomendación de un psicólogo para ver o no la película cuando tienes un hijo/a que se autolesiona, tiene o ha tenido ideas suicidas, puede ser un factor a valorar, pero el psicólogo de turno puede tener una opinión, u otra, y quien decide (en teoría) son los padres.

    Ya sabes quien tendrá la responsabilidad si la película les afectase de manera negativa. Si te lo recomiendan, que sea por escrito.

    24 Mayo 2017 | 17:07

  5. Dice ser NN

    La serie es interesante precisamente por lo que Cristina niega: el aislamiento social y la falta de comprensión sí pueden llevar al suicidio incluso sin llegar a suceder algo tan grave como una violación. Pero es interesante para los padres, no para los chavales, que ya ven estas cosas y peores todos los días. Eso por la parte positiva, por la parte negativa, hay un “detalle” muy muy feo de la serie: no sólo no se critica la rampante misoginia de todo el ambiente, sino que la protagonista dice algo más o menos como sigue (más o menos porque me puede traicionar algo la memoria y la traducción, tampoco sé cómo la habrán traducido para doblaje): ” los chicos pueden ser unos capullos pero las chicas, ay, las chicas son malvadas”. Todo porque una de las chicas se niega a hablar con ella y a creer su versión de los hechos, en buena parte por la presión homófoba del entorno. Los chicos “que sólo son unos capullos” mientras, cometen dos violaciones, fomentan la complicidad con el violador y el lameculismo clasista, alardean de agresividad misógina, esparcen cotilleos malintencionados…pero sólo son “capullos”, no son “malvados”, malvadas son “las chicas” en general aunque sólo una tiene un comportamiento un poco reprobable. Qué curioso.

    24 Mayo 2017 | 17:20

  6. Dice ser Shira M. Collins

    Hola,
    Mi hija empezó a verla porque se enteró que Selena Gómez era productora y que estaba basada en un libro. Llevaba pocos episodios cuando leí un artículo sobre padres de USA que pedían que la serie fuera con aviso, así que decidí verla con mi hija, como había hecho con otras series, pero en esta pensaba que sería de esas series producto total para adolescentes. Me equivoque es un producto para las familias que tengan hijos adolescentes, y como tu dices, a partir del 16 años.
    Hemos visto los 5 primeros episodios, y me gusta es que se vean todos los aspectos del bullying, todas sus caras, desde quién lo recibe, quién lo hace, quién pasivamente lo alimenta, quien los intenta tapar, quién inventa historias para quitarse el problema del encima, quién los sufre y se pregunta como no se había dado cuenta.
    El personaje de Clay Jensen, con que el vamos conociendo la historia, creo que representa a la “sociedad” que permanece pasiva ante esta lacra, que siempre ha existido pero que esta llegando a niveles de malvad increíbles.

    Las charlas para aclarar temas/dudas con mi hija adolescente son de lo mas provechosas, porque no solo aumenta nuestra comunicación sino que las dos damos nuestra opinión desde la perspectiva diferente desde donde vemos la serie.

    24 Mayo 2017 | 17:47

  7. Dice ser Cristina

    No. No lo niego, todo lo contrario. Lo que quiero decir es que precisamente habiendo tanto adolescente que puede estar al borde del suicidio, tal y como lo enfoca la serie, les puede llevar a pensar “si me suicido el chico que me gusta se dará cuenta de que me quería, mis amigos me echarán de menos y se sentirán culpables de haber discutido conmigo y la gente que me insulta se dará cuenta de todo el daño que me han hecho y se arrepentirán”, porque es lo que le sucede a la protagonista.
    En la serie pasa de tener mala fama a ser una mártir, y además se trata todo el rato el tema como si ante esa situación no hubiera otra salida.
    Hay historias mucho mejores para dar a conocer el bulling y que muestran esas otras salidas.

    24 Mayo 2017 | 18:29

  8. Dice ser NN

    A Cristina: No conozco otras historias, así que en ese asunto no puedo opinar. Me reitero en mi opinión: no creo que sea buena para adolescentes solos, pero sí creo que es buena para padres, pero con reparos: no me gusta su misoginia. Me refiero a padres con capacidad para ser críticos. Los que no sean críticos probablemente no tengan remedio. En cualquier caso hay estudios de sobra para creer que el punto de inflexión lo pone la falta de apoyo y de comprensión en casa, por eso algunas personas que sufren agresiones graves, como la otra chica violada, por poner un ejemplo, pueden salir adelante sin pensar siquiera en el suicidio y otras no. La serie falla en tres puntos en mi humilde opinión: 1-ya he mencionado la misoginia, 2-el saltar olímpicamente por encima del racismo, como si no existiera, 3-todos los adultos son demasiado “arquetípicamente buenos”, sin señalar lo que los psicólogos (y el propio autor de la historia) apuntan como problema fundamental en los colegios y las casas: su absoluta desconexión de la realidad de los jóvenes. Curiosamente una secuencia excepcionalmente buena, la de la chica que denuncia en el “inquiry” que la sociedad y el colegio crean y alimentan a los abusones, dura unos segundos nada más y la dice una chica que no pinta nada en la historia.

    24 Mayo 2017 | 19:22

  9. Dice ser María

    Yo la he visto sola, tengo 14 años. La verdad, solo lo he hablado con amigos. Mis primos ( de 19 y 21 años) me dijeron que no debería verla y leí por ahí que no era recomendada a menores de 16. Pero la verdad, chic@s de 12 años en adelante ven en Youtube contenido peor que el de la serie si hablamos del tema de escenas sexuales. También depende de la madurez de cada persona y de lo susceptible que sea. Yo me vi capaz de verla, y la vi sin mis padres, profesores o amigos; por supuesto, al acabarla me dejó un poco tocada, pero creo que es realmente la intención de la serie, llegar a las personas, hacer reflexionar. Y desde luego, lo hizo. Respecto a las imágenes del suicidio, si que es verdad que son muy visuales, y que en adolescentes sensibles puede ser desagradable, pero es lo que lo hace real. Una serie genial.

    24 Mayo 2017 | 23:24

  10. Dice ser Art

    Bodrio de serie, más que una persona con problemas psicologicos reales, es una serie de eventos sin peso (a veces sin sentido), que no justifica para nada un suicidio.
    Creo que puede llegar a ser hasta peligroso el mensaje por ser tratado el asunto como una venganza, más que un problema real sobre suicidio.
    Bulling real lo plasma fielmente la pelicula mexicana “Despues de Lucía”… veanla!

    24 Mayo 2017 | 23:31

  11. Dice ser Sara

    No soy madre, más bien casi adolescente (19 años), pero me he cruzado con tu post y quería dar mi opinión, que quizá os dé un punto de vista más similar al de un adolescente.
    Vi esta serie hace poco porque me la recomendaron. Sinceramente, en mi familia temas como los que se abordan en esta serie (acoso, seco, suicidio…) nunca han sido un tabú, y creo que debería ser así en todas las familias. Desde bien pequeña he tenido total libertad para hablar con mis padres de cualquier tema, cualquier duda o preocupación que he tenido me la han resuelto sin ningún problema, pero lo que esta serie ha sido una serie más en ese sentido. No me ha abierto los ojos ni me ha dado ideas suicidas. Tenía bastante claro todo lo que intentan enseñar en esta serie, y de nuevo creo que esa es la clave.
    Al fin y al cabo, es solo una ficción que tristemente ocurre en la realidad. Que tus hijos la vean, no va a hacer que de repente desarrollen tendencia a suicidas a menos que ya las tengan en la cabeza cuando la vean, y que eso no ocurre depende de vosotros, los padres.
    Hablar con vuestros hijos, sin tabúes, porque es lo que ellos necesitan.
    Yo no tendría ningún problema en ver esta serie con mis hijos, igual que no la tendría en verla con mis padres, y en algunos casos incluso puede ser beneficioso para aquellas familias en la que no haya una gran comunicación, porque puede ayudar a que está se produzca.
    En cuanto a la serie en si, me gustaría dar también mi opinión. Me parece una muy buena serie, muy fiel a la realidad y que muestra la situación que viven los adolescentes que sufren acoso a la perfección. Algunos decís que solo muestra que al morir, todos van a echarte de menos; otros decís que la protagonista solo culpa a los demás de lo que la paso cuando no fue culpa de ellos; otros decís que solo se empatía con la protagonista…
    En respuesta a lo primero, realmente no sé si todos habéis visto la misma serie que yo. Realmente solo Clay, quien ya quería a Hanna antes, la echa de menos cuando está muere, el resto , obviamente no lo celebran, pero tampoco les importa mucho. En cuanto a que Hanna culpa a todos de que la hayan empujado al suicidio, es lo más fiel a la realidad que he visto nunca. Una persona en su situación busca culpables de lo que le pasa, y, en esas edades, la más mínima tontería, puede empujar a alguien al suicidio, si no tiene un ambiente estable.
    Lo último, y quizá únicamente sea yo, es lo la empatía. Personalmente, lo que más me gusta de esta serie es que he podido empatizar con todos y cada uno de los personajes que aparecen, he entendido la forma en la que actúan y el porque actúan asi y esto es gracias a que no son personajes planos, sino que tienen una historia detrás, una personalidad y una forma de ser que podría tener cualquiera.

    Espero que mi opinión te sirva, si es que termináis de leer todo lo que he puesto.

    25 Mayo 2017 | 16:14

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.