BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Habla una monitora de un comedor escolar (que está dispuesta a responder vuestras preguntas)

EUROPA PRESS/JCCM

EUROPA PRESS/JCCM

Ayer la portada de 20minutos estaba llena de comedores escolares, por un lado teníamos el reportaje de mi compañera Lolita Belenguer, por otro una encuesta y, por último, el post que publiqué ayer. Todo eso animó a una persona que fue monitora de un comedor escolar a escribir en Menéame ofreciéndose a responder las preguntas “las dudas que podáis tener acerca del funcionamiento de este tipo de comedor, de la manera de servir o recoger los platos, de si se les obliga a comer o se respetan sus gustos, de las instalaciones o de cualquier cosa que creáis oportuna”.

Os animo a plantear vuestras preguntas y os recomiendo su lectura, a mí me ha resultado muy interesante. Es de agradecer que se haya prestado a algo así.

Por ejemplo, no sabía que muchos niños que se quedan a comedor no se lavan los dientes porque en el comedor de Jaime sí que lo hacen.

Donde yo estuve pregunté por el tema y la directora me dijo que se había intentado implementar, pero que habría hecho falta más personal porque realmente al menos al principio es más difícil controlar a 20 niños cada uno con su cepillo y dentífrico que en el comedor. Pienso que debe ser por la falta de costumbre de los niños, pero donde yo estaba me dijeron que se tuvo que dejar porque no les daba tiempo, derramaban dentífrico sobre ellos y sobre todo lo que les rodeaba y era un caos, así que supongo que la empresa no debe estar dispuesta a contratar personal extra para controlar que los niños se laven los dientes y después limpiar todo.

Una pregunta que yo también le hubiera hecho. ¿Llevaría a sus propios hijos a comedor o los llevaría a comer a casa?.

Si no me quedara más remedio si, les llevaría sin problema. Personalmente pienso que como en casa no van a comer jamás en un comedor, y respecto a la calidad te puedo decir que era mejorable, en el caso de embutidos, fruta… Se notaba que eran de los más baratos y personalmente en casa por muy poco dinero más podría comprar cosas mejores. Otras cosas, como la tortilla francesa que estaba hecha en microondas con huevo pasteurizado no estaban todo lo buenas que podrían estar siendo caseras, pero no tendría problema en que mis hijos comieran esa comida ya que en términos de seguridad alimentaria era perfectamente segura y al menos donde yo estuve la proporción entre nutrientes era muy equilibrada, casi no les ponían fritos ni cosas con grasa, traían ensalada o verduras a diario, alternaban bastante la carne y el pescado y casi siempre había un plato de cuchara. El hecho de tener primer y segundo plato con guarnición hacía muy difícil que los niños comieran poca cantidad, y respecto a los postres, uno o dos días por semana había lácteos, el resto fruta y ocasionalmente algún pastel. Como cosas mejorables respecto a la comida como te digo la calidad, que sin llegar a ser incomestible podría ser mejor y quizás que en verano alteraran los menús para no comer tanto cocido o estofado de patatas, que apetecen menos con el calor aquí en el sur.

Tal vez se pueda relacionar con lo anterior esto que comenta en otro momento:

Los padres no se quejaban mucho, porque el sabor de la comida era bueno y los niños si se quejaban era porque les ponían verduras o cosas así, pero no por la calidad. Nosotros sí nos quejábamos por ejemplo de que venían más frutas picadas de la cuenta, o de que en ocasiones las patatas del estofado o las alubias estaban duras, pero en la medida de lo posible intentábamos subsanar esto para cuando la comida llegaba a los niños, en el caso de la fruta, como siempre sobraba, seleccionábamos las que estaban mejor y servíamos esas, si las patatas venían duras se intentaban dejar un poco más rato en el microondas.

Cuenta algo que, por desgracia, no sorprende, y es que sus condiciones laborales dejan mucho que desear:

Mientras yo trabajé allí no cambiaron la empresa adjudicataria, pero a mí me tenían contratada en la empresa así que si hubiera cambiado yo me habría ido y habría entrado tente nueva, con lo cual sí que habría cambiado la situación. En la empresa que yo trabajaba el trabajo si era precario desde mi punto de vista. Nos pagaban unos 240 euros al mes por 15 horas de trabajo a la semana, a veces nos faltaba material de limpieza por ejemplo y tardaban en traerlo, la empresa se retrasaba al pagarnos, nos hacían firmar la baja voluntaria junto con el contrato y en mi caso después de dos meses trabajando con ellos aún no me habían dado de alta en la seguridad social. Todo este tipo de cosas hacían que mucha gente dejara el trabajo al poco tiempo, por lo que había una rotación alta del personal y esto afectaba a los niños, ya que ellos también tienen que acostumbrarse a los monitores, igual que al contrario. Respecto a la coordinación con la línea educativa del centro en mi caso sí que había coordinación, había dos profesores del centro con nosotros apoyándonos e indicándonos líneas de actuación y que hacer en caso de dudas, además de venir a menudo la directora a ver qué tal iba todo y preguntar si necesitábamos algo. En este aspecto, las directrices las daba el colegio más que la empresa, que realmente lo que pedía era que llevaremos el pelo cubierto, las batas y que el comedor estuviese limpio, pero respecto al trato con los niños seguíamos las directrices del centro.

¿Cómo conocer el servicio de comedor de nuestros hijos?

Yo personalmente preguntaría si es posible visitar la cocina y el comedor mientras están comiendo los niños o después de hacerlo para ver las condiciones higiénicas en las que está todo y ver también como se relacionan los niños con los monitores, aunque esto mas o menos sí que se ve si se recoge a los niños después del comedor porque los mismos monitores del comedor son los que salen después a jugar con ellos al patio.

¿Y cómo cambiar las cosas si, como padres, no estamos conformes con el comedor o tenemos sospechas de que podría mejorar?

Si yo como madre quisiera mejorar la alimentación en el comedor escolar lo primero que intentaría sería presentarme como voluntaria para ayudar en el comedor y ver de primera mano en el día a día cuales son los puntos a mejorar, para después presentarlos a la asociación de padres y realizar una reclamación conjunta a la empresa. Si no me fuera posible estar presente en el comedor en el día a día trataría de hablar con los monitores que son los que conocen bien el tema, ya que ellos también comen allí lo mismo que los niños. Creo que los padres asociados tienen más capacidad para que se les tome en cuenta que los propios trabajadores de las empresas.

Habla de más cosas, de que ella preferiría cocina en el centro antes que catering, que no tienen una formación en primeros auxilios por si algún niño se atraganta o hay cualquier tipo de emergencia, que se insiste de buenas maneras en que al menos prueben un poco de todo…

Como os comentaba, creo que es interesante pasar por allí y de agradecer que se haya prestado a responder dudas.

¿Más monitores de comedor que quieran dar su opinión basada en su experiencia?

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser UnnamedLady

    Yo soy hija de una monitora de comedor escolar.
    En el caso de mi madre, trabaja desde hace mas de 10 años para la misma empresa. El colegio es de catering.
    Es una vergüenza lo que se ve, lo que yo misma he visto y lo que mi madre cuenta en casa.

    Personal de cocina (office) que se lleva comida, no saca toda la que hay, quedándose niños sin derecho a repetir en ciertas ocasiones.

    Menus que dejan mucho que desear. Como por ejemplo las famosas barritas de merluza, que son mas rebozado que otra cosa.

    Por otra parte, en el caso de mi madre y sus compañeras, si que tienen hecho el curso de primeros auxilios.

    En cuanto a la situación laboral. Son lo que se llaman fijas discontinuas. Es decir, según se acaba el año escolar, van al paro, para luego volver a ser contratadas. En el caso de esta empresa, es curioso, porque si un día, los niños de tu grupo, tiene excursión, y no están en horario de comedor, en lugar de ponerte como apoyo en otro grupo, te quedas en casa y ese día no lo cobras. Y así un suma y sigue de despropósitos.

    13 septiembre 2016 | 10:50

  2. Dice ser Cristina

    Yo he trabajado durante dos años escolares en diferentes comedores de Grenoble (Francia).
    Por lo que he estado leyendo en los últimos días, los comedores no se diferencian mucho de los de España.
    Quizá la calidad de la comida en general sea peor, porque yo a mis hijos no les dejaría comer la porquería que sirven en Francia (o quizá sólo en Grenoble, no lo sé). La comida la reparten desde el ayuntamiento, de sus cocinas centrales y se reparte el mismo menú para toda la ciudad. Nos llega en barquetas de plástico que se calientan en hornos especiales.
    Normalmente la carne, salvo las pechugas de pollo, es de muy baja calidad con muchísimo tocino y nervios. Aquí la pasta, por algún motivo desconocido, no se sirve todas las semanas y cuando hay suelen ser espaguetis a la boloñesa, con una boloñesa en la que flota la grasa. Por otro lado, los entrantes son ridículos: 4 rabanitos, 3 tomates cherry… Las raciones en general son muy escasas, sobre todo las del plato principal (un filetito ridículo o dos palitos de pescado), luego de acompañamiento siempre sobra, porque suelen ser verduras completamente insípidas y a los niños no les hace mucha gracia. Los días que hay picnic el menú (que son 6€ y pico por niño y día) era algo tal que así: un huevo duro, un cachitín de pizza, una bolsa de patatas fritas, yogur líquido y una fruta, normalmente pasada de madura.
    En general tirábamos una barbaridad de comida porque una buena parte de los niños no come o malcome, y muchos días no me extraña que lo hicieran.

    Ah, aquí tampoco se lavan los dientes a mediodía. En general en los países acostumbrados a comer siempre fuera de casa, se lavan los dientes por la mañana y por la noche. Cuando viví en Inglaterra así funcionaba también.

    Me ha parecido increíble el salario, me esperaba diferencia pero no tantísima. Trabajando unas 15/16 horas a la semana aquí se gana unos 700€ netos.

    13 septiembre 2016 | 10:50

  3. Dice ser Petu

    Pues yo dejo mi experiencia como alumna durante ocho años que se quedaba en el comedor, pasando por dos colegios diferentes.
    La comida no es que sea incomible, es que la calidad es mala de narices. Total, a quien le importa lo que coman los crios?? Si se quejan nadie les hace caso.
    Y de lavarse los dientes… en los ocho años no me los lave un solo dia, no daban esa opcion.
    Yo a mis hijos no les dejaria comer allli salvo algun dia muy puntual.

    13 septiembre 2016 | 10:52

  4. Dice ser MAYKA

    Mis hijos este año se quedan ambos al comedor, el año pasado era solo mi hijo pequeño y este años que ha entrado su hermana mayor son ambos.
    El colegio tiene su propia cocina y es concertado. Nos pasan el menú a principios de mes con ideas para las cenas en casa. Pueden repetir siempre que los padres no lo hayan prohibido. Hay menús para todas las alergias e intolerancias. Mi hija que come como el culo en casa dice que la comida está muy buena.
    Es caro (122 euros) con respecto al público al que iban, que era catering.
    Yo estoy satisfecha por ahora. Teniendo el centro horario partido hacer 16 viajes con el coche para que coman en casa me parece un atraso agotador para ellos.
    Habrá gustos para todo. Y también dependerá del centro.

    13 septiembre 2016 | 16:17

  5. Dice ser Alba

    Yo soy monitora de comedor y mi experiencia es muy buena. En el colegio tenemos cocina propia y una cocinera estupenda, una ayudante de cocina y una señora que se encarga de recoger. Los monitores van cambiando de manera esporádica, pero en general siguen durante unos 3 o 4 años, los hay que más y los hay que menos. La mayoría de nosotros somos jóvenes con experiencia en esplais infantiles. Todos tenemos carné de manipulador de alimentos y el curso de primeros auxilios. Los niños tienen una dieta variada, con fruta y verdura cada dia (excepto un dia que hay lácteo de postre). La fruta y verdura es fesca, el pescado de lonja y hasta las pizzas son caseras, hechas en el colegio. Los dias especiales (Navidad, Sant Jordi, fin de curso…) Hay menú especial relacionado con la fiesta. A los niños se les anima como mínimo a que prueben cada uno de los alimentos que tienen en el plato pero no se les obliga a comer. Las raciones las sirve el monitor en función de cada niño, porque al conocerles, sabemos quién come más y quién come menos. De esta manera todos quedan a gusto y se tira menos comida. También tenemos menús especiales, para los celíacos, intolerantes a la lactosa, incluso tenemos un menú vegetariano que se hace principalmemte para los niños musulmanes.
    Después de comer, como norma general, los niños no se lavan los dientes, porque es bastante caótico y en el período de tiempo en que se probó se vió que logísticamente no es viable. Aún así hay algunos niños que sí se lavan los dientes por deseo expreso de los padres.
    Los trabajadores somos fijos discontínuos (en verano nos vamos al paro), y cobramos unos 380€/ mes por 12’5h semanales.
    La cocina y la calidad del servicio del comedor en general, es uno de los puntos fuertes de esta escuela. Soy consciente de que es una excepción y que la mayoría de comedores escolares no son así. Sólo quería contar que es posible encontrar algo así, aunq sea en pocos sitios.

    13 septiembre 2016 | 16:33

  6. Dice ser mari mar

    Lo que cuenta esta señora, me parece muy respetable, pero tengamos claro, que se está refiriendo concretamente A SU COMEDOR………….que no se puede generalizar.

    28 septiembre 2016 | 18:09

  7. Dice ser VANESA ALBA SERRANO

    Me parece “curioso” que se olvide de hablar del aspecto COMPORTAMIENTO EN PATIO, si os han dado formación en violencia escolar, sobre qué hacer ante un conflicto entre niños… o frente a un niño o niña que está aislado, si animáis a un grupo de su edad a que se acerque y le pregunte que si quiere jugar… o ante unas niñas que le dicen a otra que es fea o su ropa es fea…. si detectáis que bajo la mesa un niño da patadas a otro niño… o qué hacer si los niños se insultan….

    Tampoco se habla sobre formación en “PREVENCIÓN DE ACOSO ESCOLAR”… Ya que mayoritariamente se da en recreo, baños, y sobre todo, patio de comedor, donde están las monitoras….. y que nadie EXIJA que tengan que tener esta formación para prevenir, detectar y qué hacer si se ha detectado… Sí, existe el protocolo, pero para cuándo ya ha ocurrido… y qué pasa con la prevención? .. Por ejemplo, formar a alumnos mayores para que los pequeños puedan ir a contarles si alguien les molesta persistentemente o le aisla aposta, si no quisieran hablar con adultos…. Y que los adultos monitores supieran detectar todo ésto y comunicarlo a Dirección mediante un escrito, para dejar constancia….

    Se le da mucha importancia a la primera parte, comida… pero nos olvidamos de la otra parte, el cuidado de los menores… Al igual que es super genial si están formados en Primeros Auxilios por atragantamiento, golpe de calor, etc… Pues igual de importante es saber detectar lo que ocurre en los patios escolares…. Y cuando una monitora lo detecta, poder ayudar a todos los niños, acosado, acosador y testigos mudos, porque el trabajo que hay que hacer es grupal. Hay que enseñar a los niños a que tienen que ir al adulto a contarlo, si éste no se da cuenta, que debería, porque es su trabajo, pero si tiene muchos niños a su cargo y no se diera cuenta, que los niños testigos hablen, hay que cambiar el concepto de chivato por ser solidario con la víctima.

    Vanesa Alba

    22 diciembre 2016 | 23:59

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.