BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

¿Criar a tus hijos en el vegetarianismo o dejar que ellos decidan más adelante?

a00767482 097He descubierto hace poco a Dr.Papá, que se describe como “padre de una hermosa princesa. Científico, geek, animalista y flexitariano”. Lo he descubierto hace poco porque no lleva mucho tiempo en la blogosfera maternal, que cada vez es más paternal. Es una gozada ver el auge de padres blogueros, comprometidos en la crianza de sus hijos y rompiendo tópicos y prejuicios. Pero ese es otro tema.

Volviendo a lo que iba, os contaba que he descubierto hace poco Dr.Papá y me ha conquistado. Más allá de las afinidades que tengamos (amor por los animales y la ciencia y una visión respetuosa de la crianza), su blog es divulgativo, bien escrito y ameno. Os lo recomiendo de corazón. las entradas con pata científica, como en las que explica la sonrisa o la base necrológica de las rabietas son especialmente interesantes. Ojalá publicara con mayor frecuencia.

Acompañando a esa recomendación, os traigo hoy parte de uno de sus posts más recientes. Se llama Veggie Baby, sí se puede, en el que explica su decisión de que su hija crezca en el vegetarianismo y cómo la están llevando a cabo con toda seguridad. Os dejo solo parte, pero os animo a leerlo entero.

Cuando nos quedamos embarazados lo tuvimos claro. Nos informaríamos sobre la posibilidad de criar a la peque en el vegetarianismo. Así que una vez nacida, al tiempo de empezar con la alimentación complementaria, hablamos con nuestra pediatra y con una nutricionista infantil (no sectaria).

Empiezo por el final, mi hija no ha probado carne o pescado aún, con dos años de edad, y está perfecta. Siempre en el 1er percentil de crecimiento, etc. Su actitud y actividad es normal, está sana como un roble y le hacemos analíticas regularmente para saber que nada se desequilibra. Así que #síesposible criar a un niño en esta filosofía.

En definitiva, se puede hacer una dieta vegetariana en los niños siempre y cuando sea estudiada, meditada y se lleven a cabo controles regulares para asegurarnos de que no exista ninguna deficiencia. Evidentemente no somos talibanes de la alimentación y cuando mi hija pida carne o pescado, se lo daremos encantados. Una vez le intentamos dar por ver su reacción y no lo quiso ni en pintura. Así que mientras esté sana, sus análisis de sangre y su crecimiento y capacidad intelectual estén intactas, y dependa más de nosotros que de su propia decisión, seguirá con esta alimentación que tan buenos resultados nos ha dado con ella, seguiremos manteniendo dicha alimentación (está sana como un roble, hasta que no empezó en la guarde con año y medio no estuvo enferma ni una sola vez, y ahora ya en la guardería se pone malita de vez en cuando pero todo muy leve. No digo que sea por la alimentación, pero nos ayuda a estar tranquilos de que está fuerte y su sistema inmune bien potente).

Que conste que con esta entrada no pretendo dar lecciones a nadie, ni insinuar que nuestra forma de alimentar a la peque es mejor que la de nadie. Sólo comparto con vosotros/as una experiencia más de mi paternidad, y de mi visión de ella a través de éste humilde blog personal.

Concluye el post recomendando “un libro que nos ayudó mucho y que le encantó a mi santa”: “Niños veganos, felices y sanos: una guía para madres y padres” de David Román.


Tanto Dr.Papá como su pareja son vegetarianos, aunque él es flexible. Nuestro caso es distinto, yo opté por no comer carne y ser ‘flexitariana’ como él, pero seguir ofreciéndoles carne a mis hijos. Así os lo contaba:

“¡Qué no son peces papá, que son pescados!”, saltó Julia riendo.

“Mi amor, los pescados son peces. Son peces a los que pescaron para que la gente se los pueda comer, por eso cuando están muertos en las tiendas pasan a llamarlos pescados”.

Podía ver perfectamente cómo su cerebro de cuatro años procesaba el descubrimiento según recibía la explicación.

“¿Son peces que estaban en el mar? Yo no quiero comer peces“.

Y no, no quiere. Salvo el salmón ahumado, que le encanta y no tengo claro que lo relacione ni con pez ni con pescado. Pocos días después, hablando con ella, pude comprobar que le pasaba algo similar con el pollito. No identificaba que el pollito que se come fuera el pollito que hace pío, pío. También se lo expliqué, aunque no tengo claro que esta vez lo procesara igual de bien. O que le interesara procesarlo, porque se lo sigue comiendo divinamente.

Me parece importantísimo no engañarles, que sepan lo que comen, que no crean que las lonchas de pavo crecen como las patatas o que el jamón ibérico se fabrica como las camisetas. Deben saber, adaptado a su edad, lo que son los distintos alimentos que ingerimos. Ayuda a que los valoren más, les ayuda a comprender el mundo en el que viven. Yo crecí en contacto con la Asturias ganadera de mi padre y mis abuelos y, desde muy niña, veía salir las patatas de la tierra, crecer las manzanas en los árboles y criar a mi alrededor animales que acababan luego en el puchero, con algunos jugaba mientras eran crías. Los niños de ciudad, supermercado y nevera abastecida tienen más complicado vivir ese proceso natural, lo que no quita que no se les pueda explicar.

Pero hay un factor extra: yo soy vegetariana. No estricta, eso sí. No como nada de carne, pero puntualmente sí como algo de pescado y marisco. Mis explicaciones a los niños por tanto, si hay testigos cerca que sepan de mi condición, son escrutadas especialmente pese a que no es preciso, por si estoy intentando “convertirles a mi secta”.

No voy a desanimar a mis hijos de comer carne, no voy a empujarles a ello con explicaciones del tipo “estáis comiendo cadáveres“, tampoco voy a decirles “qué va a ser el filete un trozo de vaca bebé, tú calla y come para hacerte grande”. Ambas cosas las he oído y no van conmigo.  Yo voy a seguir cocinando y ofreciéndoles carne, explicándoles con naturalidad cuando sea procedente de dónde viene, igual que les explico cómo se producen los huevos, de dónde salen los albaricoques o las judías verdes.

Lo de ser vegetarianos o no es una decisión que ya tomarán ellos si quieren cuando sean mayores, aunque antes o después llegará la pregunta de “¿mamá, por qué tú nunca comes carne?”. E intentaré contestar con coherencia, igual que respondo ya a muchos adultos que me lo plantean. Es mi decisión personal, no me importa explicarme, tampoco quiero convencer a nadie.

Aquella reflexión, en un post de hace tres años que se llamaba “Papá que no son peces, son pescados”, dio lugar a otro en el que hablaba ya directamente del vegetarianismo en niños pequeños. Mantengo lo que opinaba entonces:

Ya expliqué que dejar de comer animales en sus muchas y respetables variantes (los hay desde que solo dejan a los mamíferos o solo abandonan la carne los días laborables hasta veganos estrictos pasando por todo lo que podáis imaginar, en mi caso es una trayectoria gradual y muy personal), es una decisión que yo no voy a imponer a mis hijos. Alguno me decíais que también podrían no darles carne y dejar que ellos decidieran de adultos comerla si así lo desean. Es cierto, podría, pero no lo hago. Y no porque no crea que un niño vegetariano no pueda crecer sano o que es una opción perféctamente válida en muchas familias, lo hago porque creo que están en la edad de la curiosidad, de poder probar alimentos. En mi familia hay niños con celiaquía, con diabetes, que han pasado por alguna alergia alimentaria, y no quiero restringir a los míos hasta el punto de eliminar la carne de su dieta en una familia que, salvo por mí, es bastante carnívora.

Pero también os digo que deberíamos empezar a ver el dejar de tomar carne como algo más normal. Vivimos en una sociedad en la que el consumo de proteína animal es exagerado, aburmados. También los niños consumen más proteína animal de la saludable.

Probablemente es mucho más sano para un niño una dieta vegetariana en la que haya huevos y lácteos  que ese empeño tan frecuente en muchas casas por que el niño tenga siempre algo de chicha o pescadito en el plato tanto a la hora de comer como en la cena “deja el tomate/judías verdes si quieres, pero termínate la chicha para hacerte grande”. No sé si viene de tiempos del hambre, cuando la carne era un lujo, probablemente sí. También por la diferencia de precio entre carne y verdura, pero a día de hoy no tiene sentido.

Os dejo una breve conversación digital con un nutricionista a los que da gusto leer y oir, Juan Revenga, y dos enlaces interesantes que él me ha facilitado.

Yo: “¿Comen los niños españoles mucha más proteína animal de la que deberían?”.

JR: “Prácticamente toda la población está por encima de los requerimientos medios estimados para la ingesta de proteína”.

Yo: “¿Es saludable para un niño una dieta vegetariana que no excluya lacteos ni huevos?”.

JR: “Sip, perfectamente si no se hacen tonterías con dietas muy restrictivas. Imprescindible consulta con un profesional NO alternativo”.

JR: “Well-planned vegetarian diets are appropriate for individuals during all stages of the life cycle. Con acento en Well-planned.”

Mi única conclusión, aplicable a casi todas las facetas de la vida: respeto y sentido común.

Ahora que han pasado unos cuantos años de aquellos posts, puedo contar que seguimos igual. Yo sigo con mi flexitarianismo. Mis hijos siguen comiendo carne y pescado, aunque probablemente en menor cantidad que la media. Mi santo sigue siendo carnívoro, seguramente un poco más de lo que resulta saludable.

Tal vez si mi pareja fuera vegetariana o flexitariana nuestra decisión hubiera sido otra y mis hijos crecerían siendo vegetarianos flexibles. No lo sé, las restricciones alimenticias obligadas pesan mucho en mi familia. Lo que es seguro es que, si hubiera optado por el vegetarianismo en mis hijos sería también flexible. Probarían carne y pescado si tuvieran curiosidad.

Volviendo a la pregunta que abría este post: ¿Criar a tus hijos en el vegetarianismo o dejar que ellos decidan más adelante?

Tal y como yo lo veo, mientras esos niños sean criados con amor y de forma saludable, la decisión es prerrogativa de los padres y nadie tiene derecho a criticar o torcer el gesto se haga lo que se haga.

a00661212 182
Fotos: GTRES

34 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Carnívoro irredento

    A mí me parece estupendo. Hace tiempo que decidí que por cada animal que un vegetariano no se comiese yo me iba a comer tres. Seguid con esta noble tarea

    13 Abril 2016 | 08:38

  2. Dice ser Cristóbal

    Ja,ja,ja, vamos, que eres vegetariana hasta donde te conviene: como el marisco está riquísimo, no lo consideras animalito… Me parto, menuda filosofía. Pero bueno, yo conozco gente que van de vegetarianos “pero comemos pescado”. Ahhhh, debe ser que los peces no son animales, o se consideran animales de segunda, no?
    Cualquier postura me parece MUY RESPETABLE, pero no estaría de más un pelín de coherencia… O si no, decir simplemente que no te gusta comer carne…

    13 Abril 2016 | 09:03

  3. Dice ser Lucas G

    Conozco el caso de una prima mía y a partir de una cierta edad (no sabría decir, pero fue sobre los 3 años aproximadamente) que al ser ella vegana no le daba carne ni pescado a sus hijos, el pediatra “obligó” a sus hijos a comer carne y pescado. Es de cajón, no hace falta ser Nobel y ni siquiera nutricionista para llegar a esa conclusión. Llega un punto en que las exigencias físicas de un niño a partir de ciertas edades (colegio, deberes, juegos, clases de judo, de violín, etc) no pueden ser provistas únicamente de verduras, lácteos, cereales, etc (que también), y algo de proteína (y ojo, grasas animales) hay que tomar. Digo algo, ojo, no atiborrarse.

    Dentro de un par de años que el blogger este nos cuente a ver si sus hijos siguen siendo veganos, vegetarianos, “flexitarianos”, o indostanos (lo de poner etiquetas para todo se nos está yendo un poco de las manos, no?)

    13 Abril 2016 | 09:16

  4. Dice ser Carnívoro irredento

    Me niego por principios a comer cosas que no tengan cara.

    13 Abril 2016 | 09:19

  5. Dice ser Turun

    Respeto a todo tipo de vegetariano, menos a esos que van diciendo que lo suyo es mejor que lo de los demas.
    Ni es mejor, ni es peor (igual si), es diferente.

    En cuanto a blog del Dr. Papa que cria a su hija en el vegetarianismo, me llegan señal de que un propio vegetariano dude de si lo que hace es sano, dado que no para de hablar de que lleva a su hija a hacerse analiticas y cosas de esas, lo cual es una señal de que puedes pensar que tu hija no esta bien por lo que hace.

    Todo lo demas, respetable. El cuidar animales, peces (parece que para los vegetarianos no son animales o son otro tipo..)… pero no debemos olvidarnos que el humano ha llegado a estas fechas comiendo carne y que el planeta desaparece antes, quitando las plantas que los animales.

    P.D: Un amante de la comida, sea cual sea.

    13 Abril 2016 | 09:23

  6. Dice ser Mohamed

    En el colegio la van a destrozar…

    13 Abril 2016 | 09:27

  7. Dice ser Alejandro

    Interesante artículo. Como vegetariano y (espero) futuro padre, es una cuestión que me preocupa. Más bien me preocupa la forma de afrontarla.

    Lo ideal es, entiendo, proveer a los hijos e hijas de la capacidad y espíritu crítico para que sean capaces de tomar decisiones de la forma más autónoma posible. El imponer y el “porque sí” son sistemas que no me terminan de convencer.

    Se agradece leer un punto de vista con datos, bibliografía y lleno de coherencia.

    13 Abril 2016 | 09:40

  8. Dice ser Uncoba

    ¿Criar a tus hijos en el vegetarianismo o dejar que ellos decidan más adelante?

    Es cómo preguntar:

    ¿Criar a tus hijos en el “carnivorismo” o dejar que ellos decidan más adelante? Comer carne animal no es necesario.

    Pero también es hipocresía ser vegano y después tomarse pastillas de complementos cuya elaboración salga de animales o de los mismos productos que no toman.

    Si eres vegetariano, educa a tus niños así, aunque debes enseñarles a respetar otras formas de entender el mundo y la vida.

    13 Abril 2016 | 09:45

  9. Dice ser Daniel L.

    y las dos cosas al mismo tiempo?
    si eres vegetariano lo lógico es que eduques a tu hijo en el vegetarianismo y que cuando sea mayor elija él.
    sin discusiones ni enfrentamientos.

    13 Abril 2016 | 09:58

  10. Dice ser marian

    Si el vegetariano ha de tomar suplementos y tener controles de analíticas, qué quereis que os diga…..algo no está bien y con los niños mejor no experimentar. Es como si nos da por no proporcionarles leche y han de tomar pastillas de calcio…. lamentable.

    13 Abril 2016 | 10:41

  11. Dice ser Ro

    Para Lucas G. Te recomiendo que le eches un ojo al luchador Nate Díaz. Deportista y vegano, para que veas que esas necesidades energéticas se pueden suplir y de sobra x)

    13 Abril 2016 | 10:59

  12. Dice ser Ruth

    El vegetarianismo no precisa de suplementos, es el veganismo el que sí los precisa. Mucho nos metemos con los padres que educan a sus hijos siendo vegetarianos y veganos pero poco criticamos los padres que ofrecen refrescos y comida basura y fritos todas las noches a sus hijos. No seáis hipócritas, un niño vegetariano o unos padres vegetarianos con cabeza son un ejemplo mucho más respetable que un modelo standard de familia de cenas de mc donalds y fines de semana en centro comercial.

    13 Abril 2016 | 11:07

  13. Dice ser Lucas G

    Bueno, y yo te podría hablar de Eneko Llanos o de Víctor del Corral, triatletas de larga distancia y que también son vegetarianos (ni siquiera toman lácteos), o de Triki, que se alimenta exclusivamente de galletas……. pero ese no es el caso. Estamos hablando de niños, no de deportistas de élite.

    Ah sí, y completamente de acuerdo con Ruth, una cosa no quita la otra. Tan perjudicial es una cosa como otra. No, si va a llegar un momento en el que haya un post sobre “Los padres que alimentan normalmente a sus hijos” y esto nos parezca lo noticiable……..

    13 Abril 2016 | 12:00

  14. Dice ser marian

    Por otro lado es muy lógico que si los padres son veganos o vegetarianos o hamburgueseros o nudistas u ortodoxos, eduquen a sus hijos a su semejanza y lo más probable es que de mayores sigan las mismas pautas, acertadas o erróneas pero adquiridas y asumidas en su núcleo familiar.

    13 Abril 2016 | 12:12

  15. Dice ser RVFCore

    Pues es como todo, hay gente que bautiza a sus hijos sin preguntarles, esto no es muy diferente, uno tiene unas costumbres que da por buenas y tiende a que sus hijos las sigan.

    Para mí sería más importante determinar si esos padres llegado el caso aceptarían que sus hijos pasasen de sus costumbres teniendo en cuenta que comer carne no nos condena al infierno…y ahí entramos en el bonito mundo del radicalismo y la (por lo general) falta de comprensión por parte de los que creen ser dueños de los hijos (que no padres).

    13 Abril 2016 | 12:17

  16. Dice ser Susana

    Y en el cole??
    Le pides una dieta “flexi…eso?
    O en el colegio come lo que le pongan?
    Esto solo se puede mantener en el caso de que vayan a comer a casa, no?

    13 Abril 2016 | 12:19

  17. Dice ser rc

    Nos olvidamos a menudo de lo que supone tener una cultura, poder relacionarse con los demás y disfrutar de siglos de experiencia transmitida de generación en generación.

    Siendo mi dieta fundamental pero no estrictamente vegetariana, me parece una aberración, por ejemplo, viajar por España y por el mundo y no poder compartir su cultura (de pescado o carne) porque me autoimpuse unos principios. Lo mismo se aplica si estos lugares son vegetarianos, me parece ridículollevar el salchichón debajo del brazo.

    Más aún aplicado a l@s niñ@s, sea en alimentación, política o religión. Lo mejor en mi opinión es -en la medida de lo posible ya que siempre seremos una influencia- que conozcan todo y puedan a medida que crezcan elegir.

    Otra cosa es que te siente mal la grasa animal o que no compartas los métodos de tortura de la industria alimentaria e intentes comer carne y pescado que hayan sido tratados con cierta dignidad (dignidad para nosotr@s mism@s)

    13 Abril 2016 | 12:23

  18. Dice ser Beatriz

    Puedo entender y respetar a las personas vegetarianas, aunque no comparta su punto de vista. Pero lo que no me entra en la cabeza es hacer pasar a un bebé por ANALÍTICAS periódicas para comprobar que no tiene ninguna carencia. Yo tuve que hacerle 2 a mi hija con 5 y 6 años, se me caían más lágrimas a mí que a ella (cuando ya estaba sola en casa, claro) al pensar en hacerla pasar por ese dolor que no tienen capacidad de comprender, y os aseguro que intentaré por todos los medios que no tenga que volver a pasar por eso si no es estrictamente necesario.

    13 Abril 2016 | 12:57

  19. Dice ser cap

    Hola,
    yo tenía entendido que los humanos somos omnívoros, e innumerables los estudios sobre los beneficios de las dietas equilibradas, vamos, comer de todo (frutas, verduras, carnes, pescados, lacteos….) en cantidades adecuadas, salvo intolerancias, alergias y demás, creo que no se puede negar la evidencia de cuál es la mejor alimentación.
    Dicho esto, ser vegetariano, vegano o cualquier otro ****ano alimentario va más con cuestiones éticas, morales o ideológicas que de beneficio real para la salud más allá de lo agusto que esté uno consigo mismo.
    El hecho de que se controle mediante análisis la evolución de un niño con alguna de estas dietas me parece indicativo de las dudas que cualquira (con dos dedos de frente) tiene sobre si genera alguna carencia o no y si afecta en el crecimiento normal, creo por tanto que los experimentos habría que dejarlos para cada uno consigo mismo, los niños que coman de todo y si eso, cuando ya estén formados física y mentalmente que decidan si queiren seguir o no alguna de estas pautas alimentarias.
    Esto me trae a la cabeza también el tema de las vacunaciones (o no) de los niños… pero bueno ese es otro capítulo.
    Por cierto, soy padre y procuro no inferir mis ideas o creencias en mis hijos, procuro que prueben todo y coman de todo, en su justa medida pero de todo, y a nivel de creencias religiosas, políticas… pues yo les expreso mi forma de ver las cosas pero no aborrezco/reniego de otras… las pongo sobre la mesa, resuelvo sus dudas y que ellos elijan libremente (supongo que es imposible no influenciarles, pero como padres es cuasi imposible, los niños tienden a imitar actitudes y comportamientos de los padres, pero en ello estamos, dia a día)
    Un saludo

    13 Abril 2016 | 13:14

  20. Dice ser jose

    Espero no meter más confusión sobre este tema con lo que voy a escribir. Ahora tengo 66 años, empecé a ser vegetariano (o sea no comerme animales de ninguna clase) sobre los 25, idas y venidas hasta que sobre los 28 ya lo hice definitivo. Desde joven practiqué artes marciales, ahora practico xiulian (parecido al qigong), que es de “la familia” pero sin violencia.
    Lo cuento porque de joven llegó un momento en que se me hizo muy cuesta arriba comer animales, así que me informé en lo que pude, ya que me salía de dentro :”esto de comer carne me es imposible, no lo soporto…”. De modo que me puse las pilas y dejé la carne, o sea dejé de comer cualquier animal. Pero no es tan sencillo como decirlo.
    En aquel tiempo estábamos en una dictadura (las dictaduras son todas una mierda, de una u otra clase) todo el mundo se puso en contra mía, empezando (nótese esto) por la familia. Luego los “compañeros” de trabajo me pusieron el sanbenito y me catalogaron dentro de la clase “tío raro”. Esto aún sigue aunque miren los años que han pasado y los cambios sociales, cuando me encuentro con alguno de vez en cuando, no reconocen su postura radical, sino que siguen pensando “este es un tío raro, que lo sepas…”.
    Luego me casé, tuve la suerte de dar con una mujer de ideas avanzadas, los dos aficionados al tema ovni, que si el budismo que si el Cosmos que si hay vida por ahí fuera…etc.etc.etc.
    Soy, o somos, vegetarianos por convicción, por necesidad filosófica, no porque hayamos visto que es la mejor opción sino porque eso de comer animales no va con nuestras ideas. Yo no critico a nadie, es que me sale de dentro y tengo derecho a existir según yo creo que lo debo hacer.
    Como todos supondrán, en la dictadura lo pasamos fatal. FATAL, FATAL. Cuando vinieron los niños, todos los médicos nos tacharon de locos sectarios endemoniados supersticiosos. Encontrar una guardería que más o menos nos admitieran alimentarlos sin comer animales fue una odisea. Todos esos años tuvimos TODA clase de problemas, incluso legales. La mayoría de las guarderías siempre nos dijeron que no, que fuéramos a otro sitio, y cuando los niños se constipaban siempre lo achacaban a no comer adecuadamente…
    Malos tiempos, malos recuerdos, malas experiencias; mejor me olvido…
    En cuanto a mi propiamente hablando, no comer animales siempre me ha dejado como “con hambre”, o como si me faltara “algo”, pero las ventajas son muchas, y nunca he tenido esas enfermedades que siempre he visto a mi alrededor. Pero eso me da igual, porque yo desde siempre he sentido “no puedo comer animales”. Así que…
    En cuanto a los niños, no puedo dar consejos, no voy a decir si hay que darles comida sin animales o no, puedo decir que nunca han tenido eso que le llaman “cacas feas” ni ninguna fiebre rara ni nada raro, su mente es como de otra clase, siempre serenos, nunca se han peleado en los colegios, de hecho el mayor tiene carreras (más de una) superiores, y toda la vida he visto que los que comen animales han tenido esto o aquello o cosas raras, de estas llamadas enfermedades modernas.
    Al día de hoy, el mayor come carne por propia decisión. Creo que se aguantan mejor los esfuerzos comiendo carne, que si solo comes vegetales, nunca puede ser igual. Creo que el ser humano es así, pero algunos no somos así. Yo he hecho lógicamente mucho ejercicio físico, y cuando comía carne estaba más fuerte, o me recuperaba antes; pero también he notado que los vegetales tienen sus ventajas, así que este tema para mi es muy difícil de decidir.
    Al cabo de los años, mi hija se ha vuelto a hacer vegetariana por su decisión, y mi hijo dice estar harto que no le entra la carne, pero la come, es una decisión que debe valorar el, y nadie más.
    Por tanto considero que cada uno tiene que tomar una difícil decisión, y pensárselo, y no buscarse problemas innecesarios ni hacerlo solo por “la salud”, que el hombre es cuerpo y espíritu, y “no solo de pan vive el hombre”.
    Ser vegetariano sin filosofía o sin convicciones no es buen camino, esos jóvenes de ahora que lo son pero son ateos o no tienen creencia alguna y lo son solo por no se sabe porque creo que es un camino incierto. O se hace por motivos ulteriores o no sacarás ventaja alguna, según lo veo yo.
    Por cierto, se dice que Hitler era vegetariano; puede ser, ser vegetariano tiene unos resultados no normales, de apertura de mente, sea para el bien o sea para hacer el mal.

    13 Abril 2016 | 13:31

  21. Dice ser María

    Creo que este padre no está muy convencido de la decisión que ha tomado con su hija, si con dos años le hace análisis de sangre regularmente es que piensa que algo puede ir mal.
    Mi hijo tiene 3 años y NUNCA le han hecho un análisis de sangre, creo que yo misma no me hice un análisis hasta la pubertad…
    No soy vegetariana y no entiendo a la gente que lo es, pero lo respeto. Si a ellos les va bien me parece estupendo siempre que no intenten hacer que yo también lo sea.
    Por cierto lo de que le han ofrecido carne y pescado y no lo quiera es completamente lógico si nunca lo ha probado, los niños tan pequeños cuando les das algo nuevo al principio son reacios, hasta que no le des a probar 40 veces algo no sabes si realmente le gusta o no.

    13 Abril 2016 | 14:03

  22. Dice ser mmmm

    José, no sabría por donde empezar, pero tal y como lo cuentas resulta un poco secta. Francamente. Si añadimos homeopatía y acupuntura lo tenemos. Los ovnis ya no te interesan claro, estas muy liado, lo entiendo.
    Ala , salud que es lo único que importa, cada cual se las apañe.

    13 Abril 2016 | 14:10

  23. Dice ser Vengador Tóxico

    21. María

    No es que no lo entiendas, es que prefieres vivir de espaldas a ello, ignorarlo, no vaya a ser que te remuerda la conciencia:

    https://www.facebook.com/theveganmood/videos/1557988591167000/

    Este método es el que se utiliza en los mataderos españoles, a gran escala, aparte de criarlos en condiciones indignas; no estoy en contra del consumo de carne siempre que proceda de GRANJAS donde reciban una vida y una muerte digna, pero eso implicaría reducir mucho su consumo, la demanda desmesurada por parte de gente como tú “q no entiende”, aumenta año tras año en España y en el resto de países, en detrimento de otros alimentos de origen vegetal, y exige que miles de miles de millones de animales sean criados, en condiciones lamentables, en FACTORIAS.

    13 Abril 2016 | 14:41

  24. Dice ser Dr. Papá

    Hola a todos, en primer lugar agradecer a MadreReciente por el genial artículo que ha escrito. En segundo lugar agradeceros a todos vosotros los comentarios.

    Sólo quería comentar un aspecto que habéis comentado mucho y que creo que he explicado mal en mi artículo. El tema de los controles mediante analítica. NO le hacemos controles cada 15 días ni cada mes. En 2 años le hemos hecho 2, al año y a los 2. Y sólo porque no veíamos signos de alarma pero queríamos saber si ella estaba bien sana y listo. Evidentemente que tengo dudas, de la alimentación, de la educación, de todo. Quiero a mi hija y me preocupo hasta por el color de su caca. Y además, no hay demasiada información disponible de como llevar a cabo estas dietas en niños así que aun siendo los dos científicos y habiendo leído mucho (mucho de lo que sabemos y de los alimentos que elegimos son por leer artículos científicos y no panfletos propagandísticos), quisimos estar convencidos de que todo iba bien.

    Me parece genial los que defienden que se ha de probar de todo. Se dice que mi hija no quiso comer “carne” porque no lo ha probado antes. Deberíais ver la primera vez que comió lentejas, o sopa con quinoa. No lo dudó. Pero de nuevo, es sólo una elección por nuestra parte.

    De nuevo quiero que quede claro que no escribí el post con la idea de “evangelizar” a nadie ni vender que nuestra manera es superior, ni mucho menos. Sólo compartir con aquellos padres y madres con dudas que, aunque es laborioso, se puede mantener una dieta totalmente saludable cubriendo todas sus necesidades nutricionales con una dieta BIEN HECHA ovo-lacto vegetariana.

    Y en referencia a colegios etc, lo mismo. Si no conseguimos un colegio flexible con el tema, ella no se quedará sin comer. Comerá lo que todo el mundo, yo no voy a hacer que mi hija sea excluida. Si en el cole ella no se siente bien comiendo, por comentarios o lo que sea, comerá lo que quiera comer. Si es lo de los otros, así será sin dudarlo. Y en casa le seguiremos dando a elegir. Su madre y yo estamos sanos y contentos con nuestra dieta, ella podrá acoplarse y seguirla o cambiarla.

    Un saludo a todos y de nuevo, gracias por vuestros comentarios.

    13 Abril 2016 | 14:52

  25. Dice ser Blanca

    Hola, yo respeto a los vegetarianos, veganos y los que comen carne. Debe saber señorita que lo que es usted se llama pescetariana y no lo respeto tanto por que no hay una filosofía detrás y implica una empatía menor.

    Una persona que come carne puede decidir no conocer el sufrimiento animal, mantenerse en el desconocimiento o no y convertirse en vegano algún día. Un pescetariano sabe lo que hace y decide seguir haciendo daño.

    Las madres y los padres hacen siempre lo que creen mejor para sus hijos y deciden por ellos durante una etapa de su vida. Si tu bebé quiere coger un tenedor y clavárselo a otro bebé lo apartas y le riñes porque consideras que es algo malo.
    Un vegano considera que es malo contribuir a toda explotación y sufrimiento animal (y humano) innecesario. Dado que miles de nutricionistas avalan la alimentación vegetariana estricta para todos los estadios de la vida, esto implica que la alimentación con carne en un bebé, niño o adolescente es innecesaria. Si se hacen tantos análisis es por que la sociedad culpa a la alimentación de cualquier constipado cuando el niño es vegetariano, pero si come carne será que ha pillado frío.

    Si tanto nos preocupa la alimentación y salud de nuestros hijos, ¿por qué dejamos de darles el pecho tan temprano? Lo ideal es entre 2 y 7 años, mientras el niño quiera (hay algunos niños que lo dejan a los 9). Pero claro, hay cosas más importantes que la nutrición de nuestros hijos.

    13 Abril 2016 | 15:35

  26. Dice ser Vanesa

    Yo a los 14 años me hice vegetariana, pese a que entonces era muy muy raro e incluso mal visto, pero para mi es imposible comerme otro animal. Decir que siempre he llevado una vida de estudiar, trabajar y hacer deporte, soy de las que desde los 16 estoy trabajando y estudiando, levantandome a las 6 de la mañana y llegando a casa a las 21h, nunca he tomado suplementos de ningún tipo y siempre he tenido unas analiticas perfectas y mucha energía.
    Por eso me hace gracia como cuando gente como mi novio (culturista y super carnivoro) me dice que la carne es necesaria para la energia…ya claro…
    Desde enero de este año me he pasado al veganismo, y entonces ahora si que tomo la vitamina B12 (que no procede de ningún animal) es la única necesaria para los veganos, así que tan contenta y a seguir con la locura de estrés diario 😉

    13 Abril 2016 | 15:50

  27. Dice ser maria b

    pues me parece que aqui nadie se preocupa de los vegetales…estan vivos…esta demostrado cientificamente que sufren dolor cuando son arrancados y la gente los muerde y se los come…al igual que los animales tambien son seres vivos las plantas y no veo ningun incoveniente por parte de nadie de comerselos y arrancarlos con toda la alegria….si se respeta la vida hay que respetar toda incluida la vegetal digo yo….

    13 Abril 2016 | 16:14

  28. Dice ser pepito grillo

    Oh mira estos vegetarianos tan preocupados por el medio ambiente, por la calidad y salud de los animales.

    ¿Y de las plantas que coméis? ¿Vigiláis con tanto celo que no provengan de cultivos invasivos (pesticidas, que no sean de fuera de temporada, de agricultores locales, etc.? Porque sabéis que para plantar también invaden hábitats naturales, hay animales que se ven afectados para que tú te comas tu lechuguita, ¿verdad?

    Por no comentar lo hipócrita que resulta decir, “soy vegetariano pero como pescado”, como diciendo, los peces son animales de segunda, ellos no sufren.
    Ajá, porque se pescan respetando las tasas, pesos, ellos no sufren cuando les clavan un anzuelo en el paladar, su especie no sufre con la pesca masiva o de arrastre.

    Y mientras más de medio mundo se muere de hambre, mientras hay muchos niños que no tienen ni para comer 3 veces al día decentemente, aquí los papás chachi-guachis pretendiendo ser más listos que la propia naturaleza y la evolución que nos ha traído hasta aquí.
    Hace no mucho en un reportaje sobre vegetarianos, iba un señor por las casas enseñando a hacer leche de almendras, arroz, etc., y preguntaba a una embarazada, ¿tú darías esta leche a tu bebé antes que la tuya propia? Y ella, por supuesto, yo vegetariana al 100%. Y bueno, no sé qué hacen los servicios sociales que no intervienen con gente así.

    Yo lanzo otras preguntas que me parecen igual de lógicas que las de artículo: ¿criar a tus hijos sin ponerle vacunas y que luego decida cuando sea mayor si se quiere vacunar? ¿criar a tus hijos usando la homeopatía y que cuando sea mayor vaya por su propia voluntad a un médico de verdad? ¿harías vegetariano a tu perro?

    13 Abril 2016 | 16:46

  29. Dice ser Pejo Teca

    Mejor preocuparse por que tu hijo no devore comida basura y no beba mierdacola.
    Lo importante es un equilibrio. Cualquier exceso es malo, sobretodo el “carnivoro” y el azucar.
    El ejercicio también es importante , o sea, más correr tras la pelota y menos FIFA’16. Por poner algún ejemplo.

    13 Abril 2016 | 17:02

  30. Dice ser mmm

    28.

    Sólo te contesto a la última. La reina de Inglaterra capaz, de momento les da productos homeopáticos a sus perros, que no doy crédito, debe ser para hacer gasto en el lobby de su hijo Carlos , principal defensor de la homeopatía en la isla.

    Mi hijo se ha hecho vegetariano hace 4 meses, y está encantado. Me lo ha dejado clarísimo, no piensa comerse a otro animal. Con un discurso filosófico macizo el cual no he podido menos que recibir con los brazos abiertos.
    Y sabéis cuando tomó la decisión?, el día que murió su perra. Hace 4 meses. Un amigo hijo único de veganos igual ha tenido algo que ver.
    Creo que eso era lo que no entendía del asunto. Debe ser como la llamada que dicen las novicias/monjas recibir o algo así. Lo digo en serio y sin ánimo de ofender. De repente decides que un animal no va a sufrir por que tú te lo comas, aunque sepas que se lo va a comer el siguiente.
    Personalmente como de todo y no me gusta que sufran innecesariamente los animales , pero me los como.
    No soy inspector de granjas. Yo no tengo la culpa de nada, lo prometo.
    Habrá muchos albañiles vegetarianos o veganos?. Alguno habrá.

    13 Abril 2016 | 19:08

  31. Dice ser Gart

    Opino que mi hijo es más importante que mis pajas mentales. Por asegurar su salud soy capaz hasta de matar a un dragón.

    13 Abril 2016 | 19:09

  32. Dice ser incom2

    No me parece bien. Nuestra especie no es herbívora y lo natural es alimentarnos un poco de todo. Si un niño crece sin haber probado la carne, muy probablemente acabe cogiéndole asco porque si no se interioriza que es un alimento, luego cuesta incorporarlo; como cuando nos dicen que en otras culturas se come esto o aquello y porque nunca lo hemos comido, nos provoca repulsión.
    Lo ideal sería una dieta rica y variada de todo un poco, y conociéndolo todo, decidir si quiere apartar algo.

    13 Abril 2016 | 19:11

  33. Dice ser juan

    Cuando sobra el tiempo y el dinero, pasan estas cosas. Surgen nuevas sectas y tal. Me ha llegado al alma, ese que se dice vegano que menos mal que su mujer también creía en los ovnis, los extraterrestres (y seguro que la homeopatía, la curación con manos y esas cosas). La gente vive tan bien que se les derrite el cerebro. A mi lo que haga cada uno me parece muy bien, mientras no perjudique a los niños (los servicios sociales deberían tener cuidado con estos iluminados) o nos quieran imponer las ideas. Animalistas, veganos … preocupados de los derechos de los animales, ahora, de la gente que se muere de hambre, poco

    01 Mayo 2016 | 20:45

  34. Dice ser Vengador Tóxico

    33.

    ¿Acaso una cosa quita a la otra? ¿No puedes estar sensibilizado con el sufrimiento humano y a la vez con el de los animales ó con el respeto al medio ambiente? Si es que a algunos la neurona no os da ‘pá más’, aparte que tú no haces nada ni por unos ni por otros, sólo se te llena la bocaza de demagogia

    04 Mayo 2016 | 16:20

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.