BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

No temas al segador abuela

la foto(2)Y la vida dijo hasta aquí hemos llegado. Mi abuela Maruja, con 88 años, murió ayer noche. No fue una mala muerte, aunque la muerte nunca es buena del todo. Murió en su cama, en su casa, junto al hombre que la acompañó y la quiso toda su vida y junto a su único hijo, ya abuelo.

Definitivamente tuvo una buena vida. Pocas personas tienen la suerte de vivir hasta el final en compañía de su pareja, independientes los dos, con la cabeza en su sitio. En su caso con la risa rápida y el andar torpe hasta este otoño. Los últimos tres meses han sido malos sí, pero ya descansa.

Reía mucho. Fue lo primero que le llamó la atención a mi marido cuando la conoció hace veinte años. Reía mucho y nada era nunca un gran problema, no hacía de la vida un drama ni algo demasiado serio.

Tal vez eso suyo sea también mío. Si es así, no pudo legarme nada mejor.
image
Pasé mucho tiempo con mis abuelos asturianos, muchos fines de semana completos desde muy pequeña, todos los veranos desde junio a septiembre. No la recuerdo enfadada o riñéndome, se tomaba fácil la vida y nos la hacía fácil a lo demás. Por eso también algunos decían que era un poco dejada, descuidada… Por eso me importa poco cuando ahora ese mismo tipo de personas me dicen a mí que soy un poco desastre.

Ella y mi abuelo me regalaron la mejor infancia que pude soñar en aquella Asturias rural, dejándome entrar y salir sin miedo. La persona que soy se debe en gran medida a ellos y a esa niñez libre y verde que vino de su mano. Nunca podré agradecérselo lo suficiente.

Ya no está y se suceden ráfagas de momentos pasados con ella.

Recuerdo que intentaba sin éxito y con poca insistencia que me peinara, que me lavaba las manos antes de comer en la pila de la cocina con el Mistol y las secaba en su delantal. Entendió mejor que mi madre que la forma más inteligente para que su nieta del “no me gusta” y “no tengo hambre” acabara comiendo de todo, era no obligarla nunca. Le gustaban los gatos y ningún animal la daba miedo, lógico viniendo de una aldea asturiana. Nunca supo ser elegante o coqueta, ni falta que hacía. Hay cosas más importantes. Nunca le dio miedo que me acercara a los fogones, ella fue la primera que me enseñó a hacer frixuelos cogiendo la sartén siendo muy pequeña. Era una buena cocinera al estilo asturiano de poner mucho y rico en una pota en medio de la mesa. La recuerdo también cociendo la leche recién ordeñada y haciendo conmigo galletas con la nata que subía.

la foto(6)

También era algo perezosa y un poco cotilla, aunque quería saber pero no juzgaba luego. Tenía un puntito egoísta y otro protagonista. En nadie todo es bueno, aunque la muerte nos invite a recordar sólo los claros. “No pasa nada”, habría dicho ella. Por eso tal vez también lo digo yo tanto y también lo dice mi hija.

Queda mi abuelo, ahora nonagenario y que siempre ha sido la bondad hecha hombre, encajando que la mujer con la que lleva setenta años se haya ido. “Haber vivido tranquilo sabiendo que no has hecho daño a nadie, que has tratado con respeto y educación a los demás, cumpliendo tus obligaciones y sabiendo que la gente te apreciaba. ¿Qué más puedes pedir antes de irte?”, está diciendo ahora a mi lado, en el tanatorio. Estas últimas noches juntaba las camas para poder darle la mano.

No te preocupes abuela, que le cuidaremos. También me encargaré de que Julia no te olvide, que recuerde cómo jugabas con ella a las cocinitas, con su hámster Sven y a las cartas.

“Esto se acaba”, le dijiste hace pocos días a la doctora que vino a casa. Sé bien que no tuviste miedo al segador. Procuraré no temerle yo tampoco.

Noli timere messorum

15 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Elmorea

    Así sea.
    DEP

    11 abril 2015 | 10:09

  2. Dice ser Lola

    D.E.P. Yo no conocí a ninguno de mis abuelos. La única que estaba viva. mi abuela paterna, vivía en Canarias mientras yo lo hacía en Cuba.
    Siempre le dije a mi hija que ella era muy afortunada de poner disfrutar de sus cuatro abuelos.

    11 abril 2015 | 11:01

  3. Dice ser Kike

    Lamento tu pérdida. Debió ser una gran mujer y debieron ser una pareja muy feliz. Yo a tu abuelo lo envidio sanamente, el poder haber sido feliz durante 70 años, toda una vida, junto a una mujer guapa como era por su foto, feliz, alegre, buena persona, en Asturias, una tierra tan bonita, verde y espiritualmente rica. Tus abuelos llevaron una vida seguramente dura por momentos, pero plena. Tu abuela en paz descanse su espíritu, vivió plenamente y tuvo la enorme suerte de contar hasta el último momento con una familia que la quería y estaba a su lado.

    Muchos de los de mi generación de los 70, que no hemos sido padres, ni nos hemos casado, que no creemos más que en nuestras fantasías en el amor ya, moriremos solos, olvidados y entre decrepitud, sollozos y nostalgia. Nuestra vida si bien buena o mala, no será echada en falta por nadie cuando llegue nuestra hora. Si acaso tal vez un buen amigo nos añore. Porque a fin de cuentas solo hemos los que como yo, cosechado algunos amigos a lo largo de la vida que al menos yo, aguardo la esperanza de conservar basta mis últimos días. Tal vez alguno de ellos, me recuerde o cuente alguna anécdota de mi cuando falte. Quien sabe.

    Por ello digo, que envidio sanamente a tu abuelo por la suerte que tuvo así, como a ti abuela, por haber vivido rodeada de amor hasta su último minuto.

    Te doy mi pésame y te acompaño desde el anonimato en tu sentimiento. Recibe un fuerte abrazo.

    11 abril 2015 | 11:27

  4. Dice ser Emm Woodhouse

    Me he sentido muy identificada con tu abuela aunque tengo 46 años. Mi fin, tras una “larga enfermedad”, parece que también se acerca. También soy un desastre y algo descuidada. También trato a mi hijito de 11 años con manga ancha, eligiendo las batallas. Y sí, estas noches mi compañero de vida me da la mano en la cama para dormir. He vivido tranquila, no necesito gran cosa para vivir, aunque supongo que a alguno sí he hecho daño. He sido respetuosa y educada, he cumplido mis obligaciones y sé de mucha gente que me aprecia, casi toda. La única preocupación es que les voy a echar muchísimo de menos.

    11 abril 2015 | 14:10

  5. Dice ser Augusto

    Mis nietos han tenido suerte con su abuela…..lastima que halla fallecido con 65 años….era la alegría personificada y nunca era nada un problema para ella….ahora estamos solos mis nietos y yo…..¡gracias Pepi!

    11 abril 2015 | 18:24

  6. Dice ser clara

    maravillosos..nietos que recuerdan asi asus abuelas .
    un abrazo

    11 abril 2015 | 18:29

  7. Dice ser miriam

    Hala que llorera me he cogido…!!! Hace casi dos años ya que murió mi abuela y no ha pasado un día sin que me acuerde de ella.
    Un beso allá donde estes querida lala

    11 abril 2015 | 18:53

  8. Dice ser Sonia

    Has tenido mucha suerte entonces por poder disfrutarla,animo besos!

    11 abril 2015 | 21:29

  9. Dice ser gemma

    La has disfrutado enormemente. Ya descansa. Un abrazo

    Gemma

    12 abril 2015 | 11:05

  10. Dice ser Tia de SobrinoS

    Lamento tu perdida.

    12 abril 2015 | 15:12

  11. Dice ser nekane

    Ah, las idealizadas abuelas!, seguro que tu madre no tiene el mismo concepto que tú de ella… c,est la vie
    le deso el mejor de los viajes a tu abuela, yo también añoro la mía y agradezco como tú que fuese para conmigo mucho más liberal que mi madre, más cercana incluso y cálida! aunque creo que no es más que una treta para “ganarnos” pues está claro que a nuestras madres noalas educó igual…. hayq ue tener abuela para saber lo que es.
    le llamas el segador a la muerte?, el segador corta para recolectar y alimentar y suda mucho con ello… la muerte es fría y viene sin piedad, pero sin muerte quién amaría la vida?

    13 abril 2015 | 11:17

  12. Dice ser letraslibres

    Querida Melisa. Aunque no te conozco personalmente sé que tu calidad humana es inmensa y te admiro por ello.
    Quédate con los momentos que describes, vividos con tu abuela, que hizo feliz tu infancia y a la que tanto amaste. Recuerda esa fase que compartíais todo, lo que te enseñó, lo mucho que te quiso, esas vivencias te ayudarán a elaborar tu duelo. Sé que nunca la olvidarás, ni ella a ti. El cuidado de tu abuelo, darle todo el amor, decirle a ella que no se preocupe… ella lo sabe.
    Pasarás una dura etapa que irá sedimentándose, la recordarás un día sin dolor, con la seguridad de que como ella tú le diste parte de su vida feliz… Y volverás a ser la Melisa luchadora (no puedes evitarlo), solidaria y bondadosa. Ella te mirará orgullosa de tener una nieta aquí, y esperará con paciencia el lejano momento de volver a verte y abrazarte. Piensa en los años que la tuviste. Un regalo para tu existir.
    Cuida de ti también, es lo que ella querría.
    Un abrazo.

    13 abril 2015 | 13:44

  13. Dice ser Gabriela

    Me has emocionado hasta las lágrimas…. Una oración para ella desde Argentina…!

    13 abril 2015 | 18:07

  14. Dice ser Que mas da...

    Desde que nacemos estamos condenados a morir, la unica forma de no morirse es no nacer, pero nos perderiamos todo esto.
    Puedes creer que existe algo mas, o no… cada uno que sea feliz con sus creencias.
    vivimos en un mundo tan material que si no vemos algo con nuestros ojos o nos lo demuestran con numeros, no nos lo creemos, aunque a lo mejor hacemos mal…
    Mi mujer tambien estaba muy unida a su abuela, y cuando estaba en el tanatorio, vio a su abuelo, que fallecio años antes… ¿Alucinación? no tenia porque alucinar con su abuelo porque ya apenas ni se acordaba de el y en aquel momento solo pensaba en su abuela…
    ¿Realidad? para nosotros occidentales acostumbrados a lo material y a la ciencia pues supongo que no… pero como humanos la mayoria tenemos la sensación de que existe algo mas… Yo desde luego creo a mi mujer, una mujer pragmatica y cabal de las que no se cree casi nada y poco fantasiosa… Y no es la unica persona “de confianza” a la que le he oido contar experiencias parecidas… El que no todos veamos estas cosas o no haya explicacion no quiere decir que no existan… Creo que como seres humanos nos queda todavia mucho por descubrir y hay cosas que hoy son misterio y mañana son ciencia… Quizas morirse no es el final y es solo un cambio en nuestro estado… Yo en ocasiones creo que existe algo mas y en otras no, pero crea o no, miedo e incluso panico tengo, llamadme cobarde… lo que esta claro es que hay que disfrutar de la vida y algun dia, todos, comprobaremos si existe algo mas o no… Si no existe nada, no nos vamos a enterar… y si existe algo, nos diremos “¿seré tonto? ¿toda la vida preocupado por morirme, me muero y aqui sigo?”

    16 abril 2015 | 14:45

  15. Dice ser Javier Ruiz

    Qué cierto aquello de que no hay mejores segundos padres que unos buenos abuelos. Siento mucho la pérdida, si bien cuando los días y los años se llenan de sonrisas y experiencias, se vive más y se pierde menos, ¿no crees?

    No somos eternos, y eso seguro que no consuela ni un ápice. Mi pésame por la pérdida y mi deseo sincero de que tu abuela descanse en paz.

    20 abril 2015 | 19:33

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.