BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

El sexo en la fase final del embarazo

No se habla mucho del sexo durante el embarazo, ni siquiera entre amigas íntimas que lo comparten todo con pelos y señales en otras circunstancias. Como mucho te enteras de si siguen teniendo ganas, de si se les desvanecen, de si físicamente ya no se sienten deseables o cómodas o de si el cuerpo les sigue pidiendo guerra y la barriga es sólo un escollo a salvar, literalmente.

(GTRES)

(GTRES)

Saber qué opinan ellos es aún más difícil. Lo más que llegas a saber normalmente es si para ellos la cosa va de cumplir el débito conyugal con un ánimo parecido al de los soldados franceses marchando hacia Rusia por orden del Napoleón o si realmente le encuentran el puntillo a la barriga, que de todo hay, una vez superado el miedo inicial de dañar a mujer o futuro vástago (que no chicos, que aquello no es tan grande por mucho que os duela pensarlo, no os preocupéis).

Justo ahora tengo yo a un par de embarazadas cercanas (una más que la otra) a puntito de caramelo. En esa fase final estás deseando que llegue de una maldita vez una cosa como el parto, imaginad lo pesados que pueden ser esos días finales para que queramos ver venir algo así. Que no es la ilusión por verle la carita a tu bebé, no. Son las ganas de soltar lastre. Y para lograr que el bebé decida ponerse a salir y ahorrarnos un parto inducido, nada mejor que los paseos y el sexo siempre que no haya contraindicaciones médicas.

Con Julia, que se retrasó lo suyo y ya me tenía harta, no hubo ginecólogo que me tratase en revisión o monitores que no me recomendara tener sexo para animarla a salir. Y no por aquello del “toc, toc. ¿Quién es?” del chiste. Como explican en Babycenter:

Se considera que el acto sexual funciona de dos maneras. Puede estimular la producción de una hormona llamada oxitocina — la hormona de las contracciones — y esto puede aumentar la frecuencia de las contracciones Braxton-Hicks o de práctica. Además, el semen contiene unas sustancias llamadas prostaglandinas, que pueden ayudar a madurar o afinar el cuello del útero, para que esté listo a dilatarse cuando comiencen las contracciones del parto.

Cierto es que algún que otro estudio lo pone en duda. Pero si no funciona, al menos algo sí que te llevas. Aunque no siempre es fácil. Y eso me recuerda que hace ya mucho que quería recomendar aquí otro blog de maternidad: Esto es para una que lo quiere así se llama. Lo escribe una “trabajadora, rubia y madre a partes iguales” que justo ahora está esperando gemelos.

Divertido, fresco y magníficamente ilustrado. De los pocos blogs de maternidad entre los muchos que hay que yo nunca me pierdo. Os ánimo a leerlo de principio a fin. La única pega que le encuentro es que tendría que escribir más, que sólo un post al mes sabe a poco. Aquí la tenéis en twitter para matar los tiempos muertos.

¿Y por qué mi pequeña disertación sobre el sexo en el embarazo me recuerda a la rubia y su blog? Muy sencillo. Su penúltimo post trataba precisamente de eso. Os dejo parte del texto.

¡Y no dejéis de visitar su blog!

A vosotros no sé, pero a tí que la barriga te empiece en la espalda y el culo en el cogote pues como que no te mola, y a tu marido, aunque diga que estás guapísima (sabe que la salud de sus pelotas depende de ello) estás segura de que le cuesta.

Porque no tiene que ser fácil para el empotrador alfa de la casa llegar al que ha sido durante años vuestro lecho de lujuria y pasión y encontrarse un ballenato varado entre las sábanas y los cojines reclamando lo suyo y lo de su prima, que se lo tiene que follar, ojo. Y sin rechistar que aquí aunque tengáis dos pimpollos polizontes, en el lecho de amor se retoza sí o sí.

Pero va a ser que no es lo mismo…

No es lo mismo que te quiten unas mini braguitas sexys entre susurros al oído a que le pidas clemencia a tu marido para que te baje la carpa de circo que llevas por bragas porque si lo haces tú se te corta el riego sanguíneo al cerebro al agacharte.

Tampoco es lo mismo ir pulcramente depilada a ir intuir que vas en modo savage porque no ves nada más allá del ombligo desde hace 2 meses y en tu última visita a la esteticién, ésta se negó a acercarse la zona cero para evitarte infecciones. Por suerte desciendes de los elfos imberbes de las costas del norte y te han confirmado que no se te ha convertido eso en una rata peluda.

image

En fin, que desnudarse con este planeta con campo gravitatorio propio alrededor de tu cintura es de todo menos sexy. Pero cuando te pones lo consigues, y te quedas en bolas. En realidad toda tú eres una bola con dos patitas de pollo. Y entonces empieza el show.

“No no, así no, mejor yo encima, a ver…Uy ¿y ese color azulón en la cara? A ver si va a ser que peso demasiado… Mejor me bajo. De lado, ya verás que rico…mmmpppfff…..ya estoy…espera, ay levanta me has pillado el pelo….ahora… pásame ese cojín, no ese no, el gris que es más blandito, sí ese, trae, ahá…bajo la barriga….cojonudo nos hemos puesto del lado del gemelo pateador y no le está haciendo puta gracia…¿te importa que nos pongamos del otro lado? es que si no entre tus embestidas y sus patadas pues como que no me centro… Vale, a ver ahora…el cojín espera… ahá… vale… ¿estás?…Ay.. se me duerme el brazo de abajo…espera lo saco…jo…ahora no sé cómo ponerlo, es igual aquí…venga va dame lo mío…gñgñgñg… ¡¡AHHHHHHHHHHH!!!…¡¡Diosssmecagüensanblassss!… Me acaba de dar la madre de todos los calambres en el gemelo derecho, no ese gemelo el otro, el de la pierna…quita, quita…ayyyyyy………”

“Vale, creo que ahora ya está. Ven aquí que por mis cojones hoy nos corremos, aunque sea a ostias pero nos corremos. Venga ponte que ya estoy…”

Muy romántico todo..

Os podéis imaginar el desenlace: jadeos, calambres, orgasmos, contracciones del Bosón de Higgs y patadas de los pimpollos, un circo de tres pistas amenizado por la llamada de la selva de Jomío desde la otra punta de la casa.

Si cuando dices que tu marido es hombredepacienciainfinita no es un decir, es una realidad porque tu marido aunque estés en modo ballenato nimfómano se esmera por darte placer aún sabiendo que se trata de un deporte de riesgo para su líbido e integridad física y nerviosa. Ains…

20 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser mdlñ

    Jejeje, me suena, si.

    22 octubre 2014 | 08:31

  2. Dice ser Rafel

    Como padre de varios niños, al menos en mi caso a partir de los 5 meses lo haces para cumplir, para que ella no se sienta tan mal… la verdad es que tampoco veo yo que ella tenga muchas ganas para entonces.
    Te apetece mas hacerte una paja, pero como no se lo puedes decir, pues…
    Luego viene el trauma de ver el nacimiento del hijo, que tienes que ir para no quedar tampoco mal, pero que quita todo el deseo para bastantes meses o años… digamos que ya nunca mas es lo mismo. De todas formas cuando tienes varios niños vas bastante cansado, y eso te sirve de excusa algunas veces.

    22 octubre 2014 | 09:16

  3. Dice ser Jose

    ¡Je,je,je! Instructivo y divertido, como todo lo que escribes.

    22 octubre 2014 | 09:41

  4. Dice ser gato a los mandos

    He leído el post por curiosidad y me ha alegrado el día de no identificarme en absoluto con lo que pone.

    Acerca de la postura: La barriga no aparece de repente, así que llevas meses buscando y practicando posturas cómodas para los dos. Está claro que prefieres poder hacer lo que sea que no estar limitado, pero que a la hora de echar un polvo la postura debería estar más que superada.

    No recuerdo ni una sola vez (ni durante el embarazo ni fuera) que haya echado un polvo con mi pareja por cumplir.

    Total, que recuerdo el sexo durante el embarazo con más cuidado pero igual de divertido.

    22 octubre 2014 | 09:44

  5. Dice ser lo leo y no lo creo

    Rafel, ¿te da pereza vivir?

    22 octubre 2014 | 09:44

  6. Dice ser Almudenafer

    Gato a los mandos, es que el del post es un embarazo gemelar. Y en ese caso, la barriga no aparece derepente, pero casi, casi. Nada de meses para practicar. Y al final del embarazo es algo inmenso. Así que no es exactamento lo mismo que en un embarazo de un solo bebé. Buenísimo el blog de unaqueloquiereasí.
    Rafel, que triste me parece que no tuvieras interés en ver nacer a tu hijo.

    22 octubre 2014 | 10:08

  7. Dice ser lourdesin

    Qué risa por Dios¡. Mi parejo se cerró como una ostra y no fue capaz ni de tocarme la barriga, (algún trauma con “Alien, el octavo pasajero”) eso sí, estuvo en el parto y lo disfrutó como nadie, pero con los huevos como alforjas….y yo a dos velas pero me evité acrobacias.

    22 octubre 2014 | 10:20

  8. Dice ser KKK

    @Almudenafer Creo que Rafael se refiere a ver el parto en primera línea xDD

    22 octubre 2014 | 10:43

  9. Dice ser Almudena Fer

    KKK a eso me refiero yo también, a ver como nace su hijo.

    22 octubre 2014 | 11:03

  10. Dice ser uno mas

    “aunque diga que estás guapísima (sabe que la salud de sus pelotas depende de ello) estás segura de que le cuesta.”

    No estoy NADA de acuerdo con ésto, mi mujer me ha parecido igual de preciosa estando embarazada y la deseaba del mismo modo

    22 octubre 2014 | 11:35

  11. Dice ser Yomismo

    Ah pero, ¿las mujeres tienen deseo sexual?

    22 octubre 2014 | 11:51

  12. Dice ser Mirinda

    Pues a mí ni pereza ni hacerlo por cumplir. Simplemente, el sexo dejó de ser una necesidad para mí durante el embarazo, si lo hacía bien y si no también. De todas formas en mi caso tuve que dejarlo porque se convirtió en algo muy doloroso: algo se me descolocó por dentro y hasta los masajes con aceite de rosa mosqueta para preparar la dilatación se convertía en un calvario. Pero estoy e acuerdo de que el sexo en el embarazo en un tabú absurdo y que debería hablarse abiertamente de ello, tanto como el sexo en cualquier otra etapa de la vida!

    22 octubre 2014 | 12:25

  13. Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou

    Está muy feo pegarle pollazos y echarle semen a un feto indefenso.

    22 octubre 2014 | 13:18

  14. Dice ser SUSANA

    En mi primer embarazo tuvimos sexo hasta el final, con deseo y disfrute por ambas partes, sin cambios. Pero con el segundo…..ya teniamos a un pequeñin de un añito pululando por la casa. Eso nos consumía mucha energía y además nos restó oportunidades, así que durante el segundo embarazo lo hicimos menos veces y con menos intensidad.

    22 octubre 2014 | 13:19

  15. Dice ser Jelen

    Y a esa embarazada de gemelos no la han avisado de que en embarazos de riesgo, y todos los gemelares lo son, esta desaconsejado el sexo por el riesgo de parto prematuro????????
    Yo flipo con la penya.

    22 octubre 2014 | 15:20

  16. Dice ser espartañas

    Vaya historietas que OS montáis. El sexo es algo natural que se practica solo o en compañía de otros, cuando se quiere y se puede.Solo se necesitan esas dos premisas..!QUERER Y PODER!.el resto, el como y el cuando,son circunstanciales, la prueba es que así llevamos miles de años y al principio no sabíamos ni hablar…pero si follar. Pero ahora resulta que gracias a personas que dicen ser profesionales de esto (charlatanes) hablamos mucho, pero follamos poco. La verdad es que las únicas profesionales del sexo son las putas, y putos, este gremio si que sabe de este tema. Los demás solo somos aficionados. Te enteras MADRE NUEVA?

    22 octubre 2014 | 16:34

  17. Dice ser Rafel

    Bueno, ya se que nunca se ha dicho asistir al parto quita todo el deseo durante meses y seguramente lo cambia todo. Pero enfin… quien no pueda leer esto, pues nada, a vivir de mentiras, que es lo mas feliz 😉

    22 octubre 2014 | 19:41

  18. Dice ser Mari Loli

    Cada embarazo es una experiencia única e irrepetible. Me enerva ver a los que tratan de pasar sus traumas a los demás porque por cojones su palabra vale más que la de Dios.
    He oído de mujeres que no se sienten femeninas ni lindas, menos sexies, durante el embarazo. Pero, por qué rayos tienen que sentir todas así? Por qué todos los maridos tienen que pensar igual? Por eso me recogí durante mi embarazo, bloqueando todas esas energías, leyendo y escuchando lo justo, estudiando artículos científicos y haciendo las consultas sólo a mi médico. Mínimas visitas a foros ni contaminación en las redes sociales. El resultado: una actitud limpia hacia esta nueva experiencia, positivismo todo el tiempo y tolerancia total a los cambios. Me he sentido igual de sexy y deseable. Mi marido me desea igual, sigo usando lencería linda para entusiasmarnos, seguimos flirteando y haciéndonos cariños, hemos encontrado las posturas más cómodas sin tanto drama, y por si fuera poco, cuando en pleno acto nuestro bebé se pone como loco nos echamos a reír y disfrutamos saber que estamos viviendo esto juntos. Así que es una pena que la señora del blog haya tenido tales experiencias. Para un siguiente embarazo le deseo que le pase lo que a mi y que haya podido cultivar un poco más su autoestima.

    06 agosto 2016 | 11:21

  19. Dice ser bvcontenidos

    Hay hombres que se niegan tener sexo a inicios delembarazo por que creen que van a lastimar al bebé allí es cuando las mujeres tenemos que tomar riendas en el asunto y enseñarles que eso no le hace nada al bebe.

    27 octubre 2016 | 18:47

  20. Dice ser Picansex

    sin duda yo tengo 2 niños preciosos y nunca la madre me a negado practicar sexo al final del embarazo. Se lo comentemos al medico y nos dijo que no habria problema en realizar sexo, eso si, con cuidado y no realizar fuertes penetraciones para no preocuparnos. Desde Picansex.com os aconsejamos que no dejeis de practicar sexo en el embarazo tanto al final como al principio, porque al final es beneficioso para que la bolsa se remueva y asi ayudara a que el bebe salga antes.

    Os lo aseguramos e incluso los medicos te diran que no pasa nada, suerte embarazadas!!

    12 noviembre 2016 | 11:38

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.