BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Los viajes en transporte público cuando estás embarazada tienen un nuevo handicap: los ‘smartphones’

(GTRES)

(GTRES)

Imagino que va por rachas. Tras bastante tiempo sin apenas embarazos a mi alrededor, justo ahora parece que estoy cercada por ellos. Y me encanta ver la ilusión ajena al recordar así la mía.

No, definitivamente ya no soy una madre tan reciente.

Hablaba a comienzos de esta semana con una de esas futuras madres de un tema clásico: los viajes en transporte público cuando estás en el tercer trimestre, claramente embarazada. Vino justo después de ver a varias personas distintas ofrecerse a ayudarla en un trayecto de muy pocos metros al verla cargada con una liviana aunque voluminosa bolsa de ropa infantil, mientras yo era lógicamente ignorada caminando a su lado con una bolsa considerablemente más grande y pesada.

Hay un instinto primigenio fuertemente enraizado en mucha gente de ayudar a las mujeres embarazadas, que nos hace saltar como un resorte para evitar que carguen peso, que se agachen, que tengan que permanecer de pie. Como es lógico y deseable.

Y claro, acabamos hablando del metro. Esa pequeña jungla urbana. El lugar por excelencia en el que la gente se hace la sueca. Y desde la invasión de los smartphones no es que se hagan los suecos, es que la gente está tan tranquila, sentada en los asientos reservados e inmersa en sus pantallas sin ver la barriga de más de treinta semanas de preñez que tienen frente a sus narices.

Los móviles con internet son una maravilla, yo soy la primera que me he hecho dependiente del mío, pero nos han convertido en auténticos phonbies en demasiadas circunstancias.
6a00d8341bfb1653ef015393445c8a970b
Me resulta inevitable acordarme de mi técnica para conseguir asiento cuando estaba muy embarazada de Jaime, durante la primavera y el verano de 2006, y tenía que ocupar a diario la agobiante línea 1 del metro de Madrid. Ni un sitio libre, claro. Calor y codazos. No había smartphones, solo algún libro o periódico, lo que sí que había era mucho sueco. Yo me abría paso como podía hasta la línea de asientos reservados, me agarraba a la barra y me quedaba allí de pie, para que vieran bien la barriga a la altura de sus ojos.

Me consta que es una técnica que usamos muchas embarazadas que no nos atrevemos directamente a pedir el asiento reservado para nosotras. Antes o después solía funcionar. Aunque no era infrecuente que el asiento que me acababan cediendo estuviera lejos de los reservados.

No sé si de haberlo hecho ahora con los teléfonos móviles inteligentes la cosa habría salido bien.

59 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser LolailosLalalas

    A una conocida mía le pasó que estando embarazada, tuvo que ceder ella su asiento a una pobre ancianita que casi no podía andar.

    ¿Dónde queda la educación más elemental? Y no me valen excusas como que se hacen los suecos y no se enteran… la gente disputa los asientos como si no hubiera un mañana, como si por ir 10min. de pie les fuera a quitar la vida.

    Una vez me pasó que, yendo en el autobús, subió una chica con un chaval en silla de ruedas (no imposibilitado totalmente, si no con movilidad reducida). Al no haber sitio para la silla, la tuvo que plegar, y el pobre chaval ahí de pie, agarrándose como podía a la barra. Yo, al ver la situación, le cedí el asiento al chico. Ella, con sincera gratitud, dijo en voz bien alta, “muchas gracias, menos mal que aún hay gente educada y considerada”. El resto de la gente la menos tuvo la decencia de agachar la cabeza por vergüenza.

    18 septiembre 2014 | 09:37

  2. Dice ser Ana

    Ah, pues yo directamente pedia el asiento. Y habitualmente se solía levantar la gente – alguno pasaba pero se levantaba el de al lado y la gente le miraba al incívico de manera asesina.

    De todas formas, y entono el mea culpa, las mujeres somos mucho más incívicas que los hombres. Los que no se levantaban era habitualmente mujeres. Y cuando te sentabas en otro sitio te contaban una milonga que pa que.

    En fin, sociedad divino tesoro!

    18 septiembre 2014 | 09:40

  3. Dice ser Hemos Visto

    Mucho me temo que la técnica no te va a servir, ahora la gente está (estamos) obsesionados con lo que pasa en la pantallita de nuestro smartphone, y como diría Shakira, nos volvemos ciegos y sordomudos con el mundo exterior.

    http://hemosvisto.blogspot.com/2014/08/sex-tape-algo-pasa-en-la-nube.html

    18 septiembre 2014 | 09:46

  4. Dice ser raul

    Mira, yo no estoy de acuerdo con esto, por que con esa regla de 3 las mujeres que estén embarazadas, tenemos que dejarlas sus sitios para que se sienten?

    Hace poco tiempo yo tube una lesión bastante importante en la rodilla, y me sentía como tu, claro está que no señalaba a nadie con el dedo por que iban con su smartphone y no veía delante de sus narices a un cojo temporal. Lo veo un poco egoista y si en verdad debéis de usar el trasporte publico, adelante, pero no hechen la culpa al resto de no permitirles el sitio por que estén embarazadas…es eso lo que están EMBARAZADAS, ni emfermas, ni cojas, ni esquizofrenicas, ni os caéis al suelo según arranca el bus, por mi parte está claro que hay que ayudar a las mujeres embarazadas, pero algunas os aprovecháis de las situaciones, y así os pasa…

    18 septiembre 2014 | 09:53

  5. Dice ser raul

    no sé de que parada de la linea 1 hablas, pero es de las líneas mas concurridas que hay desde el año 2006, la línea 1 y la línea 6. Sigo manteniendo mi postura, que por que estén embarazadas no se acaba el mundo, además mejor, que luego os ponéis como verdaderas vacas y el que sale perjudicado es el Bebé y no vosotras.

    18 septiembre 2014 | 09:54

  6. Dice ser Sol63

    Estamos en una sociedad zombie. Los smarthphones los tiene absorvidos.
    Da igual que sea una embarazada, una persona mayor o un discapacitado. Ni se inmutan, ni se enteran.
    Me pregunto: ¿Ni un segundo pueden dejar de mirar?
    Tan conectados en la red y tan desconectado de la realidad y de lo que hay a su alrededor.

    Y el colmo del colmo. es ver como una embarazada con movil y auriculares se quedaba dentro de un vagón de tren que iban a llevar a cocheras en Atocha. Tuve que avisar a los vigilantes y al final la rescataron.

    18 septiembre 2014 | 10:03

  7. Dice ser teresa

    Raul,
    se nota que no has perdido nunca la estabilidad por el peso de de 6 kilos en la tripa, pero bueno, seguro que eres de los educados que ceden el asiento reservado a personas con algún problema de movilidad, que para eso están esos asientos.

    Hablando de educación: “ECHAR” se escribe sin H !!!

    18 septiembre 2014 | 10:08

  8. Dice ser Verónica

    A mi lo que me parece incréible son comentarios como el de RAUL …

    Evidentemente, el embarazo no es ninguna enfermedad pero, por sentido cívico, si hay un cartel que dicen que determinados asientos están RESERVADOS para personas con movilidad reducida (y sale un dibujito de una embarazada, una persona con un bebé, un anciano y una persona con muletas) HAY QUE CEDERLES EL ASIENTO pq, te guste o no, ESTÁN RESERVADOS PARA ESAS PERSONAS.

    Yo no iba en metro, iba en autobús … y no es la primera vez que he pedido en voz alta que alguien de los asienos reservados y no lo necesitara, me lo cediera a mi que SÍ lo necesitaba … pero también te digo que he salido llorando del autobús otras veces viendo que no se ha levantado nadie.

    18 septiembre 2014 | 10:11

  9. Dice ser Fran

    @Madre Reciente: Es una solemne tontería que vengas a hablar de “técnicas” de ponerte enfrente de una persona a ver si se apiada de ti. Si no te atreves a solicitar el asiento que viene reservado, es culpa tuya realmente, no vengas criticando la pérdida de valores en esta sociedad. ¿Vergonzosa ante un sinvergüenza? No funciona, y cada vez menos, ni aunque te lleves a las de Fremen.

    Tú misma has pegado en el artículo el logotipo que aparece en el Metro de Madrid, donde existe 1 asiento de cada 8 para madres embarazadas o con bebés, para ancianos o para enfermos. Lo más normal es que estén ocupados porque en un viaje cualquiera, es raro que entre una embarazada o un tío con muletas. Obviamente no hay que escandalizarse porque estén ocupados, pero lo único que hay que hacer es PEDIR el asiento. Dejarse de zarandajas. Dudo mucho que alguien se niegue: el resto de viajeros acabaría obligándole a cederlo.

    Luego hay otras situaciones que no se ven físicamente por fuera, un día por ejemplo yo estaba muy mal a punto de darme una lipotimia por calor y falta de hidratación, y solicité el asiento. No tuve problema alguno, la gente es más razonable de lo que piensas. Si me hubiese quedado de pie delante, no iba a esperar a desmayarme delante de todos, te lo aseguro.

    18 septiembre 2014 | 10:12

  10. Dice ser Fran

    @Raul: El que tú no estés de acuerdo en considerar a una embarazada como a alguien que sufre temporalmente una reducción de su movilidad, es problema tuyo. Por la misma regla de tres, tampoco considerarías que un anciano con sus huesos doloridos tuviese derecho.

    Pero lo tienen, amigo. Y por eso una norma municipal estipula esa reserva, ¿acaso crees que los carteles están para hacer bonito? Te podrían multar perfectamente por la vía civil, no me seas gallito.

    18 septiembre 2014 | 10:17

  11. Dice ser Nuria

    Yo he tenido una hija hace un mes. Durante el embarazo iba a trabajar en metro.
    La gente es de un maleducado de cojones. Ya te pueden ver con una barriga de nueve meses que pasan de todo.
    Yo lo que hacía era plantarme delante de los asientos y pedir educadamente , claro, que alguien me cediese el sitio y siempre había alguien que se levantaba con cara de perro.

    Es una pena pero este país es así. Una mierda. La educación es inexistente.
    Y no se salvan viejos ni jóvenes porque ni unos ni otros se levantaban.

    18 septiembre 2014 | 10:22

  12. Dice ser Upir

    buenos días Raul, soy mama hace muchos años, mi embarazo fue alla por el 2004, y mujer de un hombre que tuvo que ir mucho tiempo con muletas. Ni yo ni el nunca pedimos los asientos que nos correspondian es sus momentos. pero lo que no me parece ni de cerca normal que te pongas a decir que ni estamos enfermas ni lisiadas. llamandote Raul, entiendo que ni has estado embarazado ni lo estaras por lo que seria mejor que no opinaras sobre lo que entiendo desconoces. A las mujeres embarazadas les cambia el centro de gravedad al modificarse la postura de su columna para soportar el peso del bebe ( yo en mi caso no me puse como un foca, solamente engorde 7.5KG), por lo que para ellas ir en movimiento es mas peligroso que para otras situaciones, ademas cualquier golpe fuerte puede provocar malformaciones en el feto o dependiendo del tiempo de gestacion hasta un parto prematuro. Lo mejor es no juzgar lo que se conoce.
    saludos

    18 septiembre 2014 | 10:29

  13. Dice ser Celia

    Menudo sin vergüenza…..tu seguro que eres hombre, y x desgracia tuya no tienes ni mujer ni hijos. Y la vaca seguro que era tu madre cuando te trajo al mundo

    18 septiembre 2014 | 10:33

  14. Dice ser Almudena Fer

    Yo estoy de acuerdo en que lo que se debe hacer es pedir que te dejen el asiento reservado y dejarse de indirectas. Eso le pasó a mi padre hace poco , entró una señora con una muleta en el autobús y se dirigió a mi padre, que estaba sentado en un asiento reservado, y le dijo: “caballero, levántese, que estos asientos estan reservados” y mi padre, que efectivamente es un caballero, se levantó y le cedió el asiento. La gracia de esta anécdota es que mi padre tenía ochenta años y el mismo derecho que la señora a ocupar el asiento, y además había asientos libres por todo el autobús. En otra ocasión, estando embarazada de mis mellizos, la única persona que me cedió el asiento en el autobús fue ¡otra embarazada! Me dijo que se me veía muy cansada.

    Lo del móvil, me pasa, aunque también si voy leyendo, no me doy cuenta de si ha entrado alguien que necesite el asiento. Es verdad que en general hay poca educación, ves a muchas madres y aun más abuelas que achuchan a los niños a que corran a coger asiento. Hay padres que me han dicho literalmente que sus hijos pagan billete y que no los van a hacer levantarse. Yo a los míos, cuando el autobús o metro está lleno los cojo en brazos (ya menos, con ocho años empiezan a estar muy grandes) o nos sentamos en los asientos estos que son más amplios para ocupar sólo uno. Y por supuesto si entra alguien que necesite el asiento, se levantan, de hecho ellos mismos me avisan si yo no me doy cuenta.
    Tambien tengo que decir que cuando voy en el autobús con mi madre,. que va con muleta y se mueve con mucha dificultad, siempre pasa que casi no ha terminado de subir y ya dos o tres personas se han levantado a cederle el asiento. Todavía hay esperanza

    18 septiembre 2014 | 11:24

  15. Dice ser yo

    Espero que no haya muchas personas insensibles como el “Raul” que comenta aquí.
    Siendo hombre ya queda descartado que puedas estar en la situación de una embarazada, pero aparte del desconomiento que demuestras, porque claro que no es una enfermedad, pero es una situación especial. Estar de pie para una mujer con estado avanzado de gestación es un suplicio. El peso de la barriga te machaca mucho y lo pasas mal. Necesitas sentarte.

    18 septiembre 2014 | 12:02

  16. Dice ser Ivan

    Si os quedais embarazadas es porque quereis, así que no espereis nada de nadie. Apechugad con los retos y problemas que acarreen después vuestras propias decisiones, nadie os ha obligado a ello.
    1saludo.

    18 septiembre 2014 | 12:02

  17. Dice ser JorgeA.

    El tal Raúl es un ejemplo de mala educación en todas sus facetas, tampoco sabe escribir.

    18 septiembre 2014 | 12:07

  18. Dice ser ELENA

    Ahora que estoy embarazada me doy cuenta de la poca solidaridad que he tenido con embarazadas, ancianos y personas en dificultades para ir todo el camino de pie.
    Anteriormente a estar embarazada recuerdo siempre haber cedido mi puesto en la cola para ir al aseo pero recuerdo excasamente las veces que habré cedido mi asiento a una mujer embarazada. Ahora, sino estuviera embarazada, saltaría como un resorte para cederle el asiento a cualquiera que lo necesitara más que yo.
    Normalmente todo el mundo se hace el sueco a la hora de ceder el asiento, he observado que algunos chicos muy jóvenes y guapos me ceden el sitio y algunas señoras de más de cuarenta años también, el resto se refugian con una concentración sublime tras un periódico, un teléfono o lo que sea. Quiero decir que en mi caso tengo 27 paradas de metro hasta mi trabajo, y me pesa mucho ya la tripita, se me embotan las piernas y tengo edemas en los pies aunque vaya con chanclas,por eso agradecería que la gente me cediera su sitio.
    Un día me encontraba mal porque estaba muy cansada y me dolía la tripa, solo en esa ocasión le pedí a un chico que me cediera el sitio y la verdad es que me vino muy bien sentarme un rato.
    POr favor, tenemos que reflexionar más y ser más solidarios. Yo la primera.

    18 septiembre 2014 | 12:10

  19. Dice ser pilar

    Puesto que se ha levantado la veda del insulto yo me apunto. Raúl e Iván o son dos niñatos o son dos payasos.

    18 septiembre 2014 | 12:18

  20. Dice ser Upir

    Pilar, simplemente se deben pensar que nacieron por generacion espontanea, la pena que tal y como dice Ivan, solamente nos embarazamos las mujeres, porque nos da la gana, debe ser que el padre es un cero a la izquierda. solamente pedir que nunca se reproduzcan porque pobre de la que se embaraze de ellos. .

    18 septiembre 2014 | 12:38

  21. Dice ser Cristina

    A ver, NO le entréis al trapo a Raulito, porque lo único que quiere con sus comentarios es hacerse notar… Si no puede deducir lo que es estar avanzadamente embarazada, es que es mucho menos inteligente de lo que él cree…
    Es evidente (y lo comentaba con Almudena Fer el otro día, que discrepaba), que ahora la gente es mucho más maleducada que hace años: yo todavía me siento obligada (incluso en el improbable caso de que no deseara hacerlo) a ceder mi asiento a quien lo necesite (resumiendo). Ahora todo el mundo pone cara de poker y a su estúpida pantallita. En fin, así son las cosas, por desgracia.

    18 septiembre 2014 | 12:39

  22. Dice ser Leti

    A las que no soporto es a las negras que vienen arroyando y exigiendo un sitio porque están embarazadas. Y ojo que solo digo ellas!!! Que yo no sé que tienen pero desde luego que educación no, y que casualidad que solo me ha pasado con ellas.

    También está el caso en que no te ofreces a levantarte porque no queda claro si están gordas o embarazadas y por no quedar como el culo, no dices nada.

    18 septiembre 2014 | 12:40

  23. Dice ser Cristina

    ¿Perdona, FASCISTA, has dicho A LAS NEGRAS? Directamente das ASCO. Y encima lo sueltas en un foro. Es que alucino, vamos. Muy fuerte.

    18 septiembre 2014 | 12:44

  24. Dice ser Yo misma

    Yo SIEMPRE me levanto para ceder un asiento en el bús si estoy en los asientos reservados, e incluso si estoy sentada en la parte trasera y veo a alguien “apurado” por mantener su estabilidad por una cosa o otra se lo cedo.

    Lo que SI me da mucha rabia es eso de usar tretas para que te cedan el asiento. Tanto las embarazadas como las mujeres mayores. Estoy harta de ir cansada en el bus, estando en el cuasi último asiento del bus, que precisamente si me siento ahí es por no cederlo, y que se me plante alguna señora mayor a mirarme fijamente a la cara para que sienta la presión. Además normalmente esta medio bus ocupado por gente Joven, pero no se porque, me escogen como victima.

    Al caso que voy, si sientes la necesidad de que te lo cedan, pidelo. Puede ser que estemos todos absorvidos por la nueva tecnología, pero la voz y las palabras las tenemos para usarlas. Alguna vez que he estado indispuesta (Done sangre y me quede blanca como un papel con mareos) he pedido el asiento, sin ningún tipo de verguenza.

    18 septiembre 2014 | 12:50

  25. Dice ser Evaristo

    Yo no suelo inspeccionar de arriba a abajo a todas las mujeres que suben en el transporte público, ni llevo un ecógrafo encima para saber si la señora que tengo enfrente está o no esperando un hijo. Ni tengo por qué dejar de leer mi periodico o mirar mi movil cuando llego a una estacion para ver si aparece alguna embarazada…
    Creo que no es tan dificil pedir que te cedan el asiento si estas embarazada, no creo que nadie se vaya a negar por ello.

    18 septiembre 2014 | 13:02

  26. Dice ser Alfredo

    Es sanísimo ir de pie, ¿no queremos igualdad?

    18 septiembre 2014 | 13:05

  27. Dice ser Kiwi-khun

    Mucha gente aprovecha trayectos largos para leer un libro, las noticias, jugar al móvil o hablar con gente y obviamente son actividades que distraen mucho. A no ser que esté en un asiento reservado no se por qué voy a tener que estar pendiente de la gente que entra al vagón, que estén ellos pendientes de decírselo a la gente que son los que lo necesitan. Siempre que he visto mujeres embarazadas o gente anciana les he cedido el sitio, pero me sentaría realmente mal y me darían unas ganas increíbles de mandarles a la mierda si me tachasen de maleducado por ir leyendo o chateando y no darme cuenta de que han entrado.

    P.D. : Si el raúl ya era idiota, el tal ivan le supera con creces, desde luego que tu madre no le merecería la pena pasar por un embarazo para parirte

    18 septiembre 2014 | 13:09

  28. Dice ser acerswap

    Yo en mi caso lo cedo de manera selectiva. A una embarazada no tengo ningun problema en cederlo, igual a una persona con problemas de movilidad o para sujetarse. A quienes no lo cedo jamas por principios es a los ancianos que se creen que unicamente por el hecho de serlo tienen mas derechos que los demas.

    Y esto tiene una razon muy sencilla. Hace ya unos cuantos años, tuve que realizarme una operacion de hombro. Esa operacion me obligo a llevar un cabestrillo muy grande, incluso con un cojin del tamaño de una almohada de viaje. Esa operacion me la realizaron cerca de las navidades, con todo lo que ello conlleva: autobuses repletos y gente por todas partes. Pues resulta que un dia iba al centro de Madrid (ya te puedes imaginar) y durante todo el trayecto fui junto a tres viejas “loros” (de los de vistosos colores, por lo pintadas y enjoyadas que iban), que iban dos sentadas y una de pie. Por lo lleno del autobus no me era posible moverme por el para acceder a otro asiento, y con el cabestrillo y operado recientemente era aun mas complicado. Durante todo el trayecto estuvieron hablando ruidosamente y sin querer prestar atencion (aunque era perfectamente visible) a mi cabestrillo, hasta que llego el momento en que una de las que estaban sentadas bajo del autobus y le dijo a la que estaba en pie “coge mi sitio”. Como te podras imaginar, llegué al final del recorrido del autobus (en pleno centro, que era mi parada) en pie y agarrado como podia.

    Desde entonces soy selectivo. Jamas cedo el asiento a nadie a quien no vea que lo necesita e incluso no tengo problemas en cortar el paso a los viejos que intentan colarse a la hora de entrar o de apropiarse de un mejor espacio.

    18 septiembre 2014 | 13:09

  29. Dice ser Cristina

    Vamos a ver, Alfredo: yo soy la primera que critica radicalmente el morro que tienen las embarazadas en muchísimas cuestiones. La jeta que le echan y el cuento que tienen, como si estuvieran enfermas, que NO lo están. En lo único que les doy la razón es en que, si estás en el último trimestre, no es que sea incómodo ir de pie en un bus (no es eso), es que si estás mucho rato de pie Y con mucho calor, te mareas. Pero te mareas a lo bestia. Es eso, no es por comodidad. La comodidad que se aguanten, evidentemente. Pero ya si entramos en tema mareos, pues como si tú te marchas del trabajo con un gripazo del copón (a mí me tiene pasado) y del mareo no te tienes en pie en el bus/tren y nadie te deja el sitio. Opino que a una embarazada SÓLO hay que dejarle el sitio SI se siente mal, si no en absoluto. Si está incómoda, pues bueno, a veces todos estamos incómodos por distintas razones. Si se encuentra mal, pues vale, pero NO por estar embarazada, sino por encontrarse mal, como cualquier otra persona. Y hablo con conocimiento de causa, que yo también he estado embarazada, y en pleno verano “aturrante”: yo no iba por ahí “mendigando” favores. Sólo en el caso de encontrarme mal intentaba sentarme. Aunque sinceramente, evitaba lo más posible el transporte público.

    18 septiembre 2014 | 13:13

  30. Dice ser ELENA

    Alfredo, una mujer embarazada no puede estar mucho tiempo de pie porque su circulación muchas veces no funciona demasiado bien debido a que el corazón tiene que bombear mas sangre de la que habia antes en su cuerpecillo. Para que te hagas una idea, yo antes tenía 80 pulsaciones por minuto, ahora 90 y dentro de un mes tendré casi 100 pulsaciones por minuto. LA evidencia es la ciencia.

    18 septiembre 2014 | 13:16

  31. Dice ser Doraemon

    No voy a negar la mala educación de la gente, porque es evidente que la gente se sienta en donde le sale de los cojones, pero no por ir sentado en los asientos reservados y no tener signos evidentes de embarazo o vejez quiere decir que no puedas estar sentado ahi.

    ¿Y a que viene esto?

    A que tampoco hay que prejuzgar a todas las personas que haya sentadas en ellas porque así a primera vista parezcan sanas y lozanas.

    Yo hace años me operaron de una hernia discal por lo que no podia mantenerme de pie durante mas de un par de minutos (tendría unos 26-27 años por aquel entonces); me sente en uno de los asientos reservados.

    Yo venia de una revision del especialista y venia leyendo una revista que me habia llevado para la sala de espera, pues faltó una abuela, eso si, con sus buenos tacones, que empezo a increparme que ocupase ese asiento.

    A lo que voy, que por supuesto que hay que ceder el asiento a las personas que por sus circunstancias no puedan ir de pie, pero tampoco hay que prejuzgar de por si al 100% a todos los que vayan sentados en ellos solo porque aparentemente no parezcan necesitarlo.

    Un saludo.

    18 septiembre 2014 | 13:20

  32. Dice ser KKK

    Yo creí que ibas a comentar que ahora nacen más niños deformes por la radiación de tanto móvil… que desilusión

    18 septiembre 2014 | 13:24

  33. Hace mucho tiempo estaba esperando el autobús y había una mujer de unos 60 años con UNA muleta.
    Venía con bolsas de fruta del mercadillo de al lado y la gracia fué que le ve otra señora y le dice: “pero bueno! que te ha pasado???” a lo que la ¿señora? responde: nada hija, pero cuando vengo al mercadillo, me traigo la muleta de mi marido y así me dejan sentarme en el autobús….” (literalmente)

    Entramos muchos antes que ella y, evidentemente, nadie le cedimos el sitio……pese a que la señora se dedicara todo el camino a renegar en voz baja y a clavarnos los codos a los que íbamos sentados

    18 septiembre 2014 | 13:29

  34. Dice ser madre

    En el metro por lo menos existen los carteles de sitios reservados, pero en el cercanías no, ¿cómo exiges ahí que te cedan un sitio?

    18 septiembre 2014 | 13:30

  35. Dice ser Almudena Fer

    Visto lo visto, creo que la mejor solución es prohibir terminantemente que nadie se siente en los asientos reservados, aunque no haya embarazadas, ancianos o personas con cualquier otro problema y los asientos vayan vacios. Y vigilantes que vayan paseando por los vagones, al que se siente sin acreditar que tiene derecho, multazo al canto.

    Que pena de verdad, que falta de solidaridad y de todo. Antes he dicho que todavía hay esperanza, y se que es verdad y que hay gente no voy a decir buena, simplemente normal. Pero hay momentos en que llego a dudarlo

    18 septiembre 2014 | 13:31

  36. Dice ser Yomismo

    Educación.

    La clave está en la educación.

    18 septiembre 2014 | 13:31

  37. Dice ser Vanessa

    Es muy sencillo. Si hay asientos reservados y no estás en ese grupo de gente (que suelen ser muy poca gente), pues no te sientes y punto. Se trata de ser cívico y sí se debería estar pendiente de quien entra en el transporte aunque estés sentada/o en un sitio normal, porque no estamos solos señores/as y seguro que todos ustedes tienen abuelos, abuelas, familiares embarazados, con lesiones y no os gustaría que a una persona de su familia le tratasen como si fuese un fantasma. Además, sienta la mar de bien ceder el sitio, porque uno/a se siente realizado como persona cuando lo hace; ese sentimiento de haber hecho una cosa bien por alguien que lo necesita es muy gratificante. No hay excusa, no la hay. Ni móviles, ni periódicos ni historias.
    Por cierto, no se trata de que una embarazada esté más o menos torpe o no, se trata de que lleva una vida muy delicada en su interior y si hay un frenazo inesperado, posiblemente esa persona no tenga ni la fuerza ni reflejos suficientes cómo para no caerse, por lo tanto, no es tanto cómo la embarazada se encuentre sino más bien una manera de proteger a la mamá y a su bebé. ¿Es tan difícil de entender? no entiendo el debate.

    18 septiembre 2014 | 13:33

  38. Dice ser Elena

    Nuria, llevas razón, todos deberíamos ser tan educados como tú, menudo vocabulario y menuda forma fina de expresarte, la educación no sólo es ceder el asiento a las embarazadas, es bastante más. Y, por otro lado, no hay que insultar a nadie, es tan sencillo como reclamar con educación tu derecho al asiento reservado por tu estado, sin necesidad de provocar ni de poner la barriga en la boca a nadie. En algunos casos puede darse la circunstancia del despiste y no haber visto a la embarazada, algunas mujeres cuando están en ese estado se creen el centro de atención de todo el mundo y que todo ha de paralizarse por ellas, no es así, es su estado, su alegría y condición, no la del resto.

    18 septiembre 2014 | 13:42

  39. Dice ser Àngels

    Hay una cosa que quiero decir, respecto a ceder los asientos. Siempre he creído que si alguien se sienta en un reservado (sin necesitarlo) debe estar atento a quién lo necesita, esos segundos que se tarda en pedir el asiento y esperar a que se levanten (según como apartarte un poco y todo) pueden ser demasiados para una persona en según qué situaciones (quién no ha visto a nadie caerse al suelo por un frenazo?).

    Pero en los asientos no reservados la gente no tiene por qué estar atenta de quién entra y quién no (yo misma acostumbro a desconectar cuando voy en el autobús, llegandome a pasar de parada).

    Y en cualquier caso, en lugar de quejarse en voz alta (y bastante groseramente), o intentar ser más evidente, ¿por qué no se pide el asiento, y con educación que no cuesta nada? Se tarda mucho menos en tener respuesta. Y mi experiencia ha sido, excepto en un par de casos, más que positiva.

    18 septiembre 2014 | 13:53

  40. Dice ser Àngels

    Con el segundo tema que ha salido en la discusión…Yo he tenido problemas de movilidad durante casi 7 años, y he estado embarazada recientemente. Con mi experiencia, diré que prefiero ir de pie con la pierna rota que con un embarazo (lo cuál no quiere decir que los cojitos tengan que ir de pie).

    Con la pierna rota, excepto el primer mes después de las operaciones, podía sujetarme con los brazos y apoyarme en la otra pierna (y vuelvo a remarcar que no por eso es necesario eso).

    Con el embarazo, entre el cansancio absoluto (que subir una pequeña cuesta era una agonía), que me dolía todo el cuerpo (sobre todo la espalda), el centro de gravedad totalmente cambiado y el miedo a que cualquier golpe pudiera afectar mi bebé (aunque esto sea más complicado de lo que la gente se cree), pues sinceramente si me tengo que sentar en el suelo, lo hago.

    Y cierto, un embarazo no es una enfermedad. Una pierna rota (o un brazo roto, que en mi opinión también se les debe ceder el asiento) o la edad avanzada tampoco lo son. Pero tanto el embarazo, como la edad, como lesiones pueden comportar una serie de, no sé cómo decirlo, “situaciones delicadas” por las que se necesite ir sentado.

    18 septiembre 2014 | 13:58

  41. Dice ser Tia de SobrinoS

    hoy, leyendo la mayoria de los comentarios agradezco mas que nunca vivir en Canada donde la palabra que mas se escucha en el transporte publico es sorry, donde la gente al bajarse del autobus le da las gracias al conductor, y donde hay seis asientos por autobus reservados y en general todo el mundo respeta. Y en un pais donde a nadie se le ocurriria decir en publico que no cede el asiento y menos a las negras, yo es que alucino cada dia mas con España. Ya se que estos comentarios no son una muestra representativa del pais pero cada vez me da mas miedo volver a España.
    Ah y no penseis que claro aqui la gente da las gracias porque el transporte publico es maravilloso, es mas bien regular, pero da gusto escuchar a tanta gente educada por las calles.

    18 septiembre 2014 | 14:02

  42. Dice ser montse

    Raul, no se si eres tonto o te lo haces. Evidentemente, el embarazo no es una enfermedad… aunque algunas lo pasamos mal… Evidentemente no estás ni estarás embarazado así que no tienes ni idea… un poco de empatía… a ti te parió una mujer… Y que sepas que aunque no sea una enfermedad, hay asientos reservados para ancianos y mujeres embarazadas en todo transporte público… Dices que nos aprovechamos? Tú debes ser de los que nunca ceden el asiento aunque sea uno de los reservados…

    18 septiembre 2014 | 14:19

  43. Dice ser Maria ZGZ

    @Tia de SobrinoS

    Enhorabuena por ser tan afortunada!!!! XDD

    18 septiembre 2014 | 14:21

  44. Dice ser Umm

    Estoy contigo Tía de Sobrinos, y añado, en cuanto sales de España sube la educación de las personas.
    Cuando estaba embarazada de mi pequeña no había tanta distracción, en mi ciudad no hay metro sino autobús, ir en él teniendo algún problema físico es una aventura, pues nadie cede el sitio, ni muletas, ni ancianos ni madres con bebés en brazos (también me ha pasado) y nada!.
    En los meses de embarazo y de ir a trabajar a diario en bus, sólo dos veces me cedieron el asiento y fueron, en las dos ocasiones, mujeres inmigrantes (no recuerdo el color de su piel, no suelo fijarme en esas cosas).
    En mi caso, prefiero no sentarme en los asientos reservados, total, me voy a tener que levantar enseguida!

    18 septiembre 2014 | 14:29

  45. Dice ser Almudena Fer

    Tía de sobrinos, ahora lo entiendo. Mis padres estuvieron a punto de emigrar a Canadá. A veces lamento que no lo hicieran

    18 septiembre 2014 | 14:30

  46. Dice ser Susana

    Hay que pedir el asiento con educación, y te lo ceden. No hay más.
    Yo si veo a una embarazada le cedo mi asiento, sea de los reservados o no, pero es que si no la veo, ¿qué hago? El metro quizá sea otra historia. Yo me muevo en cercanías y nunca he visto ninguna cosa rara, casi todo el mundo cede su asiento a embarazadas o personas con movilidad reducida.
    Sí que es cierto que hay personas mayores que a veces vienen con exigencias y la verdad es que me molesta. Les gusta decir en voz bien alta que si la gente no cede el asiento, etc., pero ya te digo, es que a veces no te das cuenta, y además algunas personas están bien delgaditas y no se les ven demasiados problemas. Insisto en que yo les cedo el asiento igualmente, pero si me vienen con rollos y no los veo muy mal, pues me cabrea bastante. Todos conocemos al típico anciano o anciana que por subir antes al bus es capaz de empujarte de una forma totalmente incívida y agresiva, y después va reclamando educación para que le cedan el asiento. A esos no se lo cedo, no.

    Y lo de poner la barriga cerca de las personas que van sentadas… si estás en el tercer trimestre vale, pero yo recuerdo un día que llevaba delante a una chica gordita, con una barriga que me hacía dudar, la verdad. No supe que hacer porque tiene que joder bastante que te cedan el asiento cuando no estás embarazada, es como llamarte gorda en tu cara. La verdad es que no supe qué hacer. Es mejor dejarse de vergüenzas y pedir el asiento, de verdad.

    Pero en general, sí. Hay mucha gente muy maleducada, ojo a la generación que ahora tiene en torno a los 18 años… hoy mismo en el banco, he ido a pagar unas cosas a la caja y el chavalito que iba detrás no sólo no se ha esperado por detrás de la línea, sino que se ha apoyado en el mostrador a mi lado. Por supuesto le he dicho que se pusiera más para atrás, y lo ha hecho. Pero es fuerte que se lo tengas que decir. No se enteran de nada, van a su bola y me pregunto qué hacemos permitiendo votar a esa gente, madre mía, vaya la que se nos viene encima.

    18 septiembre 2014 | 14:43

  47. Dice ser Asqueada

    Por aquí escribe gente que parece que no ha salido de un útero humano, sino más bien de un campo de estiércol, como los champiñones.

    La cosa es muy clara: si hay unos asientos reservados para ancianos, embarazadas e impedidos, pues tienes que cederlo. Y punto. Si te sientas en uno de estos asientos, tendrás que estar atento para levantarte si aparece una persona con preferencia.

    Respecto al resto de asientos, hay una cosa llamada humanidad: si los asientos reservados están todos ocupados, me parece inmoral que un usuario en plenas condiciones físicas no se levante para ceder su asiento. Yo soy incapaz de estar sentada si delante de mí hay una chica con un panzón de 8 meses o un señor que no se mantiene en pie. Que a veces es difícil saber si una chica está embarazada, si una señora le echa cuento…. eso es verdad. pero hay casos muy evidentes y la gente no mueve el culo. Un embarazo no es una enfermedad, pero es una situación de riesgo en la que una caída, un codazo de otro usuario, etc. pueden ser fatales.

    Allá la conciencia de cada uno. La misma conciencia que en situaciones catastróficas (inundaciones, terremotos, etc.) empuja a algunos a ser solidarios y a ayudar a los demás, y a otros a ejercer la ley del más fuerte y robarle el biberón a un bebé o pisotear a alguien, como estoy segura harían Alfredo, Raúl e Iván.

    18 septiembre 2014 | 15:22

  48. Dice ser Jardiel

    Cada sexo tiene sus ventajas y desventajas. La educación y la moralidad están bien como concepto romántico pero trasnochado. Por desgracia existen injustos anacronismos que castigan a unos individuos sobre otros, haciendo desigual la competición; pensiones de viudedad que hacen que los solteros paguen pensión a quienes decidieron casarse, ventajas y subvenciones a familias con hijos que no declaran, educación pública que pagamos quienes invertimos nuestro dinero en una educación privada de calidad, sanidad gratuita para borrachos, obesos y drogadictos, etc.

    Si quieres asegurarte un asiento, no te compres modelitos, no tomes cafés con las amigas y el dinero que ahorras en esas y otras pamplinas lo inviertes en un taxi. Hazlo por tu hijo y por el resto de viajeros que no tienen por qué llegar más cansados al destino leventándose para cederte el asiento porque a ti se te ocurrió abrirte de piernas y realizarte como mujer.

    Tenéis otras muchas e injustas ventajas.
    https://www.youtube.com/watch?v=FSX46GpXWRo&index=3&list=RDdx_vt1gJEnc
    https://www.youtube.com/watch?v=dx_vt1gJEnc
    http://www.youtube.com/watch?v=3zhAOSf3lt4

    18 septiembre 2014 | 15:25

  49. Dice ser Eva

    Estoy de acuerdo en que mucha gente queda absorta mirando sus pantallas (y leyendo libros, ¿eh? Que parece que si en las manos no tienes tecnología entonces está bien) incluso cuando ocupan un asiento reservado. Pero, ¿se nos ha olvidado que una embarazada (igual que un anciano) tiene boca? Si todo el mundo dedicase una hora diaria a trabajar la asertividad, no harían falta este tipo de artículos. Yo, por ejemplo, soy del tipo de persona que estoy pendiente de quien pueda necesitar mi asiento incluso si no es reservado y dejo hasta a los niños (por esos sí que no se levanta nadie). Pero me hierve la sangre cuando, porque soy humana, no me doy cuenta de que tengo un anciano a medio metro la típica señora ociosa habla a gritos y al aire de lo maleducada que es la juventud. ¿Y por qué no me dicen “perdona, necesitaría sentarme” si el asiento es reservado o no hay sitios libres y soy la más joven? ¿Porque “no, que si lo hace le dicen que no”? Claro, y una retaíla a insultos e indirectas a gritos va a tener mejor acogida.
    La gente muchas veces pasa, pero no podemos exigir a todos que estemos hipervigilantes de las necesidades ajenas y que los mismos necesitados no tengan que aprender a expresarlas. Asertividad, gracias.

    18 septiembre 2014 | 16:00

  50. Dice ser soloblancos/as

    Yo solo cedo el asiento a mujeres/ancianos de raza blanca

    18 septiembre 2014 | 16:03

  51. Dice ser soloblancos/as2

    yo cedo mi asiento a mujeres/ancianos de raza blanca

    a ver si encima de hospedar y permitir que nos dejen la basura, tenemos que darles aun mas facilidades a las negratas/moras

    que se vayan a sus cuevas

    18 septiembre 2014 | 16:10

  52. Dice ser Carmeta

    Pues sintiéndolo mucho cuando voy a trabajar levantada desde las 6 de la mañana o cuando vuelvo reventada después de 10 o 12 horas de jornada laboral, no le cedo el asiento a casi nadie. A no ser que sea una persona mayor con bastón y que veas que tiene poca estabilidad, o a alguien con muletas y esas cosas. La señoras embarazadas están embarazadas y no enfermas ni ancianas. Y la que no puede ir a trabajar pide la baja y santas pascuas porque se de muchas que piden la baja a las 3 horas de haber leído el predictor y no es el caso. Así es que señoras… ajo y agua va estupendamente porque a mí cuando estuve mal de las rodillas y podía estar de pie nadie me cedió el asiento nunca (no se veía bombo) así que opté por llevarme un taburete plegable para casos de emergencia. Cosa que les recomiendo. Y si salen a comprarle ropitas al bebé, que las acompañe su señor esposo en su coche el fin de semana, que si están a las duras digo yo que también tendrán que estar a las maduras.

    18 septiembre 2014 | 16:10

  53. Dice ser ManuJ

    Quizá sería mejor que al ser asientos reservados, se les diga claramente “Por favor, déjeme el asiento reservado”

    18 septiembre 2014 | 16:19

  54. Dice ser Inés

    ¡¡Se ha llenado esto de trolls!!!
    La verdad es que leyendo dan ganas de pedir la baja a los 2 minutos de leer el predictor, que al final ni agradecido ni pagado.
    Madre mía…. Como sociedad estamos peor de lo que parecemos.

    18 septiembre 2014 | 22:58

  55. Dice ser Paz

    A los que se quejan de que tengamos hijos, hijos también de un hombre, a ver si es que nos reproducimos por esporas, que tengan en cuenta que colaborar en la educación de los niños y jóvenes es casi un asunto de ‘egoísmo’ porque esos niños y esos jóvenes serán en el futuro médicos, bomberos, policías, científicos que encuentren la cura del cáncer y un montón de cosas más.

    Mi experiencia este sentido es regular, en general no me cedían el asiento y la mayor parte de los que lo hacían eran hombres sudamericanos y mujeres. A las embarazadas os recomiendo pedirlo educadamente. Y no por nosotras, ojo, es sobre todo para que ningún golpe o frenazo o similar pueda malograr el embarazo o perjudicar al bebé.

    Yo procuro no sentarme en los sitios reservados, sobre todo en el autobús.
    Y particularmente me da coraje ver a gente de pie a gente que necesita estar sentada y a veces hasta hablo yo por ellos.

    19 septiembre 2014 | 14:24

  56. Dice ser Susana

    La cosa es muy simple, te puedes sentar en esos asientos siempre y cuando no haya una persona con movilidad reducida, porque por mucho que te fastidie (aunque no llego a entender ese fastidio y esa falta de civismo) esos asientos son reservados, por lo tanto si entra una persona anciana, con movilidad reducida, embarazadas o con niños pequeños y no tiene asiento tienes la OBLIGACIÓN de levantarte y ceder el asiento ya que son asientos reservados para ellos, simple y llanamente. A partir de ahí ya no hay más discusión, puedes protestar lo que quieras pero es la obligación, para el resto de gente están el resto de asientos.

    21 septiembre 2014 | 12:21

  57. Dice ser eva de eva

    Vamos por partes (respondiendo más que a tu post a ciertos comentarios):
    1º – Se deben ceder los sitios a las embarazadas, ancianos, discapacitados, etc. por una cuestión de salud: su centro de gravedad, su estabilidad o su fuerza son distintas o están mermadas, por lo que un pequeño bache en el autobús o un parón en el metro puede causar una caída con considerable consecuencias. Por eso existen los asientos reservados, si no se entiende se tiene un problema.
    2º – Es una cuestión de educación que va más allá de los embarazos. Yo intento ceder asientos a gente que obviamente los necesita más que yo, y a veces, no son ni embarazadas, ni ancianos, ni minusválidos…
    3º – Desde la experiencia de mi embarazo puedo constatar dos cosas: Una es que la mayoría de la gente ni se da cuenta, va inmersa en su mundo: su libro, su móvil, sus pensamientos, sus conversaciones… Hay una cantidad muy pequeña que se hacen los locos… Y por cierto, por mi experiencia solían ser señoras mayores las que se levantaban. Y lo segundo es que solo hay dos opciones: o bajarte del medio de transporte cuando percibes un peligro (está abarrotado y nadie te cede el sitio) o pedirlo; las estrategias no me gustan, son indirectas.

    21 septiembre 2014 | 22:31

  58. Dice ser yo

    Jajajaj,
    que bueno lo que escribes Jardiel,
    donde naciste? en un Jardin? o mejor dicho en un huerto?, me parto, seguro que lo que te pasa es que estas resentido porque te abandonaron al nacer y nadie te quiso, pobre, pero la verdad, no me extraña…

    22 septiembre 2014 | 14:58

  59. Dice ser CYNTHIA JERRY

    Mi nombre es Cynthia Jerry tengo un testimonio que decir; He estado casado
    durante cinco años sin ningún niño, ni el embarazo, lo cual hizo muy triste y perdido la esperanza en la vida porque mi médico me dijo que no hay manera para que consiga embarazada y esto realmente hacen la vida tan difícil para mí y esto hizo que mi marido para activar lejos de mí. Mi cuñada me habló de correo electrónico Dr.UWAGBALE (druwagbale@gmail.com) número es (2348038498883) y su sitio web (www.uwagbale.simplesite.com) a través de Internet, la forma en que ha ayudado a las personas con este problema similar que yo estoy pasando por lo que en contacto con él y le expliqué. Me dijo que no se preocupara y que todo lo que pronto estará bien. Él hizo un hechizo y que era un milagro, para mi mayor sorpresa tres días después, mi marido volvió a pedir disculpas por todo lo que ha hecho y me dijo que está totalmente dispuesta a apoyar en todo lo que quiero, pocos meses después de quedar embarazada y dio a luz a gemelos (chicas) que ahora somos una familia feliz. Gracias a DR UWAGBALE por salvar mi relación y también para ayudar a los demás también. continuar su buen trabajo, si usted está interesado en contactar DR UWAGBALE para su solución ahora por correo electrónico a (druwagbale@gmail.com) número es (2348038498883) y su sitio web (www.uwagbale.simplesite.com) para cualquier ayuda que desee que haga de you.Thank Gran DR. una vez más y pueden sus dioses recompensa por
    las buenas obras, este hombre se ve grande, voy a seguir para compartir el testimonio del buen trabajo que ha hecho en mi vida, por favor póngase en contacto con amigos y también seré su milagro por la gracia de Dios

    03 septiembre 2016 | 11:55

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.