BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Las cosas más raras que puede llevar una madre reciente en el bolso

Tengo un post escrito de hace varios años sobre este tema a cuenta de una encuesta hecha a seiscientas mujeres que decía que los diez objetos imprescindibles que toda española lleva en el bolso era llaves, monedero, móvil, lápiz o bolígrafo, pañuelos, bálsamo labial, gafas de sol, cartera con fotos, cuaderno de notas y pintalabios.

Entonces os contaba que en esa lista echaba en falta adminículos propios de la maternidad que acarrean al hombro muchas madres y abuelas recientes: toallitas húmedas, algún juguetillo, pañales, aspitos, una chaquetita extra…

Y no es lo mismo tener bebés que andar de la mano de un peque de cinco a diez años. As pitos, pañales, baberos, chupetes, toallitas… ceden el paso a pinturas, muñecos y juguetes de distinta índole, meriendas variadas, dibujos, cromos, piedras o conchas bonitas…

La lista es variopinta y en ocasiones extraña para aquellos a los que criar niños les pilla lejos.

Aún recuerdo la cara de una compañera en la última cena de Navidad de la empresa al verme sacar del bolso unos calcetines para el parque de bolas, dos mandarinas y unos guantes de lana de Hello Kitty. No había tenido tiempo de cambiar de bolso y llevarme lo imprescindible en otro más pequeño, algo típico también de las madres con niños pequeños.

Y no sé qué será lo más raro que vosotras habéis llevado a cuestas a cuenta de vuestros hijos, pero yo lo tengo claro. Os cuento la anécdota tal cual pasó:

Controles del aeropuerto de Madrid. Mi santo y yo cargados con mochilas, abrigos, cinturón, zapatos y niños. Dejo mi bolso en la cinta de los rayos X y espero con Jaime cogido de la mano junto al guardia civil que escruta lo que va pasando mientras me intento poner las botas con una mano sin soltar a Jaime, que con su autismo siempre tengo miedo que se me escape en situaciones de barullo (desde entonces tengo claro que con niños y aeropuertos mejor llevar playeros). Por el rabillo del ojo veo que mi bolso/mochila retrocede para ser examinado de nuevo.gtres_a00468108_1602

– ¿Señora, es posible que tenga una llave inglesa en el bolso?- me pregunta el guardia civil con levísima sonrisilla ladina.

– ¿Cómo?- Pese al desconcierto, mi cerebro empieza a procesar a toda velocidad. Recuerdo que dos tardes atrás salimos con las bicicletas y…

– ¿ Señora, puede abrirme su bolso? –

– Mmmm, sí, es posible que haya una llave inglesa. Es que fuimos con los niños en bicicleta, y los ruedines se aflojan todo el rato. Tal vez se me olvidara sacarla – explico mientras le veo introducir la mano en el bolso y extraer una llave inglesa de tamaño considerable, como el que ha pescado una trucha de récord en el río.

– ¿Y no se dio cuenta de que llevaba esto encima, con lo que pesa? –

– Pues no, la verdad – si yo le contara la capacidad porteadora que desarrollamos las madres…

– No puede pasar con esto al avión, puede salir y facturarlo o dejarlo aquí –

Sé que el señor Guardia Civil en el fondo se está divirtiendo mucho. Y yo tengo clarísimo que no vuelvo a facturación, más se perdió en Cuba.

– Aquí se queda –

– Pero si se rompe el avión, que no nos pidan que lo arreglemos – apuntilla mi santo, que se lo estaba pasando aún mejor desde un discreto segundo plano.

¿Cómo no van a ser grandes nuestros bolsos? ¿Cómo no nos va a doler a veces la espalda?

10 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser AreaEstudiantis

    Jajaja!!! Buenísimo!! Yo suelo llevar un mini botiquín, pero una amiga lleva un botiquín tamaño “por si hay una ivasión zombie”.

    http://areaestudiantis.com

    04 Septiembre 2014 | 09:06

  2. Dice ser Stewart Cops

    Un inconveniente tratado con sentido de humor, a veces hay que tomarse las cosas de la forma más positiva.

    Yo os quisiera explicar un relato muy conmovedor, por lo cruel que puede ser la vida, para uno de los más fieles compañeros… que puede tener un ser humano.
    Es una historia en primera persona y bien contada, pero muy emotiva y si alguien tiene un dia un poco dificil, aconsejaria que no entre en el enlace (mi mujer se puso a llorar un monton)

    http://lacasadelcomicduendeverde.blogspot.com.es/2014/09/el-diario-de-un-perro-abandonado.html

    Un saludo y gracias por vuestro apoyo.

    04 Septiembre 2014 | 09:07

  3. Dice ser Jaime

    El Guardia Civil se tenía que estar partiendo la caja. X-DDDD

    04 Septiembre 2014 | 09:07

  4. Dice ser Joaquín

    No es tan raro llevar una llave inglesa siempre encima. Yo hice el Camino de Santiago 3 veces, llevando una llave inglesa las últimas dos. ¿Por qué? Porque la primera vez me hubiese ido de perlas la dichosa llave para arreglar el sistema de agua caliente de un albergue, en el que me tuve que duchar con agua fría. ¡Aquel día me prometí que si repetía el Camino, llevaría llave inglesa!

    04 Septiembre 2014 | 09:36

  5. Dice ser Isa

    Cuanta razón tienes…. la de cosas que podemos llevar y al final siempre o nos falta algo o el bolso ya es tan grande que no lo encontramos ;).
    Me encanta tú blog.

    Un saludo y todo mi ánimo para que sigas escribiendo.

    04 Septiembre 2014 | 10:40

  6. Dice ser Alice

    Pues yo lo mas raro que he llevado en el bolso son botes de esos de farmacia para que el niño haga pis.

    Hay un momento en el que el niño al hacer pis de pie llega justo, justo, a rebozarse la cola en el borde del inodoro. Cuando entrabamos en un baño que estaba muy sucio, le ponia en una esquinita a hacer pis sujetando yo el bote, tiraba el contenido al vater, el bote a la papelera y listo.

    04 Septiembre 2014 | 10:50

  7. Dice ser Marc

    Lo más raro que he visto yo en el bolso de una mujer (y fue por accidente) fue unas bolas chinas y un dildo negro. La pobre no sabía donde meterse http://goo.gl/XqSwhU

    04 Septiembre 2014 | 10:51

  8. Dice ser PMC

    Cuando alguien no tiene algo, la respuesta de mis conocidos es: – pídeselo a ella que seguro que lo lleva en el bolso y si no en la furgoneta.

    Entre los niños y mi trabajo ( monitora de manualidades ) puede haber de todo. Una vez unos amigos necesitaban una tira de cola termofusible, mira por donde allí estaba, pinceles,…. Cuando mi hijo era bebé, todas las monedas de cambio iban directamente al bolso ( bolsa, niño en brazos y conseguir que las monedas fueran a su apartado en la cartera imposible ) eso me saco de muchos apuros por dejarme la cartera ( no me la he dejado tanto en mi vida ), pagué biberones y la leche el día que también me deje las llaves, compras,… El espectáculo era rebuscar y girar el bolso para sacar los céntimos que me faltaban.
    Y en el aeropuerto de Sevilla pase el control con un cúter de los grandes oxidados, que había encontrado en la calle y lo cogí para que ningún niño se pusiera a jugar con él.
    En el aeropuerto de Bristol me pararon como si fuera una terrorista y me preguntaron si llevaba un arma, yo diciendo que no, me piden que abra el bolso y nada más ( con dos policías con las manos en las armas ) y me enseñan en pantalla lo que parece una pistola ( yo blanca ), meten mano y sacan unas tijeras y un tampax , las imágenes se habían solapado. Pues aún se están riendo y la vergüenza que pase . Todo por llevar las tijeras para cortar las etiquetas de las camisetas que tanto molestan a mi hijo, corta uñas, abre bolsas, sirven para todo. Y la bronca de mi marido diciéndome que mira que me lo habían preguntado veces si llevaba objetos punzantes, yo no me acordaba de ellas. Fueron muy amables, se miraron entre ellos y me las dejaron pasar ( 15 cm de tijeras de las buenas ).

    04 Septiembre 2014 | 11:04

  9. Dice ser Almudena Fer

    Yo lo más raro que llevaba era un mosquetón que usaba para colgar bolsas del cochecito. Lo que no recuerdo es la razón por la que lo metía en el bolso en vez de dejarlo en el cochecito. Era muy habitual en mi meter la mano en el bolsillo del abrigo y sacar un chupete, alguno de los que mis hijos habían tirado al suelo durante el trayecto a la guardería.
    También he pasasdo varios años que el día que llovía llegaba al trabajo bajo un paraguas de Hello Kitty o Mickey Mouse. Dos niños, dos mochilas, no tengo mano para paragüas propio y como no pueden meterlos al cole (normas de seguridad) me tengo que llevar los suyos. Desde este último invierno he mejorado, mi hija ha cambiado el Kitty por uno transparente.

    04 Septiembre 2014 | 11:32

  10. Dice ser keiko

    es una verdad ..como la del agua clara …la verdad es digno de un studio mas profundo a nivel sicologico y social lo que cargan las mujeres en las carteras..y ahora que la moda impuso bolsos gigantes ..y obserbo en los centros comerciales que se los hechan al hombro como si nada ..no importa el peso pq. el cuerpo se acostumbra y luego salen las consecuencias ..que cargan algunas ..de lo acostumbrado yo tengo una amiga que carga juego de cubiertos para comer cuando le toca hacerlo afuera rollo de papel higienico galletas dulces saladas ..paraguas de esos que se doblan..un cepillo de dientes con la pasta ..y cepillos para el pelo grande pequeño y pare de contar ..es insolito y nomas sale al centro de la ciudad ..hay gente con muchas manias..ha y dos telefonos de esos grandes de casa que se pueden trasladar …aquello da grima ..mejor deje el bolso cerrado ..le digo yo ..es curioso ..yo no podria ni con la mitad de lo que ella..mi querida amiga carga ….

    04 Septiembre 2014 | 15:55

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.