BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

También hay que perseguir la inclusión en los lugares de ocio

image

Jaime tiene autismo, bien sabéis las personas que me leéis. Antes que una persona con autismo, Jaime es un niño atlético y feliz de ocho años recién cumplidos, con sus gustos y sus disgustos como cualquier niño de su edad. Pero es cierto que el autismo supone ciertos impedimentos para él, muchos muy importantes. Aún no es capaz de decirnos si le duele algo y donde por ejemplo, así que mi santo y yo hemos desarrollado dotes de observación y deducción dignas de Sherlock Holmes.

Otra característica asociada al autismo es que los tiempos de espera no son lo suyo. Si hay que hacer una cola, sencillamente no podemos contar con él. Apenas habla, no tiene casi juego, no se le puede pedir avanzar de pie poco a poco. Y aunque es muy flexible en ese sentido, hacerlo en sitios en los que la cantidad de gente es agobiante y que están decorados de manera extraña, puede que casi en la oscuridad, es inviable.

Podéis imaginar que estando así las cosas ir con él a un parque temático como Disneyland sería imposible si no dieran bastantes facilidades. Por mucho que le gusten las atracciones (y algunas le gustan realmente mucho como Autopia, It’s a Small World, Orbitron, el tren de Dumbo o los coches de Cars), no podría subir a ninguna.

En muchos parques temáticos, no en todos aún, suelen tenerlo en cuenta y te dan algún tipo de acreditación que te permite acceder por la salida de las atracciones sin espera o con muy poca. Pero muchos se limitan a cuidar en mayor medida los accesos en silla de ruedas. De todos los que he estado el que mejor organizado lo tiene es Disneyland París, y en gran parte por eso hemos ido varias veces.

Nada más entrar al parque nuestra primera visita es al City Hall de Disneyland Park, nada más entrar a la izquierda (en Walt Disney Studios es un sitio más pequeño a la derecha). Mostrando allí el carné de discapacidad de Jaime o la tarjeta de movilidad el coche acompañada de su DNI te dan una tarjeta verde que te permite acceder a las atracciones, ver las paradas o espectáculos en sitios especialmente designados y conocer a los personajes que hay por el parque sin esperas. Y es válida en casi todos los casos para los cuatro miembros de la familia, para no tener que dividirnos. Algo que se agradece mucho y que otros parques no tienen en cuenta, permitiendo sólo un acompañante. ¿Imagináis a Julia con sus cinco años viendo subir a su hermano conmigo en las atracciones mientras ella hace cola con su padre? Acabaríamos recorriendo el parque completamente divididos.

image Lo acompañan además de una guía extensa muy completa en la que te indican todas esas facilidades con mapa incluido teniendo en cuenta los diferentes tipos de discapacidad, porque hay muchos tipos con diferente singularidades. No tiene nada que ver el autismo de mi hijo con, por poner un ejemplo, las discapacidades de los autores de De retrones y hombres. Tal vez a mí no me importe saber si para subir a determinada atracción hay que salir obligatoriamente de la silla de ruedas, pero habrá muchos a los que sí.

Es un parque muy bien pensado para personas con todo tipo de discapacidad. Lleno de accesos acondicionados, ascensores y atracciones diseñadas desde el primer momento para ellos. Un ejemplo es la novísima Ratatouille, que tiene al fondo una autorata especial, con un recorrido diferente y completamente accesible.

Y de verdad que se agradece. Si no fuera así, sería territorio vedado para muchos de nosotros.

Así pasa, que se ven muchísimas personas con discapacidad disfrutando del parque con sus familias. En ningún otro lugar he visto tantas. Inclusión de verdad, que supone esfuerzo y dinero, pero que es a lo que hay que tender en todas partes. En colegios, en hospitales,en puestos de trabajo y, por supuesto, también en los lugares a los que vamos a pasarlo bien.

Os recuerdo el post que escribí hace tiempo como invitada para De retrones y hombres sobre mi charla allí con otra madre de una niña con otro tipo de discapacidad.

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Almudena Fer

    La mejor amiga de mi hija tiene parálisis cerebral y va en silla de ruedas. El mes pasado estuvo en el concierto de One Dirección junto con su hermana adolescente y su padre. Pues resultó que habían puesto una plataforma elevada que quedaba a poco más de un metro del escenario reservada para los niños con discapacidad y sus acompañantes. Y el acompañante cuidador no pagaba entrada. Este tipo de detalles son los que le hacen a uno reconciliarse un poco con el mundo.
    No creo que sea necesario que justifiques porque Jaime necesita un trato preferente, Conocí las buenas prácticas de Eurodisney por mi sobrino que tiene una pequeña discapacidad visual, pero que no le limita en absoluto ni para montar en las atracciones ni para esperar colas. Pero a m me parece justo ese trato preferente ante cualquier discapacidad. Bastantes dificultades pone la sociedad en el día a día, son justas estas pequeñas compensaciones, aún en los casos en que puedan parecer innecesarias.

    18 agosto 2014 | 11:55

  2. Dice ser Aura

    Veo que te has pegado un buen viaje por la France y me alegro de que lo hayáis disfrutado tanto.
    Cada vez más se tiene en cuenta las limitaciones que tienen algunas personas y sus familias para aprovechar y disfrutar al máximo ese u otro lugares y sin duda eso debe facilitar mucho las cosas.
    Yo no lo he vivido de manera directa, pero también como Almudena, tengo una amiga que sí. Sus hijos gemelos son los dos autistas, aunque en diferente grado, así que sé los retos que se les presentan cada día a ellos y a sus familias y aunque supongo que todo el mundo ante esa tesitura reacciona lo mejor que puede y sabe, yo no puedo dejar de admirar la entereza y garra de quien se enfrenta a ello cada día.
    Todos deberíamos agradecer, lo necesitemos o no, esos avances, pero también se debería hacer un buen uso por parte de quienes los requieren, creo que eso es algo que deberíamos exigir todos.
    Apartándome un poco del caso que citas y centrándome en las mejoras que desde los ayuntamientos se han hecho en lo que a urbanismo se refiere, también es cierto que existe un abuso o uso fraudulento de esas mejoras y me estoy refiriendo concretamente a la plazas de aparcamiento para minusvalidos, hay quien se aprovecha de ellas sin tener una minusvalia… algo del todo inaceptable.

    18 agosto 2014 | 14:48

  3. Dice ser C

    Aura,hay discapacidades que no se ven fácil. Conozco unos amigos que tìenen un hijo hemofílico, si les vieses bajar de su coche pensarías que les han regalado la tarjeta de aparcamiento.

    De todos modos no todas las minusvalias deberían dar derecho a plaza de aparcamiento, me explico:
    Si tienes un niño con hemofilia necesitas aparcar en la puerta de tu casa, no te puedes permitir el lujo de ir a tres calles a buscar el coche en caso de emergencia.
    Conozco otro caso de un paraplejico en silla de ruedas, como se aparca en batería en su calle necesita casi el espacio de dos coches, tiene que abrir la puerta por completo y montar la silla (es el conductor). Pero hubo muchas criticas en el barrio por que consideraban el espacio “excesivo”.
    En el polo opuesto conozco un hombre de cuarenta años al que le faltan dos dedos de nacimiento. No veo correcto que tenga una plaza reservada, no veo la necesidad de tener el coche al lado de su puerta.

    19 agosto 2014 | 11:49

  4. Dice ser Aura

    C… soy consciente de lo que dices, y obviamente no dejo a criterio de los ciudadanos lo que debe considerarse una minusvalía con derecho a plaza de minusvalido de lo que no. Esa decisión, una vez acreditada el tipo de minusvalía, debe recaer sobre los expertos. Sin embargo no estoy hablando por hablar. Yo vivo en una localidad grande y un familiar mío muy allegado es concejal de dicha localidad. Esa persona me ha contado la picaresca que hay en torno a los estacionamientos para gente discapacitada,y no solo refiriéndose a la discapacidad en concreto, sobre todo al aprovechamiento de terceros, incluso después de que la persona hubiera muerto. Esto pasa porque no se tiene un control riguroso y porque hay personas que aprovechan cualquier circunstancias para sacar provecho, valga la redundancia.
    Te cuento un caso en el bloque de mis suegros. Hace unos ocho años, uno de los hijos de un matrimonio vecino, que padece Acondroplasia, una de las variantes más comunes de enanismo, solicitó una plaza de aparcamiento que le fue concedida. Pues bien hace tres años que el chico se independizó y se fue a vivir a otro lugar. ¿Adivina quién está aparcando en la plaza ahora? Te lo cuento, su hermana menor que no tiene ninguna discapacidad. Y según parece no es un caso aislado, de hecho en algunos ayuntamientos están cambiando la normativa. A eso me refería.
    Por cierto a la chica se le va a acabar el chollo porque los vecinos piensan denunciar el caso.
    Saludos.

    19 agosto 2014 | 13:04

  5. Dice ser Almudena Fer

    Aura esa es la cuestión si consta el uso fraudulento, pues se denuncia. Y al que le pillen que se le caiga el pelo. Y llevar un control estricto. Porque al final el fomentar la sospecha generalizada de mal uso sirve de disculpa para quitarlo, como hs pasado con los puntos por cercanía a los colegios o las bajas lsborales de ls funcionarios.
    C, alucino con lo de considerar excesivo que una persona en silla de ruedas necesite dos plazas para aparcar. Como si necesita quince. Nunca deja de sorprenderme la falta de empatía y solidaridad de la gente. A mi lo que me parece excesivo es que se quieran tener dos coches por vivienda y aparcados en la puerta de casa

    19 agosto 2014 | 17:58

  6. Dice ser Aura

    Opino que eso es lo que se debe hacer, estoy de acuerdo. Sin embargo no creo que hacer pública esa u otras conductas sea extender la sospecha sobre las personas discapacitadas, sobre todo porque es fácilmente demostrable. Muchas veces la gente si no se dicen las cosas, no se enteran, pero eso no quiere decir que no se estén cometiendo un abusos. Insisto no es un caso aislado y esa es la razón por la que la normativa que regula las concesiones está cambiando en muchos ayuntamientos. Lo lamentable no es que esas cosas se digan públicamente, lo lamentable es que se hagan.

    19 agosto 2014 | 21:44

  7. Dice ser Carpe Diem

    Buenos días. Mi hijo padece Síndrome de Down y, por ello, tiene concedida la Tarjeta de Aparcamiento por Discapacidad por la Junta de Andalucía. No he usado la tarjeta salvo en caso muy urgentes y justificados porque entiendo que en casos normales no es necesario y si tengo que dar más vueltas para aparcar, las doy. También es verdad que estoy harto de ver caraduras que, en el centro comercial junto al que vivo, aparcan en plazas de minusválidos porque están junto a la puerta y les supone mucho sacrificio andar 30 m. Pero la culpa es del centro comercial que nos los denuncia.

    26 agosto 2014 | 11:04

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.