BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Un fin de semana en Teruel, un día en Dinópolis

Julia bajo el diplodocus.

Julia bajo el diplodocus.

El viernes, según salimos de trabajar, cogimos a los niños y las maletas y pusimos rumbo a Teruel, que podemos dar fe de que existe y merece una escapada. Está a tres horas o tres horas y media de Madrid. Hace ya dos meses que nos habíamos puesto de acuerdo con otras dos parejas de padres recientes para buscar una casa rural y acercarnos a ver Dinópolis.

Ninguno de los cinco niños de entre cuatro y seis años que iban eran unos apasionados de los dinosaurios, aunque a todos les llaman la atención. Probablemente a Julia y a uno de los niños era a los que más les gustaban a priori, por varios cuentos, alguna peli, por la serie del Dinotren y por la visita que hicimos el año pasado al museo madrileño de ciencias naturales.

Estegosaurio, pterodáctilo, tricerátops… Me encanta verles pronunciar nombres más largos que ellos.

Es un parque temático muy tranquilo. Pese al buen tiempo y a ser sábado no sufrimos apenas colas. Una suerte porque Jaime no lleva bien los tiempos de espera y no hay facilidades en ese sentido para personas con discapacidad intelectual, aunque me consta que lo están estudiando.

Como os contaba, es un parque de una extensión muy manejable, que permite ser disfrutado sin agobios ni teniendo que hacer recorridos maratonianos. Muy pensado para que todos en la familia puedan subir en todas las atracciones, sólo hay una proyección en 4D, ‘Terra Colossus’, que exige al menos medir 120 cms.

Lo primero que nosotros vimos, tras pasar por el obligado pintado de caras gratuito, fue el museo paleontológico, que nos encantó a pequeños y grandes. Estábamos prácticamente solos y las guías eran realmente amables. Está realmente bien montado.

Aprendiendo a andar como los reptiles.

Aprendiendo a andar como los reptiles.

Luego entramos en una de las dos atracciones de la entrada, las que hay frente a la tienda de recuerdos y un pequeño parque de bolas: el cine 3D con la historia del T-Rex albino Tyrón. Es breve y a los niños les gustó, pero creedme: es absolutamente prescindible si no os da tiempos a todo. En cambio el recorrido en safari de la puerta de al lado, ‘Viaje en el tiempo’, está bastante bien, los niños hubieran repetido si nos hubiera dado tiempo. Y unas de las cosas que más nos gustó fue el espectáculo del T-Rex que hay junto a la zona infantil. Es una obra de teatro infantil muy bien hecha con un dinosaurio muy creíble. Pasamos por ahí dos veces, a las 17 y a las 18.

Repitieron también un recorrido en barco llamado ‘El último minuto’ basado, que comienza con la extinción de los dinosaurios y concluye con el ser humano moderno.

Y luego tienen dos zonas, que no son atracciones, pero en las que pasamos bastante tiempo. Una, la paleosenda, está hecha para trepar, explorar y desenterrar huesos de dinosaurio. Y para que los padres sudemos haciendo el recorrido junto a nuestros niños si no tienen más de nueve o diez años. Hay otra, Sauriopark, con un par de carruseles, unos dinosaurios voladores (la única para niños mayores de 120 cms) y un castillo hinchable en la que pasamos un buen rato. No recuerdo la de veces que las tres niñas que no excedían la altura máxima se subirían. No llegaban ni a bajarse.

El que hubiera tan pocos agobios de gente, que estuviera tan tranquilo ayudó a que Jaime lo pasara bien. Subió en prácticamente todo y lo disfrutó en mayor o menor medida.

Os recomiendo, eso sí, repartir los espectáculos por la mañana y por la tarde. Nosotros no vimos ninguno por la mañana y así es imposible que no se te escape alguno. No vimos ninguna de las dos funciones del teatro.

Por cierto, el menú del único restaurante tiene un precio y una calidad razonable, está la opción de pizzas y hamburguesas pero también de menús calientes como potajes de garbanzos, menestra o paella. Además, está perfectamente indicado qué platos tienen o no glúten y hay muchas opciones para los celiacos. Pero otra recomendación es que vayais al restaurante pronto o tarde. Nosotros comimos prontito y no hubo problema, pero cuando nos íbamos a las dos las colas eran largas y daba la impresión de que estaban desbordados. Y eso en un día tranquilo.  Si se tiene cualquier intolerancia o problema de salud está permitido pasar comida, para los demás está prohibido, aunque no vi que al menos aquel día nadie mirase las mochilas.

En trenecito por Teruel.

En trenecito por Teruel.

No es preciso más de un día en Dinópolis, pero es un día que merece la pena. Si viviera en Teruel tendríamos seguro su abono anual para ir con los niños, aunque vive tan poca gente en Teruel…

Ese mismo día nos dio tiempo también de acercarnos por la tarde a Teruel, sentarnos en una terraza mientras los niños jugaban bajo la fuente del torico y recorrer la ciudad en su trenecito turístico. Esos trenes suelen ser una excelente forma de ver una ciudad con niños pequeños cuando no hay mucho tiempo. Les encanta.

El domingo nos acercamos a Albarracín, que presume de ser el pueblo más bonito del mundo. Y no sé si tanto, pero desde luego es precioso. Tanto como la ruta junto al río que lo rodea y que es mucho más apropiada para ir con niños que la subida a la muralla, sólo apta para gente muy formal y sin vértigo.

El río además invita al baño en algunos puntos. Si hubieramos tenido bañador y algunos grados más, el baño no se hubiera escapado.

11 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Un sitio que tengo a la espera… me apetece mucho y mas sabiendo que Teruel merece la pena

    saludos

    17 junio 2014 | 08:52

  2. Dice ser albitaguapa2

    no hay nada mas hortera que el trenecito turistico y as en teruel con lo pequeñita que es

    17 junio 2014 | 09:24

  3. Dice ser YOMISMO

    Estuve el año pasado. Partiendo de que no está mal, por el precio que tiene y tener que ir desde Madrid yo lo veo prescindible. Casi 30€ la entrada, en casa somos tres lo que suma 100€, mas la comida, mas el viaje, el hotel… no me compensa para lo que resulta ser el parque, que es pequeño y se ve en un rato, y en algunos casos las instalaciones se ven viejas y cutres.
    Lo que mas me gustó fue el museo. Aunque todo eran replicas a escala puedes ver todos esos esqueletos delante tuyo… y es precisamente donde los críos van de pasada.
    Imprescindible aprovechar para ver Teruel, sus torres mudéjares, el torico, la basílica de los amantes, y si puedes ir a Albarracín pues perfecto. También puedes aprovechar para parar en Cuenca de camino a Madrid, el bosque encantado también te pilla en ese camino. En la sierra de Albarracín también puedes ver el nacimiento del río Tajo.
    Hay cosas para ver y organizar una excursión interesante, de todo eso lo que mas me sobra es justamente dinópolis

    17 junio 2014 | 09:43

  4. Dice ser Sonia

    ¿Pero Teruel existe? http://goo.gl/hqrW1G

    17 junio 2014 | 10:34

  5. Dice ser Ray Castellano

    No te pierdas este fin de semana mi actuación en Dinópolis, dónde presentaré mi último disco. tendremos muchas sorpresas, incluso Tiranosaurios gogo!

    17 junio 2014 | 10:44

  6. Dice ser Paz

    De verdad, las faltas de ortografía me parecen una irresponsabilidad:
    Hinchable es con hache, Inflable es sin hache.

    17 junio 2014 | 10:45

  7. Dice ser madre reciente

    Corregido. Mil disculpas y gracias Paz.

    17 junio 2014 | 11:34

  8. Dice ser Aloha

    Dinópolis es, fundamentalmente, un parque pequeño. No puedes ir con la idea de que va a ser algo del estilo de la Warner o Portaventura, ni siquiera del parque de atracciones de Madrid.

    Si tienes la suerte de pillar un día sin colas, con medio día largo has terminado. A pesar de que tiene algunas cosas muy buenas, como el espectáculo del T-Rex, o el museo, la verdad es que la mayoría de las atracciones que se ofrecen se nota que están de relleno y en general, los 30 eurazos que vale la entrada no compensan en mi opinión. La única salvedad es que si tu hijo es de esos a quienes fascinan los dinosaurios lo va a disfrutar mucho. Mención aparte son las representaciones, si tienes más de 2 neuronas son ofensivas del (supuesto) humor tan básico que se gastan. Por cierto, la comida el año pasado era igual que en el resto de parques: bastante cara y mala, malísima.

    Nosotros fuimos a Teruel por Dinópolis, pero vale mucho más la pena la ciudad que el parque. De lejos. Teruel es una ciudad preciosa de verdad.

    18 junio 2014 | 10:51

  9. Dice ser Marta

    Yo también soy de la opinión de que este parque es más que prescindible, es cutre, muy cutre. La comida mala no, malísima y, para lo que ofrece que es más bien nada, pues es caro. Yo no lo recomiendo para nada, hay mil cosas mejores por la zona y, si no quieres, sin gastar. Es que es todo tan malo lo que hay dentro que deprime y te sientes estafado.
    Por cierto, eso de que en Teruel vive poca gente,…relativo, no creo que se para comentar la cantidad de habitantes de una ciudad, de todas formas no sé si pedisteis el censo para hablar con esa seguridad.

    18 junio 2014 | 12:34

  10. Dice ser natacha

    Desde Madrid y con toda la familia solo las entradas come la mía toda una semana.
    Aunque trabajo en Canarias, resido en Madrid y tenia planeado ir pero los niños prefieren la playa, lástima que Teruel no la tenga..Por lo que cuentas merece la pena y agradezco su visión de la visita del día..
    PD. no sabia que tu niño tuviera discapacidad intelectual, creía que tenia solo autismo.

    22 junio 2014 | 14:44

  11. Dice ser Mami

    Hola, que sitio me recomiendas para alojarme?? Gracias

    21 mayo 2016 | 23:52

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.