BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Colegios, ideales y realidades

Hoy retomo el tema de los colegios que la semana pasada traje a cuenta de esa gente muy poco empática que no quiere niños con necesidades especiales cerca de los suyos. Lo hago sabiendo que en el blog De retrones y hombres también recogerán el guante escolar que les lancé para contar mi experiencia en un asunto complejo, en el que confluyen demasiadas circunstancias generales y particulares como para sentar cátedra.

(GTRES)

(GTRES)

Bueno, en algunas cosas sí, como que la inclusión con medios suficientes, profesores motivados y padres y alumnos del centro bien enterados y empáticos es el ideal. Es a lo que todo niño con discapacidad tiene derecho y por lo que hay que luchar.

Esto teniendo siempre en cuenta que los ideales son como las flechas de Pío Baroja (La lucha por la vida):

Hazme caso, porque es verdad. Si quieres hacer algo en la vida, no creas en la palabra imposible. Nada hay imposible para una voluntad enérgica. Si tratas de disparar una flecha, apunta muy alto, lo más alto que puedas; cuanto más alto apuntes más lejos irá.

Uno de los problemas es que la situación real, aunque ha mejorado muchísimo en muy pocos años, está muy lejos de ser ese ideal. Se ha intentado alcanzarlo, pero la flecha se ha quedado casi a nuestros pies. Lo que hay es un intento de tener un modelo integrador (e integración no es inclusión). No hay apoyos suficientes, formación, información, recursos…

El puñetero dinero, como siempre. Hay solo para lo que interesa a unos pocos.

El otro es que nadie está obligado a empuñar la parte del arco que les toca y no todos tienen el ánimo, la fuerza y la vista necesaria para mandar la flecha lejos.

Y ahora, regresando al arranque del post, os voy a contar mis circunstancias particulares:

Como sabréis si me leéis con regularidad, Jaime va a un colegio específico. Es decir, un colegio al que solo van niños con autismo. Es concertado, no existen públicos. Y suelen ser centros pequeños. Podríamos habernos pegado por seguir en el cole público del barrio con aula de integración que es ahora al que va su hermana cuando nos dijeron que por su evolución no tenía cabida allí por más tiempo, pero decidimos que no merecía la pena entrar en combate. Sobre todo si el resultado es una integración que deja mucho que desear, cada vez con menos recursos y por un periodo de tiempo breve, porque era inevitable que saliera antes o después de la vía integradora. Entrar en la selva social del instituto es un camino apto para muy pocos. Hubo, eso sí, quien nos dijo que sí Jaime estaba bien allí tendría o que haber luchado porque siguiera. Pero obcecarnos en que un niño como Jaime, que apenas dice palabras sueltas continúe la primaria y la secundaria en un centro forzado a admitirle y sin medios no nos pareció lógico existiendo en Madrid centros específicos concertados en los que son cuatro o cinco niños por clase, todos con autismo y tratados por profesionales especializados.

A veces lo mejor es enemigo de lo bueno.

Claro que esa es nuestra opción, nosotros podemos pagarlo y estamos en Madrid, que muchas familias no podrían y en Soria no tienen centros específicos. No me extrañaría descubrir que en Soria solo hay un único centro especial para toda la provincia. Los centros especiales, normalmente muy grandes y siempre con niños con distintos tipo de discapacidad es donde te manda la administración cuando se acaba la vía integradora. En esos centros hay profesionales buenos, malos y regulares, con gente formada y que se actualizan y otros que van al trantran, como en cualquier otro sitio, como en cualquier profesión. Algunos muy lejos, eso sí, lo que supone largas rutas de coche o autobús para los niños y jornadas maratonianas (que hay adultos que así lo quieren, así lo necesitan o así les viene bien).

Luego está el hecho de que para muchas familias el paso a un centro especial o específico supone un shock, lo asocian con un tirar la toalla, como un fracaso, como “aparcar el niño”, como el abandono de “la normalidad”. Percepciones y sentimientos de cada cual, totalmente comprensibles. Pero no tiene porqué ser así en absoluto. La normalidad para mi familia no es que Jaime vaya a un cole específico, es que crezca feliz participando de la actividad de la familia y esté escolarizado en un lugar en el que esté bien estimulado y atendido, aprendiendo a jugar y comunicarse.

Me han contado casos de padres que han salido llorando de la primera visita a un cole específico en el que todos los niños tienen autismo o uno especial en el que ese niño va en silla de ruedas, aquel tiene Down y ese de allá no sabes ni lo que tiene, pero “pobrecito, menuda cruz”. Lo comprendo, claro que sí, pero no lo comparto. Hay que mirar más allá del choque que causa esa diferencia entre el cole normal conocido y esos otros colegios. Si vas pensando que va a ser duro, lo será. Si vas con un sentimiento de derrotismo, te derrotarás. Si intentas ver con los mismos ojos claros y libres de consideraciones previas de mi hija de cuatro años esos sitios, la experiencia será muy distinta.

Lo cierto es que nuestro niños deberían poder estar escolarizados en un modelo inclusivo, deberían tener el derecho y los apoyos para que fuera así. La inclusión en el plano de la escolarización es un derecho que no se está cumpliendo (no, tampoco ahí, tampoco éste). La inclusión es una preciosa idea, dejémoslo ahí.

Los padres de niños con discapacidad tienen poquísimas opciones y capacidad de elección para escolarizarlos, a veces no tienen ninguna. Así está el patio (de recreo). Sea cual sea el camino que tomen, es su decisión y poco pueden opinar los demás. Ni están renunciando a luchar por sus derechos por escoger la vía especial o específica, ni los que se empeñan en pelear la vía inclusiva son unos cabezotas que no asumen la situación de su hijo.

No se pueden extraer conclusiones precipitadas y obvias de situaciones complejas.

Pero sí que se debe saber que esta realidad existe para muchísimas familias.

exclusion

23 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Robertti Gamarra

    Debo decir que tenr problemas e ir mal en el cole es tan malo como tener altas capacidades e ir muy bien, en los dos casos, proque sufro lo segfundo, lo niños no reciben ninguna atención d elos centros y es más, algunos profesores los marginan sin venir a cuento, nadie sabe por qué. Este es el perfil educativo donde acuden nuestros hijos, no tienen derechos, no reciben la educación que se merecen, ni se les da los cuidados necesarios.
    http://interesproductivo.blogspot.com.es/2014/03/encontrar-una-salida.html

    07 marzo 2014 | 08:29

  2. Dice ser mari mar

    Complicado todo lo que se refiera a niñ@s con capacidades distintas a la media.

    07 marzo 2014 | 10:09

  3. Dice ser Jose War fair

    El cuadrito ese final es muy muy bonito, y es facil de “pintar” y como objetivo pudiera estar bien.

    Pero hay cosas que nos de deben obviar, y son las realidades y la naturaleza, cosa que ultimamente se esta obviendo y sobretodo justificando.

    Trataré de explicarme: La sociedad no es un ente infinito, con recursos infinitos, bondad infinita y responsabilidad infinita, y si llegamos a asumir -y creo que eso hoy nadie lo duda- que via impuestos hemos decidido ayudar a las minusvalias, discapacidades, o como se quiera definir, que tal como esta la cosa, cualquier definición pudiera ser malinterpretada y haber alguien que se sintiera insultado, pero en el fondo todos nos entendemos.
    Lo dicho, que la sociedad hemos decidido proteger a esas personas, con pequeñas pensiones, ayudas, y ciertos derechos, cosa que no se pone en cuestion casi nunca, bien pues si esto está asumido, y reconocido, a partir de ahi no se puede pretender seguir acumulando derechos, que pudieran interpretarse como privilegios.

    Si interpretamos al ser humano como especie, que tiene que supervivir y competir, cual es la motivación real que nos diga que la situación ideal es la inclusión, interpretando esta como la asucion obligatoria de sobrecostes y sobresfuerzos inclusores, despues de garantizar con los impuestos la supervivencia y seguranza de esas personas?

    Si los recursos son limitados, y su destino tiene que ser en pos de la mejora general de la especie humana, que razón hay para querer hacer “el mas dificil todavia”, yo entiendo que todos tenemos derechos y los debemos tener pero una vez que la sociedad con lo antes referido ya puso eses “privilegios” meredos, a partir de ahi, las minusvalias y discapacidades tienen que competir y demostrar igual que todos, porque ¿un analfabeto de barrios escluidos, no son de alguna forma disminuidos? ¿quien tiene mas posibilides un disminuido físico de barrio rico o un hijo de pobre en extraradio?

    Todo es interpretable, asi que yo no entenderia que una escuela tenga que integrar en una clase normal a alumnos con dificultades, y jamas trataria de trasladar a los chavales responsabilides que no les pertenecen, ni reducir el ritmo de formación de unos para que otros se sientan incluidos y llamarle a eso el gran éxito. porque sea como sea los que fueron frenados, a la postre serán los que paguen los impuestos que permitiran a los incluidos poder seguir viviendo.

    La demagogia, el elecotoralismo, y el buenismo debe ser medido y sobretodo asumido, no puede un politico sentirse bueno, obligando a todos a serlo cuando si el politico tuviera que prescidir de un % de los suyo para conseguir ese “avance” posiblemente ni lo planteara.

    La sociedad tiene que ir a su ritmo, y los podres luchadores bienvenidos sean, que argumenten y nos convenzan, a la sociadad, no a los dirigentes que solo buscan titulares y votos y con eso aceleran los procesos por encima de la sociedad

    07 marzo 2014 | 10:12

  4. Dice ser gloria

    Jose war fair, has dado en el clavo, así es la realidad. Todos de boquita somos políticamente muy correctos y nos montamos un mundo ideal, inexistente por sentido común; lo mismo que has argumentado sobre discapacidades, se puede argumentar sobre inmigración (el que considere que todos han de saltar la valla y vivir en España, que acojan a uno o varios en sus casas y paguen sus gastos), fijo que no se apunta nadie, que pague papá Estado (al que entre chorizos, subvenciones y ayudas no le queda ni para klines).
    Señores en esto como en todo, hay un límite y hay que ser práctico y realista.

    07 marzo 2014 | 10:20

  5. Dice ser sagui

    Los comentarios de Jose war fair y gloria ejemplifican a la perfección el por qué vivimos en la sociedad de mierda en que vivimos. Gente así es la que hace tan difícil que se pueda progresar, mejorar, colaborar. Son mezquinos, egoístas en su mediocridad, iracundos, grises. Alguien que usa el término “buenista” con desprecio se retrata. Señores, somos muchos los que aprendimos que el género humano progresa gracias a la cooperación y el altruismo, y a pesar de los que son como ustedes, el mundo avanza.

    07 marzo 2014 | 11:27

  6. Dice ser mac

    Me quedo sin palabras con los comentarios de Jose war fair y gloria, sobre todo por como hablan del tema como si no tuviera nada que ver con ellos……
    Mi padre está en una silla de ruedas por tener un accidente laboral con 32 años cuando trabajaba muchas horas para mantener a su familia…. que esto le puede pasar a cualquiera señores, no hablemos de discapacidades como si fueran algo que nos pilla muy lejos….

    “Vía impuestos hemos decidido ayudar….”, menos mal que no lo habéis decidido vosotros, que si no me parece que lo llevábamos claro.

    Y claro, ya cobra una pensión (por cierto, ya llevaba cotizando desde que tenía 18 años para tener derecho a ella) ¿para qué vamos a invertir en que se rebajen las aceras para que pueda salir a la calle?. Que fuerte.

    07 marzo 2014 | 12:16

  7. Dice ser gemma.a

    El sistema educativo en España está supeditado a una legislación creada por políticos no especializados en educación y se delegan todos los contenidos en la editorial de turno que es la que marca qué pone y que no pone en un libro. Una educación “encorsetada” esté el partido político que esté. Pero no hay que olvidar que a nivel Europeo se exige que nuestra legislación cumpla con unos estándares que se establecen dentro de nuestro marco ya no a nivel estatal, sino europeo.
    Sobre el tema de la inclusión queda mucho camino por recorrer, mucho, muchísimo pero a todos los niveles. Si hablamos de los colegios, deciros que hay muchos sitios donde los profesionales lo intentan porque realmente aman lo que hacen, pero faltan recursos (sobre todo los humanos) y como bien dices en tu post, intentar una inclusión REAL es un espejismo, como idea es fantástica, personalmente me encantaría que mi hijo supiese cual es la realidad social que le rodea, me encantaría que viviese en una escuela inclusiva. Pero si buscamos que la escuela sea el marco donde la representación de la sociedad sea fiel, también hay mucho que hacer en todos los terrenos…. ¿somos una sociedad inclusiva? solo hay que mirar a nuestro alrededor.

    07 marzo 2014 | 13:30

  8. Dice ser gloria

    Es que para poder vivir en un mundo mejor, en el que todo el mundo disponga de todo lo necesario solo con los impuestos, no es posible así sin más.
    Si se pide algo excepcional a lo que ofrece y por lo que invierte el Estado, habrá que acoquinar particularmente, digo yo; mi hijo va a colegio concertado porque es lo que quiero y pago lo que no pagaría en uno público; quiero un seguro privado de salud y lo pago y si no puedo permitírmelo tendré que aguantarme con lo que hay y/o crear una asociación para que perciba ayudas y subvenciones.

    07 marzo 2014 | 13:47

  9. Dice ser Ana

    Yo he dicho en varias ocasiones que, como nos pongamos a pedir cuentas, al final el saldo a nuestro favor (padres de un hijo con discapacidad) va a ser incalculable. Bajo el prisma de estos que “Todos de boquita somos políticamente muy correctos”, la sociedad sería un Gattaca en el cual se discriminarían a todos los que no son estupendisimamente perfectos.

    Eso sí, una sociedad que permite a menores pegándose entre sí y no hace nada.

    Hablando del tema que propone Madrereciente, como ella bien dice tenemos la suerte de vivir en Madrid y tener centros específicos para diferentes discapacidades. Eso no quita que los padres que deciden tirar por la via integradora TIENEN TODO EL DERECHO DEL MUNDO a intentarlo y luchar por lo que necesitan sus hijos, que hoy por hoy bien poco se les da.

    Respecto a la “comodidad” de los que queremos apostar por la via de centro específico, yo no lo veo como tal. Lo que si tengo claro es que lo que sea lo mejor para mi hija es lo elegido – si hay plaza – y aunque me pueda doler no verla en un cole “normal”, ese dolor me lo mitiga viendo que puede avanzar y lograr su máximo potencial como persona humana, concepto que muchos de los de “boquita” olvidan, que nuestros hijos son tan humanos como vosotros.

    La ventaja de este siglo XXI para las personas con discapacidad es padres/madres con los machos bien puestos y ojito con quitarles derechos a nuestros familiares.

    Un abrazo madrereciente!

    07 marzo 2014 | 14:06

  10. Dice ser Ana

    Gloria, te aseguro que yo pago por la atención temprana de mi hija. Lo pago a través de mis impuestos, esos que pagan parte del colegio concertado de tu hija. Si quieres pagar, lo haces en un privado y mira, menos dinero que gastar.

    También te digo que yo preferiría otro sistema, como tienen en Europa. Tu gastas y luego presentas las facturas, y el estado te abona en función de tus ingresos. Bajo tu punto de vista, el cartonero que conocí ayer con una nena con SD no tendría derecho ni a fisio, ni a atención temprana ni a nada. Muy humano tu punto de vista.

    Menos mal que personas como vosotros sois minoría.

    07 marzo 2014 | 14:18

  11. Dice ser Almudena

    No merece la pena responder a los comentarios de cierto tipo de gente. Lo hice en el post anterior, pero esta vez he decidido contar hasta cincuenta , respirar hondo y no contestar, aunque me cueste no hacerlo.
    Yo creo en la inclusión, me parece un derecho de todo niño, mejor dicho de todo ser humano. Y creo que no es una utopía y que se puede conseguir. Nunca será perfecta pero se puede mejorar mucho lo que tenmos ahora. También creo que cada padre está en su legítimo derecho de elegir colegios inclusivos o específicos. Ni siquiera creo que sea una contradicción defender la inclusión y optar por un centro específico. Porque si en este momento y en tu entorno no hay un centro ordinario donde tu hijo vaya a estar bien es lógico optar por otra cosa, por mucho que puedas creer en la inclusión.

    Cada discapacidad es diferente y cada familia tiene sus ideas y sus prioridades y en base a esto toma su decisión. Y además no siempre se puede elegir. Yo no puedo hablar por mi misma porque mis hijos no tienen discapacidad. Pero, como ya he comentado aquí en otras ocasiones, el colegio de mis hijos es de integración y mi hija es muy amiga de una niña con parálisis cerebral. Y yo tengo la inmensa suerte de haberme hecho amiga de sus padres,. Ellos tienen dudas sobre si desde el punto de vista académico el colegio es adecuado para su hija, si a lo mejor en otro tipo de centro avanzaría más. Pero, sobretodo su madre, no quiere cambiarla, le preocupa mucho que no pueda seguir en el centro, porque la niña es muy feliz y está muy integrada. Y para ellos es lo más importante ver a su hija feliz relacionándose como una más con niños “normales”.
    Siempre hablo muy bien del centro de mis hijos, pero no todo es perfecto. Por ejmplo, en los recreos de la tarde los niños “motóricos” estan segregados del resto, supongo que por falta de personal en esa hora. Pero si toda la comunidad educativa en la que incluyo a los padres trabaja en ello, estas cosas se pueden ir solucionando.
    Hay que avanzar todavía mucho. Yo no he encontrado hasta el momento un rechazo abierto en ningún padre hacia estos niños. Pero si que hay pequeñas cosas, hay como una especie de miedo a acercarse a ellos, no por parte de los niños, sino de los padres. Los padres de la amiga de mi hija hacen todos los esfuerzos por integrarse, acuen a los cumpleaños, celebran el de su hija, van al parque cuando pueden. Son además muy abiertos, especialmente la madre. Y aún asi no se les acaba de integrar. Un detalle, a la niña la operaron el año pasado y estuvo algo más de dos meses sin ir al colegio. Solo otros padres y yo fuimos a visitarla durante esos dos meses. Y no estoy segura de si ni siquiera recibieron la llamada de algún padre mas. Y no acabo de entender el porqué.

    07 marzo 2014 | 15:02

  12. Dice ser Mami Katabum

    Este tema es tan delicado! Y lo has abordado de la mejor manera tanto para los padres con niños de necesidades diferentes como para los que no.
    El tema de dejar que los niños sean incluidos en todo lo que les sea posible y darles espacio y tiempo para que lo hagan a su ritmo es algo que en papel suena y se ve perfecto pero tristemente en acción tiene miles de fallas. No se como funcione la ley de educación y la de integración en España, acá existe una ley que documenta en contrato el plan de educación de cada niño especial. Aún y con contrato hay violaciones severas a las necesidades más básicas. Aún y bajo protección federal el poder establecer una reunión de evaluación es misión casi imposible y muchos padres se rinden a medio camino.
    A esos padres que les asusta la idea de que sus hijos vayan a la escuela con niños de necesidades especiales, les caería bien entender que TODOS los niños son diferentes y que el estar en un ambiente diverso les expone a un poco de empatía, empatía que a lo mejor no conocen en sus casas.

    08 marzo 2014 | 03:13

  13. Dice ser Tia de SobrinoS

    Gloria tu hijo va a un colegio concertado porque gracias a los impuestos de TODOS, TODOS hacemos posible que el colegio de tu hija exista y tu te creas que eres especial porque llevarla un colegio concertado pagando una módica cantidad. Llevala a uno privado y aun asi estaras beneficidiante de un monton de subvenciones que pagamos entre TODOS.
    Tu te pagas tu seguro medido, enhorabuena. Pero gracias a TODOS tendrás una pensión cuando te jubiles, porque prueba a hacerte un plan de pensiones privado que te garantice lo mismo que el plan publico. asi que esos que vais de que teneis cosas porque os las pagais pensar un poco.
    Y por otra parte, no te importa que tu hija pueda ir a un coelgio mejor (segun tu) pero los hijos de los demas no puedan (tengan discapacidad o no?) Ah yo puedo pagarmelo y mi vecino que se joda no? estoy harta de ese tipo de pensamiento.
    Yo estaria feliz si con mis impuestos pudiera garantizar la igualdad de oportunidades a las personas porque ahi radica la verdadera libertad, en poder elegir, en poder decidir. Las personas con menos recursos no son/somos libres porque no podemos decidir como queremos que sea nuestra vida.
    Claro que si la clase media ( la poca que queda ya en España) se cree alguien especial porque puede pagar un triste colegio concertado y Sanitas sin importar que haya niños en el pais que no puedan hacer tres comidas al dia, apaga y vamonos.
    En fin, que lo siento MR porque me he ido bastante del tema, pero es que estoy harta de la insolidaridad de la gente.

    08 marzo 2014 | 22:11

  14. Dice ser gloria

    Sí, ya tengo un plan de pensiones, porque no TODO ha de depender del ESTADO porque no llega, por lo que no me garantiza una pensión por muchos años que trabaje, y si así es, no me voy a pasar la vida que me quede a partir de los 65 lloriqueando por mis derechos ultrajados.
    Por supuesto que los niños con discapacidad tiene derecho a la educación, a una educación especial, la mejor para ellos, igual que cuando enfermamos vamos al especialista, porque es donde mejor nos van a atender y a entender.
    Es absurdo pedir medios (que no hay o no quedan), para que se les eduque en centros no especializados, exigiendo unos medios que ya tienen esos centros creados para atender sus necesidades especiales de aprendizaje.
    La integración es mucho más que matricular a un crío con discapacidad intelectual en un colegio cuyo ritmo dista de ser el idóneo para él.

    10 marzo 2014 | 10:47

  15. Dice ser gloria

    Solidarios somos cuando pedimos, no cuando tenemos que dar.
    Y no, la libertad no es tener el dinero del vecino para poder elegir.
    Es elegir dentro de mis posibilidades y trabajar para mejorarlas sin tener que depender constantemente de otros.
    Y si no estás de acuerdo, vete a llorar a Zapatero y a Rajoy para que compartan sus millones contigo y así puedas ser libre.

    10 marzo 2014 | 10:53

  16. Dice ser Ana

    Jose War fair y Gloria, partis de la base que hay un “ellos” (discapacitados) y “nostoros” (el resto que tenemos pocos recursos y ya no podemos repartir) yo creo que ese es un error de base.
    Todos somos iguales, Todos son ninyos con derecho a la mejor educacion posible.

    Y todos somos personas y como alguien ha recordado en un segundo puede sobrevenirnos una discapacidad (anyadida a las que ya tengamos…)

    Ningun cambio tendria lugar con personas como vosotros. La sociedad evoluciona porque alguin quiere que sea mejor y lucha por ello.

    En Espanya parece que se acabaria el mundo si las madres tuvieran derecho a una baja por maternidad de (por poner un numero) un anyo. Seria una catastrofe y es insostenible. Pero no es verdad, es factible y de hecho eso (y mas) es el tiempo que tienen en muchos paises de Europa. Pues con la inclusion pasa igual.

    10 marzo 2014 | 13:43

  17. Dice ser gloria

    A ver Ana, que no he dicho que no tengan educación gratuita en centros adecuados, digo que no hay recursos suficientes para darles educación de integración, con lo que la calidad de dicha educación no es la mejor ni por la forma ni por el ritmo; que la integración va más allá de un aula con recursos limitados.

    10 marzo 2014 | 13:50

  18. Dice ser Pérez

    Pues yo estoy en esa disyuntiva que comenta madrereciente, mi hija con tres años opinan, “los profesionales” que donde mejor estaría es en un cole específico, y nosotros (sus padres) que no, que ella ha ido a guardería y sin poder seguir el ritmo de los nenes (oh! que gran desgracia que ni sabe los colores, ni los animales ni muchas cosas más igual de importantes), y sin atención muy especial dados los recursos que en este ciclo hay, a pesar de que pagamos, pues ella se lo ha pasado pipa, según todos los que la ven en ese ambiente.
    Nosotros queremos que esté en un cole ordinario y que ni siquiera esté en clase diferente a los demás niños. Pero ya sabemos que el sistema no está preparado para esto, que sí mi hija. Supongo que es inaceptable que retrase a los demás niños en sus grandes avances, que si no consigue hacerlos en clase luego en casa ya es imposible, claro…. Bueno qué se le va a hacer.
    Y que nadie piense que nos da vergüenza ir a un cole específico, ni que no vemos el problema de mi hija. Mil dudas hay detrás de esta decisión y cuento con que en cualquier momento puede cambiar y que la decisión tomada nos traerá muuuuuchos quebraderos de cabeza. Además no vivo en Madrid, sino en Almería y estamos en Andalucía en el segundo dibujito del esquema.
    De los comentarios de Gloria y Jose War fair ¡PASO TOTAL! aunque está bien saber que están ahí, eso nos hace más fuertes.

    17 marzo 2014 | 10:04

  19. Dice ser Ana

    Como he dicho anteriormente estoy a favor de la inclusion. No solo porque creo que eticamente es elmejor sistema, tambien porque creo que funciona y que beneficia a todos.

    Charlando en grupo hace unos dias sobre discapacidad con varias madres una madre hizo uncomentario que me impresiono. Ella es madre de un ninyo con necesidades educativas especiales y de un ninyoneurotipico. Dijo que su hijo neurotipico al crecer hizo algunas malas elecciones, tuvo problemas de adiccion, su personalidad cambio, la relacion con todos sus allegados se ha resentidomucho y la relacion madre hijo que ella habia imaginado nunca ha existido. Surgio elcomentario cuando una madre muy reciente de un ninyo con discapacidad hablaba de los suenyos rotos al saber del diagnostico. Esos suenyos se rompen por muchos motivos.

    La historia viene a cabo para reiterar lo que fervientemente defiendo que es la necesidad de entender que todos estamos en elmismo barco, en el de educar a ninyos que han de desarrollar al maximo su potencial, sea el que sea y con las dificultades que haya.

    Igual que el comentario va dirigido a los padres de ninyos neurotipicos que pueden creer que un ninyo con necesidades educativas especiales retrasa el desarrollo de lso que no las tienen tambien es para los padres de ninyos con necesidades educativas especiales que desarrollan tambien ese “ellos y nosotros” y hablan con ironia y enfado sobre “los otros”

    Comentarios despectivos sobre los “grandes avances delos ninyos” no llevan a ninguna parte y son innecesarios. Hace poco madre reciente tambien publico una entrada en la que la madre de unninyo con autismo en su enfado hablaba de manera despectiva de los ninyos neurotipicos. Entiendo su enfado, entiendo sus motivos, los comparto, pero el odio esta mal dirigido.

    19 marzo 2014 | 12:03

  20. Dice ser Raúl

    He escrito una respuesta a Jose War fair en De retrones y hombres: http://www.eldiario.es/retrones/Arriba-abajo_6_243285679.html

    28 marzo 2014 | 11:32

  21. Dice ser Celia

    ¡¡Hola!!
    La verdad es que hacía un montón de tiempo que no pasaba yo por este blog y mira que tema mas interesante me encuentro. Bueno, no sé si Madre Reciente se acordará de mí y aprovecho para presentarme, soy una profe de PT en un cole “inclusivo” (es decir, que intenta serlo con más éxito en algunos casos y menos en otros) y mamá de tres hijas(una con parálisis cerebral)de hecho mi hija discapacitada fue protagonista de un post sobre la relación entre los niños con nee y sin ellas a raíz de un “altercado” por llamarlo así en un parque.
    Sobre el tema que se trata, pues a partir de la experiencia como profe y como mami, y después de darle más vueltas al cabezón que una lavadora, he llegado a una conclusión: la inclusión social (escolar, laboral, en el ocio, ec) de las personas con discapacidad es un derecho, un derecho que a día de hoy no es posible, no solo por la crisis y los recortes (gracias políticos, se notan vuestras prioridades), sino porque la sociedad NO es inclusiva, las personas NO somos inclusivas, hay muchísimos prejuicios y muchísimo desconocimiento, incluso entre profesionales persisten, y derivan en miedo por no saber comportarnos, en relación a lo que comentó otra chica sobre los padres de una compañerita con parálisis cerebral), sin embargo, creo que vamos por buen camino y me explico: creo que este tema es como el machismo, no se puede borrar de un plumazo lo acumulado durante siglos, y si bien hemos avanzado mucho pues quedan restos, claro que quedan, y seguimos luchando para que la igualdad cada día sea más y más hasta conseguirla por completo, pasa igual con el racismo, ¿cómo no va a ocurrir con la inclusión? pero si la mera idea de integración(no ya de inclusión) en España es jovencísima, por Dios si la primera ley que la mencionó fue la Logse y comenzó en 1991, y la inclusión se nombró por primera vez en el año 2006… no tiene ni 10 años, ¿y pretendemos borrar toda una historia de prejuicios(que llevaron a cometer atrocidades hasta hace 2 días en este país)en tan poco tiempo? No, no puede ser, no podemos ser ingenuos y pensar que se va a borrar toda una historia de segregación en 4 días, pero no podemos rendirnos, tenemos que seguir luchando, hay que repetirnos como loros “lo vamos a conseguir, lo vamos a conseguir, lo vamos a conseguir”, ¿cuando?, ni idea, pero hay que seguir caminando.
    Por otro lado, para conseguir una inclusión más real en las escuelas y en la sociedad en general se me ocurren algunas ideas: información abierta a los compañeros de los niños con nee y a sus familias para propiciar acercamientos y que no haya miedos, para romper esa consideración de tabú que tiene la discapacidad infantil en esta sociedad, para normalizarla; enseñanza de los sistemas alternativos de comunicación para que los incorporen con la mayor naturalidad posible, diseño de juegos inclusivos de patio y fomentarles que los inventen/adapten los propios alumnos, etc; también importantísimo y ojalá me lean todos los alcaldes: PARQUES CON COLUMPIOS PARA TODOS(esto es especialmente de cara a los motóricos, que son precisamente un grupo que con más ayuda es de los que mejor pueden incluirse), fomento de la inclusión o modalidad combinada también en los institutos, porque los IES en su mayoría NO INTEGRAN (¿por qué un alumno con una paralisis cerebral severa pero cognitivamente normal del todo no puede acudir en una etapa como la adolescencia?), adaptación de cines, mcdonald´s, discotecas, tiendas de ropa(todo aquello que les va a los adolescentes, para un ocio normalizado), ¿a alguien se le ocurre más 🙂 ?
    Finalmente, me gustaría apuntar una última cosa, y espero que el mensaje no me quede muy largo (yo y mi costumbre de enrollarme como las persianas): yo no estoy en contra de los centros específicos, hay muchos niños que realmente están mejor allí, se haga bien o mal la inclusión, porque sus propias características hacen que realmente no se beneficien de los centros ordinarios y que incluso puedan perjudicarles, pienso en los niños gravemente afectados o con plurideficiencias severas(paralisis cerebrales muy severas, síndrome de rett, autismos muy severos, psíquicos profundos, etc) otra cosa muy diferente es que con una educación más inclusiva, algunos de los que a día de hoy están en centros específicos podrían estar en centros ordinarios, al completo o en combinada, que también es una opción, (PEREZ ¿has pensado en ello? tu hija podría beneficiarse de los dos coles).
    Bueno, pues sin más me voy despidiendo, que aunque mañana no madrugo(estoy de baja) tengo sueñitis.
    Un saludo
    Celia(mamá de Nayeli, Pamela y Alesa)

    01 abril 2014 | 02:01

  22. Dice ser Almudena

    Muy bien explicado Celia. Yo me enrollo tanto como tu o más.
    Tengo fe en el futuro de la inclusión porque veo que con los niños funciona. Y los niños de ahora seran los padres del futuro. Pero como bien dices, hay que dar tiempo al tiempo. Lo que comenteas de los parques, en mi colegio se ha hecho un proyecto con el programa nuez para poner una zona de juegos para los niños motóricos, porque tenemos patio de sobra para hacerlo. Pero el problema es que una vez instalado, el ayuntamiento no se hace cargo del mantenimiento y el colegio no puede asumirlo. Así que está parado. Y eso que el colegio de mis hijos es un centro privilegiado en cuanto a medios y atención
    Cuando lo piensas es realmente increible que el ayuntamiento se haga carga de todo el colegio pero no pueda poner un par de columpios para niños con discpacidad. Según lo estoy escribiendo me estoy indignado con el tema, ¿porque una vez mas tienen menos derechos? Porque si hay columpios para el resto de los niños y si los mantiene el ayuntamiento..

    01 abril 2014 | 11:34

  23. Dice ser Érika

    Mi hijo (TEA) empieza el próximo curso en un cole ordinario con plaza de NEE. Tendrá refuerzos pero siempre dentro del aula, estaremos en un cole que pertenece al último cuadrito.

    Y si que hay muchos recortes pero también muchos profesionales con ganas de ayudar.
    El cole que hemos elegido tuvo una mala experiencia con un niño con autismo, no estaban preparados, el niño no estaba diagnosticado y durante medio curso todos lo pasaron fatal. Ese niño acabo en un colegio especial pero desde el cole ordinario se pusieron las pilas, primero el equipo directivo hizo un curso sobre autismo, luego lo hicieron las profesoras de infantil y actualmente están cursandolo varios profesores de primaria. Además acuden a las jornadas que se imparten en esta zona anualmente.
    Actualmente tienen a dos niños con autismo y una niña con discapacidad intelectural escolarizados que hacen clase con sus compañeros y que están integrados.

    Sobre los impuestos, en fin… Podría extenderme hasta el infinito pero mi cole recibe lo mismo que cualquier otro, solo tiene el extra de pagar a una persona de apoyo/celador (que por cierto, cobra una miseria) pero no tenemos TEI, cosa que en casi cualquier colegio tiene.

    Y me gusta que haya colegios especializados, pq nos da derecho a elegir pero no como obligación para todos los no-neurotipicos, como algunos pretenden.

    02 abril 2014 | 11:14

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.