BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

El desayuno de los campeones

“Pues resulta que las tostadas que haces con el pan de ayer están muy ricas mamá. Sé que he comido dos tan grandes como las tuyas. Pero me entraría otra… Y mola esto de desayunar el fin de semana todos juntos en la mesa de la cocina”.

(No hablo, ni falta que me hace a veces)

BDxwYWxCYAAkZkb.jpg_largeNo sé vosotros, pero a mí me han repetido mil veces la importancia de un desayuno saludable, aquello de que es la comida más importante del día y que nuestros hijos deben desayunar bien. Lo leemos en los medios de comunicación, se lo oímos al pediatra, nos lo mandan del colegio en forma de circulares…

Que sí, que sí, que tienen razón. Yo siempre he sido de las de desayunar tranquila y sentada, leyendo un poquito, por mucho que hubiera que madrugar. Pero no desayunaba bien. La base de mi desayuno hasta hace pocos años, que primero acompañaba con leche o cacao y luego con café, era una torre de galletas. Normales primero e integrales y con fibra en mi etapa adulta. Es decir, una torre de azúcar.

Ahora me gusta desayunar avena o esos cereales poco apetecibles que parecen pienso según mis santo, acompañados a veces por fruta. No es que sea un desayuno como para dar ejemplo, pero he mejorado.

Los fines de semana es  muy diferente. Es frecuente que preparemos tostadas con con aceite y sal, con tomate o con margarina de aceite de oliva y mermelada de arándanos (la responsable de ese rostro sangriento que véis) si nos ha sobrado pan, como hoy, que es sin duda la manera preferida por Jaime para arrancar el día. También suelo preparar con mi pequeña cocinera Julia tortitas, que a Jaime no le gustan (de momento, estoy convencida de que acabará comiéndolas) pero que a su hermana le chiflan. En esas tortitas es frecuente que en la masa ponga manzana o, sobre todo, esos plátanos que se han puesto demasiado maduros.

Entre semana es otro cantar. A Jaime le despertamos cuando aún no son ni las siete de la mañana. Es muy dormilón y pese a haberse acostado pronto hay que vestirle y bajarle al coche medio dormido. Lo de que desayune en casa en condiciones es imposible. Tenemos localizadas unas galletas que le gustan y que toma en el trayecto al colegio y luego allí ya desayuna. Julia varía mucho. Es muy frutera y suele tomar alguna pieza de fruta, mandarina en este tiempo normalmente, también le gusta mucho el queso y suele pedir una tostadita con una loncha de queso o queso untado. Y le gustan las galletas y unos cereales de estrellitas con leche que son puro azúcar, pero también los toma a veces. No me parece plan prohibir los cereales de estrellita en casa, prefiero no darle demasiada importancia y confiar en que los pruebe y, pasado el entusiasmo inicial, pase a otras cosas.

Pero hay mañanas que cuesta un triunfo que desayune antes de ir al cole. Seguro que muchos de vosotros os habéis encontrado muchas mañanas con que vuestros hijos no están por la labor de llenar el estómago. ¿Qué hacer? Pues poco, la verdad. Ya sabéis que me niego a insistir en que mis hijos coman cuando no quieren, a Julia la intento explicar la importancia de un buen desayuno y convencerla. Pero si no hay manera, no hay manera. Esos días luego sale a las 12:30 devorando. Bueno, la verdad es que casi todos los días sale a esa hora con un hambre de lobo.

No quiero entrar en guerras con la comida y menos desde la hora del desayuno. Igual que os contaba antes que yo soy de desayunar siempre y tranquila, mi santo no desayuna jamás. Es incapaz de meter nada en el estómago recién levantado. Él desayuna varias horas después de salir de la cama, ya en el trabajo. No todos somos iguales. Mi suegra cuenta lo mucho que tenía que insistir con él y con su hermano para que fueran al colegio habiendo desayunado algo.

BDxwkI1CYAEhbm2.jpg_large

Me he alargado más de lo que pretendía. Lo que quería era que me contárais lo que desayunan vuestros pequeños campeones, si lo hacen con gusto o si hay que insistirles, y también que nos diérais sugerencias de lo que consideráis desayunos atractivos y saludables para los peques.

Yo ya os adelanto que los cereales industriales no son buena idea. Como explica mi amigo Darío en su blog Transfomer: ‘No a los cereales de desayuno’. Os dejo un pequeño fragmento y aprovecho para recomendaros su blog:

Los cereales de desayuno son uno de los peores desayunos posibles. Olvídate de ellos y verás cómo se reduce tu barriga.

Cada vez que veo un anuncio de cereales de desayuno pierdo los estribos y empiezo a soltar un discurso sobre su lista de ingredientes, actitud que un día afectará seriamente a mi relación de pareja. Los cereales deben de ser el peor desayuno del mundo para tu salud después del tocino con aguardiente. Y lo peor es que la gente se lo da a sus hijos pensando que es sano.

¿Sano? Aquí tienes los ingredientes de los Smacks de Kellogs: Trigo, azúcar, jarabe de glucosa, miel, carbonato cálcico, aceite vegetal… Piensa que los ingredientes van por orden, así que quitando el trigo, los principales son azúcares. Lo puedes comprobar cuando ves la composición por 100 gramos:

* Proteínas: 6 g
* Hidratos de cargono: 84 g
o de los cuales azúcares: 43 g
o almidón: 41g
* Grasas: 1,5 g

Casi la mitad de lo que viene en la caja es azúcar. Solo en un tazón hay 13 gramos de azúcar, unos dos sobres. Ya sabes lo que hace el azúcar con tu sangre y tus michelines. Provoca un pico de la hormona insulina, que se ocupa de que toda esa glucosa se convierta en grasa en tu cintura o tu trasero. Al cabo de una hora, la glucosa ha bajado de golpe y estás mareado, de mal humor y hambriento, listo para comer cualquier golosina que encuentres. Al cabo de unos años, obesidad y diabetes.

Os dejo también un vídeo que me ha gustado de la nutricionista Lucía Bultó que me ha gustado con unos pocos consejos muy básicos, muy de sentido común.

Y aprovecharé para pedir consejo y recomendación a mi compañero nutricionista Juan Revenga, a ver si recoge el guante…

18 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser educasado

    Cristina (4 y medio), hasta hace poco, era como su padre, es decir, como yo. Estómago cerrado, sólo líquidos: zumo de naranja y leche con cacao. Luego, almuerzo. Pero de un tiempo a esta parte, ha aparecido el pan (sin tostar) con aceite de oliva (y sus temibles manchas). Los fines de semana, de consumo obligatorio (obliga ella, claro). Entre semana, depende del tiempo que nos dé. Por suerte o por desgracia, siempre siempre ha rechazado lo dulce (galletas, magdalenas, bizcocho o similares). De todas formas, mejora a su padre cuando yo era niño: Un vaso de leche mondo y lirondo y al cole. Mi madre no consiguió que desayunara nada más, porque además, no me gustaba el ColaCao ni el Nesquick.

    23 febrero 2013 | 11:22

  2. Dice ser Yopes

    ¿Y qué dice el iracundo experto de los cereales All-Bran? Esos palitos de fibra, claro. ¿También son malos? Es lo que desayuno cada día…

    23 febrero 2013 | 12:02

  3. Dice ser Umm

    Su padre y yo somos de desayuno pausado, viendo las noticias, café con leche, dulce (su padre) y fruta. Julia leche con cacao, el dulce que toque: rosquillas, mininapolitana, galletas… Luego almuerza en el cole: bocata+zumo o fruta+queso.

    23 febrero 2013 | 12:27

  4. Dice ser Ana

    Pues el desayuno de Manuel es un vaso de leche de soja y galletas especiales sin leche, sin huevo y sin cacahuete, debido a sus alergias, eso entre semana que vamos corriendo a la guarde y se come las galletas por el camino, los fines de semana tostadas. Las demas comidas un infierno porque solo mastica ciertos alimentos y es un suplicio la comida, y luego entre las texturas que rechaza y la alergia que nos limita aun mas pues eso que estoy temiendo que llegue la hora de la comida. Aun no he conseguido que se coma una fruta entera sin que las escupa o le den arcadas.

    23 febrero 2013 | 14:16

  5. Dice ser Glo

    Alfonso muchas veces toma su leche con cacao y cereales, los smack de kellogs que siempre me han encantado (y todavía) le encantan, y cuando hay bizcocho casero (hecho por mi), se toma un poquito, o galletas… Y las menos, papillas con cereales.
    Poco a poco, que mi chico todavía tiene 21 meses jaja!! pero le van gustando poco a poco las cosas. Pronto le iniciaré con la mermelada (sin azúcar, claro).
    Y los fines de semana, le roba a su padre una cajita de leche de soja con cacao.

    23 febrero 2013 | 16:38

  6. Dice ser ANTONIO LARROSA

    A mi eso de desayunar explendidamente no me recuerda haberlo hecho en mi infancia , claro que en aquel tiempo si comiamos unavez aldía ya podiamos estar contentos, espero que esta crisi se pare y no volvamos a ver pasar hambre a nadie y menos a los niños.

    http://www.antoniolarrosa.com

    23 febrero 2013 | 18:11

  7. Dice ser Glo

    Ah, se me olvida concretar una cosa: mi hijo toma smacks de kellogs pero son solo seis o siete granos de esos, nada más. Lo normal es que coma bizcocho casero o galletas, o sus cereales diluidos en su leche.

    23 febrero 2013 | 18:42

  8. Dice ser Lokilla

    En mi casa cuando era peque entre semana tocaba el vaso de leche con colacao (y sin azúcar que eso ya era suficiente dulce, según mi padre) y tostadas de aceite con añadidos: sólo sal, tomate, atún, jamón york, etc, y el finde guarrerias variadas: bollería industrial, gallletas, cereales hiperdulces, tostadas con mantequilla y mermelada, tortas de la pastelería.

    A mi me encanta desayunar, soy de las que se levanta con un hambre atroz, no me voy de casa sin mi tostada o mi sandwich, el vaso de leche con colaca (sin azúcar, jeje) y el café de casa. si tengo tiempo también me hago un zumo (¡pero que pocas veces pasa eso!)

    Algunas veces cuando he ido de hoteles soy de las que se come huevos fritos o revueltos, frutas, zumo, fiambre, café , cereales, e incluso las habichuelas con tomates que se toman los guiris. Y luego no comer. Sería feliz llevando el horario europeo de comidas.

    23 febrero 2013 | 21:00

  9. Dice ser Tia de SobrinoS

    El desayuno esta sobrevalorado. Lo que pasa que la industria de la leche y el cereal nos han repetido tantas veces que es imoortante que nos lo hemos creido.

    24 febrero 2013 | 08:56

  10. Dice ser Pedro

    Yo también soy partidario de un desayuno fuerte. Para mi es la comida más importante del día, pero a mi me funciona de forma óptima si el nutriente principal son las proteinas: huevos, nueces, queso, pavo, yo etc. La diferencia de cómo transcurre el resto del día es muy notable a cuando uno se atiborra de carbohidratos.

    24 febrero 2013 | 17:08

  11. Dice ser Ernesto

    Soy más del desayono europeo de empezar el día fuerte e ir aligerando a lo largo del día.

    Cómo saber si tu pareja te engaña:

    http://www.aprendeseduccion.com/?p=2470

    24 febrero 2013 | 20:15

  12. Dice ser Mar71

    Mi hijo (3 años) se toma un vaso de leche con cereales y cacao y basta, no hay manera de hacerle comer más y sinceramente, si no tiene ganas, no le insistimos. Cuando llega a la guardería tienen una especie de “buffet” de frutas, yogur, queso, pan y zumo para que ellos cojan libremente lo que quieran. El problema que veo es que a las 12 ya están haciendo la comida principal…no sé cómo tienen ganas.
    Respecto a os cereales, lo que mencionan en el post, puedo confirmar que es absolutamente cierto. En cuanto dejé de tomarlos (y cambié al pan integral con aceite o simplemente mantequilla, margarina nunca) misteriosamente empecé a bajar de peso…A mi hijo nunca se los he dado.

    25 febrero 2013 | 09:50

  13. Dice ser vivian

    Mi hijo no tiene un desayuno favorito. Le gustan mucho unas galletas de chocolate que se toman con leche y se deshacen, las magdalenas, la leche con cola-cao, las tostadas… Nada le encanta ni le disgusta y suelo variarle para que la novedad le incite a comer más a gusto. Yo con que se tome un vaso de leche y lo acompañe de algo sólido, me conformo. Tampoco hay tiempo para más.

    Los fines de semana, hacemos algo especial: tostadas, bizcocho casero, tortitas… el factor tiempo es muy importante en las comidas.

    Con respecto a los cereales de desayuno, yo no suelo desayunar Smacks ni cereales azucarados. Suelo tomar Corn Flakes o Special K, que por cierto tb le gustan a mi hijo. A estos tb se refiere ese nutricionista?

    25 febrero 2013 | 12:14

  14. Dice ser Eva

    Nunca he comentado en el blog a pesar de ser lectora asidua, pero con este tema me he animado. Yo tengo un peque de 23 meses que come de todo (literalmente de todo), bien y mucho desde los 6 meses, y su desayuno es el típico y tradicional turco (vivimos en Estambul): un par de olivas negras (les quito el hueso), un trocito de queso blanco de cabra, un trocito de queso normal de vaca, una rebanada de pan de cereales con melaza de uva (o miel), un trocito de pechuga de pavo ahumada, pepino a rodajas, medio tomate a rodajas y media pieza de fruta (depende de la temporada, pero la que más le gusta es el plátano). Eso es la base. Y luego, a veces medio huevo duro, o tortilla, o un yogur. Mi hijo todavía toma biberón al levantarse a las siete, así que el desayuno lo toma a las ocho y media. No tiene problemas en las comidas, y yo juraría que la que más disfruta es precisamente esta primera del día porque puede ir escogiendo de aquí y de allí.

    25 febrero 2013 | 14:14

  15. Dice ser Susana

    Nosotros desayunamos siempre pan tostado con aceite de oliva. Entre semana yo desayuno en el trabajo, tres horas después de que suene el despertador, porque aprovecho ese tiempo para recomponerme y ponerme presentable, pero el padre y los dos hijos (3 y 1,5 años) desayunan a las 8:30, leche semidesnatada con cacao y pan tostado. A veces de pan bimbo (de grano completo) y otras de pan de soja.
    En el cole, a eso de las 11:00 de la mañana, los lunes bocata, los martes lacteos, los miércoles fruta, los jueves galletas y los viernes otra vez fruta.
    Lanzo otro guante a Juan Revenga o al que quiera contestarme…a los peques… ¿leche entera o desnatada?

    25 febrero 2013 | 16:18

  16. Dice ser AnaMG

    Mis hijos son de leche bebida y si consigo que coman algo más es puro milagro. El mayor con colacao y el pequeño sola. A veces el mayor se come un tazon de cereales, me tiré tiempo analizando cada caja que veía, hemos optado por los clásicos cornflakes que se supone que son los que menos azucar llevan, en teoria son 98% copos de maiz.

    Yo en cambio desayuno un buen vaso de zumo de naranja (se que la fruta mejor comida que bebida pero a esas horas es lo que me apetece) y un par de tostadas con pan hecho en casa, a veces con un chorrito de aceite y otras veces con mantequilla o queso de untar y mermelada (en este tiempo casera de fresas).

    Se que ellos luego almuerzan en el colegio y la guarderia, lo que pasa es que la mayoria de las frutas aguantan mal el tiempo, el platano para el pequeño siempre es buena opcion, el mayor no, que si algo tiene manchas no lo quiere ni tampoco cosas naranjas.

    25 febrero 2013 | 19:15

  17. Dice ser Birmania

    Entera, los niños están fabricando “cerebro” (neuronas), aparte de creciendo, necesitan grasa que es lo que forma la pared de las células. Lo que no tienen que abusar es de dulces industriales y de sus grasas trans, eso y mas jugar y menos tele y consola, pero los lácteos enteros para los niños.

    25 febrero 2013 | 19:57

  18. Dice ser maria

    Entre semana desayuna un vaso de leche con cola cao y en el recreo se toma fruta y galletas/cereales/pan con embutido,etc.,según el día.

    Los fines de semana tostadas y leche.Y yo también soy de las de café con leche y torre de galletas desde que me levanto y desayunar tranquilamente.

    26 febrero 2013 | 14:03

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.