BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Los peluches como compañeros de sueños de los niños

Hemos tenido que esperar seis años para verlo, pero al fin ha sucedido: a Jaime le gusta un peluche. Se trata de un reno extremadamente suave. Estoy convencida de que da igual que hubiera sido un reno o un pato, que no le importa que sea marrón o azul. Sospecho que es esa textura tan agradable lo que le ha conquistado, mi niño dorado es muy sensible a las texturas, enseguida le producen placer o rechazo.

Nada más ofrecérselo en la tienda, sin esperanza alguna, lo cogió con interés y lo achuchó. Ya no lo soltó salvo para pagarlo. Y siempre que se lo ofrecemos en casa lo abraza encantado. Nosotros vamos a fomentarlo. Con cualquier niño de seis años no haríamos tal cosa, aunque tampoco nos importaría siempre y cuando la dependencia no fuera muy grande, pero con un niño que tiene autismo, ampliar su limitado abanico de intereses es fundamental. Y es mucho más funcional que acaricie y manosee un peluche que la correa del perro o un cinturón, que son sus últimos vicios.

El martes se durmió abrazado a su almohada y a su reno. Por supuesto es la primera vez que duerme abrazado a un peluche.

Su hermana, en la mitad de tiempo, ya ha pasado al menos por media docena de favoritos a la hora de dormir: una Blancanieves blandita, un tucán, el camaleón de Enredados, un Simba, un zorrito y un pingüino. No es demasiado fiel con los muñecos.

Yo tampoco tuve un peluche de referencia siendo niña. Recuerdo haber dormido bastante tiempo con un perro Tristón (“Tristón solo busca un amiguito, un hogar y mucho amor” ¿Recordáis?) que aún conservo y al que se le ha quedado una sonrisa de medio lado y la felpa desgastada, pero nunca tuve mucho enganche con él. Y mi santo tuvo un osito azul, de esos que venían con los botes de Mimosín, que también anda rodando por casa de mi suegra.

¿Vuestros niños tienen peluches de cabecera? ¿Los tuvistéis vosotros?

15 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Cristina

    Tengo 20 años y el día que nací una tía me regaló un oso de peluche (algo feo la verdad) pero tiene una cara graciosilla, hasta día de hoy (y con la edad que tengo) duermo con él cada noche. Mi madre siempre dice que cuando me case seguro que seguiré durmiendo con el oso jajaja.

    27 octubre 2012 | 00:09

  2. Dice ser Rubén

    El osito de mimosin… jaja yo tambien lo tengo, de pequeño dormia con el y ha sido y sera siempre mi peluche favorito

    27 octubre 2012 | 00:14

  3. Dice ser Juande

    Yo tengo un perrito de peluche y aunque spy un poco grande para estas cosas, me gusta mucho jugar con el y de vez en cuando me duermo junto a el como cuando era un niñito 🙂

    27 octubre 2012 | 04:39

  4. Dice ser gemma.a

    Siempre quise tener un muñeco favorito con el que dormir, pero era imposible. Me metía alguno de vez en cuando, pero aparecía en el suelo siempre…
    Sin embargo mi hijo tiene a Cheeky Monkey. Se enamoró de él nada más dárselo su padre… y me encanta que lo tenga. Aún hoy, con 7 años pregunta por él cuando no lo encuentra y se lo lleva a todos los sitios en vacaciones 🙂

    27 octubre 2012 | 10:51

  5. Dice ser ANTONIO LARROSA

    En mis tiempos infantiles no se habian inventado los peluches y en nuestra mente solo habia impresa permanentemente la imagen de un plato de arroz con pollo. Me alegro de que ahora ya no exista esa inclinación por la comida , pero me temo que se deberán poner en circulación las cartillas de racionamiento de comestibles si las cosas siguen complicándose. Creo que me he desviado del tema , debe ser la influencia nefasta que me inspirán mis hijos en paro.

    Clica sobre mi nombre

    27 octubre 2012 | 11:16

  6. Dice ser Cyrse

    Hasta que mi hijo mayor fue a Faunia, con 6 años, no habia tenido peluche favorito con el que ir a dormir. Se enamoró de un pinguino que le compró su tía. ahora tiene 7. Ya ves, tropecientos peluches en casa, unos regalados y otros de cuando yo era pequeña, y hasta los seis no se enamora de uno y se lo lleva a dormir. !cosas de niños!. Tampoco le había puesto nombre a ninguno, ahora Benton en imprescindible y se viene de vacaciones y se va a dormir a casa de las abuelas.

    27 octubre 2012 | 12:40

  7. Dice ser Umm

    Sí, mi nena tiene a su perrito, no se separa de él. Además duerme con sus cachorritos, unos cuantos peluches pequeñitos. Cuando yo tenía la edad de mi hija (3 años) dormíamos 3 personas en una cama ¡como para meter muñecos!

    27 octubre 2012 | 12:49

  8. Dice ser Abracadabra

    No fuí nunca de muñecos ni peluches, pero mi hija ya a los tres meses hizo suya una abeja pequeña de peluche y aún sigue con ella.

    Saludos

    27 octubre 2012 | 16:14

  9. Dice ser Gema

    A mi me regalaron nada más nacer un perrito, que todavía está conmigo, como cuentas, con la felpa desgastada, y que fue conmigo a dormir a donde yo fuera, a cada de los abuelos, de vacaciones, incluso de campamento, aunque como me daba verguenza lo que dijeran los demás niños, no salía de la mochila, pero estaba ahí. De mayor, cuando me independicé, se vino conmigo, y después cuando me casé, otro viaje que hizo, todavía lo tengo. Me regalaron otro de mayor, ya que lo llevaba a todas partes, para que no estuviera tan destrozado, pero ese no era el mío. Así que el nuevo lo dejé guardado para cuando tuviese hijos.
    A mi peque, nada más nacer, le regalaron otro perrito casi igual que el primero mío, pero todavía no lo quiere, es un poco grande y poco manejable, tiene muchos muñecos, pero hasta que con un mes no le regalaron una mantita con un gatito no quiso dormir con ninguno, ahora no hay forma que se duerma sola sin él. Aunque tiene varios muñecos con funciones determinadas, uno lo usa siempre para comer, otro para morderlo cuando le duelen los dientes, porque no quiere los mordedores de ninguna manera…. bueno, cada niño es un mundo, y saben lo que quieren y cuando lo quieren.
    Por cierto, me alegro de vuestro avance con Jaime, es cierto que un niño con autismo necesita referencias, y si habeis encontrado una ayuda con ese peluche, enhorabuena.

    27 octubre 2012 | 18:41

  10. Dice ser Glo

    mi niño todavía no es de peluches… tiene uno chiquitito de doraemon, un conejito de ikea que le regalaron cuando nació, una rana gigante, un pingüino azul, un osito blanco muy suave con una cintita azul y un delfín, pero nada… él en su cama solito jajaa, bueno, me tiene a mi de peluche mientras se duerme pero cuando ya cae dormido, me voy yo a la mia jaja!!

    Yo sí tenia algún peluche, recuerdo haber dormido con un peluche grande de perro y esto iba por temporadas y me da que de muy pequeña (3 años supongo) dormia con mi muñeca chochona… se lo tengo que preguntar a mi madre jaja!!

    27 octubre 2012 | 21:21

  11. Dice ser Roskat

    En alguna mudanza perdí a Corri, mi osito. Era un oso un poco raro, porque se apoyaba en las cuatro patas y la cabeza le caía a un lado, de la de veces que le achuchaba en el cuello. Recuerdo que la primera noche que dormí sin él, tuve pesadillas horribles con arañas que trepaban por todas partes. Poco a poco, pude separarme de él, pero siempre me pareció muy cruel la forma en que desapareció y la poca ayuda que recibí para adaptarme a la situación.

    28 octubre 2012 | 10:56

  12. Dice ser analunamar

    Yo con 31 años sigo durmiendo con mi almohada de la cuna, por supuesto mi madre ya le ha cambiado la funda un montón de veces, además me la llevo a viajes y todo…..
    Ahora que ya tengo mi casa, cuando duermo con mi novio no la uso, pero sino la sigo usando, es que no puedo dormir si no es abrazada a algo.

    29 octubre 2012 | 14:34

  13. Dice ser vivian

    A mi hijo de 3,5 años no le interesan los peluches, para él como si no existieran. Se amontonan en una balda y de vez en cuando los lavo.

    Yo de pequeña tenía una osita con un vestido azul. Aún la tengo. No dormía con ella pero sí jugaba mucho. Me encantaba y me encanta.

    31 octubre 2012 | 10:52

  14. Dice ser Patricia

    A mí me encantan desde que tengo uso de razón, desde pequeñita y aún hoy se me van los ojos cada vez que los veo, a veces en las tiendas o grandes superficies me paseo mirándolos y tocándolos, fingiendo que busco alguno para un regalo si al dependiente se le ocurre preguntarme, que vergüenza… porque tengo más de 40 años. Yo los miro y es como si les viera con vida, cada uno con su personalidad. Y mi niño heredó esa pasión por los peluches, cuando era pequeñito tenía montones, gigantes, pequeños de animales diversos… pero uno especialmente que le regalaron lo llevaba a todas partes, dormía con él y mientras jugaba siempre permanecía a su lado, más que un juguete para él era un compañero. Pero un día lo perdió, menuda desgracia se formó en mi casa, no cesaba de llorar, estaba perdido sin su osito y le costaba horrores dormir. Como fue un regalo no sabía donde conseguirlo y me puse a buscar por internet como una loca. Dí con una tienda de peluches a la que estaré eternamente agradecida: http://peluchilandia.es , que me lo consiguieron (compré 3 iguales por si las moscas), y mi niño volvió a ser feliz, y yo también súper feliz, de verlo a él. 🙂

    10 junio 2016 | 19:42

  15. Dice ser RUTH

    Mi hijo tiene 15 meses y se le esta dificultando dormir en la noches….. siempre debe estar sintiendo mi mano….. para conciliar el sueño; he optado por comprarle un peluche pero no se si es conveniente…. pues siempre se ha pensado que los niños son de carros, motos y aviones… Estara bien si le compro un peluche para que duerma con el.

    16 junio 2016 | 18:47

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.