BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Integración, una utopía por la que merece la pena luchar

La integración, bien hecha, beneficia enormemente tanto a los niños con discapacidad como a los niños que no la tienen. Está demostrado con creces. El problema es que en nuestro país la integración de los niños y jóvenes con discapacidad en el sistema educativo no está funcionando como debería. Deja mucho que desear y cualquier padre de un niño con discapacidad o profesional de la educación con un mínimo conocimiento al respecto podrá corroborarlo.

En el mejor de los casos hay planes preciosos que se ponen en práctica sin apenas medios, medios que siguen recortándose a causa de la crisis. Hay educadores dejándose la piel por lograr que niños con una discapacidad estén felices y aprendiendo en sus clases que apenas disponen de apoyos y recursos. Son mayoría (y puedo hablar por experiencia) los padres que ven con buenos ojos esta diversidad en las aulas y los niños que asumen con naturalidad que alguno de sus compañeros sea diferente. Pero también es verdad que hay padres que no quieren que sus hijos “normales” tengan un niño de integración en clase o profesionales de la enseñanza que ven como un marrón e intentan quitarse de encima a estos niños.

La alternativa a la integración es la exclusión, el gueto de la discapacidad. El camino alternativo a la integración es tener a tu hijo en un centro especial, con niños con diferentes tipos de discapacidad, o específico, especializado en una discapacidad concreta. Centros muchos de ellos fantásticos sí, pero que deberían ser el plan B siempre.

Normalmente todos los niños, cuando son pequeñitos, siempre entran en integración. Según van cumpliendo años, su evolución se estanca, las enseñanzas se complican y sus compañeros pierden la inocencia y se malean, la mayoría de esos niños van descolgándose antes o después del sistema educativo integrador. Con Jaime ha sucedido en el paso a Primaria, ya os lo conté en su momento. Los hay que aguantan mucho más, pero pocos superan la jungla que es el instituto. De los que salen del instituto, muchos lo hacen muy machacados, teniendo ellos y sus familias que haber peleado el triple de lo que es lógico.

¿Eso significa que debamos cargarnos la integración, dejarla solo para los poquitos más capaces? No. Hay que insistir, pelear por ella, lograr que el sistema educativo pueda incluir y no excluir a todos los niños. Pero hay días como hoy, tal vez por lo mucho que llueve, que siento que es un planteamiento demasiado utópico, que nos queremos engañar a nosotros mismos, y que para tener la integración del “quiero y no puedo” es mejor no tener ninguna y ahorrar sufrimientos a los niños y sus familias.

En cualquier caso, lo que no puede hacerse jamás es atacar la integración de un modo tan simplista, erróneo, carente de conocimientos (habla de dos o) y falto de sensibilidad como la columnista de La Razón en Murcia Idoia Arbillaga en la pieza (por llamarla de alguna manera) que publicó el pasado 25 de septiembre.

Leer algo así es todo un revulsivo para perseguir sueños imposibles.

aligncenter

31 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Por los hijos siempre hay queluchar y dar hasta la última gota de nuestra sangre si es preciso.

    Clica sobre mi nombre

    28 Septiembre 2012 | 17:06

  2. Dice ser mari mar

    Preciosa la palabra “integración”…….excenta en sí de prejuicios y preciosa su definición: “proceso que posibilita a las personas (discapacitadas o no), que se encuentran en un sistema marginal, participar del mínimo nivel de bienestar sociocultural de un país”………Pero bueno, quién puede no estar de acuerdo con ésto?.

    28 Septiembre 2012 | 17:50

  3. Dice ser Nerea

    Verdaderamente el escrito que mencionas es terrible, esta señora carece de cualquier clase de tracto o sensibilidad. En sus palabras se trasluce un desprecio por las personas discapacitadas que me pone los pelos de punta.
    Yo fui a un colegio público de integración. En mi clase había una niña con un retraso que realmente no se explicar. Era muy nerviosa, cariñosa, gritaba… Era mayor que nosotros, algunos niños se reían de ella a escondidas, pero en general todos la aceptábamos y queríamos. Venía a los cumpleaños, comía con nosotros, etc. Y eso fue hasta octavo de EGB, que hoy sería instituto.
    Y yo me alegro de que hubiera niños así en el colé, creo que todos los que íbamos a él aprendimos así a respetar a estas personas “especiales”. Así qué sí, estoy de acuerdo en que hay que luchar por ello.
    Un abrazo
    @nereaenzo

    28 Septiembre 2012 | 18:04

  4. Dice ser anonimo

    Es un tema difícil. He leído el artículo, y no me gusta la palabra “retrasado”. Es como un insulto. Pero esto de la integración sólo es posible en algunos casos. Siento ser así de crudo, pero es lo que hay. A los padres que tenemos hijos “diferentes” nos duele hasta la médula cuando te dicen que ha de hacer educación compartida o sencillamente ir a una EE. Nosotros probamos la educación compartida y funcionó, cuando el crío era aún muy pequeño, 4 años. Siguió el sistema de la educación compartida tres cursos, hasta primaria y luego siguió ensu cole ordinario , que nunca dejó. Ahora tiene adaptación curricular y de momento funciona muy bien, está integrado con sus compañeros de clase. Pero yo no vivo en los mundos de Yupi, puede que tengamos que decidir el tipo de cole que más le conviene en un futuro, cuando empiece la ESO, y ya se verá…
    Pero he visto varios casos , de su mismo cole ordinario, que han acabado en EE, y ha sido lo mejor para estos niños. Eran discapacidades diferentes, alteraciones de conducta, retraso madurativo.. etc. a mí me ha dolido ver cómo se marchaban, incluso hablé con algunos de los padres, y me decían que la decisión de una EE había sido dura pero que era lo mejor para su hijo. Así que por favor, un poco de realismo, que a veces viene bien. El artículo de Murcia es algo bestia, pero dice las verdades que a los padres de niños “diferentes” no nos gusta leer, pero que son ciertas.

    28 Septiembre 2012 | 18:20

  5. Dice ser Oscar

    Aunque pueda sonar un poco cruel, la integración es una palabra absurda y vacía que sólo funciona en los mundos de Yupi. Tratar de modo igual a una persona normal y corriente con una con síndrome de down es todo un despropósito carente del más mínimo sentido. Esta gente no es igual que nosotros y nunca lo serán, hay Nobeles con Down? Catedráticos con Down?…

    Tienen una serie de carencias que hace que tengan que estar constantemente vigilados por tutores y hay que tratarlos de un modo especial, y esto no es discriminación, simplemente son diferentes y deben ser tratados de modo distinto. Lo suyo es que pudieran desempeñar alguna actividad muy específica que no exigiera mucho esfuerzo intelectual.

    28 Septiembre 2012 | 18:33

  6. Dice ser Paula

    Oscar ¿tú tienes un nobel? ¿eres catedrático?

    28 Septiembre 2012 | 18:45

  7. Dice ser Gloria Perez Folgueira

    Integracion es algo que deseamos todos: discapacitados o no… El decir de la columnista que refieres, parece escrito desde los vapores de una mala noche…. Ella deberia focalizarse y profundizar en cada uno de los tópicos que nombra rapida y ligeramente en la “pieza”, que son los problemas graves que se dan por normales: las nuevas maneras de la juventud actual, valores que inculcamos a nuestra juventud, poca vocación o preparación en la diversidad de algunos educadores, pocos o inexistentes apoyos educativos a medida que el nivel educativo sube…… y no arremeter contra un “estado natural” como la integracion, donde cada quien es como es, ve el mundo como lo ve y es aceptado por el otro como digno de ocupar un asiento a su lado y recorrer caminos comunes (que no iguales necesariamente!)….. No dejes que “piezas” como estas ni la lluvia te hagan dudar nunca que la integracion es posible….. y necesaria!!!

    28 Septiembre 2012 | 19:01

  8. Dice ser María

    Es la tercera vez que me leo el artículo de Idoia Arbillaga y aún estoy alucinando. No se si es un artículo de denuncia porque no se cumplen los objetivos para los que se crearon los planes de integración o simplemente es que ella misma está aun por diagnosticar…

    Según ésta iluminada ¿qué debemos hacer?…, primero saquemos a los niños de necesidades especiales de los coles para gente “normal”, porque total, no se van a integrar, luego saquemos a los niños con problemas socio-económicos porqué total, son delincuentes en potencia, luego apartemos a los vagos, porque no van a aprovechar bien los recursos, luego apartemos a los feos/as porque tampoco les van a pedir salir los chicos/as y se haran psicópatas de mayores…así, hasta que queden tres niños estupendos guapos y listos y los profesores sean felices y corran por preciosos prados verdes con la melena al viento…

    Yo tengo a un hijo de necesidades especiales en un colegio publico de integración y no sé si cuando termine educación infantil tendré que cambiarle, lo que si sé es que decidiré en función de las limitaciones y posibilidades de mi hijo y no en función de las limitaciones que me imponga un sistema sin ningún tipo de opción…

    Idoia, hija,mucha gente que piense como tú y apaga y vamonos… nadie dice que sea fácil pero rendirse porque no sale…. en mi casa yo no dejo que mi hijo se rinda tan facilmente…

    28 Septiembre 2012 | 19:44

  9. Dice ser Cristina Ruiz

    La integración y la educación de la diversidad es una necesidad para todos. Como madre de un niño con necesidades educativas especiales lucho día a día porque sea un derecho, una realidad para todos.
    Oscar, claramente por tu comentario, tú no tuviste esa suerte, se nota en tu falta de empatía. Por cierto, dado que obviamente no eres ni catedrático ni premio Nobel, seguro que adivino a qué te dedicas… Eres político!!!! y obviamente de los que yo no votaría jamás. Peor para tí

    28 Septiembre 2012 | 19:46

  10. Dice ser Alba

    Estoy totalmente a favor de la inclusión de todos los alumnos con discapacidad dentro del sistema educativo, sin embargo, y hablando desde la experiencia de maestra PT, te puedo asegurar que aunque hemos avanzado muchísimo desde año años, aún queda un largo camino, ya que hay maestros que no quieren a estos alumnos en sus aula porque dan mucho más trabajo.
    Encima, con la nueva ley educativa del PP (la lomce) se va a retroceder en los derechos de estos alumnos, entre todos debemos luchar para que esta ley no salga adelante.

    28 Septiembre 2012 | 19:56

  11. Dice ser esnac

    Yo creo que la siguente aseveración es mas un deseo que una realidad, cuando dices “La integración, bien hecha, beneficia enormemente tanto a los niños con discapacidad como a los niños que no la tienen”

    Que significa integración bien hecha, quien se tiene que adaptar, o eres tu la que certificas que esta bien hecha?

    (no hablo del desconocimento hace muchos años que soy hermano de un sindrome de D0wn)

    Y de verdad lleva visto demasiados esfuerzos para nada, el trasladarle responsabilidades del discapacitado a quien solo tiene que ser niño aprendiendo ser adulto. mira que la vida es muy jodida y ya llevamos engañifando a nuestro niños muchos años y asi nos esta saliendo la cosa.

    Ojo como se maneja, esta necesediad, mucho ojo porque va a llegarse a la necesidad de que los que no tengan discapacidatados en casa nos agradezcan a los que los tenemos que puedan interactuar con ellos.
    La discapacidad en esencia es una desgracia, eso nunca se puede perder de vista, que los familiares descubramos lo positivo pues tiene que ser, pero no podemos trasladarle a nadie nuestro problema, desgracia, y menos cargarle a la sociedad con mucho mas de una ayuda economica, no estaria bien….

    28 Septiembre 2012 | 19:56

  12. Dice ser albitaguapa2

    os guste o no la integraci´´on no siempre es posible y si frena mucho los aprendizajes de los demas

    28 Septiembre 2012 | 20:11

  13. Dice ser albitaguapa2

    bravo por el comentario de esnac el mas realista que he visto por aqui en mucho tiempo

    28 Septiembre 2012 | 20:12

  14. Dice ser Cari

    No tengo ningún familiar o cercano con necesidades especiales, pero he leído el artículo de la señora esta y… ¡¡qué horror!!

    Nunca he visto a la señora ArbiLLAGA (apellido más que adecuado), pero al leer el artículo veo a la típica vieja amargada, acomplejada, ordinaria sin querer parecerlo, que piensa que TODOS los jóvenes se van de juerga, sin excepción, que el mundo es su enemigo -los jóvenes especialmente. Que las personas discapacitadas son un mero incordio, y las enfermedades una excusa para no asistir a donde sea (“pastillita y vámonos”).

    Es una señora realmente ignorante que, de haber acertado en algo, será porque la burra ha tocado la flauta.

    Me aterra que permitan exponer en los medios a gente de ese calibre.

    28 Septiembre 2012 | 20:17

  15. Dice ser Maria Paz

    Óscar, te cuento que existen catedráticos por todo el mundo que tienen síndrome de Asperger, universitario con Down, que el premio Nobel también tiene implicancias internacionales y políticas/economicas;
    Maria, excelente tu comentario, la diversidad humana no es motivo de segregación ni de limitación, un síndrome no me da ni me quita derechos de humanidad…
    Esnac, yo tengo un hermano con Asperger y te cuento que quizá las problemáticas escolares pueden ser menores, a nivel de desempeño, pero el ambiente cuando el profesor no quiere dar de sí mismo, no es que esté cumpliendo con su rol inicial, es que se queda corto cuando ve necesidades y no mueve un dedo ni busca ni pretende orientar a padres sobre redes de apoyo (sí, redes de apoyo, las escuelas y colegios suelen tener enlaces con instituciones de salud y sociales)…es un deber social también.
    A mi me gusta más la inclusión que la integración, porque genera mayor aceptación de la condición humana igualitaria entre todos nosotros, la integración solo permite que yo acepte a alguien diferente, pero me exige que todo el tiempo esté pendiente de su diferencia conmigo.

    28 Septiembre 2012 | 20:25

  16. Dice ser María

    Tengo un hijo con un grado de discapacidad física del 80%. Sólo puede escribir con dos dedos en el ordenador con un teclado adaptado. El próximo lunes comienza a ir a la Universidad.
    El camino no ha sido fácil, siempre hemos tenido que abrirnos paso ante un montón de dificultades, desde mobiliario adaptado, ordenador y técnicos de apoyo personal.
    Pues a pesar de todo se ha integrado siempre con sus compañeros.
    Es cierto que la integración a veces cuesta pero merece la pena. En mi familia no vivimos en los ficticios mundos de Yupi sino en el mundo real.
    Einstein, tachado de rarito, fue un genio. Hawking también lo es.
    ¿Es qué todos tenemos capacidad para todo?
    Pues eso.

    28 Septiembre 2012 | 20:56

  17. Dice ser Cari

    Por cierto, es profesora de lengua…

    Sin comentarios.

    28 Septiembre 2012 | 21:42

  18. Dice ser keiko

    hoy en dia estos niños son educablñes en algunos casos..y en otros pues traen muchas dificultades a las familias …a quien ha tocado tenerlos…pues el nucleo familiar gira a su alrededor..pero sea como sea y como venga es parte del ser humano…pero un ser humano con valentia y voluntad para lograr una comunion con estas creaturas ..para lo cual no estan preparados los docentes de las escuelas regulares donde van todos los niños que no sean especiales ..yo diria que se debe colocar una materia , un curso o informacion para los docentes para manejar en individual y en grupo un ser especial dentro del aula de los demas niños ..para darle estimulo y motivacion en la vida ..y asi el niño supera mucho..y adelanta ..su educacion y escolaridad ..y por supuesto los padres son los primero colaboradores con el docente ..eso de meterlos en aulas distintas es muy perjudicial …ellos tienen que integrarse con todos los demas niños..pq consiguen respeto. cooperacion y aprenden la socializacion..

    28 Septiembre 2012 | 22:59

  19. Dice ser Cuidadora

    Trabajo desde hace años con personas
    con discapacidad intelectual, nada de
    retrasados como dice esta mujer que
    dice ser poeta en su página & buza
    desde no se cuando de bucear..

    Debería bucear más por internet
    & menos por el agua para saber
    que hay términos obsoletos para
    referirse a las personas con discapacidad
    que usados hacen daño a la vista,al oido
    & a mi personalmente al corazón.

    Lo que falta es concienciación, eliminar
    esteriotipos & también tacto.

    ¡Enhorabuena María! Estarás muy orgullosa
    de tu hijo, felicidades.

    29 Septiembre 2012 | 00:47

  20. Dice ser marisunflowers

    La calidad de una spciedad se mide por cómo trata a sus miembros más débiles.

    Si queremos avanzar y mejorar, será atendiendo y dando oportunidades a los que más lo necesitan. Me parece terrible que, cuando llegan a secundaria, con todo el esfuerzo y dedicación que les ha costado, lo niños con alguna diversidad sean abandonados hata que a los 16 años pueden meterlos en garantía social y desentenderse.

    No digo que en todas partes sea así, pero me consta que es la política no ofiial de muchos centros de secundaria.

    La diversidad nos enriquece a todos. No hay ciudadanos de prumera y discapacitados, ay personas con distintas capacidades que necesitan dstintos apoyos. A ver cuándo nos damos cuenta y evolucionamos como personas y como sociedad.

    29 Septiembre 2012 | 01:20

  21. Dice ser AnaMG

    Hay niños sin discapacidad que dan muuuuchos mas problemas que la mayoria de los que tienen alguna discapacidad y mas aun si la discapacidad es leve. Pero a unos los apartan y a los otros los aguantan.

    He crecido en un pueblo grande y he ido a su escuela pública, habia niños y niñas con diferentes discapacidades, no eran serias, es decir, podian seguir el ritmo de la clase, solian participar en practicamente todo, solo que tenian clases de refuerzo.

    Ahora de adultos suelo ver a alguno de aquellos antiguos compañeros (ya no vivo en el mismo sitio pero vuelvo a veces) y llevan una vida “normal” o deberia decir normalizada. Obvio que necesitaran algun tipo de “supervisión” pero por lo que se varios trabajan, algunos son ahora pareja y no se hasta que punto tienen una vida autonoma ni cuanta supervision necesitan, pero creo que el compartir el mismo colegio y el mismo instituto “normaliza” su situacion y los demas lo vemos todo mas “normalizado” tambien.

    Yo no se que tipo de discapacidad tienen, jamas les pregunte nada asi, en aquellos tiempos tenian todos el mismo nombre “retrasados”, algunos eran etiquetados de “algo tontos”, ahora por suerte tenemos palabras mas adecuadas, como dificultades, discapacidades. Recuerdo que uno chico con dificultades era gran amigo de mi hermano mayor, estaba muy integrado en el grupo de amigos, la peor edad sigue siendo la adolescencia, los amigos que siguen manteniendo a esa edad (que ya suelen ser pocos) son los que valen verdaderamente.

    29 Septiembre 2012 | 08:50

  22. Dice ser lulaa

    Lo que le pasa a esa mujer es que nunca se ha relacionado con personas con discapacidad. Habla de topicazos muuuy antiguos, ¿tiene miedo de las personas con discapacidad? ¿quizá piense que se le va a contagiar algo? ¿quizá piense que ella nunca será discapacitada, ni sus hijos? ¿los sacará del mundo si lo son?
    Creo que la integración ha hecho mucho bien más que las personas con discapacidad, a las personas sin discapacidad, que no van a vivir en un mundo tan discriminatorio como la del artículo. ¿Le tiene miedo a todas las diferencias?
    Llevo mucho tiempo en este mundo, y tengo que decir que:
    – La palabra “retrasada” la define a ella, que está retrasada de los tiempos en que vive
    – No debe haber 3 chicos de integración por aula. Excepcionalmente (bueno, ahora casi siempre) dos.
    – La atención individualizada debe ser para cada alumno. El profe que no atiende las caracteristicas propias de cada alumno es un mal profe, es un profe del siglo XIX. Y justamente los alumnos de integración suelen ser los que menos problemas dan, porque tienen detrás bastantes profesionales implicados. Claro que asusta ir a una clase y ver que tienes una niña ciega, pero en seguida te pones las pilas, pides información y sigues adelante.
    – Es imposible que ninguno salga perjudicado en su enseñanza. Bueno, es lo malo de no tener 7 profesores para cada alumno. Algunos aprenderán menos matemáticas de las que podrían haber aprendido, otros demasiadas, otros serán artistas y no recibirán suficiente formación en plástica, otros serán deportistas y tendrán que entrenar fuera porque se les quedarán cortas las clases del instituto…
    – ¿Cómo va a irse de juerga un síndrome de Down? Por favor,
    – ¿Cómo le va a pedir una chica ir al cine a un discapacitado? tendría que haber visto a los dos gemelos guapísimos que había en mi centro. Te aseguro que no les faltaban chicas. O al chico supergracioso que iba en silla de ruedas..
    Es cierto que hay chicos que no se integran en un instituto. Discapacitados y no discapacitados. Si integrarse supone ser el más popular, se integra un 10%. O ni eso. Si supone tener algún amigo, se integran el 99%. Porque todo el mundo tiene su grupo con el que comparte inquietudes, y todo el mundo querría en ocasiones ser de otro. La adolescencia es así.
    Unos cuantos de los chicos de mi centro son ahora licenciados. Muchos más tienen (o han tenido, que la cosa está muy mal) un trabajo normal. Incluso son jefes. Muchos tienen pareja.
    Otros no, otros siguen necesitando una protección especial, asociaciones en las que estar, centros especiales de empleo… Pero, ¿estarían más integrados si se les hubiera aislado?

    29 Septiembre 2012 | 11:21

  23. Dice ser Umm

    Esta mujer es una mala persona y una mala profesora ¿qué ejemplo, qué valores les puede enseñar a sus alumnos?. Me parece muy cruel la forma que tiene de escribir sobre los niños y va por la vida de culta y poeta y tal … amargada es lo que está.

    29 Septiembre 2012 | 12:53

  24. Dice ser sara

    Seria un gesto precioso por parte de todos.

    Vacaciones low cost: 8 noches de hotel por 16€ (73%desc) -> http://linkeur.es/.9D3F

    01 Octubre 2012 | 13:27

  25. Dice ser MONICA

    yo no tengo ningun familiar con necesidades especiales, pero el articulo deja mucho que desear.

    01 Octubre 2012 | 13:56

  26. Dice ser Marita

    Algo me ha chocado, normales entrecomillado, ¿por qué?, ¿qué se quiere hacer ver?, todos sabemos lo que es normal y lo que no y nadie debe ofenderse por ello. Con el resto del escrito, de acuerdo.

    01 Octubre 2012 | 14:01

  27. Dice ser anonimo

    Hola.
    Creo que hay veces que confundimos términos. Evidentemente sería muy bonito que la integración fuera total y funcionara. Pero la realidad es que no todos los discapacitados son iguales ni todas las discapacidades son comparables. No es lo mismo que seas tetrapréjico, sin apenas aptitudes físicas y tengas al 100% tus capacidades mentales, que ser una persona con el 100% de tus aptitudes físicas y el 30% de tus capacidades mentales. De ahí que ciertos discapacitados puedan llegar a la Universidad, no sin haber luchado mucho (enhorabuena María) y otros muchos no puedan hacerlo. A mi me hubiera gustado mucho se físico-nuclear, y no lo soy (mi capacidad es la que es no la que me quieran imponer): y no lo hubiera sido ni “habiendo luchado mucho”.
    Estoy a favor de la integración, pero de la INTEGRACION EN LA SOCIEDAD. Es decir, a estar personas hay que dotarlas de todo aquello de lo que puedan carecer para que puedan gozar de una vida plena, con un trabajo, una casa, etc. Pero un trabajo adecuado para ellos, inherente de todos los derechos y deberes, y plenamente integrado en la sociedad.
    Desde mi punto de vista, la integración no consiste en intentar que un chico con sindrome dawn saque una carrerra universitaria y haya ido a colegios públicos y normales toda la vida (ojo!! que lo mismo hay una persona con esta característica que lo logra, pero reconozcamoslo, no es lo lógico), sino en intentar que ese mismo chico consiga una educación básica, unos conocimientos que le sirvan para enfrentarse a la vida día a día, a luchar por conseguir un trabajo, por mantenerlo, etc. Es decir: unos conocimientos que le permitan vivir INTEGRADO EN LA SOCIEDAD, independientemente de que haya estudiado en un colegio público, en un colegio privado, en casa o en una escuela de educación especial.
    Nunca podré imaginarme el cómo se debe sentir un padre de un niño así; sin embargo, tengo casos cercanos y la verdad es que lo importante (por lo menos para mí), es aceptar lo antes posibles las limitaciones que tiene tu hijo, hermano, amigo, y hacer todo lo posible para que se desarrolle con plenitud hasta donde él mismo sea capaz, y hacerlo en el mejor sitio para él o para ella (que en algunos casos puede ser la educación pública a la que tanto aludías como en otros a una escuela especial en la que de verdad entiendan el problema que tiene y sean capaces de desarrollar todas sus aptitudes).
    La integración que se aboga en este artículo es ciencia ficción. Bonita quizá si, pero no práctica ni factible. Repito, a mi me hubiera encantado ser físico nuclear…
    Lo importante es que cada persona conozca sus aptitudes y sus limitaciones, y una vez conocidas, se intente desarrollar COMO PERSONA lo mejor posible…

    01 Octubre 2012 | 14:46

  28. Dice ser Teresa zgz

    De lo que escribió en su artículo la señora esa creo que no tengo nada nuevo que aportar en cuanto a críticas o comentarios porque los que han versado en los post son más que suficientes, clavan lo que pienso. Perdón, quise poner “señora”, así, entrecomillado.

    En cuanto al tema de la integración en el cole… en fin… qué decir… es tremendo, tremendo de triste. En clase de mi niña de 2º de Infantil hay un niño Down y un niño autista. Dos cielicos. Tienen una profe de apoyo para ellos dos y el curso que viene le recortarán el 50% ¡el 50%! de las horas de ayuda a estos niños. En la reunión que tuvimos de clase hace unos días tenías que haber visto las caras de sus padres. Se te caía el alma a los pies. Mi hijo mayor, de 6 años, que va a 1º de Primaria, tiene una discapacidad y va al cole no precisamente contento, pobrecito mío. ¿La razón? Aún están valorando su grado de discapacidad para el mundo escolar porque se ve que con el certificado oficial de su discapacidad no tienen suficiente para ver lo evidente. Flipante. El caso que no tiene profesor de apoyo y en su clase está perdido completamente. Bueno, no completamente gracias a Dios porque su maestra es una maravilla de persona y hace lo imposible por atenderlo a él y a los 25 alumnos restantes, casi nada lo del ojo. Esa mujer y tantas y tantos como ella son los que se merecen medallas al valor y reconocimiento oficiales y no políticos estafadores y delincuentes que tan incesamente nos rodean. En fin. El caso es que si Dios quiere para finales de este mes, o si quiere también pero más tarde, para diciembre, tendrán la valoración y por ende las horas en que un profe de apoyo podrá estar con él en clase. Una larga espera porque mientras tanto mi hijo inventa cada mañana un dolor para no tener que ir a esa isla en la que nadie le entiende que es el colegio. Me da miedo cuando lo voy a buscar al cole preguntarle qué tal le ha ido porque la respuesta siempre suele ser la misma: “Mal, mami, nadie me quiere”. Y a mí se me parte el alma, el corazón y el cuerpo entero. Es muy, muy doloroso. Integración… qué palabra más bonita si se cumpliese de verdad con todos los niños que la necesitan.

    Y te entiendo perfectamente cuando dices que para tí es un mundo nuevo, una sensación nueva, cuando tu hija te cuenta lo que ha hecho en el cole, porque para mí ese mundo también ha sido descubierto hace poco con mi hija. Ella tiene 4 añitos casi y me cuenta las cosas. Con mi hijo nunca tuve esa dicha. Y aún hoy me cuesta, si no es porque su profe me cuenta cosas en su agenda diaria. Te entiendo, te entiendo perfectamente.

    01 Octubre 2012 | 15:01

  29. Dice ser Ines

    Solo puedo hablar desde la experiencia de haber estudiado en un colegio privado con aulas específicas para niños (en mi caso niñas) con necesidades especiales. De esto hace ya 30 años, que parece que los colegios públicos han inventado la integración hace 2 días.
    Las niñas de estas aulas iban a las clases normales un ratito y a las especiales otro y bajo mi punto de vista, la integración depende del niño en cuestión y del grado de su discapacidad.
    Recuerdo una niña que hoy sé que tenía autismo que (y lo siento si a alguien le molesta) nos daba miedo por su comportamiento: pegaba, tiraba del pelo,… Acabó en un colegio especial 100% porque la situación era insostenible. Y sus padres supongo que lo aceptarían sin dramas. Era lo mejor para todos y nunca se iba a integrar del todo.
    También recuerdo otra con síndrome de down que ya en la adolescencia salía los fines de semana con el grupo y a la que teníamos especial cariño.
    Yo creo que depende de la discapacidad y del niño en cuestión y los propios padres deberían ser los primeros en verlo.

    01 Octubre 2012 | 19:59

  30. Dice ser inma

    estoy alucinando con esta señora que a escrito este articulo tengo un niño con tgd solo te puedo decir que dios te proteja que nuestros niños estan protegidos por sus familias .y no puedo escribir mas porque me puedo equibocar y mi hijo me ha enseñado a tener mucha pasiencia

    25 Octubre 2012 | 22:18

  31. Dice ser Clara

    Para partir considero que la Integración es un DERECHO de todos, nuestros hijos no son “inadaptados sociales” para que se les “reclute” en centrso de “rehabilitación” y se les aisle de la sociedad. Tienen derecho a hacer amigos igual que todos los niños. El problema no es que asistan a la escuela regular, sino que no se han seguido los manejos adecuados: 1. Sensibilizar a las escuelas que los recibirá, a los profesores y sus futuros compañeros. 2. Capacitar al personal y a los padres de los niños con capacidades diferentes. 3. Realizar las adecuaciones pertinentes. Me queda claro que los gobiernos no lo van a hacer jamás, a menos que algún presidente tenga un hijo con discapacidad. Por eso, nosotros, los padres tenemos dos opciones: tomamos la integración en nuestras manos y luchamos por ésta o aceptamos que nuestros hijos sean discriminados y relegados a escuelas especiales donde jamás tendrán la posibilidad de tener amigos regulares y cuando salgan de éstas escuelas se encontrarán con que el mundo es diferente de como aprendieron en esas aulas y que de adultos la sociedad los discrimina y rechaza aún más.

    26 Octubre 2012 | 13:23

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.