BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

“¡No puedo dormir sin mi tucán!”

Julia nunca había hecho demasiado caso a los peluches. Tenemos un buen surtido en casa desde que nació. antes incluso. Lo cierto es que había ya un par de peluches antes de estar embarazada de su hermano. Jugó con ellos a veces, pero lo cierto es que poco.

Pues bien, hace un par de meses nos dio por acercarnos a Faunia. Desde que pisó aquel lugar, y vete a saber por qué (esa linda cabecita es un misterio), se obsesionó repentínamente por ver un tucán, uno de los animales señuelo de Faunia.

Al salir compramos un peluche de un tucán de unos 50 centímetros de altura (algo más de la mitad de lo que mide ella aproximadamente) y fue amor a primera vista.

Durante el día es raro que lo haga caso, pero cuando llega el momento de irse a dormir lo primero que hace es bucarle para hacer acompañada todo el ritual previo a acostarse.

El tucán (“tután” como dice ella) hace pis en su orinal, come con ella en su trona, se lavan los dientes (el pico) juntos y, por supuesto, se va con él a la cama, tiende a su derecha y lo arropa para dormir.

Ayer el tucán había desaparecido. Lo buscamos y no aparecía. “¡No puedo dormir sin mi tucán!” decía. “Papá, tienes que encontrarlo”.

Al final se conformó y se durmió. Menos mal que a la mañana siguiente apareció.

Con dos años y medio está en la edad.

¿Vuestros peques también tienen una relación así de íntima con algún peluche?

28 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Saray

    Yo tenía a mi “Osita” de peluche, que me regalo mi tío. Dormía todas las noches conmigo y si me iba de viaje siempre me acompañaba. Además recuerdo, que si tenía miedo le mordía la orejita.
    Todavía la conservo, es un buen recuerdo de mi infancia.

    15 noviembre 2011 | 00:43

  2. Dice ser Arancha

    Paula tiene una osita llamada Andrés, se la regaló una amiga mía cuando la niña apenas tenía 6 meses y desde entonces nunca se separa de ella. Cada ingreso del hospital, cada viaje…nunca va sin ella y jamás duerme sin ella. Le ayuda a relajarse y a dormir tranquila

    15 noviembre 2011 | 02:03

  3. Dice ser Victor

    No, ya tiene 2 perros y es como si fueran peluches 🙂
    http://www.corunaonline.es

    15 noviembre 2011 | 02:19

  4. Dice ser maria

    Mi hija ya tiene 23 años…..cerca de 24….un 24 de diciembre de hace 22 años el olentzero (Papá Noél vasco) la trajo un osito dormilón muy lindo y suave, su gorrito terminaba en un gracioso pompon….el año pasado ya cansada de no tener por donde coserle, tan desgatadito se le dijo adios…. era verano….ufff le pedimos otro para el olentzero el más parecido , tiene también pompon va camino de otros veintitantos….por cierto, sale con un txico desde hace años, ha estado de intercambios desde….he perdido la cuenta….el dormi ha viajado por todo el mundo jejeje Suecia, Italia, Países del Caribe, ha estado de erasmus en Inglaterra, el ultimo viaje se lo paso de miedo en Punta Cana jajajaj fué adoptado por estudiantes, tripulación, pasajeros, hotel , otros turistas ayyy por cierto también tenemos gato, perro, periquitos, tortuga, galapagos, conejo, cobaya, serpiente y hemos tenido gusanos, mariquitas, caracoles una fauna esa es mi hija DESIREE, somos una ONG de animales adoptados, regalados solo necesito seguir teniendo ánimos y por cierto madruga siempre para que tod@s esten bién cuidados ayyyy.

    15 noviembre 2011 | 03:16

  5. Dice ser Superwoman

    La ultima historia me ha hecho gracia, yo tengo tambien un peluche que no hay modo de remendarle al pobre ya, pero ya no duermo con el 😀
    Los mios lo que les pasa es que les da por temporadas. Si, duermen con peluches pero nunca se han “fijado” en uno en concreto. Lo mas parecido es SG, que ultimamente duerme con el tiburon de Nemo. Pero vamos, que ya tiene una edad en que si el tiburon no aparece a la hora de dormir se racionaliza y punto.
    Un supersaludo

    15 noviembre 2011 | 08:45

  6. Dice ser txema

    Cuando mi hijo cumplió los 3 meses, le compramos un Elefante que es una toallita, nosotros cariñosamente le llamamos Tito, (Elefantito)… Pues ahora tiene 4 años y es básico, le da seguridad para dormir y lo más curioso que cuando se levanta, va al wc hacer pis, se toma el Colacao y el Tito siempre le acompaña y alguna vez que no lo encontrabamos o incluso estaba mojado porque lo habiamos lavado, hemos pasado “las de Cain”.
    Mi mujer dice que es normal, en cambio su hermana de 8 meses, jamás se ha enganchado a ningún peluche.
    Salu2.

    15 noviembre 2011 | 09:32

  7. Dice ser truki

    Yo todavía me acuerdo de mi osito favorito con el que iba a dormir y con el que conciliaba el sueño. De repente en un viaje lo olvidé en el autobús. Nunca más apareció y aunque me dieron otro peluche para dormir aquella la recuerdo como una de las más tristes de mi infancia…

    15 noviembre 2011 | 09:53

  8. Dice ser analunamar

    Pues yo tengo 30 años y soy incapaz de separarme de mi almohada de la cuna, tengo en la cama una almohada grande pero siempre tengo que dormir abrazada a mi almohada pequeña y por supuesto me la llevo en los viajes.
    Lo que nose cuantas veces le ha cambiado la funda mi madre, ya dice que no la cambia más…..

    15 noviembre 2011 | 09:56

  9. Dice ser Moos

    Mi peque de 2 años tiene un muñeco de Ikea, de los nuevos que han salido de trapo, que se llama Ramiro (Naniro en la legua de mi hijo) y es vegetariano (le ponemos a ‘comer’ verduras y fruta para animarle a él a hacer idem). Menos mal que se lava y seca muy bien porque lo quiere llevar a todas partes, lavarle los dientes etc y acaba siempre un poco guarrillo el pobre Ramiro.

    15 noviembre 2011 | 10:18

  10. Dice ser mari mar

    Mis hijos, los dos, han creado apego muy muy especial con un osito (el mayor), y un perrito(la menor).

    Desde los 3 o 4 meses empezamos a metérselo en la cuna, y ambos tienen un nexo de unión tremendo con estos peluches, son sus amigos del alma.

    De echo aveces están sucísimos, pero no encuentro el momento de lavarlos y estén secos a la hora de dormir………….son su consuelo.

    Lo llevamos a cabo a raiz de las recomendaciones del famoso Doctor Stivill, el cual recomienda apoyos externos como consuelo a la hora de enseñarlos a conciliar el sueño solos.

    El mayor (5 años), ya casi a prescindido de su osito, sólo lo coge en aisladas ocasiones en que tiene miedo, o simplemente un mal dí, pero ya en raras ocasiones.
    La menor(2 años), tiene coadicción, al acostarla, hay que hacer con el perrito el mismo ritual que con élla, leerle un cuento, besarla, abrazarla…ah¡ y acurrucarla……ja, ja, ja……es graciosísima.

    Para éllos ha sido muy positivo.

    PD: Muy importante que cumplan todas las normas de seguridad: de pelo corto, sin lana en los pelos, ojos cosidos (no pegados), que se puedan lavar fácilmente, que no tengar ropa ni nada que pueda desmontarse.

    15 noviembre 2011 | 10:58

  11. Dice ser isabel

    Mi hijo ha dormido años con su osito Malito; un pobre oso de peluche que se ha recosido en diversas ocasiones y que esta muy viejecito.
    Sus abuelos le preguntaban porque se llama malito y el respondia porque me llamo yo como me llamo, el es Malito.

    Cuando se levantaba para ir al cole lo tapaba para que durmiera un poco mas y estuviera calentito

    Ha tenido temporadas que rellenaba la cama de muñecos , no con la suerte de Malito que era a diario .Ademas los iba bautizando este otro oso es Maliton , este perro grande Dormilon …y a este como lo llamaremos mama…Cuanta ternura.

    ahora ya con 7 años ya no lo necesita pero siempre sera su Malito.Por aqui corre ya no tiene la suerte de dormir cada noche con el y esta un poco abandonado.

    15 noviembre 2011 | 11:09

  12. Dice ser familia viajera

    Sólo una de nuestras tres hijas ha disfrutado de un peluche para dormir: era un conejito Dodot que venía gratis con los pañales. Eramos muy precavidos y conseguimos tener cuatro para por si se perdía este conejito imprescindible para dormir.
    El problema era que nuestra hija asociaba el peluche con el chupar tres dedos de su mano al dormir, así que al final tuvimos que hacerle desaparecer. Dijimos que se había ido de viaje. Imagináos qué cara se le quedó cuando una semana más tarde vio un peluche igual en brazos de otro niño! ¡Qué desengaño!
    Nuestra hija dejó de chuparse los dedos, pero después de un par de años, una noche le dimos de broma otra vez el famoso conejito y pasó algo increible: A media noche descubrimos a nuestra hija otra vez ¡chupando los dedos! Será el “poder de los peluches”.

    15 noviembre 2011 | 14:06

  13. Dice ser Eldelbar

    La nuestra tiene dos años, siempre ha dormido en nuestra cama (y lo que le queda).

    Seguramente por eso no ha necesitado peluches para dormir. Para ella, los peluches son juguetes para jugar durante el día.

    Yo creo que los peluches para dormir son un sustituto de los padres.

    15 noviembre 2011 | 14:36

  14. Dice ser Naiara

    Que graciosa Julia! 😀

    Mi hija no puede vivir sin su trapito-conejo. Todas las noches duerme con él, en el cole tiene otro igual para echar la siesta y en la silla de paseo otro… Le tranquiliza mucho… eso y el chupete claro, son indivisibles. Tiene 22 meses. Creo que no podría dormir sin él, pero nunca se nos ha dado el caso.

    15 noviembre 2011 | 14:49

  15. Dice ser roma

    Mi hija siempre duerme con Vaca y Sito (osito) son sus “amigos del alma” y hasta tengo de repuesto a Vaca para lavarla de vez en cuando porque es la que más trote lleva la pobre. Pero con 4 años y medio que tiene y seguimos con ellos. Y hasta que se canse supongo.
    La verdad es que la entiendo porque yo todavía necesito tener pijamas suaves con pelitos, como digo yo, para dormirme tocándolos. Asi que ya sé de quién heredó la costumbre, je,je.

    Saludos.

    15 noviembre 2011 | 14:55

  16. Dice ser isabel

    Eldelbar

    cada niño, bebe , persona es mundo…..Y cada familia tambien ..Se organiza como decide y puede..todos llegamos a adultos normalmente yendo al baño , durmiendo solos ( o con el novio o novia ), hablando y comiendo sin triturar…Cada cosa tiene su tiempo.

    a mi me encantaba dormir con mis padres pero a mi hermano menor 3 años que yo le molestaba , preferia su cuna y tener mucho espacio.siempre me ha gustado dormir acompañada, con mis padres, con mi abuela me levantaba y me iba a su cama hasta casi los 8 años, con mi gato , con mis hijos y sobre todo con mi marido….Sin ser sexual , me gusta sentir el calor de un ser humano o on animal incluso en verano

    yo he dormido con mi pareja, mi hijo ,su malito y algun que otro peluche..Todos juntos y revueltos

    Ahora tengo otro hijo y de momento no le apasionan los peluces pero le encantan los muñecos grandes.
    De momento con un anño y medio tmbien comparte cama con los papas …

    Besos

    15 noviembre 2011 | 15:15

  17. Dice ser Pilar

    Hola,
    Nuestro peque tiene un arsenal de compañeros….El osito (ninu como lo llama el), otro osito, el mickey, el mic y seguramente me dejo alguno. Lo divertido es cuando se va a dormir tenemos que ir los dos para llevar los muñecos y al nene.

    15 noviembre 2011 | 16:06

  18. Dice ser Mayka

    Para el mío pequeño es una muñeca de ” Dora la exploradora” que choriceó en el carrefour. Aunuq es también por donde le da. Ayer quiso dormir con un bote de Cola Cao. Y no tiene ni dos años y ya es así de maniático.

    15 noviembre 2011 | 17:07

  19. Dice ser mari mar

    a eldelbar:

    Afirmar que “los peluches son sustitutos de los padres”, es como decir que los niños que duermen con peluche tienen carencias emocionales.
    Pues mira, quizás en algunos casos pueda ser así, pero si lo es no , desde luego no lo es por que tengan un peluche, lo será por otro motivo.

    El colecho una opción plausible para quien quiera practicarlo, pero yo ELIJO que mis hijos no necesiten de un adulto para conciliar el sueño, prefiero que duerman con sus ositos.

    15 noviembre 2011 | 18:13

  20. Dice ser Eldelbar

    mari mar:

    También podrías elegir que tus hijos respirasen agua en vez de aire. Pero no sería biológocamente acertado, ¿verdad?

    La cuestión no es lo que tú elijes, si no cuál es la biología de las crías humanas, para poder respetarla y ofrecerle así más garantía de salud.

    Los métodos de crianza de todas las culturas están basados en prejuicios. En nuestra cultura se expulsa a los hijos del dormitorio paterno. En otras, se practica la ablación, y proponerles lo contrario les escandaliza.

    Yo intento hacer mis elecciones basándome en lo que se sabe sobre nuestra biología y el desarrollo neurológico de los niños, en lugar de elegir lo que está aceptado culturalmente.

    Por supuesto que el peluche es un sustituto de los padres. ¿Por qué, si no, el peluche? ¿Por qué no enseñarles a dormir solos y sin peluche desde el primer día? ¿Por qué los niños prefieren dormir acompañados desde que nacen? ¿Por qué la práctica mayoritaria en la Humanidad sigue siendo el colecho, y ha sido la única durante casi toda nuestra Historia, y no colechar es una rareza occidental reciente?

    Creo que lo más honesto sería tratar de respondernos estas preguntas, y también otra: ¿cuál es la verdadera razón por la que expulso a mi hijo de mi cama o de mi cuarto?

    Aquí os dejo uno de muchos links sobre el colecho:

    http://www.tenemostetas.com/2011/07/la-criatura-que-duerme-sola-es-una.html?spref=fb

    Sobre los modos de crianza en diferentes culturas, aconsejo este libro (“Nuestros hijos y nosotros”, de Meredith Small). Cuenta lo que se conoce sobre los diferentes modos de crianza:

    http://www.crianzanatural.com/prod/prod235.html

    16 noviembre 2011 | 08:38

  21. Dice ser Annie74

    Pitufo tiene a su kiko nico de imaginarium, desde que se lo trajeron los reyes cuando contaba con 9 meses sintio adoracion por el, como tu chiquitina, durante el dia no le hace caso, pero en la noche le gusta que este en su camita.
    Tambien ha tenido temporadas con eli (pocoyo) y pandi (el panda que le cogimos en el zoo).
    Pero nunca nos ha dicho que no puede dormir sin el.. ains.. que ricura¡¡ (y que miedo que cojan tanta dependencia).

    http://lascosasdemipitufo.blogspot.com/

    16 noviembre 2011 | 10:18

  22. Mis mellizos no quieren dormir con ningun peluche, bueno no quieren dormir con nada. Si les dejas algo en la cuna, lo que sea, ya se encargan ellos de tirarlo al suelo antes de dormirse. Se ve que no les gusta tener compañia en sus cunas…

    http://mismellizosprematuros.blogspot.com

    16 noviembre 2011 | 11:01

  23. Dice ser eurekakids

    El nuestro duerme siempre con su muñeco piernas largas, que tiene desde que era muy pequeño. Pero a veces se le da por meter tropecientos muñecos en cama. Le harán sentir más seguro. Yo recuerdo que hacía lo mismo de pequeña.

    16 noviembre 2011 | 18:27

  24. Dice ser Sue

    Mi hijo de 3 años y medio tiene dos peluches a los que llama “sus hijos”, y los acuesta a dormir, los lleva a desayunar… es genial verle cuando dice que están dormidos y nos manda a callar para que no les despertemos :).

    17 noviembre 2011 | 08:07

  25. Dice ser mari mar

    a eldelbar:
    bien que me argumentes con premisas lo que habéis decidido elegir. Los enlaces no los he leído, pero no pongo en duda que lo que nosotros hemos elegido, tiene detractores, igual que los tiene el colecho. Enlaces que no me apetece buscar, pero como te entiendo (por otros comentarios)una persona racional, creo que no son necesarios mostrártelos.

    Sólo para terminar, te diré, que quizás en lo que sí coincidimos es en haber elegido lo que nos ha parecido lo mejor para nuestros hijos.

    un saludo, y que tengas un buen día.

    17 noviembre 2011 | 12:51

  26. Dice ser Bea

    Mis hijos han necesitado (y el pequeño aún lo requiere) su mantita. Una mantita de tamaño pequeño que las empleábamos cuando los llevábamos en el carrito de bebés. No sé, supongo que después de tanto tiempo con ella les aportaba seguridad. Eso sí, con tanto uso, hay que lavarlas constantemente y verter una buena cantidad de suavizante.

    17 noviembre 2011 | 16:31

  27. Dice ser Carmen

    Yo recuerdo a la perfección que con un par de años más que Julia, metía conmigo en la cama a varios de ellos, los acostaba a mi lado, los tapaba, los ‘consolaba’ si ‘lloraban’ y les contaba cuentos. Mi madre se quejaba un poco porque decía que ni me movía al dormir, para no tirarlos de la cama (y se me quedó grabado, porque todavía duermo que parezco una estatua de sal) En la adolescencia me regalaron un dalmata de peluche (Lucky, el pobrecito que casi muere al principio de la película) de ¡casi un metro! Y he dormido con él años, hasta que me fui a vivir con mi novio y se lo dejé a mi gata en casa (como es de lana, ella lo adora)
    Creo que cuando pequeña los peluches me daban seguridad, era un modo perfecto de dormirse. Aún los recuerdo a todos con bastante cariño (la mayoría tenía su propio nombre e historia, y vivieron con nosotras muchos años)

    21 noviembre 2011 | 11:16

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.