BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

La silla o el rincón de pensar

Pareciera la panacea universal en estos tiempos cuando un niño ha hecho una trastada.

No paro de ver, en real, en digital y en narrado, esa moda reciente de hacer que el niño se vaya al rincón o la silla de pensar.

Y no deja de recordarme a mis tiempos escolares, cuando las monjas nos colocaban de cara a la pared abandonándonos a nuestra imaginación. Un castigo tedioso que sólo recuerdo por lo absurdo que me parecía y por lo mucho que cansaba estar de pie sin moverse durante un buen rato.

Sólo que entonces el nombre era menos políticamente correcto: lo del rincón o la silla de pensar suena bastante mejor que lo de ponerte de cara a la pared.

Estoy segura de que en determinadas circunstancias y con determinados niños, usado muy puntualmente, puede ser útil. Pero me da la impresión de que se está incurriendo en su abuso. Que se utiliza con niños demasiado pequeños o ya muy mayores y que es empleado por algunos con excesiva frecuencia ignorando el temperamento del niño y las circunstancias.

De todas formas hablo desde la teoría. Julia es aún pequeña con su año y medio largo para ponerla a pensar (aunque me consta de escuelas infantiles ne las que ponen a pensar a niños aún más pequeños). Y con Jaime me da la risa irónica de sólo pensarlo: castigar así a un niño con autismo (en general a cualquier niño que tienda a aislarse) es todo un contrasentido.

¿Vosotros lo usáis? ¿Creéis que es útil?

Os dejo con un fragmento de una reflexión de un educador publicada en Profes.net.

Cuando un niño o una niña no es capaz de mantenerse en silencio, o de atendernos cuando hablamos, cuando pega a un compañero o se comporta insistentemente mal, casi automáticamente le enviamos al rincón de pensar. Y, digo automáticamente, porque lo primero que tratamos de lograr al hacerlo es que esté tranquilo un tiempo. Allí, le decimos que piense en lo que ha hecho y recapacite. Al rato, le preguntamos si ha llegado a alguna conclusión y, los más despabilados, saben la respuesta que debe darnos para dejarnos satisfechos: “Ya no lo voy a hacer más”.

Pero el fundamento de este rincón es ajeno a esta idea. El rincón de pensar se concibió originariamente como un lugar donde recapacitar, no sobre lo mal que uno se había comportado, sino sobre cualquier actividad que se estuviera desarrollando en clase. En este sentido, el rincón de pensar, más allá que como mero castigo momentáneo, surgió exactamente para eso: para pensar. Así, cuando realizamos en clase una actividad que a un alumno/a le puede resultar más difícil, podemos pedirle que acuda a esta zona de la clase para hallar una solución. Pensemos, por ejemplo, en un juego que desarrollemos en el rincón de los experimentos con objetos que flotan y objetos que se hunden en el agua. Con el fin de que reflexionen acerca del porqué de este proceso, pueden dirigirse al rincón o sentarse en la silla de pensar, y recapacitar sobre ello.

Hoy, sin embargo, este importante rincón ha quedado reducido, en la mayoría de las ocasiones, a un lugar similar a la silla del aburrimiento, donde los alumnos y alumnas, lejos de recapacitar, de pensar en sus actitudes, de valorar lo que han hecho, simplemente, descansan de sus pequeñas travesuras, y piensan, eso sí, en no volver a hacerlo para que no les volvamos a castigar. Ojalá volvamos a recuperar el verdadero sentido de este espacio, tan importante para la educación de nuestros alumnos y alumnas.

Y para los que quieren aplicar el aislamiento como castigo, aquí hay unas recomendaciones de psicologoescolar.com para hacerlo como dios manda.

No es posible educar utilizando solo técnicas positivas sino que en ocasiones hemos de recurrir a los castigos. El Aislamiento es una forma de castigo por el que privamos al niño de los reforzadores de los que está en ese momento disfrutando, llevándole a un “lugar aburrido”.

El problema es que con el castigo mostramos lo que está mal o lo que el niño no debe hacer, pero no le enseñamos la conducta correcta. Por ello, el castigo hay que acompañarlo de técnicas positivas (modelos, explicaciones, refuerzos, premios, elogios…).

Para aplicar adecuadamente el Aislamiento, el mandar a un niño al rincón o el Tiempo-Fuera, debemos seguir las siguientes pautas de actuación:

– Debe ser un lugar aburrido. A veces puede servir una silla cara a un rincón o a una pared. Nada de sitios oscuros ni que puedan provocar miedo. Si se le aísla en una habitación (no debería tener juguetes ni entretenimientos) no se debe cerrar la puerta.

-Hay que explicarle al niño claramente el funcionamiento de la técnica (dónde, cuanto tiempo, para qué…) y sobre todo dejarle claro qué conducta inadecuada llevará como consecuencia dicho aislamiento (sólo se debe utilizar para un comportamiento; una vez superado ése, se podrá intentar con otro).

-Es conveniente comprobar que el niño ha entendido lo que esperamos de él.

-Cuando el niño inicia el comportamiento acordado como inadecuado se le indica que vaya al rincón. Si no lo hace se le lleva de la mano con firmeza pero con calma y sin gritarle.

-Normalmente se considera adecuado un minuto de permanencia en el rincón por año de edad. Si el niño se resiste o abandona el lugar, se puede añadir un minuto más. Si continuara la resistencia se puede retirar además un reforzador o juguete favorito.

-Podemos utilizar un reloj con alarma que nos avise cuándo ha concluido el tiempo de aislamiento.

-Durante el aislamiento hay que ignorar los llantos y/o quejas del niño. Si al acabar el tiempo el niño está llorando o portándose mal se le dejará hasta que haya pasado medio minuto desde que finalmente se calme, ya que si le dejáramos salir del rincón aburrido durante la rabieta estaríamos reforzando esa conducta negativa.

-Cuando acabe el tiempo debemos preguntarle al niño por qué le hemos mandado al rincón, para asegurarnos que efectivamente nos ha entendido.

Para que el Aislamiento funcione hay que acompañarlo de otras técnicas educativas de carácter positivo. Así, debemos estar atentos para elogiar al niño cuando realice la conducta adecuada o, al menos, aproximaciones a ella.

Y aquí también explican bastante bien la técnica, con un apartado final de cuando no se debe usar el aislamiento como castigo.

– Cuando está enfermo.
– En épocas de crisis familiar o cambios importantes: mudanzas, enfermedades, apuros o el nacimiento de un hermanito. Sé un poco más indulgente cuando las cosas vayan mal o el ambiente sea tenso.
– Cuando se sienta verdaderamente arrepentido de su comportamiento. Si está triste, habla con él, pregúntale por qué lo ha hecho, recuérdale las normas y déjalo así.
– Cuando no sepas con seguridad lo que ha pasado. La mayoría de las veces, tendrás clarísimo quién ha sido, pero si te cabe la menor duda, es preferible que pases por alto el incidente. Si castigas a tu hijo continuamente por cosas que no ha hecho, incitarás a mentir.
– Cuando ya lo hayas castigado una vez por lo mismo.

37 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser LadyA

    No se que decirte… al principio me parecía una buena técnica, pero después de leer a Rosa Jové ya no lo tengo tan claro… y menos después de los artículos que has puesto aquí… lo de Aislamiento me ha sonado tan mal….

    Tal vez en niños mayores pueda ser útil para hacerles pensar en su comportamiento… pero para niños pequeños no lo veo nada claro.

    http://www.lamamavaca.blogspot.com

    25 octubre 2010 | 23:47

  2. Dice ser arual

    Yo reconozco que desde este verano sí que he empezado a usar el rincón de pensar con mi hijo. Tiene 2 añitos y lo he usado puntualmente porque empezó a pegar mucho y quería enseñarle que aquello no estaba bien y que había que pensar sobre el comportamiento inaceptable que tenía. Él ahora ya entiende lo que le digo y por eso funciona. Ahora bien hay que ser cuidadoso y no abusar de la técnica. Como con todo en la medida está el acierto.

    26 octubre 2010 | 00:00

  3. Dice ser ro

    nuevo no es, ni ahi! yo tengo 20 y lo aplicaban enmi cuando hacia algo grosero (si se me escapaba un gas o un eructo :S)… me mandaban al baño, a hacer lo que ya habia hecho …. la verdad que era super ridiculo pero bueno , cosas de padres XD Las maestras de mi escuela tambien lo hacian, esas si como “para pensar” lo cual es mas logico que lo del baño, pero sin duda tampoco tiene mucho sentido… no creo que piense mucha cosa un niño aburrido. Pensar no es un castigo, deberia llamarse “rincon de aburrirte” porque si le decis que se vaya a pensar como castigo, es una cosa absurda.

    26 octubre 2010 | 02:01

  4. Dice ser ro

    por cierto, a un nene con algun tipo de autismo (del espectro autista), el opuesto de pensar / aislarse que seria, ponerlo a hablar? XD me quede pensando con lo que comentaste… no se como es el comportamiento normal de jaime, pero me imagino que mucho lio no arma no? saludos .

    26 octubre 2010 | 02:03

  5. Dice ser MARA

    Para mi es uno de los mejores inventos que existen. No es un castigo, ni se debe de dar a entender al niño que lo es. Estoy de acuerdo en que es muy importante explicar al niño lo que es la silla de pensar y para que sirve. Nunca lo usaría con niños de menos de 3 años… y al final tienen que sali las conclusiones, no sirve de nada mandarle a pensar y que no piense nada. También se le puede mandar a la silla de pensar y que se lea una fábula acerca de lo que haya hecho. Por ejemplo, un niño de 8 años se va a la silla de pensar porque ha mentido, pues se va con el cuento de Pedro y el lobo. Es un ejemplo. Hay fábulas para fomentar todo tipo de valores.

    Si ya saben escribir que escriban tres frases de por uqé lo que ha hecho está mal o es equivocado. Y al mismo tiempo se les ayuda a frenar y calmarse cuando es necesario.

    Con mis sobrinos ha funcionado de maravilla, y sé que mi cuñada también lo hace con sus sobrino y ahora lo hará con su hija cuando crezca claro.

    Y claro, la silla de pensar debe de estar en algún sitio aburrido. Pero no lejos de que le podamos observar.

    Muchos mayores deberíamo ir también de vez en cuando a la silla de pensar… jejeje, lo digo en serio.

    Desde mi nombre puedes ir a mi blog de adopciones de perros.

    26 octubre 2010 | 06:08

  6. Dice ser MARGA

    pues lo dicho. con una nena de 16 meses me ha parecido absurdo.

    26 octubre 2010 | 07:56

  7. Dice ser AnaMG

    Si, es muy util, digan lo que digan “los expertos” de “me da igualque corriente”
    Claro, es mas efectivo en unos niños que en otros, pero funciona y lo he probado. Cuando era adolescente cuidaba de mis hermanas (mellizas y 11 años menores) una de ellas era un trasto de cuidado y muy inquieta, si le regañabas se partia de risa y no habia forma de hacerla entrar en razon. Asique la sentaba en una silla, no le dejaba hacer ni jugarcon nada y trataba de hacerla entrar en razon y sobre todo, poner un punto y aparte con su agitacion y alteracion. Asi que, si, funciona y no, no es para nada malo y fue lo unico de todo lo que probe.
    Con mi hijo le mandamos castigado a mirar a la pared, aun es pequeño para que me entienda el sermon, pero procuro hacer lo mismo, un punto y aparte cuando esta alterado. Y funciona con frecuencia.

    26 octubre 2010 | 08:09

  8. Dice ser Fer

    Lo realmente malo de este asunto es asociar la palabra “pensar” con algo malo. Me explico, no debemos castigar a nuestros hijos/menores/alumnos al rincón de pensar (para pensar). Pensar no es malo, no debería usarse de castigo. Ni aunque sea para pensar en lo que ha hecho. Eso se le debe explicar, que l oque ha hecho está mal y en el caso de quererle castigar (cosa totalmente lícita y buena para que aprendan de sus errores) mi experiencia (vivo rodeado de profesores que aún no han perdido sus ganas de trabajar… será porque son jóvenes) me dice que para los más “peques” es mucho más efectivo el “rincón de los aburridos”, que eso de ser aburridos o aburrirse no les gusta nada de nada.

    Saludos!

    26 octubre 2010 | 08:46

  9. Dice ser Lola

    Lo más probable es que terminen considerando que pensar es un castigo en sí mismo. Deben reflexionar, sí, pero con la ayuda de un adulto, no aparcándoles en un rincón para quitárselos de encima.

    26 octubre 2010 | 09:34

  10. Dice ser Nex66x

    Actualmente los chicos de 15 a 25 años actuales SON CASI TODOS UNOS CONSENTIDOS

    SUS PAPAS LOS HAN EDUCADO “COMO AMIGOS” Y NO “COMO PADRES” Y CLARO LOS NIÑOS NO RESPETAN NADA.

    Desde cuando se estan oyendo estos nuevos problemas de falta de respeto a padres, profesores y demas??? desde tan solo hace 8 ó 9 años.

    ESTA SOCIEDAD HA PASADO DE UN EXTREMO AL OTRO. HOY A UN NIÑO NO SE LE PUEDE DAR DOS AZOTES PORQUE TE DENUNCIA QUIEN TE VEA Y TE QUITAN AL NIÑO. NI REGAÑARLE PORQUE TE VENDEN QUE SE PUEDE PILLAR UN TRAUMA PSICOLOGICO, ETC.

    Se le enseña al niño que “como el profesor te toque va para alla tu padre y ese se entera” en vez de “al profesor se le respeta y si te castiga algo habras hecho” y cosas así.

    ESTA SOCIEDAD ESTA PODRIDA
    UNOS MAS OTROS MENOS, PERO EN GENERAL, ESTA JODIDA.

    ABORTAR CON 16 AÑOS???
    SIN QUE LOS PADRES LO SEPAN???

    NIÑOS MENORES DE EDAD DENUNCIANDO A SUS PADRES EN FALSO POR MALTRATO

    PROFESORES AMENAZADOS POR PADRES CREDULOS DE NIÑOS

    ASIGNATURAS CHORRAS (Ciudadania) QUE RESTAN HORAS DE OTRAS MAS IMPORTANTES COMO ES GEOGRAFIA, HISTORIA, MATEMATICAS, ETC. En las que curiosamente España esta por debajo de la media Europea MUUUY POR DEBAJO.

    MAL VAMOS
    Y PEOR QUE VAMOS A ESTAR

    26 octubre 2010 | 09:55

  11. Dice ser Libre

    Eso de la silla de pensar suena tan irónico como la palabra libertad en nuestra sociedad. Claro que es muy pequeña y esta indefensa, precisamente lo que la hace perfecta para ser manipulada. Los que mas insisten en proteger a los niños son los que más los torturan, quitándoles cualquier signo de independencia o carácter propio que puedan desarrollar de forma natural cuando están creciendo, evolucionando a adulto. Es entonces cuando las autoridades (ya sean profesores, padres, responsables…) bajo el falso pretexto de educación comienzan con la manipulación, que obedezcan aunque sea contrario a sus principios.
    “La silla de pensar”: ¿Realmente les mandan allí a cuestionar si lo que han hecho esta mal o bien, a reflexionar sobre la libertad de sus actos? A parte que saben que el cerebro de una niña tan pequeña es incapaz de hacer esto, esta en una edad en la que imita y aprende, lo que quieren no es que piensen, si no que escuchen sus normas, que no las cuestionen, solo obedezcan, aprendan a sufrir, conozcan las consecuencias de no creer sus verdades absolutas sobre moralidad, interesa meter miedo a los castigos, con el miedo se domina a la gente ya que no hace nada para cambiar su situación….
    Los niños no piensan, no razonan sobre lo que puede estar bien para ellos o mal, solo obedecen a gente que supuestamente sabe mas, o hace lo contrario para rebelarse contra lo que siente que se le impone, pero no es capaz de pensar por si mismo, se basa en lo que piensan los demas, lo malo que la mayoria conserva esta mente infantil creyendose adultos (solo ven 2 caminos: cumplir las normas/ hacer lo contrario, legal/ilegal, bueno/malo, moral/ inmoral…)

    http://miliberin.blogspot.com/

    La inocencia de un niño no se protege mediante mentiras, ni mediante imposiciones, castigos. No controlamos nuestra vida y nos creemos con derechos de controlar la de otros, que la gente aprenda que un hijo no es propiedad.

    26 octubre 2010 | 09:56

  12. Dice ser caperucita

    Mi nietecita de 5 años pone a sus muñecas a pensar cuando se portan mal.

    En el cole por lo visto lo hacen.

    26 octubre 2010 | 10:03

  13. Dice ser Alex

    ¡Qué curioso! Acabo de leer una noticia en 20 minutos en la que se ilustraba las torturas sufridas por irakies por parte del ejército británico: “(…)que fuera en lugares incómodos, incomunicados(…)”, vamos, aburridos y solos.

    En fin, después de mi experiencia, no creo en estas técnicas ni en el concepto premio/castigo. Es posible educar sin recurrir al castigo.

    Todavia recuerdo lo mal que me sentí las pocas veces que castigué a mi hijo en una época que tuvo “rebelde” a los 3 años.

    26 octubre 2010 | 10:15

  14. Dice ser Dependera de los niños

    Lo de la silla de pensar jamas me ha parecido realmente eficaz. Tengo una hija de 6 años y me parece un sistema absurdo. En mi familia se ha castigado privando por un tiempo de algo que te gusta, y eso ha funcionado mejor. El peor castigo que me aplicaron a mi fue que no podia leer a medio dia durante una semana por haber suspendido una asignatura. Ya de pequeña era “yonki” de la lectura y lo recuerdo como el peor castigo posible por la angustia que me produjo. El equivalente ahora con mi hija es la tele o la DS XD.

    26 octubre 2010 | 10:18

  15. Dice ser CArtafol

    Mi hija mediana comenzó este año el colegio y ya la ha probado varias veces, jajaja, lo peor, que lo trae como una hazaña,jajaja. La primera vez venía toda contenta porque ella estuviera sentada, mientras los otros niños jugaban…ella nunca te dice porque la han sentado allí, pero te cuenta que la silla es grande y bonita que tiene un cartel naranja muy chulo, así que no sé yo si a ella le servirá como castigo, más bien como placer!,jajajaa…
    Pero fuera de este ejemplo, creo que es bueno, silla de pensar o rincon o lo que sea, algo para meditar les hace bien.

    26 octubre 2010 | 10:28

  16. Dice ser Laertes

    Si no sabes la diferencia entre pensar (pensar no es un castigo, es apartar de la actividad en un sitio donde pueda reflexionar), y luego preguntar que cosas se han pensado sobre la conducta inadecuada (para ver si han sido conscientes de su mala conducta y de como actuar en el futuro), y actuar reparando el mal (por ejemplo pidiendo perdon al compañero al que se pegó); con el tradicional castigo de poner en el rincon (y si puede ser de rodillas y con libros en las manos) que no implica ninguna reflexión, es aburrido y sádico… pues que mejor te callas y dejas de hablar de educación si sólo te suena de oidas.
    ¡NADIE HABLA DE FÍSICA CUANTICA, PERO TODOS SE CREEN EXPERTOS EN TEMAS COMO EDUCACIÓN Y SE DICEN TONTERÍAS COMO LAS DEL ARTICULISTA!

    26 octubre 2010 | 10:30

  17. Dice ser Jacobo

    Pensar es una de las actividades más bonitas que puede hacer el ser humano.

    Mandar al niño a un rincón castigado, lo entiendo. Pero ¿”el rincón de pensar”? Me parece un nombre de lo más desafortunado. Así, no es de extrañar que luego en el instituto digan, en las asignaturas de ciencias, “Ojú, esto qué es, ¿un problema de pensar?” como si se les cayera el mundo encima.

    ¿Por qué imponemos esa connotación negativa al raciocinio? Es el primer rasgo que nos distingue de los animales.

    26 octubre 2010 | 10:32

  18. Dice ser Jacobo

    Joder, totalmente de acuerdo con el comentario de Fer. Siento no haberlo leído antes, me habría ahorrado escribir el mío =)

    26 octubre 2010 | 10:41

  19. Dice ser McGuinn

    Para Nex66x:

    “Desde cuando se estan oyendo estos nuevos problemas de falta de respeto a padres, profesores y demas??? desde tan solo hace 8 ó 9 años.”

    Desde que yo mismo cumplí 13 años, comencé a escuchar éso de que los niños de mi generación éramos unos consentidos, nada que ver con generaciones anteriores. Mi tiempo de adolescente pasó, y vinieron nuevos adolescentes que tuvieron que escuchar éso mismo. Recuerdo en los 80, a Jesús Hermida cada cierto tiempo haciendo tertulias con jóvenes, y cada una de ellas se podía haber titulado ¿Está realmente podrida la juventud actual?

    Veo con alegría que el tiempo pasa, llegó la generación X, la Y, la nini…

    Distintos nombres para el mismo problema: que los padres apenas tenemos empatía con los hijos a partir de los 10 años (y viceversa).

    26 octubre 2010 | 10:43

  20. Dice ser Juanfro

    Yo recuerdo que en alguna ocasion en la guardería alguna vez me sacaron al pasillo a “reflexionar” por alguna trastada, pero como por aquel entonces no tenía ni idea de lo que era reflexionar yo lo que hacia era buscar dibujos en el gotelé de la pared.

    Más tarde en parvulario nos mandaban a mi y a mis compañeros de fechorías a una especie de cuartitos separados que se usaban como almacen de libros, juegos de mesa, material escolar roto. y cosas así. El unico inconveniente es que por las rejillas de ventilacion nos oiamos unos a otros y nos poniamos a jugar al veo-veo mientras uno hacia guardia para cuando llegará la profe.

    En primaria nos ponian a copiar una frase varios cientos de veces, lo cual para mi era más entretenido que dar clase al ritmo de los alumnos menos aventajados.

    Finalmente en secundaria los profesores se limitaban a dar clase a quien se dignara a escucharlo.

    Ahora soy consciente de que merecía esos castigos, pero estoy seguro de que si nos los hubieran explicado adecuadamente en su momento yo y muchos otros seríamos mejores personas.

    Saludos.

    26 octubre 2010 | 10:54

  21. Dice ser mari mar

    Yo he utilizado la INTERRUPCIÓN DE LA ACTIVIDAD como herramienta educativa y me ha ido bien. De lo único que estoy en total desacuerdo es de que se explique cómo llevarlo a cabo y denominarlo: “como Dios manda”….. pues no, no creo que si exixtiera, Dios se ocupara de éstas cosas……………

    26 octubre 2010 | 11:45

  22. Yo creo que funciona mejor la educacion en positivo, premios cuando se porta bien o cuando consigue logros. Pero el aislamiento cuando no se comporta bien es adecuado, los niños entienden que hay normas y sino se cumplen son aislados, pero hay que explicarlo.
    Como casi todo, puede ser bueno pero en la dosis justa.

    26 octubre 2010 | 11:45

  23. Dice ser uffff

    Que gracia los que veis la silla de pensar como algo cruel para los niños…
    Y dejarle sin la Play o Psp? Tan pequeños y ya dependen tanto de estos juegos que es una seria amenaza el castigarlos sin utilizarlos??????

    eso si que es cruel, niños dependientes e incapaces de jugar ellos solos, con su imaginacion (o con sus padres)

    26 octubre 2010 | 11:49

  24. Dice ser María

    Mucho os complicais para, al final, no conseguir nada. Nadie de nuestra generación está traumatizado por dos azotes, se le dan al niño dos sacudidas diciéndole que es por lo que han hecho y no se hace y no se vuelve a repetir la historia, asunto terminado. Tanta tontería de “rincones de pensar”, “diálogo” ¿pero qué vas a dialogar con un mono de dos años?, es patético ver al padre o madre hablando como si diera una conferencia con un pequeñajo, como si le entendiese. Estoy totalmente de acuerdo con Nex66x, algunos estais colaborando al desastre, generaciones de malcriados, incultos, maleducados y altivos, una pena, mal preparados para la vida y padres esclavos que cuando los consentidos del “rincón de pensar” tienen quince años, se les suben a las barbas y ya no hay remedio, tenemos a los chusmas que, desafortunadamente, nos invaden, menos mal que hay padres aún normales y aún salen chicos y chicas que tienen educación que no se divierte haciendo botellón, que dan valor a la cultura, que valoran un libro, que respetan a sus mayores, que van con educación al colegio y escuchan a sus profesores y comprenden que les están educando y hay que respetarlos, que les gusta el cine, divertirse sanamente y tienen respeto y admiración por sus padres, esos padres que les han educado y tratado como los padres que son, no como “colegas”. Aquí se confunde el tener confianza con los hijos, el bromear y tener una relación distendida con el “colegueo”. Un padre nunca puede ser amigo de su hijo, por mucho que él se lo crea, simplemente por diferencia generacional, el hijo nunca se va a poner a la altura del padre y el padre, intentándolo, parecerá una caricatura ridícula de algo que no corresponde.
    Es tremendo ver a esos niños que no levantan un palmo, tiranizando y chantajeando a los padres con sus caprichos, revolcándose por el suelo, chillando y haciendo el maleducado por todas partes.

    26 octubre 2010 | 13:25

  25. Dice ser mari mar

    Me siento afortunada….. a mí, nunca me pegaron….ah¡ ni me trataron jamás como a un mono…qué suerte¡

    26 octubre 2010 | 13:30

  26. Dice ser María

    Igual no tuviste tanta suerte y, por ello, eres ahora de las que colabora en la “generación horrorosa” que nos está empezando a invadir.

    26 octubre 2010 | 13:39

  27. Dice ser María

    No me parece bien, hacer ver, que pensar es malo y que haciendo pensar estamos castigando.

    26 octubre 2010 | 13:43

  28. Dice ser AHA

    Lo que más me fascina de los dos artículos sobre castigos, es que parten de la convicción de que los niños son malos por naturaleza, y que deben ser castigados para que pasen por el aro (nuestro aro). La frase: “No es posible educar utilizando solo técnicas positivas sino que en ocasiones hemos de recurrir a los castigos” me recuerda a las que teorías se aplicaban a los esclavos negros, u hoy día a las mujeres en el Islam. Creo que se trata del mismo fenómeno, pero ahora con niños.

    Entiendo (aunque no comparto su planteamiento) que un educador que tiene que bregar con un grupo de pequeños que no han sido bien educados por sus padres, necesita herramientas para dirigirlos. Pero los dos textos, de alguna manera, publicados aquí, parecen panaceas para ser usados por todos, en los hogares también.

    Y lo que nadie se plantea, es que si un niño llega a tener una conducta “castigable”, es porque los adultos hemos fallado anteriormente.
    Como siempre, buscamos el castigo y no la prevención. Todos nos creemos buenos padres, por lo tanto, si el niño se porta mal es porque el niño es malo…

    Sinceramente, creo va siendo hora de que nos cuestionemos a nosotros mismos.

    26 octubre 2010 | 13:47

  29. Dice ser AHA

    Mi padre no fue colega mío. En mi época los padres no eran amigos de sus hijos. Eran seres lejanos, autoritarios, que daban miedo, con los que no se dialogaba ni se conversaba, mucho menos filosofar de cosas importantes de la vida, para eso teníamos que buscar a los amigos.

    Durante gran parte de mi vida, la amistad fue siempre más importante que la familia. Sólo se invirtió esto cuando yo fundé mi propia familia: entonces mi pareja e hijos pasaron a primera fila… pero no mis padres.

    Y es que cuando se habla de “colegueo” entre padres e hijos, no se sabe de lo que se habla.

    Yo me planteé ser amigo de mis hijos, y me funciona bien.

    En mi generación, todos mis amigos hablaban de ser amigos de sus hijos… y lo han conseguido, y ha sido para bien: son hijos tardíos, pero bien educados, buenos estudiantes, llenos de curiosidad, seguros de sí mismos, con un lenguaje complejo, que se llevan bien con los adultos. Una minoría extraña en España.

    Nosotros, cuando hablábamos de ser amigos de nuestros hijos, nos referíamos a darles confianza para comunicarse con nosotros, ponernos en su lugar, tener actividades que compartir con ellos, darles responsabilidad, y respetarles como personas.

    Ser amigo de los hijos no significa convertirse en un adolescente de su pandilla. Es algo mucho más comprometido y complejo.

    26 octubre 2010 | 14:06

  30. Dice ser AHA

    Os mando este enlace de un video que compara un internado especial andaluz (educación autoritaria con disciplina) y unas familias catalanas que practican “homeschoolling”. Creo que es bastante imparcial, pero a mí lo que me canta es la forma de hablar de unos y otros escolares: fijaos en la complejidad del lenguaje y la madurez que tienen los niños de “homeschoolling”, que son más pequeños que los del internado. Juzgad vosotros mismos.

    http://www.lasexta.com/sextatv/vueltayvuelta/completos/vuelta_y_vuelta__domingo__4_de_julio/280193/1

    26 octubre 2010 | 14:26

  31. Dice ser Batwoman

    @AHA,

    Hay una diferencia muy grande entre ser distante y autoritario a ser amigo de tus hijos. Si eres amigo de tus hijos, los dejas huérfanos, porque los niños necesitan un referente, una figura en la que resguardarse, que sepan que siempre está ahí, una seguridad.

    Es un problema grande este de los padres-amigos. Ni tú puedes ni debes contarle todas tus intimidades a tus hijos como haría un amigo, ni ellos pueden ni deben escucharlas. Somos muy listos, queremos saberlo todo de nuestros hijos y por eso queremos ser sus amigos, pero ellos no pueden saberlo todo de nosotros. ¿Dónde está la relación de amistad? Para que entre dos personas surja una amistad lo primero es que tienen que tratarse como iguales, cosa que en una relación padre-hijo no existe.

    Debemos tener una relación buena con nuestros hijos, que sepan que siempre estaremos allí para ellos, pero una amistad es una cosa muy distinta.

    26 octubre 2010 | 14:54

  32. Dice ser Tia de Sobrino

    Lo que pasa es que se usa mal. La tecnica del tiempo-fuera puede ser eficaz si se sigue cierto metodo y con niños de cierta edad pero lo del “rincon de pensar” tal y como lo he visto usar a veces es absurdo. El niño no entiende nada, muchas veces ni le explican que ha hecho mal y mucho menos que deberia haber hecho en su lugar.

    Yo creo que castigar eficazmente es muy dificil, a la vista esta que muchos padres dicen que por mas que se enfadan y regañan y castigan el niño sigue igual. Entonces es para pensar que algo estan haciendo mal los que castigan y no el niño. No digo que no haya que castigar, pero el castigo debe ser explicado, especifico y ligado a una conducta concreta que es la que queramos cambiar y acompañado de una explicacion o representacion segun la edad de la conducta adecuada siendo esta reforzada positivamente.

    26 octubre 2010 | 15:06

  33. Dice ser AHA

    Batwoman :
    Veo que bajas al detalle, tendríamos que entrar en la definición de amistad, en la definición de padre, pero me temo que no tengo tiempo ni espacio (para empezar, tengo que ir a recoger a la niña a casa de la abuela y llevarla a casa).

    Niego que sea “un problema grande este de los padres-amigos”. Para empezar, porque lo practican sólo unos pocos. Para continuar, porque es beneficioso para la maduración de los hijos.

    La “generación horrible” de la que se habla más arriba, no es fruto de la amistad entre padres e hijos, si no del desapego, la escolarización temprana, la ausencia de los padres por el trabajo y la falta de destrezas parentales por parte de éstos.

    Me gustaría extenderme, pero hoy ya no puedo. Un saludo.

    26 octubre 2010 | 15:11

  34. Dice ser Yomisma

    Pues aunque hace unos años me hubiera parecido totalmente increíble, ahora estoy en contra de este “sistema” y de cualquier otro castigo que se pueda emplear. Podemos disfrazarlo de muchas maneras, pero no deja de ser un castigo. Cuando el niñ@ hace cosas que no nos parecen correctas, debemos investigar porqué, qué ocurre, y buscar alternativas que sean motivadoras, y no anularlo.
    Te animo a que leas información sobre disciplina positiva, y sobre otras líneas más respetuosas para acompañar a nuestros peques en su crecimiento.

    Un saludo muy grande

    26 octubre 2010 | 21:08

  35. Dice ser Zaragozana

    A mi, sinceramente, estar en contra de este “sistema” o “cualquier otro castigo que se pueda emplear”, como dice Yomisma y varios más arriba, (o cosas parecidas), me parece vivir en los mundos de Yuppie, por decir algo.
    Y no, no se puede ser “amigo” de tus hijos/as, no son tus amigos, son tus hijos/as. Y eso no significa que no puedas ponerte en su lugar o compartir muchas cosas.
    Y en cuanto a esta “generación horrible” a la que se aludía, Aha, no sólo es fruto del desapego y la escolarización temprana, (qué barbaridad éstó último, por favor), sino sobre todo es debido a no saber decir no cuando hay que decirlo y a no establecer límites claros, no enseñarles a responsabilizarles de sus actos, etc, etc.
    Yo, cuanto tengo que castigar a mi hija, lo hago, faltaría más, si no con este método con otro. Y no me parece mal intentar que paren un momento a recapacitar. Y si no, probemos a dejar que hagan lo que les de la gana, el resultado ya….

    26 octubre 2010 | 22:23

  36. Dice ser rosa

    HOLA AMIGOS:

    YO LLEVO LA SILLA CONMIGO,PARA TODO Y ME VOY A TODOS LOS SITIOS Y ME SIENTO MUY OGULLOSA Y ULTIL,PERO YO NO PIENSO ESTAR EN UN RICON, ME LLAMO ROSAFDEZ1@HOTMAIL.COM Y SOY MINUSVALIDA Y OS DIGO QUE EN ESTA VIDA TÁN DURADA HY QUE SEGUIR PARA DELANTE,SINO TE MUERES DE ASCO Y SI NOLO HACES TU NO TE LO VAN HACER NADIE..
    UN CARIÑOSO SALUDO DE.
    ROSA FERNANDEZ

    26 octubre 2010 | 22:41

  37. Dice ser Libre

    Leer esta entrada me ha inspirado para la entrada del día en mi blog, para tratar un tema que tenía pensado aunque un poco por encima, aunque al final poco o nada tenga que ver con lo que aquí has escrito, pero como los comentarios, que se van saliendo del tema para expresar nuestras ideas sobre la sociedad.

    http://miliberin.blogspot.com/2010/10/notas-difusas-sobre-la-educacion.html

    26 octubre 2010 | 23:22

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.