BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Clamando en el desierto

Foto de Hamed Saber (flickr)

Los niños no deberían sufrir determinadas enfermedades.

Un hueso roto por caerse del tobogán puede, tal vez también el rosario de gastroenteritis, catarros o enfermedades víricas sin demasiada trascendencia.

Pero el cáncer, las operaciones a corazón abierto, las enfermedades crónicas o degenerativas, todos esos síndromes de nombres imposibles, las dolencias que obligan a los transplantes…

Todo eso debería estar vetado en el mundo paralelo de los más pequeños.

Todo eso deberían reservárnoslo a los adultos. Que algo habremos hecho para ganárnoslas. Y si no ha sido así, que hay cosas que muchos no se merecen, al menos sabremos mejor bregar con ellas, o aguantarnos y resignarnos.

Ya sé que este post es un estúpido clamar en el desierto.

Pero es que a veces clamar en el desierto ayuda…

28 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Ojala pudieramos manifestarnos contra eso y que alguien nos hiciera caso, pero efectivamentes es clarmar en el desierto.

    01 septiembre 2010 | 08:34

  2. Dice ser Martola

    Un niño enfermo es lo más triste que una madre puede ver.

    01 septiembre 2010 | 09:05

  3. Dice ser bloodymery

    “Todo eso deberían reservárnoslo a los adultos. Que algo habremos hecho para ganárnoslas”

    Deberías desarrollar este párrafo. Porque un fumador sí puede estar provocando el tener un cáncer futuro, pero, por ejemplo, hay algunos que son pura genética. ¿Qué hemos hecho entonces de malo para tenerlos? ¿Nacer? ¿Ser hija/o de tus padres?

    Respecto a niños y determinadas enfermedades, conozco cierta religión que dice que hay personas que están “cumplidas” incluso antes de nacer.

    01 septiembre 2010 | 09:32

  4. Cierto lo que dices en tu post, pero por desgracia, la vida es así y muchas cosas pasan de una manera absurda y no encontramos explicación alguna. http://www.temasfemeninos.com

    01 septiembre 2010 | 09:38

  5. Dice ser AHA

    Quizá el dolor y la enfermedad forman parte de la vida. Si no existiera, nos perderíamos algo.

    Pero desde luego, el instinto natural es evitarlo.
    Ese instinto también es importante.

    Quizá también subestimamos a los niños. Quizá con el apoyo adecuado, con una crianza que fomente la salud mental en el niño, si el niño confía al 100% en sus padres, esté preparado para afrontar ciertos sufrimientos y salir crecido de la prueba. Y los padres también.

    La enfermedad como terapia…

    A mí, las enfermedades que más rabia me dan son las causadas por la propia industria de la salud.

    01 septiembre 2010 | 09:59

  6. Dice ser tontos

    Menuda gilipollez, la vida es la vida, aunque con frecuencia sea dura.
    Tampoco deberian existir las guerras, el hambre, le paludismo que tus pequeños no sufren, etc….

    Estamos, entonces en los mundos de yupi, jajjajajaja…. madura un poco.

    01 septiembre 2010 | 10:24

  7. Dice ser Mila

    Perdón, le dí a enviar sin terminar.

    Lo cierto es que cada vez que voy al Hospital Niño Jesus o al Doce de Octubre se me cae el alma a los pies.
    Saludos a todos.

    01 septiembre 2010 | 10:29

  8. Dice ser Mila

    Pues parece que no envie mi anterior comentario.

    Empiezo: Tengo una niña de casi 8 años, en la ecografía de las 20 semanas le diagnosticaron unos problemas renales que despues de su nacimiento terminó con la extirpación del riñón derecho y con el izquierdo funcionando al 45-50%, por lo que seguramente y a largo plazo termine con un trasplante.
    Como consecuencia de esto padece problemas de pancreas, diabetes, retraso de crecimiento, deficit de atención y unos niveles alarmantes de colesterol y trigliceridos.
    Sé que hay niños con problemas mucho más graves, pero es una autentica lástima el tener que estar continuamente llevando a un niño de médico en médico y de revisión en revisión, analíticas a diestro y siniestro, renogramas, ecografias, y un largo etc.
    Mi hija es una niña fuerte y que lleva su enfermedad con naturalidad y fortaleza, pero lo cierto es que cada vez que vamos al Niño Jesus o al Doce de Octubre se me cae el alma a los pies.
    Saludos a todos.

    01 septiembre 2010 | 10:34

  9. Dice ser sasha

    Hola,

    Nunca he posteado aquí, pero creo que el tema lo merece. Cierto es que gracias a Dios no he vivido ninguna de esas situaciones de cerca y que rezo por que no ocurra, pero muchas veces, nos sorprendería ver como esos peques afrontan esas situaciones, muchas veces con más madurez y entereza que los propios adultos…

    01 septiembre 2010 | 10:34

  10. Por desgracia, en este mundo ocurren muchas desgracias, y la mayoría de las veces, les ocurre a las personas que menos se lo merecen.

    01 septiembre 2010 | 10:44

  11. Dice ser sebaxone

    Lo peor no es la pésima situación
    económica, lo peor no es el denigrante estado social, lo peor no es el vergonzoso
    sistema educativo, lo peor no son los exagerados recortes sanitarios, lo peor es
    como nos engañan, mienten, roban y extorsionan la realidad y cuando nos demos
    cuenta en pelotas estaremos, ni para poder salir de España tendremos…,

    01 septiembre 2010 | 10:46

  12. Dice ser AHA

    Al que nos llama tontos:

    Lamento que tus padres te trataran mal de pequeño.

    El ser humano (grupo al que tú no perteneces) ha luchado contra la enfermedad, la muerte y la violencia, con los medios que tenía a mano (principalmente su inteligencia) desde que apareció en este planeta. Forma parte de la naturaleza humana.

    Un enorme ejército de buena gente ha utilizado su energía para hacer un mundo mejor, y acercarnos a esos mundos de yupi, si así los quieres llamar.

    Esa tendencia es lo natural, y lo contrario sólo es un pesimismo patológico, un miedo cerval a sentir emociones humanas, fruto de la dolorosa experiencia durante la infancia de la falta de atención por parte de los padres.

    01 septiembre 2010 | 10:52

  13. Dice ser Mama de 7

    Mas duro que un niño enfermo, que lo es, es una madre de familia enferma, con todos sus hijos deseando que no les abandone.

    01 septiembre 2010 | 11:01

  14. Dice ser Cathy

    Menudo mensaje más idiota. Nadie debería tener enfermedades. Ni niños ni adultos ¿Son los adultos menos personas?¿Tienen menos sentimientos?

    De todas maneras esa penita por los niños me suena hipócrita, en una sociedad en que se consideran objeto propiedad de los papis.

    Te recuerdo que legalmente es al único ciudadano al que se puede agredir físicamente y verbalmente algo que está prohibido con los adultos.

    Si un hombre pega a su mujer es un salvaje. Si pega a su hijo “algo ha hecho para mercerlo”

    No seamos tan hipócritas.

    01 septiembre 2010 | 11:07

  15. Dice ser YO

    MR, hoy no puedo estar más en desacuerdo contigo.

    Yo he padecido cáncer durante mi infancia y durante mi etapa adulta en diversas ocasiones.

    Primero, no creo que nadie se merezca un cáncer (salvo que sea un pederasta, violador o una barbaridad así). Es una enfermedad terrible que no se la deseo ni al peor de mis enemigos.

    La frasecita de “algo habrán hecho para merecerlo” si te refieres a la maldad de la gente, sobra.Si te refieres a los malos hábitos, yo no fumo, no bebo, como equilibradamente, etc. también sobra.

    Y segundo, habiendo experimentado la enfermedad en las dos etapas, yo que puedo hablar desde mi propia experiencia como niña enferma de cáncer y adulta enferma de cáncer, te garantizo que se vive mucho peor en la etapa adulta.

    En la infantil recibes cariño y protección por parte de la gente y el personal hospitalario con una intensidad brutal, que no recibes en la etapa adulta. Eso te hace senir bien, relajada e inyecta confianza, lo cual alivia muchísimo.

    Por otra parte, aunque sabes lo que es la enfermedad y que te puedes morir, no eres realmente consciente de que tienes el “otro mundo” pisándote los talones. De pequeño tienes como una especie de sensación de inmortalidad, lo vives como una etapa, no como un posible fín y las fantasías de la existencia de un cielo donde todo es precioso y tus abuelos te están esperando, te tranquiliza y borran el miedo al después de la muerte.

    De pequeño durante el tiempo que pasas en el hospital, no sientes que se te escape el tiempo encerrada en un hospital y que ese tiempo quizás sean los minutos de la cuenta atrás. No te amargas pensando en que no has tenido hijos, no te preocupa quién cuidará de tus padres cuando sean ancianos si tú ya no estás, no te duelen los éxitos profesionales que no te ha dado tiempo a vivir…

    En definitiva, no eres tan consciente gracias a la inocencia infantil y la protección de los que te rodean. Los que más sufren ante el cáncer infantil son los padres, te lo garantizo.

    Mi madre a día de hoy no se recuperó (y fué muchos años al psicólogo) y llora a diario al recordar la impotencia de no poder hacer nada por mí y el miedo que sintió al creer que me perdía. En cambio ahora, mientras estoy enferma, sufre de la misma manera, pero así que me curo no queda ningún trauma, simplemente el alivio de que se fué y no me llevó con él.

    Creo que tu artículo de hoy es muy desacertado aunque disculpable en una persona que no lo ha vivido (y por vivido me refiero a padecido en sus propias carnes). El cáncer no lo deben padecer ni niños, ni adultos, unos no lo merecen más que otros. El cáncer no debería padecerlo NADIE.

    Desde aquí, si me lo permites MR, quiero enviarles todo mi cariño, agradecimiento y admiración al equipo de oncología pediátrica del Clínico Universitario de Santiago de Compostela por haberme regalado una vida que continuar y tratado tan cariñosamente.

    01 septiembre 2010 | 11:39

  16. Dice ser Pabuscar.com

    Duele el alma ver a los niños enfermos.
    Buen post.

    http://www.irmedeviaje.com

    01 septiembre 2010 | 11:44

  17. Dice ser Cathy

    Yo.

    Tu mensaje es muy triste, pero si pudiera y fuera el foro normal te daría un punto por compartirlo con nosotros.

    Tienes razón al decir que es muy cruel la línea de “hacer algo para ganárnosla”. En un mundo occidental donde la mayoría de la gente está en contra de la pena de muerte para el peor criminal… nadie debe considerar que nadie se merece el cáncer: tortura y muerte.

    El cancer no busca malvados ni culpables: sucede. Y nadie se lo merece.
    Nadie se merece el sufrimiento y la muerte. Ni niños ni viejos.

    Me hace pensar en la novela de Camus “la peste” en la que el cura dice que la peste es un castigo de Dios por los pecados y el protagonista le pregunta que qué pecados cometió el niño.

    Mensajes como el tuyo nos enseñan a valorar lo que tenemos día a día. La salud y la posibilidad de seguir adelante, no quejarse por pequeñeces como: “mi compañero de uni consiguió llegar a jefe antes que yo” o “ya tiene hipoteca y yo no”…

    01 septiembre 2010 | 11:50

  18. Dice ser Jose Carlos

    No puedo estar mas de acuerdo contigo, mi niña tiene 10 meses y desde los 2 sabemos que tiene que ser trasplantada de hígado. El momento se aproxima ya, por suerte su madre le puede donar parte del suyo, asi que ya mismo estare con las dos personas que mas quiero en la mesa de quirofano. Saludos.

    01 septiembre 2010 | 11:51

  19. Dice ser Bellini

    La justicia no es parte de la vida y hay cosas que nos lo recuerdan constantemente: un hijo gravemente enfermo o la muerte de un hijo son ejemplos claros de cosas que no querriamos que sucedieran, pero suceden, y desear que no ocurran, que solo se pongan enfermos “los malos” y deseos por el estilo son eso, deseos, que se quedan en el mundo de los suenyos… y sonyar es gratis pero no es muy efectivo, siempre hay dias de bajon pero hay que seguir p’alante y de hecho cuando es un ninyo el que esta enfermo los padres podemos hacer mucho, la companyia, el carinyo, el positivismo que podemos transmitir les da una paz y un confort que raramente siente un adulto enfermo. Animo.

    01 septiembre 2010 | 12:11

  20. Dice ser suerte de corazon

    Jose Carlos

    Te deseo la mejor de las suertes 🙂

    01 septiembre 2010 | 12:49

  21. Dice ser Tia de sobrino

    Uf hoy estoy muy sensible para un post asi.

    No valoramos ni cuidamos suficiente nuestra salud cuando la tenemos, no nos damos cuenta que es nuestro bien mas preciado, damos por hecho que nosotros y los nuestros siempre estaremos sanos, pero no es asi. A unos les pasa antes a otros despues pero tarde o temprano todos tenemos que mirar la enfermedad de frente y no, nadie, lo merece.

    La posibilidad de ver sufrir de esa manera a un hijo mio es una de las cosas que me hace replantearme eso de ser madre….

    01 septiembre 2010 | 15:52

  22. Dice ser Futuro imperfecto

    Veo que ha gente a los que no les apena un niño enfermo. Les deseo de todo corazón que no tengan que ver a un hijo consumirse de una enfermedad que los médicos no saben diagnosticar. Les deseo de todo corazón que nunca tengan niños, porque no los merecen. Yo aún tengo al mio, ahora mide 1,90 de altura y es guapísimo, pero pudo quedarse por el camino, como otros niños. Nadie debería caer enfermo, desde luego, pero los niños menos que nadie.

    01 septiembre 2010 | 16:45

  23. Dice ser mama paso a paso

    Desde luego, es una de las experiencias más duras por las que una madre puede pasar. Aunque te parezca que “clamar en el desierto” no sirva de nada, por experiencia te digo que es todo lo contrario. A veces es tan poco lo que podemos hacer por ayudar a nuestros hijos contra su enfermedad que el único consuelo es compartir nuestra pena. Te aseguro que duele menos, a nosotras y de rebote a los peques. Ánimo!

    01 septiembre 2010 | 16:51

  24. “Ya sé que este post es un estúpido clamar en el desierto. Pero es que a veces clamar en el desierto ayuda…”

    No ayuda en nada y lo sabes ¿Por este post vas a descubrir la cura al cáncer, al SIDA, a las enfermedades congénitas a menudo mortales que se transmiten de padres a hijos? No, lo único que se puede hace es aceptar el destino y sobrellevarlo de la mejor manera posible.

    Lo que realmente me duele es que haya gente que mire hacia otro lado ante la tragedia evitable: el que haya “madres” que descarguen sus complejos asesinando a un bebé indefenso…

    01 septiembre 2010 | 21:13

  25. Dice ser AHA

    Madre Reciente tiene sobrada experiencia en este tema, como para darle lecciones sobre si clamar en el desierto le ayuda o no.

    Yo tengo un hijo de 29 años con parálisis cerebral, por un accidente que sufrió a los 6 años de edad.

    No recuerdo si clamaba en el desierto. Lo que sí recuerdo es que comprendí que el ser humano luchara a lo largo de toda su Historia contra el Horror, en lugar de “aceptar su destino y sobrellevarlo”.

    También comprendí que yo no me hubiera podido permitir dos meses de UCI infantil (con catéteres infantiles, respiradores infantiles, intensivistas infantiles que se sabían de memoria la cantidad de medicamento según el peso del niño, etc.), si no hubiese existido la Seguridad Social.

    Y comprendí que lo que practicaban aquellos intensivistas era la verdadera medicina: la lucha permanente contra la muerte o la pérdida de una función, de forma inminente, en tiempo real, y con la motivación añadida del tipo “especial” de paciente.

    02 septiembre 2010 | 08:30

  26. Dice ser Martola

    @ YO.

    Me ha impresionado mucho tu comentario y también me ha ayudado el leer la opinión bajo ambos puntos de vista. Y de lo que dices además de brindarte todo mi apoyo, estoy de acuerdo en todo.

    Pero lo que me gustaría destacar es tu comentario sobre, el dolor de una madre teniendo un hijo/a con cáncer. Yo creo (a lo mejor lo interpreto mal), que el post de hoy habla sobre ese dolor.
    Al considerar a los niños como personitas inocentes, sin maldad, que no entienden todavía la magnitud de su enfermedad, eso bajo mi punto de vista es lo que más duele. La impotencia de una madre ante estos casos, debe de ser bestial.
    No hablo bajo el egoísmo de “soy madre, no quiero sufrir”, hablo bajo el punto de vista “soy madre y no quiero ver a mi hijo sufrir”.

    En fín, pienso que es muy triste, lo más triste, tanto si tu hijo tiene 4 años como si tiene 34.

    02 septiembre 2010 | 10:44

  27. Dice ser Martola

    Desde que soy madre me doy cuenta de lo vulnerable que me he vuelto.

    Para mí la idea de la muerte era cuestión de tiempo, destino, ahora es una continua angustia pensar que me puedo morir en cualquier momento y que mi hija crecerá sin madre.
    Repito, no por el egoísmo de “no quiero morir” sino por el hecho de que me entristece hasta el infinito, que un niño/a no crezca con sus padres.

    02 septiembre 2010 | 10:53

  28. Dice ser Tutorial Manual

    De acuerdo contigo. Son enfermedades muy difíciles que no deberían tener los niños quienes a tan corta edad tendrían que estar en el parque jugando junto a sus amigos.

    Me gusta mucho tu blog, espero participar constantemente en él. Saludos.

    14 septiembre 2010 | 22:16

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.