BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Niños y niños

En un post reciente,las guerras de los parques, Celia (una lectora habitual del blog) contaba en los comentarios algo que me indignó:

Lo más grave fue una vez que una niña de unos 8 años andaba como dueña y señora de esa “selva de cuerdas” por donde tienen que ir pasando, y yo había subido a Pamela para que jugara con críos de desarrollo normal, y claro ella es muy lenta, y la niña le empezó a decir que se fuera y acabó empujándola con el pie; no me dio tiempo a levantarme, Nayeli llegó corriendo y le soltó una bofetada a la otra que la empotró contra las cuerdas, y cuando iba a devolvérsela no sé de donde demonios salió Alesa que la enganchó de los pelos. Tuve que hacer malabares para bajarlas de las cuerdas, primero a Pamela, que tenía miedo que acabaran pisándola o algo, y luego a las otras dos que parecían fieras. Y encima vino la madre de la otra, toda ofendida, después de verlo todo, que la culpa era mía por traer a una “niña deficiente” a un parque “para normales”, que no debería traerla. Uy, ahí me encendí y le dije de todo, lo más suave fue que la anormal era ella y su hija camino de serlo, y que como volviera a insultar a mi hija le iba a reventar la boca. Eso fue lo único que me pasó, por lo demás siempre bien en el parque. Un saludo.

Celia(mamá de Nayeli, Pamela y Alesa)

Y eso me ha recordado que en los comentarios de otro post bastante más viejo Celia me pedía que hablara un día sobre la relación de los niños con otros niños con algún tipo de discapacidad.

Pues aquí lo tienes.

La verdad es que a día de hoy me resulta muy difícil afrontar ese tema como madre. No tengo aún experiencia al respecto. Imagino que cuando el peque lleve unos meses en el cole podré escribir sobre el tema desde mi punto de vista materno.

Lo que sí puedo es hablar sobre mi experiencia como niña, que se limita a tres casos. Y que no fueron demasiado afortunados.

En mi cole, en los primeros años de EGB (podía tener unos 6 o 7 años), durante curso y medio vino una niña a la que le pasaba algo. ¿El qué? No lo sabré nunca. Ni siquiera recuerdo su nombre.

Entró nueva en una clase de niñas que ya se conocían desde hacía algunos cursos, lo que ya es un handicap, pero además hablaba poco (no la recuerdo haciéndolo), no se relacionaba demasiado con nadie, tenía algunos comportamientos extraños y tendencia a babear un poco. Era uno o dos años mayor que las demás.

Creo que la pobre no lo pasó muy bien. Un día desapareció misteriosamente y nunca más se supo.

También eran otros tiempos, en mi cole de monjas no tuvo ningún apoyo. De hecho probablemente querrían quitársela de enmedio.

Ahora hay programas de inclusión estupendos en muchos centros con excelentes profesionales que trabajan con los niños que lo necesitan.

Además tengo un familiar tirando a lejano del que hace muchísimos años que no sé nada (ni de él ni de sus padres), que tenía síndrome de Down. Recuerdo coincidir con él en algunos cumpleaños pero no jugar juntos demasiado. También es cierto que era varios años mayor que yo.

Y otro familiar, también lejano, tenía dos hijos sólo un poco más pequeños que yo. Uno de ellos apenas hablaba y jamás se separaba de sus padres. Yo me dedicaba a jugar con su hermano. Tampoco sé lo que tiene ni lo sabré, ya que hace muchos años que no tenemos relación ninguna.

En ninguno de los tres casos se dignaron los adultos a explicarme qué pasaba ni a animarme a jugar o relacionarme con ellos.

No movieron un dedo, tal vez pensando que una niña pequeña no se daría cuenta de que pasaba algo, tal vez por vergüenza, tal vez por desconocimiento. Vete a saber…

Dicen que nos niños pequeños son crueles entre sí. Sobre todo con aquellos que son diferentes. No lo creo así.

Me parece que en estos casos los adultos tienen que intervenir: explicar con naturalidad a todos los niños, discapacitados o no, la situación para que sepan cómo manejarse entre ellos y puedan jugar, educarse y disfrutar juntos, velando además para que así sea.

Al menos eso es lo que yo habría agradecido en mi niñez y lo que haré como madre.

60 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser lula

    Desde hace unos 15 años, los niños con y sin discapacidad van a los mismos coles, y esto ha facilitado la normalización de la situación. Pero no basta con que se acostumbren a verse: los adultos deberíamos intervenir para facilitar la relación. Al menos hasta que los papis sean esa generación que ya no se ha criado en apartheids.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser lilith_yo

    Hola a tod@sLlevo mucho tiempo leyendo este blog y nunca había escrito pero hoy se ha tocado un tema que me toca muy de lleno. Soy discapacitada, voy en silla de ruedas, y por supuesto fui niña. He de discrepar en la crueldad de los niños, los niños son crueles, pero si estoy de acuerdo en que tambien depende de como se les eduque. Tengo 34 años y cuando empecé el colegio allá por el año 78 en prescolar, no habia ningún tipo de programa de adaptación para niños con discapacidad pero tuve la inmensa suerte de tener unas profesoras tanto en el parvulario como en la EGB que supieron integrarme en la clase y hacer que el resto de niños me aceptara, así a mis amigos de aquella época se les “olvida” que voy en silla y siempre me trataron como otra niña mas ni mejor ni peor. Así que tuve una infancia muy féliz y nunca sentí rechazo. La educación es fundamental en estos casos y por desgracia no todo el mundo es consciente de ello. Saludos

    30 noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser Sopita Seca

    Lo de que los niños son crueles yo diría que sí y no.Creo que cuando somos pequeños respondemos de diferentes formas a lo que nos sorprende y es nuevo. Con curiosidad o con miedo, incluso llegando a ser crueles. Pero luego está como nos enseñen a llevarlo.Con 4 años en la consulta el médico yo vi a un niño con Sindrome de Down. Me fui directa al niño y le empecé a preguntar si era chino. Fue su madre la que me dijo que no, que era un niño diferente y especial y casi me convenció hasta que el niño dijo algo y le dije a la madre: ¿ves como es chino? Mi madre quería que se la tragara la tierra pero la madre del niño se rió muchísimo. Imagino que se lo tomó a bien por que tampoco es que lo hiciera con mala leche, era desconocimiento.Y mi hermana, tenía una amiguita mulata en el parque con la que no quería jugar. Ya después de mucho insistirle mi madre, mi hermana le dijo que no quería jugar con ella por que la iba a manchar. No se que explicación le daría mi madre, pero debió de ser buena, ya que hasta hace pocos años fueron grandes amigas :-)Quizá si no hubieramos aprendido que hay que respetar todo, nuestro comportamiento más adelante hacia niños que veíamos diferentes hubiera llegado a ser muy cruel.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  4. Dice ser AnaMG

    Lo diferente siempre ha entrado mal, por decirlo asi, todo lo que se sale de lo normal acaba siendo la diana de algunos niños, que acaban arrastrando a los demas. Ya sea porque el niño es muy rapido de mente o porque sea mas lento.Yo espero que mi hijo sea capaz de aceptar a todo el mundo por igual. Y sobre todo espero que llegada la situacion yo sepa explicarle lo mejor que pueda sobre estos niños especiales, hacerle ver que son niños como el y que para jugar no hay diferencias.Los niños es cierto que pueden ser muy crueles, pero tambien pueden ser muy tolerantes. Quiza el que es cruel lo es porque no comprende o se siente incomodo y no sabe como comportarse. A lo mejor solo es cuestion de ayudar a estos niños a comprender a estos niños especiales y a quererlos. Porque un niño con una gran capacidad de compresion y empatia siempre tendra abiertos los brazos a cualquier amigo, sea como sea.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  5. Dice ser Demadrid

    Buenas,Mi recuerdo de infancia (dado que no soy madre) es de mi primer colegio, fuí a un colegio de monjas dónde había niños con deficiencias totalmente integrados con los demás alumnos, estos chavales, tenían un aula de apoyo. Yo recuerdo con especial cariño a una niña llamada Lucía, no se le notaba físicamente su deficiencia, hasta que unun día sin querer la hice daño de alguna forma y nuestros padres nos separaron.Con respecto al comentario de colegio de monjas, era el único colegio de la zona que permitía la inclusión de estos niños “especiales”, ningún otro centro, ni católico ni laico, lo permitía.Y de hecho es un centro bastante conocido por la zona, y dónde los antiguos alumnos, siguen llevando allí a sus hijos.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  6. Dice ser Igoma

    Hola. Ya he comentado alguna vez que tenemos un amiguito de 15 años que es autista, es el hermano de una amiga de mi hijo. Cuando le conocimos mi hijo tenía 5 años, y por supuesto me preguntó porque era “así” Iván. La hermana del niño, también de 5 años, le explicó sin dejarme hablar que su hermano era diferente porque “necesitaba su espacio”, ya está, el tiempo ha hecho que mis hijos sepan cual es “ese espacio” y le meten en sus juegos sin problemas. Nadie ha hecho un drama del tema y mis hijos crecen aprendiendo las diferencias entre la gente: aquí incluyo a otras etnias, a gays, a discapacidades físicas o mentales, altos, bajos, rubios…ya me entendeis. Pero es dificil por los padres de los demás, nunca por los niños que son mucho más intuitivos que nosotros para detectar buena o mala gente. Eso es lo que importa.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  7. Dice ser vanessa

    Éste post me hace recordar algo que pasó a primeros de curso en la clase de mi peque.Mi hijo está terminando preescolar,tiene 5 años y el año que viene empieza primaria.En septiembre del año pasado me llegaron oídas de que en la clase de David (mi hijo),entraba un nuevo alumno con dificultades psíquicas,las mamás que hablaban en corrillo no se referían a él como yo lo he hecho,sino que decían que entraba un “retrasado”,ellas no estaban de acuerdo porque decían que un niño así no debía de estar con niños “normales” que los iba a retrasar en el curso (fíjate tú que con 5 años van a terminar la tésis doctoral….)Yo soy mucho de ir a mi aire,no me implico demasiado con las mamás del cole porque debido a mi carácter choco mucho con la gente,digo las cosas tal y como las pienso y éso no está muy bien visto…Después de una semana escuchando comentarios ya tuve que saltar y preguntarles directamente que se supone que es un niño “normal” para ellas,porque no entendía el rechazo que podían sentir por un niño que ni siquiera conocían.A lo que me respondieron que un niño normal era uno como el mío o los suyos.Dejé el tema porque se me iba a calentar el pico y me conozco…Yo he tenido la suerte de conocer a ése niño,es cierto que tiene dificultades pero es un niño dulce,educado,amable,compañero e inteligente a su manera.Dentro de sus limitaciones es perfectamente consciente de lo que le ocurre y que es diferente,pero ello no significa que sea menos válido.David le quiere mucho y fué uno de los primeros de su clase en aceptarlo en su círculo,mi hijo sabe que su amigo es especial y me enternece ver cómo le ayuda en lo que puede.La gente tiende a apartar lo diferente de su alcance,tal vez porque no entiendan que al fin y al cabo,lo que realmente importa es que somos seres humanos.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  8. Dice ser miriam

    Desde que tengo uso de razón, mis padres (gracias) me enseñaron que no hay nadie mejor que otro por sus capacidades físicas o intelectuales, si acaso se puede clasificar a la gente en “buenas o malas” (esto hay que explicarlo con muuuucho cuidado).Eso intento yo con mis hijos, les digo que hay gente alta, baja, gorda, rápida…porque todos tenemos nuestras caracterísiticas que nos hacen ser especiales.Eso no quita que si alguna vez ven algo que les resulte extraño por ser la primera vez que lo ven, me pregunten por ello pero nunca riendose de nada ni nadie.PS- Recuerdo la primera vez que vieron una persona de color, que se quedaron con la boca abierta y me dijo mi hija: ¡mira mamá, una niña marrón! 😉

    30 noviembre -0001 | 00:00

  9. Dice ser Mape

    Mi caso no es que sea una discafacidad, pero desde hace 2 meses, mi hijo de 4 años tiene que llevar gafas, tiene hipermetropia y astigmatismo, por lo tanto seran para siempre. Mi marido y yo llevamos gafas, yo empece a llevarlas con 13 años, pero mi marido las lleva desde los 3 años. Cuando me entere me dio lastima y pense en mil cosas y una de ellas era lo crueles que pueden llegar a ser los niños, con estos temas. Por ahora en su clase ya son tres niños los que llevan gafas, por lo tanto les parece algo normal, pero como bien dice el blog hay niños y niños.

    05 junio 2009 | 09:25

  10. Dice ser Lidia N/R

    Tú dices:”Dicen que nos niños pequeños son crueles entre sí. Sobre todo con aquellos que son diferentes. No lo creo así.Me parece que en estos casos los adultos tienen que intervenir: explicar con naturalidad a todos los niños, discapacitados o no, la situación para que sepan cómo manejarse entre ellos y puedan jugar, educarse y disfrutar juntos, velando además para que así sea.”Pues te contradices y te constestas tú sola. Los niños, y los adolescentes, son MUY CRUELES entre sí. Yo he sido monitora en campamentos y actividades muchos años y es verdad. Además para un niño que sufre la “crueldad” de los demás, incluso el silencio puede hacerle daño. Por eso es tan importante la aportación y la mediación del adulto.Yo he conocido varios casos, como niña y como monitora, y no estoy segura nunca de haber sabido estarde la manera más adecuada; así que ahora completo mi formación porque no quiero perderme a ninguna de las personas que pueda conocer a partir de ahora.

    05 junio 2009 | 09:26

  11. Dice ser mami feliz

    Me ha encantado el texto de hoy.La verdad es que nunca me lo habia planteado. Yo tampoco he tenido ninguna experiencia cercana, solo del hijo de unos amigos de mis padres, cuando yo era pequeña, y lo unico que recuerdo es que se pasaba el dia jugando con un palito, pero era mucho mayor que yo y no me relacionaba con el demasiado.Creo que hoy me has dado una lección. Cuando estemos en una situación así, creo que educaré a mi hijo como tu lo harás. Es lo mejor, porque yo tambien pienso que los niños no son crueles, que son esponjas que absorben todo lo que sus padres les enseñamos.

    05 junio 2009 | 09:31

  12. Dice ser Asteartea

    Lidia N/R, ahí no hay ninguna contradicción, son dos frases completamente consecuentes.Por otra parte, ¿cómo no van los niños a sentir miedo frente a lo desconocido? ¿cómo no van a actuar con violencia si es lo que ven a diario en todas partes?Racismo, violencia de género, discriminación por cualquier rasgo físico, por tu procedencia, por tu sexo, por lo que eres…es el pan nuestro de cada día, ¿por qué iban a ser los niños diferentes si son esponjas capaces de absorber todo lo que ven a su alrededor?Que nadie me confunda, no lo justifico, pero es que no basta sólo con explicarle a un niño qué es lo correcto, también hay que predicar con el ejemplo. Creo que hace algún tiempo en este blog leí que a los niños se les pide que compartan todos sus juguetes con los demás, pero que no le pidas a un adulto que le deje su blackberry a otro porque no lo hará. No dejamos de transmitir mensajes contradictorios, no se puede pretender que los niños sean angelitos si se les dice que compartan una vez y ellos ven mil veces que los adultos no comparten nada.No tiene una solución fácil, pero hay que ser conscientes de estas cosas para aportar lo máximo que se pueda, al fin y al cabo lo único que se puede hacer es intentar hacerlo lo mejor posible con nuestros hijos.

    05 junio 2009 | 09:41

  13. Dice ser Loira

    Y cual crees que sería la forma correcta de explicarle a un niño que otro niño tiene un desarrollo diferente al suyo sin ofender a los padres del otro niño?Hay muchos padres susceptibles, y a veces, por no querer ofender no sabes como actuarRecuerdo en el viaje de fin de curso de egb, nos comentaron que iba a venir con nosotros Javi, un chico que tenía dos años más que el curso, tenía ataques de epilepsia y deficiente mental, y nos enseñaron a qué hacer y como reaccionar ante un ataque de epilepsia. La verdad es que nos acojonamos, pero uno de los días, le dió un ataque y estuvimos todos muy atentos llamando a su madre, que vino con nosotros lo atendió y todo fue bien. Tambien tengo un grato recuerdo (aunque vago) de una niña (no sé si era mayor o no, para mí era una niña con la que jugar) con sindrome de Down, yo era más pequeña que ella, pero me sentía protegida, a veces un poco agobiada, pero tengo un recuerdo agradable de ella.

    05 junio 2009 | 10:01

  14. Dice ser Bubbles

    Tengo una niña de 4 años con discapacidad, pero se nota sólo en su actitud, no en su físico. Vamos todos los días al parque. He de decir q nunca hemos tenido problemas por ello, aunque sí es cierto q a veces veo cómo algunas mamás miran a mi hija o a mí con cara de “probecita”…algo q yo no entiendo. Me siento la mujer más afortunada por tener a mi hija, y yo no quiero compasión sino comprensión. Hace poco tuve un día malo en el parque. Unos niños empezaron a dar de lado a mi hija porq no seguía sus instrucciones, yo les intenté explicar q era más pequeña q ellos y la contestación fue: “Sí pero ya tiene 4 años…” a lo q no supe q contestar. Ese mismo día, mi hija echó arena a otro niño en el pelo, (algo frecuente últimamente en mi hija y el resto de los niños) y vino la madre corriendo y jurando… Cuando me fui a casa estaba bastante echa polvo y le dediqué mucho tiempo a pensar en cómo actuar la próxima vez q ocurriera, porque, desgraciadamente, volverá a ocurrir. Llegué a la conclusión de que lo mejor es explicarles a los niños q a mi hija le cuesta más, que intenten tener paciencia con ella y q si algo les molesta se lo digan tranquilamente. Pienso q lo mejor es informarles para q no miren a los niños con discapacidad como bichos raros, sino como niños, especiales, pero niños. Respecto a la reacción de la madre, su problema.Un saludo, me encanta este blog.

    05 junio 2009 | 10:03

  15. Dice ser ana 72

    Los niños no son crueles, es la educación que reciben. Si sus padres descalifican a la gente cuando sale en la tele o por la calle, el niño tb lo hará, pero si los padres le explican que no pasa nada por ser negro, o por ir en silla de ruedas o poque ese niño tiene sindrome de down, a ellos les importa un pito , siempre y cuando jueguen con ellos, Hay un anuncio de un coche, de un niño que le pregunta a su padre si sabía que su amiguita era negra y el padre responde que sí y el niño dice que él no lo sabía…porqué? porque ni se lo había planteado, a partir de ahora empezarán las diferencias pero no por los niños si no por los mayores que son los que contaminan a los niños, un niño hace lo que vé de los mayores, una pena pero es así.Luego ya, la adolescencia es un momento muy duro y depende de tu personalidad serás más o menos agresivo para lo diferente , ante todo la inseguridad es lo que hace que la gente sea mala con los que son distintos a ellos.Un saludo

    05 junio 2009 | 10:03

  16. Dice ser eta

    dame una Edame una Tdame una Atoma una bomba por generosocomo me gusta un periodico como el de 20 minutos que no censuran comentarios de izkierda jajaja eso si…derexosos que se abstengan de escribir jajajaajaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    05 junio 2009 | 10:06

  17. Dice ser Ali

    Yo he vivido dos situaciones de este tipo, una como niña y otra como adulta y las dos con buen final.De pequeña, en la EGB había una niña de un curso inferior que tenía síndrome de dawn y en este caso estaba muy apoyada por los compañeros, que jugaban con ella y la protegían muchísimo, y a la hora del patio nosotras que eran mayores la cuidábamos como si fuéramos su hermana, creo que más bien era la niña más mimada del cole.Luego siendo ya adulta, celebramos la fiesta de aniversario de la niña que cuidaba, y vino un niño que es autista y los demás niños jugaban con él aun viendo que el no les hacía demasiado caso. En ningún caso le hicieron sentir diferente y eso que la mayoría de niños no lo conocían de antes.Creo que los padres tienen mucho que ver en como reaccionarán sus hijos ante estas situaciones. Si se les enseña respeto, los niños serán respetuosos, si no se les enseña nada simplemente no sabrán que hacer en cada situación y quizás sean crueles o quizás no.

    05 junio 2009 | 10:06

  18. Dice ser tddp

    lo diferente resulta extraño, y a veces lleva directamente a la violenciaporque ese relato es estremadamente violentosi el desprecio por su discapacidad es una patada, la reaccion es mas violenta aun, dios contra unoa esas edades se actua bastante por impulso, y las madres lejos de dar ejemplo incitan a la proxima, con descalificaciones e insultosuna forma mas ligera de agredirse violentamente pero sin llegar a los guantazos, patadas y tirones de peloigual las ganas no faltaronuna EXPERIENCIA mas que contar, sobre la violencia de las que educas, tu amigas estaran contentas de escucharloy las niñas, contaran esa EXPERIENCIA como parte de su vida a otras amigas, quiza como un logro

    05 junio 2009 | 10:24

  19. Dice ser Kyo

    Yo aprendí a no discriminar viendo un comportamiento de un profesor que me horrorizó.En mi colegio (público) había un chico algo mayor que yo que iba en silla de ruedas. Por supuesto el colegio no estaba adaptado (eran los primeros años 80) y si le tocaba un aula del segundo piso tenía que subir con ayuda de unas muletas, de su hermano pequeño y de algún amigo hasta la clase. Nunca bajaba al recreo.Un día hubo un aviso de bomba (falsa como se vio después) mientras daban clase. El profesor que estaba dándole clase en ese momento echó a correr escaleras abajo sin importarle qué hacían sus alumnos en general y este chico en particular, empujando a los alumnos que encontró en la escalera (entre ellos a mí) para llegar a la clase de parvulitos en la que estaba su nieta y sacarla. Al chico de la silla de ruedas le bajaron entre varios compañeros a la sillita de la reina, y ningún profesor se preocupó de si salía o no. No sé qué hubiera pasado si en vez de ser un aviso de bomba hubiera sido un incendio.Ese profesor que le abandonó a su suerte era además físicamente muy grande, con lo que el espectáculo de verle huir sin importarle sus alumnos fue aun más bochornoso.Durante semanas los alumnos no hablamos de otra cosa, y sólo me consuela el hecho de que al profesor le resultó evidente el desprecio general del alumnado (aunque no estoy segura de que le importara). Eso sí, ningún profesor ni padre se quejó (no sé si los padres del chico se quejarían).En la clase de mi hijo (3 años) hay un chico con dificultades en el habla, aunque sin discapacidad intelectual, que hace daño a los compañeros sin querer, porque como no se expresa bien, les agarra o les empuja para hacerse entender. Yo, desde el primer día, he intentado que mi niño comprenda por qué su amigo se comporta así, y que debe ayudarle y perdonarle, porque no le hace daño a proposito, y que a este niño se le da peor hablar, igual que a los demás se nos dan peor otras cosas. Otras madres, en cambio, le han catalogado como “el malo de la clase” y han dicho a sus hijos que se mantengan alejados de él. Supongo que querrán que sus hijos de mayores se comporten como mi antiguo profesor, yo desde luego no.Un saludo.

    05 junio 2009 | 10:32

  20. Dice ser Isabel

    Yo, gracias a Dios, tengo unos padres que en ese aspecto (y en los que se refieren a respetar al prójimo) nos han educado a las mil maravillas.He tenido la suerte de tener amigas en mi colegio con algún tipo de discapacidad y he tenido la inmensa fortuna de tener la cabeza suficiente como para darme cuenta de que me han dado 100000 vueltas a mí, la “normal”.Echo mucho en falta que en los colegios se fomente la asistencia de los niños con alguna discapacidad. Por mi propia experiencia, no me han retrasado en mi educación, la han hecho, si cabe, más rica.Espero ser capaz de inculcarle a mi hija los mismos principios que me inculcaron mis padres, porque de verdad, les doy un 10.

    05 junio 2009 | 10:35

  21. Dice ser bebes

    Pienso que el desconocimiento sobre este tema es casi absoluto. Los padres no sabemos cómo afrontar una discapacidad hasta que nos toca. Si no nos toca nunca, seguimos inmersos en la ignorancia.Pero la ignorancia no sólo afecta a los padres: las instituciones se están poniendo las pilas pero les queda mucho por recorrer. Por no hablar del personal sanitario.El otro día se publicaba la noticia de un licenciado universitario con síndrome de Down. Creo que derribó muchas creencias erróneas. Al igual ocurre con el autismo: ese gran desconocido.Espero que se siga trabajando para mejorar la calidad de vida de estos niños que tienen mucho que ofrecernos aunque el esfuerzo que tengan que realizar sea mayor.

    05 junio 2009 | 10:36

  22. Dice ser belytp

    de como son y actuan los niños, la culpa es de los padres, segun los educan, en mi caso un dia mi hija jugaba con 3 amigas una de ellas le dio una bolsa de gusanitos, y una de las madres cuando la vio con los gusanitos le dijo esos gusanitos son de Lucia y se los quito, a todo esto lucia le dijo, yo se los di….. o cuando uno de ellos le dice a otro niño. tu no juegas y la madre mira y se rie…. yo si es mi hija en ese momento me levanto y le digo no cariño, aqui jugais todos…y eso de ir reñir con otras madres para defender al niño menudo ejemplo.

    05 junio 2009 | 10:51

  23. Dice ser Superwoman

    Lidia, yo creo que los niños no son crueles. Sí que son sinceros, es decir, si ven un elefante rosa con lazos en medio del salón no van a ignorarlo, te lo van a describir con todo lujo de detalles. Y lo mismo con una minusvalía, con la vejez, con lo que sea… Cuando aparece la crueldad, es cuando en casa han escuchado según que tipo de cosas.Mira, yo en la guarde de mi hija colaboro de manera puntual. Los niños desde el primer momento me dijeron que “hablaba raro” y les parecía divertido. Soy la primera en reconocerlo, ya está… el problema viene cuando de repente un mocoso de esa edad (cinco años) te suelta que “te vuelvas para tu tierra” literal… Eso da por seguro que no se le ha ocurrido a él solito.PS: SB y SG no son minusválidos, pero sí son especiales. Vienen de una familia “rara” cos costumbres “raras”… más o menos, con un poco de voluntad por parte de niños y mayores nos vamos “integrando”. Pero la reacción de los adultos es la que favorece o dificulta esa integración, creo que a eso es a lo que se refiere MR. Si nosotros lo vemos como algo natural, así lo verán ellos. Si nosotros reaccionamos envaradamente, pues ellos también. Y como en el ejemplo de Celia, si la madre no respeta a la persona que tiene delante, la considera inferior, pues la niña de ocho años, lo mismo…Un supersaludo

    05 junio 2009 | 10:55

  24. Dice ser belytp

    con respecto a lo q dices del colegio de monjas, eso de q lo q querian era desacerse de el, no deberias hablar sin saber, yo estudie en un colegio de monjas, y habia una clase de apoyo para estos niños, nos involucraban a jugar todos juntos, y , ademas habia niños sin dinero, el colegio les ayudaba , les regalaban los libros, e incluso dormian y comian en el colegio gratis.asi q por favor ya esta bien

    05 junio 2009 | 10:55

  25. Dice ser Marisa

    La verdad es que este post es de los que te hace reflexionar. Mi nena ha cumplido un añito y apenas tiene relación aun con niños de su edad ya que no he necesitado todavia llevarla a la guardería. Pero espero ser capaz de enseñarla día a día que hay que comportarse igual con todo el mundo, con el mismo respeto y educación que ella quisiera para si misma. Recuerdo una vecina algo mayor que yo. Cuando vino a vivir a nuestra comunidad las demás niñas notamos que era “diferente” pero no nos importó. Además, después descubrimos que esa niña era especial, pero no por su discapacidad, sino porque era capaz de pintar los más hermosos oleos que he visto nunca. Algo que ninguna niña del grupo éramos capaces de hacer. Y hace un par de años trabajé con una persona con cierta minusvalía psíquica, pero que en mi vida he visto una persona que le echase más ganas e ilusión al trabajo. Estaba siempre dispuesto, y enseguida se ofrecía a ayudarte a cualquier cosa que necesitases. Si todos trabajasemos con las ganas y el entusiasmo de ese chico, seguro que saldríamos de la crisis prestándoles yuanes a los chinos.

    05 junio 2009 | 11:25

  26. Dice ser Curra

    Yo me di cuenta del peso de la discriminación cuando estaba en el cole. Era de monjas, y una de las chicas tenía un hermanito con solo tres dedos en cada mano. En clase de música, la monja le dijo a la chica: Quién te ha ensenado a tocar la flauta? tu hermano? Y algunas chicas se rieron, pero las otras nos quedamos congeladas.Esa crueldad me hizo sentir tan mal, que pensé que nunca caería en nada así.Ahora tengo un hijo con autismo y una hija neurotípica, y me aterra que tengan que encontrarse en esas situaciones. Sé que las vivirán, solo espero que mi hija sea lo suficientemente fuerte para contestar y no avergonzarse de su hermano, y mi hijo tan fuerte como para no rendirse.Sí que creo que los peques pueden ser crueles, y creo que los adultos somos quienes tenemos que educarlos para que no lo sean y respeten a los demás. Pero los bebés ya muerden y aranan para salirse con la suya. Si no se les ensena que no, pues encima se divertirán haciéndolo :-(Me encanta este blog!

    05 junio 2009 | 11:32

  27. Dice ser otra mamá

    A mí también me ha gustado mucho el tema de hoy, porque ciertamente es algo que no me había planteado. Mi nena tiene 17 meses y no llevamos demasiado tiempo en esto de los parques, por lo que no ha surgido ninguna situación de este tipo. Pero, claro, me has hecho pensar, ¿cómo debo explicarle a mi niña si un día está jugando con otro niño que tenga alguna discapacidad física o intelectual qué es lo que pasa? Yo creo que mientras no surja ningún “conflicto” entre ellos no le diré nada, porque creo que lo mejor es actuar con normalidad, y si surge, pues intentaré explicarle que tiene que tener paciencia con ese niño porque aprende más despacio, o porque no puede hacer todavía muy bien lo que sea, … no sé. Me preocupa un poco no saber explicarle de una forma sencilla lo que pasa para que lo pueda entender pero sin simplificarlo tanto que pueda resultar “ofensivo” para el otro niño o su mamá. Me gustaría oir de alguna de las mamás que leeis esto y que teneis hijos con alguna discapacidad, cómo os gustaría que otra mamá explicase la discapacidad de vuestro hijo al suyo.Saludos

    05 junio 2009 | 11:35

  28. Dice ser lula

    Yo trabajo con adolescentes con discapacidades físicas, y tengo que confirmar que los niños son muy crueles. Más que los adolescentes. He visto como muchos niños “respiraban” al salir del colegio, pese a la jungla que pueda llegar a ser un instituto y lo difícil que es la relación con el cuerpo en esta época.Y en los colegios de monjas pasan de ellos un montón, les tratan de manera humillante. Conozco tres casos y los tres fueron igual. En la pública lo hacemos “un poquito” mejor (está claro que tenemos que mejorar también)

    05 junio 2009 | 11:36

  29. Dice ser Emma

    Mi experiencia, es buena en este sentido, hemos tenido la suerte de que en el colegio de mis hijos, hay enseñanza integrada.Así que, desde pequeños, han estado con niños con síndrome de Down, la primera vez que mi hija preguntó que le pasaba a su amiga, se lo preguntó directamente a la madre de la niña, que la explicó ” que su cerebro, trabajaba un poco mas lento”, la niña, lo entendió sin ningún problema, y no le dió mas importancia, es su amiga, iguál que cualquier otra niña.A los compañeros que tienen gafas, pues como que ella también quiere…que le gustan dice.Creo que si educamos a los niños en la normalidad, y les explicamos las cosas con naturalidad y sin tapujos ni cosas raras, no tienen por que darse malos rollos entre los niños.

    05 junio 2009 | 11:49

  30. Dice ser Raquel

    No creo que los niños sean crueles de pequeños porque sí, más bien creo que viene dado de la educación que reciben de sus padres, si sus padres son intolerantes, con mucha probabilidad, sus hijos también lo serán, los niños no desarrollan una maldad propia hasta que no son más mayores y dependerá mucho de la educación perdibida desde su más tierna infancia. Yo soy madre, tengo mellizas, dentro de dos meses cumplirán ya sus tres añazos, van a la escuela infantil desde los 4 meses, así que toda su vida, en la escuela hay servicio de atención temprana para los niños que tienen algún tipo de deficiencia, hay alguno con síndrome de down (no en su clase pero los hay), en la clase de una de mis hijas hay una niña con un problema, exactamente no sé cómo se llama su síndrome, pero la niña es un año más mayor que mis hijas, es “repetidora” por así decirlo, también hay una niña con dos “mamás” y creo que si a mis hijas las educo desde la tolerancia y ven con total normalidad estas circunstancias y les explico que con la niña con “problemas” hay que tener más cuidado y jugar más suavemente, aunque sea mayor, no veo que vaya a haber ningún tipo de intolerancia, más bien todo lo contrario. Los niños aunque sea pequeños, atienden a todo, se dan cuenta de todo y no les debe de parecer raro que una niña sea más lenta o tenga dos mamás o un síndroem de down, ni nada por el estilo, hay que explicárselo a su modo, que ellos lo entiendan, dentro de la educación y respeto acia los demás y acia ellos mismos.La educación comienza en casa, no en el colegio y si un papá es irrespetuoso, su hijo lo será pues es lo que acostumbra a ver.Un saludo para todos y aunque sea la primera vez que escribo en el blog, lo leo habitualmente.

    05 junio 2009 | 11:50

  31. Dice ser Glo

    madre reciente,aqui tienes en persona a una de las niñas “diferentes” que habitaban mi cole.Los niños son crueles, creas o no lo creas. Por llevar gafas te hacen la vida casi imposible… y yo no sé como aguanté diez largos años en ese colegio.Desde el primer día de cole con cinco años hasta el último con catorce años y medio, os juro que he pasado de todo… me han reventado un oido, no me han dejado jugar, me han hecho correr estando enferma (lo recuerdo perfectamente) y mientras lloraba (tuve que ir ese dia al cole porque era mi cumpleaños, el dia que habia un examen y tenia que invitar a alguien a mi fiesta!).Me rehuian solo por ser un poco rarilla (gafas, audifonos y nistagmus, además de no tener gustos “normales”).Y me pegaban. Mucho.SIempre me he juntado con los niños “con problemas”, down, problemas de movilidad, ceguera,… y con ellos no habia ningún problema. O me juntaba con los de parvulitos que, por alguna extraña razón, venian sin yo decir nada y me preguntaban si queria ser su amiga. Uno de esos niños era ciego, y realmente recuerdo de él sus paseitos en el recreo y lo que me contaba de su hermano Castor. El chico murió el año pasado…En fin, podria contaros historias, pero no tengo a la mano mi blog en donde escribi todas mis penurias… ¡me resulta extraño echar de menos esos tiempos y a la vez querer olvidarlos por siempre!Pero una cosa sí sé: Los niños son crueles cuando tienen unos padres igual de crueles (yo siempre era la mala… y lo único que hacia era defenderme).

    05 junio 2009 | 13:01

  32. Dice ser Elena

    Mis hijos de 10 y 13 años van a un colegio especial para niños con retraso en el aprendizaje ya que a mi hijo mayor le cuesta concentrarse y en este colegio lo tienen muy controlado y le va fenomenal, mi hija no tiene nada pero la llevamos para no separarla del hermano, allí conviven con muchos niños con problemas serios y con alguna deficiencia leve que les impide ir a un ritmo normal, y os puedo asegurar que ninguno de mis dos hijos tienen ningún problema en ser no sólo compañeros si no amigos de este tipo de niños, ellos lo ven absolutamente normal y jamás se han sorprendido de ningún niño que ellos ven claramente que no son como ellos, en casa hablamos de los problemas que pueden tener cada uno de sus amigos pero sin darle mayor importancia, nosotros creemos que la vida está llena de gente normal y de gente especial y que hay que convivir con todos con la mayor naturalidad. Teníais que haberlos visto ayer en su fiesta de fin de curso, todos por un igual cantando y haciendo teatro y nadie diría que la mayoría de esos niños tienen problemas de aprendizaje..!!!!.Elena.

    05 junio 2009 | 13:02

  33. Dice ser Michelle

    Yo también creo que los niños son crueles, pero solo si no se los educa en la aceptación. Los casos cercanos que tengo no son tan espectaculares, pero ahí van:- Yo fui al colegio con un niño con sindrome de down. En realidad el chiquillo iba a clase de mi hermano, y en general era un chico bastante majo, aunque un poco solitario cuando le daba la venada, normalmente jugaba integrado con su clase (que siempre fueron los mismos desde parvulitos hasta sexto) y ningun problema. Todos los crios del colegio sabíamos su problema (no era un colegio muy grande) y lo aceptábamos y lo vigilábamos… porque al niño este más o menos una vez al mes tenia unos dias que los llamábamos del terror, porque le daba por atacar a la gente, con piedras, a mordiscos, a pegar, rompia cristales a cabezazos, o directamente se te meaba encima… yo tengo una cicatriz en el brazo aún. Hasta sexto de primaria todo fue mas o menos bien salvo esas temporadas mensuales, hasta llegar al instituto. En el instituto ibamos niños de mi colegio, y de otro colegio de una barriada donde eran unos salvajes xD y claro… el niño con sindrome de down al principio solo pasaban de él, pero en cuanto le empezaron a dar sus momentos de ataque indiscriminado con piedras y etc pues empezó a llevarse bastantes palizas. Hasta que sus padres tuvieron que sacarlo del instituto, porque aunque nosotros intentabamos impedirlo no siempre lo conseguiamos, y en fin… A dia de hoy le veo de vez en cuando, vive en mi barrio, y charlamos un rato- En la UNIVERSIDAD, para que veais que no son solo niños, y cito cual, la de Oviedo, hay gentuza (estudiantes y profesores) que discrimina a gente discapacitada con una alevosía impresionante. Dos chicos ciegos que iban a mi clase tuvieron problemas con una profesora porque, aunque habian hablado con ella y le habian explicado que ellos los examenes los hacen tecleando braille en un teclado que luego transforma las palabras al imprimir (no se como se llama el aparato, se lo dan en la ONCE), y que para eso tenia que dictarles las preguntas, la señora el dia del examen les plantó una hoja de papel a cada uno, se negó a que prepararan las maquinitas y a dictarles las preguntas y les dijo, delante de todos, que si no que se fueran a casa y no le hicieran perder el tiempo. Para que veais…

    05 junio 2009 | 13:16

  34. Dice ser Xys

    Yo he tenido la suerte de ir a un colegio de monjas que siempre llevó a gala ser de integración. Pero integración en el sentido de que las personas que acudían eran tratadas de forma igualitaria de modo que, como lo ves desde pequeño, lo asumes como normal. En mi clase siempre ha estado una niña sorda, otra chica con discapacidad intelectual, con diversos problemas físicos, … Se les ayudaba en el sentido de necesidades para aprender pero no dándoles un trato distinto. Hacían todas las actividades escolares y muchas extraescolares.La chica con discapacidad intelectual era genial con los niños pequeños y a pesar de sus dificultades (quizás terminó la EGB 3 años después de lo que le correspondía) realizó magisterio y trabajó en guarderías hasta que montó la suya propia.Lo importante es que desde pequeños nos ayuden a “no ver” las diferencias sino que todos somos iguales y todos somos especiales.Respecto de la universidad, de nuevo he debido ser afortunada. Con nosotros estudiaba un chico ciego y al revés que comentais los profesores le grababan las clases, le facilitaban las cosas (a veces en exceso) y era él quien les pedía que le tratasen como uno más. Recuerdo que hasta era socio del equipo de futbol de la ciudad.

    05 junio 2009 | 13:37

  35. Os leo a todas, y me siento reflejada. Yo hubiese escrito todo eso, de la tolerancia, el respeto etc antes. Y digo antes de nacer mi hija Teresa. Mi niña nacio con Sindrome de Down, y existe un antes y un despues.¿Como explicar a un niño que es diferente? ¿por que hacer diferencias?. Los niños son niños, todos iguales. Pero no remarcar, que como esta un poco “retrasadito” (palabras textuales que he escuchado en alguna ocasion, y que a lo mejor incluso yo antes, las dije iguales o parecidas con mi mejor intencion), hay que dejarle todo. No. Ya estas discriminando incluso marginando. A este que no entiende todo.La gente se vuelve a mirar a tu niña. Muchiiiiiiiiiiisima. Yo misma a lo mejor lo haria, por ver una nena tan guapa con SD. Pero, es que hay veces que se te tiran practicamente al carro. Mas de una vez he tenido que decir: “… pero no te has visto tu”.De todas maneras, como explicar a un niño, que ese otro niño con SD por ejemplo es igual que tu, si por norma se eliminan sistematicamente. Un 95% de positivos es abortado. Por tanto el primero dira, algo le pasa cuando nadie lo quiere.Lo unico que tengo claro, es que todos podemos ser hijos padres de hijos con dificultades: ciegos, sordos, cojos,etc, y eso no se puede abortar. Y que le pasa a gente normal y corriente, guapa y joven como yo, je, je. A mucha gente le choca, que yo, por ejemplo que voy modernilla vestida, que tengo en general buena apariencia, tenga una niña con SD.Y una cosa mas, los niños con dificultades no necesitan ninguna compasion, solo respeto y aceptacion.

    05 junio 2009 | 14:01

  36. Dice ser Rosilla

    No sé qué edades tenéis, pero me asombra leer que en vuestros colegios había niños con síndrome de Down. No os lo toméis a mal, si me causa sorpresa es porque en mi pueblo había dos niños con SD, y cuando eran pequeños ni siquiera iban a un colegio especial porque no había ninguno cerca. Luego empezaron ir al que abrieron en una ciudad cercana, pero ya os digo que era un colegio de educación especial, no había nada parecido a la integración.Ahora sí hay varios casos en el colegio donde yo estudié, y sé que hay padres que no quieren que sus hijos “se junten” con los niños que tienen algún tipo de problema. Los maestros están luchando mucho por cambiar la opinión de esos padres, pero el rechazo que sienten ya lo han transmitido a sus hijos, y eso ya difícilmente se podrá cambiar.

    05 junio 2009 | 14:05

  37. Dice ser Martola

    Pues yo tampoco tengo experiencia sobre esto como madre, pero te puedo contar mi caso personal.También como tú, cuando estaba en los primeros cursos de EGB (durante los cursos, 2°, 3° y 4°… 7, 8 y 9 años), había en nuestra clase una chica que tenía un leve retraso, era más lenta que nosotras con los estudios y MUY raramente decía algo.Todos (pero sobretodo las niñas), estábamos con ella en los recreos, le hablábamos, la incluíamos en nuestros juegos… de una forma u otra la hacíamos sentir como una chica normal. Es cierto que los niños son muy crueles con aquellos que son algo diferentes, pero en nuestro caso, la chiquilla (no diré su nombre), nunca estaba sola! Mejoró mucho en su trato social, pero con el tiempo se fue a otro colegio y le perdimos el contacto.Cielo, un beso donde quiera que estes!

    05 junio 2009 | 14:16

  38. Dice ser Azkalo

    Yo no tengo experiencia como madre, porque hace muy poco que lo soy (solo un mesecito), pero sí tengo algo de experiencia como hija que soy de 2 discapacitados físicos. Mis padres, ambos con las piernas mal, siempre han llevado su discapacidad con total normalidad, hasta el punto de, por ejemplo, ir a la playa donde todo el mundo podía ver sus piernas. Y recuerdo de mi infancia, como casi cada día se acercaban los niños a ver, a preguntar, que era lo que les pasaba. Los niños sólo tenían curiosidad, así que nunca me pareció raro. Si les respondían mis padres, los niños se quedaban conformes, pero muchas veces aparecía la madre, o la abuela del niño, para llevarselo corriendo, en plan “no se mira, no se señala, vamonos de aquí”. Y a mí eso sí que me reventaba, porque ahí el que se sentía mal con la discapacidad ajena no era el niño, sino el padre. Incluso recuedo una vez en que una niña se puso a señalar a mis padres y la madre de esa niña se santigüo al verlos. No se me olvidará.Sólo espero ser capaz de enseñarles a mis hijos que no hay diferencia, al igual que yo no noté diferencia alguna al crecer con unos padres discapacitados. Bueno sí, hay una diferencia, y es que me siento doblemente orgullosa de ellos.Un saludo.

    05 junio 2009 | 14:46

  39. Dice ser una madre

    Para Kyo:Ojalá todos los padres/madres fueran como tú. Viviríamos en otro mundo. Gracias por enseñarle a tu hijo a valorar lo diferente. 🙂

    05 junio 2009 | 15:03

  40. Dice ser Alba

    Yo he padecido la experiencia de la discriminación por ser diferente a la mayoría desde el punto de vista de hermana mayor.Mi hermano menor tuvo problemas de oído y hasta los 5 años no empezó a hablar. Para comunicarse y llamar la atención de los demás podía zarandear o incluso hacer daño, sin mala intención. Pues bien, una madre sobreprotectora intentó recoger firmas para que sacaran a ese “monstruo” de la clase de su niño, a lo cual las demás madres se negaron. 13 años después los resultados de mi hermano son mucho mejores que las de aquel niño.Muchos años después mis padres adoptaron a mi hermana pequeña. Ella no tenía ni los 3 años cuando entró en el cole y tan sólo hacía unos meses que convivía con nosotros. La cuestión es que físicamente era muy diferente a mi hermano y a mí por lo que corría la voz de que uno de los tres era adoptado. Yo tenía 12 años y para protegerla yo misma fomenté el rumor de que la adoptada era yo. Ahora lo recuerdo como algo infantil e ingenuo, pero funcionó para que los niños más mayores no bombardearan a la cria tan pequeña. Hoy mi hermana habla de su adopción con total naturalidad.Un abrazo!

    05 junio 2009 | 15:10

  41. Dice ser Glo

    ¡Suerte de los que tuvieron hermanos! Porque yo no tuve a quien pedir que me defendieran de esas “fieras”.Yo también he llevado con naturalidad eso de llevar gafas y aparatos. En cambio mi padre no veia con buenos ojos que yo enseñara mis audifonos mientras lucia una coleta de caballo… a mi me daba igual, era parte de mi, y eso al menos lo defendia mi madre. Me hablaron de mi adopción a los cuatro años: lo comento muy naturalmente y orgullosa a dia de hoy, y esto, desde siempre.En el cole he intentado hacerme amigo de mis verdugos; no dio resultado porque yo abria puertas y ellos las cerraban con pestillo.Fui a la psicóloga por ello y al menos gracias a ella pude pedir en un bar un simple vaso de agua, porque creia que si lo pedia me iban a morder.Los niños que tenian sus problemillas fisicos o psiquicos que iban a mi cole, la mayoria están trabajando o independizados, como la chica con down que iba a mi clase. Y el muchacho ciego que murió el año pasado logró montar en bici gracias a su gran sentido de la orientación. La última vez que lo vi hará ya cuatro años o cinco, y le vi jugando en el patio de mi cole (fui a visitar a la única profe que me quiso)… ¡al futbol! Para que veáis.Yo ahora estoy trabajando en Seguronce, la correduria de la ONCE… y claro, tengo mis dificultades, pero si aún no me han echado es que voy bien, ¿no?En fin, todos esos niños crueles que me pegaban, no sé donde estarán la mayoria… (uno de ellos sí que sé que murio hace cinco años y otra se casó hace dos).En fin, la vida me fue dura, pero no guardo rencor.¡En cualquier caso, intentaré que mis hijos se relacionen con las personas que son “diferentes” a ellos, ya que son totalmente iguales y muy buenas personas, además!

    05 junio 2009 | 15:37

  42. Dice ser CUATRO OJOS?

    Pues yo lo unico que tenia era llevar gafas, ser mas alta de lo normal y estar rellenita… Simplemente por eso, se metia los niños de la clase conmigo. Tambien me pegaban y me hacian muchas puñetas…Me pasaba los recreos metida en el cuarto de baño cerraba la puerta, y esperaba que sonara la sirena de volver a clase… Intentaba que la gente jugara conmigo, regalandoles cosas que mi madre me compraba, pulseria de los chinos (las pulseritas de la amistad, esas que eran de bolitas…), pegatinas, etc, pero no conseguia que quisieran, Siplemente como veian que era la excluida del grupo, no querian trato conmigo, cuando queria jugar tenia que hacerlo con los niños/as mas pequeñas que yo, pero siempre venia el grupo de la discordia a hacer que no jugaran conmigo… Toda mi infancia en el colegio ha sido horrible para mi, era como decirlo el patito feo… Simplemente por llevar gafas, era ya la cuatro ojos, la vizca, etc…En vez de volverme mas dura, me hacia mas chikitilla ante el mundo. Nunca fui capaz de contarselo a mis padres ni a nadie, quizas porque no me entenderian, ya que mi madre tambien no es que me tratara muy bien que digamos… y para mas inrri soy hija única. Siempre he hechado de menos tener un hermano ya sea mayor o menor, pero para poder contar y no tener que llorar a solas en mi habitación…..No mirar por la ventana de mi cuarto y pasar por la cabeza el que ¡Que hago yo en este mundo, si nadie me quiere! y pensar que si dejaba de ser parte del mundo, ya no sufriria mas..Pase al instituto, y fue como un soy una persona nueva. Quise hacer borron y cuenta nueva, gracias a que muchos del colegio dejaron los estudios y tambien gracias a que en un verano cambie casi radicalmente, tanto fisicamente como personalidad. Tambien porque el cambio en mi epoca al instituto era como ya mas adulto, y como que se dejaban las niñerias en el colegio…

    05 junio 2009 | 16:01

  43. Dice ser Glo

    Cuatro ojos… (qué mal suena, verdad?), juraria que eso mismo lo he escrito yo… ¡eres mi alma gemela! Hija única, todos me odiaban (los del cole), los peques me querian como amiga, siempre estaba sola en mi cuarto (llegué a tener un amigo imaginario al que le contaba las cosas del cole), porque mi madre, aunque trabajara en el piso de abajo, era peluquera y no era cuestión de que las marujonas cotillas del pueblo me oyeran las cosas que queria contarle a mi madre. Y mi padre era un señor muy serio, que aunque me amaba y me ama, pues no era capaz de interactuar conmigo como mandaban los cánones.Y esas palabras “qué hago yo en este mundo…” y eso, es justo lo que yo pensaba!! A veces cuando estoy deprimida a dia de hoy pienso las mismas palabras… siempre he creido que si moria, nadie se iba a acordar de mi ni me iban a echar de menos nunca.¿Patito feo? Eso es lo que me decia mi madre… eras un patito feo y ahora eres un cisne, me dice ahora.Ahora tengo buenos amigos, aunque no los veo mucho, y mi época dorada fue en bachiller… ¡todo cambió cuando vi que toda la clase me queria! No era la popular ni nada de eso, era una más ^^.Te entiendo perfectamente porque es justo lo que yo sentía. Éramos dos patitos feos que ahora son cisnes. ¡Donde estabas cuando necesitaba compañia de una igual (al menos nos hubiéramos consolado)!Desde hace siete años y medio tengo novio, alguien que me ama y me entiende, aunque él sí tuvo su grupito de amiguitos, pero no de los pegones. Ahora soy feliz.Un besito!!

    05 junio 2009 | 17:24

  44. Dice ser cuatro ojos??

    Increible Glo!!! yo tambien llevo 7 años y medio con mi novio!!, jajaja, vidas casi identicas. La verdad que ahora estoy muy feliz conmigo misma y de como soy, y de quien tengo a mi lado, amistades, etc… La verdad que alguien que ha tenido las mismas vivencias hubiera sido un gran apoyo. Jjajajaa,besos

    05 junio 2009 | 17:52

  45. Dice ser Hinata-sama

    Pues aquí otra que llevaba gafas y ortodoncia, y que a la tierna edad de doce años aún no había tenido novio mientras el resto de la clase ya se había estrenado. xD Ahora tengo marido, casa, un bebé en camino, un trabajo, amigos de los de verdad… Ya no le doy importancia, pero vamos, que os entiendo, se pasa muy mal.Mi marido y yo nos casamos cuando llevábamos siete años y medio de novios… Qué coincidencia… jeje.

    05 junio 2009 | 18:46

  46. Dice ser Cuatro ojos?->malagueña_salerosa

    Bueno, jajaja, yo no empece a tener “novios” hasta los 16, jajaja y el resto ya hablaban de sus andanzas…Hombre aunq lleve siete y medio, hasta como poco los ocho años y medio no me caso… jajaja, pero pronto llegara!!

    05 junio 2009 | 18:49

  47. Dice ser mi hermano es el mejor

    En mi familia, con un hermano con retraso en el aprendizaje y en el desarrollo psicomotriz, he tenido la suerte de vivir con naturalidad que mi hermano era diferente y nadie tenía derecho a herirle. Yo soy más pequeña y siempre le defendí con uñas y dientes. Es una persona tan noble que no soporto que nadie le haga daño. Lo bueno es que él es feliz y no le afecta lo que piense la gente. A veces se pone nervioso pero se le pasa enseguida, es alguien en quien puedes confiar con los ojos cerrados.Fue a un colegio de educación especial y las amistades del cole todavía las conserva. Son leales hasta la muerte, ya quisiéramos muchos tener esos vínculos con otros. Quizás sea bueno lo de la integración en el colegio para que luego no se enfrenten de sopetón con la crueldad de la sociedad, pero también pienso que es una etapa de la vida tan importante que puede ser muy negativo que haya otros que se burlen de tus problemas, te aíslen o te hieran. Mi hermano y sus amigos vivieron en una burbuja de tolerancia y amistad verdadera. Aunque luego se hayan encontrado con indeseables que hayan tratado de hacerles daño, al menos todos esos años en los que se formaron como personas fueorn felices y vivieron tranquilos.

    05 junio 2009 | 18:50

  48. Dice ser no ofende el que quiere sino el que puede

    No no creo que los niños sean crueles, sino que tienen comportamientos que a nosostros nos parecen crueles y que, ciertamente, hay que reconducir.Me explico, uno es cruel cuando sabe que hace daño y se regocija en ello. Un niño de 3 o cuatro años que rechaza a otro porque le parece diferente (puede ser gordo, tener el pelo rizado, hablar con la z, llevar gafas, tener los dientes torcidos,… cualquier cosa que “él” considere extraña) no tiene ni idea de los sentimientos que provoca en la otra persona, por eso no es cruel, aunque eso no evite que el otro niño sufra. Cuando eres tan pequeño careces de muchas experiencias y tu empatía es muy precaria. Tus reacciones son espontáneas y no las piensas, menos aún piensas en las consecuencias.Cuando yo era muy pequeña me daban miedo las personas con barba y las personas miopes, ver los ojillos raramente empequeñecidos detrás de las gafas me producía terror y lloraba cuando me cogían. Ya veis, cuaquier cosa puede ser una rareza para un niño pequeño.Por eso, yo pienso que una persona es cruel cuando ha sido dañada, sabe lo que eso significa y sabiéndolo lo aplica a los demás.Por último, habéis criticado mucho a la madre del post por su reacción tan poco racional, pero, sinceramente, a mí me dice una madre que mi hijo/a no puede jugar en el parque porque no cumple el stándar ISO9000 y la mando a freir monas sin pestañear.

    05 junio 2009 | 19:06

  49. Dice ser Glo

    ¡Leñe! Cuatro ojos… tu novio no será de Toledo no?? jajajaja… vidas casi gemelas, sí… yo le conoci con 17 años y 11 meses (no habrás nacido en enero también como yo no?). Lo digo por las maravillosas coincidencias (las adoro, mi novio también tiene un montón conmigo).Mama mia, que aqui encontramos nuestras almas gemelas que tanto buscábamos!!!!Hinata… que envidia… a mi pa la boda me queda lo menos diez años más jejejjeje!!Yo tengo un tio con sindrome de down, y yo he vivido con naturalidad eso de ser “diferente”, porque en casa ya habían “diferencias”. Él es muy cariñoso, y aunque a veces es muy pesado (siempre que le ves te habla de las mismas cosas, lleva veinte años igual), es una buenisima persona que si hubiera tenido medios, le habriamos visto en la universidad como el chico, Pablo, que también tiene down. Incluso fue canguro mio cuando era muy peque!! Y mi hermanito mayor. Mi mamá confiaba en él y yo pues también. ¿Limitaciones? Las justas, quizá no le entendiamos cuando hablaba, pero os juro una cosa… entre mi novio y yo le enseñamos a leer (otra vez) y se le oia hablar con más fluidez y mejor! Lo que pasa que con el tiempo lo tuvimos que dejar porque cada uno tenemos nuestras cosas :(Y hablando de mi novio… recuerdo que yo, al ir a verle por vez primera (es una larga historia) estaba muy nerviosa, porque no sabía si me iba a aceptar de verdad una vez me viera en persona, y qué reacciones tendria la familia de él (soy un pelin rellenita, pero lo tengo todo en la tripa grr) por los pequeños detalles de gafas, audifonos, ojos moviendose (cuando me pongo nerviosa, estoy cansada o estoy suuuper relajada, eso parece un partido de tenis). El único que puso alguna pega fue mi cuñado que, con 13 añitos le dijo a mi novio: pero lleva aparatos (audifonos). Mi novio contestó, todo seguro: ¿Y qué?Ahi quedó todo. Mi cuñado me quiere un montón, aunque no lo expresa (es timido). Y todos. Hombre, es obvio que tengo mis prontos, mis manias, mis dias y esas cosas, pero no puedo ser Miss Perfecta…Han pasado siete años y medio y estamos como el primer dia… aunque a veces se le olvida que no oigo o veo bien jejejeje.Yo cuando empiezo a entablar conversación con la gente, pues si surge el tema, comento mi tema de aparatos y gafas, pero con total naturalidad. Normalmente la gente me acepta tal como soy pero hay algunos que siempre prefieren a los Mister Perfectos y Perfectas… en fin, ellos se los pierden.

    05 junio 2009 | 19:07

  50. Dice ser Malagueña_salerosa

    JAJAJA, Glo, seria demasiada coincidencia, jajaja, somos de Malaga, y nos conocimos un 18 de Enero. Mi cumple en Febrero el 4. del 83 UYS, Por poco coincidimos, jajaja Y empezamos a salir el 26, pero porque me lo dijo clarito, si no ni me entero… Claro no estaba acostumbrada que los tios fueran detras de mi, y para que yo me enterara me lo tenia que decir claro y alto, porque yo las indirectas, no las pillaba, jajajaja, con decirte que fue en la academia, y aunq me tocaba el pelo y me kitaba el fleki de los ojos, y se ponia a soltarme piropos por lo bajini… y yo me ponia colorada, no tenia claro que le gustaba, jajajaja, la falta de costumbre quizas… jajaja, hasta despues de la primera cita, que fue un 26 sabado, el lunes cuando volvimos a vernos, yo fui a darle dos besos, porque AUN NO SABIA SI ESTABAMOS JUNTOS…jajjaja, y el me dijo, a donde vas dando dos besos, ven para aka morena!!Es que cuando una no esta acostumbrada, claro del grupo amistades, siempre eras la unica q no ligaba, el resto con rolletes y tal… y tu hay muerta de asco… siendo el candelabro de todas… Eso si los novios me usaban para contarme sus penas con las novias,… manda huevos…Lo malo de esto es que te vuelves enamoradiza y a la vez desconfiada.A los mister perfectos y mister perfectas… me los como con papas fritas!!Ahora mi dicho , al que no leguste que no mire.Que para eso me piropeo yo al espejo, que no me hace falta nadie, jajaja,Eso si, en las fotos me quito las gafas, salgo divina de la muerte, jajaja

    05 junio 2009 | 19:23

  51. Dice ser cris

    A los ninyos les encanta meterse unos con otros y claro, si ven una cosa de objetivo fácil lo harán sin pensarselo dos veces. Pero una cosa son esas burlas y bromas normales en su desarrollo y otra cosa es por cosas que se les mete en la cabeza. Si a un ninyo se le ensenya a ayudar, respetar y aceptar las diferencias se verá el resultado en la edad adulta. Porque es eso, una cosa es las reacciones de los ninyos pero otra muy distinta es la de los adultos. Esos comentarios crueles de los padres sobre otras personas delante de los hijos no hacen más que avivar el fuego para que de mayores ellos tengan el mismo comportamiento. A todas las madres con ninyos con alguna discapacidad me gustaría mandar todo mi respeto y mi admiración por todo su trabajo y aguante ante otras personas!

    05 junio 2009 | 20:01

  52. Dice ser Glo

    Uyyyy por poquitin jejejeje!!Nosotros nos conocimos un 27 de diciembre, pero se me declaró un 13 de enero (a los 15 dias jeje). Y además me lo dijo clarisisisisisimo!! Y así hasta ahora. Y que conste que tuve que aguantar la distancia durante tres años, más o menos… y chicas guapas y esas cosas hay a montones.Yo también he tenido que aguantar a mis amigas con novio… un fin de año me fui con una de ellas a una discoteca (que no me hacen gracia) y lo único que recuerdo de ese día fue los morreos que se pegaba con su noviete, que poco más y me mojaba el vestido con el cubata… y yo ahi… que no sabía qué hacer. No pegaba ni con cola.Toda mi pandilla de bachiller tenian novio hasta hace bien poco y ahora la única que tiene novio (jejeje) soy yo :PA mi ningún novio de nadie me ha venido para nada… si yo es que a veces me sentia estatua o algo así… supongo que me tendrian para adorno jejejeje…Malagueña ehhh… yo conozco a un par de malagueñas ^^. Yo soy murcianica, aunque mis raices biológicas (esa es otra historia) son de Jaén (ole).Oyeee que a mi me pasa igual que a ti… si no llevo las lentillas me quito las gafas para las foticos… uff es que salgo mucho mejor sin gafas jejeje!!Bueno, bueno, que nos vamos por las ramas!!! Al menos es cierto que ambas hemos logrado un futuro maravilloso ^^, ese por el que soñábamos de peques (o no? :P).Lo que sí he notado es que conforme van pasando los años la gente va cambiando… hace un año (ahora lo recordé) vi al chico que me gustaba en el cole, era el empollón al que todos querian, y para mi me parecia guapisimo y muy dulce, pues él no queria saber nada de mi… de hecho, cuando se enteró que tenia que estar a mi lado todo un trimestre en el cole (cambiabamos de sitio cada tres meses, aunque yo no lo hacia por el tema de la pizarra) pues no veas como se puso… como si fuera una apestada.Pues decia, que hace un año o así que le vi y mira, me dio una alegria porque se comportó conmigo de manera amable, se alegró de verme, actuó conmigo muy bien, y me sentí bien. Y me pareció curioso porque vi a mi amor del cole y al actual juntos… fue curioso, tenian cosas en común (en fisico). La pena es que no hice foto jajaja.En fin, que nos vamos de tema!!!!PD: Aún recuerdo como si fuera ayer la jugada que me hicieron a lo Carrie el último día del cole… ¡me sentí humillada, desplazada, triste y basura!Y por no contar que mi tutor prácticamente me odiaba… casi no nos llevan a mi y a la chica de SD al viaje de estudios… “porque ya no habian plazas”, y sí sobraban. Tuvieron que ir mi madre y la madre de esta chica a hablar con el director… no veas la bronca que le echaron al tutor… el caso es que no dimos ningún problema en el viaje… eramos las más responsables jejejeje. Si yo os contara…

    05 junio 2009 | 22:30

  53. Dice ser Celia

    Hola a todas, he tardado en escribir porque quería pensar bien lo que voy a decir, a ver como sale. En primer lugar, MADRE RECIENTE, muchísimas gracias por poner este post, me siento muy agradecida porque además lo pusieras a raíz de lo que le ocurrió a mi pequeña en el parque, me he emocionado mucho. Bueno, para tod@s l@s que han escrito comentarios, aunque la mayoría ya lo sabéis, yo soy la mamá de la niña discapacitada(parálisis cerebral)a la que agredieron en el parque, y de las dos fierecillas que saltaron a defenderla. MR, en los años en los que nosotras estudiábamos, era otro tiempo, aún no existía la integración(y ésta ya tuvo sus déficits), y los niños con necesidades especiales solían ser marginados por sistema. La integración falló precisamente en lo que tú cuentas: no se contó con todos los niños sin discapacidad que se iban a relacionar con estos niños “especiales” y deciden en realidad si se integran o no, y no se les dijo ni pío sobre cómo son esos niños; aparte, el tema de la discapacidad, sobre todo la infantil, sigue siendo tabú en esta sociedad, ver a un anciano en una silla de ruedas está normalizado, pero ver a un niño a la gente le desagrada, y giran la cabeza como si no le vieran, observan de reojo… lo que sea, pero no está normalizado, dejan de ser niños para convertirse en “pobres angelitos enfermos, víctimas de la vida”, y partiendo de la compasión es muy difícil normalizar las cosas. Esto a su vez lleva a que la curiosidad de los niños de desarrollo normal, al no ser satisfecha, les genere dudas, temor, sensación de ser casi “de diferentes especies”, poca diversidad, etc, dado que al ser tabú se produce la típica escena que ya se comentaba por aquí: el niño pequeño que se acerca al discapacitado(niño o adulto)a preguntar, y los padres que le mandan callar, o que aparte la vista(creyendo que es lo correcto), produciendo que los pequeños no aclaren sus dudas y crean que la discapacidad es algo feo que hay que ocultar, que es algo desconocido que hay que temer, y que esos niños son infelices.Sobre la crueldad infantil, los niños pueden ser crueles y también pueden ser extremadamente tolerantes, según la naturalidad con la que se les explique por ejemplo, el tema de la diversidad; por otro lado, los niños reflejan de manera más espontánea ciertas discriminaciones que nosotros hacemos de forma más encubierta, como por ejemplo en el tema del físico, nosotros no gritamos: “¡gordo, gordo!” como hacen ellos, pero igual pasa una persona gorda y comentamos : “madre, ¿has visto? si está como una bola, no debe ni entrar por la puerta, menuda mole, etc”, y los chiquillos lo oyen y asumen que esa discriminación está bien vista, por mucho que de cara a ellos digamos: “cada uno es como es”, sin predicar con el ejemplo. Lo mismo ocurre con los prejuicios hacia los gitanos, de cara a los niños se dice “hay que jugar todos juntos” y entre nosotros “ten un problema con un gitano y te viene todo el clan y acabas con un navajazo”, y eso estas esponjitas vivientes que tenemos por críos lo aprenden. Con los discapacitados, lo que se dice es: “ese pobre niño está malito, sé bueno con él” , y lo que oyen es: “pobre criatura, qué cruz para él y sus padres, fíjate, si hasta da como cosa mirarle, parte el alma”. Nada de esto se dice con mala intención hacia ellos, pero no se favorece su integración, está mal visto insultarlos o referirse a ellos de forma vejatoria, tanto por adultos como por niños(en el colegio si insultas al niño gordo no pasa nada, si te metes con el de NEE te linchan los compañeros), pero no son tratados como iguales, porque son “pobres criaturas desdichadas a las que hay que proteger, eternos niños pequeñitos”, y partiendo de la compasión, no se establece una relación de igual a igual niño de desarrollo normal-niño con discapacidad, sino que se tira más a la sobreprotección sin incluirlos en los juegos porque no saben como hacerlo para poder jugar juntos. Otro problema, la discapacidad es una gran desconocida en esta sociedad, hay abundancia de mitos y prejuicios(véase el autismo, el SD, etc), y se considera que es sólo cosa de los especialistas y no de toda la sociedad, de ahí que se creen los centros especiales, los centros ocupacionales, el transporte especial, etc, es decir, muchos discapacitados viven en un mundo paralelo al nuestro; no estoy criticando los colegios especiales ni las aulas de apoyo, dado que a veces son muy necesarias, pero sólo tienen sentido cuando su objetivo es integrar a los niños en el mundo “real”, no su “paralelo” segregador; todo esto también se relaciona con el hecho de que muchos padres de niños de desarrollo normal no quieren que en las clases de sus hijos haya niños de NEE(discapacitados, deprivados, inmigrantes… lo que sea), porque creen que bajan el nivel y atrasan a sus compañeros, lo cual es UN MITO, y si alguna vez ocurre es porque el currículum no es lo suficientemente flexible para dar cabida a la diversidad, es decir: tradicionalmente, los contenidos, métodos, actividades,etc, estaban diseñados para lo que es la norma, vamos, los niños “normalitos” del todo(y hoy por hoy en muchos colegios se sigue así aunque el cambio está en marcha), y es momento de flexibilizar para que todos tengan derecho.Respecto a qué decirles a los niños de desarrollo normal para que lo comprendan, en primer lugar no se les debe cortar su curiosidad espontánea, es decir, que pregunten lo que quieran. Se les debe contar el problema del niño(no oye, es que su cabeza va más despacio, es que tiene una cosa en la cabeza que le da problemas para moverse… lo que sea), intentar ponerlos en su lugar(cómo te sentirías si no jugaran contigo, qué rollo si todos fuéramos iguales), dejarlos experimentar y ponerse en su piel(subiéndose a la silla de ruedas, tapándoles los oídos para imitar la sordera), contándoles las cualidades que tienen(es muy cariñoso, tiene muy buena memoria, le gusta mucho jugar a X-explicarle cosas de sus gustos igual que con los niños “normales”), y enseñarles a comunicarse(bimodal, tablero de comunicación, lenguaje oral aunque haya problemas)de manera divertida, como un juego(a ver quién se acostumbra antes a entender lo que dice, mira qué divertido es hablar con signos), comparándolo con discapacidades más aceptadas(gafas con sillas de ruedas), etc. Más o menos esas son las estrategias que seguimos en el cole y a día de hoy nos valen, claro que requiere voluntad por parte de ambas madres, la del niño discapacitado y la del otro.Por cierto, TDDP, la reacción de mis hijas, que ojo, no alabo, era la natural a esperar: tienen 6 añitos, no esperarás que se pusieran a razonar con la otra sobre por qué no debía golpear a su hermanita, ¿no?; a mí me enorgullece el hecho de que la defendieran, no de que zurraran a la otra, de hecho las detuve para que no la pegaran más, y después fue cuando vino la otra madre como una energúmena contra mis nenas insultando a mi hija discapacitada, y como comprenderás, me da igual ser violenta o no, pero no lo voy a consentir, porque mi obligación como madre es protegerla y no permitir que le pasen por encima y menos una tía con la cabeza retrógrada, y si reacciona de manera violenta y segregadora contra una niña pequeña sólo por ser “diferente”, pues que se aguante si entonces tiene broncas, yo no me pienso callar por no montarla si una idiota de ese calibre viene a insultar a mi pequeña, estaría bueno. Mis niñas y yo hicimos lo mismo, ellas pegando porque tienen 6 años, y yo como soy adulta hablando(aunque las entiendo porque a mí también me daban ganas de calentar a esa tipa): DEFENDERLA, y no son niñas violentas, puedo contar con los dedos de la mano las veces que han pegado, pero a su hermana la tienen como oro en paño, y de lo que estoy orgullosa es de que hayan tenido los ovarios de plantarse y no permitir que a su hermana la maltratasen, porque eso sienta precedente y significa que no se van a acobardar, obviamente pasarán de defenderla a tirones de pelo a hacerlo con palabras, cuando no sean micos de 6 años. Un saludo, y otra vez, MUCHISIMAS GRACIAS A TODAS, ESPECIALMENTE A MADRE RECIENTE, Y A TODAS LAS MAMÁS QUE EDUCÁIS A VUESTROS HIJOS E HIJAS PARA QUE NO MARGINEN A NADIE.Celia(mami de Nayeli, Alesa y Pamela)

    08 junio 2009 | 21:15

  54. Dice ser madre reciente

    Gracias Celia a tí, estoy aplaudiendo tu intervención desde casa.

    08 junio 2009 | 22:16

  55. Dice ser una madre

    Celia, no puedo estar más de acuerdo con tu exposición. Ika, me encantó leerte. Gracias a las dos por vuestros comentarios.

    09 junio 2009 | 10:21

  56. Dice ser miriam

    Celia,Un aplauso para TODOS los comentarios que escribes. Siempre aprendo algo.Ps – Es muy fácil desde fuera pensar con la cabeza, yo no se lo que hubiera hecho de haberme encontrado en tu situación en el parque…brrrrr (enseguida “me llevan los demonios, jeje)

    09 junio 2009 | 11:18

  57. Dice ser Ika

    Vaya, se me ha copiado mal el texto y faltan dos párrafos.Lo vuelvo a copiar entero esta vez correctamente.MR si puedes borra mi post anterior que está incompleto.______________Como algunas chicas de por aquí yo también soy discapacitada, padezco un problema cardiopulmonar y un tipo de hiperlaxitud, así que el tema lo he vivido en primera persona.Con la gente desconocida he sufrido un poco. Físicamente soy extremadamente delgada y tengo una ligera asimetría facial. Suelo atraer alguna mirada curiosa y algún murmullo por lo bajo rara vez. Durante bastantes años esto me molestó un poco, más que nada me ponía nerviosa porque no sabía cómo actuar. Al final el tiempo te da la experiencia y ahora prácticamente no me afecta nada.Afortunadamente siempre he contado con el apoyo de mis padres que me han ayudado un montón y tengo un carácter abierto y optimista que me ha facilitado mucho las cosas a la hora de comunicarme con ellos para contarles mis preocupaciones y para relacionarme con la gente.Hice amigos dentro y fuera de la vida escolar y aunque los caminos con el tiempo se fueron separando aún mantengo contacto con alguno de ellos.De la guardería y el colegio guardo muy buen recuerdo. Profesores y alumnos me quisieron mucho y tuve pocos disgustos. Me acuerdo además que había una chica de unos cursos por encima de mí que tenía síndrome de Down y se veía que la gente la quería mucho.En el instituto fue otro cantar. 1º y 4º ESO sufrí un poco. En 1º por insultos de dos de mi clase. Yo era (y soy) muy inocente y ante eso me quedaba desarmada aunque no me faltó valor para llegar a contestarles. Aún así como terminé un par de veces llorando en casa mis padres hablaron con los padres de estos alumnos y desde entonces ni pío. En 4º de la ESO fue cuando un par d chicos me hicieron el conocido bulling y entonces fui yo misma la que tomó cartas en el asunto. Se las devolví cuanto pude, luego pasé de ellos… vamos, que eso parecía un juego de estrategia con diferentes tácticas intentando aplicar los consejos de mis padres jejej En el bachillerato los perdí de vista así que salí bastante bien librada.Por último en la facultad comentar que ningún problema, hoy en día hay muchos recursos y la gente super maja (al menos la que me tocó a mi). Se nota que uno ya es más maduro y responsable con lo que hace aunque supongo que de todo habrá.——————Sobre mi opinión acerca del tema de hoy.Pienso que los niños sí que son crueles pero a partir de una determinada edad. Cuando son pequeños son muy sinceros, sueltan todo tal cual lo sienten pero desconocen el daño que pueden hacer sus palabras a otros niños, minusválidos o no. Sin embargo aquí no hay maldad implícita, más bien es ingenuidad. Ahora bien, cuando ya son un poco más mayores son plenamente conscientes de lo que pueden herir sus palabras y si quieren ofender, saben como hacerlo por lo que sí que con algo crueles.Por eso creo que la educación por parte de los padres y la postura que estos tengan con el tema es esencial ya que serán las bases con las que va a crecer el niño y es más fácil adoptar la actitud positiva desde la infancia que tener que hacerse una idea totalmente opuesta de la que te enseñaron.De todas formas, todavía se tienen que lijar ciertas asperezas porque se habla de mucha integración y aceptación de cualquier tipo de discapacitado y luego hay gente que dice unas cosas y hace otras.—————Celia, al igual que MR sólo puedo decir que chapó por tu comentario.

    09 junio 2009 | 12:44

  58. Dice ser Mama de 7

    Celia, tus hijos hicieron lo que harian las mias. Defender a su hermana de animales que andan sueltos por la calle y se supone que son normales.Mirar este enlace. Es lo que nos ocurre día a día a muchos padres, de hijos con mas dificultades.http://diariodeunachicaconsindromededown.blogspot.com/2009/06/est

    09 junio 2009 | 16:37

  59. Dice ser Celia

    Muchas gracias Madre Reciente, Mamá de 7, Miriam, Una Madre e Ika, me habéis sacado los colores y me habéis hecho sentir muy feliz, también gracias por leer el pedazo texto que escribí, casi ocupo toda la página yo sola. Es una suerte que haya gente como vosotras para evitar que esos monstruos retrógrados sigan haciendo daño. Un beso muy grande para todas.Celia(mami de Nayeli, Alesa y Pamela)

    09 junio 2009 | 18:01

  60. Dice ser lidia

    que hace caso los padres a los hijos que no tiene problemas y a lo que si tiene por haces cosas de buena y o otras nos confundimos y nos parder nos regañ.as sin razon por si la llevanos.

    28 junio 2009 | 18:10

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.